¿Es necesaria la firma del TLC Perú-EEUU?

  • Economía
  • 38 minutos de lectura
33Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
Cuatros aspectos referentes al tratado (acuerdo) de
libre comercio (TLC) entre el Perú y los Estados Uni-
dos están encausando el pensamiento del Gobierno
peruano a la necesidad de aprobar y firmar el acuer-
do. El análisis de estos aspectos desarrollado en este
trabajo sugiere por un lado, que dicha necesidad es
más aparente que real. Así, la pregunta o decisión de
si se debe firmar o no el tratado no es la relevante. La
firma o no firma del tratado no solucionará los pro-
blemas básicos de desarrollo que la economía pe-
ruana requiere resolver. De otro lado, sugiere una
serie de lecciones a tomarse a cuenta en futuros pro-
cesos de integración.
Introducción
El 18 de noviembre de 2003, Robert Zoellick –jefe de
los representantes comerciales del Gobierno america-
no– anunció la intención del Poder Ejecutivo de los
Estados Unidos de iniciar negociaciones con Colom-
bia y Perú y Ecuador3 para la elaboración de un trata-
do comercial entre dicho país y los países andinos (a
excepción de Venezuela). Desde ese anuncio, se han
llevado a cabo doce rondas de negociaciones y las
proyecciones del Gobierno peruano es que la firma
del tratado se logre antes de finalizar el año 2005. El
presente trabajo analiza y delinea cuatros aspectos re-
ferentes al tratado que están encausando el pensamien-
to del Gobierno peruano a la necesidad de aprobar y
firmar el Tratado de Libre Comercio (TLC) Estados Uni-
dos-Perú. Estos aspectos: i) han condicionado al pro-
ceso de negociación; ii) podrían limitar los potencia-
les impactos económicos del tratado; y iii) sirven
como lecciones para posteriores negociaciones (en par-
ticular, con la Unión Europea y los países asiáticos). El
trabajo tiene cinco secciones: las cuatro primeras ana-
lizan un aspecto por sección y la última sección pre-
senta una serie de reflexiones finales que sirven como
lecciones para futuros procesos de integración.
La motivación política-económica
de los TLC4
El primer aspecto que condiciona al proceso de nego-
ciación es el relacionado con los motivos políticos y
económicos de ambos gobiernos a firmar un TLC.
Contrario a lo que podría esperarse de las negociacio-
Ph.D. Mario Tello2 – PUCP
¿Es necesaria la firma del TLC Perú-EEUU?1
1/ Este trabajo es una version revisada del documento presentado
en la conferencia “The U.S.-Andean Free Trade Negotiations:
Issues and Prospects”, patrocinado por el CIES y el Center for
Latin American Issues of the George Washington University, en
Washignton, D.C., en octubre de 2005. El autor agradece los
comentarios expuestos en la conferencia, en particular los de
Liliana Rojas, Shane Hunt, Javier Iguíñiz y Masakazu Watanuki.
2/ Profesor visitante de la Florida State University, profesor princi-
pal e investigador del Departamento de Economía y CENTRUM
Católica de la PUCP.
3/ En un inicio, Bolivia fue consultado a participar. Al final, su
participación ha sido solo presencial.
4/ Esta sección se basa en Tello, Mario (2004a).
Los impactos eco-
nómicos del TLC: teoría, motivaciones y estimaciones.
En pro-
cesamiento; y en Schiff, Maurice y L. Alan Winters (2004).
Re-
gional Integration and Development
. Washington, D.C.: Ban-
co Mundial.
Libre comercio y bienestar. La eliminación de las distorsiones del mer-
cado no garantiza el aumento del bienestar
«…existen razones de suma
importancia para los Estados
Unidos de negociar en diversos
frentes regionales frente a la
estrategia multilateral, a través
de las rondas de negociación
de la OMC…»
Foto CIES
34 Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
nes entre un país grande y rico con uno pobre y pe-
queño, existen razones de suma importancia para los
Estados Unidos de negociar en diversos frentes regio-
nales frente a la estrategia multilateral, a través de las
rondas de negociación de la OMC (Organización
Mundial de Comercio). Entre las principales tenemos:
i) A inicios del siglo XXI, la demanda de América
Latina de bienes y servicios provenientes de los
Estados Unidos representa el 22% de las expor-
taciones totales de dicho país y 18% de las im-
portaciones, lo cual convierte a la región (como
un todo) como uno de los principales mercados
para los Estados Unidos.
ii) El cambio de estrategia de los Estados Unidos, pro-
pulsada por su embajador Zoellick desde los años
1980, que propone la liberalización comercial, la
competencia entre países y emprender negocia-
ciones en todos los frentes (global, regional y bi-
lateral) y de forma simultánea. Al respecto, Zoe-
llick (2001)5 escribe: “negociando en múltiples
frentes, nosotros podemos crear una competen-
cia en liberalización que promoverá la apertura
de los mercados alrededor del mundo”.
iii) La potencial área de libre comercio entre los Esta-
dos Unidos y los países latinoamericanos, inclu-
yendo Brasil y Argentina, le es útil en tres senti-
dos: a) le otorga un poder de negociación ante la
Unión Europea y las negociaciones en Doha (dado
que sus “aliados” serían los países de América
Latina); b) puede usar las áreas de libre comercio
como un instrumento para “convencer” a los paí-
ses de la región para que adopten varias reformas
políticas (hacia la democracia) y económicas (aper-
tura y flexibilización de los mercados) que desea
promover; y c) para incrementar su comercio y,
por ende, su producción y empleo.
iv) La estrategia de múltiples frentes le permite a los
Estados Unidos tres ventajas adicionales: a)
La
secuencial
, mediante la cual obtiene acuerdos
de manera sucesiva en los diversos procesos de
negociación, desde los bilaterales hasta los glo-
bales. b)
La concurrente
, que hace posible que
los Estados Unidos negocie acuerdos discrimi-
natorios a favor o en contra de ciertas regiones,
para luego extenderlos a las negociaciones glo-
bales. Esta ventaja ejerce presión para que los
otros países sigan en las líneas del acuerdo. c)
La
de alternativa
, la cual permite acuerdos discri-
minatorios, pero que no son extendidos luego a
las negociaciones globales.
