Factores de quiebra en una empresa

En la actualidad existen muchos factores que son causa del fracaso de numerosas empresas, datos estadísticos muestran  que los años mas difíciles dentro de una sociedad  lucrativa son los primeros cinco años, muchas de ellas no alcanza a cumplir su primer año y tan solo el 5% llega a trascender más de 5 años,  en el presente ensayo se abordaran las principales causas que contribuyen a que un negocio no tenga el éxito esperado, hoy en día existe miles de empresas y muy pocas son las que tienen el dominio en el mercado, ¿qué pasa en México? y tal vez esa pregunta no sea de gran importancia sino ¿qué se puede hacer para evitar que las compañías vallan a la quiebra? ya que es la inversión la que  permite el desarrollo social, y la estabilidad económica en el país.

Desarrollar una empresa no es una tarea sencilla, la cimentación, las bases y las ideas deben ser muy claras, hacer una empresa no es decidir a las carreras o solo por la idea de generar  lucro, sino seguir una serie de pasos que hagan caminar a la empresa y llevarla a descubrir el verdadero sentido de su creación, algunos analistas de este tipo de situaciones hacen mención a puntos muy importantes que abordaremos.

1. Crear una empresa por las malas razones

Creen que la única razón para empezar su propia empresa radica en querer hacer mucho dinero?

2. La mala gestión de empresa

Millones de estudios acerca de la quiebra de empresa estipulan una pobre gestión por parte del propietario o gestor como una de las causas de fracaso más comunes.

3. La insuficiencia de capital

Un error fatal común para numerosas empresas en camino a la quiebra es tener un capital de trabajo insuficiente en los primeros meses de operación.

4. Ubicación, ubicación, ubicación

La ubicación es esencial para el éxito de su empresa, y considerando que un buen lugar estratégico podrá permitirle a una empresa en dificultades sobrevivir y prosperar.

5. La falta de planificación

Cualquiera ya fue responsable de un acontecimiento importante que tuvo éxito sabe que sin una atención cuidadosa, una planificación estratégica y trabajo encarnizado, no tendrán ningún futuro.

6. Crecimiento desmesurado

Una de las principales causas de la quiebra de empresa radica en un desarrollo o crecimiento excesivo que se produce a menudo cuando los propietarios de empresas confunden el éxito con la rapidez.

7. Ningún sitio Web

Por otro lado, si tienen una empresa hoy en día, deben absolutamente tener un sitio Web para su credibilidad, su marketing y su manera de comunicarse.

Los puntos expuestos anteriormente son de gran importancia y tomarlos en cuenta al crear una empresa es de mucha ayuda, crear una empresa con la idea de hacer dinero impide el crecimiento, la mala gestión de una empresa hará que la empresa tome un camino equivocado, tomando en cuenta que el personal en la empresa es el recurso más importante, es necesario contar con el suficiente capital de trabajo que permita solventar necesidades como sueldos y salarios, proveedores, etc.

Así también una empresa debe ubicarse en puntos estratégicos que sean atractivo s al público, una buena ubicación permite una mejor accesibilidad al cliente, la infraestructura de la empresa es muy importante y debe ser adecuada a diferentes giros de las empresas. Tener una buena planificación permitirá ver más allá de las barreras, los escenarios son importantes para los cambios que  pueda llevarse al cabo.

Y como anteriormente se menciona en el texto los sitios web, que yo llamaría publicidad, toda empresa debe tener publicidad, esto hace que sea mejor conocida, recomendada, da credibilidad y hace eficiente la manera de comunicarse.

No olvidar que el mercado es cambiante, así como se dan los cambios de moda el ser humano tiende a estar en constante transformación, y nunca debemos olvida que innovar permitirá desarrollarnos y estar actualizados a las necesidades o gustos del público, esto hará que sea una empresa en movimiento y no se estanque.

