Ontología del lenguaje y pensamiento innovador

Las personas estamos en constante cambio y transformación pero… ¿qué significa este transito?

El hombre constantemente se pregunta ¿quién soy?, ¿Cómo me relaciono con los demás? ¿Cómo me relaciono conmigo mismo y con el mundo?

Somos creadores de nuestra propia vida y de nuestras propias posibilidades.

La Ontología del lenguaje tiene sus bases filosóficas en el estudio particular del ser. Tiene sus bases en los sofistas, lingüista y en la biología a partir de Humberto Maturana.

Esa forma particular del ser se constituye a través del lenguaje por lo tanto la ontología del lenguaje plantea una nueva interpretación de ser humano, lenguaje y acción.

Los postulados básicos de la Ontología del Lenguaje son:

1) interpretamos a los seres humanos como seres lingüísticos

2) interpretamos al lenguaje como generador.

3) interpretamos que los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él.

Para comprenden estos postulados tenemos que ver qué tipo de observadores somos, ya que cuando escuchamos al otro, estamos oyendo e interpretando por lo tanto solo sabemos cómo son las cosas desde nuestra observación e interpretación, vivimos en mundos interpretativos, las personas actuamos en función a los sistemas sociales a los que pertenecemos, no solo actuamos de acuerdo a como somos y lo que hacemos también somos de acuerdo a como actuamos. Tengamos presente que la “acción genera ser”.

Por ejemplo cuando damos nuestro punto de vista de un hecho a través del lenguaje y la forma en que lo empleamos, estamos “mostrando” nuestra forma de ser (el observador que somos) .

Según Maturana cuando hablamos de lenguaje nos referimos a un tipo de comunicación en donde lo importante es la coordinación consensual de la coordinación de acciones, mientras que la comunicación es una coordinación de acciones comunes. El lenguaje nace de la interacción social entre los seres humanos. Es un fenómeno social por ejemplo que cuando compartimos un mismo sistema de signos: gestos, sonidos.

Sin un dominio consensual no hay lenguaje y este dominio consensual se constituye en la interacción con otros y en un espacio social.

Hace unos años comenzamos a escuchar que a partir del lenguaje creamos realidades, posibilidades, oportunidades pues el lenguaje hace que las cosas sucedan.

Julio Olalla dice “que gran parte de los problemas de efectividad y sufrimiento que enfrentamos en el mundo están relacionados con incompetencias que tenemos en la forma de conversar y relacionarnos. Muchas personas sufren por su incapacidad de ser escuchados, por su dificultad para reclamar, de reconocer el trabajo de otros.”

Los invito a reflexionar sobre estos conceptos y a cambiar el observador que somos pues de esta manera generamos nuevas posibilidades y nuevas interpretaciones. Aquí aparece la figura del coaching en donde propone efectuar una “intervención en el observador” que somos produciendo nuevas preguntas y por lo tanto diferentes acciones que nos van a llevar a diferentes resultados.

Para ello es necesario buscar una integración entre el cuerpo, la emoción y el lenguaje. El mundo se ve de acuerdo a mi estado emocional ya que estos nos predisponen a la acción. (nuestras acciones revelan nuestra forma de ser)

Podemos preguntarnos ¿Cuál es nuestro propósito en la vida, en el trabajo?

¿Conocemos nuestras habilidades? ¿En qué cosa nos destacamos? ¿Cuáles son mis talentos?

Para finalizar formulo la pregunta ¿Qué es lo que nos dificulta el aprendizaje?
Durante muchos años he buscado las respuestas a preguntas que me planteaba sobre mi manera de aprender.

Desde que descubrí este camino de transformación y autoconocimiento me di cuenta que el poder está en las preguntas y que el aprendizaje ocurre cuando reconocemos que hay cosas que nos sabemos aún, desarrollando la capacidad de salir de nuestras propias creencias (esto no es para mí, no soy buena/o en esto), diferenciando los juicios sobre nuestras acciones de los juicios sobre nuestro ser, darnos cuenta que otros saben más que nosotros sobre algunos temas y abrirnos a la posibilidad de pedir ayuda y permitir que otras personas nos enseñen.

Por último el aprendizaje es un proceso continuo y necesitamos de paciencia, estar dispuestos a transitar la incertidumbre de dejar algunas preguntas sin respuestas, tener confianza en nosotros mismos para vincularnos con lo nuevo, lo desconocido y desarrollar la capacidad de desaprender lo aprendido

Aprendí que la ontología del lenguaje y el coaching corporal nos permiten pensar y hacernos cargos de dar respuestas con responsabilidad frente a nuestra vida. Vivir integrados en todos los dominios en especial en el trabajo donde he observador que cuando traspasamos la puerta de entrada de una organización nos fragmentamos, dejamos nuestra corporalidad y emociones afuera solo somos “cabeza, mente”.

Si queremos ser Innovadores, los invito a mejorar nuestra conversaciones y capacidad de preguntas eligiendo las acciones que nos van a convertir en aquellas personas que necesitamos ser para concretar nuestros sueños.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Jofre Roxana. (2007, febrero 18). Ontología del lenguaje y pensamiento innovador. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/ontologia-del-lenguaje-y-pensamiento-innovador/
Jofre, Roxana. "Ontología del lenguaje y pensamiento innovador". GestioPolis. 18 febrero 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/ontologia-del-lenguaje-y-pensamiento-innovador/>.
Jofre, Roxana. "Ontología del lenguaje y pensamiento innovador". GestioPolis. febrero 18, 2007. Consultado el 19 de Febrero de 2018. https://www.gestiopolis.com/ontologia-del-lenguaje-y-pensamiento-innovador/.
Jofre, Roxana. Ontología del lenguaje y pensamiento innovador [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/ontologia-del-lenguaje-y-pensamiento-innovador/> [Citado el 19 de Febrero de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 56960748@N08 en Flickr