La Imagen Corporativa en Cuba: una herramienta indispensable en el mundo empresarial del siglo XXI

  • Marketing
  • 19 minutos de lectura

Introducción

Desde el surgimiento propio de la humanidad el hombre no ha podido escapar del lenguaje como expresión palpable de comunicación. Transitando por etapas diversas como fueron: los totens a manera de génesis de la simbología o iconografía visual, la heráldica y finalizando en el marketing del XXI.
En su enfoque visual a través de grafismos puede descomponerse en entidades básicas, cada una de las cuales tiene por sí misma su significado propio, pero que unidas de diferentes formas pueden constituir elementos comunicativos distintos. (Frascara, Jorge, Diseño Gráfico y Comunicación, Santiago de Cuba, Edición 1988, p, 10.)

En disímiles trabajos científicos de diversos géneros como son las psicología, la sociología, la antropología y el derecho, se apoyan de conceptos y paradigmas propios de la esfera comunicativa, lo que revela la existencia que las teorías de la comunicación constituyen un baluarte indispensable a las ciencias sociales.

El mundo globalizado y neoliberal en el que desempeñamos nuestra actividad ha hecho imprescindible el dominio de la problemática conceptual sobre la imagen y la identidad institucional, manifestando la preeminencia que debe concedérsele a la manera en que las organizaciones se comunican, tanto en su entorno interno como externo.

De esta manera, las palabras identidad e imagen se han asociado a la noción de organización, dando lugar a conceptos tales como imagen institucional e identidad organizacional.

El sistema clásico basado en el derecho natural a la propiedad y en la mano invisible del mercado ha sido sustituido por un sistema de legitimación mucho más complejo, en el que la empresa no sólo tiene responsabilidades hacia sus clientes, proveedores y empleados, sino también hacia el entorno o la colectividad donde se desempeña.

Desarrollo

Cuando se habla de legitimación de la empresa cubana no pasa solamente por el cumplimiento de sus funciones productivas y de sus obligaciones respecto al estado, sino que al igual que el resto de los ciudadanos debe ser respetuosa con el interés general, con las pretensiones del movimiento de los consumidores, la protección del medio ambiente y en definitiva, con las demandas sociales de una mayor calidad de vida empresa – ciudadano.

Esta evolución de la organización aumenta el grado de complejidad de las políticas de gestión en todos los niveles, de forma que, como sucede en otros muchos campos de la vida social y cultural, el principal peligro en la gestión del Sistema de la Imagen de Empresa es el de la simplicidad.

En los últimos años de la década de los noventas y con las aperturas comerciales realizadas en Cuba en esta etapa se hizo necesario atemperar las condiciones del mundo empresarial cubano a esta situación. Muchos fueron los esfuerzos de nuestro universo empresarial para actualizar su discurso visual y avanzar en la gestión de la Imagen Corporativa.

El auge de los programas de Identidad Visual Corporativa ha permitido la normalización y regulación de la presentación de las entidades en sus distintos soportes de identificación, proporcionándoles una expresión externa visual que permite diferenciarlas de forma inequívoca de las demás empresas e instituciones.

Concepciones generales acerca de la Comunicación organizacional.

Concepto de Comunicación:

Según Martín Serrano Manuel, en Teoría de la Comunicación: “La comunicación es un proceso que se establece en un contexto histórico cultural, que mediatizan, generan y facilitan las relaciones humanas en el cual, se intercambian, construyen y reconstruyen significados a través de signos y símbolos a diferentes niveles de organización social. Se establece una influencia racional y formal entre los participantes que le permite la organización de la actividad conjunta.

Es hacer posible que unos hombres reconozcan a otros y ellos en doble sentido le reconozcan el derecho de vivir y pensar diferente, y se reconozcan como hombres en esas diferencias”.

