Fideicomisos Offshore

  • Finanzas
  • 2 horas de lectura

Estimado Amigo (a):

Uno de nuestros principales objetivos de Chilemanagement Inc., es sugerirle medios comprobados para vivir en libertad y proteger su seguridad financiera personal, sin preocuparse por posibles pérdidas.

fideicomisos-offshore

Creemos que una verdadera seguridad financiera debe incluir: 1) eludir el máximo posible de impuestos que permita la ley; 2) la mayor privacidad financiera posible; 3) el mayor nivel de protección de activos; y 4) acceso a las inversiones más rentables disponibles.

Uno de los principales medio legales para satisfacer todos los objetivos anteriores es el fideicomiso, especialmente un fideicomiso Offshore de protección de activos (Offshore) creado en alguno de los muchos países constituidos en paraísos financieros que acogen la protección de la riqueza y los activos. Más adelante ahondaremos sobre este tema.

La Búsqueda de la Libertad

Al explicar el origen de el mundo Offshore, a menudo puedo notar que los votantes que viven en las acaudaladas democracias industrializadas buscan transferirse beneficios a sí mismos a costas de quienes son exitosos y ahorrativos. Este ataque hacia los individuos prósperos y productivos en los Estados Unidos, Canadá, Alemania y el Reino Unido ha generado un creciente éxodo tanto de activos como de individuos hacia ambientes políticos que ofrezcan una mayor protección de activos, privacidad e impuestos más bajos.

A través del cobro de impuestos y la regulación, el poder ejecutivo se distingue en sus ataques hacia la riqueza, sin embargo, el sistema judicial también se está convirtiendo en un enemigo equivalente para la prosperidad. Especialmente en el caso de los Estados Unidos, los tribunales se ven atascados con millones de demandas civiles que exigen enormes sumas de dinero por daños imaginarios o perjuicios tramados por la legislación creados por supuestas víctimas de acoso, discapacidad o discriminación. Además los abogados que trabajan por comisión promueven demandas colectivas por miles de millones de dólares contra personas o corporaciones considerados como blanco maduro, es decir cualquiera con activos suficientes para financiar grandes fallos y condenas escandalosas por parte de un jurado.

Es un hecho evidente que el gobierno estatizado ha disminuido la libertad personal con su capacidad de cobrar impuestos sin obstáculo alguno. En los Estados Unidos, en el Reino Unido y en Alemania, la tasa efectiva de impuestos personales excede por mucho el 50% de los ingresos. En algunas naciones, como Francia y Suecia, es mucho más alto. Los negocios son gravados a niveles incluso más altos. Y todos, como consumidores, pagan el precio final establecido por los impuestos.

¿De qué manera puede una persona acaudalada defenderse contra estos feroces ataques?

Como dicen Dale Davidson y Lord William Rees Mogg en su libro El Individuo Soberano (The Sovereign Individual), uno no puede sacar activos fijos, fincas o fábricas de una jurisdicción opresiva en el aspecto fiscal o político. Sin embargo, los activos de capital más importantes hoy en día son el conocimiento, la experiencia y la información, y estos no pueden ser contenidos por ninguna barrera política.

Los individuos soberanos comprenden estas tendencias y las aprovechan. Elegimos nuestro lugar de residencia por su calidad de vida y no nos sentiremos atados por un accidente en nuestro nacimiento. Elegimos paraísos para la colocación de nuestros activos según la relativa seguridad y privacidad que nos garanticen por ley estos lugares. Aquellos que trasladan Extraterritorialmente una parte o la totalidad de sus activos simplemente reconocen la realidad de que los gobiernos se encuentran ocupados en una sistemática destrucción del derecho que tienen sus ciudadanos de disfrutar de privacidad financiera, en lo que ha sido llamado la “Nazificación de la economía”. Tristemente, debemos buscar tierras extranjeras para obtener la libertad económica que alguna vez se nos garantizaba en nuestros países natales.

La protección de activos en sí misma puede implicar muchos riesgos

Abogados, contadores o asesores financieros pueden alegar con facilidad que comprenden la protección de activos, las inversiones Offshore y la planificación internacional de patrimonios. Sin embargo, a menudo, los planes promovidos por quienes solo pretender tener experiencia pueden resultar en una pérdida del control financiero, de la flexibilidad, e incluso de los activos mismos. Incluso pueden producir acusaciones penales.

Es por esta razón que le brindamos acceso a profesionales cuidadosamente seleccionados con gran experiencia en áreas como finanzas, impuestos y protección de activos. Estos expertos comprenden sus metas y le ayudarán a realizar los planes relacionados con su fortuna y la protección de sus activos.

Dependiendo de sus propias circunstancias personales, una recomendación puede ser la creación de un fideicomiso Offshore para la protección de activos.

En este reporte, usted encontrará una detallada explicación sobre los fideicomisos Offshore para la protección de activos, así como una lista de abogados recomendados que se especializan en la protección Offshore de activos y la planificación internacional de impuestos.

El Fideicomiso para la Protección de Activos

Andrea Paredes von Roth , Ingeniera Comercial , MBA, PHD.

Tal y como se expresó en el Prólogo de este reporte, un buen plan para patrimonio personal debería tener como objetivo brindar, entre otros elementos básicos: 1) evitar la mayor cantidad de impuestos permitida por la ley; 2) la mayor privacidad financiera posible; 3) el nivel más alto de protección segura de los activos; y 4) acceso total a las inversiones más rentables disponibles. Uno de los principales instrumentos legales que satisface todos estos objetivos es el fideicomiso, especialmente un fideicomiso Offshore para la protección de activos, creado en uno de los muchos paraísos financieros que acogen la protección de caudales.

Incluso si usted no es abogado, sin lugar a dudas habrá escuchado algo sobre el concepto de fideicomiso. Es ampliamente conocido ya que el fideicomiso constituye uno del vehículos más populares para la planificación de patrimonios y es utilizado tanto para la transferencia inter-generacional de riqueza así como para evitar onerosos procesos de autenticación. Además los orígenes del fideicomiso retroceden casi mil años en la historia.

Definición de Fideicomiso

Un fideicomiso es un convenio legal formal creado voluntariamente y financiado por una persona (el fideicomitente) que dirige a otra persona (el fideicomisario) para que asuma título legal y control de la propiedad donada por el fideicomitente, para ser utilizada y administrada para beneficio de una o más personas designadas por el fideicomitente (los beneficiarios). El beneficiario de un fideicomiso recibe de este ingresos o distribuciones de activos y posee la titularidad equitativa y forzosa sobre los beneficios, pero no controla los activos del fideicomiso ni administra la operación del mismo.

Como se explica más adelante, un fideicomiso Offshore para la protección de activos también puede incluir a un tercero en la operación del fideicomiso, el protector, una persona investida con ciertos poderes para monitorear el desempeño del fideicomisario.

La Declaración del Fideicomiso

El establecimiento de un convenio de fideicomiso constituye usualmente un acto planeado, calculado e intencional. Puede servir un propósito o necesidad específico o puede ser parte de un plan general de patrimonio. El proceso es bastante simple. El fideicomitente firma una declaración escrita en la que describe sus intenciones, especifica los detalles de la operación del fideicomiso, la distribución de ingresos y la extensión y límite de los poderes del fideicomisario.

Cualquier documento de fideicomiso bien redactado reflejará las intenciones precisas del fideicomitente. Estas intenciones serán descritas a su abogado como insumo para la redacción profesional del documento para el fideicomiso. Vale la pena reiterar que la redacción de una declaración de fideicomiso como parte de un plan general de patrimonio requiere de consejo experto basado en el profundo análisis de todos los acuerdos existentes que afecten el patrimonio del fideicomitente. Para crear un plan de patrimonio apropiado, el estatus de todos los demás documentos o instrumentos legales, tales como un testamento, o activos en copropiedad, deben ser revisados y coordinados con el fideicomiso. Los conflictos deben ser resueltos de manera consistente con todas las leyes fiscales y de fideicomisos aplicables. Sin embargo, es posible redactar un  fideicomiso de enfoque más restringido para alcanzar objetivos limitados o incluso un único objetivo, como podría ser la protección de activos.

¿Qué se puede lograr con un Fideicomiso?

La mayoría de los fideicomisos Offshore para la protección de activos son fideicomisos discrecionales, una variante que permite una mayor flexibilidad en la planificación.

“Discrecional” en este caso, puede significar que el fideicomisario tiene la potestad de decidir cuánto será distribuido a los beneficiarios y, en algunos casos.

quién califica como beneficiario. A menudo un fideicomisario recibe la potestad de reconocer a los beneficiarios entre determinadas clases de personas (“mis hijos y sus herederos”), o es posible que el fideicomiso contenga lo que se conoce como un poder de designación que permite al fideicomisario escoger beneficiarios entre una clase de personas elegibles. La declaración del fideicomiso puede investir a un fideicomisario con el derecho de realizar pagos en montos y momentos determinados por este.

Es posible crear un fideicomiso para cualquier propósito que no sea ilegal o nulo como opuesto a la política pública. Un fideicomiso puede detentar la titularidad e invertir en bienes raíces, efectivo, acciones, bonos, instrumentos negociables y propiedad personal. Los fideicomisos pueden ser redactados para brindar atención a menores de edad o ancianos; o para pagar gastos médicos, educativos u otros. Un fideicomiso puede dar apoyo financiero en caso de emergencia, contribuir a la pensión de un persona mayor, pagar por la educación de una persona joven, administrar planes financieros durante un matrimonio o un divorcio, e incluso implementar capitulaciones matrimoniales.

Para quienes no tengan conocimientos sobre el tema, el proceso del fideicomiso puede parecer complejo y difícil, sin embargo, el fideicomiso es uno de los mecanismos legales más flexibles y a la vez eficientes reconocidos por la ley. En comparación con las alternativas, puede ofrecer una mayor protección de activos y puede asegurar que en su ausencia su obsequio será distribuido de la manera exacta que usted determinó.

Una Historia Venerable

Dentro de la larga historia del fideicomiso es posible encontrar una razón por la cual este constituye un vehículo tan seguro para la protección de activos.

El fideicomiso ha sido utilizado, refinado, y aceptado durante muchos siglos. Los fideicomisos fueron desarrollados por el derecho consuetudinario inglés ya en el siglo X, surgiendo primero a partir de los precedentes establecidos por casos tribunales en las cortes de justicia y luego mejorados por estatutos adoptados en el parlamento. Hoy en día, el fideicomiso es un concepto legal conocido universalmente y reconocido en el Reino Unido, la Comunidad Británica de Naciones, los Estados Unidos y más allá.

En comparación, el otro sistema legal importante utilizado en diferentes naciones y conocido como sistema de legislación civil, tuvo su origen en el imperio romano y luego fue modernizado por el Código Napoleónico. La legislación civil es utilizada en la Europa continental y en muchas excolonias europeas en América Latina y Asia. La legislación civil se deriva en gran parte de los estatutos, mientras que la jurisprudencia juega un papel más limitado. Sin embargo, ya que el fideicomiso ha resultado tan útil, muchos países con legislación civil han adoptado leyes que autorizan el equivalente de los fideicomisos del derecho consuetudinario, pero dentro del marco de una legislación civil. Algunos de estos países son Francia, Mónaco, Liechtenstein, Panamá y Costa Rica.

El fideicomiso Offshore para la Protección de Activos

En décadas recientes, la protección de activos que utiliza el formato del fideicomiso ha obtenido amplia popularidad entre personas acaudaladas y astutas que se encuentran al corriente de la situación.

El fideicomiso extranjero para la protección de activos (o FPA) es una forma dirigida de fideicomiso creado por un fideicomitente residente en un país pero bajo los estatutos de un país diferente en el cual el fideicomiso será registrado y administrado. Sirve como escudo para los negocios y activos personales del fideicomitente, desviando posibles acreedores, litigios y obligaciones financieras en el país de origen, tal vez incluso a un ex cónyuge empeñado en vengarse

¿Qué significa “Offshoreidad”?

El significado de “Offshoreidad” no es complejo. A menudo se escucha sobre “jurisdicciones Offshore” o “paraísos Offshore para activos” como opuestos a “jurisdicción nacional”, representando este último a la nación en la que una persona establece su hogar. De hecho, al hablar de temas financieros, “Offshore” (u offshore como se utiliza a menudo en el gremio) se refiere a cualquier nación diferente de aquella que constituya su país de residencia.

Históricamente, unas cuantas naciones han elegido ofrecer un clima legal que los convierte en “centros financieros Offshore”. Estos países ofrecen servicios a fideicomisos y negocios Offshore, así como a inversionistas extranjeros. algunos países incluso otorgan ventajas de reducción fiscal con las que los ciudadanos de otros países tan solo sueñan. Según datos del Banco Mundial, más de la mitad de la riqueza personal del mundo – más de US$5 trillones – reside hoy en día en unos 60 países constituidos en paraísos de activos alrededor del mundo.

Los paraísos Offshore de activos cuentan con leyes que realmente protegen la privacidad financiera, con una estructura reguladora mínima y con un clima legal estable y predecible que interpone restricciones para la fácil ejecución de fallos emitidos por tribunales extranjeros. Estas jurisdicciones son llamadas con mayor exactitud “paraísos para activos”. El término “paraíso fiscal” es más específico y significa lo que indica, impuestos bajos o inexistentes. Sin embargo la etiqueta de paraíso fiscal no necesariamente cubre algunas jurisdicciones que constituyen paraísos para activos (por ejemplo Suiza y Austria) en los que los impuestos son elevados.

Para quienes buscan impuestos más bajos y privacidad Offshore, Charles Caine, editor de la publicación electrónica Offshore Investment (www.offshoreinvestmen.com) señala que “Offshore (u offshore) es simplemente una jurisdicción diferente que permite a alguien fuera de dicha jurisdicción obtener algún beneficio financiero especial”.

Desplazarse Extraterritorialmente creando su propio fideicomiso para la protección de activos constituye un escape de la nueva esclavitud, aquella de los inmensos impuestos gubernamentales y demandas que hacen estragos.

Los FPA son Efectivos

A continuación presentamos algunas razones por las que los FPA Offshore han resultado tan efectivos:

* Recomenzar: En muchos casos, los tribunales de los “paraísos para activos” no reconocen la validez de las órdenes dictadas por los tribunales nacionales de los Estados Unidos u otras naciones. Un acreedor extranjero que obtenga un fallo contra el deudor y busque realizar un cobro debe volver a litigar la demanda original en los tribunales del país constituido en paraíso para activos después de contratar a un abogado local. Es posible que se le requiera depositar una garantía y pagar los gastos legales de todos los involucrados si llegara a perder. La simple complejidad legal y el costo de un esfuerzo de cobro internacional de este tipo tiende a frenar a cualquiera, a excepción talvez del adversario más determinado.

* Necesidades Mínimas: Un FPA Offshore no necesariamente debe ser complicado. Es posible crearlos con poco más que la firma de un documento formal y la apertura de una cuenta de fideicomiso administrada por su fideicomisario local en un banco ubicado en el país extranjero de su elección. Bancos multinacionales y nacionales bien respetados ofrecen regularmente oficiales de fideicomiso experimentados y personal para manejar los asuntos relacionados con el fideicomiso Offshore. Abogados estado-unidenses especializados en la protección de activos trabajan directamente con dichos bancos y compañías de fideicomisos Offshore. La mayoría de los bancos internacionales ofrecen cuentas con denominación en dólares estadounidenses y a menudo ofrecen mejores tasas de interés que las instituciones financieras en los Estados Unidos.

* Mayor Protección: Según las leyes de los países constituidos en paraísos para activos, los activos colocados en un fideicomiso Offshore para la protección de activos cuentan con una mayor protección que la ofrecida por la legislación de fideicomisos de los Estados Unidos. La ley en estos países ha sido especialmente redactada para ofrecer un “refugio” para la protección de los activos que no se encuentra disponible en los Estados Unidos ni en muchos otras naciones. Con un FPA Offshore, los fideicomisos de activos en manos extranjeras no se encuentran sujetos a la jurisdicción del sistema judicial de su país nacional o de residencia.

* Acciones Rápidas: El estatuto de limitaciones impuesto para que un acreedor extranjero inicie una demanda varía. En muchos paraísos para activos, el estatuto empieza a correr a partir de la fecha en que el FPA ha sido establecido. Otros, como St. Vincent y las Grenadinas, imponen un límite de dos años después de la formación del FPA para la presentación de demandas de ciertos acreedores. Como aspecto práctico, es posible que un acreedor requiera más tiempo que este para descubrir la existencia de un FPA extranjero al que han sido transferidos sus activos tiempo atrás.

* Confidencialidad: El FPA Offshore puede ofrecer una mayor privacidad y confidencialidad, la minimización de impuestos sucesorios locales en el país de residencia, así como el proceso de autenticación en caso de muerte. Ofrece una mayor flexibilidad en la conducción de negocios en casos de discapacidad personal, permite una transferencia sencilla de la titularidad de los activos y evita los controles monetarios nacionales de su país de residencia. Un FPA también es un buen sustituto o complemento para costosos seguros de responsabilidad profesional e incluso para capitulaciones matrimoniales ya que constituye una fuerte protección para el legado de sus herederos.

* Planificación de Patrimonio: Un FPA Offshore puede perseguir las mismas metas tradicionales de planificación de patrimonios que se logran por medio de estrategias nacionales. Estas incluyen la utilización de cláusulas de desvío en el fideicomiso para el pago de impuestos sucesorios para una pareja de casados, fideicomisos que permiten la máxima utilización de las exenciones fiscales disponibles en el caso de obsequios utilizando una entrega planificada y fideicomisos que proveen una pensión así como un ingreso libre de impuestos para el cónyuge sobreviviente. Un FPA también evita los problemas, retrasos y costos que implica un proceso de autenticación local en los Estados Unidos y otras naciones.

* Mejores Inversiones: Un FPA Offshore constituye una excelente plataforma a partir de la cual es posible diversificar inversiones y beneficiarse de las economías fiscales globales. El FPA permite el acceso a algunas de las mejores oportunidades de inversión en el mundo, sin preocupación por las restricciones legales de su país de residencia. La compraventa Offshore de acciones, bonos y fondos mutuos extranjeros no se encuentra cubierta por leyes tales como la Ley de Valores y Bolsa de los Estados Unidos o su brazo administrativo, la SEC.

FPA como Vehículo de Inversión

Para profundizar en el punto mencionado anteriormente, la protección de activos es definitivamente una meta importante de la planificación financiera Offshore. Sin embargo, una de las razones más persuasivas para establecer estructuras Offshore es poder invertir en fondos mutuos Offshore y otras inversiones no disponibles para residentes de los Estados Unidos debido a sus leyes altamente restrictivas.

Muchos fondos de inversión con base Offshore niegan el acceso a residentes de los Estados Unidos debido a que los administradores de fondos extranjeros prefieren evitar la complicación y costo que implica satisfacer los inmensos requerimientos de registro impuestos por las leyes estadounidenses. De acuerdo con la llamada exención de la regulación “S” de la Comisión de Valores y Bolsa (SEC), los corredores de valores Offshore no pueden vender directamente a residentes de los Estados Unidos ni pueden buscar ventas dentro del mercado estadounidense. Sin embargo, cualquier “no residente” de los Estados Unidos puede adquirir valores extranjeros y eso puede incluir ventas a un fideicomiso Offshore creado por un residente de los Estados Unidos como fideicomitente. Algunos tipos de fondos garantizados, no permitidos en los Estados Unidos pero disponibles desde hace mucho en Europa, solamente están disponibles para la compra a través de fideicomisos Offshore o empresas internacionales de negocios con base Offshore.

Considere algunos de los factores lucrativos característicos de los fondos garantizados disponibles para un FPA Offshore. Estos fondos usualmente ofrecen:

  • un monto de principal garantizado por el fondo a través de un contrato con el comprador;
  • garantía en el ingreso obtenido que se amarra al principal en lo que se conoce como el “efecto trinquete”;
  • disponibilidad y garantía de bancos Offshore líderes con las mayores calificaciones de “Standards & Poors” y/o “Moody’s”
  • participación directa del inversionista en una cartera institucional administrada por algunos de los administradores líderes en el mundo;
  • fondos diseñados para obtener un retorno firme y seguro en el mediano plazo, y
  • fondos que ofrecen tanto la protección característica de los bonos de mayor plazo, además del crecimiento normalmente asociado con una cartera de patrimonio balanceada y diversificada.

Una inversión de este tipo es el “fondo de crecimiento garantizado”, una categoría única de vehículos de inversión que durante muchos años ha resultado extremadamente atractiva para los inversionistas Offshore. Algunos de estos fondos Offshore han existido por más de un siglo y han entregado consistentemente retornos sobresalientes. Por ejemplo, en los últimos cuatro años, uno de estos fondos de crecimiento garantizado entregó una utilidad neta anual de 14.5%.

Estas garantías las ofrecen directamente al cliente (la entidad inversionista del FPA), subsidiarias Offshore de instituciones bancarias británicas tan prestigiosas como el Halifax Bank y el Abbey National Bank. Para obtener mayor información, usted puede contactar estos bancos a las direcciones que aparecen a continuación. Sin embargo, debido a la legislación en materia de valores vigente en los Estados Unidos, éstas usualmente no responden a consultas con remitente en los Estados Unidos Una vez que usted tenga su FPA Offshore en operación, eso ya no será un problema. No obstante, usted puede obtener mayor información revisando los sitios en Internet listados a continuación.

Abbey National Bank, 215-219 Baker Street, Abbey House, London NW1 6XL, U.K., Tel: +(044) 870 607-6000, Sitio web: www.abbeynational.co.uk.

Halifax Bank Offshore, Halifax International (Jersey), Ltd., 31/33 New Street, Apartado Postal 664, Halifax House, St. Helier, Jersey, Channel Islands JE4 8YW, Tel: +(044) 153 475-9840, Sitio web: www.halifaxinternational.com

El Tiempo lo es Todo

Un fideicomiso para la protección de activos probablemente será exitoso si se planifica con anticipación y se crea en un momento de calma en las finanzas personales. Si la creación de un FPA responde a una crisis financiera personal inminente, es posible que surjan obstáculos legales adicionales que podrían ser difíciles, sino imposibles de superar.

Si se establece un fideicomiso extranjero precipitadamente cuando uno enfrenta una demanda legal, o poco tiempo después de que una ha entablado o forzado la quiebra personal, el acto de transferencia de activos podría violar la legislación civil y penal de los Estados Unidos contra traspasos fraudulentos. Estas leyes se encuentran diseñadas para proteger a los acreedores de deudores deshonestos. Bajo estas circunstancias, un tribunal de los Estados Unidos puede anular la transferencia de activos al fideicomiso, si la misma constituye un intento por ocultar o remover activos ante los acreedores. El establecimiento de un fideicomiso cercano o posterior a la presentación de una bancarrota, o al inicio de un litigio, puede ser visto como evidencia de fraude – un crimen en sí mismo según las leyes federales de quiebras y en el caso de algunos estados como California.

Transferencia de Activos

En la práctica, sin importar el momento de creación del FPA, cualquier activo que permanezca físicamente en su país de residencia y dentro de la jurisdicción de un tribunal nacional no se encuentra protegido ante los acreedores nacionales que hayan obtenido un fallo contra el deudor. El simple hecho de otorgar la titularidad de los activos a un fideicomisario extranjero es una protección cuando mucho, delgada como papel – a menos que la propiedad sea realmente trasladada Extraterritorialmente. Si los activos tangibles son efectivamente transferidos a una jurisdicción extranjera, (como en casos en los que el efectivo o las acciones son movidas a la cuenta de un fideicomiso Offshore, o a la caja de seguridad del fideicomisario Offshore), un acreedor en el país de residencia tendrá grandes dificultades para alcanzarlos, siempre y cuando logre descubrir que el fideicomiso Offshore siquiera existe.

Como precaución obligatoria, el FPA y su fideicomisario deben utilizar siempre un banco Offshore que no sea agencia ni filial de ningún banco dentro de su país de residencia. Esto ayuda a aislar a los personeros bancarios Offshore  (y sus cuentas FPA) de las presiones extranjeras. También otorga una mayor protección legítima ante las presiones del país de residencia o el simple fisgoneo del gobierno u otros.

Incluso contando con esta mejora en la privacidad financiera, en una situación dada es posible que sea una gran ventaja competitiva permitir que la parte hostigadora sepa que sus activos se encuentran seguramente colocados fuera de su alcance. El costo y dificultad de perseguirlos podría desanimar cualquier acción futura de su parte.

En países enloquecidos por los litigios, como los Estados Unidos, un profesional sensato no espera que surja un desastre antes de asumir un plan de protección de activos. Las demandas por mala práctica profesional ahora son tan comunes como el resfriado en el invierno. Un sondeo reciente indica que el aumento en el número de demandas civiles entabladas anualmente es hoy en día siete veces mayor que el crecimiento demográfico.

