Algunos aspectos claves al brindar una educación financiera a niños y niñas

Importancia de brindar una Educación Financiera:

La Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI [1], plantea que la educación debe estructurarse en torno a cuatro Pilares del Conocimiento: Aprender a Conocer, Aprender a Hacer, Aprender a Vivir Juntos y Aprender a Ser.

La autora de este artículo, plantea un quinto Pilar, fundamental en la educación hoy en día: Aprender a Tener, entendido como el aprendizaje que facilita que las decisiones y los comportamientos asumidos por una persona en relación con los recursos que posee, generen bienestar e incrementen no sólo su calidad de vida, sino la calidad de vida de las personas que la rodean. Aprender a Tener dinero, implica tomar decisiones y elegir comportamientos económicos que generen bienestar personal y social.

Los seres humanos hemos recibido una serie de recursos desde que nacemos hasta que morimos: Recursos personales (físicos, mentales, emocionales, espirituales, etc.), recursos naturales, sociales, institucionales, materiales, etc. Dentro de los recursos materiales, está el dinero.

Llama la atención que muchas personas teniendo recursos, por desconocimiento, por descuido o deliberadamente, no los aprovechan, no los valoran e incluso sus acciones provocan su deterioro, destrucción y extinción. Por ej. Podemos preguntarnos por el número de especies ya extintas o en vía de extinción, por causa de las acciones del hombre que no Sabe Tener. Si las personas no Aprendemos a Tener, difícilmente podremos dejar a las generaciones futuras un mundo mejor que el que recibimos.

El dinero, como recurso, es un instrumento que permite al ser humano satisfacer sus necesidades, al ser cambiado en el presente o en el futuro, por algo que requiere o desea, sea un bien (alimentos, juguetes, herramientas, máquinas, vivienda, etc.) o un servicio (educación, salud, transporte, etc.). Como dicen Cloé y Claudio Madanes[2], “…con dinero podemos comprar tiempo para disfrutar de la belleza, el arte, la compañía de amigos, aventuras… Podemos ayudar a los que amamos y garantizar a nuestros hijos mejores oportunidades… Es un instrumento de justicia con el que podemos reparar el daño que causamos a los demás… También, por dinero, las personas pueden tener problemas: Preocupaciones financieras, sufrimiento, peleas con los seres queridos… El dinero penetra todos los aspectos de la vida humana y hoy es la energía que mueve al mundo” .

Se le ha dado al dinero tal importancia, que muchas personas sacrifican principios y valores para obtenerlo (roban, matan), o lo acumulan sin un propósito de intercambio (tener por tener), o lo utilizan como un medio para expresar poder (el poder de corromper). Problemas de nuestro país como corrupción, pobreza, narcotráfico, violencia, entre otros, se relacionan con individuos que, al no Aprender a Tener, colocan el dinero en un pedestal, lo buscan como un fin más que como un medio y le dan tal valor que terminan siendo controlados por el dinero en lugar de controlarlo ellos.

Aunque el dinero ocupa un lugar importante en el mundo actual, sorprende que a nivel educativo no se dediquen ni el tiempo ni el espacio, para enseñar a los niños y niñas a Aprender a Tener. En la medida en que las entidades educativas y las familias, asuman la formación financiera de manera intencional e integral, orientando a los (as) pequeños (as) para que desarrollen actitudes, valores, conocimientos, y comportamientos financieros prósperos, en esa medida, comenzaremos a sembrar el cambio que permita el día de mañana, contar con adultos financieramente independientes, los cuales administren los recursos propios y ajenos con sabiduría y responsabilidad y quienes le den más importancia a la prosperidad que a la riqueza.

¿Qué requieren las instituciones educativas para brindar una educación financiera?

Las instituciones educativas que deseen iniciar una educación financiera, requieren:

1º. Disponer activamente de un tiempo y un espacio dentro del currículo, en los cuales los docentes y estudiantes, puedan desarrollar actividades relacionadas con esta formación;

2º. Identificar la etapa de desarrollo del área económica en la que se encuentran los niños y niñas, para adecuar las estrategias que se van a usar, a dicha etapa evolutiva. Así como el área motriz sigue una secuencia en su desarrollo y no se le puede pedir a un niño de tres meses que camine, de la misma manera el área económica, tiene una secuencia en su desarrollo y no se le puede pedir a un niño de tres meses que establezca una relación entre dinero y comprar.

3º. Determinar cuáles docentes van a llevar a cabo la formación financiera, cómo se puede integrar esa formación con la dada en otras materias por otros docentes, cuáles propósitos, se pretenden en cada nivel: Preescolar, Básica y Media.

