Riesgos laborales y de seguridad con escaleras portátiles en la construcción

  • Talento
  • 1 hora de lectura
RIESGOS LABORALES Y DE SEGURIDAD CON ESCALERAS
PORTÁTILES EN LA CONSTRUCCIÓN
Año tras año, unos 50 trabajadores de la construcción resultan muertos por caídas
de escaleras. Más de la mitad de las personas que resultan muertas son personas
que estaban trabajando en las escaleras. La gente que se cae al bajarse es el
doble de la gente que se cae al subirse. La causa principal de las caídas de
escaleras rectas y escaleras de extensión es el deslizamiento de la base de la
escalera. Para las escaleras que se sostienen solas o las escaleras de tijera, la
causa principal es irse de lado.
Protéjase
Elija el equipo debido. Las escaleras deben usarse principalmente para subir a
niveles más altos. Los andamios o los elevadores tipo tijera son más seguros para
trabajar que las escaleras.
Elija la longitud correcta de la escalera.
Las escaleras comerciales tienen una calcomanía que informa sobre la capacidad
de peso xima, las escaleras portátiles hechas en la obra deben ponerse a
prueba para verificar su resistencia; una escalera común y corriente debe poder
aguantar por lo menos 4 veces el peso máximo para el que esté hecha.
Las gradas o escalones, los listones y peldaños, deben ser paralelos, nivelados y
espaciados parejamente (para la mayoría de las escaleras, el espaciado debe ser
de entre 10 y 14 pulgadas).
Las gradas y los peldaños de las escaleras de metal deben ser ranurados o
rugosos para reducir al mínimo las posibilidades de deslizarse. Las barandillas
laterales deben estar separadas a una distancia de por lo menos 11.5 pulgadas.
No vaya a amarrar las escaleras una con otra a menos que las escaleras estén
hechas para eso. Si utiliza dos o más escaleras para alcanzar un lugar, deben
tener una plataforma o un apeadero entre una y otra.
Las piezas de la escalera deben ser lisas para impedir que vayan a ocasionar
perforaciones, heridas o que la ropa se quede atrapada.
Las escaleras de madera no se pueden pintar con una pintura que pueda ocultar
los defectos.
Los empleados deben recibir capacitación en el uso de las escaleras. Una persona
competente deberá capacitar a los empleados en seguridad en el manejo de las
escaleras en una obra dada.*
Preparación de una escalera
Mantenga todo tipo de escalera (y herramientas) a una distancia mínima de 10
pies de los cables de corriente eléctrica. El aluminio y hasta la madera húmeda o
sucia o las escaleras de fibra de vidrio pueden conducir electricidad.
Coloque la escalera en suelo firme y parejo. Use los niveladores de escaleras si el
suelo no fuera parejo. De ser necesario, asegure la escalera amárrela, use tacos
anti-deslizantes o pídale a alguien que la sostenga en su lugar. (Una escalera en
una superficie resbalosa debe amarrarse o sostenerse en el lugar.)
Mantenga despejada el área alrededor de la parte de arriba y la parte de abajo de
la escalera. En los pasadizos, puertas, o en cualquier lugar traficado, asegure la
escalera o bloquee el área para evitar peligros.
No coloque la escalera sobre un andamio, caja ni ningún otro objeto.
Escaleras de tijera: Las cuatro patas deben estar sobre suelo firme y parejo. Las
patas deben estar bien aseguradas y completamente abiertas. Nunca se suba por
las riostras transversales. Nunca coloque una escalera de tijera contra la pared.
Escaleras rectas y de extensión: La base de la escalera debe ser de 1 pie
contado a partir del edificio por cada 4 pies de longitud de escalera hasta alcanzar
la posición de descanso. (Para comprobar: coloque los dedos de los pies donde
las zancas de la escaleras tocan el suelo, párese recto y estire los brazos y las
manos en frente suyo. Las palmas de las manos deben tocar la parte de arriba de
un escalón.)
* OSHA define a una persona competente como una persona...que es capaz de
identificar peligros existentes y predecibles... y que tiene la autoridad necesaria
para tomar con prontitud medidas correctivas para eliminar los peligros.
Después de colocar una escalera de extensión, fije bien la parte de arriba. Las
partes de las escaleras de extensión deben traslaparse por lo menos unos 3 pies
si la escalera es de 32 pies o unos 4 pies si la escalera es de entre 32 y 48 pies, o
unos 5 pies si la escalera es de entre 48 y 60 pies.
Las dos zancas deben descansar parejamente sobre el lugar de descanso a
menos que la escalera tenga un solo sostén como punto de apoyo.
Cuando se vaya a utilizar la escalera para subirse y bajarse de un techo,
asegúrela con amarras. Las zancas deben sobresalir por lo menos unas 42
pulgadas por encima del techo para que se puedan considerar seguras. Las
escaleras hechas en la obra deben poder permitirle subirse y bajarse trepándose
entremedio de las zancas. Si tiene que ir alrededor para subirse a la escalera
debido a los peldaños que tiene, tiene que haber una barandilla en el edificio para
agarrarse y ayudarse. (OSHA exige la barandilla para agarrarse y un amarre si la
escalera no sobresale por lo menos en 36 pulgadas por encima del techo.) Si hay
una pared o una baranda alta de protección, use una escalera o cualquier otra
forma para subirse y bajarse de la pared o la baranda.
Cuando use una escalera:
Manténgase siempre mirando hacia la escalera cuando la utilice para
trabajar, o cuando vaya para arriba o para abajo.
Póngase zapatos con suela antideslizante.
Mantenga siempre tres puntos de contacto (como una mano y dos pies).
No trabaje desde la parte de arriba ni desde el peldaño más alto de una
escalera, ni desde ninguno de los 3 peldaños más altos de una escalera de
extensión o recta.
Párese de modo que la hebilla de su cinturón (faja) quede entre las zancas
de la escalera, para evitar que se vaya de lado.
De ser posible, cuando trabaje desde la escalera, use un sistema de uso
personal para detención de caídas que esté asegurado a un punto en el edificio.
No tenga nada en las manos cuando vaya para arriba y para abajo. Si tiene
que llevar algo, póngaselo en el cinturón o jálelo con una cuerda (después de
haber llegado a su punto de trabajo).
No use la escalera cuando haga mucho viento.
Nunca mueva la escalera si alguien está en ella.
Si está usando una escalera de extensión, nunca la mueva a menos que
haya bajado completamente la parte de abajo.
Nunca deje de vigilar una escalera que no esté asegurada.
Inspección de la escalera
Se debe exigir que una persona competente examine la escalera regularmente
para ver si tiene algún defecto visible y después de cualquier incidente que
pudiera afectar el uso.
Antes de cada uso, revise la escalera para ver si no tiene daños. Si la escalera
estuviera dañada, póngale el rótulo Do not use (No usar) y apártela hasta que
quede reparada. Si no se puede usar, destrúyala.
Lista para inspeccionar una escalera:
Asegúrese de que las patas estén en buenas condiciones y tengan tacos
antideslizantes, además de que estén seguras.
Inspeccione las piezas de la escalera para ver si no tienen grietas,
pandeaduras, rajaduras o corrosión.
Revise todas las conexiones entre los peldaños y los escalones.
Asegúrese de que las trabas de los peldaños y los arriostramientos de las
extensiones estén bien.
En las escaleras de extensión, asegúrese de que la soga y la polea estén
en buenas condiciones y que la soga no esté desgastada.
Asegúrese de que todos los pernos y los remaches estén bien asegurados.
Todas las trabas de los peldaños y otras piezas movibles deben estar
aceitadas o engrasadas.
Asegúrese de que los escalones, peldaños y otras partes de la escalera no
tengan aceite, grasa ni ningún otro material.
USANDO CON SEGURIDAD LA ESCALERA PORTÁTIL
MEDIDAS DE PREVENCIÓN
1. Inspección visual
Asegurar que las patas estén en buenas condiciones y tengan
tacos antideslizantes
Inspeccionar las piezas de la escalera para ver si no tienen
grietas, pandeaduras, rajaduras o corrosión.
Revisar todas las conexiones entre los peldaños y los escalones.
Asegurar que trabas de peldaños y arrostramientos de
extensiones estén bien.
En las escaleras de extensión, asegurar que la soga y la polea estén
en buenas condiciones y que la soga no esté desgastada.
Asegurar que todos los pernos y los remaches estén bien
asegurados.
Las trabas de peldaños y otras piezas movibles deben estar
aceitadas o engrasadas.
Asegurar que los escalones, peldaños y otras partes no
tengan aceite, grasa ni ningún otro material
2. Apoyo y Posición
Apoyar sobre piso firme y nivelado.
Atar la escalera en el punto de apoyo superior.
Debe sobresalir del apoyo superior por lo menos 60cm.
Inclinar la escalera de tal forma que la relación entre la distancia
del apoyo al pie del paramento y la altura sea de 1 :4.
La altura máxima a cubrir con una escalera portátil, no excederá de
5m.
3. Empleo correcto
Mire siempre hacia la escalera cuando la utilice para trabajar.
Póngase zapatos con suela antideslizante.
Mantenga siempre tres puntos de contacto (como una mano y
dos pies).
No trabaje desde la parte de arriba ni desde el peldaño más alto
de una escalera, ni desde ninguno de los 3 peldaños más altos de una
escalera de extensión o recta.
Párese de modo que la hebilla de su cinturón quede entre las zancas
de la escalera, evita que se vaya de lado.
De ser posible, cuando trabaje desde la escalera, use un sistema
para detención de caídas que esté asegurado a un punto en el
edificio.
No tenga nada en las manos cuando vaya para arriba y para abajo.
No use la escalera cuando haga mucho viento.
Nunca mueva una escalera si alguien está en ella.
Nunca deje de vigilar una escalera que no esté asegurada.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad
de todos.
RIESGO MECANICO PROTECCIÓN OCULAR
PRINCIPIOS
Utilice como mínimo anteojos de seguridad con protección lateral.
La mayoría de los trabajadores deben utilizar gafas de seguridad.
Se debe considerar la posibilidad de utilizar productos de seguridad ocular
mixtos que combinen la comodidad de los anteojos, la seguridad de las gafas y
una buena ventilación.
Utilice una careta por encima de los anteojos o gafas para una mayor
protección.
La mejor protección general es un respirador que cubra todo el rostro.
Los soldadores deberán utilizar un casco de soldador o gafas con lentes del
color apropiado.
Los ayudantes de soldadores u otros trabajadores acomo los espectadores
deberán utilizar protección leve para soldadura cuando se encuentren cerca del
lugar donde se está soldando o cortando con soplete.
Peligros comunes
Polvo, partículas de concreto y metal
Escombros que se mueven o caen, materiales de construcción, vidrio, humo,
gases venenosos o nocivos.
Sustancias químicas (ácidos, bases, combustibles, solventes, cal viva, mezcla
o polvo de cemento)
Luz de soldadura y arco eléctrico
Peligro de temperaturas elevadas e incendios
Patógenos tales como hepatitis o VIH contenidos en la sangre o en otros
fluidos corporales o restos humanos
Lesiones Comunes
Abrasiones de la córnea y conjuntivitis (ojos enrojecidos)
Partículas de metal o de concreto, o astillas en el ojo
Salpicaduras o quemaduras con sustancias químicas
Lesiones oculares por resplandor de la soldadura
Laceración del globo ocular
Contusión facial y hematoma en el ojo
Exposición a patógenos contenidos en la sangre u otros fluidos corporales o
restos humanos
Cuatro Principios de la Seguridad Ocular
1. Tenga un ambiente de trabajo seguro
Minimice el peligro resultante de la caída de escombros o escombros
inestables.