Una empresario activo puede encontrarse de repente comprometido personalmente por supuesta responsabilidad en la contaminación del ambiente corporativo, una quiebra bancaria o un juicio que favorece a un empleado insatisfecho o cliente que demande. La seriedad de la situación se vuelve obvia al ver las inmensas primas cobradas cobran por cualquier tipo de seguro para mala práctica profesional u otros negocios. Las demandas por mala práctica así como la aplicación legislativa y judicial de responsabilidad personal sin dolo a funcionarios y directores corporativos hoy en día constituyen tristes situaciones cotidianas en la vida empresarial. Dentro de este tipo de clima de responsabilidad, uno debe encontrar y adoptar la más fuerte defensa de activos disponible.

Para lograr la protección contra el litigio – minimizando la probabilidad de pérdida de activos – usted debe reducir su atractivo y el de sus activos como blanco. Ese blanco se reduce renunciando a la titularidad legal y, cuando sea necesario, reduciendo el control sobre sus activos actuales. La transferencia de propiedades a un FPA Offshore puede ser una forma de lograr esta meta por un medio legal, rápido y eficiente.

Costos por Adelantado del FPA

Tradicionalmente, el costo de crear un fideicomiso de alta complejidad para la protección de activos basado en un país extranjero puede exceder los $15,000, además de varios miles de dólares anuales en cuotas de mantenimiento. A menos que los activos totales a ser protegidos justifiquen un costo tal, un FPA extranjero podría no resultar práctico. Hace algunos años, Business Week estimó que “como regla general usted debería tener un valor neto de unos $500,000 o más para justificar la creación de un fideicomiso extranjero para la protección de activos. La revista cita las comisiones que cobran los expertos por establecer y administrar dichos fideicomisos en montos que llegan hasta los $50,000, mientras que algunos piden un porcentaje del valor total de los activos a ser transferidos.

Aunque los altos costos alguna vez fueron regla general, los costos de los FPA han cambiado positivamente, es decir se han reducido. Hoy en día, los fideicomisos Offshore no solo son para los muy ricos. Si su patrimonio es de relativa baja complejidad, puede obtener un FPA extra-territorial por unos cuantos miles de dólares y situarlo en una nación cercana a los Estados Unidos, como Bahamas. Más adelante le presentamos mayor información sobre este tema.

Ubicación del FPA

Hoy en día existen muchos centros financieros Offshore en naciones en las que las leyes son muy amigables a la creación de fideicomisos para la protección de activos propiedad de extranjeros.

Estas naciones son ante los fideicomisos para la protección de activos lo que el amigable estado de Delaware es para las empresas en los Estados Unidos Aunque estos países no se cuentan entre las principales naciones industrializadas del mundo, constituyen centros financieros bien desarrollados y con reconocimiento internacional. Sus ciudades capitales cuentan con proveedores de servicios profesionales bancarios, legales y otros que comprenden y viven de servir a los FPA, a las corporaciones internacionales y las finanzas Offshore en general.

12 Puntos que debe Considerar

Las características que describen un paraíso para activos apropiado son:

  • ser política y económicamente estable;
  • no tener regulación monetaria ni cambiaria;
  • contar con políticas consistentes de impuestos bajos o cero impuestos;
  • no establecer impuestos ni otros cargos sobre el capital extranjero;
  • contar con leyes modernas y favorables para la creación y administración de fideicomisos;
  • ofrecer por medio de estatutos garantías de privacidad financiera;
  • contar con una experimentada comunidad profesional y de servicios;
  • contar con un sistema bancario establecido y moderno;
  • mantener un sistema judicial justo y honesto;
  • un gobierno con actitud favorable ante los negocios Offshore;
  • ser geográficamente apropiado y compatible; y
  • contar con sistemas modernos de telecomunicaciones.

Algunos de los paraísos para FPA establecidos en el mundo son: cerca de la costa del sur de la Florida, las Bahamas; en el área del Caribe, las Islas Caimán, Nevis (la mitad de la Federación de St. Kitts y Nevis), St. Vincent y las Grenadinas, las Islas Vírgenes Británicas, Anguilla, las Islas Turcos y Caicos; y en Centro América, Belice. También la colonia británica de Bermuda en mitad del Atlántico; en Europa, el principado de Liechtenstein; así como Gibraltar y Chipre en lados opuestos del Mediterráneo, la República de Mauricio, cerca de la costa este de Africa en el Océano Indico; y finalmente, en el Pacífico Sur, las Islas Cook, un antiguo protectorado de Nueva Zelanda.

Históricamente, las Dependencias de la Corona Británica, las Islas del Canal (Guernsey, Jersey, Sark y Alderney) y la Isla de Man, han sido de primordial importancia como paraísos para activos, sin embargo ese estatus se encuentra seriamente cuestionado en este momento debido a las presiones del gobierno Laborista de Londres.

También existen demandas constantes por parte de la Unión Europea para que se realice una retención fiscal en la fuente del 20% sobre todos los ingresos por inversiones pagados a extranjeros en el Reino Unido y países miembros de la unión. La Isla de Man y las Islas del Canal han respondido en diferentes grados a las demandas de Londres, adoptando o considerando nuevas leyes que restringen sus antiguas garantías a la privacidad financiera. El tema de la retención fiscal en la fuente permanece sin resolución. Hasta que se aclare la situación y estos temas sean decididos definitivamente, nos abstenemos de recomendar estas jurisdicciones como ubicaciones apropiadas para el establecimiento de un fideicomiso para la protección de activos. Cualquier otra actividad financiera propuesta en estos lugares debe ser considerada con detenimiento.

Si usted está considerando un fideicomiso extranjero para la protección de activos, puede hacer algunas averiguaciones por su cuenta. Revise lo relacionado a cualquier jurisdicción extranjera prospecto. Muchas cuentan ahora con páginas web oficiales y de profesionales nacionales que contienen información actualizada y enlaces a sitios relacionados. Familiarícese con la legislación nacional para asegurarse que la situación legal y financiera sea favorable y ofrezca el amparo que usted busca. Examine el registro reciente de la estabilidad económica y política, la reputación de sus abogados y del sistema judicial, impuestos nacionales, el ambiente comercial en general, posibles barreras del idioma, la situación de las facilidades financieras disponibles y por supuesto, el registro de la estabilidad política. (Refiérase a la Parte Dos de este reporte para obtener más información sobre los países que pueden servir como posibles ubicaciones para su FPA).

Hoy en día, con las transferencias bancarias instantáneas, teléfonos, faxes, correo electrónico e Internet, todos los paraísos para activos ofrecen el tipo de servicios de comunicaciones requeridos por un FPA, y por usted como fideicomitente. Hacer negocios con un FPA Offshore y su fideicomisario no presenta mayores dificultades que tratar con un banco nacional en su zona de residencia, aunque los horarios pueden diferir en otras partes del mundo.

Creación de su FPA

Desafortunadamente, existe solamente un número limitado de expertos estadounidense y británicos calificados en el campo de la legislación para la protección de activos, así que proceda con gran cautela antes de elegir a su asesor personal para un proyecto tan importante. Esta es un área de actividad financiera en la que tomar atajos puede ser muy oneroso. Los abogados experimentados en FPA tienden a ser costosos pero valen su precio, si están bien calificados. Listamos algunos de los mejores abogados al final de la Parte Uno de este reporte.

La estructura legal de un fideicomiso para la protección de activos es similar a un fideicomiso local estadounidense o británico. El fideicomitente crea el FPA y le transfiere los activos para ser administrado de acuerdo con los términos de la declaración de fideicomiso por un fideicomisario administrador para beneficio de beneficiarios individuales específicos, o de una clase de beneficiarios que el fideicomisario puede determinar a discreción. Las leyes extranjeras no imponen requerimientos diferentes a los fidei-comisarios de FPA, pero todas obligan que quien efectúa la administración esté localizado dentro del país extranjero.

El Tema del Control

La mayoría de las personas, al enfrentarse a la necesidad de dejar de ser dueños de sus activos, desean que se les asegure que conservarán algún grado de influencia sobre el FPA al que entregarán su fortuna.

El fideicomitente puede designar al fideicomisario y a los beneficiarios, incluso puede constituirse en beneficiario. Pero la realidad inevitable es que un fideicomiso, por su propia naturaleza, requiere que el donante ceda la titularidad y el control al fideicomisario, quien luego se convierte en propietario fiduciario de esos activos. Por ley, el fiduciario debe y está obligado a ejercer ciertos poderes enumerados que no pueden ser compartidos con el fideicomitente. De lo contrario sería invitar al desastre legal y a la nulidad del FPA y su propósito.

Algunos paraísos para activos no permiten que el fideicomitente extranjero de un FPA sirva también como fideicomisario. De cualquier forma, debido a posibles litigios en el país de residencia, ese rol doble siempre debe ser evitado por el fideicomitente. Esto porque un arreglo como este podría permitir a un juez del país de residencia ordenar al fideicomitente, en su papel de fideicomisario, que entregue los activos del FPA a un acreedor que obtenga un fallo contra el deudor, o incluso ordenar al fideicomisario que disuelva el fideicomiso Offshore y que devuelva los activos.

Las leyes extranjeras sobre fideicomisos, menos estrictas que los requerimientos “al alcance del brazo” vigentes en los Estados Unidos, permiten que un fideicomitente reciba ingresos y beneficios del fideicomiso como uno de varios beneficiarios. Otros beneficiarios, como el cónyuge o los hijos, pueden variar según los objetivos de planificación del patrimonio que tenga el fideicomitente.

Evite los Fideicomiso Fraudulentos

Un fideicomiso Offshore para la protección de activos no puede ser una simple “farsa” y aún así lograr la protección de los activos donados al fideicomiso por el fideicomitente. A menos que se observen todos los requerimientos establecidos en la ley de fideicomisos, el fideicomitente corre un riesgo muy real de que un tribunal en su país de residencia (e incluso un tribunal en el territorio extranjero) declare el fideicomiso como una ficción en papel, una “farsa”.

En uno de los casos relativamente raros en los que un FPA fue declarado como fraudulento, en 1991, la Corte Real de la Isla de Jersey estableció que un fideicomitente de fideicomiso, desde el momento de su creación hasta su muerte, ejerció un control prácticamente completo sobre los activos del fideicomiso excluyendo al fideicomisario. Por lo tanto, el tribunal decidió que los activos nunca fueron colocados en el fideicomiso, sino que continuaron siendo parte del patrimonio del fideicomitente. El resultado fue la nulidad del fideicomiso y los activos del mismo fueron transferidos a sus herederos según las leyes de autenticación vigentes en el país de residencia del fideicomitente, en lugar de la posición diametralmente diferente que él había planeado utilizando el fideicomiso. Rahman vs Chase Bank Trust Company (CI) Ltd. (1991) JLR 103.

A finales de 1999, la Corte Fiscal de los Estados Unidos se pronunció en una opinión que claramente replantea la actitud establecida por el Internal Revenue Service o IRS (Servicio Interno de Rentas) hacia los fideicomisos fraudulentos. (Refiérase a U.S. Tax Court Memo 1999-391. Allen O. Zachman & Bernadette Zachman, Demandantes vs. Com. Of Internal Revenue, Docket No. 13252-91. [Dec. 1, 1999]. En este caso, la Corte resumió las reglas de la siguiente manera: “Cuando la creación de un fideicomiso no produzca efectos económicos reales ni altere relación económica conocida alguna, será ignorado para los propósitos del impuesto Federal de renta; nuestro punto de referencia será la sustancia económica de la transacción. (Ver Zmuda v. Commissioner, 79 TC 714, 719 (1982), affd. 731 F.2d 1417 (9th Cir. 1984); Markosian v. Commissioner, 73 TC 1235, 1241 (1980). Si un fideicomiso tiene o no sustancia económica es algo que habrá que comprobar. Ver Paulson v. Commissioner, 992 F.2d 789, 790 (8th Cir. 1993), affg per curiam T.C. Memo. 1991-508). Algunos factores relevantes incluyen si la relación del contribuyente como fideicomitente de la propiedad difirió materialmente ante y después de la formación del fideicomiso, si el fideicomiso contó con un fideicomisario independiente, si algún interés económico fue pasado a otros beneficiarios del fideicomiso y si el contribuyente se sintió limitado por cualquier restricción impuesta por el fideicomiso o por la ley de fideicomisos.

En cuanto a las consecuencias fiscales de un fideicomiso fraudulento, la Corte Fiscal de los Estados Unidos dijo: “…el gravamen se relaciona con el mando real sobre la propiedad gravada… y la transferencia de la titularidad legal formal no surtirá efecto en la modificación de la incidencia del gravamen atribuible a la titularidad de la propiedad en la que el cedente continúe reteniendo un control significativo sobre la propiedad transferida”, cita de Frank Lyon Co. v. U.S., 435 U.S. 561, 573 (1978).

No es del todo inusual que acreedores en los Estados Unidos de un fideicomitente con un fideicomiso Offshore ataquen el fideicomiso en un tribunal acusándolo de “farsa”, aduciendo que el fideicomiso no es más que un lugar en el que el fideicomitente ha “parqueado” sus activos para evitar pagar sus justas deudas. Sin embargo, un tribunal en los Estados Unidos tiene medios extremadamente limitados para imponer sus órdenes fuera de los Estados Unidos. Un acreedor que decide presentar una demanda en un territorio extranjero contra los activos de un fideicomiso se enfrenta a un camino difícil de recorrer.

Evite los Conflictos de Intereses

Para protegerse contra la posibilidad de una farsa, he aquí unas reglas básicas simples que debe seguir:

  • el fideicomisario debe ser el único signatario autorizado en cualquier banco, inversión u otra cuenta que se encuentre a nombre del fideicomiso, además el protector del fideicomiso (ver más adelante) puede tener firma conjunta con el fideicomisario, o alternativamente, el poder de firma puede ser delegado a un fiduciario;
  • el fideicomisario debe contar con un poder general, sin límite de suma, sobre todas las propiedades del fideicomiso; y
  • un fideicomitente no debe realizar negocios con nadie actuando como representante directo del fideicomiso, en todo momento debe permitir que sea el fideicomisario quien realice los negocios del fideicomiso.

Algunas disposiciones del fideicomiso permiten al fideicomitente utilizar una tarjeta de crédito o bancaria que le facilite retirar fondos directamente del corpus mismo del fideicomiso. Dichas disposiciones deben ser evitadas debido al conflicto obvio que generan. Sin embargo, un fideicomitente o beneficiario puede tener una tarjeta de crédito o bancaria emitida por el banco Offshore, esto le permite realizar retiros contra fondos debidos del fideicomitente que hayan sido distribuidos apropiadamente por el fideicomisario del FPA a la cuenta del fideicomitente.

En algunos paraísos Offshore, los estatutos expresamente permiten que el fideicomitente administre e invierta los activos del fideicomiso, no obstante esta actividad solo debe ser realizada en concertación con el fideicomisario del FPA.

El Protector del Fideicomiso

Algunas jurisdicciones extranjeras tradicional-mente han permitido que en un fideicomiso se designe un tercero que funge como protector del mismo. Este papel deriva más de la práctica consuetudinaria y de la jurisprudencia que de los estatutos. Belice es una de las pocas naciones que reconocen al protector dentro de sus leyes de fideicomisos. Como el nombre lo indica, esta persona se encarga de la supervisión general de las operaciones para asegurar que se cumplan los objetivos del fideicomiso y que se cumpla con la ley. Usualmente, el fideicomitente tiene derecho de designar y remover al protector y puede incluso asumir personalmente esa posición.

El protector no administra el fideicomiso, pero dependiendo de las leyes nacionales o de la costumbre, en algunos casos puede vetar o requerir ciertas acciones del fideicomisario, tales como la distribución de ingresos o activos del fideicomiso. A menudo, el protector también tiene derecho a remplazar al fideicomisario extranjero con otro nominado, con o sin causa alguna. Entre otras tareas, el protector supervisa la administración del fideicomiso, vela por que los deseos expresos del fideicomitente sean llevados a cabo, puede actuar como enlace entre los beneficiarios y el fideicomisario y puede supervisar las inversiones del fideicomiso.

Aunque el fideicomitente puede fungir como protector del fideicomiso, esto puede dar lugar a cargos por conflicto de intereses en algunas situaciones. Entre mayores sean los poderes reales del protector sobre el fideicomiso, mayor será el argumento en contra de que el fideicomitente ejecute dicha capacidad. Una alternativa preferible es que un servicio profesional de protección de fideicomisos realice esta función. Dichos servicios se encuentran disponibles en casi todos los paraísos para activos.

Para aislar el fideicomiso Offshore, cuando el fideicomitente funge como protector, la declaración del fideicomiso debe contener una “cláusula anticoacción” que requerirá que el fideicomisario ignore cualquier orden del protector emitida “bajo coacción”. Dichas órdenes podrían ser emitidas en relación con la orden judicial local emitida en el país de residencia del fideicomitente/protector.

La Carta de Deseos

En muchos paraísos Offshore para activos se acostumbra que el fideicomitente también firme un documento auxiliar conocido como la carta de deseos.

Esta carta es una elaboración que realiza el fideicomitente sobre la manera en que desea que el fideicomiso sea administrado, los propósitos para los cuales desea que se utilice, y una descripción más detallada de las clases de beneficiarios. Esta carta es particularmente útil para el fideicomisario durante la administración discrecional del fideicomiso. Los tribunales Offshore otorgan gran deferencia a este documento, aunque no en todos los casos posea fuerza de ley. Los abogados en los Estados Unidos no utilizan usualmente la carta de deseos y prefieren incorporar todos los términos del fideicomiso dentro de la declaración misma.

Traspasos Fraudulentos

Cualquiera que considere la creación de un fideicomiso, Offshore o nacional, debe familiarizarse con la legislación estatal y federal que prohíbe la utilización de traspasos como medio para estafar acreedores presentes o futuros. La ley de traspasos fraudulentos, como se conoce a este cuerpo legal, considera fraudulenta cualquier transferencia de activos con la intención que pretenda evitar que los acreedores satisfagan sus justas demandas. Las leyes de quiebra de los Estados Unidos contienen restricciones y prohibiciones similares que impiden a la persona en bancarrota disponer u ocultar activos ante los ojos del tribunal y los acreedores.

Este tema no tiende a surgir en el caso de un fideicomiso Offshore para la protección de activos si el FPA es creado en un momento en que el fideicomitente no cuenta con demandas probables o pendientes en su contra. Si por otro lado, el fideicomiso es creado en respuesta a alguna emergencia financiera, como un fallo judicial pendiente o embargo de activos, el tema del fraude casi siempre será propuesto por los acreedores y demandantes contra todos los activos locales o Offshore. Este fue el tema central del caso Lawrence de quiebra descrito más adelante en la sección sobre desacato al tribunal.

A continuación se presentan transferencias típicas de activos que podrían realizarse a favor de un fideicomiso en circunstancias que la ley considera como fraudulentas:

  • una transferencia realizada cuando el fideicomitente sea insolvente, o haya sido declarado insolvente por incurrir en una obligación o al realizar una transferencia sin recibir a cambio la justa consideración (i.e. valor apropiado). En otras palabras, la transacción podrían constituir un despilfarro fraudulento con el fin de frustrar la acción de acreedores legítimos movilizando los activos Extraterritorialmente;
  • una transferencia de activos sin obtener una consideración justa cuando el fideicomitente esté comprometido o a punto de comprometerse en otros negocios o transacciones personales que le dejen con poco o ningún capital;
  • una transferencia de activos sin la debida consideración cuando el fideicomitente esté consciente de que tiene poca o ninguna capacidad de pagar las obligaciones resultantes en su fecha de vencimiento; o
  • una transferencia con la intención específica de dificultar, retrasar o estafar acreedores presentes o futuros.

El Ataque de los Acreedores

En teoría, la creación de un fideicomiso Offshore para la protección de activos excluye los activos donados de la exposición a futuros acreedores, siempre y cuando el fideicomitente no conserve ningún control sobre la propiedad. Pero al igual que todo en la vida, la teoría establecida no siempre prevalece en los tribunales de los Estados Unidos

Una buena razón por la que personas bien informadas colocan su dinero duramente ganado en un fideicomiso Offshore es la expansión judicial absoluta de los derechos de los acreedores durante la última década en los Estados Unidos. El sesgo judicial a favor de los demandantes que exigen el pago de daños y perjuicios es de todos bien conocido. Los comprensivos tribunales frecuentemente descubren transferencias “fraudulentas” que dañan a los acreedores, aunque no se presente prueba alguna de la intención real de evitar el pago de demandas conocidas al momento de realizar la transferencia.

Los tribunales estadounidenses a menudo no confirmarán lo que consideren como fideicomiso inválido cuando los activos valiosos del mismo permanezcan dentro de la jurisdicción del tribunal, es decir en cualquier parte de los Estados Unidos pueden ser confiscados por un supervisor de los tribunales. Cuando un acreedor presente una demanda por posible fraude, el tribunal simplemente ordena inmediatamente la confiscación de los activos (“congelamiento”), y permite que las partes discutan en el futuro sobre las transferencia fraudulentas y los fideicomisos irrevocables. Y los fideicomitentes del fideicomiso, como cualquier otra persona, no desean gastar dinero presentando costosas apelaciones a fallos improcedentes.

Por supuesto, contar con una protección de activos localizada en un paraíso extranjero para activos, como hemos visto, establece una pared especial de distancia y defensa contra las demandas que surjan en los países de residencia de los fideicomitentes.

Posible Desacato

En dos ocasiones en 1999, los tribunales federales de los Estados Unidos dictaron sentencia en relación con los fideicomisos Offshore para la protección de activos (FPA). Estas sentencias fueron utilizadas por algunos autoproclamados expertos como excusa para alegar que los fideicomisos Offshore están muertos. Para obtener una mejor perspectiva, vale la pena notar que quienes aspiran a enterrar los FPA usualmente son personas con un interés personal, vendedores ansiosos que ofrecen productos Offshore alternos como anualidades o seguros de vida. Estos instrumentos también tienen su lugar en la planificación de patrimonios, pero de igual manera lo tienen los FPA.

Uno de los principales atractivos de un fideicomiso Offshore ha sido siempre su “extranjerismo”. Por su propia naturaleza, la creación de un FPA coloca la titularidad de la propiedad del fideicomitente en las manos de otra persona, el fideicomisario. Pero un fideicomiso Offshore va todavía más allá y además coloca físicamente estos activos en otro país, bajo el control de otro sistema legal administrado por tribunales extranjeros. Únicamente el más determinado de los acreedores o demandantes tendrá el valor de superar la distancia y el costo que implica cuestionar un fideicomiso FPA constituido a tiempo, asumiendo que no existan elementos de fraude o quiebra intencional.

Los tribunales de los Estados Unidos han disfrutado siempre de poderes coercitivos inherentes, incluyendo la capacidad de ordenar a una persona en los Estados Unidos repatriar cualquier fondo o activo Offshore bajo amenaza de que se le acuse de desacato civil y se le impongan posibles multas. Pero incluso esa posibilidad puede ser negada por un fideicomiso Offshore debidamente establecido y a tiempo que contenga una cláusula anticoacción. La cláusula permite al fideicomitente estadounidense de un fideicomiso alegar con toda veracidad que se encuentra legalmente incapacitado de cumplir con la exigencia del tribunal ya que el fideicomisario y/o el tribunal extranjero no cumplirán las exigencias del tribunal ni los deseos del creador del fideicomiso bajo tales circunstancias.

En cuanto a los posibles fallos por desacato contra un fideicomitente local que ha creado un FPA extra-territorial, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha sostenido en dos ocasiones que un residente de los Estados Unidos no puede ser acusado de desacato por un tribunal como resultado de su incapacidad o fracaso a la hora de realizar aquello que no se encuentra dentro de su poder llevar a cabo, a menos que esa imposibilidad haya sido autoimpuesta.

Y para tener éxito, dicha “defensa por imposibilidad” debe realizarse con manos limpias.

Hasta el momento en que surgieron los dos casos de 1999, los reportes sobre la utilización del desacato por parte de los jueces en los Estados Unidos en casos de FPA Offshore era muy inusual, principalmente porque los tribunales no cuentan con medios para imponer el cumplimiento contra activos localizados en tierras extranjeras. Sin embargo estos fallos recientes probablemente fueron correctos, con base en las circunstancias de cada caso.

