Rol de los juristas como profesores universitarios en Cuba

  • Otros
  • 12 minutos de lectura

Resumen

La educación es el instrumento por excelencia en la búsqueda de la igualdad, el bienestar y la justicia social. Con la llegada del nuevo siglo, nuestra educación se plantea nuevos desafíos en cuanto a la adquisición de conocimientos en un mundo donde la información se multiplica diariamente así como el reto que supone una época de globalización de la cultura, y vinculado a esto, el problema de la formación de valores que avalen un ciudadano íntegro con un elevado componente ético y una comprensión política del mundo en que vive.

El presente trabajo analiza el rol de los juristas como profesores universitarios en este nuevo escenario, pues resulta esencial para cumplir nuestro objetivo de la formación integral de los estudiantes. Su labor como docentes se convierte en un área de resultados claves en la cual responde por los logros alcanzados en el desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje. Podemos apreciar que se hace necesario no solamente un cambio institucional si no un cambio de mentalidad que desarrolle un jurista que se desempeñe como un profesor capaz de dirigir consecuentemente dicho proceso, convirtiéndose en un facilitador del mismo, y un estudiante que cada vez más construya su propio conocimiento.

La educación es el instrumento por excelencia en la búsqueda de la igualdad, el bienestar y la justicia social. Con la llegada del nuevo siglo, nuestra educación se plantea nuevos desafíos en cuanto a la adquisición de conocimientos en un mundo donde la información se multiplica diariamente así como el reto que supone una época de globalización de la cultura, y vinculado a esto, el problema de la formación de valores que avalen un ciudadano íntegro con un elevado componente ético y una comprensión política del mundo en que vive.

El presente trabajo analiza el rol de los juristas como profesores universitarios en este nuevo escenario, pues resulta esencial para cumplir nuestro objetivo de la formación integral de los estudiantes. Su labor como docentes se convierte en un área de resultados claves en la cual responde por los logros alcanzados en el desarrollo del proceso de enseñanza aprendizaje. Podemos apreciar que se hace necesario no solamente un cambio institucional si no un cambio de mentalidad que desarrolle un jurista que se desempeñe como un profesor capaz de dirigir consecuentemente dicho proceso, convirtiéndose en un facilitador del mismo, y un estudiante que cada vez más construya su propio conocimiento.

El gobierno cubano ha destinado en el sector de la educación recursos materiales y financieros, y realizado estrategias concretas en diferentes etapas desde los inicios de la Revolución, lo que nos ubica entre los países más avanzados en dicho sector en el mundo actual.

Uno de los problemas más significativos ha sido realzar el hecho de que la escuela cubana se ubicara en el centro como aglutinador de la educación en la comunidad. Las transformaciones que se han realizado en la educación superior cubana así lo demuestran: el proceso de extensión universitaria, el crecimiento de las universidades, el inicio de los cursos a distancia o enseñanza libre, y la tarea de la universalización.

El desafío de la universalización es el logro de una eficaz continuidad de estudios, a partir de un profundo compromiso social de los estudiantes en su formación universitaria, la distribución por municipios y el apoyo de los tutores y profesores. Todo lo cual permitió la asimilación de una matrícula masiva y la desconcentración de la Universidad en todos los municipios del país con la instauración de las Sedes Universitarias Municipales, que actualmente y tras una nueva reestructuración con la unificación de los centros formadores han pasado a ser los Centros Universitarios Municipales.

La investigación realizada con este trabajo tiene como Objetivo General Demostrar el rol de los juristas como profesores universitarios en la gestión educativa en las condiciones de la Nueva Universidad Cubana en la carrera de Derecho en el Centro Universitario Municipal de San Antonio de los Baños.

La UNESCO finalizando el siglo XX aprobó entre las misiones y funciones de la Educación Superior: la misión de educar, formar y realizar investigaciones, por lo que las universidades debían dedicarse a promover, generar y difundir conocimientos por medio de la investigación y, como parte de los servicios a prestar a la comunidad, facilitando así las competencias técnicas adecuadas para contribuir al desarrollo cultural, social y económico de las sociedades. Fomentando y desarrollando la investigación científica y tecnológica a la par que la investigación en el campo de las ciencias sociales, las humanidades y las artes creativas.

