Business angels. Dinero inteligente para los emprendedores

Inversores ángel, ángeles de negocios, inversores providenciales, inversores privados informales, son algunos de los términos con los que se empieza a conocer en España la figura del Business Angel. Aunque el término “Business Angel” surge en torno al año 1920, cuando inversores particulares empezaron a arriesgar su propio dinero para salvar los espectáculos de Broadway, este tipo de inversor ha existido desde siempre y su figura ha estado ligada al desarrollo empresarial.

Los business angels son personas que invierten de forma privada y directa, es decir sin la actuación de intermediarios financieros, aportando dinero y experiencia en las etapas iniciales de proyectos empresariales con la esperanza de obtener importantes ganancias en el momento de la desinversión.

Los business angels ayudan a cubrir el vacío inversor que existe cuando, agotadas las cantidades de dinero aportadas por el promotor y sus allegados, el proyecto aún no es atractivo para las entidades de capital riesgo, cuya dinámica de funcionamiento hace que por lo general estén interesadas en entrar en etapas posteriores del negocio, las cuales conllevan un menor riesgo asociado y unas necesidades mayores de financiación. Rara vez una entidad de capital riesgo invierte cantidades inferiores a 500.000€ mientras que las cantidades aportadas por los business angels oscilan entre 15.000 y 400.000€. Durante el año 2003 el 40% de las inversiones realizadas por business angels en el Reino Unido fueron por cantidades inferiores a 30.000€ y sólo una de cada cuatro inversiones superó la cifra de 75.000€.

Ampliamente conocidos en EE.UU., los business angels desempeñan un papel fundamental en el desarrollo de su economía al financiar proyectos empresariales innovadores, inyectando recursos propios en la etapas tempranas del negocio, en las cuales las empresas, al carecer de garantías y de un historial que compense el riesgo, tienen muy limitado el acceso a otras fuentes de financiación como préstamos bancarios. El éxito de empresas tan conocidas como Apple Computer, Amazon o más recientemente Google se ha escrito gracias al apoyo que sus emprendedores recibieron de business angels que creyeron en ellos.

Un aspecto diferenciador de los business angels es su carácter informal. A diferencia de las entidades de capital riesgo formal que operan en España – sociedades gestoras, fondos y sociedades de capital riesgo – reguladas por ley y sometidas a un proceso de autorización, supervisión y control por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, los business angels no precisan cumplir ningún requisito formal específico para operar como tales.

Posiblemente la característica más singular de los business angels la constituya el hecho de que su aportación al negocio no se limita a la entrega de una cantidad de dinero sino que ponen al servicio de la empresa sus habilidades directivas, su experiencia empresarial y su red de contactos, facilitando de este modo su desarrollo.

Es precisamente este valor añadido el que hace de la figura del business angel un instrumento fundamental para estimular la creación de nuevas empresas, dando un sesgo diferenciador a los euros aportados los cuales pueden ser considerados como dinero inteligente.

Respecto a las motivaciones que impulsan a una persona a actuar como un business angel, debemos tener en cuenta que se trata de un inversor y que como tal espera obtener por el dinero aportado una importante ganancia de forma que si la evolución del negocio es favorable vea ampliamente compensado el riego asumido y el tiempo invertido. En este sentido la aportación de los business angel se diferencia de la realizada por parientes y allegados del emprendedor, conocida como capital confianza o las 3Fs, cuya principal motivación inversora suele responder a cuestiones afectivas más que lucrativas, primando la relación personal sobre la financiera. No obstante lo anterior, aspectos como la responsabilidad social, el compromiso con la comunidad, la diversión y la satisfacción de estar involucrados en la puesta en marcha de una empresa también se encuentran entre las motivaciones de los business angels a la hora de invertir.

A modo de conclusión podemos decir que los business angels son un instrumento que facilita el desarrollo de proyectos empresariales llenando el vacío de financiación que existe en las fases iniciales del proyecto, actuando allí donde apenas intervienen las entidades de capital riesgo, apalancando los recursos financieros de la empresas en las que invierten y favoreciendo el desarrollo de una comunidad emprendedora.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Fernández Luis. (2007, julio 9). Business angels. Dinero inteligente para los emprendedores. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/business-angels-dinero-inteligente-para-los-emprendedores/
Fernández, Luis. "Business angels. Dinero inteligente para los emprendedores". GestioPolis. 9 julio 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/business-angels-dinero-inteligente-para-los-emprendedores/>.
Fernández, Luis. "Business angels. Dinero inteligente para los emprendedores". GestioPolis. julio 9, 2007. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/business-angels-dinero-inteligente-para-los-emprendedores/.
Fernández, Luis. Business angels. Dinero inteligente para los emprendedores [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/business-angels-dinero-inteligente-para-los-emprendedores/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de iain en Flickr
DACJ