Para obtener una perspectiva más amplia, considere que en 1999, la corte más alta de los Estados Unidos se pronunció a favor de endosar una moderna planificación Offshore para la protección de activos. A pesar de que la prensa y algunos practicantes legales fingieron histeria por la sentencia altamente específica en factores de juicio tomada en el caso de la apelación ante el Circuito 9o y conocida como el caso “Anderson” (FTC vs Affordable Media, LLC, Case No. 9816378) relacionado con la repatriación de activos en un fideicomiso Offshore; la Corte Suprema de los Estados Unidos mantuvo la protección Offshore de activos en un caso mucho más importante, Grupo Mexicano de Desarrollo, SA, et al. vs. Alliance Bond Fund Inc., et al. (Caso No. 98231, Junio 17, 1999). En este último caso, que involucraba fondos fiduciarios comerciales en México, la Corte Suprema de los Estados Unidos específicamente confirmó la utilización legítima de las estructuras Offshore para la protección de activos como legales y también permisibles.

En el caso Anderson, nombrado por los cónyuges acusados, el juez federal de quiebras se refirió a los fideicomitentes del FPA como “criminales” que cometen actos “viles”. La pareja supuestamente utilizó un fideicomiso en las Islas Cook como depósito para dineros obtenidos por medio de engaño intencional. Este no era un FPA ordinario y no sorprende que el juez haya acusado a las partes de desacato. Pero incluso con las circunstancias tan negativas presentes en el caso Anderson, los activos Offshore no fueron retornados. Los fondos tuvieron que ser perseguidos por medio de procesos en las Islas Cook donde el fideicomiso y sus activos se encontraban localizados. En otras palabras, la cláusula anticoacción funcionó y los fondos no fueron devueltos. El tribunal del paraíso Offshore de activos, y no la corte de los Estados Unidos, eventualmente decidirá el asunto de la repatriación de los fondos.

Una vez más, en el caso de Stephan Lay Lawrence en el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos del sureño distrito de Florida, un juez de quiebras encarceló al fideicomitente de un FPA Offshore. A diferencia del caso Anderson en el cual el adversario era la Comisión Federal de Comercio, Lawrence estaba enredado en las deudas masivas del puesto de bolsa Bear Sterns, y debía una suma superior a los $20 millones. Al igual que en el caso Anderson, el juez federal de quiebras no creyó que Lawrence fuera incapaz de recuperar $7 millones que había guardado en un fideicomiso realizado a toda prisa en la Isla de Jersey, un fideicomiso que luego fue transferido a la República de Mauricio solamente semanas antes de que se emitiera en su contra una sentencia arbitral adversa. Fue nombrado por desacato a la corte por rehusarse a repatriar los fondos, ya que el tribunal consideraba que sí tenía el poder de hacerlo.

El tribunal del caso Lawrence dijo que una “defensa por imposibilidad” en un proceso por desacato resultaba inválida si el acusado había creado a propósito dicha imposibilidad (“aunque la imposibilidad constituye una defensa reconocida en el caso de un mandato por desacato civil, la ley no reconoce la defensa por imposibilidad cuando esta sea autoimpuesta”). Si el fideicomiso hubiera sido establecido con buena anticipación a las dificultades finales de Lawrence, probablemente hubiera prevalecido y el FPA hubiera quedado exento del juicio de quiebra.

Ambos casos son de interés periodístico debido a sus factores sensacionalistas, pero no constituyen un alejamiento de la legislación establecida en el caso de “fideicomisos fraudulentos”. Los tribunales tienen la potestad, con base en pruebas adecuadas, de declarar un fideicomiso creado por el fideicomitente dentro de su jurisdicción como una “farsa” en lugar de un fideicomiso. El tribunal podría determinar que no fue establecida ninguna relación de fideicomiso, que el supuesto “fideicomitente” continua siendo de facto el principal controlador de sus activos por medio de un agente que es solamente posa como fideicomisario nominal. En estos casos, el tribunal puede tratar al fideicomiso como alter ego del fideicomitente y como poco más que una entidad en papel.

Estas sentencias realmente no ofrecen nada nuevo y no deberían impresionar a ninguna persona razonable. Si de algo han de servir, es para reafirmar el uso y estatus válido de un fideicomiso Offshore para la protección de activos bien creado y legalmente administrado.

Verdadera Privacidad Financiera

Un fideicomiso Offshore para la protección de activos ofrece algo que ya no es posible obtener en los Estados Unidos – una gran medida de privacidad financiera garantizada y segura. Los paraísos para activos se enorgullecen por sus protecciones legales de la privacidad para quienes realicen negocios dentro de sus fronteras. La mayoría de ellos no tienen tratados recíprocos de información fiscal con los Estados Unidos ni con otras naciones. Y en el caso de FPA, la privacidad es aún más estricta.

En los paraísos para activos es muy poca la información que se registra con el estado. Los términos propiamente dichos del convenio de fideicomiso y las partes involucradas no deben ser necesariamente divulgados. La poca información que se registra no se encuentra disponible al público. De existir algún registro público, no puede ser más que un registro de FPAs por nombre, fecha de creación y nombre del fideicomisario local. El nombre del fideicomitente no es revelado. En estos países tan conscientes de la privacidad, a un fideicomisario solamente se le permite revelar información en circunstancias muy limitadas, y luego, usualmente, solo de conformidad con una orden judicial nacional.

Otro tema preocupante para la mayoría de los posibles fideicomitentes de FPA es la seguridad – la idea de distancia física entre ellos y sus activos en fideicomiso – y entre ellos y las personas que administran esos activos. Constituye una preocupación justificable que puede ser disminuida escogiendo profesionales confiables para la creación y administración de su fideicomiso. La debida diligencia debería anular esta preocupación, pero como precaución adicional, existen a nivel Offshore pólizas de seguros que protegen contra el fraude fiduciario.

Revise y Revise de Nuevo

Por definición, todo verdadero paraíso para activos cuenta con una comunidad legal y bancaria bien desarrollada y con amplia experiencia en FPA. Sin embargo, esta es una situación en la que es necesario solicitar referencias de la eventual empresa de fideicomisos o del fideicomisario, así como revisar cuidadosamente cada una de ellas antes de tomar la decisión final. En la práctica, su abogado en los Estados Unidos especialista en protección de activos tiene experiencia personal con proveedores de fideicomisos Offshore. El puede recomendar proveedores confiables en los que usted puede confiar plenamente.

Debido a que la fraternidad internacional de protección de activos es relativamente pequeña, cualquiera de los abogados recomendados al final de este documento puede darle un estimado confiable sobre los diferentes países constituidos en paraísos fiscales así como de los profesionales e instituciones individuales localizados en cada uno de ellos.

Debido a que las inversión apropiada nunca habían sido más complejas, un fideicomisario y/o asesor en inversiones contratado por el fideicomiso debe contar con un récord comprobado de administración fuerte de una cartera diversificada y una comprensión significativa de todos los diferentes tipos de inversiones. No dude a la hora de hacer preguntas, exija un historial de inversiones documentado, y consulte a las autoridad reguladoras en el territorio extranjero.

Los fideicomisarios profesionales disponibles en los paraísos para activos generalmente calzan dentro de estas categorías:

  • representantes locales de importantes bancos internacionales;
  • representantes locales de bancos privados internacionales;
  • empresas independientes de fideicomisos y servicios nativas del país; y
  • departamentos de fideicomisos locales de alguna de las “Big Five” (empresas contables)

Las necesidades, servicios requeridos y actividades del FPA, dirigirán el tipo de fideicomiso Offshore que debe ser escogido. Compañías de fideicomisos locales y más pequeñas así como banqueros privados ofrecen servicios más personalizados que las subsidiarias multinacionales que a menudo también resultan impersonales y caras. Un enfoque es dividir la administración del FPA entre un administrador del fideicomiso y un administrador de inversiones. También puede tener co-fideicomisarios con tareas asignadas. En cualquier caso, usted desea tener un fideicomisario Offshore que sea bien conocido y compatible con sus abogados de fideicomisos y sus asesores en su país de residencia.

Operación de su FPA Offshore

Si su meta es obtener la máxima protección de activos, existen sobradas razones para que todos sus activos muebles y líquidos sean transferidos físicamente para consolidar el FPA Offshore en cuanto este haya sido creado.

A excepción de las cuentas operativas bancarias y de inversiones que conserve en su país de residencia por conveniencia, la transferencia al FPA puede incluir la mayoría del efectivo y evidencias de activos intangibles como acciones, bonos y títulos valores. Estos deben ser colocados en custodia de su banco o puesto de bolsa Offshore bajo el control del fideicomisario del FPA. La asignación formal de la titularidad de cada ítem al fideicomiso debe ser realizada por escrito. Activos fáciles de transportar como metales preciosos, monedas, joyería o gemas también pueden ser transferidos, conservando necesariamente evidencia escrita de la transferencia de la titularidad al fideicomiso en cada caso.

La simple transferencia al fideicomiso extranjero de títulos de bienes raíces o negocios localizados en los Estados Unidos o su país de residencia brinda muy poca protección absoluta. Esto debido a que los activos permanecen dentro al alcance de los acreedores en el país de residencia y de la jurisdicción de los tribunales nacionales. Ya hemos advertido sobre las dificultades legales que pueden resultar de un intento de transferencia de propiedades al FPA si este se lleva a cabo en un momento de crisis financiera personal, y que los bienes raíces que permanecen sobre el territorio nacional se convierten en blancos fáciles para los demandantes.

En teoría, un intento por transferir la titularidad de bienes raíces locales a un FPA Offshore podría atraer el fideicomiso a la jurisdicción de su país de residencia. Esto sucede si el juez nacional utiliza la transferencia como evidencia para concluir que el FPA realiza negocios dentro de su país de residencia. Sin embargo, no se garantiza que ese fallo judicial tenga un impacto significativo en el FPA ya que no es vinculante para el tribunal extranjero que sí tiene jurisdicción. Sin embargo, puede ser utilizado por un tribunal en el país de residencia como base para ejercer control sobre el fideicomitente del FPA y un posible fundamento para una sentencia de desacato, como se explica anteriormente.

Existen estructuras legales Offshore más complejas, las que pueden incluir un FPA Offshore, que ofrecen una mayor protección a los bienes raíces e intereses comerciales que permanecen en su país de residencia. Por ejemplo, un FPA puede fungir como socio general administrativo en una sociedad en comandita simple con base Offshore que mantiene la titularidad de las propiedades locales. Debido a la complejidad que implica presentar una demanda contra un FPA Offshore y una sociedad, combinado con la división de la titularidad y la responsabilidad limitada que permite la sociedad, la mayoría de los adversarios lo pensarían dos veces antes de iniciar un ataque legal tan arriesgado y oneroso.

Evite los Enlaces con su País de Residencia

Una cosa es cierta: el fideicomisario de residencia extranjera que usted elija para que administre el FPA no debe tener conexiones en los Estados Unidos.

Si se encuentra considerando utilizar el departamento de fideicomisos de un banco internacional, pregúnteles directamente cuál es su política en estas situaciones. Para todo propósito bancario y de inversiones, es esencial evitar un banco internacional con oficinas locales o filiales activas en su país de residencia. Esta última situación los hace directamente susceptibles de recibir presiones oficiales desde su país de residencia, y eso podría poner en peligro su FPA si el gobierno de su país lo persigue a usted y sus activos.

Consecuencias Fiscales en los Estados Unidos

A diferencia de la mayoría de las naciones, los Estados Unidos establecen imposiciones fiscales sobre todo el ingreso mundial obtenido por sus ciudadanos y todo el ingreso de personas con estatus de residente permanentemente en los Estados Unidos El Código de Rentas Internas o IRC por sus siglas en inglés, establece en su sección 61: “Excepto lo dispuesto en otros artículos… ingreso bruto significa todo ingreso derivado de cualquier fuente…” El IRS y los tribunales interpretan esto de manera que incluya los ingresos de cualquier naturaleza sin importar el lugar del mundo donde haya sido obtenido, incluyendo ingreso Offshore por concepto de fideicomisos.

Según la ley fiscal de los Estados Unidos, en lo que se refiere al fideicomitente, los fideicomisos extranjeros para la protección de activos son considerados como “neutros para el impuesto de renta” al igual que los fideicomisos locales. Esto significa que todo el ingreso por concepto de fideicomisos Offshore será tratado como ingreso personal del fideicomitente, que debe ser reportado anualmente como ingreso bruto por medio del formulario 1040 del IRS y gravado en consecuencia según las tasas de impuestos personales aplicables. El hecho de que el fideicomiso del fideicomitente esté localizado en una nación extranjera no invalida de ninguna manera la obligación personal del fideicomitente en Estados Unidos de reportar el ingreso del fideicomiso.

La ley fiscal de los Estados Unidos requiere que un fideicomiso Offshore o su fideicomitente reporten todos los créditos otorgados a una persona en los Estados Unidos a partir del fideicomiso u otra entidad legal Offshore que reciba activos del fideicomiso. Si el “crédito” no cumple con las especificaciones del IRS, se considerará como una distribución del fideicomiso y el beneficiario en los Estados Unidos que lo reciba debe reportarlo y pagar los impuestos aplicables. La ley estima que el fideicomitente debe presentar el formulario 3520 del IRS que se refiere a la transferencia de activos de un fideicomiso y explicar por qué considera que es o no es un crédito.

Existe otro factor que es importante mencionar en relación con los fideicomisos Offshore. Es virtualmente imposible que un residente de los Estados Unidos pueda evitar el gravamen sobre ingreso provenientes de un fideicomiso extranjero que mantenga a cualquier residente estadounidense como beneficiario. La sección 679(a)(1) del IRC establece: “Un residente de los Estados Unidos que directa o indirectamente transfiera propiedad a un fideicomiso extranjero… será tratado como propietario [de la propiedad] si durante ese año existe algún beneficiario en los Estados Unidos que reciba cualquier porción de dicho fideicomiso durante cualquier año fiscal”.

Ahorros en Impuestos Sucesorios

Aún queda un método que puede reducir los impuestos en los Estados Unidos por medio de un fideicomiso extranjero, pero el fideicomitente no podrá disfrutar en vida de esta ventaja fiscal.

El patrimonio de un ciudadano estadounidense fallecido no puede evitar los impuestos sucesorios sobre los activos que permanezcan en el fideicomiso Offshore de un fideicomitente y que en realidad se encontraran bajo el control del fideicomitente al momento de su muerte. En el momento de su muerte, los impuestos sucesorios se establecen sobre el valor de cualquier parte de los activos del fideicomiso que puedan ser contadas como parte de patrimonio del fideicomitente fallecido, sin embargo es posible aplicar todas las exenciones de impuestos, tales como la exención fiscal individual por el legado de una vida por un monto de $675,000 (monto autorizado al año 2000).

Además, los impuestos futuros del IRS sobre fideicomisos Offshore no aplicarán en el caso de un fideicomiso testamentario extranjero creado por voluntad del fideicomitente. Ni el patrimonio del difunto, ni persona alguna en los Estados Unidos nombrada como beneficiario del fideicomiso testamentario, pueden ser gravados por el ingreso y activos correspondientes a ese fideicomiso.

En palabras simples, los activos colocados en un fideicomiso Offshore con un beneficiario en los Estados Unidos serán incluidos en el patrimonio del fideicomitente para la mayoría de los propósitos de los impuestos sucesorios. Sin embargo, los activos colocados en un fideicomiso extranjero bajo los términos de última voluntad y testamento, o ya incluidos en un fideicomiso del fideicomitente en el momento de la muerte del mismo, son contados una sola vez para los fines de los impuestos sucesorios como parte del patrimonio del fideicomitente, pero luego el fideicomiso y sus activos quedarán libres de la mayoría de los impuestos de los Estados Unidos Aprovechar esta excepción requiere una planificación muy cuidadosa y consejo experto sobre la estructuración del patrimonio.

Esta excepción testamentaria permite que el ingreso del fideicomiso se acumule y se invierta en cualquier parte del mundo, incluso en los Estados Unidos, con una aplazamiento de los impuestos u obligaciones fiscales inmediatas mínimas. Sin embargo, según la sección 665-668; 679(be apl) del IRC, ciertas reglas fiscales “pasadas” se aplican al ingreso acumulado de un fideicomiso extranjero que sea distribuido a un beneficiario en los Estados Unidos antes del vencimiento de un periodo de un año después de la muerte del fideicomitente y su cónyuge.

Si los herederos no necesitan el ingreso o activos del fideicomiso en este momento, la aplicación de políticas de inversión sólidas por parte del fideicomisario pueden eventualmente multiplicar varias veces la herencia original. Las posteriores distribuciones a los beneficiarios en los Estados Unidos estarán sujetas a impuestos de renta para los mismos.

La complejidad de estas cláusulas fiscales le obliga a recurrir a consejería experta en impuestos durante cada paso de la creación de su FPA, y durante su subsiguiente operación.

Reportes Requeridos en los Estados Unidos

La ley en los Estados Unidos impone sobre el fideicomitente o beneficiario de cualquier fideicomiso, incluyendo un FPA extranjero, el deber legal de divulgar la existencia del mismo. La divulgación debe realizarse en la declaración anual de renta federal, documentos que supuestamente el IRS mantiene de forma confidencial.

Los reportes requeridos para fideicomisos extranjeros según la sección 6048 del IRS incluyen reportar cualquier “evento capitalizado reportable”. Estos eventos incluyen:

  • la creación de un FPA Offshore por parte de un residente de los Estados Unidos;
  • una transferencia (incluso por deceso) de cualquier dinero o propiedad, directa o indirectamente, a un fideicomiso extranjero por parte de un residente de los Estados Unidos; o
  • la muerte de un residente de los Estados Unidos que pagó impuestos como fideicomitente de un fideicomiso extranjero.

Es requisito que cualquier residente de los Estados Unidos  a manera de beneficiario, que reciba directa o indirectamente una distribución de un fideicomiso extranjero durante el año gravable, presente una declaración que incluya el nombre del fideicomiso, el monto de la distribución recibida y ciertos otros datos. Los reportes del fideicomitente se realizan utilizando el Formulario 3520 del IRS. Hoy en día existen requisitos similares en Canadá y el Reino Unido.

Además, todo fideicomiso extranjero creado por un fideicomitente de los Estados Unidos debe nombrar un agente limitado en los Estados Unidos para que reciba y responda las notificaciones y consultas del IRS. Aunque el cumplimiento es deber del fideicomisario Offshore, la ley fiscal mantiene al fideicomitente responsable por la apropiada presentación del nombre y dirección del agente en los Estados Unidos Un fideicomiso extranjero también debe obtener y utilizar de fideicomiso puede manejar todos estos un número de identificación de contribuyente y presentar el formulario 3520-A del IRS cada año. Un servicio profesional de fideicomisos puede manejar todos los asuntos de este tipo en representación del fideicomiso, sin embargo, estos reportes requeridos no deben ignorarse o descuidarse en ningún caso.

Problemas de los Fideicomisos en los Estados Unidos

A pesar de que los fideicomisos son legítimos, legales y beneficiosos, el IRS reporta que en años recientes el abuso fiscal por medio de fideicomisos en los Estados Unidos ha sido rampante. Los funcionarios del IRS dicen haber identificado unos 200,000 “fideicomisos abusivos” (aproximadamente 7% del total de declaraciones de fideicomisos presentadas en 1996) que parecen controlar más de $1,000 millones en activos y propiedades.

Al obtener tanta publicidad, en abril 3 de 1997, el IRS emitió el Aviso 97-24 advirtiendo a los ciudadanos que evitaran lo que la agencia describe como “arreglos abusivos en los fideicomisos” que pretenden reducir o eliminar impuestos federales de formas que no son permitidas por las leyes fiscales federales”.

Aunque el aviso emitido en 1997 por el IRS estaba dirigido principalmente al abuso en los fideicomisos locales, la promulgación de la Ley Pública 104-188 del Congreso en 1996 ya había tomado medidas drásticas sobre los fideicomisos “Offshore” creados por fideicomitentes estadounidenses. Como acabamos de mencionar, esa ley requiere gran cantidad de reportes sobre la creación de un fideicomiso Offshore, sus ingresos y distribuciones a beneficiarios. También requiere el nombramiento de un “agente limitado” en los Estados Unidos para que el fideicomiso extranjero acepte notificaciones del IRS cuando estas sean requeridas.

El IRS enfatiza que no está cuestionando al 90% o más de los fideicomisos en los Estados Unidos que son “legítimos”. Pero los objetivos del IRS incluyen a los “asesores financieros marginales” ya que según su opinión se aprovechan de los inversionistas poco sofisticados.

El Oficial de Cumplimiento en Jefe del IRS advirtió, “Evaluaremos la posibilidad de imponer impuestos y multas a quienes participen y promuevan fideicomisos que nos parezcan abusivos, también presentaremos cargos penales cuando se justifique”. El Comisionado de Rentas Internas agregó: “Los contribuyentes no deben preocuparse por los fideicomisos legítimos que se utilizan en áreas como la planificación de patrimonios, caridades o para administrar la propiedad de menores o de aquellos incapaces de manejar sus propios asuntos financieros”.

El IRS asegura que los promotores de convenios de fideicomiso abusivos prometen una falsa reducción o eliminación de impuestos. Estos vendedores de fideicomisos también buscan ocultar la verdadera titularidad de los activos o disfrazan la esencia de las transacciones de manera que los propietarios retengan el control sobre sus activos personales y comerciales después de la transferencia utilizando lo que los tribunales y el IRS llaman “fideicomisos fraudulentos”.

El jefe de procesos judiciales penales del IRS dijo que “… los principales blancos del IRS serán las personas que venden fideicomisos fraudulentos y que dicen poder eliminar o reducir el pago de impuestos de renta o de sucesión. Estos fideicomisos sin validez legal, a menudo parte de elaborados planes sumamente lucrativos, pueden someter tanto a los vendedores como a los compradores de fideicomisos fraudulentos a multas y encarcelamiento”. El IRS agrega: “Si logramos comprobar suficiente intención y conocimiento por parte de la persona que compra un fideicomiso fraudulento, podemos acusarlos por fraude fiscal criminal. Los contribuyentes que no estuvieron conscientes de que compraban un fideicomiso ilegal serán sujetos al pago de impuestos adeudados, intereses y multas”. Incluso antes de que el IRS emitiera sus advertencias sobre los “fideicomisos abusivos”, la Asociación Americana de Abogados, varios grupos de pensionados y varios abogados de sucesiones emitieron advertencias similares.

En estas advertencias sin rodeos, el IRS solamente reformula las reglas fiscales y legales que cualquier planificador de patrimonios ya conoce y sigue.

Uno de los principios clave es que durante la vida del fideicomitente, este, el fideicomiso o el beneficiario del mismo paguen los impuestos de renta correspondientes a los activos e inversiones del fideicomiso. Quién paga depende de la manera en que el fideicomiso haya sido estructurado según la ley fiscal. Ningún asesor de fideicomisos honesto se atreve a decir que un fideicomiso puede transformar los gastos personales, de sustento o educación de un contribuyente en artículos deducibles de impuestos, ni tratarán de evitar las responsabilidades fiscales ocultando la verdadera propiedad del ingreso y los activos o la verdadera consistencia de las transacciones.

Desafortunadamente, estas locas afirmaciones son muy comunes entre hábiles promotores de fideicomisos que venden fideicomisos ilegales a personas crédulas que no están conscientes de estos peligros.

¿En quién puede confiar?

De todas maneras, para crear su fideicomiso, usted debe recurrir a abogados, asesores financieros y otros profesionales calificados.

Para protegerse contra los inescrupulosos que hacen afirmaciones exageradas y utilizan técnicas de ventas agresivas para que usted compre sus productos de “fideicomiso”, usted puede empezar por conocer los tres objetivos principales de un fideicomiso: (1) controlar y proteger activos frente a la explotación mientras sus propietarios aún vivan; (2) garantizar que, después del fallecimiento del fideicomitente, los activos continúen siendo utilizados para los propósitos exactos que pretendió el fideicomitente; y (3) ofrecer protección contra demandas, impuestos de sucesión y otros impuestos en el máximo permitido por la ley.

Para lograr estos objetivos, es absolutamente necesario, cuando se crea un fideicomiso, ejercer gran cuidado en la escogencia de sus asesores. La persona que usted seleccione debe tener amplios conocimientos sobre la legislación de fideicomisos y fiscal. Debe tener la habilidad profesional para adaptar el fideicomiso a sus necesidades específicas y a la vez cumplir con todas las rigurosas exigencias del IRS.

En Síntesis

En el mundo actual donde el comercio y las inversiones se encuentran en constante expansión global, predecimos con confianza que el fideicomiso Offshore para la protección de activos tiene una larga vida por delante. El fideicomiso Offshore ofrece ventajas únicas que no se encuentran disponibles en ningún instrumento nacional de protección de activos.

