Escuche las críticas, pero no sea esclavo de ellas - GestioPolis

Escuche las críticas, pero no sea esclavo de ellas

  • Autoayuda
  • 3 minutos de lectura

Está bien oír las críticas que vienen a construir y que realmente existen. Está mal dejar que las críticas que no son sanas lo lastimen. Es una decisión suya dejar que lo que otros piensen afecte su vida.

La esencia de lo auténtico es lo que usted hace de su vida en los campos que sean, basados en las decisiones que tomó; con los riesgos y consecuencias que estas suponen. Debe prevalecer lo genuino. Sea lo que usted quiere ser, los demás no viven para usted.

Valeria Sabater nos deja una frase: “La gente hace cosas y tú decides si te afectan o no” Las cosas te afectan solo si dejas que lo hagan.

Es terrible ir por la vida viviendo para los demás. No significa que sea un elemento libre y sin control, tiene que respetar las reglas, ajustarse a las normas, pero sus decisiones unipersonales le conciernen solamente a usted. Debe tener cuidado cuando sus decisiones o acciones impacten a terceros, sin embargo debe evitar privarse de vivir para sí.

Por ejemplo, lo que digan o piensen sus padres es importante, debe escucharlos, las decisiones que usted tome están en ese núcleo cercano de familiares y amigos, y siempre le cuestionaran. No lo dude. Al final usted no estará ya con sus padres y sus hijos se irán a otros nidos, muy probablemente sin importarle mucho lo que usted diga o piense. Así generalmente es.

El propio Aristóteles escribió “Solo hay una manera para evitar las críticas: no hacer nada, no decir nada y no ser nadie”

Si usted es una persona respetuosa, entonces diga lo que sienta, vístase como se sienta bien, practique el deporte que le gusta, y olvídese de las críticas de terceros, trabaje donde se sienta cómodo, evite los complejos y aproxímese a la verdadera libertad interior.

No permita que otros roben su libertad, Jorge Bucay señala que La libertad es ser quien yo soy, no quien esperan que sea”

No intente siempre imitar a los demás, puede fijarse en los buenos ejemplos, pero lo ideal es cargarle ese toque de originalidad a lo nuevo. Siempre es mejor lo auténtico. No se perturbe por no tener un auto mejor que el que tiene su vecino que trabaja menos que usted; seguramente él no piensa lo contrario.

Sentirse bien consigo mismo es lo que más importa. Es lo realmente importante. Tome sus propias decisiones y asuma sus riesgos. Disfrute de sus logros por sus iniciativas, asuma los errores y aduéñese de sus fracasos. También son suyos, para continuar y mejorar.

Su magia es lo que usted trasmite, que otros no te opaquen, construya una versión original de su personalidad. Camine con la preocupación suya, no cargue con la preocupación que genera sentir lo que  los demás dicen o piensan de usted. Es demasiado pesado. Agota, atrofia su autoestima, debilita su espíritu, detiene sus proyecciones, frustra sus sueños, limita su accionar, le genera sensaciones desagradables y lo desanima.

La crítica sana puede llegar a construir, la tarea es olfatear cuando se la hacen con buena intención en función de que usted mejore. Realmente existen personas que pueden ver situaciones o circunstancias que usted no percibe e intentan ayudarle. Lo exhortan a corregir sobre la base de una crítica bien intencionada.

Cuídese de esa crítica  que es pariente de la envidia con antifaz de preocupación, que generalmente viene de gente que le incomoda verle tranquilo. Personas que tienen actitudes toxicas y que solo generan intrigas que no mejoran nada.

El escritor Dale Carnegie dijo; “Recordemos que las críticas injustas son frecuentemente elogios disfrazados. Recordemos que nadie patea a un perro muerto.”

No podemos creer que todas las críticas son malas, siempre habrá alguien que quiera ayudarle a través de esta, o que quiera que usted modifique algún aspecto de su vida para mejorar. Siempre hay que escucharla, en todo caso, la decisión de asumirla será absolutamente suya.

No se agobie al extremo por lo que los demás le cuestionen, difícilmente podrá tenerlos a todos conforme. Siempre tendrá detractores. La crítica dañina puede cortar sus alas, minimizar su impacto de crecimiento profesional y espiritual, opacar su grandeza, le hará una persona amargada e infeliz. Usted no debe vivir para lo que los demás digan o quieran. Estará expuesto siempre a ellas, tanto como a un resfriado.

Su vida no es una obra de arte o un libro, que ya están completados y del cual los expertos opinan, la diferencia de su vida y sus actitudes con el arte, es qué, su vida y sus acciones van en movimiento.

Evite ser un esclavo de las críticas, y  cuando quiera criticar a alguien o a algo, cuide que no sea para perjudicar. Que sea para construir o para que otros mejoren.

Las críticas no serán agradables, pero son necesarias. Winston Churchill

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

2+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Marquez Segovia Carlos Alexis. (2019, abril 29). Escuche las críticas, pero no sea esclavo de ellas. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/escuche-las-criticas-pero-no-sea-esclavo-de-ellas/
Marquez Segovia, Carlos Alexis. "Escuche las críticas, pero no sea esclavo de ellas". GestioPolis. 29 abril 2019. Web. <https://www.gestiopolis.com/escuche-las-criticas-pero-no-sea-esclavo-de-ellas/>.
Marquez Segovia, Carlos Alexis. "Escuche las críticas, pero no sea esclavo de ellas". GestioPolis. abril 29, 2019. Consultado el 16 de Julio de 2019. https://www.gestiopolis.com/escuche-las-criticas-pero-no-sea-esclavo-de-ellas/.
Marquez Segovia, Carlos Alexis. Escuche las críticas, pero no sea esclavo de ellas [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/escuche-las-criticas-pero-no-sea-esclavo-de-ellas/> [Citado el 16 de Julio de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de pedrosimoes7 en Flickr