Modelos de la Comunicación:

En la definición del concepto comunicación se perfilan actualmente diferentes paradigmas que comprenden diversos modelos, entre ellos se refiere el Paradigma Informacional representado en el modelo aristotélico, el conductista de Laswell, el matemático- informacional de Shannon, el sociológico de Schramm, el lingüístico de Jakobson y el psicológico de Maletzke, entre otros muchos, que refieren la comunicación como un proceso en el que el emisor elabora y transmite un mensaje que pasa a través de un canal o medio hacia un receptor, donde la eficacia está dada en la cantidad de información que logre llegar a este último con el menor ruido o interferencia posible. Nuestro trabajo hará énfasis en este último modelo.

El modelo dialéctico de Manuel Martín Serrano, que ve la comunicación como intercambio de información.

Niveles de la comunicación:

Intrapersonal: Procesamiento individual de la información.

Interpersonal: Nivel básico donde existe un intercambio de roles, (cara a cara) interacción que tiene lugar en forma directa entre dos o más personas físicamente próximas en las que pueden utilizarse los cinco sentidos con retroalimentación inmediata.

McEntee Elieen E. 1996, 12).nos dice que: “La conversación es la habilidad social de hablar informal y cotidianamente cara a cara, con diferentes personas y sobre una variedad de temas”.

Intragrupal: Se establece dentro de un grupo específico, como por ejemplo: la familia.
Intergrupal: Se realiza en la comunidad local. A ella le es inherente la comunicación pública, en la cual la información se produce y distribuye por medio de un sistema de comunicación especializada que concierne a la comunidad como un conjunto.

Institucional: supone la asignación de recursos materiales y humanos a una organización especializada en la obtención, procesamiento y distribución de la información destinada a la comunicación pública. Es la referida al sistema político y la empresa comercial. Es precisamente éste el que será objeto de nuestro trabajo.

Identidad

Considerando al grupo social como una red de interacciones, decimos que una organización es el conjunto de relaciones y regulaciones internas que preserva la autonomía del sistema y asegura la continuidad del grupo. La fuente de la cohesión interna que distingue a la organización como una entidad separada y distinta de otras es la identidad.

Por identidad organizacional entendemos la personalidad de la entidad. Esta personalidad es la conjunción de su historia, su ética, su filosofía de trabajo, comportamientos cotidianos, características, valores, y creencias con las que la organización se auto-identifica y se auto-diferencia de las otras organizaciones y las normas establecidas por la dirección.

Desde la óptica del análisis organizacional, la identidad en una organización la constituye todo aquello que permita distinguirla como singular y diferente de las demás. Se materializa a través de una estructura. Se define por los recursos de que dispone y el uso que de ellos hace, por las relaciones entre sus integrantes y con el entorno, por los modos que dichas relaciones adoptan, por los propósitos que orientan las acciones y los programas existentes para su implementación y control.

Así, la identidad tiene múltiples manifestaciones: está en sus roles y en su tecnología, en sus sistemas de información y control, en los modos en que se toman las decisiones, en los procesos de socialización de sus miembros, en la disciplina que imparte, en las maneras que asumen el poder y la autoridad, en las formas de interacción entre sus integrantes, en sus paredes y en su equipamiento, en sus recursos y en su discurso.

Formación de la imagen institucional

Los sujetos reciben la información de la organización proveniente de diversas fuente: la misma organización mediante su conducta y su acción comunicativa y la proveniente del entorno.
Una vez llegada al individuo éste la procesará conjuntamente con la que ya posee y así, se formará una estructura mental en la memoria, es decir se generará una imagen de esa organización.

La imagen de una empresa es un elemento definitivo que apoya toda gestión de diferenciación y posicionamiento. Es la esencia misma que marca cómo quiere ser percibida ésta por el mercado objetivo al que apunta.

La imagen corporativa se refiere a cómo se percibe una compañía siendo su expresión más simple: quién es, qué es, qué hace y cómo lo hace. Es una representación generalmente aceptada de lo que una compañía “significa”. Su creación es un ejercicio en la dirección de la percepción. Es elaborada por un grupo multidisciplinario de sicólogos, diseñadores, especialistas de mercadotecnia y sobre todo por los expertos de marketing que utilizan las relaciones públicas y otras formas de promoción para sugerir un cuadro mental al público.