El fideicomiso Offshore para la protección de activos ha sido probado por el tiempo y ha comprobado ser una sólida opción para inversionistas inteligentes. Para aquellos que realmente desean proteger su fortuna tan duramente ganada, el fideicomiso Offshore para la protección de activos es un instrumento que vale la pena considerar y adoptar.

Asesores Recomendados para la Creación de Fideicomisos Offshore

Michael Chatzky, JD, LLM, Chatzky & Associates, 888 Prospect Street, Suite 320, La Jolla, California 92037, Tel: (619) 456-6099, Correo electrónico: mgchatzky@aol.com

  1. Richard Duke, JD, LLM, The Duke Law Firm, 550 Montgomery Highway, Suite 300, Birmingham, Alabama 35216-1808, Tel: (205) 823-3900, Fax: (205) 823-2630, Correo electrónico: richard@assetlaw.com

Gordon Hill, QC, Richards, Francis & Francis, 48 Cedar Avenue, Apartado Postal HM 191, Hamilton HM AX Bermuda, Tel: (441) 296-0790, Fax: (441) 292-1394, Correo electrónico & Sitio web: www.corpnet.bm/law/rfNf

Denis Kleinfeld, JD, CPA, The Kleinfeld Law Firm, Suntrust International Building, One SE 3rd Avenue, Suite 1940, Miami, Florida 33131, Tel: (305) 375-9515, Fax: (305) 358-6541, Correo electrónico: denis_kleinfeld@kleinfeld.com/

Paraísos para la Protección

Offshore de Activos

No todos los Paraísos son Iguales

En esta segunda parte, le ofrecemos descripciones detalladas de países adecuados en los que es posible ubicar un fideicomiso Offshore para la protección de activos, lugares que le permitirán obtener el máximo resultado posible. Una vez que usted ha decidido crear su propio fideicomiso Offshore para la protección de activos, la segunda decisión más importante a tomar es su ubicación final.

Cada país cuenta con diferentes leyes, factores e influencias que tendrán algún impacto en el éxito de su plan de protección de caudales. En los últimos veinte años, unos pocos países extranjeros han preparado leyes especializadas para fideicomisos y asuntos financieros adaptadas para ofrecer protección de activos – y para atraer clientes extranjeros cuyo gasto puede reforzar sus economías. Estos países son altamente atractivos ya que garantizan con medios legales que los activos colocados en un fideicomiso permanecerán seguros dentro de sus fronteras. Sus ramas ejecutiva y judicial se encuentran comprometidos a emitir decisiones y sentencias que apoyen estas leyes favorables a la protección de activos.

Los Estados Unidos prácticamente no ha establecido tratados con ninguna nación para la ejecución recíproca de sentencias civiles dictadas por tribunales en los Estados Unidos La única excepción es Canadá. Por tratado mutuo, los Estados Unidos y Canadá permiten que sus autoridades fiscales federales realicen embargos fiscales (IRS y Revenue Canadá) contra propiedades de sus respectivos nacionales localizadas en la otra nación extranjera. Ambas naciones permiten además el registro y ejecución de un número limitado de sentencias civiles en el sistema judicial del otro en casos de pensiones alimenticias y acuerdos de divorcio.

Históricamente, los tribunales en la mayoría de los países extranjeros no aplican directamente las sentencias civiles de otras naciones, en su lugar requieren de una repetición del litigio en cuestión en los tribunales nacionales.

En contraste, los países constituidos en paraísos para la protección de activos han establecidos grandes obstáculos legales contra las sentencias extranjeras. Específicamente requieren que cada sentencia extranjera sea juzgada de nuevo en su totalidad. Esto requiere que un acreedor que obtiene en los Estados Unidos un fallo contra el fideicomitente o contra un fideicomiso Offshore, deba empezar de nuevo, contratando Extraterritorialmente un asesor legal local, transportando evidencias y testigos largas distancias, incluso depositando una onerosa garantía como respaldo para posibles resultados y gastos.

En caso de presentarse un juicio de quiebra, un depositario de quiebras en los Estados Unidos podría pedir la aplicación de la “doctrina de la universalidad”. Según esta regla, que es reconocida en algunos tribunales extranjeros, la propiedad personal del deudor en su totalidad, tangible e intangible, localizada en cualquier parte, pasa a estar bajo el control del depositario de quiebras hasta que se obtenga un fallo final. Esta posibilidad puede ser evitada eligiendo ubicar el FPA en un paraíso para activos que decline la aplicación de esta regla de universalidad en casos de quiebra.

A continuación le presentamos información básica sobre las diferentes jurisdicciones, sin embargo usted debería profundizar la investigación, realizar la “debida diligencia” como dicen, sobre cualquier país que le parezca atractivo de acuerdo a sus necesidades.

Información sobre los “Paraísos”

Un paraíso fiscal es cualquier país cuyas leyes, reglamentos, políticas y en algunos casos, tratados, hacen posible que un extranjero que realice negocios en ese país pueda reducir su carga fiscal personal y/o corporativa. Esto se logra entrando voluntariamente a la jurisdicción de ese país y creando un fideicomiso o corporación en esa nación. Esta definición general cubre los cuatro tipos de paraísos fiscales, cada una clasificada por su grado y tipo de carga fiscal.

  1. Paraísos Libres de Impuestos

En los paraísos puros o libres de impuestos, no se cobra impuestos de renta, a las ganancias de capital o sobre la fortuna de los extranjeros que realicen negocios allí. Una persona o entidad extranjera puede rápida y fácilmente incorporar, formar y registrar un fideicomiso para iniciar transacciones comerciales inmediatamente. Usted puede esperar el pago de algunos derechos legales menores, como timbres fiscales en documentos de incorporación, cargos sobre el valor de las acciones corporativas emitidas, un derecho anual de registro u otros derechos bajos que no son cobrados directamente como impuesto sobre la renta.

En un paraíso puro libre de impuestos, el gobierno obtiene ingresos considerables a partir del mismo volumen de corporaciones y fideicomisos extranjeros que se registran dentro de su fronteras, incluso si estas entidades realizan la mayoría de sus negocios en otras partes.

Ejemplos de paraísos libres de impuestos incluyen Bermuda, las Bahamas, las Islas Caimán, St. Kitts y Nevis, las Islas Turcos y Caicos, Belice, Panamá, y St. Vincent y las Grenadinas. Todos localizados en o cerca de la zona caribeña del Océano Atlántico.

  1. Paraísos para Ingresos de Fuentes Extranjeras

El segundo grupo importante incluye los paraísos fiscales para ingresos de fuentes extranjeras. Estos países cuentan con un enfoque “territorial” nacional y gravan únicamente el ingreso efectivamente ganado dentro de las fronteras del país. El ingreso de entidades registradas dentro de la nación pero obtenido de fuentes extranjeras se encuentra exento, ya que no involucra actividades comerciales realizadas dentro del país, aparte de una simple administración interna. A menudo no se cobra impuesto de renta sobre utilidades obtenidas por la exportación de bienes fabricados en el país, aunque es posible que exista algún impuesto sobre la misma manufactura nacional. Ejemplos típicos de estos países son Costa Rica, Ecuador, Honduras, Israel, las Filipinas, Tailandia y Sri Lanka.

  1. Países con Tratados Fiscales

El tercer tipo de paraíso se denomina un país con tratados fiscales. Aunque estas naciones cobran impuestos sobre ingresos mundiales de corporaciones y fideicomisos, sus gobiernos han suscrito acuerdos recíprocos con otras naciones para evitar la duplicidad del gravamen, especialmente con socios comerciales importantes como los Estados Unidos, Francia, Canadá, Alemania y Gran Bretaña. Estos convenios mutuos reducen significativamente la retención fiscal en la fuente sobre el ingreso extranjero obtenido por corporaciones nacionales, además otorgan créditos en el pago de obligaciones fiscales locales por los impuestos pagados por una empresa nacional a un gobierno extranjero.

Estos países son menos atractivos como base para la protección de activos, pero son apropiados para la realización de actividades corporativas internacionales pagando menores impuestos. La principal desventaja es que los tratados fiscales internacionales permiten un libre intercambio de información entre las autoridades fiscales nacionales, permitiendo una menor privacidad. Además, el papeleo que implica la obtención de beneficios fiscales recíprocos es extraordinaria y costosa.

Los principales ejemplos de países con tratados fiscales son Chipre, Holanda, Bélgica y Dinamarca.

  1. Paraísos Fiscales de Uso Especial

La cuarta y última categoría presenta varios países que imponen el tipo de impuestos que los estadounidenses y británicos conocen y les desagrada. Las altas cargas fiscales son atenuados por una política gubernamental que otorga “feriados” fiscales o “concesiones” o “reembolsos” para favorecer a las empresas comerciales que desean atraer y promover. Este tipo de incentivo usualmente no es ofrecido a Fideicomisos Offshore. Western Samoa en el Pacífico es uno de estos países.

Paraísos Amenazados

Como persona que realmente está considerando la posibilidad de crear un fideicomiso Offshore para la protección de activos, usted tiene derecho a conocer las dificultades que podría enfrentar. Aunque usted como individuo probablemente salga ileso, en total el resultado de una batalla internacional que se está librando determinará si sobrevivirán los paraísos fiscales y los paraísos para activos – y con ellos, la última oportunidad realista de obtener bajos impuestos y privacidad financiera en cualquier parte del mundo.

No se equivoque. Los gobiernos de muchas naciones que cobran altas cargas fiscales están apuntando oficialmente su artillería pesada hacia los países constituidos como paraísos fiscales, de fideicomisos, comerciales y bancarios. Y sus burócratas ávidos de impuestos logran su cometido, la soberanía nacional y la independencia estarán de primeros en la lista de bajas.

La Unión Europea

Desde hace varios años, los burócratas en Bruselas, utilizando el hipócrita estandarte de “armonización fiscal”, es decir “impuestos altos para todos”, han venido exigiendo para toda la Unión Europea un 20% de retención fiscal en la fuente sobre el ingreso por intereses y dividendos pagado a extranjeros. De forma alterna, desean un sistema de reportes que informe al país de origen de un no-residente sobre todos los intereses o ingresos pagados por inversiones Offshore. Descaradamente dicen que los países en los que los impuestos son nulos o muy bajos se encuentran en una “competencia fiscal desleal” – es decir impuestos más bajos que los del gobierno que presenta la queja.

La Unión Europea presume tener la sabiduría necesaria para decir a los países miembros cómo manejar sus propios asuntos. Como parte de su campaña a favor de la retención fiscal en la fuente, la Unión Europea oficialmente presiona a Austria, Luxemburgo y a Suiza (país no miembro) para que debiliten sus leyes sobre privacidad financiera y exponga información sobre inversionistas, fideicomisos y cuentas bancarias de extranjeros.

Territorios Extranjeros Británicos

Como parte de la campaña de la UE, el gobierno laborista en Londres adoptó una política oficial anti-paraísos fiscales exigiendo reformas a la legislación financiera en trece territorios extranjeros británicos. Estos incluyen paraísos fiscales y de activos bien conocidos como las Islas del Canal, la Isla de Man, las Islas Caimán, Bermuda, las Islas Turcos y Caicos, las Islas Vírgenes Británicas y Anguilla. Estos territorios han sido advertidos que deben cumplir con estándares internacionales sobre lavado de dinero y “transparencia” (lo que en el lenguaje burocrático significa el fin de la privacidad) en sus sistemas financieros, incluyendo la cooperación con las fuerzas de la ley y las autoridades fiscales extranjeras.

El gobierno laborista dice que tiene el poder suficiente para actuar unilateralmente y cambiar la legislación en estos territorios, algo que ha prometido hacer de ser necesario. Lo que Londres realmente desea es obtener reducciones significativas en la privacidad financiera, la vigilancia total del cliente bancario, y un fin general de la libertad financiera que ha permitido a estos territorios convertirse en paraísos fiscales y de activos. El Wall Street Journal fue tajante, al decir que las regulaciones gubernamentales en los Estados Unidos “desean dar un empuje agresivo para que los paraísos financieros revelen registros bancarios como contribución a las investigaciones sobre evasión fiscal”.

Aunque algunos de estos territorios cuentan con independencia constitucional y han tenido el derecho de promulgar leyes según su conveniencia desde la Invasión Normanda, Londres ha informado claramente a las Dependencias de la Corona como Jersey, Guernsey y la Isla de Man que deben incluir la evasión fiscal extranjera en la legislación nacional y tratarla como un delito penal. De manera similar, el gobierno laborista británico exigió y logró que Bermuda y las Islas Caimán promulgaran leyes que declaran el lavado de dinero y la evasión fiscal como delitos. Poco tiempo después de declarar su independencia, cada uno de estos territorios extranjeros británicos tendrán que comprometerse en mayor o menor grado con las exigencias de Londres.

Tenga esta posibilidad en mente al leer la descripción de estos territorios británicos que en el pasado han sido distinguidos por su favorecedora legislación en fideicomisos Offshore. Esta situación podría cambiar rápidamente, así que revise la condición actual de cada uno antes de tomar decisiones.

Las Naciones Unidas

La Organización de las Naciones Unidas también está intentando imponer en el mundo en general una redefinición expansiva del término evitación fiscal legal. Un reporte de la ONU discute que el tema común en delitos financieros es la “maquinaria financiera habilitante” que existe en los paraísos financieros. La ONU ve estos paraísos (18 en el Caribe, 16 en Europa, 11 en Asia y 6 en el Oriente Medio y África) como “un enorme bache en el sistema legal y financiero internacional” que debe ser rellenado con firmeza y velocidad.

El reporte de la ONU es ostensible en su exigencia por finalizar lo que denomina como “una proliferación” de fideicomisos y empresas internacionales de negocios Offshore, privilegios abogado-cliente, y el uso de zonas de libre comercio. Por si acaso, exigen un sistema de reportes financieros internacional imponible en el cual se verán obligadas a participar todas las naciones. ¡Adiós a la soberanía nacional!

Lo que debería ser preocupante para los amantes de la libertad en cualquier parte del mundo, es que la “evitación fiscal legal” ahora está siendo redefinida para que signifique “evasión o fraude fiscal” – todo bien empaquetado dentro de la acusación todo propósito de “lavado de dinero”. Agréguele poderes de confiscación policial y tendrá una bonanza para los recaudadores de impuestos.

El reporte de la ONU sobre paraísos financieros enfatiza que el mundo debe “enfrentar el tema del uso de la soberanía que algunos países aprovechan para otorgar a ciudadanos de otros países una manera de evitar las leyes emitidas por su propia sociedad”. ¿Podríamos entonces esperar ver expediciones multinacionales de recolección fiscal organizadas por la ONU hacia las Islas Cook o Nevis? ¿Veremos en CNN noticias sobre legiones de contadores armados que invaden las costas de las Bahamas con un estandarte de la ONU?

Lo ponemos en duda.

Nosotros procedemos con la firme creencia de que los paraísos fiscales y de activos continuarán existiendo y prosperando. Hasta tanto los gobiernos con altas cargas fiscales del mundo no se den cuenta de que la manera de mantener la lealtad de su ciudadanía es reducir los impuestos al mínimo y aumentar la libertad financiera al máximo, entonces los paraísos fiscales y de activos estarán listos para cerrar sus puertas.

Mientras tanto, usted debe facilitarse los medios legales totales para proteger sus activos utilizando el fideicomiso Offshore para la protección de activos en cualquiera de las naciones que aquí le indicamos.

  1. Las Mejores Naciones
    Recomendadas para Fideicomisos

Las Bahamas: Un Siglo de Fideicomisos

Las Bahamas es el paraíso financiero más cercano a los Estados Unidos – a solo minutos de Miami por avión o unas cuantas horas en barco. Las Bahamas se enorgullece de contar con excelentes comunicaciones por medio de su sistema telefónica de última tecnología y convenientes conexiones aéreas con la mayoría de las principales rutas aéreas internacionales. Un cuarto de millón de personas residen en las 700 islas que constituyen el archipiélago, el paraíso financiero Offshore más antiguo de las Américas.

Las Bahamas cuenta con una de las más antiguas democracias parlamentarias en el hemisferio oeste y el sistema político y legal de las islas se asemeja bastante al derecho consuetudinario británico. Nación independiente y miembro de la Comunidad Británica de Naciones desde 1973, inició sus operaciones como paraíso financiero en 1908 cuando el Royal Bank of Canada abrió una agencia en Nassau. Su principal expansión financiera se inició la década de los sesenta y continua hasta la fecha.

Encontrarse cerca de los Estados Unidos tiene sus ventajas, pero también puede causar problemas a los negocios y bancos Offshore, especialmente si la privacidad constituye una preocupación importante. Hoy en día hay más de 400 bancos y compañías de fideicomisos representadas aquí, muchas de ellas agencias de bancos estadounidenses y de otros países. Estos enlaces hacen que sea muy difícil evitar las presiones del gobierno de los Estados Unidos cuando Washington desea obtener información sobre titulares de cuentas sospechosas. Sin embargo, aquí aplica el principio de doble criminalidad. Las leyes de confidencialidad de Las Bahamas permiten compartir información con jurisdicciones extranjeras únicamente si la solicitud se encuentra basada en un presunto delito penal en la nación solicitante que también se considere delito de acuerdo con la ley de Las Bahamas.

Mantener el Dinero Limpio

Las Bahamas (el artículo “Las” es parte de su nombre oficial), cuenta con numerosas leyes diseñadas para asegurar la honestidad de sus bancos, incluyendo la Ley sobre Bancos y Compañías de fideicomisos de 1965. Desde 1985, los bancos tienen la obligación legal de identificar los “dueños eficaces” de las cuentas, o las entidades que abran cuentas, tales como fideicomisos y corporaciones. El deber de confidencialidad del derecho consuetudinario inglés es preservado y expandido por estatutos que establecen como sujetos de multas a los bancos, abogados, auditores y funcionarios gubernamentales que posean información privada.

El “Tratado de Asistencia Legal Mutua” (MLAT por sus siglas en inglés) establecido entre los Estados Unidos y Las Bahamas, requiere la cooperación entre Washington y las islas en todo lo relacionado a tráfico ilegal de drogas y algunas otras investigaciones criminales. Las Bahamas cuentan con tratados similares con Canadá y el Reino Unido. No existen tratados fiscales para el intercambio de información financiera con ninguna nación.

Históricamente, la legislación sobre fideicomisos de Las Bahamas data de la Ley de Fideicomisarios de 1893, la consolidación de leyes anteriores relacionadas con esta función. Su primera modernización surgió casi un siglo más tarde con la Ley de Variación en Fideicomisos de 1991. Las cláusulas adaptadas a la legislación nacional de fideicomisos se mezclan con las de países de derecho civil. Esto permite ofrecer un servicio legítimo de fideicomisos a clientes en Centro y Sur América y otros países cuyos sistemas legales podrían de otra manera resultar inconsistentes con los conceptos de fideicomisos del derecho consuetudinario.

Poco después de la promulgación en 1990 de la ley para la protección de fideicomisos de las Caimán, Las Bahamas adoptó una ley similar, la Ley sobre Disposiciones Fraudulentas de 1991, basada en la legislación de las Caimán. En lugar del estatuto de limitaciones de seis años promulgado en las Caimán, Las Bahamas eligió un periodo de reclamos de dos años después de la transferencia de los activos a un FPA. Al igual que un FPA en las Caimán, los beneficiarios pueden conservar las distribuciones ya recibidas a menos que la corte se convenza de que actuaron de mala fe. El peso de la prueba lo asume la parte que presenta la acusación. La ley incorpora normas estándar británicas y estadounidense de “transferencia fraudulenta” que anulan las disposiciones de propiedad con intención de estafar. Según la legislación de Las Bahamas, el demandante asumiría el peso de establecer intención fraudulenta y la ley de prescripción corre por dos años a partir de la fecha en que los activos fueron transferidos al fideicomiso.

La legislación de Las Bahamas ve un fideicomiso como un convenio privado entre las partes y, por lo tanto, no es necesario realizar registros con entidades gubernamentales. En el caso de los fideicomisos no se realiza el cobro de derechos por la obtención de licencias comerciales, derechos de presentación o para oficina de registro. Los honorarios por servicios profesionales dependen de la complejidad de fideicomiso. Un cargo normal para establecer un FPA básico en este país va de los US$1,000 a los US$3,000.

A diferencia de los territorios británicos que se encuentran bajo la presión de Londres, la independencia de Las Bahamas agrega un escudo político protector que las convierte en una ubicación muy apropiada para el establecimiento de un fideicomiso Offshore para la protección de activos por parte de un ciudadano británico o estadounidense.

Contactos:

Banque SCS Alliance (Nassau), Ltd., Alliance House, East Bay Street, Nassau N.P., Bahamas, Tel: (242) 394-6161, Fax: (242) 394-6262, Contactos: Elisabeth Cirone y Guyon Krug. Un banco privado suizo.

McKinney Turner & Co., Oakbridge House, West Hill Street, Nassau, Bahamas, Tel: (242) 322-8914, Fax: (242) 328-8326, Contacto: Michael Turner. Abogados.

Oceanic Bank & Trust Co., Ltd., Euro Canadian Center, Malborough Street, Apartado Postal N-8220, Nassau, Bahamas, Tel: (242) 322-8822, Fax: (242) 328-7330, Correo electrónico: lindsey@oceanic.bs.

Pictet Bank & Trust, Charlotte House, Apartado Postal N-4837, Nassau, Bahamas, Tel: (242) 302-2222, Fax: (242) 323-7986, Contacto: Yves Lourdin.

Belice – El Mejor Candidato en Paraísos para Fideicomisos

Belice es el único país de habla inglesa en América Central. Su población mixta de 200,000 habitantes incluye descendientes de los mayas, chinos, afroantillanos y caucásicos. Su lenguaje viene de los días coloniales cuando se llamaba Honduras Británica. Localizada al sur de México y al este de Guatemala, Belice se encuentra en la costa caribeña. Un país independiente y democrático de derecho consuetudinario, se está convirtiendo rápidamente en un importante domicilio Offshore para fideicomisos, corporaciones y bancos de extranjeros.

Desde su independencia de Gran Bretaña en 1981, Belice ha disfrutado de un gobierno parlamentario democrático y estable. Aunque las cargas fiscales para los residentes y empresas nacionales son bastante altos, los ingresos ganados fuera de Belice por fideicomisos y otras entidades Offshore no son gravados.

En 1992, la Asamblea Nacional de Belice promulgó una legislación actualizada procurando aumentar la competitividad del país como centro financiero Offshore. Los redactores repasaron en su totalidad las leyes de los paraísos fiscales alrededor del mundo y desarrollaron una serie de atractivos requerimientos mínimos para fideicomisos, corporaciones y asuntos fiscales. La nueva legislación incluye la Ley para Fideicomisos, que permite un alto nivel de protección para los activos, gran libertad de acción para el fideicomisario y ningún impuesto sobre los ingresos ganados fuera de Belice. Estas leyes fueron actualizadas y expandidas en diferentes áreas a principios de 1999, ofreciendo una protección para activos incluso mejor a la de antes.

Una vez que un fideicomiso válido ha sido establecido de acuerdo con la legislación de Belice, este no puede modificarse su destino bajo ninguna ley extranjera u orden judicial extranjera debido a matrimonio, divorcio, quiebra del fideicomitente, o derechos sucesorios legales extranjeros. La ley de Belice reconoce al fideicomiso como válido e imponible de acuerdo con sus propios términos internos.

La Ley de Fideicomisos limita las situaciones en las que un fideicomiso puede ser declarado inválido o no ejecutable. Estas incluyen violaciones a las leyes beliceñas , ausencia de un beneficiario identificable, establecimiento bajo coacción, fraude, error, influencia indebida o falsa representación; incapacidad del fideicomitente, fines contrarios a la política pública; o términos en el fideicomiso tan inciertos que imposibiliten su ejecución. Tal y como lo han dicho y aplicado las cortes nacionales, la legislación de fideicomisos de Belice probablemente ofrece la protección de activos más efectiva de cualquier país del mundo.

En muchos aspectos, Belice es una ubicación ideal para un FPA Offshore. Esto es así a pesar de que en repetidas ocasiones se ha acusado al multimillonario británico Michael Ashcroft de ejercer una influencia importante en el gobierno del país por medio de sus extensas inversiones en el país. En 1999, Belice completo las profundas reformas a su aún joven sector Offshore. Las nuevas leyes que permiten la incorporación y licenciamiento de bancos Offshore, empresas de seguros y fondos mutuos ahora cuentan con estatutos suplementarios que autorizan la formación fácil y rápida de empresas de negocios internacionales.

Considerando la situación de los demás países, las leyes de Belice permiten la creación de uno de los fideicomisos más seguros para la protección de activos.