Asegúrese de que las herramientas funcionen y de que todos los dispositivos
de protección de las máquinas estén en su lugar.
Asegúrese de que los trabajadores, especialmente los voluntarios, saben cómo
utilizar las herramientas correctamente.
Mantenga a los espectadores fuera del área de peligro.
2. Evalúe los peligros
Conozca los peligros principales.
Identifique los peligros planteados por trabajadores cercanos, maquinarias de
grandes dimensiones, caída o movimiento de escombros.
3. Utilice la protección ocular y facial apropiada.
Seleccione el dispositivo de protección ocular con certificación Z87 apropiado
para la tarea.
Asegúrese de que el dispositivo esté en buenas condiciones.
Asegúrese de que tenga el tamaño adecuado y de que permanezca en su
lugar.
No se debe depender únicamente de la protección proporcionada por los
dispositivos oculares y faciales.
4. Anticipe las lesiones oculares y prepárese para proporcionar primeros
auxilios
Tenga soluciones estériles a mano.
Tipos de Protección Ocular
Utilice protección ocular certificada.
Anteojos de seguridad, requisitos mínimos
Utilice lentes de seguridad en condiciones generales de trabajo donde podría
haber un poco de polvo, astillas, o partículas en el aire.
Utilice lentes de seguridad con protección lateral o modelos de tipo envolvente.
Utilice anteojos de seguridad tratados para evitar que se empañen.
Utilice un cordón para mantener los anteojos pegados al rostro o colgados al
cuello cuando no los usa.
Anteojos de seguridad no
correctivos con protección
lateral envolvente
Anteojos de seguridad correctivos
Gafasmejor protección
Utilice gafas para mayor protección contra impactos, grandes cantidades de
polvo, salpicadura de productos químicos, y protección contra la luz de soldadura.
Las gafas para protección contra polvo fino o salpicadura de productos
químicos deberán tener ventilación indirecta. Utilice gafas de ventilación directa
para evitar que éstas se empañen cuando trabaja en ambientes con partículas de
mayor tamaño.
Las gafas de seguridad similares a las utilizadas para esquiar, con gran flujo de
aire, reducen al mínimo el empañamiento y proporcionan mejor protección contra
partículas y salpicaduras.
Anteojos/gafas de seguridad mixtosmejor protección
Los anteojos de seguridad con goma espuma o caucho alrededor de las lentes
proporcionan mejor protección contra polvo y partículas que los anteojos de
seguridad convencionales dotados únicamente de protección lateral.
Los anteojos de seguridad envolventes que se transforman en gafas con sello
facial de goma o plástico suave pueden permitir una mejor visión periférica que las
gafas convencionales.
Para una mayor protección facial y contra impactos utilice una careta encima
de los anteojos y gafas de seguridad.
Protección facialadicional
Utilice una careta para mayor protección facial completa contra impactos así como
al rociar, cortar, esmerilar y estar expuesto a peligro de contacto con químicos y
patógenos contenidos en la sangre.
Las caretas pueden ser de material coloreado o estar recubiertas de metal para
una mejor protección contra el calor y las salpicaduras.
La curvatura de la careta hará que las partículas o sustancias químicas que vienen
de los lados caigan en los ojos. Utilice siempre anteojos o gafas de seguridad
debajo de la careta.
Caretas transparentes con
protección superior (pueden
estar montadas en un casco)
Soldadura
La exposición a la luz de soldadura causa quemaduras graves en los ojos y en el
tejido circundante (o “welder’s flash” – resplandor del soldador).
Las lentes para protección contra soldadura deben estar marcadas con el “Número
de color” (del 1.5 al 14, siendo éste último el más oscuro).
Proteja sus ojos cuando el casco esté levantado.
Proteja al soldador, a su ayudante y a las personas cercanas al lugar de trabajo.
Utilice el color más oscuro posible
Soldadura con
lámpara
Soldadura/cortado
con soplete
Soldadura de gas
Soldadura de arco
eléctrico
1.5-3
3-6
4-8
10-14
Utilice protección ocular Z136 para trabajo
con láser (NO Z87)
Nota: Estos ejemplos son con fines ilustrativos únicamente y no implican
apoyo alguno del Gobierno de los EE.UU.
Respiradoresde protección facial completa y de medio rostro
Los respiradores que cubren todo el rostro proporcionan la mejor protección
general contra polvo, sustancias químicas y humo.
Cuando se utilicen respiradores de medio rostro, este dispositivo no debe
interferir con la colocación adecuada de la protección ocular.
Protección de la vista para usuarios de anteojos correctivos
Utilice lentes de policarbonato para una mejor protección contra impacto de
los anteojos correctivos de seguridad.
Anteojos correctivos de seguridad
1. Los trabajadores que utilizan anteojos correctivos deben utilizar gafas bien
ajustadas por encima de sus anteojos correctivos o lentes de contacto de uso
normal.
2. También se debe utilizar gafas por encima de los anteojos correctivos de
seguridad en ambientes con mucho polvo. Si se utilizan solos, los anteojos
correctivos de seguridad deben contar con protección lateral.
3. Los anteojos correctivos de seguridad de vidrio templado o lentes de plástico
acrílico no proporcionan protección contra impactos fuertes. Estos tipos de
anteojos de seguridad no se deben utilizar al trabajar en áreas con escombros a
menos que estén cubiertos con gafas o con una careta.
4. Se debe utilizar lentes fabricadas con policarbonato en áreas donde haya
peligro de impactos fuertes. Los nuevos anteojos de seguridad con lentes de
policarbonato deberán tener un revestimiento para protegerlos de arañazos Las
lentes de contacto pueden plantear un riesgo significativo de abrasión de la córnea
al trabajar en áreas con polvo a menos que se utilicen gafas bien ajustadas o un
respirador que cubra todo el rostro.
5. Los respiradores que cubren todo el rostro no se ajustarán adecuadamente por
encima de anteojos convencionales o anteojos de seguridad. Se deberá utilizar
accesorios correctivos compatibles con un respirador. Los respiradores deberán
ser adaptados por un profesional.
Precaución Elimine el polvo o escombros con un cepillo, aspirador o
sacudiendo el casco, cabello y frente así como la parte superior del dispositivo de
protección ocular antes de quitárselo. No se frote los ojos con las manos o ropa
sucia. Limpie los accesorios de seguridad frecuentemente.
Primeros auxilios en caso de lesiones oculares
Astillas en el ojo
No frote el ojo.
Utilice colirio, enjuague el ojo con bastante líquido.
Consulte a un médico si no sale la astilla o si persiste el dolor o enrojecimiento.
Cortes, pinchazos u objetos introducidos en el ojo
No lave el ojo.
No trate de retirar el objeto introducido en el ojo.
Estabilice el ojo con una protección rígida sin aplicar presión, como por ejemplo
con la parte inferior de un vaso de cartón.
Consulte a un doctor inmediatamente.
Quemaduras químicas
Lave el ojo inmediatamente con agua o cualquier líquido que se pueda beber.
Abra el ojo lo más posible. Continúe enjuagando durante por lo menos quince
minutos. En el caso de soluciones cáusticas o básicas continúe enjuagando de
camino al consultorio del médico.
Si hay una lente de contacto en el ojo, empiece a enjuagar por encima de la
lente inmediatamente. La lente podría salir de su lugar al enjuagar.
Consulte a un doctor inmediatamente.
Golpes en el ojo
Aplique una compresa fría sin hacer presión.
Se puede sujetar a la frente una bolsa de plástico con hielo picado para que
descanse suavemente sobre el ojo.
Consulte a un doctor inmediatamente en caso de dolor persistente,
perturbación de la visión, sangre o decoloración del ojo, lo cual podría indicar una
lesión interna del mismo.
PRINCIPIOS PARA LA SEGURIDAD OCULAR
1. Tener un ambiente de trabajo seguro.
Minimizar el peligro resultante de la caída de escombros o escombros
inestables.
Asegurar que las herramientas funcionan y que todos los dispositivos
de protección de las máquinas estén en su lugar.
Asegurar que los trabajadores, especialmente aquellos que de rutina
no hacen la labor, saben cómo utilizar las herramientas correctamente.
Mantener a los espectadores fuera del área de peligro.
2. Evaluar los peligros.
Conocer los peligros principales.
Identificar los peligros planteados por trabajadores cercanos,
maquinarias de grandes dimensiones, caída o movimiento de escombros.
3. Utilizar la protección ocular y facial apropiada.
Seleccionar el dispositivo de protección ocular con certificación Z87
apropiado para la tarea.
Asegurar que el dispositivo está en buenas condiciones.
Asegurar que tiene el tamaño adecuado y de que permanece en su
lugar.
No depender únicamente de la protección proporcionada por los
dispositivos oculares y faciales.
4. Anticipar las lesiones oculares y prepararse para proporcionar primeros
auxilios.
Tenga colirios o soluciones estériles a mano.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad
de todos.
RIESGO MECANICO DURANTE LA UTILIZACIÓN DE GRUAS
Expondremos ahora los riesgos específicos que se originan en los trabajos
realizados con grúa móvil así como las medidas preventivas y sistemas de
seguridad que debemos adoptar.
Descripción de la máquina
En el más amplio sentido de su acepción denominaremos grúa móvil a todo
conjunto formado por un vehículo portante, sobre ruedas o sobre orugas, dotado
de sistemas de propulsión y dirección propios sobre cuyo chasis se acopla un
aparato de elevación tipo pluma.
Adoptada la anterior definición, se hace evidente que las numerosas posibilidades
que se ofrecen para el acoplamiento de un vehículo y una grúa han de dar lugar a
la existencia de una variada gama de modelos, que se extiende desde los
destinados al remolque de otros vehículos hasta los que han sido concebidos
exclusivamente para el movimiento de grandes cargas. Son a estos últimos a los
que con la denominación concreta de grúa móvil nos referimos en la presente NTP
y que en síntesis están constituidas por los siguientes componentes o grupos de
elementos.
Fig. 1: 1) Chasis portante. 2) Plataforma base. 3) Corona de orientación. 4) Equipo
de elevación. 5) Flecha telescópica. 6) Cabina de mando. 7) Estabilizadores
Chasis portante
Estructura metálica sobre la que, además de los sistemas de propulsión y
dirección, se fijan los restantes componentes.
Superestructura
Constituida por una plataforma base sobre corona de orientación que la une al
chasis y permite el giro de 360º, la cual soporta la flecha o pluma que puede ser
de celosía o telescópica, equipo de elevación, cabina de mando, y en algunos
casos, contrapeso desplazable.
Elementos de apoyo
A través de los que se transmiten los esfuerzos al terreno, orugas, ruedas y
estabilizadores u apoyos auxiliares que disponen las grúas móviles sobre ruedas y
están constituidos por gatos hidráulicos montados en brazos extensibles, sobre los
que se hace descansar totalmente la máquina lo cual permite aumentar la
superficie del polígono de sustentación y mejorar el reparto de cargas sobre el
terreno.
RIESGOS DETECTADOS (GENERALES Y ESPECIFICOS)
RIESGOS ESPECÍFICOS
Los que con mayor frecuencia se presentan en los trabajos realizados con grúas
móviles, que consideramos específicos de esta máquina aunque también pueden
serlo de otras, son los que siguen:
Vuelco de la máquina
Que puede producirse por nivelación defectuosa de la misma, por fallo del terreno
donde se asienta, por sobrepasarse el máximo momento de carga admisible o por
efecto del viento.
Precipitación de la carga
Por fallo en el circuito hidráulico, frenos, etc. por choque de las cargas o del
extremo de la pluma contra un obstáculo, por rotura de cables o de otros
elementos auxiliares (ganchos, poleas, etc.) y/ por enganche o estrobado
deficientemente realizados.