Típicamente, se diseña para ser atractiva al público, de modo que la compañía pueda provocar un interés entre los consumidores o mercado meta, “crear un hueco en su mente”, generar riqueza de marca y facilitar las ventas del producto o servicio.

La imagen de una corporación no es creada solamente por la compañía. Otros actores que contribuyen a crear una imagen de compañía podrían ser los medios de comunicación, periodistas, sindicatos, organizaciones medioambientales, y otras ONGs.

Públicos

En la comunicación de imagen es fundamental el concepto de público y su formación en relación con la organización.

Según Paul Capriotti el estudio de los públicos debe enfocarse analizando las relaciones individuo-organización para llegar a conocer el vínculo fundamental que se establece entre ambos que llevará a que cada público tenga unos intereses particulares en relación con la organización.

Así pues, los públicos se establecerían a partir de las consecuencias de la acción de la organización sobre las personas o viceversa. Surge un vínculo, una relación entre los dos en base a dichas consecuencias. De ésta manera las personas al reconocer las consecuencias de la organización sobre ellos pasan a constituirse en públicos de la institución.

Tratamiento de la Identidad Visual en Cuba.

Para la propiedad Industrial se establecen en la legislación cubana cuatro formas de signos distintivos:

Marca: todo signo o combinación de signos, que sirva para distinguir productos o servicios de sus similares en el mercado;

Nombre comercial: un signo denominativo que identifique a las diferentes personas naturales y jurídicas, en el ejercicio de su actividad económica;

Emblema empresarial: todo signo visible, figurativo o mixto, que identifique a las diferentes personas naturales y jurídicas, en el ejercicio de su actividad económica;

Rótulo de establecimiento: cualquier signo visible que identifique a un establecimiento o local determinado;

Lema comercial: toda leyenda o combinación de palabras destinada a llamar la atención del público sobre productos o servicios determinados con el fin de popularizarlos; y

Signo distintivo: cualquier signo que constituya una marca, un nombre comercial, un emblema empresarial, un rótulo de establecimiento o un lema comercial.

En el ámbito empresarial cubano respecto al Manual de Comunicación, resulta su división y separación contraproducente pues en materia de comunicación organizacional se debe partir de la existencia del Manual de Identidad Visual, para acreditar el uso de estos elementos, sin obviar que paralelo a ello debe marchar el Manual de Gestión de la Comunicación.

Dentro de las facultades del Director General de la Empresa o institución se encuentran las de aprobar el Sistema de Comunicación de la empresa, el que necesariamente incluye el Manual de Gestión de Comunicación y el Manual de Identidad Corporativa, lo que conlleva a la aprobación de medidas que garanticen establecer una adecuada comunicación entre la dirección general, las áreas de regulación y control, las unidades empresariales de base y con los trabajadores en general.

El sistema cubano de Dirección y Gestión Empresarial define los siguientes conceptos:

Manual de gestión de comunicación: Es la herramienta de trabajo que permite a la dirección de la empresa, o de la organización superior de dirección, el diseño e implantación de un sistema de comunicación coherente y armónico, logrando el funcionamiento de la Comunicación en aras del mejoramiento de la empresa y reduciendo la tendencia a la improvisación que existe frecuentemente en cuanto a la comunicación.

Manual de Identidad Corporativo: Constituye una herramienta básica para la dirección de la empresa, o de la organización superior de dirección, en el logro de una imagen que la distinga. Herramienta que define el manejo de las directrices de presentación de los mensajes institucionales, como medio que garantice el respeto y la promoción de la identidad de la institución, en cada uno de los programas de información. En el manual de identidad corporativo se describe la actividad principal y secundaria de la empresa, el tiempo de existencia, su ubicación, tipo de mercado; se presenta los atributos de la imagen visual de la empresa y su uso en los diferentes soportes comunicativos, se especifica cómo, cuándo, y dónde se deberá usar la imagen.