Contactos:

Avalon Trust Co., Ltd., Apartado Postal 1113, 4.5 Miles Northern Highway, Ciudad de Belice, Belice, Centro América, Tel & Fax: (501) 2 33338, Correo electrónico: mscba@catsa.com.bz

Belize Bank, Ltd., Ciudad de Belice, Belice, Centro América, Tel. (501) 2 72567.

Belice Corporate Services Center, Ltd., 60 Market Square, Apartado Postal 364, Ciudad de Belice, Belice, Centro América, Tel: (501) 2 72567, Fax: (501) 2 77018, Correo electrónico: bblbcsl@btl.net/

Belice Offshore Center, 35 Barrack Road, Ciudad de Belice, Belice, América Central, Correo electrónico: cititrust@offshore.com.bz, Sitio web: www.belizeoffshore.com

Belice Trust Company, Ltd. (BTCL), 60 Market Square, Apartado Postal 364, Belice, Centro América, Tel: (501) 2 72390, Fax: (501) 2 77018.

Nevis: Máxima Privacidad, Servicio Rápido

Nevis no cobra impuestos y cuenta con leyes de incorporación y fideicomisos extremadamente amigables para el usuario, además la actitud oficial da una calurosa bienvenida a los ciudadanos extranjeros que desean establecer fideicomisos para la protección de activos.

Nevis forma parte de una confederación de dos islas, el “estado federal democrático soberano” de St. ChristopherNevis (descripción ceremoniosa que aparece en su constitución de 1983). Cuenta con una fórmula gubernamental y un nombre prácticamente más largos que su población (45,000) y área total (267 km2). Los locales llaman a su país “St.Kitts Nevis”. Las islas están localizadas 225 millas al este de Puerto Rico y 1,200 millas al sur de Miami. Hasta declararse independientes en 1983, ambas islas constituías colonias inglesas.

Las leyes pro-Offshoreidad de Nevis han estado vigentes durante décadas, así que hay mucha experiencia y precedentes en los tribunales nacionales. La asamblea legislativa mantiene constantemente al día las leyes financieras Offshore. Existen empresas de servicios bien establecidas y muchas cuentan con oficinas en los Estados Unidos Los bancos nacionales ofrecen servicios internacionales completos y la mayoría no cuenta con agencias en los Estados Unidos o en el Reino Unido que pudieran verse sujetas a presiones por parte de estos gobiernos.

Con base en la Ley de Corporaciones Comerciales de 1984, Nevis ha establecido un récord de atención a corporaciones de propiedad extranjera. La legislación contiene elementos de las liberales leyes corporativas del estado americano de Delaware mezcladas con la legislación comercial inglesa. Hoy en día hay unas 10,000 empresas de negocios internacionales registradas en Nevis.

El estatuto corporativo permite una total confidencialidad para los funcionarios y accionistas de las empresas. No existen requisitos de divulgación pública de titularidad, administración o estatus financiero de una empresa. Excepto por el pago de un pequeño derecho anual, las empresas de negocios internacionales se encuentran libres de impuestos – no hay retención fiscal en la fuente, ni timbres fiscales ni impuestos de renta o sobre activos extranjeros.

La Ordenanza de Nevis para Exención de Fideicomisos Internacionales (1994) es una ley completa, clara y flexible para la protección de fideicomisos (FPA). Por ley, el poder judicial de Nevis no reconoce ninguna orden judicial extranjera relacionada con un FPA local. Esto obliga a un acreedor que haya obtenido un fallo contra el deudor en el extranjero a empezar de nuevo en los tribunales de Nevis. Un demandante que demanda a un FPA debe realizar primero un depósito de garantía por US$25,000 para cubrir los gastos de la corte. En casos de supuesta intención fraudulenta, el demandante extranjero debe probar que sus cargos se encuentran “más allá de cualquier duda razonable” en lugar del estándar más indulgente de “balance de probabilidades” que se aplica en otros litigios civiles (este estricto estándar de prueba también se aplica en St. Vincent y en las Islas Cook). Además, la ley de prescripción para demandar legalmente a un FPA de Nevis expira dos años después de la fecha de la creación del fideicomiso.

La legislación de fideicomisos de Nevis restringe el concepto usual de transferencia fraudulenta. La legislación define “intención de fraude” como la intención del fideicomitente de burlar voluntariamente una obligación adquirida con un acreedor. El acreedor debe probar más allá de cualquier duda razonable que el fideicomitente tenía intención de cometer un fraude en su contra al establecer un fideicomiso en Nevis, o al transferir activos al mismo. Incluso si se logra comprobar, el fideicomiso no se anulará ni podrá ser anulado, únicamente será responsable por satisfacer la demanda del acreedor en el tanto esta corresponda a los intereses del fideicomitente sobre los activos antes de la creación del fideicomiso o de la transferencia de activos.

Nevis ha establecido una asociación internacional con expertos locales en fideicomisos que comprenden y pueden colaborar en la promoción de los objetivos del FPA. El gobierno no requiere registro de los documentos del fideicomiso y la titularidad del mismo no constituye información de conocimiento público. La única información pública requerida par establecer un FPA es un formulario estándar o carta en la que se designa al fideicomisario, se establece la fecha de creación del fideicomiso, la fecha de la presentación, y el nombre de la empresa local de fideicomisos que representa el FPA.

Al igual que otros paraísos para activos, en los últimos años Nevis ha endurecido los controles sobre su sector Offshore. Sin embargo, no existe la regulación cambiaria ni tratados fiscales con otras naciones. Como asunto de política oficial, el gobierno de Nevis no intercambia información fiscal ni de otra naturaleza con ningún otro servicios de ingresos o gobierno extranjero. Se ha negociado un Tratado de Asistencia Legal Mutua (MLAT) con los Estados Unidos, pero aún no ha entrado en operación.

Contactos:

  1. Richard Duke, JD, LLM, Duke Law Firm, PC, 550 Montgomery Highway, Birmingham, Suite 300, Alabama 35216-1808 Estados Unidos, Tel: (205) 823-3900, Fax: (205) 823-2630, correo de voz: (205) 802-9066, Correo electrónico: richard@assetlaw.com, Sitio web: http://www.assetlaw.com, El Sr. Duke se especializa en servicios legales en Nevis.

Departamento de Servicios Financieros, Pelican Mall, Bay Road, Apartado Postal 186, Basseterre, KN 0186, St. Kitts, Tel: +(869) 466-5048, Fax: +(869) 466-5317, Correo electrónico: skanfsd@caribsurf.com

Ministerio de Financias, Centro de Servicio Offshore, Charlestown, Nevis, las Antillas, Tel: +(869) 469-0038, Fax: +(869) 469-0039, Sitio web: http://www.fsd.gov.kn/

Morning Star Holdings, Ltd., Main Street, Apartado Postal 556, Charlestown, Nevis, las Antillas, Tel: +(869) 469-1817, Fax: (869) 469-1794, Sitio web: http://www.nevisservias.com Filial estadounidense.

Nevis Services, Ltd., 125 Half Mile Road, Suite 200, Redbank, New Jersey 08830 Estados Unidos, Tel: (212) 575-0818, Fax: (212) 575-0812, Contacto: Mario M. Novello, Presidente.

Nevis Trust, Ltd., Springate, Suite 100 West, Government Road, Basseterre, St. Kitts, las Antillas, Tel: +(869) 469-1017.

Sitio web Oficial del Gobierno: http://www.fsd.stkittsnevis.net/index.html

Sitio web para información y registro de fideicomisos: http://www.fsd.gov.kn/main/legal_frame.html

St. Vincent y las Grenadinas

St. Vincent, una isla en las Antillas Menores en el Caribe oriental, es una democracia parlamentaria autogobernada y miembro de la Comunidad Británica de Naciones. Se encuentra localizado entre St. Lucia y Granada, de la cual se encuentra separado por un pequeño grupo de islas asociadas, las Grenadinas. La mejor conocida de todas es Mustique, un centro turístico vacacional muy popular entre los estadounidenses y los europeos. Esta antigua colonia británica cubre unas 150 millas cuadradas y cuenta con una población de 100,000 habitantes. La capital es Kingstown. El gobierno ha guardado celosamente su estatus soberano desde que obtuvo la independencia del Reino Unido en 1979. St. Vincent cuenta con una historia única como centro financiero Offshore. En 1970, un grupo de abogados suizos que operaban en St. Vincent Trust Services con base en Vaduz, Liechtenstein, ayudaron a crear un régimen legal en St. Vincent con base en las tradiciones bancarias suizas de privacidad y servicio. Esta empresa todavía maneja gran parte de las empresas de negocios internacionales y las actividades de fideicomisos en la isla, sirviendo especialmente a clientes europeos.

A principios de 1993, St. Vincent empezó a modernizar sus leyes con el propósito de atraer un espectro más amplio de negocios Offshore internacionales. Nuevas leyes fueron promulgadas sobre el tema de asuntos financiero Offshore, incluyendo banca, fondos mutuos y seguros internacionales cautivos.

Las empresas internacionales de negocios constituidas en St. Vincent se encuentran libres del pago de impuestos por un período de 25 años. Los dueños eficaces  no deben ser divulgados y se permiten las acciones al portador. No hay regulación cambiaria y no hay tratados de intercambio de información con ningún otro país. No existe el requerimiento de llevar libros corporativos o para el fideicomiso ni es necesario presentar reportes auditados ante ninguna dependencia.

La Ley de Fideicomisos Internacionales de 1996, incluye características que otorgan una fuerte protección a los activos y que niegan las leyes de sucesión obligatoria y propiedad comunitaria que de otra manera se aplicarían en el país de residencia del creador del fideicomiso. La ley de prescripción para demandas se limita a dos años después de la creación del fideicomiso. Un acreedor de un fideicomiso debe depositar US$25,000 al presentar una demanda y, adicionalmente, debe cumplir con un alto peso de prueba para obtener un resultado positivo.

St. Vincent ha promulgado una garantía legal de absoluta privacidad y confidencialidad financiera como asunto de política pública. La Ley de Conservación de Relaciones Confidenciales (Finanzas Internacionales) de 1996 declara: “De acuerdo con esta sección, la audiencia de la corte y la aplicación de instrucciones no permitirá como evidencia la entrega de información confidencial en relación con la ejecución o interposición de acción judicial según leyes de ingresos civiles o penales o leyes fiscales de otro estado, territorio o jurisdicción política”. La ley de 1996, redactada en su mayoría por profesionales del sector privado, prohíbe la divulgación pública de secretos bancarios como colaboración en investigaciones criminales hasta que un juicio haya sido iniciado. Los funcionarios locales los denominaron como “innovador y optimista”. El gobierno descarta específicamente la cooperación en casos de evasión fiscal realizada en el extranjero.

Este estatuto es uno de solamente tres leyes de tan amplio espectro en el campo de la privacidad financiera en el mundo (solamente las Islas Caimán y Anguilla, ambos territorios extranjeros británicos, tienen leyes similares y ambos se encuentran presionados por el Reino Unido para eliminarlas). Esta ley convierte en delito penal la violación de cualquier secreto profesional (no solamente en asuntos bancarios) por medio de la divulgación, en cualquier parte del mundo, de información financiera confidencial relacionada con actividades profesionales realizadas en St. Vincent. La ley de privacidad también prohíbe realizar “expediciones de pesca” a menos que se demuestre previamente que se trata de un delito que también se considera crimen de acuerdo con la legislación de St. Vincent. Únicamente los tribunales nacionales pueden autorizar la divulgación de información y además se prohíben los intercambios informales de información administrativa.

El Reporte Anual de Estrategias Internacionales para el Control de Narcóticos del Departamento de Estado de los Estados Unidos publicado en febrero 2000 contiene la imagen negativa que tiene Washington de St. Vincent: “el lavado de dinero per se no ha sido criminalizado, a pesar de que el lavado de dinero obtenido por medio de ciertos delitos, incluyendo el trafico de drogas, es punible mediante la Ley de Procedimientos Penales de 1997. La confiscación de activos es permitida de acuerdo con la Ley de Delitos en el Tráfico Ilegal de Drogas de St. Vincent y las Grenadinas de 1993… La legislación actual … no permite el intercambio de información, compartir activos ni realizar investigaciones en cooperación con las autoridades extranjeras”.

Para mantener alejada la actividad criminal, la Autoridad Financiera Offshore mantiene un ajustado control del sector financiero y cuenta con la autoridad para excluir a personas involucradas en dicha conducta. Además, el Tratado de Asistencia Legal Mutua con los Estados Unidos ha sido ratificado, sin embargo no ha entrado aún en operación. Un tratado de extradición con los Estados Unidos fue aprobado en 1996.

Contactos:

Denis Kleinfeld, JD CPA, Kleinfeld Associates, PC., SunTrust International, One Se 3rd Avenue, Suite 1940, Miami, Florida 33131, Estados Unidos, Tel: (305) 892-1000, Fax: (305) 358-6541, Correo electrónico: messagectr@kleinfeld.com, Abogado estadounidense especializado en servicios legales en St. Vincent.

Lifeboat Marketing Group, Inc., Boca Raton, Florida, Estados Unidos, WATS: (877) 723-6161, Fax: (843) 723-6489, Correo electrónico: mb@lifeboattrust.com, Sitio web: http://www.lifeboattrust.com/, Contacto: Mike Burkhold.

Sitio web Oficial del Gobierno: http://stvincentandgrenadines.com/

St. Vincent Trust Company, (Europa) Städtle 7, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +(423) 236 14 33, FaxÑ +(423) 233 25 93, Correo electrónico: st.vincent.trust@jeevesgroup.li, Sitio web: http://www.saintvincenttrust.com/index.html

Timothy D. Scrantom, JD, 180 East Bay Street, Charleston, Carolina del Sur 29401, Estados Unidos, Tel: (843) 937-0110, Fax: (843) 937-4310, Correo electrónico: tenstate@aol.com, Abogado estadounidense especializado en servicios legales en St. Vincent.

El Principado de Liechtenstein – Un Paraíso para la Elite

Este histórico principado localizado en el Valle del Rin es uno de los principales paraísos fiscales para fideicomisos y activos en el mundo, así como un centro bancario. Al igual que Suiza, Liechtenstein se encuentra en el nivel más alto de Europa en cuanto a ingreso per capita y reporta cifras superiores a las de Alemania, Francia y el Reino Unido.

El minúsculo Liechtenstein (16 millas de largo y 3.5 millas de ancho) se encuentra enclavado en las montañas entre los cantones suizos de St. Gallen y Graubunden, y la provincia austriaca de Voralberg. Con una población actual de aproximadamente 32,000 habitantes, ha existido en su forma actual desde enero 23 de 1719, cuando el santo emperador romano Carlos VI le otorgó su independencia. El gobierno consiste en una monarquía constitucional y el Príncipe de Liechtenstein es la cabeza del estado.

La economía de Liechtenstein se ve impulsada por su estatus vanguardista de centro financiero internacional y paraíso fiscal. El país constituye una excelente ubicación para fideicomisos de extranjeros, compañías de inversión y sociedades tenedoras, a pesar de tratarse de una nación de derecho civil.

Unos Pocos Escogidos

Los reguladores gubernamentales refuerzan la responsabilidad local de las empresas administradoras de finanzas y todos los gerentes deben contar con preparación profesional. Este no es el lánguido Caribe; a la gente no se le permite colgar un aviso y presentarse a sí mismos como su solución total en centros financieros Offshore. En todo caso, los expertos estadounidenses en inversiones Offshore se quejan de que la inclinación germánica hacia la perfección provoca retrasos innecesarios a la hora de hacer negocios allí.

Liechtenstein es difícilmente un gran centro financiero por derecho propio. Sin embargo, es una importante sede bancaria en la región dentro de la órbita financiera suiza. El volumen bancario y comercial de Liechtenstein no es suficientemente sustancial como para justificar una bolsa de valores nacional o mercados monetarios y de capital. No obstante, los bancos se benefician enormemente del acceso directo y la integración con el sistema bancario internacional y los mercados monetarios y de capitales de Suiza.

Una gran cantidad de inversiones fronterizas se compensan en o a través de bancos suizos. Las sociedades tenedoras extranjeras cuentan con una presencia importante en Liechtenstein, y la mayoría mantienen sus cuentas en los bancos suizos. Este arreglo corresponde a una gran cantidad de las actividades del sistema bancario suizo. El franco suizo es la moneda nacional y en muchos respectos, excepto por su independencia política, la economía de Liechtenstein equivale a la de una provincia integrada dentro de Suiza.

Un Distinguido Paraíso Fiscal

La singular función de Liechtenstein en los círculos internacionales no es tanto como centro bancario, sino como impuesto fiscal. El país actúa como base de operaciones para sociedades tenedoras extranjeras, fundaciones privadas y fundaciones de carácter familiar. Los bancos y una serie de empresas especializadas en fideicomisos ofrecen servicios de administración a miles de entidades de este tipo. Por su ubicación en el centro de Europa cuenta con un fácil acceso a los demás países de la Unión Europea. La diferencia de horario con la costa este de los Estados Unidos es de solamente seis horas, lo que facilita los contactos de negocios diarios.

Además existe una ausencia prácticamente total de tratados internacionales sobre doble gravamen o intercambio de información. El más notable es un pequeño acuerdo sobre duplicidad de gravamen con el vecino país de Austria, que pretende principalmente cubrir los impuestos de las personas que viven en Austria pero que cruzan la frontera para trabajar. Liechtenstein es un país miembro del Área Económica Europea, una organización que funge desde mayo de 1995 como puente entre el Área Comercial Federada Europea y la Unión Europea. El gobierno procura alcanzar la armonización de sus políticas económicas con las de la Europa integrada, pero sin ceder su singular privacidad financiera ni los estándares éticos considerablemente altos requeridos de aquellos que se desempeñen en el sector financiero.

Liechtenstein se ha especializado en ofrecer un paraíso fiscal a caudales familiares personales en lugar de corporaciones multinacionales. La legislación nacional ha desarrollado una serie de entidades legales adaptadas al servicio de este especializado “carriage trade”. Fortunas grandes y pequeñas obtienen el mismo respeto.

Las cargas fiscales personales y para empresas son bajas, generalmente inferiores al 12% para los residentes nacionales y 18% para las empresas. Cualquier empresa domiciliada en Liechtenstein y que no genere ingresos locales recibe una total exención. A diferencia de las corporaciones estadounidenses, la acciones en una empresa de Liechtenstein no deben revelar el nombre del accionista y pueden ser emitidas al portador. Aunque algunos de los nuevos paraísos fiscales han decidido promover el uso de acciones al portador para ofrecer anonimato, esta práctica es ya de larga trayectoria en Europa.

Envidia Bancaria

Liechtenstein a menudo recibe ataques de países envidiosos que desearían poder participar en negocios similares a los que posibilitan las libres políticas financieras del principado. El país es a menudo acusado de albergar “capitales en fuga” y de colaborar y secundar el movimiento de dinero desde otras naciones para evitar el pago de impuestos. Liechtenstein responde a dichas acusaciones señalando la total falta de restricciones en cuanto a transferencias de capital desde los Estados Unidos. Por consiguiente, dicen, no es posible que se dé fuga de capitales.

En un gesto presuntuoso, Suiza ha presionado a Liechtenstein para que cumpla con sus leyes contra el lavado de dinero. Liechtenstein responde con justa razón que sus propias y estrictas leyes sobre este tema han estado en vigencia por décadas. Estas leyes establecen como un delito la aceptación por parte del sector bancario de dineros provenientes de fuentes o actividades que pudieran sospecharse como ilícitas. En 1989, el país dejó de aceptar fondos provenientes de la mayoría de las empresas localizadas en los paraísos Offshore si el depositante no cuenta con la representación de un abogado registrado en Liechtenstein.

Confidencialidad Garantizada por Ley

Los inversionistas internacionales de gran trayectoria consideran que la banca en Liechtenstein es todavía más discreta que la suiza. La Ley Bancaria Nacional de 1960, básicamente sigue la legislación bancaria suiza pero de una manera aún más estricta.

Aunque los bancos tienen el deber de mantener registros de las identidades de sus clientes, esos registros no pueden ser divulgados. La confidencialidad se extiende a los fideicomisarios, abogados, contadores y cualquiera que se encuentre relacionado con la industria bancaria. Todos los involucrados están sujetos a la potestad disciplinaria de la Corte Superior de Liechtenstein. A la fecha, no se ha sabido nunca de una violación a estas normas de confidencialidad bancaria. A diferencia de los empobrecidos paraísos bancarios del tercer mundo, Liechtenstein tiene pocos, o ningún empleado mal pagado esperando ser sobornado.

Es necesario obtener una orden judicial para divulgar los registros bancarios de un cuenta-habiente. Los acreedores que busquen registros bancarios enfrentan una proceso largo y costoso. Finalmente, Liechtenstein no esta obligado a honrar la solicitud de información de un tribunal extranjero. Dichas solicitudes pueden ser aprobadas si demuestran que ha habido una clara violación de la legislación de Liechtenstein (por ejemplo, prueba de que el botín del robo a un camión transportador de valores se depositó directamente en una cuenta en Liechtenstein). De hecho, la legislación de Liechtenstein prohíbe a un tribunal brindar asistencia a autoridades extranjeras que investiguen casos que involucren asuntos políticos, fiscales y de regulación cambiaria.

Por otro lado, Suiza ha aceptado obligaciones impuestas por tratados  que le obligan a divulgar información bancaria a instancias de un tribunal en los Estados Unidos. Aunque las solicitudes deben ser consideradas y aprobadas por un tribunal suizo, los estándares son mucho más laxos que en Liechtenstein.

No existe retención fiscal en la fuente sobre inversiones locales ni convenios fiscales bilaterales que permitan el reembolso recíproco de impuestos pagados en otros países por los residentes de Liechtenstein. Por ejemplo, si una cuenta de inversión o fideicomiso Offshore propiedad de un residente estadounidense que se encuentre basado en Liechtenstein realiza una inversión en los Estados Unidos, el ingreso está sujeto a una retención fiscal en la fuente del 30%. Debido a que no existe ningún tratado de duplicidad fiscal, este impuesto no será reembolsado a la entidad de Liechtenstein, incluso si se reporta al IRS. La ventaja surge cuando una entidad propiedad de un estadounidense pero basada en Liechtenstein coloca dinero en fondos mutuos Offshore y en otras inversiones en países que no utilizan la retención fiscal en la fuente.

Opciones para Fundaciones, Fideicomisos y Corporaciones

Liechtenstein ha sido un país muy ingenioso en la creación de entidades legales inusuales y útiles adaptadas a necesidades financieras particulares.

La regulación gubernamental del anstalt (ver más adelante), así como de fundaciones, compañías y fideicomisos es sumamente estricta. Esto se logra principalmente a través de capacitación y regulación de los administradores y no entrometiéndose en los asuntos internos de la entidad o su cartera. Como resultado, los servicios administrativos comerciales disponibles en Liechtenstein son de excelente calidad, aunque talvez un poco lentos en su ejecución.

El Anstalt

El anstalt es talvez uno de los instrumentos que más renombre le ha producido a Liechtenstein. A menudo es descrito como el “establecimiento” (el equivalente más aproximado a la palabra alemana). El anstalt es una entidad legal única de Liechtenstein, y consiste más o menos en un híbrido entre los conceptos de fideicomiso y de corporación conocidos en los Estados Unidos.

Aunque Liechtenstein ofrece una variedad infinita de fideicomisos, su concepto de fundación es bastante singular. En Liechtenstein, una fundación puede ser conformada para cualquier propósito. Uno de los usos más comunes es la fundación familiar dedicada al bienestar económico de una familia en particular y sus descendientes.

El anstalt puede o no incluir participación accionario para sus miembros. El control usualmente descansa únicamente en el fundador, o los miembros sobrevivientes de su familia. Ambos tienen la potestad de asignar las utilidades según lo consideren apropiado. La legislación que regula la formación del anstalt es extremadamente flexible y permite la redacción de prácticamente cualquier escritura de constitución. Dependiendo del resultado deseado, los anstalts pueden asumir cualquier cantidad de características de fideicomiso o de corporación. Usted puede adaptar los anstalts de manera que calcen con criterios fiscales específicos de los Estados Unidos, luego obtener del IRS una resolución de convenio privado ya sea como fideicomiso o como corporación.

El público tiene acceso a únicamente una parte muy limitada de información relacionada con las personas involucradas en un anstalts o corporaciones individuales. Los dueños eficaces de la compañía no deben necesariamente aparecer por nombre en ningún registro, y no es necesario que sus identidades sean divulgadas a las autoridades de Liechtenstein. Por otro lado, investigadores diligentes pueden descubrir los nombres de los miembros de la junta directiva buscando en el Registro Comercial. Al menos un miembro de la junta debe residir en Liechtenstein y contar con ciertas calificaciones profesionales.

