Siete consejos para alcanzar la “Alquimia del Éxito”

  • Autoayuda
  • 4 minutos de lectura

¿Alguna vez te has preguntado que es el éxito en realidad y porque todos los humanos en este planeta sin importar la raza o cultura quisieran obtenerlo pero solo unos pocos pueden tocarlo?

Yo escuche una vez que los éxitos son la culminación de los propósitos creados con intento. Y realmente pensé-“eso es algo sumamente fácil de concretar”, solo tenemos que procurar finalizar lo que empezamos y ya… ¡eso es todo!!!.

Pero luego leí en la autobiografía de Albert Einstein que él decía “no trates de ser un hombre de éxito, procura ser un hombre de valores”. Fue ahí cuando realmente entendí que no hay nada más difícil que tratar de obtener algo que realmente no entendemos de que se trata.

Esta es la gran alquimia del éxito, que para que funcione debes no solo entender y cultivar cada ingrediente, pero debes también ponerlo todo en la práctica, de otra manera se convertirá en tan solo una estéril receta.

También recuerda que todo es alcanzable en la vida solo se requiere entendimiento, paciencia y una inquebrantable voluntad.

1- Hay un simple pero poderoso elemento que tendríamos que saber cómo recapitular en el momento que tratamos de cumplir nuestros propósitos.

Este elemento fundamental será la mayor motivación para focalizar tu atención ayudándote a moldear tus creaciones. Este gran elemento es la llamada Visión.

Recapitular La Visión que alguna vez tuviste acerca de tu proyecto será uno de los factores principales de esta alquimia.

Esta visualización será la semilla principal que le dará forma a tus sueños y es desde esta semilla que tu visión se materializara en tu realidad cotidiana.
Así que haz una pausa de tanto en tanto, identifica cada detalle de tu visión y visualiza el propósito más elevado de tu proyecto y crea…

2- El segundo elemento tienen todo que ver con tratar de eliminar esos hábitos mentales de boicotear nuestros proyectos y entrenarnos mentalmente a Creer fielmente en nuestras visiones y en nuestras acciones para conseguirlo.

Escuchaste bien, dije “entrenarnos”, “aprender a”, “educarnos para”. Esto es sumamente importante de entenderlo, aplicarlo y realmente saber cómo nuestros pensamientos afecta todo nuestro entorno. Y ser consciente de que si hay una tendencia mental de dudar, temer, boicotear, entonces saber también que somos capaces de aprender a Creer en nuestro instinto, Creer en el camino, Creer en nuestra visión.

Este ingrediente puede realmente determinar el suceso de los resultados en esta alquimia. Aprender a confiar, a Creer en ti.

3- Ahora que tú reconoces los detalles de tu propia visión y crees fielmente en ella, vamos agregar un ingrediente que es el eslabón más claro que une esa visión a este plano físico para empezar a materializar nuestros proyectos.

Este elemento se lo denomina Intento. Ahora hay una línea muy fina que separa dos clases de intenciones. Las dos tienen que ver con la acción que tú tomes, pero hay acciones que son ejecutadas por el intento del ego y otras que son ejecutadas por el intento del corazón. Y si tu realmente quieres encontrar los verdaderos éxitos entonces tendrás que utilizar en la medida justa las intenciones para obtenerlo y la inteligencia para mantenerlo. “Piensa con el corazón, siente con la cabeza”.

4- La calidad de vida de las personas esta directamente proporcionada al compromiso y a la excelencia con los proyectos que uno elija concretar. “V. Lombardi”.

El cuarto elemento para agregar y asegurar en esta alquimia es indudablemente el Compromiso que tengamos con esas visiones que queremos materializar. Yo diría que es imperativo chequear los niveles de serios compromisos que nosotros tengamos no solo mental y físico, pero espiritual y emocional también con aquello que queremos concretar.

Recuerda que los compromisos no son nada más tus creencias puestas en práctica consistentemente.

