Incidencia del precio interno del café en los estados financieros de Eco Café S.A en Colombia

Incidencia del precio interno del café en los estados financieros
de Eco Café S.A en Colombia
1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA
El ingreso cafetero está sujeto a la regulación del precio interno fijado mediante la
concertación existente entre la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia y el
Gobierno Nacional, teniendo en cuenta las variables macroeconómicas del país en el
momento, el nivel de precios al cierre diario de la bolsa de New York, la tasa diaria
representativa del mercado del dólar en Colombia y a la entrega física del pergamino en
las Cooperativas, trilladoras, depósitos de intermediarios o Almacafé como comprador del
Fondo nacional del Café, en un día definido.
Teniendo en cuenta que el café colombiano es un producto que se ha venido negociado
en la bolsa de New York con un diferencial referenciado sobre el contrato “C”
(centroamericanos), que a partir de hace 2 años aproximadamente se eliminó el
mecanismo de sustentación del precio interno cuando el mismo era mantenido por largos
períodos y que hoy, dada la situación de déficit que presenta el Fondo, vemos con
preocupación que el mismo no podrá sostener siquiera un precio de $330.000.00 por
carga, que es el mismo de hace 3 años y que traído a valor presente equivale a
$200.000.00 de esa época, entonces tenemos que efectuar algunas consideraciones
sobre el mercadeo de nuestro producto en el futuro cercano.
En el mundo los mecanismos de comercialización del café permiten adelantar ventas a
futuro, una vez conocidos los volúmenes a entregar y el costo de producción de los
mismos. Hoy los caficultores asumen los riesgos de los movimientos de la bolsa y de la
revaluación del peso reflejado en el nivel de fijación del precio interno por una tabla
previamente establecida.
Los caficultores que actúan como empresarios, los que tienen el patrimonio vinculado a la
actividad económica real de la caficultura, no entienden que se les traslade el riesgo del
movimiento de la bolsa y que 2 años después no se implementaron los mecanismos de
cobertura de ese riesgo para que sus empresas puedan tomar decisiones de fijación de
precios para el producto cuando el mercado lo permite, para ser entregado en el tiempo y
en el lugar estipulado por ese mecanismo, no cuando tienen el café listo para efectuar la
entrega física del mismo a los agentes de comercialización externa.
La bolsa de New York permite negociar café para entregas en Marzo, Mayo, Julio,
Septiembre y Diciembre de los próximos 2 años, con unos contratos definidos sobre
37.500 libras americanas de café verde trillado, listo para el consumo, lo que equivale a
1800 arrobas de café pergamino para trilla sobre un factor de conversión de 92.2 kilos con
los cuales se obtiene un saco de 70 kilos de excelso de exportación.
Estas variables no se han tenido en cuenta para el desarrollo de las políticas cafeteras
oficiales dejando que sea el sector privado el que asuma el riesgo del negocio pero atado
si a las normas de precio interno, es decir por el lado exportador tiene que luchar con los
monopolios de compradores (tostadores) quienes manejan el mercado de compra y por
otro lado someterse a que el estado Colombiano le fije el precio que debe pagar por la
compra de café verde (materia prima), creando un desequilibrio en su economía de oferta
y demanda.
2. FORMULACION DEL PROBLEMA
¿Que efectos financieros producen el mantenimiento de las políticas de precio de
sustentación de compra de café pergamino por parte del Gobierno Nacional en los
estados financieros de la empresa Eco café S.A.?
3. OBJETIVOS
3.1. GENERALES
Identificar porque los exportadores de café presentan en sus estados financieros bajos
márgenes de rentabilidad en sus negocios debido a que el Gobierno nacional mantiene
políticas proteccionistas de precio interno que no son modificadas con la rapidez de los
mercados actuales es decir en tiempo real.
3.2. ESPECIFICOS
Identificar los efectos económicos en los estados financieros de la empresa Eco café S.A.,
producidos por el mantenimiento de las políticas de precio de sustentación de compra de
café pergamino por parte del Gobierno nacional.
4. JUSTIFICACIÓN
4. JUSTIFICACIÓN
La gravedad de la situación que se presenta en el sector cafetero debido a la disminución
de la producción en todos y cada uno de los municipios donde se cultiva el grano y la
disminución de las utilidades obtenida por toda la cadena productiva del grano en
especial los comercializadores privados Colombianos como Eco café S.A. obliga a
pensar una de las cosas que tienen que cambiar, para que evolucione la caficultura, es
precisamente el sistema de comercialización del café colombiano en el mundo. Los
productores necesitan entender el negocio Colombiano, esta es la interpretación que le
dan los caficultores al espíritu de lo contenido en el contrato de administración del Fondo,
cuando pone como objetivo prioritario incentivar la actividad exportadora del sector
cooperativo. La interpretación de la Federación es la otra, la que le permite seguir con su
actitud paternalista, con el manejo centralizado de la comercialización, con nuestras
regiones lo mas alejadas en lo posible del mundo globalizado, para que los caficultores no
quieran que sus hijos se vinculen a la caficultura porque quedan como simples
cosecheros regionales, sin ningún conocimiento comercial y en el total alejamiento del
mercado, por eso la caficultura se envejeció y nunca se profesionalizó, mejor dicho, para
que todos sigan Federados sobre la base de la ignorancia, no de la fortaleza y el
convencimiento que pude procurar el conocimiento del negocio por parte de los
cooperados.
Para analizar este caso específicamente debemos observar las funciones que adelanta
Almacafé y las Cooperativas en la comercialización interna del grano y las posibilidades
comerciales de estas últimas en el mercado de exportación.
La Federación con los recursos del fondo está en la obligación de prepararlos y de
transmitirles las experiencias adquiridas en el campo del comercio internacional durante
tantos años de exportación, sus altos ejecutivos tienen por lo menos la obligación de
compartir esos conocimientos con la base caficultora y mostrar en los mercados
construidos durante tantos años por el gremio. Sobre el costo que tiene para el Fondo
Nacional del Café la duplicidad de funciones que adelantan varias de las instituciones que
componen la estructura cafetera de Colombia y que hoy ante la crisis del sistema no es
viable que sigan operando unas y otras, así como proponer algunas ideas para fortalecer
el sector cafetero como base de la caficultura
El sentimiento que tienen los caficultores del país es que este objetivo de PROMOVER y
FINANCIAR el Sector cafetero se ha convertido, por los afanes de la crisis institucional, en
el objetivo de PROMOVER y FINANCIAR fusiones de caficultores por departamentos, a
cualquier costo y como política institucional promovida desde algunas dependencias de la
misma Federación e instituciones que como Almacafé se encuentran hoy duplicando
funciones de la misma Federación y muchos esfuerzos de las Cooperativas. Afirmamos lo
anterior porque el sector Cafetero Colombiano hoy en día cuenta con la infraestructura en
bodegas, capacidad de trilla, conocimiento del manejo del café y acceso a sistemas que
garanticen la responsabilidad contractual con la Federación, para no tener que estar
trasladando el pergamino comprado con recursos del Fondo Nacional del Café de sus
bodegas a las de una empresa que como Almacafé tiene un costo de administración para
el mismo Fondo que asciende a la suma aproximada de $40.000.000.000.00 (cuarenta mil
millones de pesos) al año. Y pensar que luego hay que devolver el pergamino, en un alto
porcentaje, a esas mismas trilladoras de las Cooperativas para su beneficio de
exportación o para el consumo interno.
Promover la creación de entes más grandes, sin opciones nuevas y para que cumplan
con las mismas funciones llevará inevitablemente a la misma o a una mayor ineficiencia.
Los caficultores se han venido asociando, con el patrocinio de la Federación en
Cooperativas, cuyo objeto social se ha cumplido y han recibido los servicios que cada una
de esas instituciones, de acuerdo con el orden de prioridades que cada uno de los
Consejos de Administración ha determinado para su región.