La importancia de estos tratados para los Estados
Unidos, a la fecha, no ha sido suficientemente apro-
vechada por los países andinos, que por su concen-
tración en temas puntuales no han tomado ventaja
del tratado en su conjunto. A diferencia de los Esta-
dos Unidos, las razones políticas y económicas del
Gobierno peruano no son tan claras como las del
Gobierno americano. Más allá del mérito (de conno-
tación política) de pasar a la historia como la admi-
nistración que firmó un tratato con los Estados Uni-
dos y, de otro lado, de la usual retórica de que trata-
dos de libre comercio generan empleo, inversión,
desarrollo, etc. para los países en desarrollo, el Go-
bierno peruano no ha tenido ni tiene una estrategia
de desarrollo definida que interrelacione (integre,
complemente, etc.) la estrategia comercial (en gene-
ral, y las de integración en particular) y las del resto
de sectores dentro de una agenda consistente de de-
sarrollo (interna y externa) que requiere la economía
peruana. Como consecuencia de las diferencias de
las razones políticas-económicas entre los dos paí-
ses, el Gobierno peruano aparentemente esta condi-
«La importancia de estos
tratados para los Estados
Unidos, a la fecha, no ha sido
suficientemente aprovechada
por los países andinos, que por
su concentración en temas
puntuales no han tomado
ventaja del tratado en su
conjunto»
Estrategia del desarrollo. Estrategia comercial y de integración debe ser
consistente con estrategia de desarrollo económico.
5/ Zoellick (2001). “The United States, Europe and the World Tra-
ding System”, Remarks before the Kangaroo Group. Strasbourg:
15 de Mayo.
Foto CIES
35Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
cionado al “pensamiento” de la necesidad de la fir-
ma del tratado. De acuerdo con dicho “pensamien-
to”, la no firma del tratado sería muy costosa econó-
mica y políticamente.
Desarrollo, estrategia comercial e
integración6
El segundo aspecto que condiciona el proceso es el
papel que desempeña la estrategia comercial y los
procesos de integración dentro de la estrategia de
desarrollo general de una economía en desarrollo. El
desarrollo económico:
“Representa la transformación de una sociedad,
el movimiento de formas tradicionales (de rela-
ciones; de formas de pensar; de formas de abor-
dar la salud y la educación; de procesos de pro-
ducción) a formas más modernas. A diferencia
de las sociedades tradicionales que aceptan el
“statu-quo”, las sociedades modernas reconocen
y buscan el cambio, reconocen que los indivi-
duos pueden tomar acciones que generen incre-
mentos de productividad; mejoras en la salud y
niveles de educación y motiven a formas cientí-
ficas de pensar” (Stiglitz 1998).7
Este enfoque de desarrollo dista radicalmente del
enfoque de los fundamentos del crecimiento que está
implícito en la “jerga política-económica” de las ad-
ministraciones del Gobierno peruano, desde hace
más de medio siglo. Así, Stiglitz (1988)8 escribe al
respecto:
“Una pregunta central en el desarrollo económi-
co es ¿cómo explicamos las diferencias del nivel
y tasas de crecimiento del ingreso por habitante
entre los países ricos y pobres?. En los 1950s y
1960s, la respuesta estándar es que los países
pobres y ricos son similares excepto en la dota-
ción de factores o recursos [fuentes del
crecimiento]..así la prescripción de política es el
incrementar estos recursos [a través de medios
internos como aumentar el ahorro o externo, in-
versión, los niveles de educación o a través de la
ayuda extranjera, etc.,]... hoy en día esta respuesta
no parece convincente ante los hechos de que
los países [pobres y ricos] no convergen en in-
gresos por habitante...como consecuencia, las
diferencias entre países pobres y ricos se deben
a otras diferencias importantes... desarrollo no
puede ser visto solamente como un proceso de
acumulación o incremento de los factores [fuen-
tes del crecimiento], sino como un proceso de
cambio de la sociedad.”
Bajo el enfoque “moderno” del desarrollo, la estrate-
gia de desarrollo conjuga, coordina, sistematiza, or-
dena e interrelaciona las estrategias sectoriales y las
comerciales, y las internaliza de forma consistente,
de tal manera que se refuercen mutuamente en fun-
ción del objetivo de la estrategia.9 Ante la ausencia
de dicha estrategia de desarrollo o cuando la estrate-
gia comercial (y la de integración) está separada de
la del desarrollo, los resultados de la estrategia co-
mercial, aun cuando sea de corte liberal, no necesa-
riamente producen los efectos que de ella se espe-
ran. Países como Estados Unidos y los miembros de
la Comunidad Europea, dados sus niveles de desa-
rrollo, están permitiendo la apertura en acuerdos re-
gionales porque los problemas de y el nivel del desa-
rrollo son distintos a los países pobres. Así, la defen-
sa (o el ajuste de) de las industrias que compiten con
las importaciones y las posibilidades de mejora de
los productos de dichas industrias (por la calidad y
tipo de los productos importados) tienen una mayor
probabilidad de éxito en dichos países que en los
países en desarrollo, que no cuentan con los medios
6/ Tello, Mario (2006). “Desarrollo Económico Local: Una Revi-
sión de la Literatura”. Lima: Proyecto Red- CIES (en prepara-
ción).
7/ Stiglitz, Joseph (1998). “Towards a New Paradigm for Develop-
ment: Strategies, Policies, and Processes”. Prebisch Lecture,
UNCTAD. Ginebra, Suiza: 19 de octubre.
8/ Stiglitz, Joseph (1988). “Markets, Market Failures and Develop-
ment”, en
The American Economic Review
, vol. 79, Nº 2. Nas-
hville: American Economic Association, mayo, pp. 197-203.
9/ Elevar sosteniblemente la calidad y estándar de vida de los ha-
bitantes de la economía sin pobreza.
Estrategia comercial. Los Estados Unidos han preferido fragmentar la
negociación de acuerdos comerciales con América Latina en diversos
frentes regionales.
Foto CIES
36 Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
y recursos (por la ausencia de otros factores no in-
cluidos en una estrategia comercial) para dicha de-
fensa. Lo mismo sucede con el desarrollo de las ex-
portaciones, debido a la “ampliación” u “oportuni-
dades” de un mayor mercado.