Golpes
Producidos por la carga durante la maniobra o por rotura de cables en tensión.
Atrapamientos
Entre elementos auxiliares (ganchos, eslingas, poleas, etc.) o por la propia carga.
Contacto eléctrico
Indirecto al entrar la pluma o los cables en contacto con una línea eléctrica.
RIESGOS GENERALES
A continuación se indican aquellos riesgos que también son comunes a la mayor
parte de equipos e instalaciones o que se derivan de cualquier otro proceso
productivo.
Atrapamientos
Entre mecanismos u órganos en movimiento.
Caídas a dintinto nivel
Durante el estrobado o recepción de la carga cuando se realizan a diferentes
niveles al que está situada la máquina.
Caída a nivel
Durante los desplazamientos requeridos para realizar el estrobado de las cargas o
dirigir la maniobra al gruista.
Contacto con objetos cortantes o punzantes
Durante la preparación o manejo de cargas.
Caída de objetos
Producido por desplome de las cargas mal apiladas.
Choques
Contra el material mal apilado.
Proyección de partículas
Dado que durante el movimiento de las cargas se desprenden partículas
adheridas a las mismas.
Sobreesfuerzos
Originados por la utilización del esfuerzo muscular en la preparación de cargas.
Quemaduras
Por contacto con superficies calientes (escape de gases).
Ruido
Dado que el nivel sonoro puede alcanzar 96 dB en el interior de la cabina de
mando.
Intoxicación
Por inhalación de los gases producidos por los motores de combustión
especialmente cuando su reglaje es defectuoso.
SISTEMAS DE SEGURIDAD
Son medidas técnicas y equipos que anulan un riesgo o bien dan protección sin
condicionar el proceso operativo.
Entre los riesgos específicos originados en los trabajos con grúa móvil cabe
destacar, por los graves daños en que puedan concretarse, el vuelco de la
máquina, la precipitación de la carga y el contacto de la pluma con una línea
eléctrica de A.T.
Como se ha expuesto con anterioridad cada uno de estos riesgos tiene su origen
en una o varias causas, algunas de las cuales pueden ser eliminadas mediante los
sistemas de seguridad que se describen a continuación, por impedir que llegue a
producirse la situación de peligro.
Limitador del momento de carga
Dispositivo automático de seguridad para grúas telescópicas de todo tipo, que
previene contra los riesgos de sobrecarga o de vuelco por sobrepasarse el
máximo momento de carga admisible.
La finalidad de este dispositivo es impedir que se sobrepase la "curva de carga a
seguir" indicada por el fabricante. Generalmente actúa emitiendo una señal de
alarma, luminosa o sonora, cuando el momento de carga llega a ser el 75% del
máximo admisible y bloqueando los circuitos hidráulicos al alcanzarse el 85% del
valor de aquél.
Válvulas de seguridad
Sistema de válvulas que provocan el enclavamiento de las secciones de la pluma
telescópicas al dejar bloqueados los circuitos hidráulicos cuando se producen
fugas en los conductos de alimentación.
Limitador de final de carrera del gancho
Dispositivo eléctrico que corta automáticamente el suministro de fuerza cuando el
gancho se encuentra a la distancia mínima admisible del extremo de la pluma.
Pestillo de seguridad
Dispositivo incorporado a los ganchos para evitar que los cables, estrobos o
eslingas que soportan la carga puedan salirse de aquéllos. Existen diversos tipos
entre los que cabe destacar los de resorte y los de contrapeso.
Detector de tensión
Dispositivo electrónico que emite una señal en la cabina de mando cuando la
pluma se aproxima a una línea de alta tensión, al ser detectado el campo eléctrico
por las sondas fijadas en el extremo de la flecha.
MEDIDAS PREVENTIVAS
Nos limitaremos a describir solamente las que han de adoptarse ante los riesgos
específicos de los trabajos con grúa móvil, por entender que no corresponde tratar
en este lugar las relativas a riesgos de tipo general.
Ante el riesgo de vuelco
Se admite que una grúa es segura contra el riesgo de vuelco cuando, trabajando
en la arista de vuelco más desfavorable, no vuelca en tanto se cumplen las
condiciones impuestas por su constructor, entendiéndose por arista de vuelco más
desfavorable aquélla de las líneas definidas por dos apoyos consecutivos cuya
distancia a la vertical que pasa por el centro de gravedad de toda la máquina, es
menor. Esta distancia, para cada posición y alcance de la pluma, es más pequeña
cuanto mayor es el ángulo que forma el plano horizontal con el definido por la
plataforma base de la grúa (Figura 2) y como el momento de vuelco tiene por valor
el producto de dicha distancia por el peso total de la máquina, es de vital
importancia que su nivelación sea adecuada para que el mínimo momento de
vuelco que pueda resultar sobre la arista más desfavorable durante el giro de la
pluma sea siempre superior al máximo momento de carga admisible, que en
ningún caso deberá sobrepasarse.
Fig. 2: HH´) Plano horizontal. PP´) Plano de apoyo. a) ángulo entre ambos planos.
CG) Centro de gravedad de la máquina. d) Distancia de la arista de trabajo a la
vertical por CG.
Es por ello por lo que ante este riesgo deberá procederse actuando como sigue:
Sobre el terreno
Se comprobará que el terreno tiene consistencia suficiente para que los apoyos
(orugas, ruedas o estabilizadores) no se hundan en el mismo durante la ejecución
de las maniobras.
El emplazamiento de la máquina se efectuará evitando las irregularidades del
terreno y explanando su superficie si fuera preciso (Figuras 3 y 4), al objeto de
conseguir que la grúa quede perfectamente nivelada, nivelación que deberá ser
verificada antes de iniciarse los trabajos que serán detenidos de forma inmediata
si durante su ejecución se observa el hundimiento de algún apoyo.
Fig. 3
Fig. 4
Si la transmisión de la carga se realiza a través de estabilizadores y el terreno es
de constitución arcillosa o no ofrece garantías, es preferible ampliar el reparto de
carga sobre el mismo aumentando la superficie de apoyo mediante bases
constituidas por una o más capas de traviesas de ferrocarril o tablones, de al
menos 80 mm. de espesor y 1.000 mm. de longitud que se interpondrán entre
terreno y estabilizadores cruzando ordenadamente, en el segundo supuesto, los
tablones de cada capa sobre la anterior (Figura 5).
Fig. 5
Sobre los apoyos
Al trabajar con grúa sobre ruedas transmitiendo los esfuerzos al terreno a través
de los neumáticos, se tendrá presente que en estas condiciones los constructores
recomiendan generalmente mayor presión de inflado que la que deberán tener
circulando, por lo que antes de pasar de una situación a otra es de gran
importancia la corrección de presión con el fin de que en todo momento se
adecúen a las normas establecidas por el fabricante.
Asimismo en casos de transmisión de cargas a través de neumáticos, la
suspensión del vehículo portante debe ser bloqueada con el objeto de que, al
mantenerse rígida, se conserve la horizontalidad de la plataforma base en
cualquier posición que adopte la flecha y para evitar movimientos imprevistos de
aquél, además de mantenerse en servicio y bloqueado al freno de mano, se
calzarán las ruedas de forma adecuada.
Cuando la grúa móvil trabaja sobre estabilizadores, que es lo recomendable n
cuando el peso de la carga a elevar permita hacerlo sobre neumáticos, los brazos
soportes de aquéllos deberán encontrarse extendidos en su máxima longitud y,
manteniéndose la correcta horizontalidad de la máquina, se darán a los gatos la
elevación necesaria para que los neumáticos queden totalmente separados del
suelo (Figura 6).
Fig. 6: Posicionamiento correcto
En la maniobra
La ejecución segura de una maniobra exige el conocimiento del peso de la carga
por lo que, de no ser previamente conocido, deberá obtenerse una aproximación
por exceso, cubicándola y aplicándole un peso específico entre 7,85 y 8 Kg/dm3
para aceros. Al peso de la carga se le sumará el de los elementos auxiliares
(estrobos, grilletes, etc.).
Conocido el peso de la carga, el gruista verificará en las tablas de trabajo, propias
de cada grúa, que los ángulos de elevación y alcance de la flecha seleccionados
son correctos, de no ser así deberá modificar alguno de dichos parámetros.
En operaciones tales como rescate de vehículos accidentados, desmantelamiento
de estructuras, etc., la maniobra debe realizarse poniendo en ella una gran
atención pues si la carga está aprisionada y la tracción no se ejerce verticalmente,
el propio ángulo de tiro puede ser causa de que sobre la arista de trabajo se
produzca un momento de carga superior al máximo admisible.
Por otra parte deben evitarse oscilaciones pendulares que, cuando la masa de la
carga es grande, pueden adquirir amplitudes que pondrían en peligro la estabilidad
de la máquina, por lo que en la ejecución de toda maniobra se adoptará como
norma general que el movimiento de la carga a lo largo de aquella se realice de
forma armoniosa, es decir sin movimientos bruscos pues la suavidad de
movimientos o pasos que se siguen en su realización inciden más directamente en
la estabilidad que la rapidez o lentitud con que se ejecuten.
En cualquier caso, cuando el viento es excesivo el gruista interrumpirá
temporalmente su trabajo y asegurará la flecha en posición de marcha del
vehículo portante.
Ante el riesgo de precipitación de la carga
Generalmente la caída de la carga se produce por enganche o estrobado
defectuosos, por roturas de cables u otros elementos auxiliares (eslingas,
ganchos, etc.) o como consecuencia del choque del extremo de la flecha o de la
propia carga contra algún obstáculo por lo que para evitar que aquélla llegue a
materializarse se adoptarán las siguientes medidas:
Respecto al estrobado y elementos auxiliares
El estrobado se realizará de manera que el reparto de carga sea homogéneo para
que la pieza suspendida quede en equilibrio estable, evitándose el contacto de
estrobos con aristas vivas mediante la utilización de salvacables. El ángulo que
forman los estrobos entre sí no superará en ningún caso 120º debiéndose procurar
que sea inferior a 90º. En todo caso deberá comprobarse en las correspondientes
tablas, que la carga útil para el ángulo formado, es superior a la real.
Cada uno de los elementos auxiliares que se utilicen en las maniobras (eslingas,
ganchos, grilletes, ranas, etc.) tendrán capacidad de carga suficiente para
soportar, sin deformarse, las solicitaciones a las que estarán sometidos. Se
desecharán aquellos cables cuyos hilos rotos, contados a lo largo de un tramo de
cable de longitud inferior a ocho veces su diámetro, superen el 10% del total de los
mismos.
Respecto a la zona de maniobra
Se entenderá por zona de maniobra todo el espacio que cubra la pluma en su giro
o trayectoria, desde el punto de amarre de la carga hasta el de colocación. Esta
zona deberá estar libre de obstáculos y previamente habrá sido señalizada y
acotada para evitar el paso del personal, en tanto dure la maniobra.
Si el paso de cargas suspendidas sobre las personas no pudiera evitarse, se
emitirán señales previamente establecidas, generalmente sonoras, con el fin de
que puedan ponerse a salvo de posibles desprendimientos de aquéllas.
Cuando la maniobra se realiza en un lugar de acceso público, tal como una
carretera, el vehículo-grúa dispondrá de luces intermitentes o giratorias de color
amarillo-auto, situadas en su plano superior, que deberán permanecer encendidas
únicamente durante el tiempo necesario para su ejecución y con el fin de hacerse
visible a distancia, especialmente durante la noche.