Pero todas las Cooperativas son distintas y han terminado por ser organismos muy
diferentes en sus estructuras de servicio.
La Comercialización de Café es la única actividad común a todas las Cooperativas y se
encuentra regulada y controlada mediante contratos de patrocinio con la Federación para
el suministro de fondos en la compra de café, según la resolución 66 de 1985 emanada
del Comité Nacional de Cafeteros como máximo organismo rector de la política cafetera
colombiana.
¿Si las bodegas y la infraestructura para compras de café en las Cooperativas han sido
financiadas con los dineros del Fondo Nacional del Café, porque no pensar que las
mismas se puedan certificar como extensiones de los Almacenes Generales de Depósito
existentes en Colombia y en las cuales sea posible expedir los certificados de depósito,
los bonos de prenda o los documentos que acrediten la propiedad de esas mercancías
como del Fondo. ? Se evitaría con ello una cantidad de operaciones, movimientos y la
existencia de un organismo demasiado costoso para el mismo Fondo como es Almacafé.
Está estima que el sector cooperativo compra entre un 30 y un 50 por ciento de la
cosecha anual para el Fondo, según la situación del mercado externo e interno. Esto
demuestra que la infraestructura funciona y que solamente requiere ajustes para lograr
una nueva comercialización menos costosa y más eficiente.
El mundo anda en busca hoy de café especial, de café con perfiles definidos por orígenes,
de valores agregados como la caficultura sostenible, de café orgánico y de otra serie de
cafés que así definidos no son posibles de colocar en pequeñas cantidades, con primas
atractivas, mediante la campaña genérica de CAFÉ DE COLOMBIA. Esta realidad
comercial nos obliga a efectuar esfuerzos regionales, a crear nombres o marcas zonales,
mecanismos fáciles de interpretar desde el sector cooperativo y de definir con un
comprador final que sea capaz de perfilar nuestro producto en sus mercados. Lo único
que se necesita es la asesoría de la Federación y la voluntad de su dirigencia para
transmitirnos sus conocimientos y enfrentarnos inicialmente con un negocio que bueno,
malo, de alto riesgo o como lo quieran denominar hace parte de la historia y futuro
económico del país. No se observa que la intermediación indefinida de la Federación en
la comercialización externa, sea sana para el negocio y menos para el desarrollo personal
y empresarial del caficultor.
Si los caficultores conocen el costo de producción por arroba, si conocen el volumen a
producir por año en las unidades productivas, tienen definida la estacionalidad de esa
producción en las fincas según la cosecha y la mitaca, está definido el tamaño de un
contrato contra la misma bolsa y su equivalente en pergamino, existe una tabla que define
el precio interno de acuerdo con el nivel de la bolsa y la tasa de cambio, existe el mercado
de opciones para asegurar al menos un nivel de venta del café para entregas futuras, el
90 por ciento del café colombiano se exporta lo que significa que su precio se fijará en esa
misma bolsa, ¿entonces porqué la Federación y el Gobierno no crean un mecanismo que
permita acceder a mejorar y definir el ingreso de una manera profesional acorde con los
recursos ya existentes para el resto del mundo?
Se conoce que esto tiene financieramente un costo, que no puede ser un regalo o un
subsidio para los caficultores, que acceder a una bolsa conlleva los riesgos de la
especulación y que los caficultores no están preparados para administrar ese riesgo en su
totalidad, pero ya se han dado los primeros pasos al establecer la compra anticipada de
las cosechas hasta en un 15% de la producción certificada por los agrónomos del servicio
de extensión rural, en la Internet hoy se puede ver un informe diario de riesgo elaborado
por profesionales al servicio de la Federación, entonces se debe creer que sobre la base
de todos estos elementos y con la estructura de compras del sistema cooperativo
financiado por el Fondo, solamente falta que se implemente el sistema operativo donde el
caficultor pueda decidir en un momento determinado el precio de venta al Fondo de su
cosecha, el tiempo y el lugar para los compromisos de entrega, el costo de la cobertura y
que el Fondo pueda asegurarse contra esta operación mediante los sistemas de cobertura
que le brinda el mercado internacional, bien sea para el cumplimiento de sus propios
compromisos de ventas o la colocación del pergamino a los otros agentes que participan
del mercado internacional como son los exportadores privados, de acuerdo con los plazos
de entrega y en los lugares de recibo del café. Y así permitir que el precio interno de
sustentación desaparezca nivelando las cargas financieras del sector publico y el privado
que intervienen en el sector.
5. MARCO REFERENCIAL
5.1. MARCO CONCEPTUAL
5.1.1 Definición
Precio de sustentación
Se define como el precio mínimo que deben pagar los comercializadores nacionales
(Alamacafe, cooperativas y exportadores privados ) por una carga (2 sacos de 125 kgms.)
de café Pergamino y que es publicado por la Federación Nacional de cafeteros de
Colombia.
Almacafé
Empresa comercial del estado administrada por la Federación Nacional de Cafeteros
encargada de la compra y almacenamiento de las cosechas de café en todo el territorio
nacional (Almacenes Generales de Deposito de Café).
Café Pergamino
Se denomina al grano obtenido después de realizar el proceso de decerezación, es decir
remover la cáscara del café y someterlo a un proceso de secado. También se le conoce
con el nombre de café verde
Precio interno
Es el valor promedio de compra de un saco de 70 kilos café excelso después de
descontar los costos de producción.
Federación Nacional de Cafeteros
La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia se organizó en 1927 y se mantiene
como una persona jurídica de derecho privado, de carácter gremial sin ánimo de lucro.
Actualmente está integrada por cerca de 250 mil cafeteros cedulados, que representan
más del 80 por ciento de los caficultores del país con más del 95 por ciento de la
producción nacional.
Se organizó para hacer viable, eficiente y competitiva la caficultura colombiana.
Los caficultores federados ejercen su representatividad eligiendo a los miembros de los
Comités Municipales y a los delegados al Congreso Nacional de Cafeteros. Estos
delegados, son al mismo tiempo los miembros de los Comités Departamentales de
Cafeteros.
El Congreso Nacional de Cafeteros elige 8 representantes gremiales al Comité Nacional
de Cafeteros en el cual, el Gobierno Nacional tiene una representación igual a la del
Gremio.
Los representantes gremiales al Comité Nacional más un miembro suplente, conforman el
Comité Ejecutivo de la Federación.
Bolsa
Instrumento mercantil que permite comprar y vender café excelso mediante las leyes
internacionales de comercio y en las cuales tanto los compradores como los vendedores
se obligan para con el otro a respetar estas normas.
Fondo Nacional del Café
El Fondo Nacional del Café, creado en 1940, es una cuenta del tesoro público destinada
permanentemente a la defensa, protección y fomento de la industria cafetera colombiana;
opera como un instrumento estabilizador de la producción de café, de su comercio interno
y externo y del ingreso del productor. Su administración corresponde a la Federación en
virtud de disposiciones legales y contractuales.
Los ingresos corrientes del Fondo son los siguientes: los derivados de la venta de café
que, a su nombre, realiza la Federación en el interior y en el exterior del país; la
remuneración por servicios que preste el Fondo; los originados en impuestos y
contribuciones y los provenientes del rendimiento de las distintas inversiones, incluyendo
las financieras.
Para el manejo del Fondo, la Federación debe ceñirse a disposiciones legales y a normas
contempladas en los Contratos celebrados con el Gobierno Nacional para su
administración.
La vigilancia y control por parte del Gobierno son muy amplios: su presupuesto anual es
expedido por el Comité Nacional de Cafeteros, en el cual el Gobierno y el Gremio tienen
igual poder de voto y, además, requiere el voto favorable del Ministro de Hacienda y de la
sanción del Presidente de la República.
