Respeto, un valor perdido. Ensayo

  • Otros
  • 4 minutos de lectura

Los valores son construcciones humanas, adquiridos a través del proceso socializador del grupo al que se pertenece (familiar, educativo, religioso, político, laboral, entre otros); pues el viviente humano en su variada vida de relación, los aprende de personas que le son significativas.

Vivimos en una época sedienta de paz, compromiso, convivencia social, igualdad social y donde a diario escuchamos decir que hay crisis social, crisis de valores. Ante esta contingencia, la educación es el protagonista central para formar en todos los ámbitos y niveles educativos sobre: educación en valores, formación personal, formación ética y otros temas vinculantes. Pero realmente, ¿De qué hablamos cuando decimos que el respeto es un valor?

Introducción:

Al referirse a los valores, Izquierdo, 2003 reconoce que “el sujeto valora las cosas, y el objeto ofrece un fundamento para ser valorado y apreciado”. Ello determina, según Moleiro,2001 que: Las cosas no son valiosas por sí mismas, sino que tienen el valor que nosotros les damos y, por eso cada persona tiene su propia escala de valores.  Asimismo, especifica, que no todos nos comportamos igual ante las vivencias y los problemas de la vida; según los valores a los que les damos prioridad, le damos sentido a lo que hacemos. (1) Uno de los filósofos que mayor influencia ha ejercido sobre el concepto de respeto en el mundo de la academia ha sido Immanuel Kant. En su filosofía moral este pensador sostiene que los seres humanos deben ser respetados porque son un fin en sí mismos. Al ser un fin en sí mismos poseen un valor intrínseco y absoluto. Por este motivo es que los seres humanos tenemos este valor tan especial, llamado por Kant la “dignidad”. (2)

En un mundo confuso de relaciones sociales «flexibles», el respeto es algo que inquieta a todos, al empleado que trabaja a las órdenes de una dirección insensible, al asistente social que intenta ayudar a un individuo agraviado o al virtuoso músico y su acompañante, que pretenden formar un dúo perfecto. (3)

Se identifican al menos cuatro colectivos que tienen gran influencia en la formación de nuestros valores: “la familia, la escuela, los medios de comunicación y el grupo de los iguales que varían según la edad”. Los valores son parte del acervo cultural de nuestros mayores. Es la verdadera herencia que nos legaron nuestros: padres, maestros, o quienes ejercieron un rol significativo en nuestras vidas. (4)

Sin embargo, la realidad es otra, cuando vemos como día a día existe el alarmante deterioro del medio ambiente por la mano del hombre, la violencia social está a la orden del día lo que involucra la violación de los derechos humanos, a la propiedad, la ausencia de justicia social, el consumismo exagerado, hambre, guerras, el consumo de sustancias nocivas para la salud, entre otros problemas. Ante este escenario desolador, el sistema educativo no debe ni puede permanecer ajeno a esta situación y se hace imperante el fortalecimiento de la educación en valores. (5)

Concepto principal:

Respeto:  La palabra respeto viene del latín “respectus” lo que significa “atención o consideración”. (6)

El respeto como la honestidad y la responsabilidad son valores fundamentales para hacer posibles las relaciones de convivencia y comunicación eficaz entre las personas ya que son condición indispensable para el surgimiento de la confianza en las comunidades sociales. El respeto está relacionado con la veneración o el acatamiento que se hace a alguien, e incluye miramiento, consideración y deferencia. (7)

De acuerdo con la interpretación que hace Heidegeer de la ética de Kant; “respeto significa responsabilidad hacia uno mismo y esto a la vez significa ser libre”. El sentimiento moral es el respeto. En el respeto debe hacerse patente la conciencia moral de sí mismo, la persona moral que es la auténtica personalidad del hombre: esto es también la honestidad, con uno mismo y con los demás. (8)

Concepto secundario:

Valores universales: son el conjunto de normas de convivencia válidas en un tiempo y época determinada. (9)