Por su parte el CAPÍTULO XIX ”SISTEMA DE COMUNICACIÓN EMPRESARIAL” del referido cuerpo legal establece los conceptos más generales sobre la Comunicación Empresarial, incluyendo la identidad visual, y cito:

La comunicación es una actividad propia del ser humano, inherente al hombre y a la mujer que integran las empresas y la sociedad de forma general. La implantación de un sistema de comunicación empresarial implica la permanente interacción entre los trabajadores y la dirección, a fin de lograr un intercambio de ideas que logre un mejor desempeño y por tanto mayor eficacia y eficiencia en la gestión.

La comunicación empresarial es el conjunto de actividades encaminadas a facilitar y agilizar el flujo (ida y vuelta) de mensajes que se dan entre los trabajadores entre sí y con su dirección, así como entre la empresa y su entorno. La aplicación de un correcto sistema de comunicación, permite influir en las opiniones, aptitudes y conductas de los trabajadores de la empresa y los públicos externos, con el fin de cumplir con mayor eficiencia y rapidez los objetivos de la empresa.

El sistema de comunicación empresarial, se encamina tanto a públicos internos, integrado por todos los trabajadores de las empresas, como a los públicos externos, conformados por el pueblo, los clientes, suministradores, competidores y por el resto de las instituciones gubernamentales o no gubernamentales que de una forma u otra se relacionan con la empresa; por lo que es indispensable el establecimiento de un sistema de comunicación para que no se pierda la coherencia entre las acciones que se realizan dentro de la empresa con la realidad del entorno.

Comunicación Externa

• La comunicación externa es un proceso fundamental para lograr vínculos con la sociedad, mediante ella se ofrecen las bases para que se conozca la razón fundamental de la empresa u organización superior de dirección y los resultados de su gestión.

• La comunicación externa concebida de manera global debe gestionarse mediante acciones de comunicación directa con representantes de la comunidad, dirigentes de las organizaciones políticas y de masas u otras instituciones externas que se relacionan con la empresa u organización superior de dirección, y mediante el trabajo con medios de comunicación tanto electrónicos, como impresos y audiovisuales a fin de poder garantizar un adecuado nivel de conocimiento y reconocimiento social sobre la empresa u organización superior de dirección, sus resultados, sus trabajadores y sus valores.

• La imagen favorable que pueda tener la sociedad sobre la empresa u organización superior de dirección, constituye la base para el trabajo en la comunicación externa a partir de la mercadotecnia que está enfocada a promover productos y servicios que la empresa ofrece a la sociedad y sus públicos.

Sobre la Aplicación del Sistema de Comunicación

La elaboración del sistema de comunicación en la empresa u organización superior de dirección y su permanente actualización, debe ser el resultado de un estudio y análisis de todos los trabajadores, con la conducción del director general. Este proceso no puede ser el resultado de aspiraciones espontáneas y para su formulación la empresa u organización superior de dirección puede auxiliarse de profesores de la Facultad de Comunicación Social, consultores acreditados en la materia o expertos externos que profesionalmente están preparados para ello, es importante que se escoja a un profesional en comunicación y no a un conocedor.

Las empresas u organización superior de dirección para la implantación del sistema de comunicación, deberán contar como antecedente con la definición de sus valores empresariales y con la formulación de la estrategia integral definida. Trabajar sin esta previa información, someterá a la empresa u organización superior de dirección a inversiones improductivas y a gastos de recursos innecesarios en la implantación del sistema de comunicación.