Todo gasto debe estar previsto en el presupuesto de egresos del Fondo. Las inversiones
de carácter permanente en inmuebles o sociedades que se hagan con recursos del Fondo
Nacional del Café deberán estar previstas en el presupuesto de éste y someterse, en
cada caso, a la previa aprobación del Comité Nacional de Cafeteros con el voto favorable
del Ministro de Hacienda y su posterior sanción ejecutiva.
El Gobierno cuenta con dos asesores para asuntos cafeteros, encargados de
proporcionar apoyo técnico a los representantes del Gobierno Nacional en las decisiones
con respecto al Fondo y a la política cafetera.
La Federación debe entregar mensualmente al Gobierno un balance del Fondo, que
refleje su estado financiero y una proyección trimestral de su operación comercial y
financiera. Así mismo, debe entregarle en el primer trimestre de cada año un balance
consolidado a 31 de diciembre anterior, auditado y refrendado por la Contraloría General
de la República.
Intervenir en el mercado cafetero nacional y del exterior con el fin de promover el
consumo de café colombiano, regular la oferta y la demanda de café y buscar un régimen
estable de precios internos, adecuado a los requerimientos de la industria cafetera
nacional y al manejo macroeconómico del país, mediante el ordenamiento de la
producción, de la comercialización interna y externa y la retención de los excedentes no
exportables.
Contribuir, mediante la utilización de sus recursos, al cumplimiento de los pactos
internacionales que en materia de café suscriba el Estado.
Promover y financiar programas de investigación científica, extensión, diversificación,
educación, salud, cooperativismo, bienestar social y demás que contribuyan al desarrollo,
fortalecimiento y defensa de la industria cafetera colombiana y al equilibrio social y
económico de la población radicada en zonas cafeteras.
Contribución Cafetera
La Ley 9a de 1991, en su artículo 19 estableció una "contribución con destino al Fondo
Nacional del Café, con el propósito prioritario de mantener el ingreso cafetero de acuerdo
con los objetivos previstos en las leyes que dieron origen al Fondo Nacional del Café. La
contribución en cuestión se liquidará sobre el equivalente en pesos del valor en moneda
extranjera del producto de las exportaciones del café y será igual a la diferencia entre el
valor que debe ser reintegrado y el costo del café a exportar adicionado con los costos
internos para colocarlo en condiciones F.O.B. Puerto Colombiano".
Contrato
El contrato de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia con el Gobierno para
administrar el Fondo Nacional del Café se renueva cada diez años y de acuerdo con el
suscrito en 1988, la Federación se compromete a prestar los siguientes servicios para
beneficio de la industria cafetera y la población de sus zonas de influencia:
De beneficio gremial.
Experimentación e investigación científica en todos los ramos relacionados con el
cultivo, beneficio, almacenamiento e industrialización del café y de sus subproductos y
otros cultivos aptos para la zona cafetera.
Extensión y divulgación de las mejores prácticas y técnicas para la adecuada
explotación de las fincas cafeteras.
Promoción y financiamiento de los programas de diversificación y beneficio en la
economía de las zonas cafeteras y las regiones aledañas.
Fomento y apoyo al cooperativismo caficultor como instrumento para la promoción
gremial y del mejoramiento social de las comunidades.
Vigilancia y ordenamiento del comercio y regulación del consumo interno del café y
de la industria torrefactora.
Educación, saneamiento ambiental, salud y mejoramiento de las condiciones de la
población campesina en zonas cafeteras.
Reforestación de las cuencas hidrográficas.
Retención Cafetera
La Ley 9a. de 1991 estableció la Cuota de Retención Cafetera como una "obligación
impuesta a todo exportador, incluyendo la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia,
cuando lo haga por cuenta propia o por cuenta del Fondo Nacional del Café, de traspasar
sin compensación a dicho Fondo y entregarle en los Almacenes o Depósitos de la
Federación Nacional de Cafeteros de Colombia, una cantidad de café pergamino
equivalente al porcentaje que señale el Gobierno, oído el concepto del Comité Nacional
de Cafeteros, del café que se proyecte exportar, de la calidad y tipo que aquella entidad
señale"... El Gobierno fija la Cuota de Retención mediante Decreto Ejecutivo.
Diferencial
Se entiende por diferencial la prima que se cobrará por el café colombiano teniendo en
cuenta las condiciones del mercado.
La clientela de FNC se distribuye entre un determinado número de operadores
(empleados de FNC) con el propósito de que sólo haya un negociador de diferencial por
cliente
5.1.2 Marco Histórico
La historia del Café de Colombia comienza en el vivero, donde miles de granos
cuidadosamente seleccionados son plantados. Los granos son sembrados cerca los unos
de los otros y cubiertos con tierra rica y fértil, unas ocho semanas más tarde, las semillas
germinan y las raíces se desarrollan. Las plantas más saludables son seleccionadas y
transplantadas en el vivero, donde se las nutre cuidadosamente durante seis meses.
Cuando los brotes alcanzan una altura de aproximadamente 40 ctms, son transplantados
a la plantación, donde se los cultiva con cuidado para alcanzar su mayor tamaño y
florecer, un árbol de café necesita entre tres y cuatro años. Seis meses más tarde aparece
el primer fruto. El árbol de café tiene características únicas. Los frutos maduran al mismo
tiempo que las flores. Cada árbol de café produce una libra (455 gramos) de café en un
año Cuando las cerezas alcanzan un color rojo intenso, están listas para ser cosechadas.
Es en ese momento cuando se cosecha cada cereza individualmente. Cuando el caficultor
termina de cosechar todas las cerezas del árbol, éstas son puestas en sacos y luego
transportadas en burros o mulas. Las cerezas son luego procesadas en el único medio
mecánico que disponen los granjeros: la máquina despulpadora. Esta máquina separa la
pulpa de las semillas que se encuentran en el centro de cada cereza. Los dos granos que
se encuentran en cada cereza son planos en un lado y redondeados en el otro. La pulpa o
cobertura roja es devuelta al suelo para ser utilizada como abono, mientras que los
granos, aún envueltos en una dura cáscara apergaminada, son puestos en enormes
tanques de concreto.
Aquí se colocan en remojo en agua fría de montaña durante 24 horas. El remojo provoca
una suave fermentación, vital para el aroma del café.
Los granos son lavados cuidadosamente en largas piletas de concreto. Allí se descartan
ramas, suciedad y granos de baja calidad. A diferencia de granos de otros orígenes, el
Café de Colombia es café "lavado", lo que le otorga al Café de Colombia su rico sabor y
aroma. Cuando culmina el proceso de lavado, los granos deben ser secados. Para ello,
son recogidos y puestos en grandes canastas de mimbre. Luego son esparcidos en
grandes terrazas al aire libre, donde se dan vuelta una y otra vez hasta que el sol y el aire
los seca por completo. Es necesario cubrir los granos cuando llueve y durante la noche.
Para Colombia, el café no solo representa el principal producto de exportación y el
símbolo que identifica y realza la imagen del país; detrás de una taza de café se
encuentra una cultura, buena parte de la historia del último siglo, una forma de vida, una
tradición, el bienestar, alma y esperanza de un pueblo, y algo muy importante: los
innumerables esfuerzos de todos los colombianos que con su trabajo producen el café
más suave del mundo y de mejor calidad.
El café ha contribuido al desarrollo socioeconómico de las regiones productoras, así como
del transporte, comercio, de las finanzas, industria y empleo. El café es el producto
agrícola que genera el mayor empleo en el campo, en donde la familia ha sido la base del
trabajo en las fincas cafeteras y cerca de 350.000 hogares se benefician de su cultivo.
En Colombia el tinto o café negro es la bebida social para todas las edades, clases y
ocasiones. Se toma durante el día, en la casa, en el trabajo, en la calle o simplemente en
un café, reafirmando su presencia en la vida cotidiana del colombiano.
Por muchos años, el café ha sido el motor del desarrollo de Colombia. Y aunque en los
últimos años su participación en la economía colombiana ha decrecido, dado que
afortunadamente el país ha diversificado sus exportaciones, el café continúa siendo el
primer producto del sector agropecuario y, prácticamente, el primer generador de riqueza
y empleo en la zona cafetera.