5- El quinto elemento en esta alquimia del éxito es el que diferencia a un trabajador común de un verdadero emprendedor, visionario y líder. Este sagrado ingrediente se lo llama también “el precio de los grandiosos”, “la moral divina” este elemento a agregar es la irrefutable Responsabilidad.

Porque una cosa es ser responsable por llegar a hora a tu trabajo, pero otra es ser absolutamente responsable por tu destino. Este es uno de los más importante componentes en esta fórmula. Si tú realmente comprendes que eres tú el gran artista creativo de tu realidad, entonces también entiendes que no hay nadie a quien echar la culpa por nuestras malarias y que no queda otra que hacernos cargo de las situaciones. El de ver las dificultades como meros desafíos es el camino de los fuertes, es el camino de los líderes, es el camino de los éxitos. Se responsable.

6- Para aprender cosas nuevas en la vida tendremos a veces que pasar primero por el proceso de desaprender o de abandonar viejos hábitos.

Bueno, el sexto elemento en esta alquimia tiene que ver con educarnos a crear conductas sistemáticas que finalmente nos guíen a la evolución de nuestros proyectos. En otras palabras debemos aprender a generar nuevos hábitos que beneficien a nuestra creación y practicarlos con consistencia. O sea crear y respetar una clara y sagrada Disciplina.

La disciplina es la poción fundamental que trasmutara obstáculos en meta, visión en creación, sueños en posibilidades concretas. Las intenciones nos llevan a las acciones, el compromiso nos mantiene en movimiento, y la disciplina nos permite seguir el proceso.

7- Ya tenemos algunos de los principales ingredientes para empezar a cocinar esta receta alquimista para conseguir los éxitos, solo necesitamos un elemento que nos ayudara a mezclar y unir las partes. Ahora te voy a mostrar cómo podremos lograr esta sagrada formula concentrando toda nuestra atención en este mágico elemento. Pero para que realmente entiendas la importancia de este, voy a compartir contigo alguno de los significados del origen de este ingrediente. Entre otro de lo llama “punto de cocción”, “punto convergente”, “lugar del fuego”, “hoguera”, “lumbre”. De lo que estoy hablando es del Foco. El foco es uno de las más poderosas habilidades que tú puedes desarrollar al máximo y cocinar lo que quieras. Enfoca tu atención donde tú quieres que tu realidad se encuentre.

  1.  Visión como la realización de tus propósitos.
  2.  Las creencias que solidifican tu postura.
  3.  Las Intenciones como los firmes pasos para la materialización.
  4.  El compromiso como la determinación para llegar a tu propósito.
  5.  La Responsabilidad como el reconocimiento de ti como tu propio maestro.
  6.  La disciplina como el estoicismo a los grandes logros.
  7.  El foco como el creador constante de tu propia realidad.

Estos son algunos de los más simples y poderosos elementos en esta alquimia del éxito, pero recuerda que los verdaderos alquimistas siempre encuentran sus propias maneras… experimenta…encuéntrala.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Lunarello Melina. (2010, mayo 21). Siete consejos para alcanzar la “Alquimia del Éxito”. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/siete-consejos-para-alcanzar-la-alquimia-del-exito/
Lunarello, Melina. "Siete consejos para alcanzar la “Alquimia del Éxito”". GestioPolis. 21 mayo 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/siete-consejos-para-alcanzar-la-alquimia-del-exito/>.
Lunarello, Melina. "Siete consejos para alcanzar la “Alquimia del Éxito”". GestioPolis. mayo 21, 2010. Consultado el 20 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/siete-consejos-para-alcanzar-la-alquimia-del-exito/.
Lunarello, Melina. Siete consejos para alcanzar la “Alquimia del Éxito” [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/siete-consejos-para-alcanzar-la-alquimia-del-exito/> [Citado el 20 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kaptainkobold en Flickr
DACJ