El Pesimista y el Optimista: ambos contra el Realista

El vaso medio vacío o medio lleno. ¿Cómo lo ves tú? Esa es una extraordinaria pregunta que pienso nos ha acompañado durante toda la vida; sin mucho análisis, casi todos queremos verlo medio lleno, mientras que unos pocos se refugian en ciertos argumentos para verlo medio vacío.

Los que me hacen esa pregunta se sorprenden cuando les digo que lo veo por la mitad… sí, es mi forma de ver el vaso, es lo que llamo ser realista. No me considero optimista, ni mucho menos quiero ser pesimista, el que me conoce lo sabe. Los optimistas son personas muy alegres y que siempre esperan algo bueno detrás de cualquier cosa.

Es un tipo de gente que siempre queremos tener a nuestro lado… en el peor de los momentos saca una buena frase que nos hace levantar la cabeza y esperar que el viento cambie; el viento estará en algún momento a nuestro favor. “Al mal tiempo, buena cara” o “no hay mal que por bien no venga”.

Los pesimistas contagian más. Ellos se plantan en una posición negativa y tienen frases como; “esto sólo me pasa a mí” o “yo si soy un hombre/Mujer que tiene mala suerte”… entre otras tantas. Ellos creen en la mala suerte, en el pájaro de mal agüero y otras tantas maldades que les tiene la vida guardada.

Lo peor es que cuando la están pasando bien, cuando el momento de la “buena suerte” llega a su vida, no lo disfrutan, ya que eso es pasajero; no se alegran, ya que en algún momento se dañará todo. Este tipo de personas piensa que el viento siempre estará en contra, se viven quejando de él.

Para el realista no hay viento a favor ni en contra, se preocupa por aprender a navegar y no se queda esperando que el viento cambie, sólo levanta la vela y comienza a navegar. Por eso dicen que al que sabe navegar siempre el viento le juega a favor.

El realista; Vive lo que tiene, sin malgastar lo bueno ni llamar lo malo. No espera momentos mejores, ni maldice los malos. Él piensa que el mejor día es el que tiene, el único que podrá vivir. Por eso lo vive con ánimo y aprovecha cada minuto.

Él piensa que el presente es tan corto y tan largo a la vez, que no hay necesidad de desperdiciarlo. Él no mata el tiempo que se pasa la vida tratando de conseguir… simplemente hace lo que decide hacer, lo que piensa que es mejor para él y los que lo rodean. Él siempre está en el momento indicado, a la hora exacta y en el lugar preciso. Él busca la razón, no le importa no tenerla. En resumen, el realista construye lo que quiere ser.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Hassan María Eugenia. (2010, Septiembre 2). El Pesimista y el Optimista: ambos contra el Realista. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/pesimista-optimista-realista/
Hassan, María Eugenia. "El Pesimista y el Optimista: ambos contra el Realista". GestioPolis. 2 Septiembre 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/pesimista-optimista-realista/>.
Hassan, María Eugenia. "El Pesimista y el Optimista: ambos contra el Realista". GestioPolis. Septiembre 2, 2010. Consultado el 26 de Abril de 2017. https://www.gestiopolis.com/pesimista-optimista-realista/.
Hassan, María Eugenia. El Pesimista y el Optimista: ambos contra el Realista [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/pesimista-optimista-realista/> [Citado el 26 de Abril de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de blmurch en Flickr