Nuestra política es la búsqueda de calidad, que se alcanza cuando nuestras instituciones son capaces en su proceso de gestión de integrar todas las funciones sustantivas e incorporar a todos sus actores sociales; teniendo en cuenta aquí la calidad de sus docentes, de sus programas, de sus métodos de enseñanza-aprendizaje, de sus estudiantes, de su infraestructura y la calidad de su entorno académico.

Estas funciones serían imposibles de desarrollar sin que el docente comprenda que es un actor principal dentro de los mismos. Es necesario tener en cuenta que la actividad del profesor no solo debe limitarse a su preparación profesional, científica y didáctica, sino también necesitan ejercitarse en realizar la gestión en la integración de los procesos universitarios que se desarrollan en las condiciones de la Nueva Universidad Cubana para de esta forma avalar la calidad del proceso de formación de profesionales con sentido de participación colectiva y responsabilidad individual.

La tendencia actual es la práctica de una orientación pedagógica determinada por la autonomía, la participación y el autocontrol en las escuelas sobre el papel dirigente del maestro o profesor. Los docentes, además de dominar la ciencia que explican, deben dominar las categorías esenciales, los componentes y leyes pedagógicas que rigen el proceso docente educativo, pudiendo tutelar este proceso como un todo, logrando así el objetivo propuesto. Se hace necesario potenciar la capacidad de liderazgo y el papel protagónico de todos los docentes, a partir de las condiciones y exigencias de los contextos en los que se encuentran los centros universitarios.

El CUM con sus particularidades dadas por el modelo pedagógico que se aplica y las diferentes fuentes de ingreso que tienen las carreras, se hace necesario que los colectivos pedagógicos expresen las peculiaridades del modelo y que precisen el compromiso de las mismas por la consolidación del trabajo que deben hacer los profesores en cada una para cumplir con los objetivos de la formación.

En el nuevo modelo pedagógico el profesor, cumple con un grado importante de autonomía relativa, las funciones generales y básicas de la dirección, planificando, organizando, regulando y controlando el proceso docente educativo, mediante el ejercicio de una influencia consciente sobre los colectivos estudiantiles y es por tanto también un dirigente de ese proceso en el que sus subordinados directos son los propios estudiantes.

El docente será siempre un dirigente de colectivos estudiantiles, donde se crea la dinámica de la enseñanza y el aprendizaje y cuya tendencia actual muestra la necesidad de lograr una interacción participativa entre el profesor y los estudiantes.

Se hace necesario entonces aproximarnos al concepto de estilo de dirección, identificándolo con la forma propia que imprime el dirigente a su trabajo y que marca su manera de guiar a sus subordinados, para conducirlos al cumplimiento de los objetivos. Es la forma de como el maestro o profesor como dirigente del proceso docente educativo, vincula la teoría con la práctica, y particulariza el modo como deben aplicarse los métodos y técnicas.

El estilo se asocia a la mayor o menor capacidad creadora del maestro o profesor, y a como este se proyecta en la interacción de su trabajo con el colectivo de estudiantes. Intervienen aquí la experiencia, edad, nivel científico y cultural, personalidad, carácter e inteligencia del que dirige.

El profesor requiere para su ejercicio, de la autoridad formal que indica que ha sido seleccionado y nombrado para el cargo y la moral que lo capacita para lograr con mayor facilidad los resultados educativos en los estudiantes, siendo esta última la que más influye en crear la condición de liderazgo.

Al hablar del liderazgo del maestro o profesor se hace mención a una situación social en la cual se ejercen ciertas relaciones de autoridad, basado en las capacidades, habilidades y cualidades de los líderes para influir, orientar y apoyar a los educandos en el cumplimiento de sus tareas, en el mejoramiento de sus relaciones sociales, en el desarrollo de sus potencialidades y en la satisfacción de sus necesidades tanto personales como sociales.

La autoridad del educador, hay que verla en la capacidad para servir a los demás, a los estudiantes y a la sociedad en general. Un profesor que es líder asume su misión y posee la voluntad de hacer lo que se debe hacer para facilitar la acción coordinada en beneficio del grupo estudiantil.

El profesor líder infunde confianza y cree en las capacidades de los estudiantes para que sea posible el funcionamiento del grupo estudiantil. La confianza genera responsabilidad, promueve la participación y desarrolla la creatividad. Por tanto, el líder no solo debe confiar en las personas sino ganarse la confianza de las mismas a través del buen ejemplo, la persistencia, el testimonio y el compromiso social.