Más aún, ante la falta de una estrategia de desarrollo
y las distintas distorsiones en las economías pobres,
las supuestamente ventajas comparativas y competi-
tivas de los productos actuales y potenciales pueden
ser erosionadas por la temprana competencia o por
el desconocimiento que existe sobre estas. Como con-
secuencia, una estrategia comercial de corte (o dis-
criminadamente) liberal, que se implementa indepen-
dientemente de la estrategia de desarrollo, no nece-
sariamente produciría beneficios para las economías
en desarrollo.
La experiencia de los países asiáticos (incluyendo
el Japón) muestra cómo las estrategias de desarro-
llo y comerciales interdependientes y aplicadas de
forma ordenada han tenido mayores éxitos, en tér-
minos de desarrollo económico, que aquellos paí-
ses donde la estrategia comercial se ha implemen-
tado de forma separada. Más aún, el récord de los
países asiáticos se ha producido en un período don-
de existía un mayor grado de proteccionismo de
parte de los países desarrollados que el que actual-
mente existe.
El caso de México sustenta también los argumentos
precedentes. De acuerdo con el trabajo del Banco
Mundial (2004),10 la tasa de crecimiento del PBI real
por habitante antes de la firma del NAFTA (1985-
1993) fue de 1,1% y en el período pos NAFTA (1994-
2001) fue de 1-2%. Las cifras de pobreza fueron
22,5% - 47,8% en el período pre-NAFTA y 24,2% -
41,1% en el período pos NAFTA. Los salarios reales
decrecieron en el período pos NAFTA y el sector
transable duplicó su participación en el PBI en el
mismo período. Aunque es difícil atribuir qué par-
te de los cambios pos NAFTA son consecuencia del
acuerdo, es evidente que en términos de desarro-
llo (medido por el PBI real per cápita, índices de
pobreza y la tasa de crecimiento de los salarios
reales) no hubo cambios significativos entre am-
bos períodos. De otro lado, el cambio evidente fue
la estructura productiva desde los productos desti-
nados al mercado interno hacia los destinados al
mercado externo (en particular, el americano). De
la evidencia tampoco se puede extraer la conclu-
sión que sin NAFTA, México hubiese tenido un
desempeño negativo en términos de los tres indi-
cadores de desarrollo. El análisis apropiado es con-
jugar los aspectos/factores clave de desarrollo (in-
cluyendo NAFTA) que incidieron en los indicado-
res de desarrollo. Una de las conclusiones finales
del estudio es que los beneficios del NAFTA pudie-
ron ser mayores, si las condiciones iniciales y los
factores de desarrollo11 (que forman parte de una
estrategia de desarrollo) hubiesen sido favorables y
consistentes con el acuerdo.
Al igual que los aspectos políticos-económicos, la au-
sencia de una estrategia de desarrollo del Gobierno
actual también produce el pensamiento de la “necesi-
dad de la firma del tratado”, atribuyendo al tratado
(con el conjunto de “compensaciones” sectoriales que
este fuerza al Gobierno) el de ser parte de los instru-
mentos de desarrollo que la economía requiere.
10/ Lederman, David; William Maloney y Luis Servén (2004).
Les-
sons from NAFTA for Latin America and the Caribbean
. Was-
hington, D.C.: Banco Mundial.
11/ Tales como los institucionales, educativos, y políticas de inno-
vación tecnológica.
El TLC y la economía. El tratado no solucionará problemas centrales de
la economía
«…ante la falta de una
estrategia de desarrollo y las
distintas distorsiones en las
economías pobres, las
supuestamente ventajas
comparativas y competitivas de
los productos actuales y
potenciales pueden ser
erosionadas por la temprana
competencia o por el
desconocimiento que existe
sobre estas»
Foto CIES
37Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
Los temas de negociación y los
impactos económicos
Los cuadros del 1 al 3 presentan, por un lado, los
principales temas que se han incluido en el tratado
(cuadro 1). De otro lado, resume las restricciones
arancelarias (RA, cuadro 2) y no arancelarias (RNA,
cuadro 3) que enfrenta el sector transable peruano y
el americano.
El tratado de libre comercio del Perú con los Estados
Unidos es más que un área de libre comercio en la
que no solo se incluye una reducción y/o elimina-
ción de las restricciones arancelarias, sino que ade-
más aborda temas correspondientes a las denomina-
das restricciones no arancelarias, tales como obstá-
culos técnicos, medidas sanitarias, fitosanitarias, pro-
cedimientos y administración aduanera, inversiones,
servicios, propiedad intelectual entre otros (véase el
cuadro 1). Desafortunadamente, a lo largo de las ne-
gociaciones, los temas más sensibles han sido los
arancelarios (en particular, para ciertos productos
agropecuarios y manufacturados) y los correspondien-
tes a las patentes en el sector farmaceútico.12 Estos
12/ Este tema requiere ser incoporado como parte de una estrate-
gia general sobre las RNA y de la posición del país respecto de
los derechos de protección a la propiedad intelectual de ori-
gen internacional.
13/ Tales como subsidios o menores impuestos indirectos en el sec-
tor/producto afectado.
Cuadro 1
Temas de negociación por tipo de plazo de sus impactos económicos
Corto plazo Mediano-Largo plazo
1. Acceso a mercados
1.1 Aranceles
Canasta A: Desgravación inmediata, 2.868
partidas (más dos partidas de productos usados)
1.2 Restricciones no arancelarias (RNA)
- Eliminación del
drawback
- Zonas francas
1. Acceso a los mercados
1.1 Aranceles
Canasta B: a 5 años (1.916 partidas);
Canasta C: a 10 años (1.936 partidas);
Canasta D: Más de 10 años (270 partidas)
1.2 Restricciones no arancelarias (RNA)
- Obstáculos técnicos
- Medidas sanitarias y fitosanitarias
- Procedimiento y Administración aduanera
(incluye normas y reglas de Origen);
- Salvaguardias,
dumping
, políticas de
competencia
2. Agricultura
2.1 Eliminación de franja de precios
2. Agricultura
2.1 Salvaguardias agrícolas - Apoyo de Estados
Unidos al sector agrícola (RNA)
3. Compras gubernamentales (RNA)
4. Propiedad intelectual (RNA)
5. Inversiones y servicios (Transfronterizos, financieros,
comercio electrónico, etc.) (RNA)
6. Asuntos laborales (RNA)
7. Solución de controversias
8. Medio ambiente (RNA)
Fuente: Elaboración propia.
dos temas han dominado y concentrado la discusión
del TLC. Como consecuencia, al “resolver” el pro-
blema arancelario y de patentes a través de “com-
pensaciones”13 a los sectores “afectados”, el Gobier-
no también está siendo condicionado a la necesidad
de firmar el tratado. Más aún, un argumento adicio-
nal de presión para la firma es que sin el tratado los
beneficios del ATPDEA (que vence a fines de 2006)
serían eliminados.