A diferencia de las corporaciones estadounidenses, las acciones de una empresa en Liechtenstein no deben necesariamente revelar la identidad de los accionistas. Aunque algunos de los nuevos paraísos fiscales han decidido promover el uso de acciones al portador para ofrecer anonimato, esta práctica es ya de larga trayectoria en Europa. Hasta 1980, en los Estados Unidos muchos bonos eran emitidos al portador, sin embargo la costumbre nunca se impuso. Para evitar el lavado de dinero y otros otras transacciones financieras secretas, la práctica es ahora ilegal.

La legislación de Liechtenstein también permite la creación de compañías de responsabilidad limitada, pero no permite la formación empresas internacionales de negocios tal y como se conocen en otras naciones.

La Fundación Familiar

Aunque la legislación de Liechtenstein también ofrece una variedad infinita de fideicomisos, su concepto de fundación es bastante singular. Usualmente los estadounidenses asocian el concepto de “fundación” con una organización sin fines de lucro y exenta del pago de impuestos, sin embargo en Liechtenstein, una fundación es un fondo autónomo que consiste de activos donados por un fundador para un propósito no comercial específico. El propósito puede variar dentro de una amplio espectro de posibilidades, incluyendo fines religiosos y benéficos.

Uno de los usos más comunes de la llamada “fundación puramente familiar”. Estos instrumentos se dedican a la administración financiera y al bienestar de uno o más beneficiarios miembros de una familia.

La fundación no cuenta con accionistas, socios, propietarios o miembros, solamente tiene beneficiarios. Puede encontrarse limitada en el tiempo o ser de carácter perpetuo. Por lo tanto ni la fundación, ni los intereses de un beneficiario pueden ser cedidos, vendidos o embargados por acreedores personales. Únicamente los activos de la fundación responderán por sus deudas. Si se involucra en actividades comerciales, las actividades de la fundación deben promover fines no comerciales, como el sustento de una familia. A menos que la fundación se encuentre activa en el área comercial, puede ser creada por un intermediario. El nombre del fundador no debe ser necesariamente revelado al público. Las fundaciones son creadas por escritura, bajo los términos de un testamento o por acuerdo mutuo entre los miembros de la familia.

Una fundación familiar puede a veces resultar más útil que un fideicomiso, ya que evita muchas reglas restrictivas que si se aplican a este último. Si usted está interesado en explorar la posibilidad de crear una fundación, le recomendamos que obtenga consejo financiero y fiscal de primera calidad, tanto en los Estados Unidos como Liechtenstein.

Fideicomisos Híbridos

Usted puede controlar la fortuna de una familia utilizando un fideicomiso en Liechtenstein, mediante el cual los activos del mismo estarán representados por acciones en sociedades tenedoras que supervisan los negocios relevantes.

La legislación de fideicomisos de Liechtenstein es muy práctica e interesante desde el punto de vista teórico. Esto se debe a la inusual combinación que tiene el país entre derecho civil y consuetudinario. Promulgado en 1926, el Régimen de Liechtenstein adoptó una reproducción bastante fiel del sistema legal de fideicomisos inglés-estadounidense. Incluso permiten a los fideicomitentes de los fideicomisos escoger la legislación que les gobernará de todas las vigentes en países que se rijan por el derecho consuetudinario. Esto coloca al sistema judicial de Liechtenstein en la singular posición de aplicar la legislación de fideicomisos de Inglaterra, Bermuda o Delaware al tratar controversias relacionadas con un instrumento de fideicomiso en particular.

A pesar de ser una nación de derecho civil, un fideicomiso localizado en Liechtenstein puede resultar útil para reducir el pago de impuestos, proteger ingresos extranjero, y proteger activos de los impuestos de sucesión estadounidenses. La ley permite portar rápidamente los fideicomisos a otra jurisdicción y acepta fideicomisos extranjeros que desean registrarse como entidades nacionales.

El instrumento de fideicomiso debe ser depositado en el Registro Comercial, pero no se encuentra sujeto al análisis público. Un fideicomiso tiene la opción de solicitar un registro comercial total, en cuyo caso el documento queda abierto a inspección.

Banca de Montos Altos

Los bancos de Liechtenstein no cuentan con un monto oficial mínimo para depósitos, pero han declarado como meta atraer como clientes a individuos con altos patrimonios netos. Si usted está considerando abrir una cuenta bancaria o de inversión con un banco suizo o austriaco, Liechtenstein merece una mirada comparativa. El principado ofrece todos los beneficios de las otras dos naciones, una fuerte economía, una moneda sumamente sólida (suiza), estabilidad política y facilidad de acceso, además de unas cuantas atracciones propias. Las leyes de confidencialidad lo convierten en un sitio más difícil de descubrir que Suiza, y a diferencia de Austria no cuenta con tratados de duplicidad fiscal o información, excepto con la misma Austria. Lo que es más, el gobierno garantiza todos lo depósitos bancarios contra pérdidas sin importar del monto que se trate. Es posible obtener cuentas numeradas para grandes inversiones.

Contactos:

BANCOS

Bank in Liechtenstein, Herrentasse 12, Apartado Postal 85, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2351122, Fax: +41 75 2351522, Contacto: René Ott.

Liechtensteinische Landesbank, Apartado Postal 384, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2368811, Fax: +41 75 2368358.

Verwaltungs-und-Privatbank, Postfach 885, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2356655, Fax: +41 75 2356500, Contacto: Markus Meier.

Servicios & Gobierno

Administrust Services Reg., J. Heinbergerstrasse 6, Apartado Postal 634, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2323021, Fax: +41 75 2325040, Contacto: Arno Scalet.

Asphaleia Truhand Aktiengesellschaft, Apartado Postal 1130, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2323878, Fax: +41 75 2323882, Contacto: Dr. Gabriel Marxer, Dir.

Agentia Truunternehmen Reg., Landstrasse 36, Postfach 1608, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2328332, Fax: +41 75 2320064, Contacto: Dr. Markus Wanger, Senior Dir.

Fiduconsult, Trustees & Tax Consultants, Herrengasse 1, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2371050, Fax: +41 75 2371059, Correo electrónico: fiduconsult@ag.lol.li

Industrie und Finanzkontor, (fundada en 1948), Altenbach 8, Apartado Postal 339, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2322135, Fax: +41 75 2375859, Contacto: Dr. Albert Mayer.

Oficina Oficial de Registros, Casa del Parlamento, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2366111, Fax: +41 75 2365266. Para todos los registros de fideicomisos y corporaciones excepto bancos.

Prasidial-Anstalt, Aeulestrasse 38, Apartado Postal 583, FL-9490, Vaduz, Liechtenstein, Tel: +41 75 2365555, Fax: +41 75 2365266, Teles: 889 277, Correo electrónico: praesidial@praesidial.com, Sitio web: www.praesidial.com. Fundada en 1931, esta es una de las compañías de fideicomisos más antiguas y mejor conocidas de Liechtenstein con más de 100 empleados.

  1. Territorios Extranjeros británicos

Bermuda: Variedad y Fideicomisos

Bermuda se encuentra localizada en la mitad del Océano Atlántico, 750 millas al sureste de la Ciudad de Nueva York, a 3,445 millas de Londres. La isla (57,000 habitantes en 21 millas cuadradas) cuenta con una larga historia como paraíso fiscal bancario y Offshore. Se trata de una sede financiera de clase mundial, sin mencionar que es un lugar muy agradable para visitar o vivir en cualquier temporada. La industria turística y de convenciones está floreciendo aquí, y se considera un exclusivo paraíso para pensionados muy ricos, muchos de ellos prominentes estadounidenses expatriados.

Bermuda es un territorio extranjero británico auto-gobernado que ha florecido desde 1960 hasta convertirse en un importante centro financiero internacional. Bermuda no cobra impuestos sobre ingresos corporativos, regalos, ganancias de capital o ventas. El impuesto de renta local es extremadamente bajo, 11% sobre salarios ganados en Bermuda. Más de 8,000 empresas internacionales de negocios tienen su sede en Bermuda. Son atraídas por la amigabilidad de la isla, su ambiente de impuestos neutrales, la integridad comercial establecida y sus mínimas regulaciones.

Bermuda también es el hogar de más de 600 “esquemas colectivos de inversión” (frase utilizada por la comunidad británica de naciones para describir fondos mutuos de inversión, fideicomisos unitarios, y sociedades limitadas). Los fondos locales también ofrecen inversiones mancomunadas y diversificadas.

Con una estructura legal que ofrece gran protección, Bermuda se ha convertido recientemente en un centro para la creación y administración de fideicomisos Offshore. La isla ofrece una amplia variedad de fideicomisos para llenar cualquier necesidad, incluyendo la protección Offshore de activos. Una serie de leyes, incluyendo la Ley de Fideicomisarios de 1975, la Ley de Fideicomisos de 1989 y la actualización de 1994 de la Ley de Transferencias de 1981, ayudan a mejorar la posición de Bermuda como ubicación de fideicomisos Offshore. Las leyes de privacidad incluyen a los fideicomisos y no es requerido realizar una divulgación detallada.

En 1999, el parlamento de Bermuda adoptó la Ley de Enmienda para la Administración de Impuestos que establece como delitos el fraude y la evasión fiscales. También fueron adoptadas enmiendas a la Convención Fiscal entre los Estados Unidos y Bermuda, señalando procedimientos para la comunicación de información requerida por el gobierno estadounidense en relación con clientes de una empresas, fideicomisos o residentes locales en Bermuda. Estas leyes se aplican desde 2000.

Contactos:

Appleby, Spurling & Kemp, Apartado Postal HM 1179, Hamilton HM EX, Bermuda, Tel: (441) 295-2244, Fax: (441) 292-8666.

Gordon L. Hill, QC, Cox, Hallet & Wilkenson, Milner House, 18 Parliament Street, Apartado Postal HM 1561, Hamilton HM FX, Bermuda, Tel: (441) 295-4630, Fax: (441) 292-7880, Correo electrónico: cw@cw.bm

Lombard Odier International Trust, Ltd., Corner House, 20 Parliament Street, Hamilton, Bermuda, Tel: (441) 292-7817, Fax: (441) 292-2676, Teles: 3230.

SCS Trust, Ltd. y SCS Finance (subsidiarias de Banque SCS Alliance, Ginebra), Tel: (1-800) 226-5727 o (441) 296-0607, Fax: (441) 296-0608, Contacto: Elisabeth Cirone.

Las Islas Caimán: Riquezas Offshore

En términos de masa terrestre total, las Islas Caimán no son muy impresionantes: solamente tres manchas de tierra en un área de 100 millas cuadradas al sur de Cuba. Sin embargo, estas islas se enorgullecen de poseer unas cifras muy impresionantes. Existe un banco por cada 60 de sus 30,000 residentes. Hay 20,000 corporaciones más que personas. Los ciudadanos disfrutan de un ingreso per capita mayor al de los Estados Unidos o el Reino Unido. Las Caimán son el hogar de casi 600 bancos y compañías de fideicomisos autorizados según la Ley de Bancos y Compañías de Fideicomisos. De los 50 bancos más grandes del mundo, 47 tienen licencias bancarias en las Caimán y los activos combinados en manos de los bancos autorizados en este lugar exceden los US$500,000 millones de dólares. Números como estos significan que las cosas aquí no siempre se relacionan con el sol, la playa y las olas.

Localizada 450 millas al sur de Miami (dos horas en avión), las tres Islas Caimán son un territorio extranjero británico, uno de muchos siendo asediados por Londres en la campaña del gobierno laborista por endurecer los controles Offshore y reducir la privacidad financiera. Hasta el momento, el gobierno de las Caimán ha logrado resistir los peores ataques y apoya incondicionalmente la floreciente industria financiera Offshore aquí establecida. En Caimán no se cobran impuestos de renta, sucesorios u otros impuestos lo que atrae a miles de extranjeros, sus cuentas bancarias, sus negocios y sus fideicomisos.

Las Caimán han contado con leyes de fideicomisos exhaustivas y conservadoras desde 1967, las que conforman una sólida base para operaciones en este campo. En 1990 entró en vigencia una ley de fideicomisos Offshore para la protección de activos. Esta ley protege a los fideicomisos contra los acreedores del fideicomitente al requerir comprobación de que la obligación existía en el momento y antes de la fecha de transferencia de los activos al FPA. La ley de prescripción vigente en las Caimán para demandas contra el fideicomitente o el fideicomiso es de seis años a partir de la fecha de transferencia de los activos.

Un beneficio adicional de ubicar un FPA en las Caimán es la fácil disponibilidad de fondos de inversión y facilidades bancarias, así como su protección legal de la privacidad financiera.

Contactos:

BANCOS & SERVICIOS

Ansbacher Corp., Apartado Postal 887, Gran Caimán, B.W.I., Tel: (345) 949-4653, Fax: (345) 949-7946.

Cayman National Bank & Trust Co., Apartado Postal 1097, George Town, Gran Caimán, B.W.I., Tel: (345) 949-4655, Fax: (345) 949-7506. Cayman National emite su propia tarjeta MasterCard.

Cayman Securities, Ltd., Apartado Postal 275, George Town, Gran Caimán, B.W.I., el: (345) 949-7722, Vax: (345) 949-8203, Correo electrónico: d.markiuk@candw.ky, Contacto: Dan Martiuk.

Euro Bank, Apartado Postal 1792, Anderson Square, George Town, Gran Caimán, B.W.I., Tel: (345) 949-8721, Fax: (345) 949-6232.

Midland Bank Trust Corp. (Cayman), Ltd., Apartado Postal 1109, Mary Street and Fort Street, George Town, Gran Caimán, B.W.I., TelÑ (345) 949-7755, Fax: (345) 949-7634, Sitio web: www.midban@candw.ky

Swiss Bank & Trust Corp., Ltd. Swiss Bank Building, Apartado Postal 852, George Town, Gran Caimán, B.W.I., Tel: (345) 949-7344, Fax: (345) 914-4000, Sitio web: www.gs.com

ABOGADOS Y ASESORES FINANCIEROS

Citco Fund Services, Ltd., Corporate Centre, West Bay Road, Apartado Postal 31106 SMB, Gran Caimán, Islas Caimán, B.W.I., Tel: (345) 949-3977, Fax: (345) 949-3877.

Goldman Sachs Trust, Ltd., Harbour Centre, North Church Street, Apartado Postal 896, George Town, Gran Caimán, Islas Caimán, B.W.I., (Tel: (345) 949-6770, Fax: (345) 949-6773.

International Management Service Ltd., P.O. Box 61G, 3rd Floor, Harbour Court, Grand Cayman, Cayman Islands, B.W.I., TelÑ (345) 949-4244, Fax:
(345) 949-8635.

Portfolio of Finance & Development, Government Administration Building, George Town, Grand Cayman, Cayman Islands, B.W.I., Tel: (345) 949-7900, Fax: (345) 949-9538, Sitio web: www.businessmonitor.co.uk

Andrea R. Williams, Solicitor, Truman, Bodden & Co., George Town, Grand Cayman, Cayman Islands, B.W.I., Tel: (345) 949-7555.

Islas Turcos & Caicos

Las Islas Turcos y Caicos están localizadas en el Caribe al sureste de las Bahamas. Ocupan un área total que equivale a dos y media veces el tamaño de Washington, D.C. La economía nacional se basa principalmente en el turismo, la pesca y los servicios financieros Offshore. La mayoría de los medios de producción y alimentación para el consumo nacional son importados. Los Estados Unidos constituye la primordial fuente de turistas que representan más de la mitad de los 90,000 visitantes recibidos en 1998. Las principales fuentes de ingreso del gobierno incluyen derechos pagados por las actividades financieras e importes de aduanas. La población total en 1999 fue estimada en 16,863 habitantes.

Las Islas Turcos y Caicos ingresaron dentro del campo de la protección Offshore de activos a través de la Ordenanza para Fideicomisos de 1990, una compilación exhaustiva de modernas leyes de fideicomisos. Específicamente trata sobre fideicomisos Offshore para la protección de activos. La ley protege al fideicomitente de un FPA de las demandas de las posibles demandas de acreedores exceptuando el caso en que la transferencia de activos fuera realizada más allá de la capacidad del fideicomitente de cumplir con sus obligaciones en el momento de vencimiento. El peso de la prueba recae sobre el acreedor o demandante en todo lo relacionado con la supuesta insolvencia del fideicomitente. Extrañamente, la ley no establece un periodo límite, así que parece que ninguna acción puede ser presentada en ningún momento en aquellos casos que el fideicomitente fuera solvente en el momento en que los activos fueron transferidos al FPA.

Como territorio extranjero británico, las Islas Turcos & Caicos también se encuentran dominadas por el Ministerio Británico de Asuntos Exteriores lo que ha provocado varios conflictos importantes con la pequeña legislatura de las islas. Sin embargo, los británicos tendrán la última palabra lo que no augura un buen futuro para la privacidad financiera de un FPA Offshore.

Contactos:

Belice Bank, P.O. Box 270, Providenciales, Turks & Caicos Islands, B.W.I., Tel: (649) 941-5028, Fax: (649) 941-5029, Correo electrónico: belizebank@tciway.tc, Sitio web: http//www.bhiofs.com

First Secretarial, Ltd., Gretton House, P.O. Box 65, Grand Turk, Turks & Caicos Islands, B.W.I., Tel: (649) 946-2133, Fax: (649) 946-2933.

Meridian Trust Co., Ltd., Tel: (649) 941-3082, Fax: (649) 941-3223, Correo electrónico: mtcl@tciway.tcAnguilla

Anguilla es un pequeño territorio extranjero británico (establecido en 1999 con una población estimada de 11,510 habitantes) localizado en la punta norte de las Islas Leeward y el Mar Caribe, a unas 200 millas al este de Puerto Rico en las Antillas.

Descubierta por Cristóbal Colón en 1493, Anguilla se convirtió en colonia británica en 1650. Fue gobernada como parte de Saint Kitts, Nevis, Anguilla desde el siglo dieciocho. La rebelión y secesión se dio en 1967 después de la intervención británica en 1969, se convirtió en una dependencia separada de la corona británica con gobierno interno propio formalizado en la Ley de Anguilla de 1980.

Anguilla cuenta con pocos recursos naturales y la economía depende fuertemente del turismo de lujo, la banca y finanzas Offshore, la pesca de langosta y remesas de los emigrantes. Los funcionarios de gobierno de Anguilla han realizado un gran esfuerzo por desarrollar el sector financiero Offshore y en 1994 se promulgó un paquete integral de legislación para servicios financieros.

La Ordenanza de 1994 es una ley exhaustiva y bien redactada que establece un régimen de fideicomisos extremadamente moderno. Además de las cláusulas estándar que rigen al fideicomitente, los beneficiarios y los deberes y potestades de los fideicomisarios, existen algunas que regulan los fideicomisos derrochadores, memorandos de deseos, fideicomisos de asignación, protectores, variación en los términos, fideicomisos extranjeros y alternativas en fideicomisos. En coordinación con la Ley de Relaciones Confidenciales de 1981, se otorga un alto grado de privacidad. Existen multas rigurosas para la inapropiada divulgación de información confidencial y se aplican tanto a personas privadas como funcionarios gubernamentales.

Anguilla no cobra impuestos de renta, sobre ganancias de capital o sucesión y no tiene leyes de regulación cambiaria. No cuenta con tratados fiscales con otras naciones ni acuerdos de intercambio de información fiscal con país alguno. Un tratado de asistencia legal mutua con los Estados Unidos cubre actividades consideradas como delito penal en ambas jurisdicciones, principalmente delitos relacionados con el tráfico ilegal de drogas y el lavado de dinero.

Según la ordenanza de fideicomisos de Anguilla, un fideicomitente puede crear un fideicomiso de varios tipos según la religión, nacionalidad o costumbre de su país de residencia. Los fideicomisos reconocidos también pueden ser redactados en idiomas extranjeros. El fideicomitente también puede escoger la legislación aplicada al fideicomiso, ya sea la de Anguilla u otra, y puede modificar esta escogencia durante la vigencia del fideicomiso.

La redacción se facilita al permitir que se constituya utilizando anexos legales de referencia sobre las facultades del fideicomisario e inversiones autorizadas. Se establece una cláusula específica para la designación de un individuo o corporación como protector para asegurar el cumplimiento del fideicomiso en nombre de los beneficiarios. En el caso de un fideicomiso con fines comerciales es necesario contar con un protector. El fideicomisario puede ser una sola persona o puede haber co-fideicomisarios, además esta función puede ser ejercida por un beneficiario, el fideicomitente o el protector.

Después de abrir un fideicomiso en Anguilla no es posible variarlo o anularlo. Tampoco serán reconocidas las demandas impuestas contra el fideicomiso según la legislación o por orden judicial de otro país, específicamente en asuntos relacionados con matrimonio, derechos de sucesión, demandas de acreedores o impuestos extranjeros. De acuerdo con la Ordenanza de Disposición Fraudulenta, el peso de la prueba es trasladado al acreedor y se sujeta a una ley de prescripción de tres años.

Contactos:

Caribbean Comercial Bank, Tel: (264)497-2744, Fax: (264) 407-3570, Correo electrónico: ccbaxa@anguillanet.com

Ms. Josephine Gumbs, Barrister & Solicitor, Fax: (264) 497-2050, Correo electrónico: jagg@anguillanet.com

S.F. (Roy) Horsford, National Bank of Anguilla, Fax: (264) 497-3870, Correo electrónico: nbabank@anguillanet.com

Hon. John Lawrence, Superintendent of Offshore Finance, Fax: (264) 497-5872, Correo electrónico: lawrence@gov.ai

I.D. (Don) Mitchell, QC, Barrister & Solicitor, Tel: (264) 497-2391, Fax: (264) 497-2050, Correo electrónico: mitchellm@anguillanet.com

Ms. Birnie Stephenson, Barrister & Solicitor, Fax: (264) 497-2050, Correo electrónico: mebs@anguillanet.com

Stott & Co., Ltd., Tel: (264) 497-2744, Fax: (264) 497-3350, Correo electrónico: information@stottco.com

Gibraltar

Gibraltar, o como se le conoce mejor, “El Peñón de Gibraltar”, se encuentra localizado en el suroeste de Europa en la punta sur de la costa española, bordeando al Estrecho de Gibraltar que une el Mar Mediterráneo y el Océano Atlántico Norte. Gibraltar ha sido miembro de la Comunidad Europea desde 1973, y desde 1713 es un territorio extranjero británico. España exige activamente la soberanía sobre el Peñón, pero en 1967 la ONU realizó un referéndum en el cual de 12,762 electores, 12,138 votaron a favor de permanecer afiliados al Reino Unido mientras que solo 44 votaron a favor de España.

Gibraltar, que en 1999 contaba con una población estimada de 29,165 habitantes, se beneficia del abundante comercio marítimo, la banca y finanzas Offshore y su posición como centro internacional financiero y de conferencias. La presencia militar británica ha sido fuertemente reducida y ahora contribuye solamente un 11% de la economía nacional, superada por el 15% del PIB producido por el sector financiero. El turismo (más de cinco millones de visitantes en 1998), los derechos por servicios marítimos, y los impuestos sobre bienes de consumo también generan ingresos. Más de un 70% de la economía se encuentra en el sector público. Como miembro de la Comunidad Europea, a pesar del control británico, Gibraltar se encuentra exento de la mayoría de los impuestos de la misma pero a la vez se beneficia de todas las cláusulas de los tratados de la Unión Europea sobre movimiento libre de capital, servicios y personas.

Gibraltar es muy pequeño (6.5 kilómetros cuadrados) pero se enorgullece de ofrecer una completa industria de servicios financieros y bancarios; independencia de las regulaciones cambiarias; derecho consuetudinario inglés, comunicaciones e infraestructura de primera línea y múltiples ventajas fiscales.

En diciembre de 1990, las enmiendas a la Ordenanza de Quiebras de Gibraltar se convirtieron en ley y otorgaron protección legal a los fideicomisos para la protección de activos basados en Gibraltar. Un FPA local no puede ser anulado por los acreedores de un fideicomitente si al momento de creación del fideicomiso, este no se encuentra ni en estado de insolvencia ni se vuelve insolvente después de la transferencia. La insolvencia se basa en todas las obligaciones, tanto actuales, contingentes como futuras, de las que el fideicomitente tenga conocimiento.

Utilizando una prueba matemática de insolvencia, no hay consultas o pruebas sobre la intención de quien transfiere. Lo bueno de la cláusula aplicada en Gibraltar, es que permite la determinación de una amplia gama de circunstancias con un cierto grado de certidumbre para determinar si la creación de un fideicomiso se encuentra bajo la protección de la ley en sus inicios. La legislación está dirigida hacia las transferencias a fideicomisos de fideicomitentes individuales. Esto convierte a Gibraltar en una jurisdicción ideal para convenios de fideicomisos que se utilizan puramente como reserva en caso de necesidad.

