Sistemas de innovación tecnológica como motor del crecimiento económico

Introducción

En la actualidad, la innovación es un factor de competitividad de las empresas, de hecho, en algunos sectores, la innovación se ha convertido en un factor imprescindible de supervivencia. Sin embargo para algunas empresas de menor tamaño, la innovación es sinónimo de complejidad y desconocimiento, tendiéndose a pensar que es exclusivo de grandes empresas.

Un sistema de innovación debe servir para analizar la adaptación de los territorios a las nuevas situaciones tecnológicas e industriales y tiene que ser un instrumento para planificar, dinamizar y hacer competitivos los territorios mediante la interacción, movilización y regulación de recursos e infraestructuras. Así un sistema de innovación competitivo es aquel que muestra habilidades para conseguir éxitos que gratifiquen una mejora del nivel de vida de la sociedad.

En las próximas páginas se tratará de precisar los conceptos de “sistema de innovación”, y a continuación se describe el Sistema de Innovación y se analizan los diversos organismos, entidades, o instituciones con capacidad para mantener o potenciar unas relaciones más estrechas y eficientes entre los diferentes elementos que integran un sistema o red de innovación.

Sistemas de innovación

El fenómeno económico conocido como globalización está obligando a una gestión de la Innovación tecnológica a innovar, lo que significa que la empresa, con independencia de su tamaño y ubicación, debe ser capaz de diseñar y utilizar eficazmente estrategias tecnológicas basadas en el conocimiento de un conjunto de instrumentos de gestión de sus recursos tecnológicos que le permitan conocer con la mayor exactitud posible cuáles son los avances tecnológicos de sus competidores para posicionarse de la mejor manera posible, mediante la incorporación de nuevas tecnologías a sus productos y procesos, en la batalla de la competitividad.

La innovación en los negocios se consigue de diferentes maneras. Pueden ser desarrolladas por modificaciones realizadas en la práctica del trabajo, por intercambios y combinaciones de experiencia profesional y de muchas otras formas. En ambos casos, las innovaciones suelen documentarse y protegerse mediante patentes u otro esquema de propiedad intelectual.

Innovación significa literalmente “novedad” o “renovación”. La palabra proviene del latín innovare. En el uso coloquial y general, el concepto se utiliza de manera inespecífica en el sentido de nuevas ideas e inventos y su implementación económica. En el sentido estricto, en cambio, se dice que de las ideas solo pueden resultar innovaciones luego de que ellas se implementan como nuevos productos, servicios o procedimientos y que realmente encuentran una aplicación exitosa imponiéndose en el mercado, a través de la difusión.

En economía, (Schumpeter) fue quien introdujo este concepto en su “teoría de las innovaciones”, en la que lo define como el establecimiento de una nueva función de producción. La economía y la sociedad cambian cuando los factores de producción se combinan de una manera novedosa. Sugiere que invenciones e innovaciones son la clave del crecimiento económico y quienes implementan ese cambio de manera práctica son los emprendedores.

También se utiliza el concepto de innovación en las ciencias humanas y en la cultura. La búsqueda a través de la investigación de nuevos conocimientos, las soluciones o vías de solución artísticas suponen curiosidad y placer por la renovación.

La innovación, según el (Diccionario de la Real Academia Española), es la “creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado.”

Las innovaciones pueden distinguirse según la forma de su surgimiento:

  • innovación cerrada (Closed Innovation), donde los innovadores se encuentran solamente dentro de una organización) e
  • innovación abierta (Open Innovation), donde las organizaciones de un mundo crecientemente diversificado con el conocimiento internacionalmente disperso ya no pueden quedarse solamente con su propia fuerza innovadora, sino que están cada vez más supeditados a la integración y utilización de informaciones y competencias externas).

También se clasifican de acuerdo a su grado de “novedad”. Aquí se considera la combinación entre el propósito del objeto o producto y los medios con los que se alcanza ese propósito. Si una innovación alcanza valores altos en ambas dimensiones, se habla entonces de una innovación radical, disruptiva o revolucionaria.

(Pavón, 1997) El sistema de innovación se define como “el conjunto de elementos que, en el ámbito nacional, regional o local, actúan e interaccionan, tanto a favor como en contra, de cualquier proceso de creación, difusión o uso de conocimiento económicamente útil”. Admitido que la innovación tiene lugar dentro de un sistema, es necesario para su estudio determinar cuáles son los elementos que lo componen y cuáles son las relaciones que se establecen entre ellos y sus consecuencias favorables o desfavorables para la innovación.

Los agentes o subsistemas que componen este modelo de sistema de innovación son, además de la empresa, las administraciones públicas, en sus diferentes niveles, las infraestructuras de soporte a la innovación y el entorno, constituido por un amplio conjunto de instituciones que no enfocan específicamente su actividad a la innovación, pero sin las cuales ésta sería imposible o mucho menos eficaz. Ejemplos de estas instituciones son el sistema educativo, el sistema financiero, las infraestructuras comerciales y, por supuesto, el mercado.

Un sistema de innovación local es una concentración espacial de empresas que se combinan y coordinan para crear nuevos productos y/o servicios en una específica línea de negocio. Los sistemas de innovación local están fuertemente basados en el concepto de clúster.