Los cuadros 2 y 3 muestran que, contrario al énfasis
otorgado por el Gobierno a los temas arancelarios,
las restricciones arancelarias, con o sin el ATPDEA,
no son las más importantes en términos: i) del nivel
de aranceles iniciales entre los dos países y ii) de la
magnitud de los impactos económicos que estos po-
38 Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
drían ocasionar en la economía peruana. Así, las ci-
fras del cuadro 2 muestran que mientras el promedio
de arancel impuesto por el Perú a las importaciones
provenientes de los Estados Unidos es de 9%, el que
Estados Unidos impone a las exportaciones perua-
nas es de 3,4% con el ATPDEA y 4,7% sin el ATP-
DEA.14 De otro lado, cerca del 74% del valor de las
exportaciones peruanas a los Estados Unidos no paga
aranceles y sin el ATPDEA, esta cifra supera el 50%.
14/ Tello, Mario (2004). “Inventario de Restricciones al Comercio
Exterior Peruano”. Lima: MINCETUR-BID.
Cuadro 2
Distribución de las partidas arancelarias por niveles de tasas arancelarias del Perú y los Estados Unidos, 2004
Nº de partidas arancelarias Intervalos % VX % VM
de la tasa Perú – EEUU Perú – EEUU
Perú Estados (%)
Unidos
1 4.049 0 73,59 0,01
867 64 ]0 - 4] 6,33 21,34
919 65 ]4 - 7] 0,68 31,79
1.905 188 ]7 - 12] 3,61 36,91
783 117 ]12 - 20] 15,76 9,95
0 10 ]20 + [ 0,03 0,00
Total 4.475 4.493 100 100
Promedio arancel 3,40 9,0
Fuente: Elaboración propia. % VX= Participación del valor total de las exportaciones. % VM= Participación del valor total de las importaciones
Cuadro 3
Cobertura de las medidas no arancelarias del Perú y los Estados Unidos, 2000-2002
Sector (Código SITC) Perú Estados Unidos
1. Productos primarios (0 - 4, 68) 0,88 4,69
Productos agrícolas (0 - 2, 4) 1,03 4,56
Productos mineros (3, 68) 0,00 5,44
2. Manufacturas (5 - 8 excepto el 68) 0,03 5,23
Hierro y acero (67) 0,00 42,44
Productos químicos (5) 0,00 3,35
Otros productos semimanufacturados (61- 64, 66, 69) 0,00 4,59
Maquinaria y equipo de transporte (7) 0,07 5,18
Textiles y vestidos (65, 84) 0,06 1,13
3. Otros bienes de bonsumo (81 - 83, 85, 87 - 89) 0,00 0,92
4. Otros productos (9) 0,00 0,00
Todos los productos (0 - 9) 0,22 5,08
Fuente: Tello 2004
«…los potenciales beneficios
en el desarrollo de la
economía podrían ser mayores,
si el énfasis de las
negociaciones se hubiese
concentrado en ganancias
específicas y concretas
tendientes a una reducción de
las RNA […]
fundamentalmente para los
productos nuevos»
39Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
claro ejemplo de la importancia de las RNA en el
crecimiento y la no importancia de las RA, por los
bajos aranceles que impone los Estados Unidos a las
exportaciones peruanas (aun sin el APTDEA y el TLC),
lo constituye la incidencia en la diversificación de
los productos de exportación. El alto crecimiento del
valor de las exportaciones de bienes peruanos de los
últimos cuatro años, en particular a partir de 2002,
se debe, en parte, a la introducción de “nuevos” pro-
ductos de exportación,19 que si bien no enfrentan ba-
rreras arancelarias, sí enfrentan restricciones no-aran-
celarias.
Más aún, la nueva literatura de los modelos endóge-
nos de crecimiento presenta evidencias sólidas de los
efectos positivos de la diversificación de los produc-
tos de exportación en la tasa de crecimiento del PBI
per cápita de la economía.20 En consecuencia, si la
diversificación de la capacidad exportable genera au-
mentos sostenibles del PBI per cápita, entonces, la
identificación de los factores que faciliten/incentiven
o limiten el incremento de dicha diversificación re-
quiere ser parte de la estrategia de desarrollo de los
países. Las RNA son el conjunto de factores que limi-
tan o desincentivan la generación de la diversifica-
ción de los productos de exportación, convirtiéndo-
se en una de las principales barreras comerciales que
requieren ser reducidas en número o eliminadas.21
El cuadro 3 muestra la incidencia de las RNA, que
contrasta notablemente con el de las RA. Así, el gra-
do de incidencia (cobertura)15 de las RNA es 5 veces
mayor para las exportaciones peruanas que se desti-
nan a los Estados Unidos que para las importaciones
que provenien desde dicho país. De otro lado, esta
mayor incidencia se mantiene para todos los secto-
res de exportación.16 Independientemente del papel
que desempeñan los procesos de integración en las
estrategias de desarrollo de los países, la literatura de
las áreas preferenciales de comercio ampliadas
(APCA) sugiere:
i) En APCA entre países grandes y ricos (como los
Estados Unidos) y los pequeños y en desarrollo
(como el Perú), las ganancias (si hubiese alguna)
de una reducción discriminada de los aranceles
serán más pequeñas para este último grupo de
países, cuando el promedio de las tasas (y la dis-
persión) arancelarias de los países en desarrollo
son mayores que las que imponen los países gran-
des y desarrollados miembros de área (Panagari-
ya 1999).17
ii) Mientras los efectos de la reducción de las RA
son en general inmediatos y de corto plazo, los
efectos de las RNA son, por un lado, los más im-
portantes (en cuanto a la magnitud de sus im-
pactos económicos) en el mediano y largo pla-
zo; y, de otro lado, son los que más se relacio-
nan con el proceso de desarrollo de los países
miembro de las APCA.18
Así, los potenciales beneficios en el desarrollo de la
economía podrían ser mayores, si el énfasis de las
negociaciones se hubiese concentrado en ganancias
específicas y concretas tendientes a una reducción
de las RNA no solo de los productos actuales que se
comercian entre el Perú y los Estados Unidos, sino
fundamentalmente para los productos nuevos. Un
El desarrollo y el TLC: Es necesario evaluar en qué medida las áreas
comerciales preferenciales contribuyen con el desarrollo
15/ Esta cobertura mide el promedio ponderado del número de res-
tricciones arancelarias por partida arancelaria.