La protección de activos debe ser anotada en un Registro por el fideicomisario y es necesario pagar una tarifa no-reembolsable de £300. La aplicación debe revelar el nombre y dirección del fideicomisario, el nombre del fideicomiso, la fecha de creación y su duración, así como el país de residencia ordinaria del fideicomitente. También se cobra una tarifa anual de £100.

Un fideicomisario debe garantizar que se ha asegurado de que toda la información contenida en los formularios de registro del fideicomiso es verdadera y debe adjuntar un affidávit jurado confirmando que el fideicomitente no se encuentra en estado de insolvencia. Es necesario certificar que los fideicomisarios cuentan con recursos financieros y administrativos adecuados para actuar como tales en representación de un fideicomiso para la protección de activos. Además deben obtener una aprobación escrita previa del Secretario de Finanzas y Desarrollo y contar con un seguro adecuado por indemnización profesional superior a £1,000,000.

La violación de las cláusulas de confidencialidad por parte de cualquiera que administre un fideicomiso constituye delito penal. El ingreso del fideicomiso estará exento del pago de impuestos siempre y cuando la escritura fideicomisaria declare específicamente que los ciudadanos o residentes de Gibraltar se encuentran excluidos como beneficiarios. Además, en Gibraltar no existen impuestos sobre ganancias de capital.

Contactos

Gibraltar Finance Centre, Correo electrónico: finance@gibraltar.gi. Este centro forma parte del Departamento de Comercio y sirve como casa de compensación imparcial para todos los servicios financieros registros disponibles en el Peñón.

Valmet Services, P.O. Box 472, 50 Town Range, Gibraltar, Tel: 350 40000, Fax: 350 40404, Correo electrónico: gibraltar@valmetgroup.com, Sitio web: http://www.valmetgroup.com

 

  1. Otras Opciones en Fideicomisos Offshore

Las Islas Cook – Mar Adentro

Si usted investiga sobre el mundo de la protección de activos Offshore, pronto escuchará hablar mucho sobre las Islas Cook. Desde que el gobierno de las islas adoptó por primera vez en 1981 una serie de leyes amigables para las fortunas y los activos, las Islas Cook, aunque pequeñas en población y remotas del resto del mundo, empezaron a jugar un papel significativo en los círculos financieros Offshore.

Esta gigantesca red de 15 islas coralinas localizadas en el corazón del Pacífico Sur central se extienden en un área de 850,000 millas cuadradas. Las islas ocupan un área del tamaño de la India, pero cuentan con una población similar a la de unas cuantas cuadras de apartamentos en Manhattan (18,000 habitantes). Indirectamente, las islas forman parte de la Comunidad Británica de Naciones en virtud de su singular asociación política con la vecina Nueva Zelanda. Desde 1901 hasta 1965, fueron una colonia de neocelandesa y este país aún subsidia a su gobierno. Los isleños incluso cuentan con ciudadanía doble, tanto de las Islas Cook como de Nueva Zelanda. La continuación de este subsidio financiero se ha convertido en un punto sensible para ambas naciones.

La industria Offshore de las Islas Cook fue concebida en 1981 como resultado de su colaboración oficial con la industria nacional de servicios financieros. También existe mucho traslape entre estos dos grupos. Los servicios financieros ahora se colocan como segundos después del turismo en la economía nacional. A pesar de recibir unos 50,000 visitantes al año en la isla capital, Rarotonga, estas islas conservan relativamente bien su naturaleza. Los isleños de Cook tienen su propio lenguaje y disfrutan de una cultura vigorosa y diversa. La mayoría de ellos también hablan inglés.

Este es un estado micro con aspiraciones macro, y su ambición puede haber excedido su alcance. Su accidentada historia de altas finanzas se ha visto marcada por repetidos escándalos producto de los esquemas embaucadores de expatriados estadounidenses, británicos y neocelandeses. Aunque sea perfectamente legal, no es ningún secreto que algunos abogados estadounidenses, dedicados a la protección de capitales, continúan jugando un papel importante aconsejando al gobierno sobre estos temas e incluso redactando estatutos para el parlamento de la isla.

Con una gobierno constantemente tambaleándose al borde de la bancarrota, su deuda supera los NZ$250 millones – esta es una nación con un PIB de apenas NZ$175 millones. Gran parte de esa deuda surge de un fallido proyecto que en 1980 pretendía la instalación de un Hotel Sheraton y que involucraba a funcionarios del gobierno. Dos tercios de la fuerza laboral se encuentra en la planilla estatal, financiando un anticuado sistema de tráfico de influencias que haría sonrojar a cualquier jefe político de ciudad grande estadounidense.

Protección de Fortunas Adaptada a sus Necesidades

Sin importar la política, la legislación existente se encarga meticulosamente de atender y alimentar a las empresas de negocios internacionales, incluyendo bancos Offshore, empresas de seguros y fideicomisos. Todos los negocios Offshore realizados en las Islas Cook deben ser canalizados por medio de una de cinco compañías de fideicomisos registradas. Una gama completa de servicios corporativos y de fideicomisarios está disponible para los inversionistas Offshore. El gobierno garantiza oficialmente que no cobrará impuestos a las compañías Offshore. Miles de fideicomisos extranjeros, corporaciones y sociedades se encuentran registradas en este territorio, protegidas por una ley de privacidad financiera extremadamente fuerte.

La Ley para el Desarrollo de Inversiones exige que todas las empresas extranjeras (aquellas con al menos un tercio de su propiedad en manos de extranjeros) que quieran hacer negocios aquí, deben obtener primero la aprobación de la Junta para el Desarrollo de Inversiones y registrar sus actividades proyectadas. Existen varios incentivos y concesiones para la protección arancelaria, concesiones por derechos y gravámenes a las importaciones, concesiones fiscales a través de la depreciación acelerada, beneficios a cambio de capacitación con contrapartes y reclutamiento de residentes de las islas desde ultramar.

Un destacado abogado  en protección de activos de Nueva Zelanda, muy respetado en su profesión, nos dijo que a pesar de los obvios problemas fiscales que enfrentan las Islas Cook, las leyes gubernamentales que las convierten en paraíso fiscal y de activos probablemente permanecerán, incluso si Nueva Zelanda asume de nuevo el control (una posibilidad que ciertamente no entusiasma a los funcionarios en Wellington).

Iniciando con la Ley de Fideicomisos Internacionales de 1984, las Islas Cook se establecen como una nación determinada a cortejar a los fideicomisos para la protección de activos y a las empresas de negocios internacionales. Una ley de las Islas Cook de 1989 fue la primera legislación específica sobre fideicomisos para la protección de activos en el mundo Offshore. Esa ley brinda un grado significativo de comodidad al fideicomitente de un FPA y un alto grado de incomodidad a sus posibles acreedores.

Esta ley trata asuntos como la retención del control del fideicomiso así como la aplicación y exclusión de fallos y derechos sucesorios extranjeros. La ley también permite a los acreedores proceder contra activos de los fideicomisos en casos de fraude si el fideicomitente “tenía la intención inicial de estafar al acreedor” o si la transferencia de activos produjo la insolvencia del fideicomitente. El peso de la prueba en cada caso recae sobre el acreedor.

La legislación de las Islas Cook también fue la primera en definir el papel del protector del fideicomiso, aunque esta función ha sido reconocida por costumbre en muchos otros paraísos Offshore de activos. La Ley de Fideicomisos Internacionales define a un protector como la persona o corporación con la facultad de dirigir al fideicomisario de un FPA en algunos asuntos del fideicomiso sobre los que este tiene discreción. Las facultades del protector deben ser especificadas en el documento mismo del fideicomiso. Según la ley, un protector no es un co-fideicomisario de facto, aunque si tiene una relación fiduciaria definida con el fideicomiso.

La ley presenta una prescripción de dos capas para las demandas. Un acreedor debe probar más allá de cualquier duda razonable que el fideicomiso fue creado con la intención de estafar, o que en el momento en que los activos fueron transferidos el fideicomitente era insolvente. La prescripción es la siguiente: 1) dos años a partir de la fecha en que la demanda del acreedor fue acumulada, si la demanda se presentó antes de la creación del fideicomiso o de la transferencia de los activos; y 2) el demandante luego tiene un año desde la creación del fideicomiso o de la transferencia de activos para presentar una demanda ante los tribunales de las Islas Cook. La capacidad de ejercer sus derechos para un fideicomisario en quiebra se encuentra similarmente circunscrita por estos mismos límites legales de tiempo.

Contactos:

ABOGADOS

Tim Arnold, P.O. Box 486, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 23 565, Fax: (682) 23 568.

Clarkes, PC, P.O. Vox 123, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 24 567, Fax: (682) 21 567 o (682) 25 567.

Engel, Reiman & Lockwood, PC, 5445 DTC Parkway, Suite 1025, Englewood, Colorado 80111, U.S.A., Tel: (303) 741-1111, Fax: (303) 694-4028, Contacto: Barry S. Engel. Especialistas estadounidenses en asuntos legales de las Islas Cook.

Tony Manarangi, P.O. Box 514, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 23 840, Fax: (682) 23 843.

Miller, Howard & Lynch, P.O. Box 39, Panama, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 21 043, Fax: (682) 21 143.

Stevenson, Nelson & Mitchell, P.O. Box 552, Avarua, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 21 080, Fax: (682) 21 087.

SERVICIOS BANCARIOS,
FINANCIEROS & DE FIDEICOMISOS

ANZ Banking Group, Ltd., P.O. Box 907, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 21 750, Fax: (682) 21 760.

Asianciti Trust Pacific, Ltd., CIDB Building, Level 3, P.O. Box 822, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 23 387 o (682) 24 439, Fax: (682) 23 385, Contacto, Darren C. Stark, Esq., Trust Officer.

Southpac Trust, Ltd., Centrepoint, Raratonga, Cook Islands, Tel: (682) 20 514, Fax: (682) 20 667, Contacto: Leanne M. Corvette, Esq., Director.

TrustNet Group (Cook Islands), Ltd., CIDB Building, Avarua, P.O. Box 208, Raratonga, Cook Islands, Tel: (682) 21 080 o (682) 21 801, Fax: (682) 21 087 o (682) 21 088, Contacto: John G. McFadzien, Gerente.

Westpac Banking Corp., P.O. Box 42, Rarotonga, Cook Islands, Tel: (682) 22 014, Fax: (682) 20 802.

República de Mauricio

Mauricio es una gran isla en el Océano Indico al este de Madagascar y cerca de la costa sur de África. Su población estimada en 1999 ascendía a 1.2 millones de habitantes. La nación mantiene bastantes contactos con África, al ser miembro de la Organización de Unidad Africana y de la Comunidad de Desarrollo del Sur de África. Puede decirse con justa causa que se trata de una de las economías más exitosas de África.

La isla fue visitada primero por los europeos con la llegada de los holandeses en 1598, quienes la nombraron en honor al Maurice Van Nassau, “Stathouder”, Príncipe de Holanda en esa época. La isla fue luego asumida por los franceses (1715-1810) y más tarde por los británicos (1810-1968). Ahora es un estado democrático soberano dentro de la Comunidad Británica de Naciones y una democracia parlamentaria.

Desde que obtuvo su independencia del Reino Unido en 1968, Mauricio se ha desarrollado pasando de ser una economía de bajos ingresos basada en la agricultura, a convertirse en una economía diversificada de ingreso medio con sectores industriales, financieros y turísticos en crecimiento. Durante la mayoría de este periodo, el crecimiento anual se ha situando en un rango de 5 a 6%. Este importante logro se ve reflejado en un aumento en la expectativa de vida, reducción de la mortalidad infantil y una infraestructura muy mejorada. El desempeño económico en 1998 continuó siendo fuerte con un sólido crecimiento y un bajo desempleo. El sector financiero representa un 4% del PIB y continúa creciendo.

A pesar de lo que pueda parecer como una posición geográfica remota, las comunicaciones son buenas, incluyendo una estación internacional satélite a Tierra, 1 Intelsat, y radiotelefonía de microondas y alta frecuencia con enlace a varios países.

En 1998, la revista The Economist comentó: “El sector financiero está bien (talvez demasiado bien) regulado y supervisado… El sistema financiero acá solamente cuenta con unos cuantos participantes, muchos de los cuales son subsidiarias de bancos grandes. Lo más importante es que existe una confianza total en el banco central y en la rupia, la moneda nacional. Las reservas son saludables y el Banco de Mauricio se encuentra limpio”.

En un esfuerzo por reunir a la fraternidad mundial de protección Offshore de activos, Mauricio promulgó la Ley de Fideicomisos Extranjeros en 1992. Este estatuto define los fideicomisos para la protección de activos y los deberes requeridos del fideicomisario local, y establece que el fideicomitente no puede ser residente de Mauricio. Las empresas nacionales de fideicomisos Offshore también están autorizadas para actuar como fideicomisarios, así como los bancos nacionales. El corpus del fideicomiso no debe incluir propiedades situadas en Mauricio, pero puede mantener acciones o intereses en corporaciones extranjeras o fideicomisos que no tengan cuentas bancarias locales denominadas en la rupia nacional de Mauricio. El fideicomitente puede escoger la ley de cualquier nación para ser aplicada a su FPA.

Al igual que en la legislación de las Islas Cook, los acreedores solamente pueden tener éxito si prueban más allá de cualquier duda razonable que el FPA fue creado con intención de estafar a los acreedores. La ley de prescripción es de dos años a partir de la fecha de transferencia de los activos al FPA. En una cláusula poco común, la ley reconoce la creación de un fideicomiso por declaración oral así como utilizando instrumentos escritos. Sin embargo, para su aplicación, debe existir una declaración registrada del fideicomiso según los términos de la Ley de Actividades Comerciales Offshore de Mauricio de 1992.

La legislación permite que un FPA sea declarado inválido o inaplicable si un tribunal de Mauricio declara que fue establecido bajo coacción o por fraude, error, falta de capacidad, influencia indebida, falsa representación, falta al deber fiduciario, o si sus términos son tan inciertos que su desempeño se vuelve imposible. La prueba de fraude debe demostrar verdadero conocimiento e intención por parte de un fideicomitente.

Las leyes de fideicomisos de Mauricio son modernas y amplias, garantizándole a este país un lugar dentro de las naciones definitivamente atractivas para la ubicación de un fideicomiso Offshore para la protección de activos.

Contactos:

CIA Fact Book, Sitio web: http://www.odci.gov/cia/publications/factbook/mp.html

De Comarmond Koenig Law Firm, Chancery House, 5th Floor, Lislet Geoffrey Street, Port Louis, Mauritius, Tel: +(230) 212 2215, Fax: +(230) 208 2986, Sitio web: http://www.mbendi.co.za/werksmns/index.htm. Una de las firmas de abogados más antiguas de la nación, certificada para ofrecer servicios legales internacionales con el abogado Maigrot Koenig practicando exclusivamente legislación Offshore.

Gobierno de Mauricio: Sitio web: http://ncb.intnet.mu/govt/house.htm

La Isla de Mauricio en Línea: Sitio web: http://www.idsonline.com/usa/mauritius.html

Información Consular del Departamento de Estado de los Estados Unidos: Sito web: http://travel.state.gov/mauritius.html

Chipre

Localizada en el Mediterráneo, Chipre es una isla dividida. La parte norte se encuentra ocupada por tropas turcas desde 1974. La parte sur es Griega-Chipriota. Esta parte ofrece ventajas fiscales a los residentes extranjeros – particularmente inversionistas pensionados – que no se han visto afectadas por la división entre el norte y el sur. Después de la invasión de 1974 por parte de las fuerzas militares turcas, la porción norte de la isla se declaró independiente bajo el nombre de “República Turca del Norte de Chipre”. Este movimiento divisivo en realidad impulsó el papel de paraíso fiscal internacional de la porción griega del sur.

Chipre, una antigua colonia británica independiente desde 1960, es miembro de las Naciones Unidas, del Consejo de Europa y de la Comunidad Británica de Naciones. También es miembro de la Unión de Aduanas de la Unión Europea. Aunque todavía no es un miembro total de la Unión Europea, su solicitud para serlo se encuentra pendiente de resolución al momento de escribir este artículo. Mantiene relaciones políticas y económica viables con las naciones árabes, y realiza un comercio importante con los países de la Europa oriental. Además sostiene fuertes enlaces con Gran Bretaña y Grecia.

La mayoría de la población chipriota es Griega, con unas cuantas minorías turcas y de otras nacionalidades. Los lenguajes son el griego y el turco, pero el inglés es de amplia difusión, especialmente en las comunidades legales y comerciales. Las comunicaciones técnicas son excelentes, y además se trata de un destino turístico muy popular. Como resultado de su larga relación con Gran Bretaña, Chipre es un país de derecho consuetudinario. La ubicación estratégica de Chipre junto con sus muchos incentivos fiscales la han convertido en un factor importante en los negocios internacionales y su economía está definitivamente orientada hacia el libre mercado.

Chipre ha suscrito tratados fiscales con el Reino Unido, Dinamarca, Suecia, Irlanda, Noruega, Grecia, Alemania, Hungría, Italia, Francia, Rusia, Rumania, los Estados Unidos, Canadá y Bulgaria.

El amplio estatuto inicial de fideicomisos de Chipre fue promulgado en la Ley de Fideicomisos de 1955, ofreciendo un marco para la creación de fideicomisos y su administración como parte de la planificación internacional de patrimonios. Esta primera ley fue actualizada por la Ley Internacional de Fideicomisos de 1992 que autoriza la creación de fideicomisos Offshore para la protección de activos y designa a Chipre como una jurisdicción para la protección de activos.

La ley define “fideicomiso internacional” como un fideicomiso en el cual: 1) el fideicomitente no es un residente permanente; 2) al menos un fideicomisario cuenta con residencia permanente; 3) ningún beneficiario, a excepción de una institución de caridad, es residente; y 4) la propiedad del fideicomiso no incluye bienes raíces ubicados dentro de Chipre.

La ley también especifica lo siguiente: 1) las leyes de sucesión extranjeras no aplican a las transferencias de activos realizadas a favor del fideicomiso; 2) el fideicomiso no será anulado o anulable en caso de darse la quiebra del fideicomitente, la liquidación de sus propiedades por la presentación de cualquier demanda de un acreedor, ya sea voluntaria o involuntariamente; y 3) que estas disposiciones se aplicarán a pesar de cualquier disposición legal de otra nación o de la legislación de Chipre, incluso cuando entre los beneficiarios se encuentre el fideicomitente, su cónyuge o sus hijos.

Un fideicomiso se encuentra expuesto a ataque sobre la base de que haya sido creado con intención de estafar a los acreedores o cuando las transferencias de activos fueron realizadas con intención de estafar. Sin embargo, el peso de la prueba recae sobre el demandante. La ley de prescripción es de dos años a partir de la fecha en que los activos fueron transferidos o el fideicomiso fue creado.

Estas amplias protecciones contra demandas de acreedores otorgan a Chipre en una posición privilegiada en comparación con las leyes de fideicomisos de otros países.

Contactos

A.K. Cosmoserv, Ltd., 89 Kennedy Avenue, Office 201, P.O. Box 6624, Nicosia, Cyprus, Tel: (357) 2 379210, Fax: (357) 2 379212, Correo electrónico: aekassapis@zenon.logos.cy.net

Departamento de Empresas de Registro, Corner Makarios Avenue and Karpenisiou & Seferi Streets, Xenios Building 1427, Nicosia, Cyprus, Correo electrónico: deptcomp@rcor.gov.cy, Sitio web: http://www.pio.gov.cy/drc

Gobierno de Chipre, Sitio web: www.pio.gov.cy

Hophil Global, 79 J.F. Kennedy Avenue, P.O. Box 270078, Nicosia, Cyprus, Tel: (357) 2 496000, Fax: (357) 2 493000, Correo electrónico: nic@horwath.com.cy, Sitio web: http://www.horwath.com.cy

Abogado (advocate) – en algunos países de derecho consuetudinario, se utiliza para denominar a un asesor legal calificado; en jurisdicciones de derecho civil, un avocat o avvocato también concentra su trabajo en los tribunales, mientras que un notario público se encarga de papeleos de rutina y de la redacción de documentos legales.

Aceptación (acceptance) – estar de acuerdo con los términos de una oferta dando como resultado un contrato válido; también, el acto de un banco mediante el cual acepta una letra de cambio firmando la cara de la letra como garantía de pago. La aceptación puede ser luego descontada por venta.

Acreedor (creditor) – aquel a quien el deudor adeuda dinero o alguna otra consideración de valor.

Activos (assets) – propiedad de cualquier tipo, real o personal, tangible o intangible, categorizada de la siguiente manera: 1) activos corrientes que pueden convertirse fácilmente en efectivo, oro, gemas, títulos comercializables y cuentas por cobrar; 2) activos fijos, de largo plazo o permanentes, utilizados en la operación de un negocio o la producción de ingresos; o 3) activos congelados, que son ilíquidos o de difícil conversión a efectivo.

Agente (agent) – aquel que ha sido autorizado para hacer negocios en representación de otra persona (mandante) y quien tiene la potestad de obligar al mandante por medio de la consumación de un contrato.

Amortización (amortization) – según su utilización en el Reino Unido, una reducción en el monto principal de un crédito adeudado que se paga por medio de cuotas que incluyen un cargo por intereses; según su utilización en los Estados Unidos, la depreciación en el valor de los activos ya sea inmediata o con el paso del tiempo.

Anualidad / Pensión vitalicia (annuity) – un contrato para el pago de montos futuros a intervalos regulares, usualmente después de una fecha específica.

Arbitraje (arbitrage) – buscar utilidades recurriendo a diferenciales en la fluctuación de los precios de los mismos valores, monedas o mercancías en diferentes mercados, comprando a un precio más bajo y revendiendo a un precio superior.

Banco de inversiones (merchant bank) – bancos británicos especializados en la recaudación de capital corporativo, la administración de cartera para individuos acaudalados, fondos de pensiones y esquemas colectivos de inversión (fondos mutuos).

Base (basis) – el costo original de un activo, utilizado con propósitos fiscales en el momento de venta o disposición por donación o de otra manera con el fin de determinar el aumento en el valor debido a ganancias de capital.

Beneficiario (beneficiary) – aquel designado para recibir ingresos a partir del patrimonio de un fideicomiso; una persona nombrada en una póliza de seguros como receptor de los importes o beneficios.

Beneficiario de un ingreso (income beneficiary) – el arrendatario vitalicio de un fideicomiso, quien recibe ingresos a partir de un fideicomiso durante su vida, pero que no cuenta con titularidad legal o control sobre el mismo.

Bienes gananciales (community property) – en algunos estados de los Estados Unidos, los bienes adquiridos durante el matrimonio pertenecen conjuntamente a ambos cónyuges, cada uno con la mitad de un interés no dividido.

Bienes raíces (real estate) – terrenos y cualquier cosa permanentemente fijada a ellos.

Capacidad legal (legal capacity) – la posibilidad y capacidad de la partes de suscribir un contrato válido, incluyendo contar con la mayoría de edad (18 años) y encontrarse en pleno uso de sus capacidades.

Capitulaciones matrimoniales (prenuptial agreement) – un contrato suscrito entre un hombre y una mujer antes de contraer matrimonio para establecer la división de su propiedad y derechos en caso de divorcio.

Carta de deseos (letter of wishes) – en algunos paraísos financieros, es costumbre escribir una declaración mediante la cual el fideicomitente expresa su intención durante la operación del fideicomiso, pero sin el uso de la fuerza.

Confidencialidad bancaria (bank secrecy) – la promesa expresa e implícita entre banquero y cliente de que el banco mantendrá los asuntos del cliente en secreto. En los paraísos para activos, esta constituye un requerimiento legal y la violación de la confidencialidad bancaria puede ser castigada con sanciones penales y multas. A excepción que estas normas sean otorgadas para ciertos propósitos limitados, incluyendo investigaciones criminales u órdenes judiciales.

Constitución (incorporation) – el proceso de registro y cumplimiento de requisitos para la formación de una corporación o empresa según una ley estatal.

Contador (accountant) – un profesional que tiene la capacidad, educación y destreza para preparar libros contables. Un contador puede obtener una certificación avanzada en procedimientos contables. Dependiendo de su preparación y experiencia, un contador certificado puede ser autorizado a utilizar designaciones tales como “CA”, “CPA”, o “FCA” después de su nombre.

Contrato (contract) – un acuerdo vinculante entre dos o más partes; también la evidencia escrita, verbal o de otra naturaleza de dicho acuerdo.

