Riesgos de desastre y zonificación en las cuencas de río Naranjo y Suchiate Guatemala

E
EMPRESA CONSULTORA “LA CEIBA”
“ORIGINAL”
PROPUESTA TECNICA Y FINANCIERA PARA LA
CONSULTORIA DE IDENTIFICACIÓN DE
ESCENARIOS DE RIESGOS DE DESASTRES Y SU
ZONIFICACION EN LOS MUNICIPIOS QUE
CONFORMAN LAS CUENCAS DEL RIO NARANJO Y
SUCHIATE.
CIUDAD DE GUATEMALA, OCTUBRE DEL AÑO 2007
EMPRESA CONSULTORA “LA CEIBA”
RESPONSABLES DE LA OFERTA TECNICA:
No. Nombre Grado académico Área temática de
responsabilidad
Cargo dentro de la
consultoría
1 Marvin Melgar Ceballos Licenciado, Master en
Ciencias Ecológicas y
Postulado a Doctor en
Ciencias Psicosociales
y Fiabilidad Territorial
Especialista
Planificación Estratégica
Territorial
Consultor Líder
2 Karina Velásquez López Ingeniera Geóloga y
Técnico en Sistema de
Información
Geográfica (SIG)
Especialista en geología e
informática
Encargado de equipo
técnico de campo
3 Victoria Ramírez Ingeniero en geología,
post-grado en geofísica
Especialista en geofísica Investigador y
planificador del
proceso
4 Saúl David Aguilar Marroquín Ingeniero Agrónomo
en Recursos Naturales
Especialista en recursos
naturales renovables
Investigador y
planificador del
proceso
5 Pedro Radhamès Arias Mejía Licenciado en
Sociología
Especialista en ciencias
sociales
Facilitador principal
de procesos
participativos
6 Cesar Mendoza Ortiz Licenciado en
administración de
empresas
Especialista en
comunicación social
Facilitador e
investigador en
procesos
participativos
7 José Manuel Cabrera Forestal y Fitotecnista Especialista en estadística y
matemática aplicada a nivel
social y de recursos
naturales
Técnico
especializado en
procesamiento de
información
8 Juan José Herrera Alvarado Dasonomo Especialista en manejo y
planificación de recursos
naturales
Técnico en
investigación de
campo
9 Renato Bohanerges Lechuga García Dasonomo y Técnico
en Geología
Especialista en manejo y
planificación de recursos
naturales
Técnico en
investigación de
campo
CIUDAD DE GUATEMALA, OCTUBRE DEL AÑO 2007
Siglas, Acrónimos y Abreviaturas
ASIES Asociación de Investigación y Estudios Sociales
AP´s Áreas Protegidas
CATIE Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza
CBM Corredor Biológico Mesoamericano
CECON Centro de Estudios para la Conservación
CEPAL Comisión Económica para América Latina
COCODES Comité Comunitarios de Desarrollo Sostenible
COMUDES Comité Municipal de Desarrollo Sostenible
CONAMA Comisión Nacional del Medio Ambiente
CONEM Comité Nacional de Ecosistemas Manglares
CONRED Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres
CONAP Consejo Nacional de Áreas Protegidas
CONCYT Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
FONACON Fondo Nacional para la Conservación
FDN Fundación Defensores de la Naturaleza
IICA Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas
INAB Instituto Nacional de Bosques
INSIVUMEH Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología y Meteorología
MAGA Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación
MARN Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales
OCREN Oficina del Control de las Áreas de Reservas Nacionales
ONG´s Organizaciones No Gubernamentales
SIGAP Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas
RECODES Región de Conservación de Desarrollo Sostenible
RNP Reservas Naturales Protegidas
USAC Universidad de San Carlos de Guatemala
1. Introducción
Atendiendo el llamado de la “Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres
de Origen Natural o Provocado” (CONRED), el cual presento el día 04 de octubre del
año dos mil siete, al poner a disposición de empresas consultora los “Términos de
Referencia para la Consultoría Identificación de Escenarios de Riesgo de Desastres
y sus Zonificación en los Municipios que Conforman las Cuencas del Rio Naranjo y
Suchiate”, la Empresa Consultora La Ceiba, conformada por un equipo de alto nivel
profesional presenta la “Propuesta Técnica y Financiera” para su evaluación por la
junta calificadora establecida para un proceso que confiamos a plenitud se desarrolle de
forma transparente y midiendo las capacidades técnicas, logísticas y académicas de cada
empresa licitante
Considerando que la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Origen
Natural o Provocados –CONRED-, fue creada según Decreto Ley 109-96 y se integra por
dependencias y entidades del sector público y del sector privado. En su Artículo 3
establece las finalidades, siendo éstas:
a) Establecer los mecanismos, procedimientos y normas que propicien la
reducción de desastres, a través de la coordinación interinstitucional en todo
el territorio nacional.
b) Organizar, capacitar y supervisar a nivel nacional, regional, departamental,
municipal y local a las comunidades para establecer una cultura en reducción
de desastres, con acciones claras, antes, durante y después de su ocurrencia a
través de la implementación de programas de organización, capacitación,
información, divulgación y otros que se consideren necesarios.
c) Implementar en las instituciones públicas su organización, políticas y
acciones para mejorar la capacidad de su coordinación interinstitucional en
las áreas afines a la reducción de desastres de su conocimiento y competencia.
El desarrollo de la presente consultoría pretende cumplirá a las anteriores directrices,