La inexperiencia puede llevar a cometer errores graves, el  50% de las empresas quiebran por falta de ventas, 45% por problemas financieros y el 5% por problemas administrativos, y esto sucede cuando los problemas de ventas no son tratados oportunamente o de manera adecuada, y por consiguiente llevan a problemas financieros, los análisis financieros no son los adecuados, los apalancamientos, y los costos de deuda son mayores a las ganancias, los cuales provocan una mayor complicación y se hace difícil rescatar del fracaso a la empresa, he aquí la importancia de  estar actualizados en cuanto al producto que se ofrece, la innovación, la tecnología, los estudios de mercado, los análisis financieros, son hoy en día muy importantes para llegar al éxito.

Falta de flexibilidad

“Muchos negocios quiebran debido a que sus dueños no tienen la suficiente flexibilidad para hacer cambios cuando éstos son necesarios.

Muchos empresarios no toman muy en cuenta los cambios que se dan en el mercado o, en todo caso, no aceptan que su negocio está en mal camino, y es necesario cambiar el rumbo. Y, lo que es peor, cuando son conscientes de ello, no tienen la capacidad para enrumbar correctamente su empresa” (economia)

Una empresa debe tener cierto grado de flexibilidad, tomar caminos equivocados suele suceder en la mayoría de las empresas pero realizar los cambios adecuado no siempre sucede, existen empresas que su rigidez no les permite conocer oportunidades, la resistencia al cambio hace que estas lleguen al fracaso, diversos factores impiden su innovación, como ejemplo, cultura, tradición, gerentes que no permiten la flexibilidad.

Los puntos abordados anteriormente son sin duda causas de malos resultados que impiden el crecimiento sano en una compañía ,ahora analizaremos algunas de las soluciones que podemos dar a los malos resultados obtenidos.

1. Detectar las primeras señales de que algo va mal

Es fundamental atajar el problema cuanto antes. En el momento en que la empresa comienza a tener pérdidas, falta de liquidez o descenso en el número de clientes, hay que ponerse manos a la obra para descubrir de dónde provienen las dificultades e intentar solventarlas.

Dejarlo para más adelante solo hace que las complicaciones crezcan y cuando el empresario quiera solucionarlas, quizá sea demasiado tarde.

2. Aceptar que la sociedad ya no es la misma que hace unos años

La sociedad, con sus usos y gustos, ha cambiado y es muy probable que las estrategias que llevaron a una empresa al éxito no sirvan en la actualidad.

Hay que abandonar esas pautas y seguir otras diferentes, detectar dónde está el negocio, partir de lo que hace la empresa y ver en qué puede cambiar su producto, lo que ofrece, innovar para plegarse a las necesidades actuales del mercado.

3. Estudiar cómo es el cliente hoy

Tampoco los españoles son como antes de la crisis. El paro, la reducción de ingresos y un futuro incierto han hecho que el consumo se reduzca de manera extraordinaria. Quienes antes compraban sin temor, hoy miran cada gasto con lupa.

Hay que detectar qué quieren, cuánto están dispuestos a pagar, de qué prescindirían… para así replantearse la estrategia de negocio.

4. Aceptar diversas opiniones

En un momento en que todo está en continuo cambio, es muy importante dejarse asesorar. Las organizaciones empresariales, mediante reuniones y cursos, pueden dar claves muy importantes para sacar adelante un negocio.

También es relevante ver cómo otras compañías han remontado en una situación precaria. Los periódicos económicos y los informativos de televisión suelen poner ejemplos de empresas que, con técnicas muy sencillas, han sabido reorientar su negocio. En muchos casos, es posible aplicar estas pautas en la propia empresa.

Y no menos importante es la opinión que puedan aportar los trabajadores. Ellos están en contacto día a día con los clientes, con el producto y saben bien lo que quiere el ciudadano y cómo mejorar las ventas.

