La radio, el mejor ejemplo de imagen mental

  • Marketing
  • 3 minutos de lectura

El secreto de la Imagen Pública es crear los estímulos necesarios para que la audiencia se imagine, es decir, cree en su mente las figuras, representaciones, nociones, las imágenes para que crea y acepte la propuesta que se le haga.

Recientemente, iba transitando por la carretera pensando algunas cosas, la vida, mi día, el trabajo, algo que me había llamado la atención en la calle, cuando sintonicé uno de mis programas radiales favoritos y me hizo entrar en un estado de confort porque es un mezcla de música que me gusta y bromas, formato que es muy popular en la actualidad de los géneros radiofónicos.

Como a algunos de ustedes seguro les ha pasado, empecé a tener cierta empatía con uno de los locutores (después de algún tiempo) pues mi idiosincrasia coincide en gran parte o con el personaje proyectado o con la persona que estaba locutando.

Ya después de incorporar este programa de radio a mi dinámica de vida porque coincide con la hora del día en que siempre puedo escucharles y empatizo con el tipo de contenidos, me surgió la idea de pretender conocerles en persona.

Esta inquietud saltó a mi consciente cuando escuché que ellos realizaban transmisiones en directo del programa desde centros comerciales en diferentes puntos de la ciudad. Dicha idea se convirtió en acción el día en que oí que estaban transmitiendo en un centro comercial que queda justo de camino a mi casa.

No resistí más. El grado de empatía instaurado hasta ese momento me impulsó a detenerme porque realmente quería conocer a la persona, al rostro que estaba detrás de la voz y la actitud con las que me había identificado.

Es decir, yo quería descubrir si la IMAGEN que había formado en mi mente (imagen mental) de cómo podría ser la persona con la que había conectado por su forma de ser, coincidía con la realidad, si CUMPLÍA CON MIS EXPECTACTIVAS o era mejor de lo que yo esperaba.

¿Y qué creen que pasó?

Yo estaba así » :0( «. De todas las voces que formaban parte del programa, pero principalmente de la que me interesaba indagar, ninguna de ellas coincidía con la idea y expectativa que me había formado.

El que había creído que era moreno y gordito, realmente era alto y blanco; de quien había pensado que era joven por su voz tan jovial, resulta que era un adulto de estatura baja, y de quien me había hecho a la idea que era un galán por su voz masculina resulta que era todo lo contrario.

Mis imágenes mentales no coincidieron en nada con la realidad y por lo tanto disminuyeron la confianza, credibilidad y las ganas de querer seguirles escuchando.

Esto mismo pasa precisamente con la imagen corporativa.  Por diferentes medios nos llegan estímulos verbales y no verbales de un determinado producto, servicio, marca, persona, empresa, institución o país, con los que, necesariamente, nos formamos una imagen mental, que al compartirla con diferentes personas con las que encontremos ciertas coincidencias se vuelve una IMAGEN PÚBLICA.

Estos estímulos forman una ilusión que tratamos de que coincida con nuestra idiosincrasia, intereses, necesidades, expectativas, deseos, resuelva nuestros problemas o nos aporte algo diferente a nuestras vidas.

Si bien es cierto que dicha ilusión cada persona la interpreta de forma diferente, esta tiene que coincidir primero con la esencia corporativa plasmada en la realidad de la empresa para que la mente, cuerpo y principalmente las emociones del cliente disminuyan el impacto de ver que las cosas no son como se les había imaginado y proceda a DESILUSIONARSE.

El día en que los conocí no cumplieron con la mayoría de  mis expectativas y realmente sí, sí me desilusioné en gran parte.

Aún hoy los sigo escuchando pero tengo que batallar con mi mente porque se hace a la idea de cómo yo los había pensado al inicio contrastado con la imagen instalada en mi memoria de cómo realmente son. Un calvario, porque ya no tengo las mismas ganas de escucharles para que me alegren las mañanas.

Imagínense, si esto me pasó a mí con un programa de radio, ¿qué le pasará a los clientes de su empresa o entidad que les buscan para creer y confiar en ustedes, desde la persona que esté en la recepción, los vendedores, los gerentes, los líderes hasta la persona que sale en la televisión o la radio que publicita su producto o servicio?

La imagen pública, y específicamente la imagen corporativa, no trabaja solo con la forma o la apariencia, es toda una ciencia que estratégicamente diseña e implementa los estímulos y acciones para crear esa idea o ilusión (basada en la verdad), llevando a personajes y empresas a satisfacer los deseos y expectativas para la satisfacción total de los clientes.

Recuerde, hoy lo importante no es mercadear o publicitar, hoy LO IMPORTANTE ES CONVENCER para garantizar el presente y futuro de su empresa.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Castillo Alex. (2019, abril 23). La radio, el mejor ejemplo de imagen mental. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-radio-el-mejor-ejemplo-de-imagen-mental/
Castillo, Alex. "La radio, el mejor ejemplo de imagen mental". GestioPolis. 23 abril 2019. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-radio-el-mejor-ejemplo-de-imagen-mental/>.
Castillo, Alex. "La radio, el mejor ejemplo de imagen mental". GestioPolis. abril 23, 2019. Consultado el 17 de Octubre de 2019. https://www.gestiopolis.com/la-radio-el-mejor-ejemplo-de-imagen-mental/.
Castillo, Alex. La radio, el mejor ejemplo de imagen mental [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-radio-el-mejor-ejemplo-de-imagen-mental/> [Citado el 17 de Octubre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 51764518@N02 en Flickr