lograr el desarrollo de “escenarios de riesgo y zonificación de áreas criticas”
(comunidades y/o municipios) que permitan orientar a los actores claves, sociedad civil e
instituciones gubernamentales planes de contingencias que permitan mitigar los posibles
daños sociales, económicos y ambientales de los territorios que puedan ser afectados.
Si consideramos que en centroamericana es una zona de alta incidencia de fenómenos
naturales que normalmente provocan desastres de gran magnitud con la consiguiente
pérdida de vidas humanas, valores materiales, interrupción del crecimiento económico y
deterioro de entornos ambientales, tal como la historia nos permite remembrar al ver al
pasado y lo ocurrido en las Cuencas del Rio Naranjo y Suchiate debido al Huracán Stan.
Estadísticamente, los fenómenos que muestran el mayor grado de recurrencia en la región
son los de tipo hidrometeorológico (inundaciones, tormentas tropicales y
huracanes), deslizamientos de masa, actividad volcánica y actividad sísmica por lo
que en los últimos años se han invertido una gran cantidad de recursos en medidas de
mitigación y reducción de los daños que causan.
Una de las herramientas más importantes para el diseño y formulación de escenarios de
riesgo, políticas y estrategias que permitan la reducción de la vulnerabilidad y el
nivel de riesgo de la población es la zonificación de las amenazas mediante la
elaboración de mapas regionales, municipales y comunitarios, los cuales pueden ser
utilizados por los planificadores urbanísticos, gobiernos y autoridades locales para la
regulación del uso del suelo y la elaboración de Planes de Desarrollo.
El considerar la CONRED modelos de investigación, planificación y operativizaciòn,
basados en enfoques de “manejo sustentable de cuencas hidrográficas”, permitirá una
visión más integral por parte de los actores locales, lo que fortalecerá los vínculos que
permitan a mediano plazo la implementación de planes de contingencia y desarrollo, que
reduzcan los daños al mínimo provocado por desastres naturales o provocados.
La visión de planificación que propone la “Empresa Consultora La Ceiba”, se basa en
la experiencia de concebir los modelos de investigación y planificación territorial desde
una plataforma regional, basado en los potenciales que poseen las cuencas hidrográficas,
como medio de desarrollo de modelos que puedan sustentar la viabilidad social de los
programas, proyectos y actividades.
Al evaluar que gran parte del éxito del planteamiento de los escenarios y la zonificación
municipal, depende de considerar el componente socioambiental, sugerimos el desarrollo
de la presente consultoría no solo dentro del enfoque de cuencas hidrográficas sino
además de la futura constitución de una “Región de Conservación y Desarrollo
Sustentable” –RECODES- (Ver anexo 2).
La RECODES se conceptualiza como “un mecanismo adicional para sustentar la
conservación a largo plazo de las cuencas hidrográficas. Este concepto está construido a
partir de muchas y variadas experiencias desarrolladas a nivel latinoamericano y otras
partes del mundo, relacionadas con la conservación de la biodiversidad, el manejo de las
Áreas Naturales Protegidas, el desarrollo socioeconómico rural, y la participación activa
y permanente de las comunidades humanas, las instituciones gubernamentales, ONG
locales, nacionales e internacionales”.
2. Objetivos
2.1 Objetivo general
Establecer los escenarios de riesgos a desastres en las cuencas del río Naranjo y
Suchiate identificando específicamente las zonas de inundaciones y deslizamientos
provocados por movimientos sísmicos y/o saturación de suelo por lluvias.
2.2 Objetivo especifico
Desarrollar una metodología que posibilite el análisis y la zonificación de amenazas y
riesgos a inundaciones y deslizamientos por movimientos sísmicos y/o saturación de
suelo por lluvias, en las cuencas del Rio Naranjo y Suchiate, haciendo uso de la
tecnología de los Sistemas de Información Geográfica, y análisis estratégicos
territoriales que permitan establecer en forma cuantitativa y cualitativa los escenarios
de riesgo y su respectiva zonificación.
Identificar las áreas potenciales a ser afectadas por inundaciones y deslizamientos en
las cuencas de los Ríos Naranjo y Suchiate. Así como los elementos que se
encuentran bajo riesgo en las comunidades y municipios ubicados dentro de la
cuenca.
Contribuir al ordenamiento en el uso del suelo que evite los asentamientos en cauces
y zonas con pendientes de alto riesgo, promoviendo medidas de ordenamiento
territorial” que sean consideradas por las autoridades locales en procesos de
planificación urbanística a nivel urbano, periurbano y rural.
Elaborar los mapas de amenazas a inundaciones y deslizamientos en las cuencas de
los Ríos Naranjo y Suchiate.
Identificar los elementos bajo riesgo en las comunidades asentadas en las zonas de
riesgo.
Proveer una herramienta que posibilite la toma de decisiones para la gestión de riesgo
en las comunidades y municipios de las cuencas.
Identificar áreas prioritarias para planes y contingencia de manejo.
Iniciar el proceso de involucramiento de las comunidades y municipios que integran
el área de estudio en el proceso de identificación de amenazas y de los elementos bajo
riesgo.
3. Análisis y alcance de los términos de referencia
                