5. Prescindir de lo superficial

Muchas veces la empresa tiene infraestructuras que apenas utiliza, locales mal situados a los que acude muy poca gente, teléfonos de empresa innecesarios para los empleados, trabajo mal repartido, elevadas dietas por comidas, es cliente de un banco que le cobra muchas comisiones, etc. Si el empresario logra deshacerse de lo superfluo, es posible ahorrar un dinero que puede dedicarse a cosas más importantes.

6. Elaborar una nueva estrategia de negocio

Con toda esta información (cómo son los clientes en la actualidad, qué piden, qué necesitan, etc.) el empresario debe elaborar nuevas estrategias, cambiar cuando sea necesario…

Para ello también hay que ver el capital con el que cuenta la compañía. Estas modificaciones no siempre tienen que ser profundas. A veces, bastan cambios pequeños sirven para dar un nuevo aire al negocio. Dirigirse a otros clientes o renovar el establecimiento si está de cara al público son transformaciones que pueden dar un nuevo empuje a la empresa.

7. Apostar por el teletrabajo

Cuando el tipo de negocio lo permita, puede ser una buena idea que los empleados realicen la mayor parte de su jornada laboral desde casa. Algunas empresas optan por que los trabajadores solo vayan a la oficina uno o dos días y el resto del tiempo ejerzan sus funciones a distancia.

Además de que el teletrabajo suele ser positivo para los empleados, supone un ahorro para la empresa en electricidad, calefacción, pluses de transporte e incluso puede trasladarse a locales más pequeños. Según algunos estudios, aumenta la productividad.

8. Ofertas impactantes

De manera temporal, las ofertas pueden servir para reflotar el negocio.

Hay empresas al borde de la quiebra que han bajado mucho el precio de sus productos, sin disminuir la calidad, y han logrado no solo capear el temporal, sino aumentar sus ventas y generar puestos de trabajo.

9. Darse a conocer tras los cambios realizados

De nada sirve la nueva estrategia, las ofertas o la renovación del local, si la gente no sabe que la empresa ha cambiado. Mediante acciones de marketing y publicidad se puede informar al público sobre las novedades, la bajada de precios, el nuevo producto que se ofrece…

Estas promociones no siempre tienen por qué ser demasiado costosas. Cuando el negocio está a pie de calle, se puede utilizar el propio local para dar esta información al ciudadano. Las cuñas radiofónicas o el reparto de folletos también suelen ser eficaces.

10. Utilizar las nuevas tecnologías y las redes sociales

Internet es una herramienta muy útil para dar a conocer el negocio. Hoy en día, muchas personas consultan a través de la Red la información que antes buscaban en las guías telefónicas.

Tener una página web atractiva y clara es muy importante para cualquier tipo de negocio. Además, estar en las redes sociales es un punto a favor de las empresas, que pueden promocionarse de manera casi gratuita”. (Izquierdo, 2012).

Sin duda alguna estos son recomendaciones muy importantes para tener éxito en una empresa, no olvidando que es indispensable un buen estudios de mercado, tener un plan de negocio que nos permita tener una mejor visión de los cambios que se dan en la sociedad, así también hacer un análisis de prevención de riesgos y un análisis financiero efectivo que permita el desarrollo en la empresa.

Bibliografía

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Burguete Padilla Eduardo. (2013, febrero 28). Factores de quiebra en una empresa. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/factores-quiebra-empresa/
Burguete Padilla, Eduardo. "Factores de quiebra en una empresa". GestioPolis. 28 febrero 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/factores-quiebra-empresa/>.
Burguete Padilla, Eduardo. "Factores de quiebra en una empresa". GestioPolis. febrero 28, 2013. Consultado el 29 de Julio de 2015. http://www.gestiopolis.com/factores-quiebra-empresa/.
Burguete Padilla, Eduardo. Factores de quiebra en una empresa [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/factores-quiebra-empresa/> [Citado el 29 de Julio de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de joeshlabotnik en Flickr