4º. Determinar los procesos cognitivos, valores, actitudes y conocimientos, que en relación con lo financiero se van a abordar con los niños y niñas.

5º. Determinar y llevar a cabo las estrategias que permitan el logro de los propósitos.

6º. Involucrar a la familia en esta formación. No por estar de último lugar, quiere decir que es lo menos importante. Una formación financiera en la que los padres no estén presentes, es incompleta, pues son los padres y madres de familia los primeros formadores de los(as) niños(as) y quienes viven situaciones financieras que no viven los docentes.

¿Qué requieren los adultos (padres, madres y docentes) para brindar una educación financiera?

Entre los aspectos que requieren los adultos, es importante resaltar tres: Dar Ejemplo, Tomar Decisiones y Enseñar Activamente, promoviendo un Aprendizaje Significativo.

A) Dar Ejemplo al vivir de manera consistente las actitudes positivas, los valores de prosperidad y los comportamientos económicos que queremos enseñar. Sin un buen ejemplo, la educación financiera se limitará a unos conocimientos, más no transformará la vida de las personas. Por ej. ¿Cómo podemos exigirle a un niño que sea honesto, si nosotros robamos o mentimos?

B) Tomar Decisiones relacionadas con los comportamientos económicos de los niños y niñas, en cuanto a las formas de ganar dinero y a las formas de administrarlo. Por ej. ¿La institución educativa va a promover intencionalmente o va a prohibir que los niños vendan productos al interior de la institución?; ¿Qué van a hacer el papá y la mamá, cuando su hijo quiera gastarse en dulces, cien mil pesos que le regalaron por su primera comunión?: ¿Van a permitirlo?, ¿Van a intervenir?; ¿Qué van a hacer los adultos cuando los comportamientos económicos de los niños estén guiados por presiones externas (publicidad o presión de los amigos)?

C) Enseñar a los(as) niños(as) de manera deliberada y activa valores, actitudes, conocimientos y comportamientos económicos adecuados, teniendo en cuenta la etapa evolutiva por la que están pasando. Por ej. Narrar a los(as) niños(as) más grandes “La pobre viejecita” de Rafael Pombo y analizarla con ellos desde el punto de vista de la riqueza y la prosperidad, es adecuado, a la vez que enseñar a los niños de preescolar lo que son intereses compuestos, no es pertinente, mientras que sí lo es, enseñarles hábitos de higiene relacionados con el dinero o enseñar de manera motivante cómo ahorrarlo. Al educar activamente, es básico que los adultos promuevan un aprendizaje significativo, buscando que los niños y niñas comprendan y le den un sentido a lo financiero, contextualizándolo en sus vidas.

Aunque no es necesario ser expertos en finanzas o ser economistas, sí es esencial que tengan conocimientos básicos sobre economía y finanzas para poder introducir a los niños en los contenidos financieros.

¿Qué aspectos incluir al brindar una educación financiera a los niños y niñas?

Ya se han mencionado algunos aspectos que son importantes de abordar en una educación financiera, entre ellos, las actitudes, los valores y los comportamientos económicos. Además de los anteriores es básico trabajar procesos cognitivos, y un conjunto de conocimientos económicos que les permitan a los niños y niñas comprender conceptos financieros claves.

Actitudes: Las actitudes se aprenden, se forman y pueden modificarse. Se abordan con vivencias afectivas más que mediante métodos racionales basados en el conocimiento. Es importante fomentar actitudes positivas hacia la riqueza y lo financiero y trabajar sobre las actitudes que evitan la prosperidad económica de las personas.

Valores: En relación con lo financiero, los valores son básicos pues guían las decisiones y los comportamientos económicos de las personas. Vale la pena resaltar la pregunta planteada por Bernardo Kliksberg[3]: “¿Cómo pueden diseñarse políticas económicas, asignarse recursos, determinarse prioridades, sin discutir los aspectos éticos, la moralidad de lo que se está haciendo a la luz de los valores que deberían ser el norte del desarrollo y la democracia?. Es importante que los niños desarrollen valores saludables y sólidos con respecto al dinero, que les permitan además de generar bienestar, mejorar sus habilidades financieras, tales como la honestidad, responsabilidad, credibilidad, austeridad, generosidad, etc. Aprender a Tener implica además de adquirir conocimientos financieros, vivir valores que permitan manejar las finanzas con sabiduría.