            
            
               

                
           



            

        
!
       "  
                     

# 
      !              

$%
#              
                     &
      '      &  (    
        )  



  
                

('! 

           *      


+
             
  

!"
                

      !    #      
$               

,-
   
                        
                
                    

              
!
. - 

#
                   
  ,            
                  
              
                  

#
.
                      
        /      



                
            
)((
                  
            

#  
(#
        -            
                  
        ,        


(

                
              



#  !    !          
                !    
!                    
-    !
!! 
 
          0          

1&
0!
                !  
            
1&&
0!
1
,..
!
    !            !  
                  
              

  (         2    
!!

     

La integración del concepto “manejo sostenible de Cuenca Hidrográfica” debe de
plantearse como la opción mas viable para que los departamentos, municipios y
comunidades, realicen esfuerzos individuales y conjuntos para el manejo, protección,
recuperación, aprovechamiento racional de sus recursos naturales. La visión de
CONRED y AECI al integrar este enfoque en las propuestas de diagnostico, estudio,
planificación y operativizaciòn es acertada debido a que su integridad ecológica,
ambiental, edáfica y geológica aseguran la minimización de riesgos ambientales
sobre los territorios.
La problemática de manejo y conservación de los recursos naturales, incide
directamente sobre el nivel de impacto que una catástrofe ambiental pueda afectar
un territorio como una comunidad y/o municipio, no es necesario ser un especialista
para evaluar que aquellas cuencas cuyo manejo ha sido mínimo o bien adecuado el
impacto de temporadas de lluvias normales, ciclones, terremotos, etc., es mucho menor
que aquellas que presentan un deterioro sobre sus recursos forestales, hídricos, edáficos y
geológicos.
La visión de planificación al identificar a través de la consultoría de identificación de
escenarios de riesgo y zonificación municipal, si se plantea desde el “enfoque de manejo
sustentable de cuencas hidrográficos”, no solo cumplirá una variable de planificación
sino además permitirá iniciar un proceso de “ordenamiento territorial” que inserte a los
gobiernos locales a buscar alternativas de mitigación, corrección y recuperación de
aquellos factores ecológicos, hidrobiologicos y forestales que por su ausencia o
disminución drástica hacen a las cuencas, subcuencas y/o microcuencas con mayor riesgo
para ser afectadas por causas ambientales.
Los alcances de la consultoría deben de verse como un primer paso para lograr a mediano
plazo un proceso de “ordenamiento territorial” a nivel departamental y regional,
considerando como punto de partida y consenso el manejo integral de las cuencas
hidrográficas del Rio Naranjo y Suchiate.
El comprender la necesidad de un planteamiento integral de soluciones a problemas que
debido al impacto que año tras año viene incrementándose en las unidades de
hidrobiologicas de las cuencas de los Ríos Naranjo y Suchiate, debe de comprenderse
como el punto de partida para el éxito no solo del desarrollo sino de su implementación a
mediano y largo plazo.
Los producto obtenidos de la presente consultoría como una visión muy particular de la
“Empresa Consultora La Ceiba”, es el desarrollo no solo del medio físico y digital
producto de una serie de actividades técnico/científicas, sino además contribuir a buscar
los medios de articulación que permita la operativizaciòn por parte de CONRED con los
actores claves locales que viabilicen la actual propuesta.
El planteamiento de escenarios de riesgo y su respectiva zonificación, debe además de
concebirse dentro de los alcances de la consultoría, seguir con el proceso que desde hace
mucho años se viene realizando en municipios y comunidades de las cuencas del Rio
Naranjo y Suchiate de concientización y divulgación que presente a los miembros de la
sociedad civil y actores claves la importancia de estar preparados debido a la fragilidad
ecológica y su respectiva vulnerabilidad en casos específicos de comunidades y
municipalidad, siendo realistas en las consecuencias de una mala planificación y uso de
los recursos hidrobiologicos y por ende hoy día un mayor grado de susceptibilidad a ser
impactos por amenazas ambientales.
4. Marco referencial de las cuencas del Rio Naranjo y Suchiate
4.1 Características generales de la cuenca del Rio Naranjo
Para mostrar la situación actual de las amenazas, vulnerabilidad y riesgo en el área del
proyecto, es necesario analizar algunos aspectos biofísicos y socioeconómicos que han
influido en el comportamiento de estos factores en las últimas décadas.
4.1.1 Ubicación y extensión
De acuerdo a la organización administrativa de la República de Guatemala, la cuenca del
río Naranjo se encuentra comprendida en la Región VI, la cual integra los departamentos
de Quetzaltenango, San Marcos, Sololá, Totonicapán, Retalhuleu y Suchitepéquez. Está
integrada por 19 municipios de los cuales 14 pertenecen al departamento de San Marcos
y 5 al departamento de Quetzaltenango.
Los municipios del departamento de San Marcos en la cuenca del río Naranjo son: San
Marcos, San Pedro Sacatepéquez, San Antonio Sacatepéquez, Esquípulas Palo Gordo y
San Cristóbal Cucho en la parte alta; El Quetzal, La Reforma, Nuevo Progreso, El
Tumbador, El Rodeo, Pajapita, Tecún Umán y Catarina en la parte media y Ocós en la
parte baja y los 5 municipios que pertenecen al departamento de Quetzaltenango son:
Palestina de Los Altos, San Martín Sacatepéquez y San Juan Ostuncalco en la parte alta;
Colomba y Coatepeque en la parte media y baja.
Tabla 1: Áreas municipales comprendidas dentro de la cuenca
Municipios Microcuencas por
municipio
Área
municipal
Área
municipal de
la cuenca
%
San Marcos Alto Nahualà, Agua Tibia,
Palatzà
120.50 28.00 23.24
San Pedro
Sacatepéquez
Alto Nahualà, San Ramón,
Tacanà, Nahuala, Turbalà,
Chol, Agua Tibia.
253.00 90.20 35.65
Esquipulas Palo
Gordo
Paltaza 50.50 9.20 18.22
San Cristobal
Cucho
Ixchol, Chanchil, Chol,
Palatzà, Las Majdas
56.00 36.80 65.71
Palestina de Los
Altos
Ciènaga, Suj, Ixchol 36.00 26.00 72.22
San Martin
Sacatepéquez
Talcanac, Chanchil, Talcicil,
Danubio, Mujuljà
143.80 136.40 94.85
El Quetzal Talcicil, Las Majadas, Son,
anoa, Chillòn, Canopa,
Cainà, Chisnà, Negro,
Chupà, Muchzu.
87.50 69.30 79.23
La Reforma Canoa, Chillòn, Canopa,
Cainà, Chisnà, Colorado,
Ixtal.
74.10 67.00 90.42
Nuevo Progreso Cainà, Ixtalito, Ixtal, San
Luis, Piñol, Cascajù, Pajapa,
Zarco I.
140.40 123.80 88.18
El Rodeo Zarco, Camaròn, Poza
Oscura, Sula.
51.70 25.40 49.13
El Tumbador Zarco, Piñol, Cascajù,
Amargura, Nahuatancillo,
Pajapa, Nahuatàn, Pataxte,
Poza Oscura, Xulà.