16/ También para la mayoría de sectores, las RNA correspondien-
tes al número de obstáculos técnicos y licencias de importa-
ción (autorizaciones y contingentes en cantidad) que impone
los Estados Unidos a las exportaciones peruanas son mayores
que aquellos que impone el Perú a dicho país (Tello 2004).
17/ Panagariya, Arvind (1999).
Regionalism in Trade Policy: Essay
on Preferential Trading
. Singapur: World Scientific Publishing Co.
18/ Dee, Philippa y Jyothi Gali (2005). “The Trade and Investment
Effects of Preferential Trading Arrangements”, en Ito, Takatoshi
y Andrew K. Rose.
International Trade in East Asia
, NBER EASE,
vol. 4. Chicago: The Chicago University Press, pp. 133-170;
Schiff y Winters (2004).
19/ En el año 2002, el número de partidas arancelarias de 10 dígi-
tos (NABANDINA) creció en 15,4% [Tello, Mario (2005b). “Di-
versificación de Productos de Exportación en el Perú: 1994-
2004”, en procesamiento].
20/ Al-Marhubi, Fahim (2000). “Export Diversification and Growth:
An Empirical Investigation”, en
Applied Economic Letters
, vol.
7, Nº 7. Oxford: Routledge, setiembre, pp. 559-562; Gutiérrez
de Piñeres, Sheila y Michael Ferrantino (1999). “Export Sector
Dynamics and Domestic Growth: The Case of Colombia”, en
Review of Development Economics,
vol. 3, Nº 3. Oxford: Blac-
kwell Publishing, octubre, pp. 268-280.
21/ Las actividades de protección fito y zoosanitraias contra las
enfermedades y plagas son factores adicionales que inciden en
la diversificación de productos [Tello, Mario (2005). “Evalua-
ción Intermedia de los Proyectos del BID en el Perú, en el área
de Competitividad”. Mimeo. BID].
Foto CIES
40 Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
Sobre las estimaciones de los
potenciales impactos económicos del
TLC Estados Unidos-Perú
El cuarto aspecto que condiciona la firma del tratado
es el relacionado con las estimaciones realizadas de
los impactos económicos. En particular, aquellas de-
rivadas utilizando las técnicas de los modelos com-
putables de equilibrio general. Los modelos usados
en estas estimaciones tienen las siguientes caracte-
rísticas (y limitaciones):22
i) La mayoría de las estimaciones se han basado
en los modelos computables de equilibrio gene-
ral, en particular en el modelo GTAP (Global Tra-
de Analysis Project).23
ii) A excepción del estudio de Morón (2005),24 los
modelos usados son de naturaleza estática: las
estimaciones no consideran la dinámica del im-
pacto y el tiempo en que dicho impacto logra
realizarse.
iii) Cada estudio asume una serie de aspectos (tales
como el número de sectores, los agentes econó-
micos que participan en el análisis, el número
de países, etc.), en función de la información dis-
ponible para los estudios.
iv) Los escenarios y las simulaciones asumen una
serie de parámetros determinantes de las magni-
tudes de los impactos. Entre otros parámetros que
se asumen tenemos: las dotaciones de los facto-
res; las elasticidades precio e ingreso de la de-
manda; la elasticidad precio de la oferta de los
sectores; y los parámetros que miden las respues-
tas de los agentes económicos antes diversos
cambios de las variables; etc.
v) Los modelos se distinguen dependiendo de si se
incorporan aspectos adicionales al modelo de
mercados de competencia perfecta, asumidos en
todos los sectores. Además, se han considerado
otros aspectos como: la introducción de econo-
mías de escala en el nivel de sectores; externali-
dades; cambios tecnológicos y de productividad;
y la acumulación de capital.
vi) Los estudios solo incorporan los impactos de una
desgravación total de los aranceles en el Perú y
los Estados Unidos, mas no toman en cuenta los
otros temas de las negociaciones.
vii) Las estimaciones basadas en los modelos de equi-
librio general no ofrecen predicciones en el tiem-
po de los impactos económicos del TLC.
El cuadro 4 resume los resultados de las principales
estimaciones realizadas en el período 2003-2005.
Dos factores que inciden en los órdenes de magni-
tud de los impactos son: la tasa promedio (y la dis-
persión) de los aranceles y la importancia del sector
transable (valor de exportaciones e importaciones)
con respecto al producto brunto interno de las eco-
nomías que firman el tratado. Las cifras del cuadro 2
–sobre los aranceles– y del cuadro 4 –sobre la im-
portancia del sector transable– sugieren que los ór-
denes de magnitud de las potenciales ganancias (si
hubiese alguna) estáticas de la reasignación de re-
cursos que se origina ante la eliminación discrimina-
da de los aranceles, no serían significativos. Los re-
sultados de las estimaciones confirman dicha presun-
ción. Estos indican:
i) El rango de los efectos en el PBIR (producto bru-
to interno real) varía de -2,24% hasta 7%.
Temas sensibles. Los temas más sensibles en la negociación del TLC han
sido los aranceles y las patentes farmacéuticas (toledo-bush TLC)
«…los órdenes de magnitud de
las potenciales ganancias (si
hubiese alguna) estáticas de la
reasignación de recursos que se
origina ante la eliminación
discriminada de los aranceles,
no serían significativos»
22/ De las características de estos modelos se deduce que estos
reportan, fundamentalmente, órdenes de magnitud de los im-
pactos derivados de las reasignaciones de recursos originados
por la reducción discriminada de los aranceles.
23/ Hertel, Thomas W. (1997).
Global Trade Analysis: Modeling
and Applications
. Nueva York: Cambridge University Press;
Hertle, Thomas y Ken Itakura (2000). “A Note on Changes sin-
ce GTAP Book Model”. Mimeo. Indiana: Purdue University,
Center for Global Trade Analysis.