Respecto a la ejecución del trabajo
En toda maniobra debe existir un encargado, con la formación y capacidad
necesaria para poder dirigirla, que será responsable de su correcta ejecución, el
cual podrá estar auxiliado por uno o varios ayudantes de maniobra, si su
complejidad así lo requiere.
El gruista solamente deberá obedecer las órdenes del encargado de maniobra y
de los ayudantes, en su caso, quienes serán cilmente identificables por
distintivos o atuendos que los distingan de los restantes operarios.
Las órdenes serán emitidas mediante un código de ademanes que deberán
conocer perfectamente tanto el encargado de maniobra y sus ayudantes como el
gruista, quién a su vez responderá por medio de señales acústicas o luminosas.
Generalmente se utiliza el código de señales definido por la Norma UNE 003
(Figura 7).
Fig. 7
Durante el izado de la carga se evitará que el gancho alcance la mínima distancia
admisible al extremo de la flecha, con el fin de reducir lo máximo posible la
actuación del dispositivo de Fin de Carrera, evitando así el desgaste prematuro de
contactos que puede originar averías y accidentes.
Cuando la maniobra requiere el desplazamiento del vehículo-grúa con la carga
suspendida, es necesario que los maquinistas estén muy atentos a las
condiciones del recorrido (terreno no muy seguro o con desnivel, cercanías de
líneas eléctricas), mantengan las cargas lo más bajas posible, den numerosas y
eficaces señales a su paso y estén atentos a la combinación de los efectos de la
fuerza de inercia que puede imprimir el balanceo o movimiento de péndulo de la
carga.
Mantenimiento preventivo
El mantenimiento adecuado de todo equipo industrial tiene como consecuencia
directa una considerable reducción de averías, lo cual a su vez hace disminuir en
la misma proporción la probabilidad de que se produzcan accidentes provocados
por aquéllas. Tiene por ello gran importancia realizar el mantenimiento preventivo
tanto de la propia máquina como de los elementos auxiliares en los que, como
mínimo, constará de las siguientes actuaciones:
De la máquina
Además de seguir las instrucciones contenidas en el Manual de Mantenimiento en
el que el constructor recomienda los tipos de aceites y líquidos hidráulicos que han
de utilizarse y se indican las revisiones y plazos con que han de efectuarse, es de
vital importancia revisar periódicamente los estabilizadores prestando particular
atención a las partes soldadas por ser los puntos más débiles de estos elementos,
que han de verse sometidos a esfuerzos de especial magnitud.
De los elementos auxiliares
Los elementos auxiliares tales como cables, cadenas y aparejos de elevación en
uso deben ser examinados enteramente por persona competente por lo menos
una vez cada seis meses.
Con propósitos de identificación, de modo que puedan llevarse registros de tales
exámenes, debe marcarse un número de referencia en cada elemento y en el
caso de eslingas se fijará una marca o etiqueta de metal numerada. En el registro
se indicará el número, distintivo o marca de cada cadena, cable o aparejo, la fecha
y número del certificado de la prueba original, la fecha en que fue utilizado por
primera vez, la fecha de cada examen así como las particularidades o defectos
encontrados que afecten a la carga admisible de trabajo y las medidas tomadas
para remediarlas.
PROTECCIÓN PERSONAL
Para la prevención de accidentes en las maniobras con camión-grúa, además de
los dispositivos de seguridad y medidas preventivas descritas, se han de utilizar,
según los riesgos de cada puesto de trabajo, los siguientes equipos de protección
personal que deberán estar homologados según las Normas Técnicas
Reglamentarias correspondientes:
Ropa de trabajo adecuada.
Casco de seguridad.
Pantallas para la protección del rostro.
Gafas protectoras para la protección de la vista.
Auriculares, casquetes antirruido o similares para la protección de los oídos.
Botas de seguridad con refuerzos metálicos.
Guantes de seguridad.
Cinturones de seguridad.
Comportamiento humano
Actitudes psico-físicas
Las maniobras de las grúas conllevan grandes responsabilidades por lo que
solamente deben confiarse a personas capaces, exentas de contraindicaciones
sicas (limitación de las capacidades visuales y auditivas, tendencia al vértigo,
impedimentos físicos de otra naturaleza, etc.) dotadas de rapidez de decisión y de
reacción y que posean los conocimientos técnicos precisos.
Mediante un cuidadoso examen médico y psicotécnico es posible realizar una
selección previa del personal apto, pero su especialización en maniobras con la
grúa requiere también efectuar, con resultado positivo, un período de instrucción
teórica y de enseñanza práctica como ayudante de maquinista calificado.
Aptitudes ergonómicas
La óptima posición del cuerpo humano es la postura de sentado y en su
defecto la de pie-sentado y por ello, en las máquinas que disponen de cabina de
control y mando es esencial un asiento cómodo para el gruista, que debe estar
situado de tal forma que permita la máxima visión de todas las operaciones de
izado.
La cabina de la grúa estará acondicionada contra las inclemencias del tiempo
de manera que en su interior los factores temperatura y humedad se mantengan
dentro de la zona de confort. Asimismo estará protegida contra ruidos y
vibraciones.
Los controles de la máquina deben quedar al alcance del gruista, de modo que
puedan accionarse sin esfuerzos innecesarios.
RIESGOS Y MEDIDAS DE CONTROL DURANTE LA
UTILIZACIÓN DE GRÚAS
En este campo de las grúas los accidentes son costosos, como todos los
accidentes, y las lesiones y muertes afectan a trabajadores y también a
inocentes transeúntes.
Riesgos:
Atrapamientos: entre mecanismos u órganos en movimiento.
Caídas a distinto nivel: durante el estrobado o recepción de la carga.
Caída a nivel: durante desplazamientos requeridos para realizar
el
estrobado de las cargas.
Contacto con objetos cortantes o punzantes: durante la preparación
o manejo de cargas.
Caída de objetos: producido por desplome de las cargas mal apiladas.
Precipitación de la carga: por falla en el circuito hidráulico, frenos, etc.
por choque de las cargas o del extremo de la pluma contra un obstáculo,
por
rotura de cables etc.
Vuelco de la máquina: por nivelación defectuosa de la misma, por fallo
del terreno donde se asienta, por sobrepasarse el máximo momento de
carga o
por efecto del viento.
Choques: contra el material mal apilado.
Golpes: producidos por la carga durante la maniobra o por rotura de
cables en tensión.
Proyección de partículas: por desprendimiento de partículas adheridas.
Sobreesfuerzos: por la utilización del esfuerzo muscular en
la
preparación de cargas.
Quemaduras: por contacto con superficies calientes (escape de gases).
Ruido: el nivel sonoro puede alcanzar 96 dB en el interior de la cabina de
mando.
Intoxicación: por inhalación de los gases producidos por los motores de
combustión.
Contacto eléctrico: al entrar la pluma o los cables en contacto con una
línea eléctrica.
Medidas de control:
La operación segura de una grúa es responsabilidad de todas las partes
involucradas:
1. Los fabricantes de grúas son responsables del diseño y fabricación de
máquinas que sean estables y tengan una sólida estructura.
2. Los propietarios de las grúas son los responsables de mantener las
máquinas en buenas condiciones asegurándose de que se efectúen
inspecciones regulares y un mantenimiento adecuado y emplear a
maquinistas competentes.
Recomendar la máquina más idónea para cada trabajo.
Inspeccionar por persona competente diaria y periódicamente
(según recomendaciones del fabricante) y llevar un registro del
mantenimiento.
Buena ventilación para eliminar o diluir el escape del motor. Usar
protección auditiva.
Evitar trabajos cerca de tendidos eléctricos. Desconectarse o
aislarse.
Recurrir al señalero para ayudar al maquinista al trabajar en
proximidad de líneas eléctricas.
Instruir al señalero y al maquinista sobre aspectos del trabajo y
las señales de mano.
El terreno debe soportar el peso de la grúa con la carga en
suspensión.
Se recomienda acordonar la zona de trabajo de la grúa para
evitar lesiones.
Se proveerán aparejos adecuados para la sujeción, para evitar
caída de carga.
El equipo de estiba debe estar entrenado en el embragado y
desembragado de cargas.
Una buena comunicación es vital para la seguridad en el manejo
de grúas.
Dispositivos de alarma deben estar en buen estado y encendidos.
La grúa debe estar nivelada y manejarse con arreglo a la tabla de
cargas de la misma.
El maquinista debe conocer de antemano el peso a levantar, y
limitar la carga.
Todas las cargas deberán estar totalmente aseguradas antes de
ser izadas.
El movimiento con carga debe ser lento.
No se manejarán las grúas cuando la visibilidad sea escasa o
cuando el viento pueda hacer que el maquinista pierda el control de la
carga.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad
de todos.
RIESGO MECANICO- RIESGO DE CAIDA DE ALTURA
La presente Nota Técnica de Prevención tiene como objetivo formular los criterios
de elección y condiciones de uso de dispositivos personales utilizados en
operaciones de elevación y descenso como equipos individuales de protección
frente al riesgo de caída de altura.
Características del riesgo de caída de altura en las operaciones de elevación
y descenso
El dispositivo personal utilizado en operaciones de elevación y descenso, como
equipo de protección individual que es, debe utilizarse cuando dicho riesgo no se
evite con medios cnicos de protección colectiva o bien por medios, métodos o
procedimientos de organización del trabajo (PRINCIPIO DE UTILIZACIÓN).
El empresario, sin perjuicio de su responsabilidad, implicará a los trabajadores y a
sus representantes en la empresa, en la elaboración y/o aplicación del proceso de
apreciación, elección de los modelos y principio de utilización.
En este sentido se plantea el problema circunstancial del riesgo de caída de altura
en las operaciones de elevación y descenso de trabajadores que acceden a un
puesto de trabajo ubicado en altura.
Una simple observación nos permite deducir que existen varias formas de realizar
esta operación de ascenso y/o descenso al puesto de trabajo:
Utilización escaleras, celosías, rampas o pendientes, etc.
Utilizando un sistema ascensor o montacargas, grúas, etc.
Ascender o descender suspendido o sentado.
Utilizando un sistema adecuado con acondicionamiento manual o mecánico.
También se puede incluir en este tipo de operaciones, aquellas en las que
únicamente se precisa realizar un descenso a fin de conseguir una evacuación
rápida desde una zona de peligro a otra.
Criterios de elección
Los criterios que servirán de base a la elección de un dispositivo personal utilizado
en las operaciones de elevación y descenso abarcan dos aspectos fundamentales:
Existencia de dispositivos con características adecuadas a las formas de
ascenso y/o descenso con existencia de riesgo de caída de altura.
Elección propiamente dicha (ELECCIÓN DE MODELOS).
Clasificación y descripción de los elementos integrantes de los dispositivos
Para ello, las Normas o Documentos Técnicos clasifican los dispositivos
personales utilizados en las operaciones de elevación y descenso en tres clases,
en función del campo de aplicación de los mismos y de sus formas de
funcionamiento.
A continuación se expone dicha clasificación y la denominación de los mismos:
CLASE A
Pertenecen a esta clase todos los dispositivos utilizados en las operaciones de
elevación y descenso denominados dispositivos anticaídas. Un dispositivo
anticaída se define como un punto de anclaje móvil, dotado de bloqueo
automático, que acompaña al usuario en su desplazamiento sin intervención
manual de éste. Se distinguen los siguientes tipos:
Tipo 1.
Dispositivo anticaída con elementos deslizante: desliza por una línea de
anclaje fija (fig. 1).
Tipo 2.
Dispositivo anticaída con elemento rodante: rueda por una línea de
anclaje fija (fig. 2).
Tipo 3.