Cada trabajador tiene su propia visión y percepción de los problemas, objetivos y metas; este aspecto es importante tenerlo presente en el diseño del sistema de comunicación a implantar, pues obviarlo, provoca con frecuencia, malos entendidos, errores de interpretación, conversaciones confrontativas, con la consecuente pérdida de energía, tiempo y eficiencia.
Una empresa u organización para implantar el sistema de comunicación empresarial, deberá dar los siguientes pasos:

• Escoger asesoría competente que profesionalmente domine el tema de la comunicación.
• Seleccionar a personal a preparar en las técnicas de comunicación empresarial.
• Efectuar un diagnóstico que permita conocer el grado de desarrollo y características de la comunicación de la empresa u organización superior de dirección, así como las características de sus trabajadores, el grado de motivación que existe, la participación en la solución de los problemas, etc.
• Diseñar el sistema de comunicación empresarial a implantar, expresados en el Manual de Gestión de Comunicación y el Manual de Identidad Corporativa.

Evaluación periódica de los resultados positivos y negativos del proceso de comunicación, mediante la creación de procedimientos e instrumentos para la medición del impacto que ha tenido el sistema de comunicación implantado, que permita evaluar periódicamente: su funcionamiento, si los trabajadores conocen la situación actual de la empresa u organización superior de dirección, sus éxitos y problemas, si participan en la solución de los principales problemas, en el auto-control, que cumplen objetivos específicos, que han asumido responsabilidades y facultades y el impacto en el trabajo de dirección y de los dirigentes en particular.

Diseñar las acciones a tomar para rectificar las desviaciones e insuficiencias encontradas.

• Las empresas u organización superior de dirección, como antesala al diseño e implantación del sistema de comunicación, deberán efectuar un diagnóstico que permita conocer entre otros aspectos los siguientes:

Conceptos de comunicación que se manejan en la empresa u organización superior de dirección, el tipo de comunicación predominante, la existencia o no de un enfoque de comunicación que se corresponda con objetivos, valores y estrategia de la organización y si están o no correctamente definidos los elementos que integran el ciclo de comunicación de la empresa u organización superior de dirección.

• Naturaleza de los procesos de comunicación, los canales más usados, el uso de los mensajes y su planificación, elementos de cultura organizacional, valores compartidos, sentido de pertenencia y aspectos de clima interno.
• Relevancia y funciones de la comunicación en la empresa u organización superior de dirección.
• Organización del sistema de comunicación en la empresa u organización superior de dirección.
• Criterios sobre la retroalimentación y participación en la dirección por los trabajadores.
• Significación de los espacios de retroalimentación según los trabajadores de la empresa u organización superior de dirección.
• Flujos de comunicación existentes: vertical descendente, vertical ascendente, horizontal o la combinación de canales de comunicación: asambleas de afiliados, conversaciones y encuentros informales con los trabajadores, los murales, las reuniones, las circulares, el correo electrónico, las cartas y el teléfono, las entrevistas, la radio base, el buzón de quejas y sugerencias, el periódico o revista interna, los rumores, entre otros.
• Tipos de mensajes más frecuentes.
Sistema de comunicación formal y comunicación informal.
Grado de aplicación de los elementos de la cultura empresarial y clima organizacional.
Grado de implicación de los trabajadores con la empresa u organización superior de dirección y sentido de pertenencia.
• La función de comunicación es esencialmente planificada; para la implantación del Sistema de comunicación las empresas u organización superior de dirección deberán elaborar el Manual de Gestión de Comunicación y el Manual de Identidad Corporativa, lo que permitirá trabajar la comunicación no como acciones aisladas y dispersas, sino mediante la formulación previa de un procedimiento de comunicación que, de forma explícita, interrelacione todas las herramientas de comunicación a implantar en la empresa u organización superior de dirección.

Estos manuales forman parte de la base reglamentaria que de manera obligada deben elaborarse por las organizaciones que aplican el Sistema de Dirección y Gestión Empresarial y por todas las instituciones que pretenda conquistar de una forma u otra su mercado meta, para ello deberán asesorarse por especialistas conocedores del tema.