¿Qué significa el café en la vida de Colombia?:
Aproximadamente 900 mil hectáreas cultivadas en café, 90 por ciento de las
cuales son predios menores de 5.0 hectáreas que se encuentran en poder de pequeños
productores, distribuidos en 600 municipios cafeteros.
Cerca de 4 millones de personas derivan su ingreso del café, generando el 35 por
ciento del empleo en el sector agropecuario.
Esto ha significado para el país, desarrollo rural, empleo, redistribución del ingreso y
garantía de paz y estabilidad en las zonas cafeteras.
El sector cafetero, la solidez del Gremio Cafetero de 70 años de tradición y experiencia
hoy día se encuentra debilitada debido a los cambios socioeconómicos que ha sufrido la
economía colombiana en especial en la década de los noventas, la apertura económica,
la baja en los precios internacionales del grano y la aparición de nuevos países
productores de café como Vietnam; han reducido el ingreso de los caficultores y
disminuido la inversión social de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia,
frenando el desarrollo de la zona cafetera y sus condiciones de vida, empobreciendo las
zonas de influencia y los sectores económicos activos es decir los productores y
comercializadores privados.
Al estado colombiano se le hizo tarde para afrontar esta temática y sus políticas se
mantienen estáticas mientras que la economía global se dinamiza cada día mas, la
utilidad en la comercialización del café esta quedando en manos de la burocracia estatal
(Federación Nacional de Cafeteros) y no en los productores y comercializadores quienes
son los agentes activos del proceso generador de desarrollo y riqueza.
5.1.3. Reseña histórica de la Empresa
5.1.3.1 Ente Económico
ECOCAFE LTDA es una empresa creada y administrada por profesionales que por cuna y
tradición siempre han estado ligados al el Eje Cafetero. Su actividad comercial se orienta
a la compra, selección, trilla, venta y exportación de café, la cual cuenta con una
infraestructura comercial y operativa con cobertura nacional que le permite abastecer del
mejor café colombiano a sus compradores nacionales e internacionales durante todo el
año.
La sociedad ECOCAFÉ LTDA., fue constituida el 26 de Enero de 1995 mediante escritura
pública número 366, otorgada por la Notaría Cuarta de Manizales; con el nombre de
Gómez Café Limitada, para una duración de 20 años. Con escritura pública número 1011
de la notaría treinta y dos de Bogotá el 7 de Octubre de 1995, la sociedad cambió su
nombre de Sociedad Comercializadora y Exportadora de Café, Gómez Cafés Limitada,
por el de Empresa Exportadora Colombiana de Café Ltda., ECOCAFÉ LTDA.
Su objeto social lo constituye principalmente la comercialización, procesamiento,
distribución y venta de productos agrícolas, en especial el café en todos sus estados,
principalmente con destino a la exportación.
5.1.4 Políticas y Practicas Contables
Las políticas contables que sigue la compañía están de acuerdo con principios de
contabilidad generalmente aceptados, lo que requiere que la administración efectúe
ciertas estimaciones y utilice ciertos supuestos para determinar la valuación de algunas
de las partidas individuales de los estados financieros y para efectuar las revelaciones
que se requiere efectuar en los mismos. Aún cuando pueden llegar a diferir de su efecto
final, la administración considera que las estimaciones y supuestos utilizados fueron los
adecuados en las circunstancias.
Ajustes por inflación
Los activos y pasivos no monetarios, y el patrimonio se ajustan para reconocer los efectos
de la inflación utilizando porcentajes de ajuste determinados con base en la variación del
índice general de precios al consumidor (8.77% para el año 2000 y 9.63% para el año
1999).
La corrección monetaria así determinada es incluida en los resultados del período.
Conforme a los principios que rigen los ajustes por inflación en Colombia, dichos ajustes
no requieren que los estados financieros comparativos presentados junto con los estados
financieros de fechas posteriores sean reexpresados en moneda actualizada.
Conversión de moneda extranjera
Las cuentas por cobrar y pagar en moneda extranjera es convertido a pesos colombianos
a las tasas de cierre de fin de año,
Propiedades y equipos
Contabilizados al costo ajustado por inflación. Los costos de adquisición, más los valores
incurridos en el montaje e instalación, se contabilizan como maquinaria en montaje hasta
que los equipos entren en operación, momento en el cual son trasladados a la cuenta de
maquinaria y equipo.
Los terrenos, construcciones y edificaciones; que conforme al decreto 2649 deben ser
valorizados mediante un avaluó técnico cada tres años, no se ha realizado desde el año
de 1996, por encontrarse en una zona de conflicto entre Gobierno y Guerrilla.
Los muebles y enseres, equipo de oficina, y equipo de transporte son contabilizados al
costo, ajustado por inflación. La depreciación se calcula bajo el método de línea recta, de
acuerdo con la vida útil.
Reconocimiento de ingresos
La realización y registro de los ingresos se efectúa una vez se realice la entrega total de
los bienes objeto del negocio y se haya elaborado la correspondiente factura de
compraventa.
Impuestos, gravámenes y tasas
La provisión para impuesto sobre la renta y complementarios se determina con base en la
utilidad comercial con el objeto de relacionar adecuadamente los ingresos del período con
sus costos y gastos correspondientes. El efecto de las diferencias temporales que
implique el pago de un menor o mayor impuesto en el año corriente, calculado a tasas
actuales, se registra como un impuesto diferido (por el método del pasivo) por pagar o
por cobrar según aplique, siempre que exista una expectativa razonable de que dichas
diferencias se reviertan.
5.2. MARCO TEORICO
Los objetivos propuestos a la Federación van encaminados a atender recomendación del
Congreso Cafetero de transferir a los productores una mayor proporción del precio
internacional y reducir los costos institucionales de la Federación. En el diagnóstico se
puede percibir el propósito de acondicionar algunos instrumentos de la política cafetera a
la nueva realidad del mercado internacional del café y de la producción nacional.
En el diagnóstico de la propuesta a la Federación se deja entrever un cuestionamiento al
manejo o las disposiciones legales de instrumentos tales como la cuenta del exportador y
la contribución cafetera, el precio de sustentación, la operación del fondo de sustentación
el nivel de la prima del café colombiano, la obligación de exportar una sola clase de café
en el mercado interno.
La propuesta de modificación de la política comercial requiere cambiar la Ley 9 y hacer
cambios en la política comercial de almacenaje y comercialización interna, se puede
hacer mediante decisión del Comité.
Implícitamente en el diagnóstico se respalda el manejo por parte de la Federación, del
Comité o del Gobierno de otros instrumentos, como las operaciones de exportación del
FNC, la política de calidad, los contratos de suministro, las campañas de promoción y
publicidad, los registros de exportación, los controles al transporte interno y que afectan
los costos de exportación, sea porque se refieren a ellos concretamente o porque omiten
toda referencia.
A pesar de la ruptura del Pacto Internacional del Café, Colombia continúa manteniendo
una altísima intervención en el mercado interno y externo del café, por las normas y
delegaciones del Gobierno a la Federación establecidas en la Ley 9 de 1991 y en el
Contrato de Administración del Fondo Nacional del Café entre el Gobierno y la Federación
de 1998, que se plasma en instrumentos que han comenzado a mostrar poca efectividad
frente a la realidad del mercado.
La intervención se presenta en todas las etapas del proceso de comercialización interna y
externa del café, puesto que en la Ley 9' de 1991, de control de cambios, se establece el
cálculo de la contribución cafetera con destino al FNC, que resultan del precio de
reintegro fijado por el gobierno nacional a través de la junta monetaria y los costos de
exportación del café. Este a su vez esta compuesto por el precio interno de sustentación,
la retención cafetera y el precio interno de la pasilla, todos los costos internos
( almacenaje y transporte) para colocar el café en condiciones FOB, variables que son
determinadas por el gobierno una vez oído el Comité nacional de cafeteros.