24/ Morón, Eduardo (2005). “Evaluación del Impacto del TLC con
EE.UU en la Economía Peruana”. Lima: Centro de Investiga-
ción de la Universidad del Pacífico.
Foto CIES
41Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
ii) Los impactos negativos fueron resultado de la
menor respuesta asumida del valor real total de
las exportaciones comparada con la respuesta del
valor real total de las importaciones ante la re-
ducción de (el promedio de) los aranceles.
iii) Los impactos positivos mayores a 1% fueron re-
sultados de la desgravación arancelaria (que im-
plica una reasignación de recursos desde los sec-
tores que compiten con las importaciones hacia
los sectores de exportación); de la introducción
de factores (como un mayor nivel de inversión o
un incremento de la productividad factorial to-
tal) que generan efectos dinámicos; de factores
que generan externalidades; y de la introducción
de economías de escala en los sectores de ex-
portación.
iv) Los impactos positivos menores a 1% estiman los
impactos estáticos derivados, exclusivamente, de
la reasignación de recursos que implica la des-
gravación arancelaria. El bajo efecto de esta rea-
signación se debe a que más del 50% del valor
total exportado del Perú a los Estados Unidos25
enfrenta cero aranceles, así como por el hecho
de que el valor total de las exportaciones a los
Estados Unidos solo representa 3,4% del PBI to-
tal de la economía peruana.
A exepción del estudio de Seminario y otros (2004),
el cual utiliza un modelo macroeconómico y no in-
corpora los efectos estáticos de la desviación y crea-
ción de comercio, el resto de estudios produjo im-
pactos positivos, desde pequeños a importantes, de-
pendiendo de la incorporación o no de aspectos/fac-
tores/fuentes de crecimiento en estos modelos. El
hecho de que los resultados de las estimaciones del
impacto económico del TLC sean positivos también
está condicionando al Gobierno al pensamiento de
la necesidad de la firma. En particular porque las ga-
nancias estimadas desaparecerían o se convertirían
en negativas, si no se firma el TLC, dado que se per-
dería el ATPDEA a fines de 2006.
La literatura teórica de las áreas preferenciales co-
merciales, basada en la teoría del segundo mejor (Lip-
sey-Lancaster, 1956; 1957),26 señala que si en una
economía capitalista de mercado existe un grupo de
distorsiones,27 la eliminación de un subgrupo de es-
tas distorsiones no necesariamente produce asignacio-
nes ‘Pareto eficientes’ o mejora el nivel de bienestar
de la economía. Aplicada a las áreas de libre comer-
cio,
esta teoría afirma que la eliminación de barreras
al comercio de los países miembros de un área de
libre comercio no garantiza el aumento de bienestar
o ingresos de los miembros y no miembros del área
(Bhagwati y Panagariya 1996; Bhagwati; Greenway
Cuadro 4
Estimaciones del impacto en el PBI del área de libre de comercio entre el Perú y los Estados Unidos, 2003-2005
Tratado Estados Unidos, 2002 Datos de Perú, 2002-2004 Efecto en la tasa de
––––––––––––––––––––– ––––––––––––––––––––––– crecimiento del PBI
%X %M %PBI %X %M %PBI del Perú
Fairle y otros (2004) 0,23 0,17 0,02 25,6 19,2 3,4 0,24 - 7% 1/
Tello (2004a) 0,23 0,17 0,02 25,6 19,2 3,4 0,28%
Seminario y otros (2004) 0,23 0,17 0,02 25,6 19,2 3,4 -2,24% 2/
Morón (2005) 0,23 0,17 0,02 25,6 19,2 3,4 0,67 - 3,39%
MINCETUR-BID (2003-2004) 0,23 0,17 0,02 25,6 19,2 3,4 0,98% - 2,18% 3/
1/: Fairlie, Alan; Gabriela Cuadra y David Florian (2004).
Escenarios de integración del Perú en la Economía Mundial: un enfoque de equilibrio general
computable
. Lima: Fundación Friedrich Ebert.
2/: Seminario, Bruno; Martha Rodríguez, Carmen Astorne y Oswaldo Molina (2004).
Efectos macroeconómicos del Acuerdo de Libre Comercio con los
Estados Unidos
, Documento de Trbajo, 65. Lima:Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico.
3/: MINCETUR (2004). “Impacto del TLC entre el Perú y los Estados Unidos”. Lima: MINCETUR, Oficina de Estudios Económicos: Monteagudo, Josefina;
Laura Rojas, Augusto Stabilito y Masakazu Watanuki (2003). “The New Challenges of the Regional Trade Agenda for the Andean Countries”. 7th
Annual Conference on Global Trade Analysis: Trade, Poverty and Environement. Washington, D.C.: BID, junio.
Fuente: Elaboración propia.
25/ En algunas estimaciones, la estructura arancelaria inicial no ha
tomado en encueta el ATPDEA.
26/ Lipsey, G. y Kevin Lancaster (1956-1957). “The General Theory
of the Second Best”, en
Review of Economics Studies
, vol.
24, Nº 1. Oxford: The Review of Economics Studies Ltd., pp.
11-32.
27/ Fallas o fracasos de los mercado [Tello, Mario (1999). “El Fun-
cionamiento de los Mercado y sus Principales Distorsiones”.
Informe BID-INDECOPI].
42 Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
y Panagariya 1998; Feenstra 2004; Frankel; Stein y
Wei 1996; Krueger, 1999).28
Desde los escritos de Viner (1950),29 diversas teorías
de las áreas preferenciales de comercio internacio-
nal han tratado de identificar las condiciones bajo
las cuales los países miembros del área ganan con
ella. Sin embargo, los resultados han sido ambiguos
o dependientes de la posibilidad de transferencias de
recursos entre y dentro de los países miembros del
área de libre comercio. Estas transferencias son facti-
bles teóricamente, pero no han sido efectivizadas en
la práctica. Así, por ejemplo, factores tales como: i)
la magnitud del volumen comercial de los países
miembros del área y ii) la cercanía geográfica de los
países miembros, no necesariamente garantizan los
beneficios para los países denominados “miembros
naturales” del área de libre comercio.
La segunda línea de desarrollos teóricos de las áreas
de libre comercio, y en general del comercio interna-
cional, se refiere a los efectos dinámicos en las tasas
de crecimiento de las economías miembros del área.