Este trabajo se basa en la investigación realizada en el CUM de San Antonio de lso Baños, en la carrera de Derecho. Tras una encuesta inicial entre los alumnos y los profesores que conformaban el claustro se pudo diagnosticar inicialmente las fortalezas y debilidades dentro de la misma.

Se detectó como dificultad que incidía de forma negativa en el desarrollo del proceso docente que no todos los profesores eran graduados de la especialidad de Derecho, requisito este fundamental para trabajar en la docencia de la carrera.

Como fortaleza que en el claustro de profesores los graduados de la especialidad impartían la docencia en las asignaturas de las disciplinas relacionadas con sus perfiles ocupacionales, pues en nuestro claustro imparten clases juristas que trabajan en el Bufete Colectivo, la Fiscalía Municipal y la Dirección de Justicia. Además todos contaban con las categorías docentes de instructor, asistente y auxiliar.

Con el claustro de profesores se trazó una estrategia de trabajo que de forma sistemática conformaba la realización de actividades metodológicas de forma mensual, permitiendo desarrollar un proceso sistemático y organizado mediante el cual los juristas que se desempeñaban como profesores en ejercicio, se implicaban de manera individual o colectivamente en un proceso formativo que de forma crítica y reflexiva respalda la adquisición de conocimientos, destrezas y disposiciones que contribuyen al desarrollo de su competencia profesional. Para esto se desarrollaron clases metodológicas demostrativas, actividades relacionadas con la formación de valores y se analizaron los objetivos de trabajo para el próximo curso escolar, todas estas actividades estaban en función de contribuir a un mejor desarrollo del proceso docente educativo.

Con este trabajo inicial se demostraron las potencialidades y capacidades de los juristas que participan en la docencia como profesores a tiempo parcial y a partir de estas se organizó el claustro designando un Jefe de Disciplina según el Plan de Estudios de la carrera y acorde a la especialidad de los profesores. Se conformaron los Proyectos Educativos por años de igual forma nombrando un profesor para esta tarea y se asignaron los grupos de alumnos que los profesores debían atender como tutores.

En el proceso de formación habitualmente se le ha otorgado más valor o incluso considerado como la premisa suficiente el dominio, que del área del saber que es objeto de enseñanza, posee el profesor y se ha dejado a un lado la preparación para desarrollar el trabajo educativo, observándose a nivel internacional, un desempeño práctico en los aspectos pedagógicos específicos. Esta situación descubre nuevas realidades en el siglo XXI, tomándose conciencia de la necesidad de superar la naturalidad en la práctica docente, dado el nuevo rol que tiene el profesor y el profesionalismo con que debe desempeñarlo.

La formación como docentes es un proceso continuo y permanente de cambios evolutivos orientados a alcanzar etapas superiores de desarrollo de su actividad, no basta con una etapa inicial de formación, ello constituye una condición necesaria pero no suficiente en este proceso. Para lograr este propósito se hace necesario diseñar espacios de reflexión colectiva y de intercambio, donde participen profesores de diferentes niveles de experiencia docente e investigativa que con sus aportes permitan enriquecer los análisis, lo que conlleva un proceso permanente de reflexión crítica.

El proceso docente educativo en general y especialmente en la clase, logró un equilibrio adecuado entre la teoría y la práctica. Los juristas que se desempeñan en la docencia universitaria en nuestro centro están preparados y juegan su rol de guías e incluso como líderes dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje, pues los métodos empleados durante el mismo han propiciado la actividad de los estudiantes en el proceso y garantizan también que comprendan lo que estudian. Con esta línea de trabajo se cumplen los procesos sustantivos de nuestra enseñanza: docencia, investigación y extensión universitaria.

Los resultados del trabajo en la formación de los juristas como profesores universitarios se comprueba en los resultados satisfactorios al finalizar cada curso escolar y la inserción de nuevos juristas en las entidades, tanto del municipio como al nivel provincial. También se aprecian resultados en la participación de alumnos y profesores en las actividades de investigación, desde la docencia y fuera de esta, así como en las actividades de extensión universitaria realizadas en la sede como el Forum de Ciencia y Técnica, los Coloquio de Ciencias Sociales, eventos internacionales como los Congresos de Pedagogía y Universidad, en los cuales se han obtenido reconocimeintos y premios en diferentes niveles.