Compañía de nombre (brass plate company) – una empresa internacional de negocios que no cuenta con presencia física en su oficina registrada. Las firmas legales y contables en los paraísos fiscales a menudo ofrecen registrar oficinas para este tipo de empresas y las representan en función de agentes.

Corporación extrajera controlada (controlled foreign corporation) – en la ley fiscal de los Estados Unidos, cualquier corporación Offshore en la que ciudadanos de ese país posean más de un 50% de las acciones con derecho de voto durante cualquier día de un año fiscal.

Corporación, sociedad o empresa (corporation) – una unión o asociación de personas organizadas para llevar a cabo un negocio o empresa y que son reconocidas por la ley como una única “persona” jurídica, aunque sea propiedad y se encuentre bajo el control de sus accionistas. La ley la dota de ciertos deberes y derechos, incluyendo el derecho de sucesión. Las leyes difieren en diferentes naciones en cuanto a la formación de la corporación, pero algunos requerimientos comunes son el mantener un domicilio social, una dirección postal, o un agente para recibir notificaciones dentro de la jurisdicción; tener un mínimo de uno o dos directores y la presentación de escritura de constitución.

Creador (creator) – ver fideicomitente

Crédito unificado (unified credit) – según la ley fiscal federal, la suma total de la exención en última instancia del pago de impuestos sucesorios sobre un regalo o donación vitalicia disponible para cada individuo. En 1999, este monto fue establecido en $625,000 y se incrementará cada año hasta el 2006 en que alcanzará $1 millón por cada uno.

Cuenta numerada (numbered account) – un sistema de privacidad utilizado por los bancos en el cual la cuenta bancaria está identificada únicamente por un número en lugar del verdadero nombre del propietario, el objetivo es procurar el anonimato.

Custodia (escrow) – un instrumento, dinero o propiedad entregado a una persona o tercero imparcial para que sea custodiado por dicha parte hasta que suceda un evento específico.

Custodio (custodian) – 1) una institución financiera que administra títulos valores en representación de su propietario; 2) un banco, institución financiera u otra entidad que administra, custodia o guarda los activos de personas o instituciones; o 3) un fideicomisario que custodia activos pertenecientes al fideicomiso en función de fiduciario.

Declaración (declaration) – cualquier tipo de expresión formal escrita, a menudo firmada y autenticada por un notario, especialmente un documento que establece una sociedad en un fideicomiso.

Deducción marital (marital deduction) – el derecho según la ley federal que tiene un cónyuge de transferir toda su propiedad al momento de su fallecimiento al cónyuge sobreviviente sin pagar impuestos.

Demanda civil (civil suit o civil action) – una acción legal no penal establecida entre partes en relación con una disputa o un recurso y en busca de una reparación por la violación de derechos contractuales o personales.

Demandante (plaintiff) – la parte iniciante que reclama y busca una compensación por un supuesto daño recurriendo a la interposición de una demanda civil.

Donante – ver fideicomitente.

Demandado o acusado (defendant) – una persona acusada de la cual se requiere una respuesta formal durante una demanda civil o acción penal.

Derecho civil (civil law) – adicional al derecho consuetudinario, otro sistema legal importante utilizado en muchos países y originado en el Imperio Romano, luego modernizado por el Código Napoleónico. El derecho civil es utilizado en la Europa continental y en muchas naciones de América Latina y Asia. El derecho civil deriva en gran parte de estatutos o leyes mientras que la jurisprudencia juega un papel más limitado.

Derecho consuetudinario (common law) – el cuerpo legal desarrollado en Inglaterra a partir de decisiones judiciales basadas en costumbres y precedentes y que constituyen la base de los sistemas legales en Inglaterra, la Comunidad Británica de Naciones y los Estados Unidos; ver equidad.

Derecho de supervivencia (right of survivorship) – un atributo de la tenencia conjunta que automáticamente transfiere la propiedad correspondiente a la participación del fallecido a los propietarios conjuntos supervivientes sin necesidad de recurrir a un proceso de validación.

Deudor (debtor) – aquel que debe a otro (el acreedor) un monto en dinero u otra consideración de valor, especialmente uno culpable de desatender obligaciones de pago.

Difunto o finado (decedent) – un término utilizado en derecho testamentario para describir a una persona fallecida.

Dirección de alojamiento o reenvío (accommodation address) – una dirección postal a la que es posible dirigir correspondencia, pero en la cual el destinatario no tiene presencia física. La correspondencia usualmente se reenvía al destinatario a una dirección alterna.

Divorcio (divorce) – una declaración judicial que finaliza un matrimonio válido, usualmente distribuyendo deudas y propiedades y decidiendo asuntos relacionados con la custodia y sustento de los hijos y el sustento de los cónyuges.

Doble gravamen (double taxation) – impuestos cobrados por el mismo concepto de ingreso en dos países diferentes o gravado doblemente cuando se encuentra en la posesión de la misma o de dos personas diferentes. Un ejemplo de esto último puede ser un dividendo corporativo que inicialmente es gravado como ingreso corporativo, luego gravado nuevamente como ingreso personal cuando se distribuye al accionista.

Domicilio (domicile) – la residencia legal permanente de una persona a la cual tiene intención de regresar eventualmente, a diferencia de un lugar que pueda considerarse de residencia temporal, incluso por un periodo prolongado de tiempo, hasta años.

Dueño eficaz (beneficial owner) – el verdadero dueño final de la propiedad, quien puede elegir por razones de conveniencia o confidencialidad ocultar su identidad utilizando personas nombradas y listadas como dueños para propósitos de registro.

Ejecución (execution) – en derecho de comercio o contractual, la realización de todos las acciones necesarias para completar un instrumento escrito, tales como firma, sello o entrega; en un procedimiento judicial, las actuaciones para aplicar o colectar un fallo, usualmente realizados por el comisario; en derecho penal, la pena capital.

Ejecutor (executor) – la persona nombrada en un testamento y que administra el patrimonio del fallecido.

Empresa internacional de negocios (international business corporation – IBC) – una corporación con exención fiscal local constituida en un paraíso fiscal, no autorizada para realizar transacciones comerciales dentro de ese país, y dirigida a operaciones globales.

Empresa tenedora (holding company) – una definición que varía de un sistema legal a otro pero que usualmente se refiere a la tenencia de la mayoría o la totalidad del capital social de una o más compañías.

Escritura del fideicomiso (indenture) – el documento básico que establece los términos de un fideicomiso; ver también declaración.

Escritura (deed) – un documento escrito formal firmado por el propietario que transfiere la titularidad de bienes raíces.

Equidad (equity) – un conjunto de normas desarrolladas por el derecho consuetudinario para extender y proteger los derechos legales así como para aplicar impuestos mientras se evitan las restricciones injustas de los reglamentos y el derecho consuetudinario.

Especulación (insider trading o dealing) – la compraventa ilegal de títulos valores realizada por funcionarios y directores de una empresa que actúan con base en información no disponible al público en general.

Evitación fiscal (tax avoidance) – estructurar las finanzas personales de manera que el pago de impuestos se ve minimizado. A diferencia de la evasión fiscal, esto es legal.

Exención (exemption) – en derecho fiscal, un derecho establecido legalmente que otorga la posibilidad de evitar el pago de impuestos; también el derecho legal otorgado a un deudor en bancarrota de conservar parte de su propiedad personal libre de las exigencias del acreedor.

Factoreo (factoring) – la venta de las cuentas por cobrar de una compañía para lograr obtener efectivo rápido para asistirse en el flujo de caja. El descuento que se aplique al intercambio de estas deudas reflejará qué tan pronto serán pagadas, las tasas de interés imperantes y la probabilidad de que las deudas sean efectivamente canceladas.

Fallo (judgement) – la decisión oficial y autenticada de un tribunal o juzgado.

Fideicomiso (trust) – entidad legal que permite la titularidad y posesión de propiedades para su mantenimiento, utilización, administración y/o inversión por una persona, el fideicomisario, para beneficio de otros designados, los beneficiarios. La persona que constituye el fideicomiso y dona sus activos se denomina fideicomitente.

Fideicomiso como seguro de vida (life insurance trust) – un fideicomiso irrevocable en vida que mantiene la titularidad de una póliza de seguros sobre la vida del fideicomitente y cuyo producto después del fallecimiento es pagado al fideicomiso y no constituye parte del patrimonio legado por el asegurado.

Fideicomiso de desvío (bypass trust) – un fideicomiso irrevocable creado por un fideicomitente: 1) para mantener un legado en vida (life estate) a favor de un beneficiario designado, a menudo un cónyuge sobreviviente; o 2) con el sobrante de un fideicomiso dirigido a otros beneficiarios designados, cuando el legado en vida termina después de la muerte del beneficiario. Ver también: fideicomiso para la protección de un crédito.

Fideicomiso de preservación (preservation trust) – cualquier fideicomiso designado para limitar y controlar el acceso del beneficiario del mismo a los ingresos y el principal del fideicomiso, usualmente se utiliza como protección contra los acreedores potenciales del beneficiario.

Fideicomiso de un fideicomitente (grantor trust) – el fideicomiso creado por un fideicomitente (quien asume el pago de impuestos) en el cual la propiedad fideicometida es considerada, para propósitos fiscales según la legislación estadounidense, como todavía propiedad del fideicomitente y gravada de la manera correspondiente.

Fideicomiso discrecional (discretionary trust) – un fideicomiso en el que el fideicomisario recibe la potestad de decidir cuánto será distribuido a los beneficiarios y en algunos casos, quién califica como beneficiario. La mayoría de los FPA son de este tipo.

Fideicomiso en vida (living trust) – ver fideicomiso inter vivos.

Fideicomiso inter vivos (inter vivos trust) – un fideicomiso creado mientras el fideicomitente aún vive; comparar con fideicomisos testamentarios; en latín inter vivos significa entre aquellos que viven.

Fideicomiso irrevocable (irrevocable trust) – un fideicomiso al cual el fideicomitente transfiere la totalidad de sus activos, renunciando a todo control o dominio.

Fideicomiso para la protección de activos (FPA) (asset protection trust, APT) – un fideicomiso local o extranjero (Offshore); cuyo propósito sea proteger activos de las demandas legales contra el fideicomitente.

Fideicomiso para la protección de un crédito (credit shelter trust) – ver fideicomiso de desvío.

Fideicomiso por derroche – (spendthrift trust) un fideicomiso restringido que paga ingresos a un beneficiario considerado por el fideicomitente como demasiado imprevisor o inexperto para manejar sus propios asuntos financieros. Los acreedores del beneficiario del fideicomiso no tienen acceso a los activos del mismo ni puede el beneficiario asignar o gravar sus derechos en este.

Fideicomiso Restante Graciable (charitable remainder trust) – un fideicomiso para ahorrar impuestos en vida, el corpus de este fideicomiso brinda ingresos para el fideicomitente (y posiblemente otros), quienes retienen de ahí su patrimonio vital; después el saldo restante es trasferido a una institución de caridad aprobada por el IRS.

Fideicomiso revocable (revocable trust) – un fideicomiso en vida en los cuales según sus términos el fideicomitente retiene el poder de revocar o finalizar el fideicomiso y retornar el corpus del fideicomiso a su propiedad.

Fideicomitente (grantor) – una persona que transfiere propiedad real por medio de escritura; también la persona que constituye un fideicomiso, también llamado donante u otorgante.

Fiduciario (fiduciario) – una persona que mantiene alguna propiedad en fideicomiso como representante de otra persona, en función de fideicomisario, guardián o ejecutor de un patrimonio legado.

Fraude (fraud) – acciones engañosas intencionales o declaraciones falsas cuyo emisor está consciente de su falsedad al momento de emitirlas, y sabiendo que otra persona confiará en el engaño en detrimento propio.

Fuga de capital (capital flight) – la salida de fondos, legal o ilegalmente, de un país inestable hacia un refugio seguro con el objetivo de proteger los activos y no para evitar o evadir impuestos. Estos movimientos son necesariamente secretos, pero en épocas recientes de inestabilidad financiera, los Estados Unidos se ha convertido en el principal receptor de capitales en fuga, seguido de Suiza y el Reino Unido.

Ganancia de Capital (capital gain) – las utilidades producidas por la venta o intercambio de propiedad, medidas contra el costo origina; ver base.

Hipoteca (mortgage) – el proceso legal (también el documento escrito) mediante al cual un comprador o propietario de bienes raíces (el deudor hipotecario) transfiere condicionalmente la titularidad a un prestamista (acreedor hipotecario) como garantía de un préstamo para financiar la compra o mejoras de dicha propiedad, la condición consiste en que la transferencia se vuelve nula en el momento de pago total de la deuda o cumplimiento de acuerdo con los términos estipulados.

Impuesto sobre donaciones y regalos (gift tax) – un impuesto federal cobrado sobre cualquier regalo o donación realizada por una persona a favor de otra que anualmente exceda los $10,000, siendo exentos los primeros $10,000; sujeto a futuros aumentos de acuerdo con la inflación.

Impuestos sucesorios (estate tax) – impuestos cobrados por el gobierno federal al momento del fallecimiento sobre todos los activos de un fallecido, excepto por el valor equivalente a los primeros $675,000 (exento al año 2000). El monto exento aumenta cada año hasta el 2006 cuando alcanza $1 millón por cada fallecido individual.

Incautación o embargo (attachment) – el procedimiento civil resultante de una acción judicial en la cual la propiedad personal es gravada o retirada a su dueño de conformidad con una sentencia arbitral u otra orden judicial.

Índices de titularidad (indices of ownership) – factores que indican la potestad de una persona y por lo tanto la titularidad sobre propiedades en un fideicomiso, incluye la revocabilidad.

Individuo con un alto patrimonio neto (high net worth individual – HNWI): en la jerga bancaria moderna, un individuo acaudalado con más de US$500,000 en activos líquidos a ser administrados.

Infante (infant) – una descripción legal antigua de una persona menor de 18 años; ver también menor de edad.

Impuesto a la herencia o sucesorio (inheritance tax) – el impuesto cobrado por muchos estados sobre el monto que recibe una persona del patrimonio de un fallecido, aparte de cualquier impuesto cobrado al patrimonio mismo.

Intestado (intestate) – el estatus legal de una persona que muere sin ejecutar válidamente su última voluntad y testamento, en cuyo caso la propiedad del fallecido es distribuida entre sus familiares próximos de acuerdo con la ley del estado en que residía el fallecido; ver testador.

Inversionista acreditado (acredited investor) – según el Reg. D. de la SEC de los Estados Unidos, es un inversionista calificado y certificado por la SEC (Security Exchange Comisión) y que no se cuenta como comprador o inversionista en una oferta privada limitada, con un patrimonio neto de al menos US$1 millón o un ingreso anual equivalente o superior a US$200,000.

Judicial (judiciary) – el sistema  de tribunales o cortes federales, estatales y locales.

Jurisdicción (jurisdiction) – la autoridad legal que ejerce un tribunal, corte o juzgado; también el área geográfica o asunto sobre los que tiene potestad un tribunal.

Laissez-faire (francés) – “dejar hacer”; la doctrina capitalista que sostiene que la economía de una nación prosperará si se permite a sus empresarios realizar negocios con una mínima intervención del gobierno.

Lavado de dinero (money laudering) – el proceso ilegal de ocultar los orígenes criminales o usos de efectivo de manera que parezca que los fondos provienen de fuentes legítimas, un crimen en la mayoría de las naciones.

Legado (bequest) – un regalo o donación de propiedad personal por vía sucesoria; también conocido como legado.

Legado (devise) – un regalo o disposición de bienes raíces como parte de la última voluntad o testamento; quien lo recibe se conoce como el legatario (devisee).

Legado en vida (life estate) – el uso y disfrute de la propiedad otorgada por el propietario a otra persona durante la vida del propietario, o durante la vida de otro, al final de la cual, la titularidad es transferida a otra persona conocida in inglés como el remainderman.

Letra de cambio (bill of exchange o draft) – una orden incondicional por escrito dirigida por una persona a otra con el fin de pagar una suma de dinero inmediatamente (letra a la vista) o en una fecha futura, ya sea al portador o a nombre de un beneficiario específico. La persona que origina la letra de cambio se conoce como el librador (drawer). La persona a quien se da la instrucción se conoce como librado (drawee) hasta que firme la letra en reconocimiento del pago, momento en el cual se convierte en el aceptante (acceptor). Las letras pueden ser comercializadas en el mercado secundario aplicando un descuento que refleje el costo actual del dinero y la credibilidad de los nombres que allí aparecen.

Ley federal (federal law) – cualquier estatuto promulgado y adoptado por el Congreso de los Estados Unidos de aplicación y autoridad nacional, a diferencia de la ley estatal adoptada por los estados individuales de la unión.

Ley u Ordenanza Comercial (companies act or ordinance) – estatutos promulgados en un paraíso fiscal para regular la constitución, registro y operación de las empresas internacionales de negocios.

Matrimonio (marriage) – la institución legal y religiosa en la que un hombre y una mujer se unen en un contrato vinculante con el fin de procrear y mantener una unidad familiar.

Menor (minor) – ver infante.

Moneda sin acuñar (bullion coins) – monedas fabricadas con metales preciosos cuyo precio está determinado por el peso del metal contenido en la moneda en lugar de su valor numismático. Las primeras fueron el Krugerrand y el Noble Sudafricanos, de oro y platino respectivamente.

Oferta (offer) – la promesa escrita o verbal de una persona (el oferente) a otra para realizar o no realizar algún acto futuro, usualmente en consideración de una promesa mutua; ver aceptación y contrato.

Paraíso o nación paraíso (haven or haven nation) – un país en el que la legislación bancaria, fiscal, de fideicomisos y comercial está específicamente diseñada para atraer extranjeros en busca de una baja carga fiscal, privacidad financiera y protección de activos.

Patrimonio (equity) – el valor no realizado de la titularidad de una inversión o propiedad.

Patrimonio (estate) – uno de varios tipos de titularidad o derecho que pueda tener una persona sobre propiedad raíz o personal; a menudo se utiliza para describir la propiedad de una persona fallecida, es decir los activos y pasivos que permanecen después del fallecimiento.

Patrimonio bruto (gross estate) – para fines fiscales el valor total de los activos que componen el patrimonio legado de un fallecido.

Planificación de Patrimonio (estate planning) – los principios de planificación para la transferencia eficiente del uso, conservación y aspectos fiscales de la fortuna de un individuo.

Potestad Crummey (Crummey power) – una cláusula en un fideicomiso que otorga a un beneficiario un derecho anual de retirar parte o todo el principal, calificando por lo tanto el interés del beneficiario como “interés actual” para los propósitos fiscales en caso de regalos del IRS.

Recibo Depositario Estadounidense (American depository receipts, ADRs)– un certificado emitido por un banco de los Estados Unidos que otorga el usufructo sobre un bloque de acciones extranjeras en custodia en una oficina Offshore del banco. Un ADR es negociable en las bolsas de valores de los Estados Unidos y combina la conveniencia de tener valores nacionales con la oportunidad de invertirlos Extraterritorialmente.

Regalo o donación (gift) – la efectiva transferencia de una propiedad o valor realizada por un individuo a favor de otro sin compensación alguna o por una compensación inferior a su valor real.

Seguros (insurance) – un contrato o póliza según el cual una corporación, conocida como el asegurador, asume la indemnización o pago a una persona, el asegurado, por una pérdida específica a cambio del pago de una prima por parte de este último.

Seguros cautivos (captive insurance) – seguros emitidos por una empresa del mismo grupo que el asegurado, una práctica que permite reducir radicalmente las primas, ya que el asegurador no paga costos de mercadeo. También puede acumular reservas contra posibles pérdidas en un ambiente fiscal favorable. Un cautivo, a cambio, reasegura cualquier riesgo que exceda sus propias reservas.

Sociedad de responsabilidad limitadaRL (limited liability company – LLC) – una entidad comercial en la cual los propietarios, llamados miembros o asociados, no tienen responsabilidad personal sobre las deudas de la entidad pero son gravados como en sociedad.

Sociedad en comandita simple (limited partnership) – una sociedad en la que los individuos conocidos como comanditarios no juegan un papel administrativo, pero reciben ingresos periódicos y son personalmente responsables por las deudas en la medida de su inversión individual.

Sociedad familiar limitada (family limited partnership – FLP) – una relación comercial legal creada con fines de lucro por acuerdo entre dos o más miembros de una familia con un propósito común, a menudo se utiliza como medio para transferir ingresos y activos entre miembros de una familia con el fin de limitar la responsabilidad individual y fiscal; ver sociedad y sociedad en comandita simple.

Paraíso fiscal (tax haven) – un centro bancario y financiero internacional cuyas leyes brindan privacidad financiera y eximen del pago de impuestos a los negocios Offshore allí registrados. El término es utilizado peyorativamente por autoridades fiscales frustradas en los países de altas cargas fiscales.

Poder (power of attorney) – un documento escrito que le permite a una persona actuar como agente de otra de acuerdo con el alcance indicado en los términos del mismo y que puede ser general o limitado; un poder duradero designa a una persona para que actúe como apoderado en la toma de todas las decisiones y para que represente a la otra persona hasta el momento en que el poder sea revocado o hasta que el poderdante muera.

Póliza (policy) – en la legislación de seguros, el contrato entre el asegurador y el asegurado; ver seguros.

Propiedad (property) – cualquier cosa de valor con posibilidad de ser poseída, incluyendo terrenos (bienes raíces) y propiedad personal, tanto tangible como intangible.

Protector (protector) – según la tradición y las leyes de los paraísos Offshore, un fiduciario encargado de supervisar un fideicomiso y las actividades del fideicomisario.

Rescindir (rescind) – cancelación o anulación de un contrato que por lo demás sería vinculante entre dos partes.

Residencia principal (primary residence) – especialmente en derecho fiscal, el hogar, a diferencia de una casa de veraneo o un segundo hogar; ver domicilio.

Residente de los Estados Unidos (U.S. person) – cualquier persona, incluso un extranjero residente, que resida en los Estados Unidos o que se encuentre sujeto a la jurisdicción del sistema fiscal estadounidense, sin importar la ubicación geográfica de esta persona.

Resto (remainder) – en derecho testamentario, el saldo de un patrimonio después de cubrir los legados; en derecho de la propiedad, un interés sobre un terreno o patrimonio en fideicomiso distribuido al finalizar un legado en vida. La persona con derecho a dicho patrimonio es conocida en inglés como remainderman; ver legado en vida.

Sociedad (partnership) – una asociación de dos o más personas formada para llevar a cabo negocios que produzcan mutua rentabilidad; ver sociedad limitada.

Tenencia conjunta (joint tenancy) – un tipo de copropiedad en el cual las partes mantienen una titularidad equivalente con derechos de sobrevivencia; una tenencia conjunta por las totalidades es una tenencia similar reservada a los cónyuges y utilizada en la mitad de los estados.

Tenencia por totalidades (tenancy by entireties) – una tenencia conjunta entre cónyuges con derecho de supervivencia.

Testamento (will) – ver última voluntad y testamento.

Testamento pour over (pour over will) – el testamento de un fideicomitente que dirige los activos que no estén dispuestos de otra manera a formar parte de un fideicomiso existente al momento de la muerte del fideicomitente.

Transferencia fraudulenta (fraudulent convey) – cualquier transferencia de activos prohibida por ley y realizada para evitar las exigencias de los acreedores del transferente.

Tratado de asistencia legal mutua (Mutual Legal Assistance Treaty – MLAT) – tratados bilaterales entre naciones que regulan la cooperación en investigaciones internacionales de supuestas conductas criminales.

Tutor (guardian) – un fiduciario responsable de la persona y propiedad de un menor, o en algunos casos, un adulto incompetente.

Última voluntad y testamento (last will and testament) – un documento escrito en el cual una persona dirige la distribución post mortem de sus propiedades. Las leyes estatales regulan los requerimientos específicos de un testamento válido.

Validación o legalización (probate) – una serie de actuaciones judiciales, usualmente ante un tribunal especial, inicialmente determinando la validez de la última voluntad y testamento, luego supervisando la administración o ejecución de los términos del testamento y el patrimonio del fallecido.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Paredes Andrea. (2007, noviembre 26). Fideicomisos Offshore. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/fideicomisos-offshore/
Paredes, Andrea. "Fideicomisos Offshore". GestioPolis. 26 noviembre 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/fideicomisos-offshore/>.
Paredes, Andrea. "Fideicomisos Offshore". GestioPolis. noviembre 26, 2007. Consultado el 8 de Diciembre de 2019. https://www.gestiopolis.com/fideicomisos-offshore/.
Paredes, Andrea. Fideicomisos Offshore [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/fideicomisos-offshore/> [Citado el 8 de Diciembre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de sineadfriel en Flickr