Perspectivas económicas para las economías emergentes y petroleras al 2030

El objetivo de esta investigación teórica, descriptiva, documental, cuantitativa, y no experimental, es analizar los pronósticos de crecimiento al 2030 generados por la consultora PriceWatherhouseCoopers en 2016, en base al Producto Interno Bruto (PIB) respecto a la paridad de poder adquisitivo (PPA), siendo sujetos de este análisis solo 6 países que se encuentran definidos como economías de mercados emergentes y con las expectativas de crecimiento más altas al 2030, y reduciendo aun más la muestra a solo aquellos que cuentan con una economía petrolizada, información obtenida de los datos publicados por la empresa British Petroleum en su informe de energía mundial del 2018, siendo China, India, Rusia, Brasil, México e Indonesia.

Se determinará si estos países aún cuentan con un alto grado de dependencia a los ingresos por exportaciones de petróleo y si continúan siendo de alta trascendencia para su crecimiento económico, considerando factores actuales como la desaceleración económica global y la situación actual de la pandemia global del covid-19, que conllevó a la súbita caída de los precios del petróleo originada por la disminución de la productividad mundial.

I. Planteamiento del problema

Como Keynes (1946) mencionó “El mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente”. Mucho se especulaba a principios de 2019 de una posible caída de los mercados financieros, anunciada por experiencias previas. Índices como el Down Jones registraban al cierre del 2019 máximos históricos, y las bolsas del viejo continente se encontraban cerca de sus máximos anuales, las expectativas estaban por los cielos, pero la historia demuestra que cuando las bolsas llegan a sus máximos históricos, es prudente analizar el panorama, ya se gestaba incertidumbre en los inversores a finales del año 2019.

Pese al buen desempeño del mercado bursátil, el mundo comenzaba a sufrir los estragos de la desaceleración económica mundial y el crecimiento del PIB mundial se ubicó en un 2.9% en 2019, 60 puntos base menos respecto a 2018, la caída más baja desde la crisis del 2009; recordemos que la influencia de China a nivel mundial ha cobrado un mayor peso desde que ocupó la primera posición como la economía que más aporta al crecimiento mundial en 2016 (FMI ,2019).

Los pronósticos para este 2020 eran alentadores, se esperaba una recuperación significativa de entre unos 30 y 40 puntos base respecto a 2019, sin embargo, la situación actual de la pandemia del COVID-19 ha marco un hecho sin precedentes en la historia del mundo moderno, la economía dio un giro de 180 grados y los pronósticos económicos del primer trimestre de 2020 indican que las repercusiones económicas serán aun peores que las de la gran depresión del 1929, las empresas se verán inevitablemente afectadas, con efectos a corto plazo y consecuencias a largo plazo, para mercados como restaurantes, turismo, aerolíneas, etc. A pesar de esto no todo el panorama es gris, se espera que la fase critica de la pandemia no abarque más allá de este 2020; pronto los gobiernos comenzarán a levantar las restricciones, esto significaría una recuperación lenta y continua de la economía, donde los mayores efectos de la recuperación se podrían percibir hasta el 2021.

La situación actual es preocupante para todas las economías, pero es imperante analizar el rol que desempeñan las economías en el tablero económico mundial, para poder determinar la velocidad con la que se dará la recuperación económica. En cuanto a la contribución al crecimiento económico mundial los mercados emergentes, a pesar de su ahora más moderada contribución, continúan generando la mayor parte de crecimiento.

