Vínculos 2.0: Internet, vínculos personales y redes sociales

  • Tecnología
  • 3 minutos de lectura

El crecimiento de las redes sociales en Internet, ubica a las relaciones interpersonales en el centro de la escena y nos convoca a reflexionar sobre los vínculos y su relación con la actual tecnología.

Las redes sociales en Internet avanzan a pasos agigantados.

La Web 2.0 y la Web 3.0 hacen de Internet un poderoso medio de comunicación e interacción social, la tecnología permite además su portabilidad

“Compartida la vida es más”, dice una publicidad: en el espacio virtual, hoy se crean, se deshacen o se mantienen las relaciones interpersonales. Los vínculos se muestran como constituyendo parte del capital personal.

Un encuentro virtual se puede transformar en presencial, un debate en las redes convertirse rápidamente en movilización y viceversa, cualquier evento personal o social adquiere rápidamente visibilidad. En un ensamble en el cual, tanto virtual/presencial, como público/privado, aparecen íntimamente relacionados, los vínculos personales adquieren centralidad.

La metáfora del mundo interconectado se nos presenta en un universo en constante movimiento.

Globalización mediante, son frecuentes los viajes laborales o de estudio, los cambios de trabajo, de lugar de residencia y las  migraciones.

Las relaciones personales sufren el impacto: distanciamiento físico, necesidad de adaptarnos a la nueva situación, convivir en culturas diversas. Los cambios nos obligan a recrear nuestro entramado vincular, requiriendo su cuota de elaboración y esfuerzo. La fluidez pareciera signar las relaciones interpersonales.

La otra cara de este fenómeno, es que la tecnología nos permite, estudiar y trabajar sin movernos de casa, seguir conectado con familia o amigos distantes, reencontrarnos con familiares o ex – compañeros de estudio o trabajo, encontrar un amor o una amistad en la web.

En el marco de la fluidez de las relaciones interpersonales, Internet posibilitaría, un grado de permanencia, continuidad y extensión, hasta ahora impensable.

Claro es que, “todos juntos, todo el tiempo y en todos lados” o el “mundo ilimitado” como reza la publicidad, conlleva un esfuerzo adicional a la hora de querer tomar distancia o tiene el riesgo de encontrarnos en una reunión social y cada cual conectado a su celular.

El problema radica allí en el “todos” y en el “ilimitado”: el uso de la tecnología abre un mundo de posibilidades nuevas cuando, a diferencia de los imperativos, se sostiene en la elección personal. Excluyendo el “todos” podemos pensar y  elegir con quién, cuándo y cómo  relacionarnos.

En materia de redes sociales, cabe también pensar en potenciales usos, destacando que el concepto de red social es más amplio que el de su implementación virtual

Una red social es un sistema abierto de intercambio dinámico entre distintos colectivos sociales (familia, equipo de trabajo, barrio, organización, etc.) que posibilita potenciar los recursos que dichos colectivos poseen para la resolución de problemas o la satisfacción de necesidades (Dabas/ Perrone, 1999)

En este caso, se piensa la red social como un nuevo paradigma de interacción social en las que podrían prevalecer las relaciones de horizontalidad, la participación activa, la colaboración mutua, la innovación y la creatividad.

Desde el ámbito de la salud, numerosos estudios destacan la importancia tanto de alentar el  trabajo en red de los equipos de salud  como así también de la importancia de los vínculos, en la salud de cada persona: “Existe evidencia comprobada de que una red personal estable, sensible, activa y confiable protege a las personas de las enfermedades, actúa como agente de ayuda y derivación, afecta la pertinencia y la rapidez de la utilización de los servicios de salud, acelera los procesos de curación y aumenta la sobrevida, es decir, es salutogénica.” (Sluzki, 1996).

Desde hace ya bastante tiempo que se sabe de la importancia de los vínculos en la constitución subjetiva: el ser humano es impensable sin  la asistencia ajena, que no solo posibilita su entrada en el mundo social y del lenguaje, sino que lo sostiene en él, a lo largo de la vida.

Hoy, la fluidez en las relaciones interpersonales  y las redes sociales, hacen que la dimensión vincular adquiera una mayor centralidad y diversidad.

Amerita pensar en nuestros vínculos y encontrar las modalidades personales adecuadas de la relación singular/plural en un mundo interconectado y en permanente movimiento.

Para  los que trabajamos en el campo de la salud mental, la problemática vincular  está a la orden del día y requiere de múltiples y novedosas herramientas tanto para pensarla como para abordarla.

Bibliografía

  • Dabas Elina y Perrone Nestor, Redes en Salud, Buenos Aires, 1999
  • SLUZKI, Carlos, La red social: Frontera de la práctica sistémica, Gedisa, Barcelona, 1996.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Traktenberg Liliana. (2013, agosto 20). Vínculos 2.0: Internet, vínculos personales y redes sociales. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/vinculos-2-0-internet-vinculos-personales-y-redes-sociales/
Traktenberg, Liliana. "Vínculos 2.0: Internet, vínculos personales y redes sociales". GestioPolis. 20 agosto 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/vinculos-2-0-internet-vinculos-personales-y-redes-sociales/>.
Traktenberg, Liliana. "Vínculos 2.0: Internet, vínculos personales y redes sociales". GestioPolis. agosto 20, 2013. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/vinculos-2-0-internet-vinculos-personales-y-redes-sociales/.
Traktenberg, Liliana. Vínculos 2.0: Internet, vínculos personales y redes sociales [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/vinculos-2-0-internet-vinculos-personales-y-redes-sociales/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de stuckincustoms en Flickr