El Manual de Gestión de Comunicación es una herramienta fundamental en la consecución de un sistema de comunicación coherente y armónico que posibilita una mayor integración interna, fortaleciendo los valores de la cultura organizacional e identidad de cualquier organización mediante su aplicación; logrando un funcionamiento armónico, dinámico y coherente de la comunicación en aras del mejoramiento de la empresa u organización reduciendo con ello la tendencia a la improvisación que existe frecuentemente en cuanto al tema.

El Manual de Gestión de Comunicación de la empresa u organización superior de dirección contiene los siguientes aspectos:

1.-Definición de las políticas y objetivos de la comunicación.

2.-Identificación y caracterización del público objetivo (interno y externo): Deberá hacerse una caracterización de estos; en el caso del público interno en correspondencia con las funciones que desarrollan, sexo, edad, nivel profesional, gustos, características de los colectivos laborales, entre otros aspectos y en el caso del públicos externo la caracterización debe estar en correspondencia con las prioridades que estos representen para la empresa u organización superior de dirección.

3.-La selección de los distintos canales de comunicación, a utilizar.

4.-Personal autorizado para enviar mensajes directamente a los trabajadores, según canales autorizados.

5.-Diferentes canales a emplear por los trabajadores para dirigirse a la dirección.

6.-Características de los mensajes a emitir por la empresa u organización superior de dirección y sus dependencias.

7.-Organización estructural que garantiza la implantación del sistema de comunicación en la empresa u organización superior de dirección, así como diseño de la misión, funciones y facultades del área de comunicación de la empresa.

8.-Acciones a realizar en la implantación del sistema de comunicación.

9.-Establecimiento del presupuesto de la comunicación, incluido en el presupuesto de la empresa u organización superior de dirección.

Por otro lado en el Manual Identidad Corporativo se describe la actividad principal y secundaria de la empresa, el tiempo de existencia, su ubicación, tipo de mercado; se presenta los atributos de la imagen visual de la empresa u organización superior de dirección y su uso en los diferentes soportes comunicativos, se especifica cómo, cuándo, y dónde se deberá usar la imagen.

El Manual de Identidad Corporativo, constituye una herramienta básica para la dirección de la empresa u organización superior de dirección en el logro de una imagen que la distinga; es su carta de presentación, su cara frente al público; influye en la percepción que tendremos de ésta, constituyendo una herramienta para el manejo de las directrices de presentación de los mensajes institucionales, garantizando su promoción sobre la base del respeto a la identidad de la institución, en cada uno de los programas de información.

La elaboración del Manual de Identidad Corporativa debe diseñarse a partir del análisis de la imagen que se posee en relación con los principales competidores y la compatibilidad entre imagen y mercado, todo ello sustentado mediante investigaciones que deben indicar que se debe mejorar y por qué.

En las empresas u organización superior de dirección que aplican el Sistema de Dirección y Gestión, la función o el proceso de comunicación se materializa teniendo en cuenta la importancia de esta actividad y se diseña como un traje a la medida sobre la base de:

• Un área estructural con personal profesional en materia de comunicación social.
• Mediante contrato de asesoría con empresas especializadas, universidades, consultores, entre otras.
• Una combinación armónica de las dos anteriores.

Las funciones principales a cumplir por el área de comunicación empresarial son:

• Diseñar el sistema de comunicación a implantar.
• Implantar el sistema de comunicación.
• Evaluar el cumplimiento del sistema de comunicación.
• Efectuar periódicamente diagnósticos sobre el funcionamiento del sistema de comunicación.
• Elaborar planes de acción que garanticen resolver las deficiencias detectadas en los diagnósticos sobre el sistema de comunicación.
• Estudiar nuevas formas y alternativas sobre comunicación a implantar.
• Participar en el proceso de la elaboración del plan de la empresa u organización superior de dirección y en la definición del presupuesto de comunicación.
• Informar al consejo de dirección de la empresa u organización superior de dirección los resultados y deficiencias en el proceso de implantación del sistema de comunicación, así como los planes de medidas a implantar.