Dispositivo anticaída con enrollador: dotado de una línea de anclaje
extensible mediante un enrollador (fig. 3).
Tipo 4.
Dispositivo anticaída con contrapeso: dotado de una línea de anclaje
extensible mediante contrapeso (fig. 4).
Fig. 1: Ejemplos de dispositivos anticaída: Tipos 1 y 2
Fig. 2: Ejemplos de dispositivos anticaída: Tipos 3 y 4
Fig. 3: Ejemplos de dispositivos para operaciones de descenso:
evacuadores o descendedores
Fig. 4: Ejemplos de dispositivos de elevación y descenso
CLASE B
Pertenecen a esta clase todos los dispositivos utilizados en las operaciones de
elevación y descenso denominados dispositivos evacuadores o descensores.
Consisten en aparatos personales que aseguran el descenso desde la superficie
ocupada por el usuario hasta una superficie de recogida, de forma automática y a
una velocidad conveniente, que pueda ser regulada para no producir daños en el
usuario.
CLASE C
Pertenecen a esta clase todos los dispositivos denominados dispositivos de
elevación y descenso, que son dispositivos personales que, accionados por el
usuario de forma manual o mecánica, permiten realizar operaciones de elevación
y descenso.
En los dispositivos de elevación y descenso se distinguen los siguientes
elementos comunes a los distintos tipos:
Elementos auxiliares de fijación: mosquetones, anillas, eslingas o cualquier
otro medio de fijación utilizados en algunos casos para permitir el enlace entre el
punto o puntos de fijación, con el dispositivo anticaída con enrollador o, con una
línea de anclaje fija.
Elementos de anclaje: mosquetones, anillas, eslingas o cualquier otro medio de
fijación utilizados para enlazar el dispositivo anticaída y el usuario.
Línea de anclaje fija: cuerda, cable, tubo, raíl o similar unidos a dos o más
puntos de fijación, por la que desliza o rueda un dispositivo anticaída.
Línea de anclaje extensible: cuerda, cable, banda o similar que enrollado a un
tambor, automáticamente o mediante contrapeso, dotado de un sistema de
bloqueo, anula la posibilidad de caída libre.
Punto de fijación: lugar donde se acoplan los dispositivos personales utilizados
en operaciones de elevación y descenso.
Análisis de las características generales de los dispositivos
El análisis de las características que deben reunir los dispositivos no puede ser
realizado de forma aislada, sino que ha de abordarse de forma conjunta con el
resto de sus elementos integrantes, tales como puntos de anclaje, elementos de
anclaje, líneas de anclaje y cinturones de seguridad, sin los cuales no se concibe
la funcionalidad de los mismos.
Si bien los puntos y elementos de anclaje constituyen elementos que pueden ser
controlados y verificados independientemente, no ocurre así con las líneas de
anclaje y dispositivos, ya que ambos constituyen un conjunto inseparable,
debiendo ser probados y verificados de forma conjunta y sin posibilidad de que
puedan ser comercializados separadamente.
Los cinturones de seguridad pueden ser comercializados independientemente, ya
que en su verificación se ha tenido en cuenta sus posibles aplicaciones, y dentro
ellas se incluyen la de ser utilizados por trabajadores que realizan operaciones de
elevación y/o descenso utilizando como medio de protección dispositivos
personales.
De acuerdo con lo expuesto, podemos analizar las características generales que
deben reunir los dispositivos personales:
Dispositivos anticaída (CLASE A)
Consiste, esencialmente, en una línea de anclaje y un dispositivo de bloqueo
automático (fig. 5).
Fig. 5: Dispositivos anticaída de CLASE A
Constituyen, en realidad, puntos de anclaje móvil, que ruedan o deslizan sobre
una línea de anclaje fija o se extiende mediante un cable o cuerda con enrollador
automático o contrapeso.
Estos dispositivos, de acuerdo con su funcionalidad, deberán reunir unas
características tales que, cuando sean usados correctamente, permitan:
Detener la caída del usuario.
Limitar el recorrido efectuado por el usuario durante la caída.
Reducir la fuerza originada en la caída a valores soportables por el hombre.
Estas características generales deben cumplirse siempre, incluso después de
largos períodos de uso. Su mecanismo no pod permitir que una intervención
casual del usuario pueda restar eficacia en caso de caída.
Dispositivos evacuadores o desconsores (CLASE B)
Están constituidos por un cable o cuerda que pasa por una o más poleas o
enrollada en forma de espiral sobre un eje metálico, que a su vez es introducido
en un elemento cobertor. Asimismo, están dotados de un cinturón de seguridad o,
en algunos casos, de una canastilla en la que pueda introducirse varias personas,
a fin de facilitar una más rápida evacuación.
Están dotados de un sistema de frenado, generalmente centrífugo, a fin de
asegurar una adecuada velocidad de descenso, independientemente del peso del
usuario.
Las cuerdas utilizadas en estos dispositivos deberán fabricarse con fibras
sintéticas tratadas con materiales ignífugos para aquellos casos en que esté
previsto su uso en caso de incendio.
Dispositivo de elevación y descenso (CLASE C)
Estos dispositivos disponen de un sistema de bloqueo u otro control de velocidad
de descenso, bloqueándose cuando la velocidad alcance un determinado valor. El
accionamiento de estos sistemas de bloque y descenso pueden ser realizados
mediante un motor, mecánicamente.
Análisis de las características generales de los elementos integrantes de los
dispositivos
Todos los componentes metálicos de los dispositivos personales deberán ser
resistentes a la corrosión, a fin de garantizar su funcionalidad después de haber
estado sometidos a determinadas condiciones ambientales, para lo cual, cuando
no están fabricados con elementos inoxidables, deberán estar dotados de
recubrimientos protectores adecuados tales como el zincado, cadmiado,
niquelado, cromado, etc.
A continuación exponemos el análisis de las características generales de los
elementos integrantes de los dispositivos personales.
Puntos de anclaje
Han de ser elegidos de forma que tengan una resistencia suficiente para soportar
la fuerza de impacto originada como consecuencia de la caída que pueda sufrir el
usuario del dispositivo. Dicha resistencia deberá ser igual o superior a la de los
elementos de amarre y de anclaje.
Elementos de anclaje
Lo componen las anillas, mosquetones, eslingas, etc., los cuales son
comercializados independientemente.
El material utilizado en su fabricación debe ser homogéneo y de tal forma que
todos ellos tengan una resistencia a la tracción igual o superior a la exigida a los
elementos de amarre y líneas de anclaje (19,6 KN, cuando se trate de cuerda o
banda; 11,7 KN, cuando se trate de cable o eslinga).
Líneas de anclaje rígido
Están constituidas por una serie de perfiles de las más variadas secciones, por las
cuales rueda o desliza un dispositivo anticaída.
Para garantizar su resistencia mecánica deben ser fijadas mediante un número
suficiente de puntos fijos recomendado por el fabricante, de forma que sea capaz
de soportar sin romperse y sin sufrir una deformación considerable el gran
esfuerzo a que se somete en caso de caída del usuario.
El elevado tiempo de exposición a la intemperie, que con frecuencia han de
soportar este tipo de guías, hace imprescindible que deban poseer una elevada
resistencia a la corrosión.
Línea de anclaje flexible
Constituida por una cuerda, cuya resistencia mecánica ha de ser superior a la
exigida cuando esté constituida por un cable, dado que la degradación por la
intemperie es mucho más acusada.
Por otra parte, este tipo de líneas de anciajes constituida por cuerda, ha de reunir
una serie de características técnicas atendiendo a su funcionalidad, tales como:
Elevada resistencia a la tracción.
Gran capacidad para absorber impactos.
Escaso poder de degradación por la acción del medio ambiente (frío, calor,
humedad, lluvia, polvo, radiaciones ultravioleta, etc.).
Cuando el material utilizado está constituido por cable de acero, éste ha de reunir
como características técnicas, las siguientes:
Elevada resistencia a la tracción.
Elevada resistencia a la corrosión (cables galvanizados).
Confeccionado con alambres de acero del tipo antigiratorio.
Líneas de anclaje extensible
Están constituidas por una cuerda, cable, banda o similar, la cual puede alargarse
a voluntad, mediante un enrollador o un contrapeso.
Estas líneas han de reunir las mismas características técnicas anteriormente
expuestas para las líneas de anclaje fija, constituidas por cuerda o cable.
Cuando se trate de bandas, éstas han de ser preferiblemente con fibras sintéticas,
de poliester o poliamida, con una resistencia mecánica igual a la exigida para otras
líneas de anclaje textiles, debiendo estar tejidas de forma que, en el caso de existir
un corte o hendidura en ella, no afecte al resto de las fibras que componen la
banda.
Dispositivos personales disponibles con las características definidas
Una vez definidas las características generales que habrán de tener los
dispositivos personales y sus elementos que lo integran, el empresario, de
acuerdo con los representantes de los trabajadores, determinará la clase y tipo de
dispositivo a utilizar, en función de la operación y condiciones de uso que debe
realizar el usuario del mismo.
Asimismo, el empresario comprobará si existen dispositivos en el mercado de las
características definidas. Para ello, deberá asesorarse de los suministradores, que
tiene la obligación de conocer la características técnicas de sus artículos.
Los dispositivos personales deberán llevar una marca de calidad que garantice el
cumplimiento de ciertas características técnicas.
El empresario deberá exigir que el dispositivo personal lleve la marca de calidad
en vigor.
Criterios de utilización de los dispositivos personales
Los criterios de uso a tener en cuenta en los dispositivos personales utilizados en
las operaciones de elevación y descenso son los siguientes:
Campo de aplicación de los dispositivos.
Buena utilización.
El desarrollo de estos criterios se detalla en el apartado 9.
Recomendaciones respecto al campo de aplicación y a la buena utilización
de los dispositivos
El usuario deberá conocer las limitaciones del dispositivo seleccionado y el campo
de aplicación del mismo. Para ello el empresario, en colaboración con los
trabajadores y/o sus representantes, facilitará la información que sea pertinente y
complementará con las actividades formativas que crea oportunas.
Asimismo, el usuario deberá ser informado del significado de la marca de calidad,
donde se especifica la clase de protección o utilización del equipo.
El empresario solicitará del suministrador las instrucciones relativas al campo de
aplicación de los dispositivos y adiestrará en el uso de los mismos al usuario.
A continuación se expone una serio de consideraciones relativas al campo de
aplicación y a la buena utilización de cada una de las clases existentes de
dispositivos personales:
Dispositivos anticaída (Clase A)
Deberán ser utilizados en aquellos trabajos en los que se requiera garantizar la
seguridad del usuario que realice operaciones de elevación y descenso, o en
aquellos casos en los que el usuario precise de una mayor libertad de
movimientos, incluso en desplazamientos horizontales, siempre que lo permita la
funcionalidad del equipo.
Dispositivos anticaída de tipo 1 y tipo 2
Deberán ser utilizados en aquellos trabajos en los que el usuario, que realiza
operaciones de elevación y descenso, precise de plena libertad de movimientos, le
permita descansar o trabajar desde cualquier punto de seguridad.
Los dispositivos anticaída con línea de anclaje rígida están especialmente
indicados en instalaciones permanentes donde se realizan estas operaciones con
cierta frecuencia.
Su uso está indicado, como sistema de seguridad para:
Todo tipo de escaleras verticales.
Torres.
Chimeneas.
Antenas de radio.
Postes de iluminación.
Postes de líneas eléctricas, etc.
Es necesario tener en cuenta el número de puntos de fijación por metro lineal
recomendados por el fabricante y con los que el dispositivo ha sido sometido a las
pruebas de verificación.
