Networking y comunicación en red de emprendedores

Sería imposible identificar cuál fue la primera red que se estableció en la humanidad. El concepto de los individuos que forman grupos para lograr un propósito común es tan antiguo como dinámico. Desde los gremios de los artesanos medievales a la Internet, los atributos y funciones de las redes aparentan ser difusos.

En el ambiente empresario, las redes tradicionales del “viejo amigo” que conecta las salas de reunión de los ejecutivos con los vestuarios de las canchas de tenis y con las Cámaras de Comercio constituyen el principal apoyo de la actividad económica.

Los vecindarios o los enclaves étnicos urbanos constituyen una evidencia sobre el alto grado de impacto que produce el establecimiento de una red entre los inmigrantes que comparten información acerca del trabajo, alquileres, transporte y sobre gran cantidad de recursos que se aprenden y se recomiendan a otros para el bienestar de la comunidad.

Para los jóvenes profesionales “establecer una red” es una entusiasta costumbre, generalmente entendida como el engranaje que parece ponerse en marcha durante los “almuerzos rápidos” del mediodía, o dentro de los pubs los sábados a la noche.

Aún siendo un hecho tan naturalmente pertinente a la naturaleza humana, los especialistas en asistencia para el autoempleo, la formación de emprendedores y el fortalecimiento de las micro y las pequeñas empresas, se preguntan cómo se pueden acrecentar y fortalecer los beneficios de este fenómeno ubicuo.

¿Las necesidades y capacidades para establecer redes, son diferentes para cada persona? ¿Es el networking un resultado natural del encuentro en personas con un propósito en común (por ejemplo, emprender una nueva actividad independiente)? ¿Es el networking un factor crítico para los emprendedores con poca experiencia? ¿Puede enseñarse a construir y gestionar redes de apoyo o es sólo una cuestión de autoaprendizaje y práctica? ¿Las ventajas que brinda el networking, merecen inversiones en programas de desarrollo y fortalecimiento de las redes?

Hasta hace muy poco tiempo, los especialistas en emprendedorismo han tratado estas cuestiones de una manera algo superficial, y se han abocado a organizar o patrocinar actividades de networking con variado grado de éxito.

En general, se han formulado muchas ideas sobre cómo inducir y gestionar el networking para autoempleados, micro y pequeñas empresas pero, en la realidad, muy pocas ofrecen resultados satisfactorios. Sin embargo, el poder del networking atrae tanto a consultores como a los propios emprendedores como el “llamado de la sirena”.

Razones para estar conectados

Los méritos del networking —sin importar el tipo, la dimensión o el lugar de su emprendimiento— radican en el importante concepto del «capital social».

El capital social se construye mediante las normas y valores compartidos de un grupo de personas y/o instituciones que confían en crecer por medio de sus recíprocos lazos sociales. Estas vinculaciones fomentan la cooperación para lograr objetivos y facilitar logros mutuamente beneficiosos a través del tiempo (por ejemplo, consiguiendo información necesaria).

El establecimiento de las redes está en la base del capital social. Participar en clubes deportivos, comisiones vecinales, comunidades religiosas, grupos de lectores, sindicatos y una innumerable cantidad de otras clases de agrupaciones sociales son el insumo básico para construir el capital social. Éstos son los lugares para que la gente satisfaga sus necesidades, aprenda, enseñe, intercambie, recomiende, ayude y logre ser ayudada. Cualquier tipo de organización a la que se pertenezca son auténticos “salones de aprendizaje” donde la gente practica la reciprocidad y aprende a confiar unos con otros.

El capital social así generado, participando en actividades sociales diversas, conduce generalmente a crear otros tipos de vinculaciones que lo enriquecen; una conexión con un grupo de gente se puede multiplicar fácilmente, y los lazos desarrollados en un lugar se pueden transferir a otros ámbitos de actuación.

La cuestión crítica de la que depende cómo el networking enriquece nuestras vidas, fortaleciendo nuestras actividades profesionales, es saber cómo realizar eficazmente esas transferencias y ampliaciones de vínculos en forma deliberada.

¿Qué puede hacer por el desarrollo y funcionamiento de nuestros negocios esta “telaraña de vínculos”, en constante crecimiento, que enriquece nuestras vidas?

Los teóricos que estudian la naturaleza de la actividad económica postulan que el Capital Social, es el nexo entre el capital humano y el capital físico; en este sentido, la presencia del capital social realza el valor de las habilidades técnicas, del conocimiento y de los activos físicos, permitiendo a la gente trazar mejores conexiones entre sus vínculos más pertinentes para utilizar la red a la que pertenece de una forma más productiva.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Dehter Mario. (2006, julio 1). Networking y comunicación en red de emprendedores. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/networking-y-comunicacion-en-red-de-emprendedores/
Dehter, Mario. "Networking y comunicación en red de emprendedores". GestioPolis. 1 julio 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/networking-y-comunicacion-en-red-de-emprendedores/>.
Dehter, Mario. "Networking y comunicación en red de emprendedores". GestioPolis. julio 1, 2006. Consultado el 17 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/networking-y-comunicacion-en-red-de-emprendedores/.
Dehter, Mario. Networking y comunicación en red de emprendedores [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/networking-y-comunicacion-en-red-de-emprendedores/> [Citado el 17 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de armandoalves en Flickr
DACJ