La política debe basarse en niveles de producción recientes, porque con los cambios
estructurales en la caficultura, como la caída en el área cultivada de 1 millón de hectáreas
a unas 850.000 hectáreas, no debe seguir formulándose la política con el supuesto de
que es mayor la oferta interna que la demanda internacional.
La afirmación de la Federación es parcial porque además en el diagnóstico se refería a
que la política comercial debería basarse en la realidad del mercado internacional esto es
un mercado sin Pacto y, para ser consecuentes, sin acumulación de inventarios y sin
precio de sustentación.
Por otra parte, la situación de la caficultura colombiana, según el último censo cafetero de
1997, muestra graves problemas estructurales que conducen a una productividad baja y
altos costos de producción, resultado de un conjunto de factores entre los que están bajos
precios internos, la tasa de cambio, baja rentabilidad, la alta contribución cafetera para
financiar gastos de la FNC y el FNC, y la alta intervención del esquema cafetero que
afecta las decisiones de inversión.
El objetivo principal de la reforma comercial debe ser cumplir con el mandato del último
Congreso Cafetero, de manera tal que el productor reciba un precio remunerativo para
que tome decisiones adecuadas de inversión y manejo del cultivo para aumentar
productividad y reducir costos en finca, disminuyendo además los altos costos de
comercialización interna.
El Plan de Renovación Cafetera, que adelanta la Federación, ayudará parcialmente en
este propósito, ya que no es suficiente por solo para cambiar los problemas
estructurales de la caficultura colombiana.
Se requieren ajustes importantes en los gastos de la Federación y el Fondo para hacer
realidad el traslado al productor de una mayor proporción del precio internacional.
Al mantener una norma de calidad mínima de exportación, conjuntamente con el
establecimiento del precio en tiempo real, eliminando el precio de reintegro, debería
permitir, a los exportadores privados exportar diferentes tipos de café al precio efectivo de
venta.
La calidad del café Colombiano debe estar reflejada en un mayor precio internacional y
por eso se justifica el esfuerzo en las normas altas de calidad y buscar otros nichos de
mercado.
El Programa de Reestructuración Cafetera no es la respuesta más adecuada a los
problemas de competitividad porque no tiene el control de los programas que adelanta.
Los exportadores privados plantean que se requiere una labor de comercialización
agresiva, innovadora y flexible, que le permita al país mantener o ganar presencia en los
deferentes mercados.
La garantía de compra la podría otorgar el mercado garantizando la competencia entre los
agentes y estableciendo un precio mínimo de garantía y no un precio de sustentación
diario que se supone que se elimina.
Tanto para el exportador como para el caficultor resulta importante el de un precio mínimo
de garantía que le permita tener una seguridad sobre sus ingresos. Los Asesores
Cafeteros proponen como alternativa para la retención en época de precios
internacionales altos con destino al FNC para garantizar el precio mínimo de garantía de
exportación, mediante una compensación, sugieren la aplicación del esquema de los
Fondos de Estabilización de Precios de la Ley 101 de 1993.. En la propuesta de los
Asesores Cafeteros se detalla aún más la operación del mecanismo de estabilización. Los
Asesores Cafeteros proponen además separar la actividad de estabilización de precios,
administrativa y contablemente, de las actividades de comercialización del café.
Se concluye que desaparece el precio mínimo de reintegro y el precio de venta sería el
real. Se supone que la prima del café colombiano no se fijaría administrativamente sino
que la fijaría el mercado.
La flexibilidad financiera y líneas de crédito deben responder a las condiciones del
mercado y para la Federación deberían ser en los mismos términos que para los
compradores privados para que no haya competencia desleal.
Las cooperativas deben actuar como agentes privados y no en función del FNC; con
financiamiento adecuado; sin ataduras comerciales con el FNC; ser eficientes; los
servicios de apoyo de la Gerencia comercial a las cooperativas debe hacerse mientras se
desarrollan de manera competitiva. las recomendaciones de la Federación denotan un
gran paternalismo hacia las cooperativas.
La Federación vende calidades mejores que los exportadores al mismo precio, con un
subsidio de los productores a los tostadores. Se debe dejar exportar todo tipo de café que
sea aceptado por los tostadores y que se impongan diferencias de precios por calidades.
La federación exporta con recursos del FNC. La Federación es a la vez exportador y
entidad reguladora, y lo coloca en una posición dominante que obstaculiza el
funcionamiento de la competencia.
Sin embargo, no esta definida la calidad mínima de exportación que se permitiría y las
implicaciones que tendría para los exportadores. Las normas de calidad deben ser las
mismas para todos los agentes. Deben evaluarse sistemas alternativos, como el precio en
función de la calidad.
La federación participa con el 30% de las exportaciones. La comisión Mixta para el
estudio del Café recomendó que “el FNC debe disminuir su importancia como agente
exportador, abriéndole camino a las cooperativas y al sector privado”, aliviando la
responsabilidad financiera del FNC. Los exportadores privados reclaman reglas iguales
para todos, de tal forma que se separen las funciones de regulación de las reguladas, o
sea las mercantiles. Un administrador privado como es la Federación, antepone sus
intereses a los intereses del FNC. En la práctica, la Federación, para mantener su
participación en el mercado, compra café por encima del precio de sustentación
establecido por el Comité de Cafeteros. La FNC recibe menos ingresos si la exportación
la realiza un privado. El exportador privado enfrenta un competidor que paga menos
impuestos.
Habría que evaluar además si las cooperativas y Almacafé, o en su lugar la Federación,
funcionarían plenamente como un agente privado, evitando los subsidios del FNC.
Los contratos de suministro que determinan cantidades y tipo de comprador para el café
colombiano son una clara violación al Articulo XI del GATT. La Federación determina las
aperturas y cierres de los registros.
De todas formas, seria conveniente evaluar con la Federación la necesidad de mantener
no solo los contratos de suministro sino también el registro de exportadores y la función
de apertura y cierre de los registros.
Que la prima no se establezca administrativamente por el Gobierno con base en la
información del Comité sino por el mercado.
La perdida de competitividad del café colombiano comienza por la baja productividad en
finca, que se debe solucionar con instrumentos como investigación, transferencia,
renovación de cafetales, etc. En la baja competitividad incide también la baja rentabilidad
del café al productor resultado de la alta contribución y el bajo precio interno que limitan la
inversión. Además ha incidido en la tasa de cambio.
Actualmente se fija el precio de reintegro que es el precio internacional más la prima. En
razón de los bajos precios internacionales se ha tenido que bajar el valor de la prima de
16 centavos de dólar la libra a 11 centavos de dólar la libra. Si la prima no se baja se
pierden mercados. Actualmente el nivel de la prima es arbitrario porque anteriormente
respondía a una formula.
Las modificaciones propuestas por la Federación en la nueva forma de fijación de la
contribución, en centavos de dólar fijos por la fijación del precio interno en tiempo real, y
supuestamente en la determinación de la prima por el mercado y respondiendo a la
calidad, podrían conducir a aumentar la rentabilidad de la caficultura, pero si
efectivamente se reducen los costos de producción y de comercialización del café, en las
etapas de compra interna, almacenaje, beneficio, como lo propone la Federación.
Si el precio de venta se va a determinar en tiempo real por bolsa, se concluye que la
prima la determinaría el mercado.
Sería conveniente validar con los exportadores privados el esquema de estabilización
propuesto por los Asesores Cafeteros, para contar con su apoyo, o si lo que prefieren es
que se permitan operaciones de futuros y cobertura.
El entorno actual y el previsible hacia el futuro, hacen razonable introducir modificaciones
de fondo, tanto en el marco legal como operativo que rigen la actividad comercial.