Datos del Fondo Monetario Internacional (2019) definen que el conjunto de 155 países denominados economías de mercados emergentes y en desarrollo aportan alrededor del 59.2% al crecimiento económico mundial, mientras que el conjunto de 39 países denominados economías avanzadas representan el 40.8% restante, sin embargo, del 59.2% si únicamente se considera las aportaciones de los países seleccionados (China, India, Rusia, Brasil, México e Indonesia) resultaría que estos 6 aportan alrededor del 67% del total de los países de mercados emergentes y en desarrollo, o lo que seria también el 40% del crecimiento de la economía mundial, por lo que la participación de estos 6 no es proporcional a la aportación de las 39 economías desarrolladas, demostrándose que estas 6 economías emergentes son el motor económico mundial, por otra parte estos 6 también tienen una característica particular que podría tener trascendencia en lo que hoy son capaces de aportar a la economía mundial, En base a datos oficiales de British Petroleum (2019), se determinó que también lideran en el ranking de los países productores de petróleo por región al 2018, sin embargo esta característica tan particular, también los ha hecho pasar por malas rachas, ya que al ser un ingreso base para su economía, este contribuyo a su crecimiento durante años aunque también genero cierta dependencia, el cuestionamiento es si aún continua representando un gran peso en sus ingresos, en adición la variación de los precios del petróleo es un factor determínate en su desempeño, por lo altos precios del petróleo significaría mayor flujo de ingresos, lo que podría dar paso a mayor crecimiento económico como anteriormente se creía.

II. Objetivo general

Determinar si los países con las expectativas de crecimiento más altas al 2030, considerando el Producto Interno Bruto (PIB) respecto a la paridad de poder adquisitivo (PPA) aun cuentan con un alto grado de dependencia a los ingresos por exportaciones de petróleo y si continúan siendo de alta trascendencia para el crecimiento de las economías emergentes al corto plazo, tomando como base el porcentaje de rentas de petróleo respecto al PIB, y analizar que medidas podrían tomarse para no deteriorar los pronósticos crecimiento al año 2030.

III. Objetivos específicos

El primero se refiere a seleccionar los países con economías emergentes y con los más altos crecimientos generados por la consultora PriceWatherhouseCoopers en 2016, en base al Producto Interno Bruto (PIB) respecto a la paridad de poder adquisitivo (PPA), justificando su selección e importancia al también liderar la lista de los países más productores de petróleo por región al 2018; el segundo se refiere a analizar el comportamiento de los precios spot del petróleo durante las diversas crisis que se han suscitado, para así analizar la última caída prolongada de los precios en conjunto con los volúmenes de producción de petróleo del año 2012 al 2018 en base a los datos de los datos de British Petroleum; El tercer objetivo específico se refiere a analizar los saldos de cuenta corriente tanto en miles de millones de US, como su aportación respecto al PIB, para componer un análisis relacionado entre disminución de la producción de petróleo con, los déficits o superávits en cuenta corriente; por ultimo el cuarto se refiere a determinar si el porcentaje de rentas de petróleo respecto al PIB, refleja una contribución orientada a su dependencia, analizando los incrementos y disminuciones a lo largo del tiempo, concluyendo sí en el corto plazo cuentan con los medios de producción suficientes para disminuir o aumentar su dependencia.

IV. Marco teórico

Como menciona Georgieva (2015), la administración brinda beneficios económicos extendidos: fortalecen la capacidad de recuperación frente a crecientes conmociones y amenazas mundiales y también actúan como un fuerte impulsor de innovación, crecimiento y creación de empleo. Esto puede abrir nuevos mercados, negocios y oportunidades que ayuden a garantizar la sostenibilidad estructural de los sectores público y privado en tiempos en que la recesión económica y financiera continúa presionando los presupuestos nacionales. Los países emergentes del denominado grupo EM7 conformado por China, India, Rusia, Brasil, México e Indonesia, y Turquía que para efectos de este estudio no es tomado en cuenta, cada vez más aumentan su participación en el PIB mundial, están llamados a convertirse en los lideres económicos en las próximos decadas, Un estudio de la consultora PriceWaterhouseCoopers (2016) presentó los siguientes pronósticos de crecimiento del PIB global en términos de PPA (paridades de poder adquisitivo) (en miles de millones de US, a valores constantes de 2016) para al 2030 y 2050 como se muestra a continuación (Figura I y Figura II).

Figura I: Proyección de los rankings del PIB (en PPA)

Proyección de los rankings del PIB (en PPA)

Fuente: Estimados del FMI para el 2016, proyecciones de PriceWaterhouseCoopers para el 2030 y 2050.