165.70 151.80 91.61
Colomba Talcanac, Danubio,
Sacchilà, Mujuljà, Masà, La
Nopalera, Las Canoas,
Negro.
205.70 57.70 28.05
Pajapita Piñol, Amargura,
Nahuatancillo, Pajapa,
Nahuatàn, Pataxte, Honda,
El Mico
131.70 119.60 91.23
Ayutla / Tecùn
Umàn
Honda, El Mico 118.70 67.40 56.78
Catarina Zarco, Pataxte, Camarón,
Poza Oscura, Xulà, Honda,
El Mico
81.40 48.00 58.97
Ocòs Naranjo Bajo 151.80 37.50 24.70
Coatepeque Chisnà, San Luis, Cangrejo
Masà, La Nopalera, Las
Canoas, Muchzu
418.70 50.30 12.01
Fuente: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
4.1.2 Caracterización biofísica
Reseña hidrográfica general: La Cuenca del Río Naranjo forma parte de la vertiente del
Océano Pacífico y tiene una superficie de 1,255 km², equivalente al 1.16% del área total
del país. La cuenca tiene forma irregular, con 20 km de ancho en la parte alta, 50 km en la
parte media y menos de 10 km en la parte baja. El cauce principal del río Naranjo tiene
una longitud de 104 kilómetros y recibe alrededor de 13 corrientes por km². La elevación
máxima de la cuenca es de 3,322 msnm y la mínima es 0 msnm. La cuenca presenta 3
zonas homogéneas, siendo estas la parte alta, media y baja.
Se caracteriza por regiones montañosas con zonas planas como las Ciudades de San
Marcos y San Pedro Sacatepéquez en la parte alta; posee pendientes muy pronunciadas
en las partes alta y media de la cuenca, disminuyendo estas al llegar a la zona costera de
inundación, que constituye la parte baja de la misma.
Clima: Según la clasificación climática de Thornthwaite, en la cuenca del río Naranjo se
presentan 4 tipos: i) en la parte baja de la cuenca y en la zona baja de la parte media, el
clima es húmedo y mega térmico -BsA’a’-; ii) en la parte media el clima es per húmedo y
mega térmico -ArA’a’-; iii) en la zona alta de la parte media y en la zona baja de la parte
alta de la cuenca, el clima es per húmedo y mesotérmico -Arb’a’-, y iv) en la zona alta de
la parte alta de la cuenca el clima es húmedo y mesotérmico -BsB’b’-.
Precipitación: La distribución de la lluvia durante el año está caracterizada por una
época seca que se extiende desde Noviembre hasta Marzo. La temporada de lluvias se
inicia en promedio en Abril y concluye en Octubre.
Durante la época de lluvias se registran dos picos de lluvia máxima, que en promedio
suceden durante Junio y Septiembre. El primero de estos picos de lluvia máxima se debe
al desplazamiento de la Zona de Convergencia Intertropical. Este pico de precipitación es
en promedio el máximo durante el año. El segundo pico que se registra durante
Septiembre, se debe sobre todo al paso de bajas presiones, tormentas y ciclones tropicales
por el país o por sus alrededores. Dependiendo de la intensidad de la actividad ciclónica
en los alrededores del istmo centroamericano, el segundo pico puede ser mucho más
pronunciado que el primero. La prominencia del segundo pico de lluvias es importante,
porque constituye la principal fuente de alimentación de los caudales durante la época de
estiaje. En la tabla 2 se muestran los valores de la precipitación mensual registrada en las
estaciones de la cuenca y sus alrededores.
Temperatura: La temperatura es altamente dependiente de la elevación del sitio en que
se observa. Aunque la información de temperatura es extremadamente pobre, algunas
estaciones permiten observar que la temperatura alcanza sus valores mínimos durante el
mes de Enero y se incrementa continuamente entre Febrero y Mayo, cuando en promedio
se inicia formalmente la época de lluvias.
La temperatura máxima ocurre durante los meses de Mayo y Junio y registra ligeros
descensos durante Julio hasta Octubre. Después de Octubre la temperatura desciende
hasta alcanzar el mínimo durante Enero para cerrar el ciclo anual. En la tabla 3 se
muestran los datos de temperatura observados en las estaciones localizadas en la cuenca y
sus alrededores.
Tabla 2: Resumen de datos de precipitación
FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
Tabla 3: Resumen de datos de temperatura
FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
La parte alta de la cuenca tiene una susceptibilidad alta a heladas. El Ministerio de
Agricultura, Ganadería y Alimentación –MAGA- estimó que 76 poblados ubicados en la
parte alta de la cuenca (arriba de los 1,800 msnm), son afectados por las heladas.
Evapotranspiración: La evapotranspiración es una función que depende básicamente de
los parámetros climáticos y del tipo de cobertura del suelo. La evapotranspiración
representa la cantidad de agua que se pierde por concepto de evaporación y consumo por
las plantas. Tomando en cuenta la información disponible y el nivel de precisión que se
requiere, en el diagnóstico del Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo se procedió
a calcular la evapotranspiración potencial por el método de Thornthwaite para las
estaciones meteorológicas con datos de temperatura, localizadas en la cuenca y sus
alrededores.
Tabla 4: Cálculo de la evapotranspiración potencial
FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAG
Climadiagrama: En las Gráficas 1 a 3 se muestran los climadiagramas de las estaciones
San Marcos, Candelaria y Catarina, las que se ubican en a parte alta, media y baja de la
cuenca del río Naranjo. Al comparar los climadiagramas, se evidencia la distribución
similar de precipitación, temperatura y evapotranspiración durante el año, aunque con
valores diferentes.
Figura 1: Gráfica Climadiagrama Estación Candelaria
Figura 2: Grafica Climadiagrama Estación San Marcos
Figura 3: Grafica Climadiagrama Estación Catarina
Balance de Aguas: Durante la época seca existe déficit de agua en las áreas debajo de los
750 metros y en las áreas localizadas sobre los 1,600 metros. En estas áreas se requiere
riego durante la época seca. En la franja entre los 750 y los 1,600 metros, la precipitación
es suficiente para cubrir las pérdidas por evapotranspiración. Durante la época húmeda
existe exceso de agua en toda la cuenca.
Régimen de caudales: Como es de esperarse, el régimen de caudales sigue de cerca el
régimen de lluvias. En la tabla 5 aparece un resumen de los caudales medios mensuales y
anuales de las seis estaciones localizadas en la cuenca.
De acuerdo con los datos, la época de estiaje en promedio se extiende desde noviembre
hasta abril. En mayo los caudales comienzan a incrementarse con las primeras lluvias y
alcanzan el primer pico de caudales máximos en junio. Durante julio los caudales
disminuyen debido al descenso de la lluvia y luego se incrementan alcanzando el pico
mayor en septiembre, que coincide con el segundo pico de las lluvias. Como se
mencionó, la cuenca presenta una variedad de climas y en consecuencia de regímenes de
caudal. El río Naranjo que drena la parte de la cuenca en el altiplano, presenta menores
caudales específicos como corresponde al área que recibe menos precipitación. Los
caudales específicos se incrementan hacia el sur de la cuenca donde las precipitaciones
