Situación de la economía estadounidense – 2005

  • Economía
  • 3 minutos de lectura

Las favorables condiciones y perspectivas económicas son alentadoras para la desgastada imagen de la Casa Blanca. Esto compensaría al menos en parte la severa erosión que la imagen presidencial está teniendo, luego de los escándalos que se han relacionado con la Central de Inteligencia, y el recuento diario de soldados muertos que cotidianamente emergen de los titulares de la prensa mundial. Son productos del inmenso avispero de sangre que se tiene en Irak.

Al menos en lo económico el Poder Ejecutivo tiene algo de lo cual sostenerse. La más reciente publicación de la Federal Reserve (FED), el banco central estadounidense, hace concluir que las características actualizadas a mediados de año, y las que se vislumbran para diciembre próximo, dan cuenta de un aceptable desempeño de la economía estadounidense.

Todo ello a pesar de los problemas estructurales que se enfrentan, y que se concretan en: (i) una deuda total y déficit del gobierno que conjuntamente se acercarían a los 6 trillones de dólares (6 millones de millones); y (ii) un déficit comercial que para diciembre, seria de casi 532,000 millones de dólares.

Los tres principales indicadores macroeconómicos que denotan el perfil de un país, se mantienen en rangos aceptables: crecimiento económico, inflación y empleo.

En cuanto al crecimiento económico, el mismo “no es tan débil para preocuparnos, pero tampoco es tan fuerte como para festejos” tal y como lo declaró a fines de julio Alan Greenspan el presidente de la FED, en una audiencia ante el congreso. El crecimiento de la producción total estaría cerrando este año en cerca de 3.8% algo que se aleja del lánguido crecimiento europeo que cerraría en un 2.3%.

La inflación ha dado muestras de estar bajo control. Aunque en el renglón de alimentos aumento un 0.2%, el promedio ponderado en general para julio, mantuvo los mismos niveles que había mostrado en junio de este año. No obstante la FED se muestra en extremo cauta con prevenir un eventual aumento de precios en el mercado doméstico. Las tasas de interés casi seguro tendrán un nuevo aumento de 0.25% en agosto. Se estima que cerrarían entre 3.75 a 4.0% para diciembre próximo.

El desempleo por su parte ha tendido a la disminución. Si bien es cierto lo ha hecho de una manera más lenta que la esperada, las cifras evidencian un desempleo total abierto de 5%. La cifra muestra un descenso, desde el pico alcanzado en junio de 2003 cuando los niveles de desocupación se contabilizaron en 6.3%.

Con esa comparación, las cifras de ocupación lucen satisfactorias, pero aún se mantienen alejadas de los máximos de empleo registrados en 2000. Por otra parte, también influye el hecho de que existen trabajadores que han dejado de buscar empleo. Ese factor, más que la creación de puestos permanentes, haría disminuir los números de desocupación abierta en el país.

Visto en su conjunto, los indicadores económicos en general dan muestra de una recuperación aceptable de la economía. Sin embargo no es ni mucho menos para colocar controles automáticos, ni descuidar auditorías. La dependencia energética del petróleo ha golpeado los ingresos personales de la población. De no posibilitarse fuentes alternativas para desplazamiento y productividad, la dependencia energética puede transformarse en un verdadero cuchillo en la garganta de muchos países.

Otras amenazas se dibujan cada vez con mayor claridad en el campo internacional.

Se requiere fortalecer los niveles de competitividad. Nótese que a pesar de la relativa devaluación del dólar respecto al euro, no existe un repunte dramático de las exportaciones y por ello no se cuenta con un alivio al déficit comercial.

En comparación con los “rugientes” noventa, muchos dan muestras de nostalgia por los tiempos en que la “burbuja” de especulación financiera auguraba un perpetuo movimiento, forjador de fortunas tan rápidas como desproporcionadas.

Actualmente, tal lo indicado por The Economist, los estadounidenses tienen en general la perspectiva de beneficiarse hasta un 13% en la mayoría de sus inversiones. Se ha hecho evidente que embarcarse en la montaña rusa de los mercados de valores, puede traducirse en volátiles ganancias, pero también en intempestiva evaporación de dividendos.

En medio de todo, los resultados actuales se derivan de un crecimiento en el consumo y cierta inversión de reposición que se realiza en el país. Persisten los temas de fondo: una vigorosa inversión neta en educación, infraestructura vial, energética y productiva, fortalecimiento de la capacidad competitiva; además de enfrentar el creciente problema del déficit comercial que se hace agobiante.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Reyes Giovanni E.. (2005, agosto 15). Situación de la economía estadounidense – 2005. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/situacion-de-la-economia-estadounidense-2005/
Reyes, Giovanni E.. "Situación de la economía estadounidense – 2005". GestioPolis. 15 agosto 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/situacion-de-la-economia-estadounidense-2005/>.
Reyes, Giovanni E.. "Situación de la economía estadounidense – 2005". GestioPolis. agosto 15, 2005. Consultado el 16 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/situacion-de-la-economia-estadounidense-2005/.
Reyes, Giovanni E.. Situación de la economía estadounidense – 2005 [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/situacion-de-la-economia-estadounidense-2005/> [Citado el 16 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de george_larcher en Flickr
DACJ