Los dispositivos anticaída con línea de anclaje flexible se deberán utilizar en
aquellas operaciones en las que las condiciones de trabajo no hagan posible la
colocación de guías de anclaje rígida, o cuando la eventualidad del trabajo no
haga rentable el empleo de éstas.
Los dispositivos anticaídas de tipo 1 y tipo 2 deberán utilizarse con cinturones de
sujeción y/o de caída sin el elemento de amarre, efectuándose la unión entre la
faja y/o el arnés y el dispositivo a través de los elementos de anclaje.
Dispositivos anticaída de tipo 3 y tipo 4
Los dispositivos anticaída con enrollador o con contrapeso están indicados en
operaciones en las que el uso del sistema anticaída con elementos deslizante o
rodante pueda interferir el trabajo, tales como:
Operaciones sobre cubiertas inclinadas.
Postes eléctricos o telefónicos.
Construcciones y limpieza de silos.
Andamiajes y plataformas, etc.
Para su uso correcto deberá situarse el dispositivo por encima del usuario,
colocándose en un punto de fijación cuyas características de resistencia sean
idóneas para garantizar su funcionalidad.
Estos dispositivos deberán utilizarse con cinturones de caída, pudiéndose efectuar
la unión a la línea de anclaje extensible, bien directamente entre el elemento de
anclaje y el elemento de amarre, o entre el elemento de anclaje y la zona de
conexión del arnés del cinturón.
Dispositivos evacuadores o descensores (Clase B)
Deberán ser utilizados exclusivamente para operaciones de descenso, en aquellas
ocasiones que se precise realizar una rápida evacuación de personas cioqueadas
en zonas altas de edificios, grúas, teleféricos, puentes-grúa, etc.
En estos dispositivos es fundamental controlar la velocidad de descenso, y que
ésta se mantega sensiblemente constante después de determinadas condiciones
de uso y envejecimiento.
Dispositivos de elevación y descenso (Clase C)
Su uso está indicado en aquellos trabajos en que la utilización de andamiajos
resulte antisconómico, por tratarse de operaciones de corta duración, tales como:
Limpieza de fachadas.
Pintado de fachadas.
Limpieza de superficies acristaladas, etc.
Estos dispositivos deben permitir la evolución individual del usuario, efectuando el
trabajo de una forma confortable y sin peligro de caída a cualquier altura.
Los dispositivos manuales o de acción mecánica constan generalmente, de una
silla o similar y un sistema o dispositivo de bloqueo que, accionado por el usuario
permita a éste subir o descender y quedar estacionado a una determinada altura
mientras realiza el trabajo. En ocasiones puede estar constituido por una
plataforma o jaula, en la que el usuario pueda trabajar a pie.
Criterios de mantenimiento
Los criterios de mantenimiento de los dispositivos personales utilizados en
operaciones de elevación y descenso se refieren a la:
Buena conservación.
Caducidad.
Los puntos anteriores se desarrollan en los apartados siguientes.
Recomendaciones respecto a la buena conservación
Los dispositivos deberán ser proporcionados gratuitamente por el empresario,
quien asegurará su buen funcionamiento por medio de un correcto mantenimiento.
En particular el deterioro de los dispositivos viene determinado por las condiciones
agresivas del ambiente donde son, generalmente colocados, por lo tanto, esta
problemática ha de ser resuelta por medio de:
Controles periódicos.
Aplicación correcta de las instrucciones de mantenimiento del suministrador.
Almacenamiento correcto.
El usuario de los dispositivos tiene el deber de cuidar de su perfecto estado y
conservación.
Recomendaciones relativas a la caducidad
La caducidad de un dispositivo viene determinada por el tiempo en que conserva
su función protectora.
En este sentido, cabe establecer pautas de desecho que nos lleven a la
sustitución del modelo.
A modo de orientación, y de manera no exhaustiva, se indican algunas de estas
pautas:
Defectuoso funcionamiento del sistema de bloqueo o de frenado de los
dispositivos.
Existencia de hilos sueltos en líneas de anclaje fija (cuerda o cable) o
extensible.
Deformaciones en líneas de anclaje fija (guías).
Existencia de cortaduras significativas en bandas de material textil (líneas de
anclaje extensible).
Signos de degradación por corrosión o desgaste de elementos metálicos del
dispositivo.
Signos de degradación de elementos fabricados con fibras textiles por la
acción de agentes nocivos, ambientales (radiaciones solares, agentes
atmosféricos, etc.).
Ampliando este último punto, se hace constar que todos aquellos elementos
principales, tales como las líneas de anclaje formadas por elementos textiles
expuestos a radiaciones ultravioleta, etc. serán desechados cuando aparezcan
mareas que denoten cristalización y fragilidad del material, disminuyendo
notablemente la resistencia de dichos elementos.
Siempre que no se observen alteraciones señaladas como puntas de desecho,
puede estimarse que los dispositivos personales utilizados en operaciones de
elevación y descenso, usados en condiciones normales, mantienen su función
protectora durante un tiempo ilimitado.
RIESGO MECANICO - RIESGO DE CAÍDA DE ALTURA
EQUIPO DE PROTECCIÓN PARA OPERACIONES DE ELEVACIÓN Y
DESCENSO
El equipo de protección personal, debe utilizarse cuando dicho riesgo no se
evite con medios técnicos de protección o con procedimientos de
organización del trabajo.
Dispositivos anticaída (CLASE A)
Consiste, esencialmente, en una línea de anclaje y un dispositivo de
bloqueo automático. Constituyen, puntos de anclaje móvil, que ruedan o
deslizan sobre una línea de anclaje fija o mediante un cable o cuerda con
enrollador automático o contrapeso.
Estos dispositivos, de acuerdo con su funcionalidad, deberán reunir unas
características tales que, cuando sean usados correctamente, permitan:
Detener la caída del usuario.
Limitar el recorrido efectuado por el usuario durante la caída.
Reducir la fuerza originada en la caída a valores soportables por el
hombre.
Dispositivos evacuadores o descensores (CLASE B)
Están constituidos por un cable o cuerda que pasa por una o más poleas
o enrollada en forma de espiral sobre un eje metálico, que a su vez es
introducido en un elemento cobertor. Dotados de un cinturón de
seguridad o, en algunos casos, de una canastilla en la que pueda
introducirse varias personas, a fin de facilitar una más rápida evacuación.
Tienen un sistema de frenado, generalmente centrífugo, a fin de asegurar
una adecuada velocidad de descenso, independientemente del peso del
usuario.
Las cuerdas utilizadas en estos dispositivos deberán fabricarse con fibras
sintéticas tratadas con materiales ignífugos para aquellos casos de su
uso en incendios.
Dispositivo de elevación y descenso (CLASE C)
Estos dispositivos disponen de un sistema de bloqueo u otro control de
velocidad de descenso, bloqueándose cuando la velocidad alcance un
determinado valor. El accionamiento puede ser realizado mediante un
motor, mecánicamente.
Todos los componentes metálicos de los dispositivos personales
deberán ser resistentes a la corrosión, a fin de garantizar su
funcionalidad después de haber estado sometidos a determinadas
condiciones ambientales.
La caducidad de un dispositivo viene determinada por el tiempo en que
conserva su función protectora. Las siguiente son pautas de desecho para
sustitución del modelo.
Defectuoso funcionamiento del sistema de bloqueo o de frenado.
Existencia de hilos sueltos en líneas de anclaje fija (cuerda o cable) o
extensible.
Deformaciones en líneas de anclaje fija (guías).
Existencia de cortaduras significativas en bandas de material textil.
Signos de degradación por corrosión o desgaste de elementos
metálicos.
Signos de degradación de elementos fabricados con fibras textiles
por la acción de agentes nocivos, ambientales (radiaciones solares,
agentes
atmosféricos, etc.).
Todos aquellos elementos principales, expuestos a radiaciones
ultravioleta serán desechados cuando aparezcan mareas que denoten
cristalización y fragilidad del material, disminuyendo notablemente la
resistencia de dichos elementos.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad de todos.
RIESGO MECANICO MANIPULACIÓN DE OBJETOS
RIESGO MECANICO - MANIPULACION DE OBJETOS
CRITERIOS PREVENTIVOS BÁSICOS
En lo posible, use sistemas mecanizados para el manejo de cargas. Diseñe
los puestos de trabajo de forma que faciliten las operaciones de operación
manual. Además, la seguridad debe reforzarse por medio de políticas de
prevención que garanticen:
Evaluar los riesgos de la operación manual para la seguridad y la
salud.
Implementar controles que faciliten el trabajo: útiles de agarre,
ingenios ligeros de manipulación y otros medios suplementarios.
Organizar las operaciones con el número suficiente de trabajadores
bien entrenados (particularmente en los momentos picos de producción).
Suministrar los recursos necesarios a los puestos de trabajo.
Prever los espacios para el almacenamiento tanto fijo como
eventuales.
Adecuar los lugares de almacenamiento y las vías de circulación.
Aplicar en el almacén sistemas de sujeción que garanticen la
estabilidad de las cargas y su correcta disposición.
Entrenar a los trabajadores para evitar esfuerzos excesivos o
posturas forzadas.
Suministrar a los trabajadores los equipos de protección personal
adecuados al riesgo y certificados (guantes, calzado de seguridad,
protección
auditiva/visual, etc.).
PRACTICAS REQUERIDAS.
Cuando se utilicen palets, la carga no deberá exceder los 700 kg., una
altura aproximadamente de 1 metro y, en ningún caso, rebasará los
límites
perimetrales. Vigilar el correcto estado de los palets.
Evitar la caída de la carga inmovilizando con la ayuda de dispositivos
de retención (fundas de material plástico retráctil, redes, cintas, flejes,
etc.).
Almacenar los materiales rígidos lineales (perfiles, barras y tubos)
debidamente estibados y sujetos con soportes que faciliten la estabilidad
del
conjunto. Cuando se depositen horizontalmente, deben situarse
distanciados de
zonas de paso y con sus extremos protegidos y señalizados.
Al apilar sacos, deberán disponerse en capas transversales con la
boca
del saco mirando hacia el centro de la pila. Si la altura llega a 1,5 m se
deberá escalonar, y cada 0,5 m se debería reducir el ancho en una pila
de
sacos.
Al almacenar en estanterías, debe asegurarse la estabilidad mediante
sujeción a elementos estructurales rígidos como paredes.
Los bidones y recipientes cilíndricos, para almacenarse en altura,
deben estar depositados preferiblemente sobre palets y fijados.
Almacenar las piezas pequeñas siempre en contenedores o cestones.
Las áreas de almacenamiento bien ordenadas, iluminadas, y con
sistemas claros para la clasificación e identificación de los materiales.
Vías de
acceso amplias, en función del tamaño de los propios materiales o
contenedores, de los vehículos que circulen y también del flujo de
personas.
Para el traslado de objetos, se debe disponer de carretillas manuales
o mecánicas, adecuadas a la función requerida y accesible a todos los
que lo
necesiten.
Debe tenerse en cuenta que las sustancias y preparados
peligrosos deberían almacenarse en lugares separados y debidamente
protegidos.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad
de todos.
RIESGO MECANICO MANEJO DE HERRAMIENTAS MANUALES
Riesgos de Trabajo en el Manejo de Herramientas
La siniestralidad originada por utilización de herramientas manuales es
cualitativamente alta. Si bien los accidentes no acostumbran a ser de extrema
gravedad, representan aproximadamente:
El 8% de los accidentes leves
El 3% de los accidentes graves
El 0.3% de los accidentes mortales
Tomando en cuenta estos datos y el gran número de trabajadores que en la
realización de su trabajo hacen uso de herramientas, así como la importancia de
capacitar a los trabajadores en el uso adecuado de las mismas a fin de disminuir
las estadísticas de accidentes en el trabajo por el uso de herramientas se ha
elaborado este artículo en donde se resalta parte del marco jurídico laboral
referente al uso de herramientas.