El aprendizaje de los valores y de las actitudes es un proceso lento y gradual en donde influyen distintos factores y agentes. Aunque los rasgos de la personalidad y el carácter de cada quien son decisivos en su adquisición, también desempeñan un papel indiscutible las experiencias personales previas, el medio donde crecemos, las actitudes que transmiten las personas significativas, la información y las vivencias escolares, los medios masivos de comunicación, etcétera. (10)

Sinónimo de Valores: Esfuerzo, Atrevimientos, Valideces. (11)

Argumentación:

La forma de pensar de Immanuel Kant sobre el respeto, es la forma en que respetamos la moral.

De ahí que el actuar éticamente sea una necesidad, no porque se prescriba en textos, sino porque con ello estamos preparados para alcanzar éxitos que nos conduzcan al crecimiento y desarrollo permanente.

El respeto es un valor que permite que el hombre pueda reconocer, aceptar, apreciar y valorar las cualidades del prójimo y sus derechos. Es decir, es el reconocimiento del valor propio y de los derechos de los individuos y de la sociedad.

El respeto permite que la sociedad viva en paz, que tengamos una sana convivencia en base a normas e instituciones. Implica reconocer en sí y en los demás derechos y las obligaciones por eso suele sintetizarse en la frase “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti”.

Conclusión:

Los valores son los pilares de la familia, en al ámbito escolar, laboral y uno mismo y, por tanto, no solo necesitamos definidos, también tenemos que vivirlos y continuar desarrollándolo.

Les comparto un pensamiento que enfatiza en sí, lo que es el respeto. “El respeto de uno termina, donde comienza el respeto del otro”.

El respeto es un tema muy profundo, por eso estimado lector, creo y todo indica que los valores ya no están tan presentes dentro de nuestra sociedad, como conclusión de este ensayo, le invito a reflexionar en la siguiente pregunta. ¿El respecto como formación y valor se está perdiendo?            

Fuente de consulta:

  1. Colliere, M (1993). Promover la Vida. España. Editorial Mc Graw Hill. Interamericana de España. Traductor: Loreto Rodríguez Méndez.
  2. Anselmo P. Bosello. (1991). Escuela y valores La educación moral. Italia: CCS, Alcalá.
  3. Richard Sennett. (2004). El Respeto. Londres: Anagrama.
  4. López, M (2001). Educar la Libertad. Más Allá de la Educación en Valores. México. ditorial Trillas.
  5. Llorenc Carreras. (1999). Cómo educar en valores. Madrid: NARCEA.
  6. http://es.wikipedia.org/wiki/Valores
  7. Jonas, Hans (1995) El principio de responsabilidad, Herder Barcelona.
  8. Heidegger, Martín (2000) Los problemas fundamentales de la fenomenología, Trotta Madrid.
  9. Diccionario Real Academia Española.
  10. Colliere, M (1993). Promover la Vida. España. Editorial Mc Graw Hill. Interamericana de España. Traductor: Loreto Rodríguez Méndez.
  11. Diccionario LAROUSSE de sinónimo/Antónimos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Gómez Zárate Yenny. (2016, octubre 5). Respeto, un valor perdido. Ensayo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/respeto-valor-perdido-ensayo/
Gómez Zárate, Yenny. "Respeto, un valor perdido. Ensayo". GestioPolis. 5 octubre 2016. Web. <https://www.gestiopolis.com/respeto-valor-perdido-ensayo/>.
Gómez Zárate, Yenny. "Respeto, un valor perdido. Ensayo". GestioPolis. octubre 5, 2016. Consultado el 18 de Junio de 2019. https://www.gestiopolis.com/respeto-valor-perdido-ensayo/.
Gómez Zárate, Yenny. Respeto, un valor perdido. Ensayo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/respeto-valor-perdido-ensayo/> [Citado el 18 de Junio de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de zoonyzoozoodazoo en Flickr