Partiendo de que el diseño de un identificador gráfico debe exigir más atención y comunicar más efectivamente con menos recursos. El diseñador es una especie de telegrafista, tiene un mensaje que enviar y debe transmitirlo claramente. (Beltrán, Félix, Un dinámico y ameno acercamiento al diseño Gráfico, La Habana, 1973, pp. 16):

El estudio de la influencia psicológica de los colores, es hoy en día una ciencia que se aplica a muy diferentes campos debido a la importancia que puede tener en los ambientes, en la vida diaria y en la publicidad. Al igual que el color hay otros elementos (círculo, rectángulo u otra forma) que las personas pueden asociar con un concepto diferente al que normalmente se les atribuye a dichos elementos. La función de los elementos gráficos no es simplemente adornar, sino, atraer, representar la realidad y proporcionar más información que la escrita, hacerla más evidente. (wwwnewsartesvisuales.com)

Conclusiones

• Que el uso adecuado de la Identidad Corporativa constituye una inversión que proporciona dividendos a largo plazo.

• Que toda institución u organización que adolece de una sólida Imagen Corporativa está condenada al fracaso.

• Que la Identidad Corporativa constituye una inversión que aporta disímiles dividendos.

• Que la Identidad Corporativa y la Gestión de la Comunicación son dos proceso que van de la mano de forma inseparable.

Bibliografía

Comunicación Visual, guía de estudio.
Frascara, Jorge, Diseño Gráfico y Comunicación, Santiago de Cuba, edición 1988.
Manual de Identidad de la Empresa Geominera Centro.
Medina, Saladriga, Hilda, Compiladora. Introducción a la Teoría y la Investigación en Comunicación, selección de lectura, Universidad de la Habana, Facultad de Comunicación.
Trelles Rodríguez, Irene. Comunicación Organizacional. Selección de Lectura, Editorial Félix Varela, La Habana, 2004.
Martín Serrano Manuel, en Teoría de la Comunicación. Edición 1982.
Díaz Bordenave, Juan: Comunicación y Sociedad, Ediciones Búsqueda, Buenos Aires, 1995.
Legislación consultada
Decreto Ley No.203 de fecha 24 de diciembre de 1999, “Relativo a Marcas y otros signos distintivos.
Decreto No. 42 “Reglamento General de la Empresa Estatal” de fecha 24 de mayo de 1979.
Decreto Ley No.252 “Sobre la continuidad y el fortalecimiento del Sistema de Dirección y Gestión Empresarial Cubano”, de fecha 7 de agosto de 2007.
Decreto Ley No. 281/2007”Perfeccionamiento Empresarial Cubano Sistema De Dirección y Gestión Empresarial”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Durán Rodríguez Manuela. (2010, octubre 14). La Imagen Corporativa en Cuba: una herramienta indispensable en el mundo empresarial del siglo XXI. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-imagen-corporativa-en-cuba-una-herramienta-indispensable-en-el-mundo-empresarial-del-siglo-xxi/
Durán Rodríguez, Manuela. "La Imagen Corporativa en Cuba: una herramienta indispensable en el mundo empresarial del siglo XXI". GestioPolis. 14 octubre 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-imagen-corporativa-en-cuba-una-herramienta-indispensable-en-el-mundo-empresarial-del-siglo-xxi/>.
Durán Rodríguez, Manuela. "La Imagen Corporativa en Cuba: una herramienta indispensable en el mundo empresarial del siglo XXI". GestioPolis. octubre 14, 2010. Consultado el 15 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/la-imagen-corporativa-en-cuba-una-herramienta-indispensable-en-el-mundo-empresarial-del-siglo-xxi/.
Durán Rodríguez, Manuela. La Imagen Corporativa en Cuba: una herramienta indispensable en el mundo empresarial del siglo XXI [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-imagen-corporativa-en-cuba-una-herramienta-indispensable-en-el-mundo-empresarial-del-siglo-xxi/> [Citado el 15 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de phil_bartle en Flickr
DACJ