son mayores. El primer pico de precipitación es menos perceptible en la parte de la
cuenca localizada en el altiplano, debido a que por una parte, una mayor proporción de la
precipitación se pierde como infiltración y evapotranspiración durante ese período,
comparada con la proporción que se pierde por los mismos conceptos en el sur de la
cuenca.
Tabla 5: Resumen de caudales
FUENTE: Plan de Manejo de la Cuenca del Río Naranjo. PEDN/UPIE/MAGA
Es notable en el régimen de caudales, que el segundo pico de caudales sea
significativamente mayor que el primero. Esto se debe sobre todo, a que una mayor
proporción de las primeras lluvias es absorbida por el suelo seco y la cobertura vegetal y
por lo tanto se pierde como evapotranspiración, mientras el segundo pico de lluvias
ocurre cuando el suelo tiene un contenido mayor de humedad, lo que facilita el
escurrimiento de la lluvia. De acuerdo al régimen promedio de caudales, es de esperarse
que las mayores crecidas ocurran durante el segundo pico de caudales, es decir en
Septiembre y en Octubre. Si bien no debe descartarse la ocurrencia de crecidas máximas
anuales durante el primer pico, en años con poca actividad ciclónica. De las estaciones
que estaban ubicadas en el área de la cuenca, únicamente las estaciones de San Marcos y
Catarina continuaron funcionando, por lo que sólo estas estaciones tienen datos de las
lluvias durante el período en que el huracán Mitch afectó al país. Estos datos confirman la
percepción de que el Huracán afectó de una manera más severa las cuencas de los ríos
localizadas al oriente y sur-oriente del país. Ambas estaciones, San Marcos y Catarina
registraron precipitación durante el período en que el huracán Mitch afectó al país, pero
estas no alcanzaron a ser las máximas del año.
Cobertura vegetal y uso de la tierra: La mayor superficie de la cuenca (alrededor del
40% del área total) está ocupada por cultivos perennes, mayoritariamente café y en menor
escala por plantaciones de hule. Estos se ubican en la parte media. En la parte alta
predominan los cultivos anuales principalmente de maíz y en menor escala trigo y
hortalizas los que abarcan un 13% del área total de la cuenca, pero es en esta parte donde
se encuentran las mayores superficies ocupadas por bosque de coníferas y mixto; la
cobertura boscosa cubre un 21% del área total.
Tabla 6: Categorías de cobertura vegetal y uso de la tierra en la cuenca del río
Naranjo
FUENTE: Mapa de Cobertura Vegetal y Uso de la Tierra de la Cuenca del Río Naranjo
Los cultivos anuales comprenden todas aquellas tierras que actualmente están siendo
utilizados con fines agrícolas. En la cuenca, entre los principales cultivos que se tienen
son en la parte alta: maíz, trigo, papa y algunas hortalizas. En la parte media los cultivos
anuales son principalmente de maíz, mientras que en la parte baja se encuentra: maíz,
tabaco, pastos y otros.
Intensidad de Uso de la Tierra: Para establecer el grado de intervención humana en la
modificación de los ecosistemas naturales y analizar la posible utilización sostenida del
medio, se analizó la intensidad de uso de las fincas a través de la coincidencia entre el uso
actual y la capacidad de uso de la tierra.
Parte de la zona cafetalera se ha identificado como un área sobre utilizada, debido a que
la capacidad de los suelos indica que debería tener una cobertura forestal. Sin embargo es
evidente que este cultivo perenne protege al suelo de la erosión, a diferencia de los
cultivos anuales. Además no hay otros cultivos que puedan cumplir con el propósito de
generar ingresos y proteger el suelo.
Tabla 7: Intensidad de uso de la tierra en la cuenca del río Naranjo
FUENTE: Mapa de Intensidad de Uso de la Tierra de la Cuenca del Río Naranjo
Análisis de conflictos de uso y manejo de los recursos: La cuenca se ha dividido en tres
zonas, tomando como división entre las partes, el cinturón cafetalero, ubicado
mayoritariamente entre los 900 y 1,600 msnm. De ahí que la parte arriba del cinturón se
denomine alta y abajo del mismo, baja. La parte alta de la cuenca se caracteriza por la
pérdida del suelo debido a las prácticas agrícolas en zonas que no tienen esa vocación.
Esta situación se evidencia en las fincas minifundistas que se caracterizan por la infra-
subsistencia productiva del maíz/frijol; sin embargo, a pesar que el maíz es el cultivo
principal en esta parte de la cuenca, su producción es insuficiente para cubrir la demanda.
En síntesis, la parte alta de la cuenca se encuentra densamente poblada e integrada
principalmente por fincas minifundistas que hacen un uso intensivo del suelo,
deteriorándolo, así como al bosque y al agua. Hay dificultades de aprovisionamiento del
agua superficial y conflictos de uso, así como la desaparición del bosque es acelerada,
afectando además la recarga hídrica. Por lo que favorecer el buen manejo de los recursos
naturales, generaría beneficios económicos directos para los productores y sus familias,
así como traería economías externas para los pobladores de la parte media y baja.
La parte media se caracteriza por el cultivo de café, aún en áreas con altas pendientes. Sin
embargo, el café con sombra es el uso más compatible entre la producción económica y
el entorno ambiental, al grado que puede considerarse que ayuda a la conservación de la
naturaleza, mediante la fijación de carbono, la protección del suelo y la regulación del
ciclo hidrológico. Por otra parte, en las partes más húmedas es necesario podar más la
sombra del café, facilitando que las lluvias intensas provoquen erosión. En síntesis, la
contaminación temporal derivada de las descargas de las aguas mieles sin tratamiento y
por el uso de agroquímicos, así como la erosión en suelos de altas pendientes y
precipitaciones, son los problemas relevantes en la parte media de la cuenca. Por lo que
apoyar la reconversión a la caficultura orgánica en fincas pequeñas y medianas y el
beneficiado ecológico en las fincas grandes, tendría un impacto positivo en la economía y
el ambiente.
Los suelos están siendo subutilizados en la parte baja de la cuenca. En ésta se produce la
mayor parte del maíz de la cuenca, aunque es afectado por sequías o inundaciones
prolongadas. Se encuentra el mayor porcentaje del hato ganadero pero las inundaciones
con frecuencia inutilizan los pastos mejorados. El cultivo de palma africana ha cubierto
espacios que correspondían a la ganadería, algodón y banano. En síntesis, los conflictos
de uso del agua en la época seca, son debidos a la demanda para riego y al manejo de las
inundaciones en la época de lluvia, que mediante obras hidráulicas han hecho grandes
finqueros y que afectan a medianos y pequeños productores, son los problemas más
relevantes en la parte baja de la cuenca.
4.1.3 Caracterización socioeconómica de la Cuenca
Según el Censo del 2002, la población total del área de la cuenca es de 272,611
habitantes, que se asienta política y administrativamente sobre 19 municipios (4 de