Figura II: Proyección de los rankings del PIB (en PPA)

Proyección de los rankings del PIB (en PPA)

Fuente: Estimados del FMI para el 2016, proyecciones de PriceWaterhouseCoopers para el 2030 y 2050.

Un estudio realizado por Swiss Re Institute (2019) establece que en la actualidad estas economías emergentes se encuentran en un proceso de maduración y los desafíos crecen en la misma proporción, algunos de los desafíos mencionados son el envejecimiento de su población en la próxima década; una dependencia comercial debido al aumento de la apertura comercial que ha incrementado la vulnerabilidad frente a la volatilidad de precios de las materias primas, generada en ocasiones por acontecimientos externos; la volatilidad financiera ocasionada por las decisiones de los bancos centrales de los mercados avanzados que sigue afectando considerablemente a la situación económica global y los bancos centrales de los mercados emergentes a menudo se ven obligados a realizar ajustes de políticas monetarias en momentos inoportunos para contrarrestar el efecto de decisiones tomadas en el exterior; una ralentización del crecimiento y la productividad relacionada con las materias primas; por último un endeudamiento elevado que también es un desafio grande al estar expuestas, ya que la posibilidad es alta, el endeudamiento debe estar acompañado por reformas estructurales que garanticen que la deuda emitida es sostenible.

De esta forma el selecto grupo conformado por China, India, Rusia, Brasil, México e Indonesia, tienen por delante retos grandes, pero es un hecho que también cuentan con las condiciones requeridas para seguir creciendo a un ritmo constante, y no solo se espera que crezcan en términos de producción de bienes y servicios, sino que también puedan ser más eficientes en la distribución de la riqueza y que alcancen las metas del índice progreso social. Georgieva (2015) plantea la ruta a seguir para las economías emergentes seleccionadas y establece a la administración como la base fundamental para afrontar todos los desafíos que tienen por delante las economías emergentes, para garantizar el progreso dirigido a un crecimiento sano y sostenido.

Anteriormente se estableció, que este grupo también es lider en la producción de petróleo en sus regiones y algunas economías incluso tienen poder de negociación, inclusive tienen la capacidad de ejercer presión sobre los precios, a través del control de la producción; recordemos que el petróleo genera el 35% de la energía del mundo (British petroleum, 2019), y prácticamente es usado en todas las industrias, sin más, el petróleo es el recurso que mueve y controla las economías globales, sin embargo no es precisamente un atributo que beneficie la mayoría del tiempo a las economías emergentes seleccionados, la alta volatilidad de los precios del petróleo ha generado rendimientos enormes a estas economías pero también ha significado un alto costo durante las diversas crisis del siglo XX y XXI como se muestra a continuación (Figura III).

Figura III: Precios del petróleo de 1861-2018 (dólares EUA por barril)

Precios del petróleo de 1861-2018 (dólares EUA por barril)

Fuente: BP Statistical Review of World Energy 2019

Brunnschweiler y Bulte (2008) afirman que la abundancia de recursos naturales se refiere a la medida de stock de la riqueza de los recursos con los que cuenta la economía, mientras que la dependencia de los recursos naturales, es el grado en el cual los países tienen o no acceso a fuentes alternativas de ingreso, además de la extracción de recursos naturales. La aseveración nos lleva a cuestionarnos si, ¿Son aún dependientes las economías emergentes de las rentas de las exportaciones de petróleo?, la última caída prolongada registrada del 2012 y hasta el 2017 comenzó a recuperar su valor, pero ha sido ínfima la recuperación, esto caída significo un duro golpe para estas economías de la cual no han podido recuperarse, esto a su vez también afecto la producción de petróleo en muchos aspectos, analicemos primero como han evolucionado en términos de producción como se muestra a continuación en el grafico (Figura IV).