El modelo vigente de comercialización está basado en un gran supuesto: que la oferta
interna de café es mayor que la demanda, permitiendo la acumulación de inventarías, y
generando la necesidad de contar con un precio de sustentación para la compra de café a
los productores.
Sin embargo, durante la última década, y en especial en el período 1998-2000, esta
condición no se ha dado y por el contrario la escasez de café tipo exportación y los bajos
inventarios del FNC se ha traducido en precios en el mercado interno superiores al de
sustentación
El café es un producto de exportación y la política de comercialización se adopta teniendo
en cuenta las acciones que desarrollan los competidores del café colombiano.
En el mundo, los fondos de estabilización de productos básicos han ido desapareciendo
paulatinamente, frente a la gran volatilidad de estos mercados, y la imposibilidad de
ofrecer precios remunerativos de forma permanente. Además, su función se ha visto
cuestionada, pues aíslan a los productores de las señales del mercado, impidiéndoles
tomar decisiones que respondan al comportamiento de éste. Existen actualmente
mecanismos para cubrir riesgos, tales como los mercados de futuros y opciones, como
alternativa para la reducción de la variación en los ingresos, sin garantizar, sin embargo,
un nivel de precios remunerativo.
En los últimos años se ha venido desarrollando una demanda dinámica por cafés
especiales en Norteamérica, Europa y Japón. Esta diferenciación de producto es una
oportunidad para que Colombia aproveche su diversidad en calidades y colocar cafés
diferenciados en estos mercados obteniendo un mayor precio.
A pesar de los estudios y políticas que se adopten para hacer de las Cooperativas de
Caficultores y Almacafé, organizaciones eficientes para comprar café las primeras, y para
manejar la logística de exportación del café del FNC, por parte de Almacafé, se requiere
un compromiso institucional del mas alto nivel para permitir una mayor flexibilización en el
almacenamiento, trilla y transporte del grano, con el fin de reducir costos operativos y
maximizar el precio al productor.
En la perspectiva de la diferenciación del producto, el FNC debe profundizar sus acciones
para desarrollar y consolidar la producción, comercialización y promoción, de cafés
especiales (de origen, orgánicos, amigable con las aves, de trato justo, etc.).
Garantía de compra de la cosecha al caficultor al precio de sustentación diario; y
transferencia de la volatilidad del precio internacional hacia el mercado doméstico, el
ahorro de recursos en coyunturas de altos precios con destino al FNC, que busquen
facilitar el sostenimiento de un precio mínimo de garantía, o precio social, en situaciones
de precios internacionales deprimidos y volátiles.
El marco legal que rige la comercialización de café, tanto para el Fondo Nacional del
Café, como para los exportadores particulares, debe flexibilizarse.
La contribución cafetera y las transferencias a los Comités Departamentales deberían ser
determinadas por el Comité Nacional de Cafeteros, Congreso Nacional de Cafeteros.
Si es deseable que las operaciones de comercialización por parte del Fondo Nacional del
Café se respalden en su totalidad con operaciones de cobertura y opciones en Bolsa, esto
implicaría lo siguiente: Modificación de la estructura de precio interno. Este sería variable
permanentemente y se daría en tiempo real tomando como referencia la Bolsa, de tal
manera que las Cooperativas anunciaran sus compras al Fondo a través de la Gerencia
Comercial en horas de Bolsa; como consecuencia se desmontaría la concepción de un
único precio de sustentación en el día.
Las cooperativas deben concentrar su acción en la compra y venta de café con destino al
Fondo y sus empresas exportadoras. Adicionalmente, es fundamental que las Gerencias y
los Consejos de Administración de las Cooperativas estén formalmente comprometidos
con la política comercial de la Federación.
Los contratos de la Federación con las cooperativas deben incorporar además de los
compromisos específicos de cantidad, oportunidad, y calidad de café que compren,
sanciones, en caso de incumplimiento, que tengan en cuenta los daños y perjuicios
ocasionados a las partes. Adicionalmente se debe buscar que el Plan de Mercadeo
establecido en el Contrato de Administración del Fondo, se cumpla.
Las cooperativas deben focalizar su operación hacia la compra de café al menor costo
operativo y financiero posible. Se debe continuar su racionalización a través de la
integración de algunas de ellas, y su mejoramiento en los aspectos empresariales.
Las cooperativas, en un escenario de una mayor volatilidad en el precio pagado al
productor, deben proporcionar el soporte y asistencia técnica necesarias, que le permitan
a los caficultores manejar el riesgo de sus ingresos. Para este propósito las cooperativas
deberán apoyarse en la Gerencia Comercial de FEDERACAFÉ.
En la medida que es previsible el que no se acumulen inventarios en el mediano plazo,
Almacafé y el Fondo Nacional del Café deberán continuar con el proceso de
racionalización de recursos físicos y humanos. Deben articularse los estudios y gestiones
que actualmente adelantan individualmente Almacafé, las Cooperativas y la Federación
con miras a racionalizar su operación conjunta, eliminando la duplicación de funciones
donde ellas existan. Para este propósito, es urgente que la Gerencia Comercial lidere este
proceso de forma tal que le sea presentado al Comité Ejecutivo un esquema de operación
conjunto de los entes antes mencionados. Para los anteriores propósitos es indispensable
lograr la flexibilización en las decisiones para reducir los costos en el proceso de trilla,
almacenamiento y transporte del grano en el nivel regional. En esta perspectiva se debe
estudiar la conveniencia de integrar Almacafé a la Federación Nacional de Cafeteros, o la
de preservarla como empresa del gremio, comprometida con los procesos de la Gerencia
Comercial.
La Federación debe proceder a implementar un programa de venta de Activos del FNC y
de Almacafé no necesarios para el eficiente almacenamiento del café.
La marca de "Café de Colombia", en la cual se han invertido importantes recursos, debe
traducirse en un mayor valor. Por ello, es urgente que se aceleren los estudios que
ayuden a cuantificar su valor y su posible explotación comercial.
5.3. MARCO LEGAL
La fijación del precio interno de sustentación o café pergamino se establece en la
resolución 2010 del 2000 firmada por el COMITÉ ENCARGADO DE FIJAR LOS
PRECIOS INTERNOS DE COMPRA DE CAFÉ, de la Federación Nacional de Cafeteros y
sustentados en la Ley 9ª del 17 de enero de 1991.
Esta resolución establece y define el calculo del precio interno:
ARTÍCULO PRIMERO: El precio interno de sustentación o café pergamino tipo
Federación de que trata el parágrafo 2 del artículo 9 de la ley 9 de 1991, para efectos del
Calculo de la Contribución Cafetera estará determinado en función del comportamiento
del precio de reintegro base ex-dock para el café colombiano, de acuerdo con la tabla
anea (ver ejemplo gráfico) y con los siguientes criterios
a) El precio interno de sustentación será como mínimo el estipulado en la norma, por
carga de 125 kilogramos de café pergamino tipo Federación.
b) El reíntegro será el que corresponde al período de embarque para el cual se exportará
el café. En consecuencia, podrán existir diferentes reintegros y precios de sustentación
asociados a aquellos.
c) Cuando el precio de reintegro no coincida con los valores consignados en la tabla, se
procederá mediante interpolación o extrapolación, según sea el caso.
d) Los valores por carga obtenidos de la tabla se ajustaran proporcionalmente a la Tasa
Representativa del Mercado del día del ajuste, con relación a $X,XXX por dólar, que
corresponde a la tasa de cambio con la que se calculó la tabla.
e) El precio determinado de conformidad con la presente Resolución, expresado en pesos
por kilo, se aproximara maten7jticamente a pesos sin centavos.
ARTICULO SEGUNDO: La fijación del precio interno de sustentación para efectos del
pago de la Contribución Cafetera se efectuará diariamente, con vigencia para el a
siguiente.