Comportamientos Económicos: Este punto es básico, pues implica lo que los niños y niñas hacen con el dinero, para obtenerlo y para administrarlo. Es importante enseñarles desde la niñez, cómo los adultos ganan el dinero y cómo los niños y niñas lo obtienen (con trabajo, mesadas, regalos). También requieren aprender cómo administrar el dinero obtenido, invirtiéndolo, ahorrándolo, gastándolo de manera inteligente y compartiéndolo.

Proceso Cognitivos: Es esencial fomentar en los niños y niñas procesos de pensamiento que les permitan comprender y manejar adecuadamente el mundo económico. Procesos Literales, que consisten en obtener y comprender información financiera tal cual se lee, se ve, se escucha. Procesos Lógicos, para deducir información financiera relevante o considerar distintos aspectos de la información literal obtenida; Procesos Estratégicos, donde aprenden a elegir la acción más apropiada entre una multitud de alternativas posibles, a fin de resolver un problema y Procesos Creativos, con los cuales pueden crear, innovar, transformar situaciones de tipo financiero. Como decía Juan Diego Gómez en un Seminario sobre Finanzas por Internet, palabras más, palabras menos: “Es importante comprender la información que nos llega, traducirla y aprovecharla en inversiones que nos permitan ganar financieramente”.

Conocimientos Económicos: Se refiere a los contenidos propios de la economía y las finanzas, que les van a permitir a los niños manejar de manera adecuada conceptos básicos, como activos, pasivos, inflación, revaluación, intereses, CDT, TRM, etc.

Brindar una educación financiera a las personas, desde que nacen es un proceso gradual que puede generar altos dividendos en el crecimiento económico, en el desarrollo humano y en el bienestar de una familia, de una sociedad y de las naciones. Está en manos de las familias y de las instituciones educativas iniciar este proceso.

[1] DELORS, Jacques. La educación encierra un tesoro. Madrid: Santillana – UNESCO, 1996, pp. 95-107.

[2] MADANES, Cloé. MADANES, Claudio. El significado oculto del dinero. Buenos Aires: Granica, 1997, pp. 14-16.

J Es importante diferenciar entre riqueza (Estar ricos) y prosperidad (Ser ricos) al igual que diferenciar entre estar pobres y ser pobres. La riqueza es un estado temporal. Se refiere a la cantidad de recursos que posee en un momento determinado una persona, una familia, una comunidad, una ciudad, un país A mayor cantidad de dinero, más rica económicamente es la persona. La prosperidad es un sentimiento duradero y profundo de abundancia, que genera paz, tranquilidad, seguridad y felicidad. También es un proceso que implica: a) Ser consciente de los recursos que se poseen, b) Mantener una actitud positiva hacia la vida y hacia lo que se posee, la cual lleva a la persona a disfrutar lo que tiene, a sentir abundancia y seguridad en sí misma y en el entorno y c) Saber manejar los recursos (pocos o muchos) que se poseen. Estar pobres, es no poseer dinero en un momento dado. Es una carencia temporal de recursos, mientras que Ser pobres es un sentimiento duradero y profundo de escasez que genera angustia, temor, inseguridad. También es un proceso que implica: a) No darse cuenta de los recursos que se poseen; b) Mantener una actitud negativa hacia la vida y hacia lo que se posee, la cual lleva a la persona a quejarse, criticar, envidiar, culpar a los demás de su situación y pensar que no tiene control sobre la misma. Y c) Manejar inadecuadamente los recursos (pocos o muchos) que se poseen.

[3] KLIKSBERG, Bernardo. Ética y economía. La relación marginada. En:

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Sarmiento Díaz María Inés. (2005, octubre 1). Algunos aspectos claves al brindar una educación financiera a niños y niñas. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/aspectos-claves-brindar-educacion-financiera-ninos-ninas/
Sarmiento Díaz, María Inés. "Algunos aspectos claves al brindar una educación financiera a niños y niñas". GestioPolis. 1 octubre 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/aspectos-claves-brindar-educacion-financiera-ninos-ninas/>.
Sarmiento Díaz, María Inés. "Algunos aspectos claves al brindar una educación financiera a niños y niñas". GestioPolis. octubre 1, 2005. Consultado el 22 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/aspectos-claves-brindar-educacion-financiera-ninos-ninas/.
Sarmiento Díaz, María Inés. Algunos aspectos claves al brindar una educación financiera a niños y niñas [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/aspectos-claves-brindar-educacion-financiera-ninos-ninas/> [Citado el 22 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de pinksherbet en Flickr
DACJ