Figura IV: Petróleo: producción en millones de barriles por día

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Informe de energía mundial de British Petroleum del 2019

La disminución de producción de petróleo en casi todas las economías emergentes seleccionadas no es de sorprenderse, estos países han ido perdiendo control y poder de decisión en la producción, y ahora se concentra en mayor proporción en la región de Medio oriente con el bloque de la Organización Mundial de Países exportadores de Petróleo (OPEP) concentrando alrededor del 33% de la producción total en el mundo al 2018, con Arabia Saudita como su mayor productor, y en América del Norte con Estados Unidos con un 21% de igual manera.

Datos oficiales de la International Energy Agency (2019) muestran que la tendencia en la producción no cambiará en los próximos 10 años, ya que en la región Medio oriente aumentaría hasta un 34% de la producción total en el mundo y América del Norte también aumentaría hasta en un 29%, pese a que México forma parte de la región de América del Norte no destaca en los pronósticos de crecimiento, Rusia en cambio todavía cuenta con control y presencia, y podría mantener su status, también es importante considerar que es rico en gas natural y otros recursos naturales, como vemos la riqueza de recursos naturales no es la estrategia que los llevara a mantenerse como lideres del marco económico, por lo que estas dos economías se encuentran en la mismo dilema que los demás; el panorama de la producción del petróleo difícilmente cambiará en los próximos años, por lo que las economías emergentes seleccionadas tendrán que dirigir la estrategia a otras fuentes de ingreso que protejan su posición de crecimiento continuo y sostenido.

La dependencia del petróleo por parte de las economías emergentes seleccionadas es diversa y no muy clara, podemos canalizar un poco la información de los ingresos a través de un análisis de los saldos en la cuenta corriente y el porcentaje respecto al PIB, para generar una relación del peso que representa los ingresos de exportaciones netas de petróleo en la cuenta corriente de las economías emergentes seccionadas (Banco Mundial, 2019), a continuación, se muestran los datos en el siguiente gráfico (Figura V y Figura VI).

Figura V: Saldo en cuenta corriente (balanza de US $ a precios actuales)

Fuente: Elaboración propia a partir de la base de datos del Banco mundial 2019

Figura VI: Saldo en cuenta corriente (% del PIB)

Fuente: Elaboración propia a partir de la base de datos del Banco mundial 2019

Los datos del grafico, refleja un déficit en la cuenta corriente para Brasil, México, India e Indonesia en cambio Rusia y China reflejan superávits; si bien un déficit podría significar que las economías están gastando de más de lo que disponen, el endeudamiento generando se encuentra dentro de parámetros moderados, por lo que lo riesgo de caer en insolvencia es bajo, en cambio vemos que las economías que presentan un superávit, en gran medida es causado por las exportaciones netas positivas y las rentas netas positivas, permitiéndoles hacerse de reservas o prestar dinero a otros.

Datos del Banco Mundial (2019) muestran una disminución del porcentaje de las rentas netas de Petróleo respecto al PIB, a través de la siguiente tabla podemos apreciar como va perdiendo presencia (Figura VII).

Figura VII: Rentas del petróleo (% del PIB)

Rentas del petróleo (% del PIB)

Fuente: Elaboración propia a partir de datos del Banco mundial 2019

A pesar de que algunas economías ya han logrado reducir esta dependencia considerablemente, esto no significa que no continúan siendo susceptibles, ni que su mayor aportación de ingresos totales es por concepto de estas rentas, la determinación del grado de dependencia requiere de comparar a lo largo de los años ese porcentaje de rentas del petróleo respecto al PIB, en términos monetarios (US), con los ingresos totales anuales que generaron las economías.

V. Metodología

A continuación, se presentan las características con las que se diseñó esta investigación

(Figura VIII).