Al igual que en el caso de los efectos estáticos, los
efectos positivos del área del libre comercio en los
países firmantes dependen de una serie de condicio-
nes30 y, a priori, no se puede afirmar que las áreas pre-
ferenciales o incrementos de los flujos comerciales
generen necesariamente crecimiento de la economía
(Lopéz-Córdova 2001, Rodríguez y Rodrik 1999, Ben-
David; Nordström y Winters 2000).31 Estas conclusio-
nes provenientes de la teoría, sin embargo, discrepan
de las estimaciones para el caso peruano y para mu-
chos otros ejemplos de áreas preferenciales de comer-
cio que, usando los modelos computables de equili-
brio general (MCEG), siempre originan impactos eco-
nómicos positivos para los países miembros del área.
El gráfico 1 ilustra esta discrepancia.
En el gráfico,
tp
representa la tasa arancelaria pro-
medio de un país miembro32 que pertenece a
N
dife-
rentes áreas preferenciales de comercio. De acuerdo
con los resultados del MCEG, a mayor
N
menor
tp
, y
mayor es el nivel de bienestar (
W
) del país miembro.
Bajo la teoría de distorsiones y del segundo mejor,
en el gráfico
W-tp
es decreciente, pero con poten-
ciales subidas y bajadas. Esto significa que, desde una
pespectiva teórica, es posible que sin el TLC ni ATP-
DEA o con una mayor tasa arancelaria de las
N
áreas
preferenciales de comercio, el bienestar del país
miembro no sea menor que con el TLC o el ATPDEA.
Panagariya y Duttagupta (1999)33 y Panagariya
(2002)34 han desafiado las estimaciones de los MCEG
por las restricciones de los parámetros impuestos al
modelo y por los resultados positivos de las áreas pre-
Gráfico 1
Nivel de bienestar de un país frente a tasa arancelaria
promedio
W
Teoría de distorsiones-Segundo Mejor
Modelos CGE
0 tp
28/ Bhagwati, Jagdish y Arvind Panagariya (1996). “The Theory of
Preferential Trade Agreements: Historical Evolution and Current
Trends”, en
The American Economic Review
, vol. 86, Nº 2.
Nashville: The American Economic Association, mayo, pp. 82-
87; Bhagwati, Jagdish; David Greenway y Arvind Panagariya
(1998). “Trading Preferentially: Theory and Policy”, en
The Eco-
nomic Journal
, vol. 108, Nº 447. Oxford: Blackwell Publishing,
julio, pp. 1128-1148; Feenstra, Robert C. (2004).
Advanced In-
ternational Trade: Theory and Evidence
. Princeton: Princenton
University Press; Frankel, Jeffrey A.; Ernesto Stein y Shang-Jin
Wei (1996). “Regional Trading Arrangements: Natural or Su-
pernatural?”, en
The American Economic Review
, vol. 86, Nº
2. Nashville: The American Economic Association, mayo, pp.
52-56; Krueger, Anne (1999). “Are Preferential Trading Arran-
gements Trade-Liberalizing or Prodtectionist?”, en
The Journal
of Economic Perspectives
, vol. 13, Nº 4. Nashville: The Ameri-
can Economic Association, otoño, pp. 105-124.
29/ Viner, Jacob (1950).
The Custom Union Issue
. Nueva York: Car-
negie Endowment for International Peace.
30/ Estas condiciones están ligadas a los efectos del comercio en la
inversión, la productividad factorial total y las innovaciones
tecnológicas.
31/ López-Córdova, J. Ernesto (2001).
NAFTA and the Mexican Eco-
nomy: Analytical Issues and Lessons for the FTAA
. Occasional
Paper, 9. Buenos Aires: INTAL-ITD-STA, BID; Rodríguez, Fran-
cisco y Dani Rodrik (1999).
Trade Policy and Economic Growth:
A Skeptic´s Guide to Cross National Evidence
, NBER Working
Paper Nº w7081. Cambridge, MA: National Bureau of Econo-
mic Research, abril; Ben-David, Dan; Hakan Nordström y L.
Alan Winters (2000).
Trade, Income Disparity and Poverty
. WTO
Special Studies 5. Ginebra, Suiza: WTO.
32/ Este promedio incorpora los aranceles de las
N
áreas preferen-
ciales.
33/ Panagariya, Arvind y Rupa Duttagupta (1999). “The “Gains”
from Preferential Trade Liberalization in the CGE Models: Where
do they Come From?”. Mimeo. College Park, MD: University
of Maryland.
34/ Panagariya, Arvind (2002). “EU Preferential Trade Policies and
Developing Countries”. College Park, MD: University of Maryland.
43Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
ferenciales de comercio, que discrepan de los resul-
tados teóricos. De otro lado, también han desafiado
la conveniencia de firmar secuencialmente una serie
de acuerdos preferenciales regionales, en lugar de ha-
cerlo de manera multilateral para los 148 países
miembros de la OMC. Más aún, un reciente estudio,35
que utilizó técnicas econométricas con datos ex post
de una serie de acuerdos regionales,36 para el perío-
do 1970-1997, llega a a las siguientes dos conclusio-
nes clave:
i) De dieciocho áreas preferenciales analizadas,
doce de ellas mostraron una desviación de co-
mercio mayor que la creación de comercio ge-
nerando efectos negativos para los países miem-
bros de dichas áreas preferenciales.
ii) En algunas de la áreas preferenciales más impor-
tantes (como la Unión Europea, NAFTA y MER-
COSUR), no se ha generado más comercio entre
los países miembros en comparación con la ten-
dencia que existía antes de los acuerdos. Una de
las posibles explicaciones de este resultado es
que algunas RNA, en particular las normas y re-
glas de origen, han limitado el comercio.
Esta evidencia de la experiencia ex post de las áreas
de integración discrepa, notablemente, de los resul-
tados de las simulaciones ex ante de los modelos
computables de equilibrio general. Por un lado, los
resultados son consistentes con la literatura teóri-
ca y, de otro lado, pone en relevancia el papel que
desempeñan las RNA en los potenciales impactos
económicos del TLC.