Quetzaltenango y 15 de San Marcos). El 22.2% de la población se considera urbana y el
restante 78.8% corresponde a poblaciones de tipo rural.
El 49.6% es población masculina y 50.4% es población femenina; y la población
económicamente activa (PEA), que comprende el rango etáreo comprendido entre los 15
a 59 años, el total asciende al 53.5%, equivalente a l94,681 habitantes.
Respecto a la distribución étnica, la minoría de la población es indígena (26.2%) y el
porcentaje restante reporta ser mestizo. El crecimiento poblacional es similar al 2.65%
nacional, la densidad poblacional es de 217 hab/km² y la migración es negativa,
produciéndose únicamente desplazamiento interno.
En el aspecto educativo preprimario, primario y secundario, el número de escuelas
reportado es de 1,667; principalmente del tipo primario. Los aspectos de salud, se
encuentran cubiertos por 2 hospitales nacionales, 12 centros de salud y de 60 puestos de
salud, disponiendo los centros de salud mayor capacidad de atención. Las principales
enfermedades se refieren a las respiratorias; otras enfermedades importantes lo
constituyen las infecciones intestinales y diarreas a partir de parasitismo, cuya principal
causa es la falta de tratamiento al agua de consumo humano; el alcoholismo y la
desnutrición ocupan índices secundarios, aunque no menos importantes de atender, con
orígenes de tipo económico-social.
En lo referente a tipo de vivienda, el 90% son de tipo formal (están construidas de block,
adobe y madera), con techos de lámina y pisos de tierra o concreto. La mayoría de
centros poblados cuenta con el servicio de agua entubada, hasta un 60.4% Poblacional,
con deficientes condiciones de potabilidad, con conexiones domiciliares individuales y/o
grupales (llenacántaros), por insuficiencia del recurso ya que no se cuenta con sistemas
de almacenamiento; en tanto que la disposición de aguas servidas, se convierte en un
problema de contaminación directa a los ríos, ya que únicamente el 22.2% cuenta con
drenajes (INE, 1994) aunque se cuenta con sistemas de alcantarillado en las poblaciones
principales, no se dispone de plantas de tratamiento. El servicio de energía eléctrica, se
encuentra disponible en un 64.2% en todos los municipios y la comunicación telefónica,
muestra un índice de 99 habitantes por línea telefónica.
La organización comunitaria, se encuentra establecida, ya que la población local se
agrupa en comités para resolver los problemas, en el ámbito de las cooperativas estas
funcionan con más de 15,000 socios, siendo 2 las más importantes; el apoyo institucional
se brinda mediante instituciones gubernamentales que cuentan con limitación de recursos
y personal; en tanto que el apoyo a partir de organizaciones no gubernamentales -ONG’s-
es escaso.
En la tenencia de la tierra, se diferencian el régimen de tenencia particular con pequeñas
unidades y algunas propiedades colectivas de tipo municipal y/o comunal (astilleros). Los
tamaños de parcela identificados se encuentran dentro de un rango de 0.4 ha a más de
1,700 ha, donde la principal actividad para la parte alta lo constituye la agricultura de
granos básicos, en la media la caficultura y en la parte baja cultivos diversificados. En
cuanto a mano de obra, es principalmente familiar y/o contratada con bajo nivel
tecnológico en la producción y escasa asistencia técnica y crediticia. Otro sistema
productivo, de relativa importancia lo constituye el pecuario, orientado principalmente a
la producción de doble propósito y procesamiento de los derivados. Este se realiza en
fincas medianas y grandes de la parte media baja y baja. En el aprovechamiento de los
recursos naturales participan tanto pobladores urbanos como rurales. En el área rural se
diferencian los minifundistas, los productores de tamaño mediano que utilizan sistemas
de riego y los grandes productores de café, hule, palma africana y ganadería. En cuanto a
la actividad forestal, algunas de las fincas poseen planes de manejo y proyectos de
reforestación por incentivos. Respecto a actividades artesanales y agroindustriales, la
presencia de las mismas es débil y por lo general se realiza en los centros urbanos
principales, realizándose generalmente trabajo manual y artesanal para producir artículos
de escaso valor agregado.
Figura 4: Contexto regional de la cuenca del Rio Naranjo
4.1.4 Línea base hídrica y climática para la formulación de escenarios de
riesgo de desastres
Tendencias hidroclimáticas
Para analizar las tendencias del clima en la región de la cuenca del río Naranjo, se contó
con los registros de temperatura y precipitación. Existen pocas estaciones en operación
con datos temperatura y precipitación de los alrededores de la cuenca del río Naranjo. En
el pasado existieron una serie de estaciones que tienen registros largos de precipitación,
que se extienden desde 1908, aunque en la actualidad no están reportando. Es posible que
algunas de estas estaciones continúen en operación aunque no reporten al INSIVUMEH,
por lo que se recomienda investigar la existencia de estos registros. En el caso de la
temperatura los registros de las estaciones son menos extensos y se inician en 1957. Sin
embargo, debido a que la temperatura tiene una tendencia reconocida hacia el
calentamiento, solo se utilizaron los registros de temperatura de las estaciones que están
en operación en la actualidad que se inician en 1970. De acuerdo a los criterios
anteriores, se utilizaron los registros existentes en la cuenca, para establecer las
tendencias del clima en el largo plazo.
Tendencia de la Temperatura: Para analizar la tendencia de la temperatura, se calculó
inicialmente la serie de temperaturas medias anuales de cada una de las estaciones que
cuentan con esta información y a continuación se calcularon las series de tiempo
estandarizadas de estos parámetros. La serie estandarizada es la serie de cocientes de
dividir la temperatura media anual entre la temperatura media anual promedio. Por último
se calcularon los promedios de las series estandarizadas como representativos de la
cuenca. En la figura 5 se muestra la serie de temperaturas medias anuales estandarizadas
de cada una de las estaciones analizadas. En términos generales la figura 5 muestra que la
temperatura media anual es un fenómeno regional y que las mismas condiciones térmicas
prevalecen en la región donde se encuentra la cuenca, especialmente cuando se presentan
años cálidos o fríos. La figura 5 también muestra una tendencia hacia el calentamiento,
puesto que la mayoría de las series de datos muestran valores mayores que uno después
del inicio de la década de los años noventa.
En la figura 6 se muestra la serie estandarizada promedio de temperaturas obtenida del
promedio de todas las series de las estaciones y también se muestra el promedio móvil de
5 años de la serie. El promedio móvil se utiliza para remover las tendencias de corto