Nivel de investigación Investigación descriptiva Esta es una investigación de nivel descriptiva con el fin de determinar si los países con las expectativas de crecimiento más altas al 2030, considerando el producto Interno Bruto (PIB) respecto a la paridad de poder adquisitivo (PPA) aun cuentan con una alto dependencia a los ingresos por exportaciones de petróleo y de alta trascendencia para el crecimiento de las economías al corto plazo.
Diseño de investigación Investigación documental En su diseño, esta es una investigación documental dado que se recabaron los datos históricos de los precios del petróleo, y del
2012 al 2018 de la producción mundial de petróleo, saldos en cuenta corriente y porcentaje de rentas netas, respecto al PIB de las economías emergentes seleccionadas.
Propósito de investigación Investigación Pura Esta es una investigación pura, orientada al análisis de los grados de dependencia que las economías emergentes seleccionadas pudieran tener. Se determino el grado de dependencia relacionando valores de ingresos de producción de petróleo (M de barriles diarios), porcentaje de saldo en cuenta corriente respecto al PIB y del porcentaje de las rentas de petróleo respecto al PIB%.
Muestreo utilizado Se utilizó una muestra que consiste en solo 6 países que se encuentran definidos como economías demercados emergentes y con las expectativas de crecimiento más altas al año 2030, y reduciendo aun más la muestra de estos a solo aquellos que cuentan con una economía petrolizada, información obtenida de los datos publicados por la empresa British Petroleum en su informe de energía mundial del año 2018, siendo China, Rusia, Brasil, India, México, e Indonesia.
Variables utilizadas Investigación no experimental Se obtuvo el conjunto de valores disponibles en las bases de datos del Fondo monetario Internacional y Banco mundial, para poder determinar el riesgo de las economías desarrolladas
seleccionadas y petrolizadas.
Extensión del estudio Investigación transversal Se realizó una investigación no experimental obteniendo la información correspondiente del año 2012 al 2018.

Fuente: Elaboración Propia

El proceso que se estableció para realizar la presente investigación con el fin de alcanzar el objetivo propuesto se desarrolló mediante las siguientes etapas:

  1. Selección de los países con economías emergentes y petrolizados del ranking del informe de pronósticos de crecimiento al año 2030 generado por PriceWaterhouseCoopers. Siendo estos los países: China, India, Rusia, Brasil, México e Indonesia.
  2. Búsqueda y análisis de los criterios e indicadores de medición del año 2011 al 2018, por medio de las bases de datos de British Petroleum, Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.
  3. Comparación del porcentaje de rentas de petróleo (%PIB), tomando este como el indicador clave, para generar un análisis más amplio de los desempeños negativos o positivos en un transcurso de tiempo de 6 años y de la relación que se genera con los indicadores de cuenta corriente y producción de petróleo, acompañando cara indicadora con un análisis de causas.
  4. Determinación de la dependencia de los países a las rentas netas de Petróleo a través de la metodología de elaboración propia, de relación directa de una variable independiente (Renta Neta / % PIB) y dos dependientes (Ingresos de Producción y Saldo cuenta corriente / % PIB).

VI. Resultados

Para Identificar y determinar la dependencia de las economías emergentes seleccionadas se genero un búsqueda y recopilación de los indicadores más relevantes, en los cuales podemos percatarnos de la relación del precio del petróleo de en el transcurso del tiempo y de la producción de petróleo, lo más relevante de esta relación se da a partir del año 2013 que se empezó una caída generalizada de los precios y todas las economías sufrieron grandes perdidas debido a esto, pero lo relevante no es la disminución en la producción, sino como se comportaron otros indicadores como la cuenta corriente (%PIB) a lo largo del tiempo, lo que nos permite analizar el panorama económico desde otra perspectiva, como se muestra a través de la siguiente tabla.

Figura IX: Análisis de determinación de dependencia al petróleo

Análisis de determinación de dependencia al petróleo

Fuente: Elaboración Propia

La tabla mide evolución de los indicadores en un periodo de 6 años y para el caso de las rentas netas de petróleo ha 5 años, acompañado de una breve descripción de las causas
que genero ese desempeño, por otra parte, los indicadores que se resaltan en color verde son aquellos que tuvieron un desempeño positivo, los de color rojo un desempeño negativo y el amarillo un desempeño constante. De acuerdo con los indicadores y el esquema de colores asignados a su desempeño se requiere tener una cierta combinación de colores en los indicadores, para determinar si la economía tiene las condiciones necesarias de un país poco dependiente de los ingresos por rentas de petróleo, las combinaciones necesarias se presentan en la siguiente tabla.