PARAGRAFO.- La Federación Nacional de Cafeteros determinará los precios internos de
sustentación para efectos del cálculo de la Contribución Cafetera, que regirán cuando se
presenten días festivos, ya sea en Colombia o por el cierre de la Bolsa del Café, del
Cacao y del Azúcar de Nueva York y los comunicará de manera oportuna.
ARTICULO TERCERO: La Contribución Cafetera para el día del anuncio de venta del
café, se determinará con base en el precio de reintegro del día hábil anterior al anuncio y
con el precio de sustentación vigente el día del anuncio.
ARTICULO CUARTO.- Una vez se publiquen los precios de cierra de la bolsa en las horas
de la tarde, se informara a las Cooperativas el nuevo precio de sustentación. Este precio
regirá para todos los anuncios que hagan las Cooperativas, entre la hora en que se define
el precio de sustentación (2:30 p.m. aprox.) y las 12 del mediodía del día siguiente. A
partir de esa hora y hasta la publicación del nuevo precio de sustentación (2:30 p.m.
aprox.) no se aceptaran anuncios de las Cooperativas a Almacafé.
A partir de las 2:30 p.m. y hasta las 12 del mediodía del día siguiente aceptarán anuncios
al nuevo precio de sustentación.
Almacafé solamente aceptará anuncios de las Cooperativas, de cafés adquiridos y
debidamente facturados hasta el momento del anuncio.
El Comité de Precios determinará el precio diario de COMPRA del FNC en el mercado
interno. El precio de COMPRA será aquel que resulte de restarle al precio del mercado
para café colombiano, los costos netos de exportación y la Contribución Cafetera. El
precio del mercado para café colombiano estará determinado por el comportamiento de la
bolsa y de la prima. El precio de bolsa y la prima son variables dinámicas que cambian
con el comportamiento del mercado diario.
El precio de compra que pagará el FNC a sus proveedores será el que resulte de
adicionar a la posición de pronto embarque del contrato C de café de la Bolsa de Nueva
York, el diferencial para café colombiano, que se haya definido para el día de la compra,
más el valor comercial de las pasillas producto de la trilla y sustrayendo los costos de la
conversión ex-dock FOB y los costos internos, todos ellos determinados por el Comité
Nacional de Cafeteros.
6. PROPUESTA
Reforzar la calidad como elemento clave para la diferenciación del café colombiano; el
sostenimiento de un precio mínimo de garantía en las coyunturas de precios
internacionales deprimidos, financiado principalmente con los mayores recaudos por
contribución cafetera en las coyunturas de precios altos; un mayor aprovechamiento de
las oportunidades que ofrece el mercado de cafés especiales.
La desaparición del precio mínimo de reintegro y de la prima del colombiano como
instrumentos administrativos de la política comercial, por cuanto pasarían a ser
determinados por el mercado. La determinación del precio interno de compra de la
Federación a las cooperativas con base en las cotizaciones de la bolsa en cada momento,
más la prima esperada, menos los costos totales de la operación, incluida la contribución
cafetera y los costos de la cobertura al momento de realizar cada compra de pergamino.
Permitiría que La Federación asegurara el precio de venta mediante operaciones de
cobertura en los mercados de futuros y opciones. Esto permitiría además la sustitución del
tradicional precio de sustentación, por un precio mínimo de garantía relativamente estable
y la desaparición de la cuenta del exportador como instrumento fiscal.
Estas modificaciones crean las condiciones para una profunda desregulación de la
comercialización del café colombiano para lo cual será necesario reformar el actual marco
legal y normativo, en particular la Ley 9 de 1991, en donde se tratarían temas como: La
retención cafetera, El comité de precios internos del café y las regulaciones a que están
sometidas las exportaciones en materia de convenios de suministro, selección de clientes,
apertura y cierre de registros, etc. Todos estos instrumentos deben ser replanteados y
algunos de ellos eliminados como resultado de un nuevo sistema de comercialización.
Estas reformas redundaran en la Comercialización e industrialización del café,
estabilización del precio interno y desarrollo social y competitividad cafetera. Que se
acompañaran de:
Programas focalizados de carácter social, fomento y apoyo al cooperativismo,
competitividad y eficiencia de la caficultura, y campañas de promoción de café colombiano
en el exterior, en las cuales participe también el sector privado). Cada programa tendrá
una contabilidad separada.
Financiar el sostenimiento de un precio mínimo de garantía para la compra de la cosecha
de café en las coyunturas de precios internacionales deprimidos, financiar los programas
de desarrollo social y competitividad cafetera. Que el Fondo Nacional del Café no
mantenga ni realice inversiones de carácter permanente en ninguna actividad.
La contribución cafetera tendrá un componente fijo no mayor de 10 centavos de dólar por
libra de café verde exportado.
El Comité Nacional de Cafeteros, en su calidad de comité directivo del Fondo de
Estabilización de Precios, fije el precio mínimo de garantía, el precio techo y los
porcentajes para determinar el monto de la contribución cafetera extraordinaria y de la
compensación de estabilización, teniendo en cuenta las pautas establecidas en el capítulo
VI de la Ley 1 01 de 1993.
Se eliminen todas las regulaciones y mecanismos de intervención en el mercado cafetero,
que no sean estrictamente indispensables para la operación de la nueva política
comercial.
En el largo plazo, el tamaño de la producción cafetera nacional dependa exclusivamente
de la competitividad del sector, de la capacidad productiva del país y de la libre decisión
de los inversionistas y productores.
La disminución de costos mediante la atomización de las fincas cafeteras, pero este tema
tratado como política de producción.
En la perspectiva de la diferenciación del producto, el FNC debe profundizar sus acciones
para desarrollar y consolidar la producción, comercialización y promoción, de cafés
especiales (de origen, orgánicos, amigable con las aves, de trato justo, etc.),
Indispensable para aprovechar los nichos de mayor crecimiento en el mercado mundial,
mejorar la competitividad y maximizar el valor de la producción nacional. Se recomienda
considerar entre esas acciones, un programa especial para lograr la certificación como
productoras de café orgánico, de amplías áreas de caficultura tradicional.
La presencia del Fondo Nacional del Café como comprador es útil pero no es
imprescindible. Lo fundamental es que se pueda garantizar la presencia permanente de
compradores que compitan entre sí, y que esa competencia se traduzca en márgenes
comerciales competitivos y en precios internos consistentes con la situación del mercado
mundial, y con la política de estabilización o de precio mínimo de garantía. Por lo tanto, el
objetivo fundamental de la política comercial en este campo debe ser la de perfeccionar y
dinamizar el ambiente de abierta competencia entre los compradores, fortaleciendo el
interés de los productores mediante la presencia de su red de cooperativas autónomas,
eficientes y debidamente financiadas, en abierta competencia o en alianzas con los
exportadores privados y con la empresa comercializadora del Fondo Nacional del Café.
El rol de las cooperativas de caficultores no debe limitarse al de ser exportadores directos
o simples agentes de compra de la Federación o de Expocafé. Deben estar en libertad de
vender a cualquier agente. Lo fundamental es que las cooperativas puedan tener
presencia permanente como compradores competitivos. Esta es la mejor garantía de
compra para los caficultores. El sistema de comercialización debe garantizar un adecuado
financiamiento para las cooperativas, sin importar a quién venden su café.
Y por ultimo Colombia y en especial el Estado Colombiano no puede ignorar las teorías
Económicas mundiales de todos los tiempos y que definen claramente que en los
mercados deben fluctuar libremente la oferta y la demanda para el precio de compra y
venta alcance su punto de equilibrio y se estabilice.
BIBLIOGRAFÍA
ASESORES DEL GOBIERNO PARA ASUNTOS CAFETEROS. Propuesta de ajustes al
modelo de comercialización en Colombia, Bogotá: ASOEXPORT 2000 153 p.
FEDERACIÓN NACIONAL DE CAFETEROS. Carta Cafetera, Bogotá Vol.10 (sep.