El tipo de empresas incluye a empresas unidas por una cadena de valor e instituciones no mercantiles como universidades, institutos de investigación y formación, asociaciones empresariales, gobiernos regionales o locales, etc.

Las evidencias sugieren que hay algo distintivo y sistémico sobre innovación como fenómeno localizado, donde la combinación entre proximidad física, transacciones repetidas, historia compartida y la forma de ver el entorno produce resultados que no pueden ser predecibles por otro tipo de sistemas de innovación. Cobra una especial importancia, además, la presencia de emprendedores, mano de obra y capital sectorialmente especializados.

Sistemas de innovación tecnológica

La gran complejidad de los procesos innovativos, y los disímiles factores que intervienen en el mismo, enmarcados en cambios sociales, económicos y medio ambientales que se han suscitado a escala mundial, ha dado lugar a que un creciente número de países haya extendido la noción del tradicional Sistema de Ciencia y Tecnología hacia la conceptualización de nuevos sistemas que no sólo comprenden el alcance de los anteriores, sino que amplían sus fronteras y campo de acción a otros entornos y actores de la vida económica y social, cuya participación explícita hace más efectivo el proceso de innovación. Estos nuevos enfoques han traído consigo la introducción de la denominación, en numerosos países, de Sistema Nacional de Innovación. (Escobar, 2000).

El objetivo general de los Sistemas Nacionales de Innovación es el desarrollo sostenible y equitativo, dentro de una estrategia que combina la territorialidad de la nación y sus regiones con las posibilidades que brinda el concierto internacional, centrando, más que nunca, el éxito del fenómeno innovativo en el quehacer de la empresa productora de bienes y servicios. (Escobar, 2000)

En este contexto nace la necesidad de gestionar la innovación y la tecnología y no dejarlas como procesos espontáneos. Generalmente aunque se han tratado de separar ambas expresiones se utilizan indistintamente, ya que sus fronteras no están perfectamente delimitadas y se intenta reunir bajo una sola denominación todos los temas referentes a la optimización del uso de la tecnología en la empresa. (Valls, 2000).

La integración de la gestión tecnológica y su carácter estratégico ha sido resaltada por (Hidalgo, 1997) como “el proceso orientado a organizar y dirigir los recursos disponibles tanto humanos como técnicos y económicos con el objetivo de aumentar la creación de nuevos conocimientos, generar ideas que permitan obtener nuevos productos, procesos y servicios o mejorar los existentes y transferir esas mismas ideas a las fases de fabricación y comercialización”.

Conclusión

La innovación es un sistema que tenemos que manejar día a día debemos de saber y estar actualizados a las demandas y a las nuevas tecnologías que nos ofrece; capacitarnos para crear un mejor sistema de innovación, sin embargo, para que una empresa logre capitalizar sus experiencias de aprendizaje y convertirlas en procesos y productos nuevos o mejorados, necesita de un entorno institucional capaz de ofrecer servicios tecnológicos, programas de fomento, flujos de conocimiento, redes de cooperación con otros agentes, entre otros incentivos.

El concepto de sistema de innovación está en pleno desarrollo y se presenta como un instrumento sumamente útil para entender el desenvolvimiento de las economías, especialmente en un contexto en el cual el conocimiento es el motor central de crecimiento económico.

Así, al partir de la premisa de que la innovación es base de la competitividad y de la creación de nueva riqueza, muchos formulan sus políticas de ciencia, tecnología e innovación, con el objeto de asegurar condiciones institucionales para asegurar nuevas formas de producción, difusión y apropiación del conocimiento, y nuevos mecanismos de transferencia de tecnología y de aceleración de capacidades de innovación.

Bibliografía

  • (1984), E. B. Gestión de la Innovación Tecnológica.
  • (Freeman, 8., Lundvall, 9., Nelson, 9., & 93).
  • Diccionario de la Real Academia Española.
  • Escobar. (2000).
  • Freeman. (1987).
  • Hidalgo, P. e. (1997).
  • Pavón, J. e. (1997). Gestión e Innovación. Un enfoque estratégico.
  • Valls, E. &. (2000).
  • www.google.com. (s.f.). Recuperado el 16 de mayo de 2013, de wilkipedia.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Zenteno Abarca Malinali Guadalupe. (2013, mayo 24). Sistemas de innovación tecnológica como motor del crecimiento económico. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/sistemas-de-innovacion-tecnologica-como-motor-del-crecimiento-economico/
Zenteno Abarca, Malinali Guadalupe. "Sistemas de innovación tecnológica como motor del crecimiento económico". GestioPolis. 24 mayo 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/sistemas-de-innovacion-tecnologica-como-motor-del-crecimiento-economico/>.
Zenteno Abarca, Malinali Guadalupe. "Sistemas de innovación tecnológica como motor del crecimiento económico". GestioPolis. mayo 24, 2013. Consultado el 9 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/sistemas-de-innovacion-tecnologica-como-motor-del-crecimiento-economico/.
Zenteno Abarca, Malinali Guadalupe. Sistemas de innovación tecnológica como motor del crecimiento económico [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/sistemas-de-innovacion-tecnologica-como-motor-del-crecimiento-economico/> [Citado el 9 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de superkas83 en Flickr