plazo de las series. La figura 6 permite observar con claridad la tendencia hacia el
calentamiento que se registra en las estaciones de la cuenca. El calentamiento durante el
período que se inició en el año 1970 parece ser de alrededor del 10%, lo que equivaldría a
un calentamiento de alrededor de dos grados centígrado en el período, tomando en cuenta
que la temperatura media anual de la cuenca debe ser del orden de los 22º C.
Figura 5: Series estandarizadas de temperatura anual
Figura 6: Promedio de series estandarizadas de temperatura
Tendencia de la Precipitación: Como en el caso de la temperatura, para analizar la
tendencia de la precipitación, se calculó inicialmente la serie de precipitación media
anual de cada una de las estaciones que cuentan con esta información y a continuación se
calcularon las series de tiempo estandarizadas de la precipitación. La serie estandarizada
es la serie de cocientes de dividir la precipitación total anual entre la precipitación anual
promedio del registro.
Debido a que se utilizaron un número relativamente grande de estaciones, estas se
agruparon por rango de elevaciones para hacer más representativa la comparación entre
estaciones. Los rangos utilizados son entre 0 y 500 metros, entre 500 y 1000, entre 1000
y 1500 y más de 1500 metros. Por último se calcularon los promedios de las series
estandarizadas como representativos de la cuenca. En el caso de la precipitación, se
utilizaron todas las estaciones disponibles pues la precipitación no presenta una tendencia
definida y el promedio del registro es una variable aleatoria.
Figura 7: Precipitación Anual. Series Estandarizadas. 0-500 m
Figura 8: Precipitación Anual. Series Estandarizadas. 500-1000 m
En las figuras 7, 8, 9 y 10 se muestran las series estandarizadas de precipitación de las
estaciones con registros de lluvia agrupadas de acuerdo a los rangos de elevación que se
indica en cada gráfica. Tal como sucede en el caso de la temperatura, la Gráfica 6 muestra
que el comportamiento de la precipitación es regional y que especialmente cuando
ocurren años húmedos o secos, el fenómeno se presenta en toda la región.
Las figuras 7,8,9 y 10 muestran que no existe una tendencia definida en los registros de
precipitación analizados en forma individual. En los casos en los que una tendencia se
presenta, esta se debe a errores en los registros de las estaciones.
Figura 9: Precipitación Anual. Series Estandarizadas. 1000-1500 m
Figura 10: Precipitación Anual. Series Estandarizadas. Mas de 1500
En la figura 11 se muestran los promedios de las variables de precipitación estandarizadas
de los grupos de estaciones agrupadas de acuerdo a la elevación como se mencionó antes.
En la figura 11 es evidente la forma similar en la que se comportan todos los grupos de
estaciones, en cuanto a que existe una persistencia a lo largo de la cuenca de los años
secos y húmedos.
En la figura 12 se muestra el promedio de los promedios de los grupos de estaciones, es
decir la gráfica que representa la tendencia de la lluvia en la cuenca. En esta gráfica
también se muestra el promedio móvil de 5 años de este promedio de los grupos de
estaciones. Debido a que en la figura 11 se observa que los grupos de estaciones
agrupadas por rangos de elevación tienen un comportamiento similar, se considera que la
figura 12 representa en forma adecuada la tendencia de la lluvia en la cuenca. Debe
tomarse en cuenta que las variaciones de la precipitación anual no son muy grandes y que
dentro del período de análisis la precipitación ha variado para el promedio móvil de 5
años entre un 10 y 15% más o menos del promedio. Las variaciones en años particulares
extremos pueden llegar a ser del orden del 35 al 40% del promedio.
Figura 11: Promedios de los Grupos de Estaciones
Figura 12: Promedio Series Estandarizadas de Precipitación
Tendencia de los Caudales: Como en el caso de la temperatura y la precipitación, para
analizar la tendencia de los caudales, se calculó inicialmente las series de caudales
medios anuales de cada una de las estaciones que cuentan con esta información y a
continuación se calcularon las series de tiempo estandarizadas de caudales. La serie
estandarizada es la serie de cocientes de dividir el caudal medio anual entre el caudal
anual promedio del registro. Por último se calcularon los promedios de las series
estandarizadas como representativos de la cuenca.
En la figura 13 se muestran las series estandarizadas de caudales de las estaciones en la
cuenca del río Naranjo. Aunque las series no tienen la continuidad requerida para hacer el
análisis, puede comprobarse que como en el caso de la precipitación y la temperatura, la
gráfica indica que la ocurrencia de períodos secos o húmedos es regional. Esto es
especialmente significativo en el caso de los caudales, que representan no solo
mediciones puntuales como en el caso de la precipitación o la temperatura, sino el
resultado de la interacción de los fenómenos meteorológicos con el medio físico que
representa la cuenca.
Figura 13: Series Estandarizadas de Caudales
En la figura 14 se muestra el promedio de las series estandarizadas de caudales con el
promedio de las series de precipitación. Aunque la información de caudales es muy
pobre, en la figura 14 puede apreciarse la correlación entre la precipitación y los
caudales.
También permite observar que los caudales tienen una mayor variación que la
precipitación. Es decir que a una variación menor de la lluvia corresponde una mayor
variación en los caudales.
Figura 14: Series Estandarizadas Precipitación y Caudales
4.1.5 Efecto del cambio climático sobre los recursos hídricos
Es muy difícil con la información con la que se cuenta en Guatemala encontrar
evidencias de los efectos del cambio climático sobre los recursos hídricos del país. Por
una parte, los efectos del cambio climático deben ser menores a los errores de las
observaciones y por otra parte, la variabilidad climática dificulta el reconocimiento de
estos efectos.
Sin embargo, tomando en cuenta las tendencias del clima que si son evidentes, además de
las evidencias encontradas en otros sitios de la república, pueden conducir a algunas
conclusiones sobre el efecto del cambio climático sobre los recursos hídricos. De acuerdo
a las evidencias encontradas, la temperatura se ha incrementado, mientras la
precipitación varía dentro de los rangos históricos. Al aumentar la temperatura, las
pérdidas por evaporación se han incrementado. Las pérdidas por evaporación ocurren en
las cuencas durante la época de lluvias, cuando el agua está disponible. Los procesos que
generan los caudales superficiales (escorrentía e infiltración) ocurren en un período que
dura algunas horas, cuando la temperatura tiende a disminuir y no hay tiempo para que se
generen mayores pérdidas. Por esta razón estas pérdidas no son sensibles en los caudales
de los ríos que de hecho han mantenido su relación con la lluvia, además si existe algún