En el Reglamento Federal de Seguridad, Higiene y Medio Ambiente de Trabajo,
título Segundo Capítulo Quinto "De las Herramientas" queda establecido:
Artículo 52
El patrón tendrá las siguientes obligaciones con relación a las herramientas que se
utilicen en el centro de trabajo:
Seleccionarlas de acuerdo a las características técnicas y para la actividad y
tipo de trabajo a desarrollar por el trabajador;
Verificarlas periódicamente en su funcionamiento, a fin de proporcionarles el
mantenimiento adecuado y, en su caso, sustituir aquellas que hayan perdido sus
características físicas, y
Proporcionar al trabajador, de acuerdo a la naturaleza del trabajador,
cinturones portaherramientas, bolsas o cajas para el transporte y almacenamiento
de las herramientas.
Artículo 53
El patrón deberá proporcionar a los trabajadores instrucciones por escrito para la
utilización y control de las herramientas, las que contendrán como mínimo,
indicaciones para su uso, conservación, mantenimiento, lugar de almacenamiento
y transporte seguro.
Habiendo señalado esto dividiremos las herramientas según su uso.
Herramientas de mano
Las herramientas de mano son artefactos que ayudan al trabajador, y se
caracterizan por amplificar o reducir alguna de las funciones propias de la mano,
aumentando la funcionalidad de las mismas:
La mayor capacidad puede significar más impacto (martillo), mayor fuerza de asir
(pinzas), mayor torsión (llave, desarmador) e incluso nuevas funciones (sierras de
mano, cautín etc.)
Herramientas manuales y equipo
Mucho del estrés de trabajo que produce desorden traumático acumulativo en las
extremidades superiores, está relacionado con el diseño y uso de las herramientas
manuales y motrices. Algunas de las características del diseño y uso de las
herramientas manuales que pueden contribuir al estrés, son:
Herramientas pesadas que no posean un soporte mecánico.
Mangos y agarraderas resbalosos por tener grasa, aceite o sudor.
Herramientas de alta torsión, especialmente si no poseen un soporte
mecánico.
Herramienta de doble mango que requiere una abertura de la mano demasiado
grande para permitir un agarre firme.
Regiones anatómicas afectadas por riesgo profesional
Porcientos
Herramientas que vibran lo suficiente y requieren una fuerza extra para
sostenerla y guiarlas.
Herramientas mal balanceadas o herramientas en las cuales las agarraderas o
mangos están desplazados del centro de gravedad.
Los riesgos más importantes consisten, sobre todo, en golpes y cortes en las
manos u otras partes del cuerpo, lesiones oculares por proyecciones y esguinces
por gestos violentos; siendo causas principales de los accidentes:
Utilización inadecuada de las herramientas
Utilización de herramientas defectuosas o de baja calidad
Mantenimiento incorrecto
Almacenamiento y transporte deficiente
Los grandes esfuerzos físicos pueden producir riesgos profesionales
caracterizados por desgarres musculares, hernias y eventraciones, entre otros.
Traumatismo
Toda lesión orgánica causada por un agente exterior, por regla de carácter
mecánico
Escoriaciones
Contusiones
Heridas cortantes
Heridas por proyectiles
Heridas contusas
Machacamientos
Fracturas
Quemaduras
Factores de riesgo
1. Esfuerzos repetitivos (Rep.)
2. Esfuerzos sostenidos (Sos.)
3. Esfuerzos forzados (For.)
4. Posturas forzadas (Pos.)
5. Esfuerzos por contacto (Con.)
6. Temperaturas extremas (Tem.)
7. Vibración y ruido (Vib.)
Lesiones por sobre esfuerzo
"Tirones" musculares
"Tirones" en ligamentos
"Tirones" en tendones
Contusiones musculares
Dislocaciones
Esfuerzos dinámicos
Es cuando las extremidades están en movimiento, aquí los músculos alternan
entre contracción y relajación.
LOS ESFUERZOS ESTÁTICOS TIENEN MÁS PROBABILIDADES DE CAUSAR
FÁTIGA QUE LOS DINÁMICOS
Esfuerzos estáticos
Es cuando los músculos permanecen en contracción para mantener una postura.
Clases de movimientos
Movimientos en los que sólo se emplean los dedos de la mano
Movimientos en los que sólo se emplean los dedos, la muñeca
Movimientos en los que sólo se emplean los dedos, la muñeca y el antebrazo
Movimientos en los que sólo se emplean los dedos, la muñeca, el antebrazo y
el brazo
Movimientos en los que se emplean los dedos, la muñeca, el antebrazo y el
cuerpo.
Cuando los movimientos efectuados para realizar una actividad permanecen a las
tres primeras clases, se puede decir que se está obteniendo mayor ventaja.
Trabajo físico o muscular al conjunto de esfuerzos orgánicos que se desarrollan
fundamentalmente en el aparato locomotor representado por los músculos
estriados, los huesos y las articulaciones.
Ciertamente, las herramientas han de estar capacitadas para realizar su función,
pero además han de poder ser utilizadas por las personas, y esto quiere decir que
han de ser compatibles con las características de realización antropométrica y
biomecánicas de ellas.
Tipos de movimientos de los miembros del cuerpo
TIPO
DESCRIPCIÓN
Abducción
Aducción
Giro
Dextrorsun
Sinstrorssun
Encogerse
Elevación
Flexión
Extensión
Rotación
Inspiración
Pronación
Supinación
Circunducción
Desplazamiento a partir de la línea media del cuerpo
Movimiento dirigido hacia la línea media del cuerpo
Movimiento circular continuo de un miembro
Movimiento en el sentido de las agujas del reloj
Movimiento contrario de las agujas del reloj
Descenso a partir de la posición normal
Elevación a partir de la posición normal
Proceso de flexión
Estiramiento de una parte encogida del cuerpo
Rotar alredor de un eje
Inhalación de aire en los pulmones
Rotación o actitud tendida de cara hacia abajo
Rotación o actitud tendida de cara hacia arriba
Movimiento en el que una parte del cuerpo describe un
cono cuyo vértice está en la articulación y su base en la
extremidad distal de esa parte y no requiere rotación
Los mangos de fuerza se sujetan con cuatro dedos de un lado y el pulgar
rodeándolos por el otro lado. La forma de los mangos de mazos y martillos
dependerá de la función que deban desarrollar y de la relación fuerza-precisión
necesaria para la tarea.
Como vemos la textura es un parámetro importante ya que tiene que impedir que
los mangos resbalen, reducir vibraciones, seguir de guía eléctrico generar una
barrera térmica, proporcionar información para identificar la herramienta servir de
dispositivo informativo, etc. En la actualidad existen materiales con tratamientos
especiales que permiten fijar la huella de la mano del operario para después
someterse a un tratamiento que ajuste el mango a la mano.
Para el correcto dimensionamiento de las herramientas debemos necesariamente
saber los datos antropométricos de las manos. Esto requiere un conocimiento de
longitud de las falanges de los dedos, tipo de piel, callosidades, sudor de las
manos, deformaciones, etc.
Desviación radial
Desviación lunar
Agarre de poder
Postura neutra
Reglas básicas de seguridad en el uso de los martillos y mazos
Revisar el buen estado de la herramienta y escoger la apropiada para cada
trabajo.
No usar martillos y mazos con la cabeza floja o con la cuña suelta.
Cambiar el mango o la cabeza cuando estén rajados o astillados.
Transportarlos en porta herramientas adecuados.
Los martillos o mazos deben tomarse del extremo del mango a la cabeza.
Las placas, poleas, etc., deben golpearse con martillos de acero.
Observar que la pieza a golpear con el martillo se apoye sobre una base sólida
que no esté endurecida para evitar el rebote.
Golpear los objetos en forma paralela a la cara.
Los martillos de oreja no deben usarse para golpear superficies metálicas.
Usar martillos o mazos antichispas en áreas donde exista riesgo de incendio o
explosión.
Condiciones de seguridad
VALORES LÍMITES DE FUERZA
Pellizcar / apretar.....................9.5 Kg.
Presión digital ........................3.5 Kg.
Apretar / comprimir ..............10.4 Kg.
Presión palmar ....................43.0 Kg.
Síntomas de enfermedades por traumas repetitivos
Adolorido
Adormecido
Hormigueo
Ardor
Debilidad
Sensación de quemazón
Etapa 1:
Durante la primera etapa los síntomas normalmente aparecen durante periodos de
descanso. En esta etapa el trabajador tiene algunos dolores o molestias.
Generalmente no existen señales notables de un CTDs.
Etapa 2:
La situación empeora. Los síntomas se vuelven persistentes. Ya no desaparecen
completamente durante ratos de descanso. El sueño puede ser molestado por los
síntomas y se vuelven difíciles ciertas tareas de trabajo. Existen señales físicas de
CTDs.
Etapa 3:
Los síntomas de vuelven constantes. El sueño es molestado y la mayoría de las
actividades causan dolor. El trabajador no puede hacer la mayoría de las tareas
que se le asignen. Están presentes señas físicas de un CTDs.
Tendinitis de hombro rotativo
Es una inflamación de uno o más tendones en el hombro, que restringe el
movimiento de los tendones adentro de su cubierta. Síntomas: dolor de hombro al
levantar el brazo.
Movimiento restringido del brazo.
Enfermedad de Quervain
Es una inflamación del tendón y/o de su cubierta en la base del dedo pulgar. La
cubierta del tendón se reduce de tamaño. Los movimientos del tendón se limitan
por el espacio restringido. Los primeros síntomas son dolor local y dificultades de
movimiento del dedo pulgar.
Epicondilitis
La epicondilitis es una inflamación de los tendones del codo. La inflamación
restringe el movimiento de los tendones con respecto a sus cubiertas. Síntomas:
Dolor en el codo al mover la muñeca y la mano. Restringe el movimiento del codo.
Neuritis digital
Es una compresión de los nervios a los lados del dedo pulgar. Esta condición
sucede más frecuentemente cuando con algunos objetos se oprimen los tejidos
blandos que se encuentran a los lados de los dedos.
Fenómeno de Raynaud
Es una constricción de los vasos sanguíneos de las manos y dedos. Esta
constricción reduce el flujo de sangre a las manos y dedos. Es provocado por las
herramientas que vibran y por estar expuesto al frío.
Síndrome del túnel carpiano
Es un espacio o abertura en la muñeca, este túnel es creado por los huesos a un
lado de la muñeca y un ligamento grueso en el lado de la palma. Los tendones y
los nervios pasan a través de este túnel hacia los dedos de la mano.