¿Es necesaria la firma del TLC?:
lecciones para futuras negociaciones
Las motivaciones preponderantemente políticas, la
ausencia de una estrategia de desarrollo global para
la economía, la separación de la estrategia comer-
cial y de integración de dicha estrategia general, la
concentración de las discusiones de las negociacio-
nes en los temas arancelarios y de patentes (a costa
de un mayor avance y resultados más específicos res-
pecto de las restricciones no arancelarias), y las esti-
maciones positivas de los impactos económicos ex
ante están forzando al Gobierno peruano “al pensa-
miento” de que la firma del TLC es necesaria y que
la no firma sería perjudicial para la economía, dada
la posible no renovación del ATPDEA después de fi-
nes de 2006. Al igual que en el caso de la discusión
a finales de 1980, donde se pensaba que la decisión
o pregunta relevante era si se debía aplicar o no una
estrategia liberal, el análisis de los cuatro aspectos
que están condicionando hacia la firma del TLC su-
giere que
la decisión o pregunta relevante tampoco
es si se debe firmar o no el tratado.
Así, como la apli-
cación de la estrategia liberal en la economía perua-
na desde 1990 no ha resuelto o mejorado dos de los
problemas esenciales del desarrollo de la economía:
elevar sustancial, sostenida y sosteniblemente el PBI
real per cápita de la economía y reducir la población
en situación de pobreza del país,
la firma o no firma
del tratado no solucionará estos problemas que la
economía peruana requiere resolver
.
Las preguntas relevantes que surgen cuando los paí-
ses desean establecer áreas preferenciales comercia-
les son, por un lado, ¿en que medida las áreas prefe-
renciales comerciales contribuyen a lograr los obje-
tivos de desarrollo que requiere la economía perua-
na? Y, de otro lado, ¿cuáles deben ser las característi-
cas del texto en los diferentes temas de las áreas pre-
ferenciales comerciales de manera que se contribu-
ya significativamente al desarrollo de la economía?
El análisis de estos cuatros aspectos sugiere las si-
guientes lecciones para futuras negociaciones:
Mejor aprovechamiento. La mayoría de los países andinos no han
aprovechado lo suficiente los beneficios del TLC. (poloalgodonexpor).
«…elevar sustancial, sostenida
y sosteniblemente el PBI real
per cápita de la economía y
reducir la población en
situación de pobreza del país,
la firma o no firma del tratado
no solucionará estos problemas
que la economía peruana
requiere resolver
»
35/ Dee y Gali 2005.
36/ Incluye NAFTA, el Grupo Andino, la Unión Europea, APEC, etc.
Foto CIES
44 Economía y Sociedad 58, CIES, diciembre 2005
Definida la estrategia de desarrollo de la eco-
nomía, se requiere determinar la estrategia co-
Restricciones no arancelarias. Con o sin el ATPDEA, son las más impor-
tantes en el mediano y largo plazo (maceradodealcachofa).
mercial y de integración consistente con dicha
estrategia.37 El actual Gobierno, aparentemen-
te, está siguiendo la estrategia de “moda” del
regionalismo: realizar secuencialmente tratados
en diferentes frentes, en un lugar de concentrarse
exclusivamente en el frente multilateral a tra-
vés de las rondas de la OMC. Existe una exten-
sa literatura que discute las ventajas y desven-
tajas de ambas opciones.38 Asimismo, es nece-
saria una evaluación técnica de dicha estrate-
gia, pero en función de la estrategia de desarro-
llo que requiere la economía.
Independientemente de la estrategia comercial
selecionada, el énfasis estaría en la eliminación
o la reducción de las restricciones no arancela-
rias al comercio de bienes y servicios, y en parti-
cular de los productos potenciales de exporta-
ción e importación. Existen diversos mecanismos
establecidos por la OMC (GATT, GATS, etc.) que
permiten la posibilidad de esta reducción de
manera multilateral, regional y bilateral.39 Por la
naturaleza de las restricciones, esta exige una alta
y decisiva participación del sector privado.
Definida la estrategia comercial, esta requiere
establecer: i) la línea de base inicial, de partida,
en todos los temas comerciales relevantes y la
función de la estrategia de desarrollo; ii) la línea
de base final mínima dentro de un plazo defini-
do, a la cual se debe llegar para que contribuya
de manera significativa al desarrollo de la eco-
nomía; ii) los mecanismos o formas de negocia-
ción que interrelacionen los objetivos específi-
cos de los diversos temas de negociación, en fun-
ción de la base final que se quiere lograr con la
estrategia comercial.
37/ Esto significa que los objetivos últimos de la estrategia de desa-
rrollo y las sectoriales (incluyendo la comercial) deben ser los
mismos.
38/ Bhagwati y Panagariya 1996; Bhagwati, Jagdish y Arnvid Pana-
gariya (1997 ¿1996?). “Preferential Trading Areas and Multila-
teralism: Strangers, Friend or Foes?”, en Bhagwati, Jagdish y
Arnvid Panagariya (editores).
The Economics of Preferential Tra-
de Agreements
. Washington, D.C.: American Enterprise Insti-
tute; Bhagwati y Panagariya 1998; Bhagwati, Jagdish (1993).
“Regionalism and Multilateralism: An Overview”, en De Melo,
Jaime y Arnvid Panagariya (editores).
New Dimensions in Re-
gional Integration
. Cambridge University Press, pp. 22-51; Won-
nacott, Paul y Mark Lutz (1989). “Is There a Case for Free Trade
Areas?”, en Schott, Jeffrey J. (editor).
Free Trade Areas and U.S.
Trade Policy
. Institute for International Economics, pp. 59-84.
39/ La lista de estos mecanismos es presentada en Tello 2004.
Foto CIES

    Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

    Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

    Comentarios

    comentarios

    Compártelo con tu mundo

    Cita esta página
    Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, junio 30). ¿Es necesaria la firma del TLC Perú-EEUU?. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/es-necesaria-la-firma-del-tlc-peru-eeuu/
    Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "¿Es necesaria la firma del TLC Perú-EEUU?". GestioPolis. 30 junio 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/es-necesaria-la-firma-del-tlc-peru-eeuu/>.
    Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "¿Es necesaria la firma del TLC Perú-EEUU?". GestioPolis. junio 30, 2006. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/es-necesaria-la-firma-del-tlc-peru-eeuu/.
    Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. ¿Es necesaria la firma del TLC Perú-EEUU? [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/es-necesaria-la-firma-del-tlc-peru-eeuu/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
    Copiar
    Imagen del encabezado cortesía de alanrmiles en Flickr
    DACJ