Dic.1999). p 3-12
----------------------------------------------------, Bogotá Vol. 12 (Mar. – Jun. 2000). p 16-32
MINISTERIO DE HACIENDA Y CREDITO PUBLICO. Decreto 603, Bogotá: 2000 86 p
CONGRESO NACIONAL CAFETERO. Anexo estadístico, Bogotá: sep. 2000 163 p
ESPINOZA FLOREZ German. La investigación y el saber contable. 2 ed. Bogotá. Temis
1998 220 p
LEGIS. Régimen de Impuesto a la Renta y complementarios Actualización en marzo del
2001
-------- Régimen contable Colombiano Actualizado en marzo del 2001
-------- Código de Comercio Actualización marzo 2001
CONGRESO DE LA REPUBLICA, Ley 9ª de 1993 decreto reglamentario 2010 l 2000
WWW.cafedecolombia.com
CRONOGRAMA DE TRABAJO
ACTIVIDAD
FEBRERO
2001
MARZO
2001
ABRIL
2001
MAYO
2001
JUNIO
2001
Taller No.1
Revisión Bibliográfica
Taller No.2
Trabajo final
ANEXO
Anexo 1 Colombia – precio de reintegro federación, precio interno y tasa de cambio.
promedios 1995/96-1999/00. 39
Gráfico 1 Contribución cafetera. 1999/00. 39
Anexo 2 Cambios en los precios internos de compra del café pergamino tipo
federación. 1996-2000. 40
Anexo 3 Producción mundial total de café verde. años cosecha 1996/97-2000/01.
41
Gráfico 2 Producción mundial total por calidades de café. años cosecha 1996/97-
2000/01. 42
Anexo 4 Colombia – volumen y valor de la producción registrada de café verde.
años cafeteros 1995/96-1999/00.
42
TIEMP
O
Anexo 5 precios indicativos según los grupos de la organización internacional del
café. años cafeteros 1995/96-1999/00. 43
Anexo 6 exportaciones de café colombiano según países de destino. años cafeteros
1995/96–1999/00. 44
Anexo 7 volumen y valor de las exportaciones colombianas de café. años cafeteros
1995/96 – 1999/00. 45
Anexo 8 consumo estimado de café en países importadores. años cafeteros
1995/96 – 1999/00. 46
CONTENIDO
pag
INTRODUCCIÓN
1. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA 1
2. FORMULACION DEL PROBLEMA 3
3. OBJETIVOS 3
3.1 GENERALES 3
3.2 ESPECIFICOS 3
4. JUSTIFICACIÓN 4
5. MARCO REFERENCIAL 9
5.1 MARCO CONCEPTUAL 9
5.1.1 Definición 9
5.1.2 Marco Histórico 14
5.1.3 Reseña histórica de la Empresa 17
5.1.4 Políticas y practicas contables 18
5.2 MARCO TEORICO 20
5.3 MARCO LEGAL 30
6. PROPUESTA 33
BIBLIOGRAFÍA 37
ANEXOS 38
INCIDENCIA DEL PRECIO INTERNO DEL CAFÉ EN LOS ESTADOS FINANCIEROS
DE ECO CAFÉ S.A.
MIRYAN LUCY ARIAS COD. 19
FERNANDO ARÉVALO PEÑA COD. 2
FERNANDO MALAGON ROCHA COD. 10
Curso 9 B
Trabajo de investigación requisito para nota examen final
Profesora
SONIA LILIANA PINTO
Licenciada
UNIVERSIDAD LA GRAN COLOMBIA
FACULTAD DE CONTADURÍA PUBLICA
AREA DE INVESTIGACIÓN
BOGOTA D.C.
2001
INTRODUCCIÓN
La inocultable crisis que están viviendo los caficultores colombianos obliga ahora, a
repensar las instituciones que por tantos años han sido vistas como pilar del desarrollo
nacional y fuente de nuestro bienestar; con el fin de que sigan cumpliendo con los
cometidos para los cuales fueron creadas: facilitar el comercio del café e incentivar su
producción mediante propuestas y soluciones que hagan viables las empresas cafeteras
como unidades productivas. Hoy se observa con preocupación que el modelo y sus
recursos se agotan a una velocidad vertiginosa, arrastrando de paso a la base caficultora
sin que la misma institucionalidad tenga la capacidad de maniobra financiera y política
que pueda resolver por sola los problemas de todos y cada uno de los caficultores, así
como de los demás actores vinculados a la industria.
En estas condiciones se hace imperativo analizar una serie de actos y decisiones
emanadas del seno de nuestras instituciones ocurridos en el pasado cafetero, las cuales
se implementaron con el único fin de lograr la defensa de las instituciones, pero que
atentan abiertamente, unas contra la estabilidad de la caficultura nacional y otras
particularmente a los Estados financieros de las Empresas comercializadoras del grano
Colombiano.
Ecocafe S.A. como empresa comercializadora del sector no es ajena ha esta crisis que se
refleja en sus estados financieros del ejercicio anterior, en donde sus utilidades son las
mas bajas desde que fue creada. Por esta razón se hace necesario un análisis particular
que permita determinas los factores que determinan la baja de la utilidad, este análisis
aunque particular debe enmarcarse en el contexto del total de la economía Caficultora del
país, debido a que no solo la crisis es para Ecocafe si no los mismos factores afectan de
igual forma a los demás actores del procesos cafetero.
Para este análisis partiremos de las definiciones que el Gobierno Nacional y la Federación
Nacional de cafeteros de Colombia, entidades concertantes de la política cafetera, hacen
del Fondo Nacional del Café como base de la INSTITUCIONALIDAD que ha venido
manejando el ahorro y desarrollando con sus recursos las políticas de siembra,
comercialización, experimentación e investigación científica y en el último contrato de
administración del mismo Fondo celebrado entre las partes, el énfasis en la importancia al
fomento y apoyo del cooperativismo caficultor como instrumento para la promoción
gremial y del mejoramiento social de las comunidades, todo ello bajo la dirección y
coordinación del Comité Nacional de Cafeteros como máxima autoridad rectora en la
administración de dicho Fondo.
Existe un fenómeno que afecta de manera directa el ingreso de los caficultores como es la
fijación del precio interno de sustentación. como herramienta de estabilización de los
precios. Aparentemente el mecanismo pretende trasladar una mayor parte del ingreso por
las alzas de precio ocurridas en la Bolsa de Nueva York al caficultor cuando ellas ocurren;
empero, el efecto real logrado ha sido el de trasladarle el riesgo de esas fluctuaciones al
caficultor en el momento de la venta cuando su pergamino sale de la finca, y
adicionalmente a estabilizado el ingreso del Fondo Nacional del Café por el recaudo del
impuesto de retención al momento de la exportación. Nos damos cuenta que el promedio
para la compra del pergamino durante el año esta mucho mas cerca de los bajos (ingreso
del productor) que el promedio de la contribución cafetera (ingreso del Fondo) y que del
promedio del precio mínimo de sustentación.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Malagón Fernando. (2005, febrero 28). Incidencia del precio interno del café en los estados financieros de Eco Café S.A en Colombia. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/incidencia-precio-interno-cafe-estados-financieros-eco-cafe-sa-colombia/
Malagón, Fernando. "Incidencia del precio interno del café en los estados financieros de Eco Café S.A en Colombia". GestioPolis. 28 febrero 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/incidencia-precio-interno-cafe-estados-financieros-eco-cafe-sa-colombia/>.
Malagón, Fernando. "Incidencia del precio interno del café en los estados financieros de Eco Café S.A en Colombia". GestioPolis. febrero 28, 2005. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/incidencia-precio-interno-cafe-estados-financieros-eco-cafe-sa-colombia/.
Malagón, Fernando. Incidencia del precio interno del café en los estados financieros de Eco Café S.A en Colombia [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/incidencia-precio-interno-cafe-estados-financieros-eco-cafe-sa-colombia/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 10946852@N04 en Flickr
DACJ