ACTIVIDAD
MOVIMIENTOS
TRASTORNO
Conducción de camiones,
cadenas de montaje aéreas,
soldar por encima de la cabeza,
manipulación de cargas,
transporte de cargas con los
brazos extendidos
Hiperextensión del brazo;
alcances por encima de la
cabeza; flexión del hombro;
transporte de cargas en los
hombros
Síndrome del conducto
toráxico
Presionar gatillos, utilizar
herramientas manuales que
tienen mangos demasiado
grandes para la mano
Flexión repetida del dedo;
mantener doblada la falange
distal del dedo mientras
permanecen rectas las
falanges proximales
Dedo en gatillo
Carpintería, albañilería;
Extensión y flexión prolongada
Atrapamiento del
utilización de alicates;
soldadura; tocar instrumentos
musicales
de la muñeca; flexión
mantenida del codo con
presión del encaste cubital
nervio cubital;
síndrome del canal de
Guyón
Utilización de herramientas con
vibración; ambientes fríos
Agarre de herramientas con
vibración; utilización de
herramientas manuales que
dificultan la circulación
sanguínea
Síndrome del dedo
blando; síndrome de
Raynaud
Utilización de herramientas
manuales
Flexión de la muñeca con
pronación del antebrazo
Síndrome de túnel
radial
Construcción; cadena de
montaje aéreas; soldadura por
encima de la cabeza; transporte
y reparto de cartas
Abducción y flexión del
hombro; brazo extendido o
flexionado en el codo más de
60°, elevación continua del
codo; trabajo con las manos
por encima del hombro;
transporte de carga en el
hombro
Tendinitis del hombro
Operación de presión con las
manos; trabajos de montaje;
trabajos con cables
Extensión y flexión de la
muñeca con fuerza; desviación
cubital con fuerza
Tendinitis en la
muñeca
Pulimentación; operaciones de
presión; cirugía, serrar; cortar;
uso continuado de controles de
acelerador de la motocicleta
Movimientos de la muñeca;
flexión y extensión de la
muñeca con presión en la base
palmar; rotación rápida de la
uñeca
Tenosinovitis;
síndrome de
Dequervain; ganglión
Teclear, trabajos domésticos,
trabajos de montaje, carpintería,
cortar carne, cirugía, tocar
instrumentos musicales
Extensiones y flexiones de la
muñeca; rotaciones rápidas de
la muñeca; movimientos con
fuerza y desviación
Síndrome del túnel
carpiano
Atornillar, montaje de pequeños
componentes, jugar al tenis
Pronación (giro) radial de la
muñeca con extensión;
extensión de la muñeca con
Codo de tenista
(epicondilitis)
fuerza; pronación del
antebrazo
Teclear, montaje en cadena,
transportar en el hombro o en la
mano, empaquetar
Postura estática prolongada de
cuello, hombro y brazo;
transporte de cargas de forma
prolongada sobre el hombro y
la mano
Síndrome de tensión
de la cervical
Soldar; pulimentar
Rápida pronación del
antebrazo; pronación con
fuerza, pronación con flexión
de la muñeca
Síndrome del pronador
redondo
1 Ingeniero, Director del Centro de Capacitación del Instituto Tecnológico de
Zacatecas.
RIESGO MECANICO - MANEJO DE HERRAMIENTAS MANUALES
REGLAS BÁSICAS DE SEGURIDAD EN EL USO DE LOS MARTILLOS Y
MAZO
1. Revisar el buen estado de la herramienta y escoger la apropiada
para cada trabajo.
2. No usar martillos y mazos con la cabeza floja o con la cuña suelta.
3. Cambiar el mango o la cabeza cuando estén rajados o astillados.
4. Transportarlos en porta herramientas adecuadas.
5. Los martillos o mazos deben tomarse del extremo del mango a la
cabeza.
6. Las placas, poleas, etc., deben golpearse con martillos de acero.
7. Observar que la pieza a golpear con el martillo se apoye sobre
una base sólida que no esté endurecida para evitar el rebote.
8. Golpear los objetos en forma paralela a la cara.
9. Los martillos de oreja no deben usarse para golpear superficies
metálicas.
10. Usar martillos o mazos antichispas en áreas donde exista riesgo
de incendio o explosión.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad
de todos.
RIESGO MECANICO - EVITANDO CAIDAS: 8 MEDIDAS PREVENTIVAS
El siguiente módulo de seguridad es presentado con la intención de que se utilice
como una sesión de perfeccionamiento y de ninguna manera seutilizado como
un sustituto para entrenamiento del trabajo ni para el uso de equipo adecuado.
Muchas de las lesiones que resultan de caídas pueden ser evitadas. La clave es
de estar consciente del peligro potencial y evitarlo siempre que sea posible. Las
caídas son la causa principal de heridas fatales alrededor de la casa así como una
causa mayor de las lesiones agrícolas.
NO SE APRESURE
Los tropezones y las caídas frecuentemente ocurren mientras la gente anda con
prisa porque frecuentemente toman atajos y no ponen atención a lo que están
haciendo. (Mira a la Figura 1.) Todos hemos tratado de saltar a través de un
obstáculo en lugar de caminar "el camino largo de rodearlo" a nuestro destino.
Estos tipos de actos son inseguros. Aprenda a mantener un ritmo más lento y
camine con paso seguro evitando atajos potencialmente peligrosos.
PRESTE ATENCION A SU PASO
Evite lesiones prestando atención hacia donde está caminando. (Mira a la Figura
2.) Aprendiendo a reconocer peligros y evitar peligros potenciales ahorran tiempo,
dinero y lesión. Como mencionamos previamente, resista la tentación de tomar
atajos porque los atajos están compuestos generalmente por objetos o vías no
diseñados para caminar y frecuentemente consisten en superficies inestables,
inseguras o resbaladizas.
LIMPIE DERRAMES
Las superficies resbaladizas frecuentemente no aparecen peligrosas hasta que se
le ocurra pisar sobre ellas, y entonces es demasiado tarde. Limpie grasa, agua y
otras formas de derrame en cuanto los note. Cubra las partes con hielo y grasosas
con arena o tierra u otros tipos de material absorbente. (Mira a la Figura 3.)
PRACTIQUE CAMINAR CON SEGURIDAD
Si no puede evitar el caminar en superficies resbaladizas o mojadas, practique el
caminar sobre ellas con seguridad. No intente correr, saltar o deslizarse a través
de estas superficies lisas. En lugar de eso, tome pasos cortos con los dedos
apuntando ligeramente hacia el exterior. Para balance adicional, mantenga las
manos en los lados (no en los bolsillos) para sostenerse si se empieza a caer.
(Mira a la Figura 4.) Recuerde que pisos recién pulidos también pueden ser muy
resbalosos aún cuando no parecen generalmente peligrosos.
UTILICE ZAPATOS Y SUPERFICIES ANTI-DESLIZANTES CUANDO ESTEN
DISPONIBLES
Si trabaja en un área que tiene superficies resbaladizas, tales como un establo de
ordeñar o vivero de piso de cemento, use zapatos que tengan suelas resistentes a
resbalones. (Mira a la Figura 5.) Pregunte a su supervisor acerca del zapato
correcto para su trabajo. Mantenga sus zapatos libres de grasa y aceite. En
pasillos muy grandes, use tapetes o cubiertas de grado tosco para ayudar a
disminuir las caídas.
MANTENGA ILUMINACION ADECUADA
Iluminación inadecuada puede confundir lo que esté en su camino, así que
remplace los aparatos de luz o focos que no trabajan. (Mira a la Figura 6.) Cuando
Ud. entra a un cuarto oscuro siempre prenda la luz primero aún que permanezca
solamente por un momento. Mantenga los pasillos libres de obstrucciones en
áreas que tengan poca iluminación.
PRACTIQUE LA SEGURIDAD CON LOS ESCALONES
Los escalones pueden ser muy empinados o no suficientemente empinados,
creando el potencial de tropezones y caídas. Porque es muy fácil perder su apoyo
mientras esta trepando escalones, camine lentamente al subir o bajar escalones.
(Mira a la Figura 7.) Sea precavido de escalones gastados o quebrados, o
iluminación insuficiente que pueden ser difíciles de ver adecuadamente. Nunca
corra al subir o bajar los escalones y evite el saltar escalones. Si tiene que llevar
una carga mientras está trepando los escalones, lleve la carga de modo que no
bloquee su visión y mantenga una mano libre, si es posible, para sostenerse del
carril de la pared.
INSPECCIONE SU ESCALERA
Revise su escalera para asegurar de que los escalones están en buena condición
y que no tengan grietas o partes quebradas. (Mira a la Figura 8.) Si la escalera
está equipada con un separador que cierra el marco de la escalera en posición,
asegúrese de que está asegurado antes que empiece a subir. Es de suma
importancia revisar que la escalera es de la altura correcta para la tarea de mano -
esto le evitará el alcanzar demasiado lejos hacia adelante o hacia arriba
causándole perder el equilibrio.
RIESGO MECANICO - EVITANDO CAIDAS
8 MEDIDAS PREVENTIVAS
1. No apresurar.
Aprender a mantener un ritmo más lento y caminar con paso seguro
evitando atajos potencialmente peligrosos, ellos están compuestos
generalmente por objetos o as no diseñados para caminar y
frecuentemente consisten en superficies inestables, inseguras o
resbaladizas.
2. Prestar atención a su paso.
Evitar lesiones prestando atención hacia donde se camina. Aprender a
reconocer peligros y evitar peligros potenciales, ahorran tiempo, dinero y
lesión.
3. Limpiar derrames.
Limpiar grasa, agua y otras formas de derrame en cuanto se noten. Cubra
las partes con arena o tierra u otros tipos de material absorbente.
4. Practicar caminar con seguridad.
No intentar correr, saltar o deslizarse a través de superficies lisas. Los pisos
recién pulidos pueden ser muy resbalosos aún cuando no parezcan
peligrosos.
5. Utilizar zapatos y superficies anti-deslizantes cuando estén
disponibles.
Al trabajar en área que tiene superficies resbaladizas, usar zapatos que
tengan suelas resistentes a resbalones. Preguntar al supervisor acerca del
zapato correcto para el trabajo. Mantener los zapatos libres de grasa y
aceite.
6. Mantener iluminación adecuada
Reemplazar los aparatos de luz o focos que no trabajan. Mantener los
pasillos libres de obstrucciones en áreas que tengan poca iluminación.
7. Practicar la seguridad con los escalones.
Los escalones muy empinados o no suficientemente empinados, potencian
el riesgo de tropezones y caídas. Ser precavido en escalones gastados o
quebrados, o iluminación insuficiente que pueden ser difíciles de ver
adecuadamente.
No correr ni saltar al subir o bajar los escalones. Al llevar carga hacerlo
de modo que no bloque la visión y mantener una mano libre, si es posible,
para sostenerse.
8. Inspeccione su escalera.
Asegurar que los escalones estén en buenas condiciones. En escalera con
separador que cierra el marco de la escalera en posición, verificar que esté
asegurado antes de empezar a subir. La escalera debe ser de la altura
correcta para la tarea de mano.
Muchas de las lesiones que resultan de caídas pueden ser evitadas.
La clave es:
Estar consciente del peligro potencial y evitarlo siempre que sea
posible.
Las caídas son la causa principal de heridas fatales.
Evitar los accidentes y la enfermedad profesional es responsabilidad
de todos.
RIESGO MECANICO SEGURIDAD CON ESCALERAS PORTÁTILES
APORTADO POR: JAVIER FERNANDO ROBAYO CORAL

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Robayo Coral Javier Fernando. (2003, septiembre 30). Riesgos laborales y de seguridad con escaleras portátiles en la construcción. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/riesgos-laborales-seguridad-escaleras-portatiles-construccion/
Robayo Coral, Javier Fernando. "Riesgos laborales y de seguridad con escaleras portátiles en la construcción". GestioPolis. 30 septiembre 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/riesgos-laborales-seguridad-escaleras-portatiles-construccion/>.
Robayo Coral, Javier Fernando. "Riesgos laborales y de seguridad con escaleras portátiles en la construcción". GestioPolis. septiembre 30, 2003. Consultado el 17 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/riesgos-laborales-seguridad-escaleras-portatiles-construccion/.
Robayo Coral, Javier Fernando. Riesgos laborales y de seguridad con escaleras portátiles en la construcción [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/riesgos-laborales-seguridad-escaleras-portatiles-construccion/> [Citado el 17 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de doortoriver en Flickr
DACJ