Conclusiones

Para finalizar la presente investigación y de forma parcial se arriba a las siguiente conclusiones

  • El objetivo de una verdadera institución educacional señalado como resultado de su trabajo es un Ser Social, un hombre preparado para el trabajo y para la vida, para contribuir al progreso de la sociedad en que vive. Significa esto más que disfrutar de un conjunto de conocimientos y de cultura general, científica y técnica, poder asumir una adecuada posición ante la vida, provisto de las mejores doctrinas; de altos valores éticos, estéticos y morales y los más puros sentimientos.
  • El proceso de transformación de las personas, a través de la instrucción y la educación, durante el transcurso de su formación profesional está marcado por la relación entre el profesor y los estudiantes, en la cual esencialmente el primero enseña a aprender y los segundos aprenden a aprender.
  • El rol de los juristas de nuestro municipio desepeñándose como profesores a tiempo parcial en el CUM, muestra su papel como líderes del proceso docente educativo, quedando demostrado esto en el presente, cuando se cuenta con los alumnos graduados de la especialidad trabajando en instituciones como la Fiscalía Municipal, la Dirección de Justicia, y en otras empresas del municipio y la provincia de Artemisa. De igual forma se encuentran otros estudiantes ya graduados impartiendo la docencia en el CUM en la carrera y en la sede central de la Universidad de Artemisa. Por lo que se puede afirmar que se logró el objetivo de formar nuevos profesionales del sector jurídico que se han insertado a la vida laboral en su perfil ocupacional, objetivo este de máxima importancia para el desarrollo local de nuestros territorios.

Bibliografía

  • Addine Fernández Fátima y otros. La profesionalización del maestro desde sus funciones fundamentales. Algunos aportes para su comprensión. Instituto Superior Pedagógico “Enrique José Varona”. Centro de Estudios Educacionales. La Habana. Editado por: UNESCO, Foro Nacional EPT y Dirección de Ciencia y Técnica del Ministerio de Educación.
  • Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el siglo XXI: Visión y Acción. Marco de Acción Prioritaria para el Cambio y el Desarrollo de la Educación Superior, aprobados por la Conferencia Mundial sobre Educación Superior, octubre de 1998.
  • García G., Addine F. Formación Permanente de Profesores. Retos del Siglo XXI. En Materiales del CIED. Formato digital.
  • González Maura, V. La profesionalidad del docente universitario desde una perspectiva humanista de la educación. Ponencia presentada en el I Congreso Iberoamericano de Formación de Profesores, Universidad Federal de Santa María, Río Grande del Sur, Brasil, del 17 al 19 de abril del 2000, aparece en: OEI – Programas – Educación en Valores – Sala de lectura.
  • González, P. O. (1989). Aplicación del enfoque de la actividad al perfeccionamiento de la Educación Superior. CEPES.
  • Hernández Gutiérrez, D. N., Benítez Cárdenas, F., & Pichs Herrera, B. (2005). La universalización de la Educación Superior en Cuba. Forjando una sociedad del conocimiento, sustentable. [Último acceso: Mayo 2013]
  • Horruitiner Silva, Pedro. La universidad cubana: el modelo de formación. Editorial Félix Varela. La Habana. 2009.
  • Marqués Graells, P(2011). Impacto de las TIC en la educación: funciones y limitaciones. http://peremarques.pangea.org-uabppgra-Impact.htm [Último acceso: Septiembre 2012]
  • Martí, J., (1961). Ideario Pedagógico, s.l.: Imprenta Nacional de Cuba.
  • ___________. (1963). Obras Completas t. 36. Editorial Pueblo y Educación. La Habana.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Jaca Seco Dagmaris. (2015, marzo 19). Rol de los juristas como profesores universitarios en Cuba. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/rol-de-los-juristas-como-profesores-universitarios-en-cuba/
Jaca Seco, Dagmaris. "Rol de los juristas como profesores universitarios en Cuba". GestioPolis. 19 marzo 2015. Web. <http://www.gestiopolis.com/rol-de-los-juristas-como-profesores-universitarios-en-cuba/>.
Jaca Seco, Dagmaris. "Rol de los juristas como profesores universitarios en Cuba". GestioPolis. marzo 19, 2015. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/rol-de-los-juristas-como-profesores-universitarios-en-cuba/.
Jaca Seco, Dagmaris. Rol de los juristas como profesores universitarios en Cuba [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/rol-de-los-juristas-como-profesores-universitarios-en-cuba/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de hyunwoosun en Flickr