Figura X: Combinaciones de desempeño de una economía poco dependiente al petróleo

Combinaciones de desempeño de una economía poco dependiente al petróleo

Fuente: Elaboración Propia

VII. Conclusiones

De acuerdo con lo mostrado anteriormente, el análisis de determinación indica que para considerar a una economía poco dependiente al petróleo dentro de los paramentos seleccionados y debidamente definidos para los países con economías emergentes seleccionadas, requiere reflejar un desempeño negativo (rojo) o neutral (amarillo) en la producción de petróleo, es decir debería mantenerse igual o ser menor que años pasados, ya que para las características de estas economías una mayor producción supone mayor destinación de recursos para continuar un invirtiendo en un sector del que se depende y que cada día es menos rentable si se compara respecto al PIB; presentarse un desempeño positivo (verde) en el porcentaje de saldo de cuenta corriente, lo que significaría que independientemente de la producción de petróleo la economía de dicho país esta virando a otras fuentes de ingresos que le permiten captar mayor valor en el PIB; por ultimo para concluir la determinación la única variable que puede moverse alterarse por factores de la ley de la oferta y la demanda son las rentas netas, ya que si se presenta una alza en el precio los ingresos se elevarían en relación a este y caso contrario si llegara a ver una caída en el precio. por lo que llegamos a la conclusión de que en base al análisis generado ninguna de las seis economías sujetas a la presente investigación cumple con ninguno de los 6 patrones de colores definidos como economía poco dependiente al petróleo, sin embargo, podemos inferir que China es el único país que se acerca a la independencia de petróleo, ya que los datos de porcentaje de saldo en cuenta corriente respecto a PIB es positivo pese a que tuvo un retroceso en relación a años anteriores, razón por la que se definió con el color rojo, además de que no hay que pasar por alto el análisis de causas, este nos ayuda a profundizar más en el origen del desempeño a lo largo de los años.

Referencias

Palabras clave: Dependencia, pronósticos, crecimiento económico, país emergente, petróleo.

JEL: O11, O13, Q41, O43, O47.

ABSTRACT

The objective of this theoretical, descriptive, documentary, quantitative, and non- experimental research is to analyze the growth analyzes to 2030 generated by the consultancy PriceWatherhouseCoopers in 2016, based on the Gross Domestic Product (GDP) with respect to purchasing power parity ( PPP), being subjects of this analysis only 6 countries that are specifically determined as emerging markets and with the highest growth expectations by 2030, and further reducing the sample to only those with an economy depended of oil, information obtained from the data published by the British Petroleum company in its 2018 world energy report, these being China, India, Russia, Brazil, Mexico, and Indonesia.
It will be determined if these countries still have a high degree of dependence on oil export earnings and if they continue to be highly relevant for their economic growth, current factors such as the global economic slowdown and the current situation of the global pandemic of covid -19, which leads to the drop in oil prices caused by the decrease in world productivity.

Cita esta página

Guerra Olan Andrés Gustavo. (2020, junio 2). Perspectivas económicas para las economías emergentes y petroleras al 2030. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/perspectivas-economicas-para-las-economias-emergentes-y-petroleras-al-2030/
Guerra Olan Andrés Gustavo. "Perspectivas económicas para las economías emergentes y petroleras al 2030". GestioPolis. 2 junio 2020. Web. <https://www.gestiopolis.com/perspectivas-economicas-para-las-economias-emergentes-y-petroleras-al-2030/>.
Guerra Olan Andrés Gustavo. "Perspectivas económicas para las economías emergentes y petroleras al 2030". GestioPolis. junio 2, 2020. Consultado el . https://www.gestiopolis.com/perspectivas-economicas-para-las-economias-emergentes-y-petroleras-al-2030/.
Guerra Olan Andrés Gustavo. Perspectivas económicas para las economías emergentes y petroleras al 2030 [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/perspectivas-economicas-para-las-economias-emergentes-y-petroleras-al-2030/> [Citado el ].
Copiar

Escrito por: