Apuntes sobre el acceso a las universidades en Japón

  • Economía
  • 5 minutos de lectura

En Japón, la capacitación para el ejercicio de profesiones generalmente se cumple en los programas de posgrado. A médicos y odontólogos se otorga la licencia profesional cuando han completado seis años de estudios de pregrado y aprobado un Examen Nacional de Idoneidad. Otras profesiones, como las de maestros, ingenieros y contadores, deben concluir programas de pregrado y, en ciertos casos, aprobar exámenes adicionales tomados por organismos externos. Para calificar como jurista, el aspirante, después de completar un programa de derecho que dura cuatro años en el nivel de pregrado y aprobar un examen de estado preliminar, debe adquirir formación adicional durante dos años más en un instituto de jurisprudencia e investigación.

Los estudiantes que aspiran a ingresar a universidades o junior colleges deben afrontar un examen de admisión que realiza cada institución. Este examen consiste en una prueba sobre el rendimiento educativo y abarca entre dos y cinco materias. También se tienen en cuenta las calificaciones obtenidas en el nivel medio superior. En el caso de las universidades nacionales y públicas locales, los postulantes deben aprobar primero la Prueba Nacional Preliminar, que es tomada en todo el país por el Centro Nacional para el Examen de Ingreso a la Universidad, dependiente del Ministerio de Educación, Ciencia y Cultura y, luego, presentar el examen de admisión que exige cada universidad.

El propósito de la Prueba Nacional Preliminar es verificar que los aspirantes satisfacen los estándares de logros escolares en las cinco materias básicas (idioma japonés, matemáticas, estudios sociales, ciencias naturales y lengua extranjera) que se enseñan en el nivel medio superior. Para la admisión a estas instituciones se consideran los resultados de esta prueba preliminar junto con los del examen de admisión específico que toma cada universidad o junior college. Entre las universidades privadas se ha incrementado, asimismo, la práctica de adoptar la Prueba Nacional Preliminar en la selección de sus estudiantes.

El grado de competencia para ingresar a la educación superior varía de acuerdo con el prestigio de la institución de educación media superior de la que proviene el estudiante y la popularidad de la institución universitaria; ésta se basa en una mezcla ambigua de factores, tales como el prestigio social que gozan la universidad y sus egresados, su ubicación y las características de su entorno, las oportunidades que sus egresados tienen en el mercado de trabajo, etc. Dado que cada universidad, facultad o departamento establece una cuota para los estudiantes que admitirá cada año, los aspirantes que no son admitidos a una institución de su primera elección pueden optar por una segunda o tercera elección presentando un examen de ingreso en estas instituciones, o esperar a tener otra oportunidad el año siguiente en la institución de su primera elección.

Las universidades pueden establecer estudios de postgrado. Existen programas de dos años para lograr una maestría y programas de tres años para aquellos que, contando con una maestría, desean obtener un doctorado. Sin embargo, la duración de los programas de doctorado puede ser acortada desde los normales cinco años a tres años, según la disciplina y la capacidad y calificaciones del candidato. Hay programas de maestría para formar profesionales en un alto nivel en las áreas de la enseñanza, las ingenierías y las actividades empresariales. Se aplican procedimientos para evaluar la formación obtenida en el postgrado. La capacitación de los investigadores se cumple en los programas de doctorado o, en ciertos casos, desempeñando labores de asistente de tiempo completo en proyectos de investigación después de completar la educación de pregrado o una maestría.

La mayoría del personal académico y los estudiantes de postgrado realizan actividades de investigación en las universidades. Además de las facultades y escuelas, que constituyen unidades institucionales dedicadas a la enseñanza y la investigación, las universidades pueden crear centros o institutos de investigación, estaciones experimentales, hospitales y escuelas, dotados con sus equipos de investigación de tiempo completo. Trece institutos de investigación de universidades nacionales y 15 instituciones de investigación independientes fueron designados en 1989 por el gobierno nacional para integrar una red de investigaciones conjuntas; sin embargo, investigadores de otras universidades pueden participar en tales proyectos de investigación.

Además de la investigación que efectúan las universidades, el Ministerio de Educación, Ciencia y Cultura ha establecido alrededor de 20 institutos de investigación y museos en los campos de ciencias naturales, ciencias sociales y humanidades. Existen también diversas instituciones dedicadas a la investigación y el desarrollo financiadas por fundaciones filantrópicas o corporaciones industriales.

Rasgos específicos de la educación en Japón

Las condiciones establecidas en el sistema educativo japonés se basan en un alto grado de exigencias en todos los niveles y modalidades. El proceso educativo, impulsado por intensas presiones de padres y profesores, persigue un fin bien definido: inculcar en los espíritus de los estudiantes la noción de la competitividad y seleccionar mediante exámenes rigurosos a los aspirantes más aventajados, desde que tienen tres años de edad hasta que ingresan en una universidad.

Los estudiantes del nivel primario que asisten normalmente a 30 horas semanales de clases durante 240 días al año, incluyendo los días sábados, visten obligatoriamente atuendo de corte militar aunque estén fuera de la institución educativa o sea día de asueto.

Cuando los alumnos ingresan al bachillerato las presiones aumentan y, en la práctica, desaparecen todas las preocupaciones y actividades que no vayan encaminadas a fortalecer las posibilidades de éxito en el examen de admisión a la universidad. Los estudiantes no viven para otra cosa que no sea superar ese examen, conocido como “examen del infierno”. Así, para mejorar su capacitación en las materias consideradas difíciles, el 40% de los alumnos del bachillerato asisten diariamente a clases nocturnas en academias privadas ad hoc llamadas “juku”, cuya colegiatura por 60 horas de clases al mes asciende a 250 dólares. El dicho popular respecto al examen de admisión a una de las 2,130 universidades del país, destaca que el estudiante aprueba si duerme por día cuatro horas, pero reprueba si duerme seis.

El gobierno y las grandes empresas japonesas alimentan esta competitividad y se guían por el prestigio (“efecto halo”) de las instituciones universitarias al seleccionar sus empleados.

La competencia rige también para los profesores del sistema educativo superior. Los docentes más capaces, que hayan realizado los mayores esfuerzos formativos y que cuentan con altas calificaciones ingresan al plantel académico de las mejores universidades y gozan en ellas las mejores remuneraciones del sistema.

De este modo, el estilo que se impone en la educación japonesa ha resultado particularmente efectivo para promover la disciplina, la tenacidad y la responsabilidad personales en lo que concierne a la calidad y eficiencia en el sistema educativo, así como también ha logrado establecer vínculos estrechos y fecundos entre los contenidos de la educación formal y las actividades productivas.

Anexos

Los niveles del sistema educativo japonés son:

Datos del Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón. Año Fiscal 2008

Tabla: Elaboración propia

Un estudiante obtendrá el “Título de grado” cuando se gradúe si cumple los siguientes criterios:

Estructura de la Universidad en Japón

Fuente Bibliográfica

– Ministry of Education, Culture, Sports, Science and Technology of the Japan.

– Nakajima, Takeshi: “El sistema Educativo Japonés”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rodriguez Asien Ernesché. (2012, mayo 17). Apuntes sobre el acceso a las universidades en Japón. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/apuntes-sobre-el-acceso-a-las-universidades-en-japon/
Rodriguez Asien, Ernesché. "Apuntes sobre el acceso a las universidades en Japón". GestioPolis. 17 mayo 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/apuntes-sobre-el-acceso-a-las-universidades-en-japon/>.
Rodriguez Asien, Ernesché. "Apuntes sobre el acceso a las universidades en Japón". GestioPolis. mayo 17, 2012. Consultado el 18 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/apuntes-sobre-el-acceso-a-las-universidades-en-japon/.
Rodriguez Asien, Ernesché. Apuntes sobre el acceso a las universidades en Japón [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/apuntes-sobre-el-acceso-a-las-universidades-en-japon/> [Citado el 18 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 31029865@N06 en Flickr
DACJ