incremento en las pérdidas por evapotranspiración, este no es perceptible debido a la
variabilidad climática. Sin embargo, el incremento en la evaporación, es decir de las
pérdidas del agua que permanece en las cuencas puede ser la explicación para la
percepción de los agricultores de una mayor sequedad en los cultivos.
La conclusión es que las pérdidas de los agricultores por sequía no se deben a una
distribución diferente del agua de lluvia, sino a una mayor proporción en las pérdidas del
agua que debería de contribuir al crecimiento de los productos agrícolas. Por otra parte, al
incrementarse las pérdidas por evaporación en los períodos cuando el agua está
disponible, hará que los requerimientos de láminas de irrigación se incrementen en los
distritos de riego. Al incrementarse las pérdidas por evaporación, también se aumentará el
contenido de sales que el agua deja en el suelo al evaporarse, lo que a su ves incrementará
la salinidad del suelo.
Otros cuerpos de agua como los lagos y lagunas que tienen superficies de evaporación
durante todo el año, incrementarán sus pérdidas por este concepto y en casos críticos, este
proceso puede poner en peligro su existencia, como se ha observado en otros sitios del
país. El mismo es el caso de los embalses estacionales que tienen superficies expuestas
importantes, donde la evaporación se incrementará, lo cual significa pérdidas cuya
magnitud debería ser evaluada.
4.1.6 Balance de aguas
Para estimar el balance de aguas de la cuenca del río Naranjo y para estimar el principal
parámetro de ingreso de agua al sistema, se tomó el mapa de isoyetas producido por el
Proyecto de Cuencas Estratégicas de Guatemala del Programa de Emergencia por
Desastres Naturales del Ministerio de Agricultura. Las isoyetas de la región donde se
encuentra la cuenca del Naranjo se muestran en la figura 15.
Debido a que no se cuenta con suficiente información para un cálculo detallado de cada
uno de los parámetros de ciclo hidrológico, se asumió que el caudal medio anual
representa la suma de la escorrentía superficial y el flujo subterráneo. El caudal del mes
mínimo representa la infiltración de la cuenca. Entonces, la evapotranspiración se estima
restando el caudal medio anual de la precipitación media anual. Por último la escorrentía
superficial se estima sustrayendo la evapotranspiración y la infiltración de la
precipitación media anual. Los cálculos se realizan en equivalente de lámina de agua en
milímetros y
se resumen en las siguientes ecuaciones:
R = Q – I
En donde:
EVT = Evapotranspiración real en milímetros
P = Precipitación media anual en milímetros
Q = Caudal medio anual en las unidades indicadas
R = Escorrentía superficial en milímetros
I = Infiltración en las unidades indicadas
Figura 15: Cuenca del Río Naranjo. Isoyetas Anuales
Los resultados de los cálculos del balance hídrico se resumen en la tabla 8 para cada una
de las estaciones de la cuenca. De acuerdo a los resultados de los cálculos del balance de
aguas de la cuenca y como puede apreciarse en el mapa de isoyetas, la parte alta de la
cuenca ubicada en el altiplano, presenta las menores precipitaciones en la cuenca. La
cantidad de lluvia se incrementa hacia el sur donde alcanza las mayores precipitaciones a
elevaciones de alrededor de 900 msnm. Luego hacia el sur y a elevaciones menores la
cantidad de lluvia anual disminuye hasta alcanzar el nivel del mar. Como se mencionó en
el caso de las crecidas, la cuenca del río Pajapa hasta la estación Pajapita recibe la mayor
cantidad de precipitación y presenta los mayores volúmenes de caudal medio anual,
infiltración y escorrentía superficial.
Tabla 8: Balance de aguas
Por otra parte, la cuenca del río Naranjo hasta la estación Corral Grande presenta los
menores volúmenes de precipitación como corresponde a la región del altiplano
caracterizada por estar localizada en una zona de “sombra de lluvia”.
En forma similar el caudal medio anual expresado en lámina de agua es el menor de las
estaciones en la cuenca, así como la infiltración y la escorrentía. En términos generales se
concluye que los valores que se muestran en la tabla 9 constituyen una base razonable
para el cálculo preliminar de balances de agua en la cuenca del río Naranjo. Para
estimaciones que requieran cierta precisión, deberá recurrirse a algunos cálculos mas
detallados del ciclo hidrológico.
4.1.6 Zonas de vida
En la cuenca del Río Naranjo se encuentran cuatro zonas de vida:
Bosque muy Húmedo Montano Bajo Subtropical (bp-MB): Se encuentra localizada al
norte de la cuenca abarcando las poblaciones de Palestina de los Altos y San Cristóbal
Cucho hasta llegar al vértice de Muxbal, San Pedro Sacatepéquez, San Antonio
Sacatepéquez y San Marcos, hasta las faldas del volcán Tajumulco. Aproximadamente
abarca el 15% de la cuenca y su topografía es accidentada.
Entre las especies indicadoras de esta zona de vida se encuentran: Ciprés (Cupressus
lusitánica), Pino blanco (Pinus ayacahuite), Canac (Chirantodendron pentadactylon) y
algunos Encinos (Quercus spp.) Características generales: . Precipitación promedio anual
de 2,065 a 3,900 mm promediando 2,730. La biotemperatura de 12.5 oC a 18.6 oC y la
evapotranspiración potencial es e 0.35 en promedio.
Bosque muy Húmedo Montano Subtropical (bmh-M): Esta zona se encuentra
localizada al norte de la cabecera municipal de San Marcos. Abarca la parte más alta
siguiendo el camino que conduce a Serchil y cubre aproximadamente el 2% de la cuenca.
La topografía es ondulada y las especies indicadoras son: Pinabete (Abies religiosa), Pino
blanco (Pinus ayacahuite), Encinos (Quercus sp). La precipitación estimada es de 2,500
mm, con una biotemperatura de 11 oC. De acuerdo al diagrama de Holdridge la
evapotranspiración potencial puede estimarse en 0.30 mm
Bosque muy Húmedo Subtropical (calido) (bmh-S (c): Esta se encuentra localizada en
la parte media y abarca aproximadamente el 70% de la cuenca (60,000 ha); es en ésta
donde se localiza el mayor número de centros poblados de la cuenca. Abarca el área
comprendida entre las poblaciones de Coatepeque y Esquipulas Palo Gordo, La Reforma,
Pajapita y Tecún Umán.
La topografía es de quebrada a ondulada. Actualmente en esta zona se ubican las mayores
fincas cafetaleras. Cuenta con una de las más ricas composiciones florísticas y entre las
especies indicadoras se encuentran: Conacaste (Enterolobium cyclocarpon), Palo blanco
(Cybistax donnell-smithii). Las condiciones climáticas son influenciadas por el viento, la
precipitación varia entre 2,136 mm y 4,327 mm, promediando 3,284 mm. La
biotemperatura de 21 oC a 25 oC y la evapotranspiración potencial promedio de 0.45.
Bosque Húmedo Subtropical (calido) (bh-S(c): Se encuentra localizada en la parte baja
y abarca aproximadamente el 9% de superficie de la cuenca y se inicia al sur de la
población de Tecún Umán. Actualmente está siendo utilizada para fines pecuarios y
algunas plantaciones de banano y plátano. No se ubican poblaciones grandes, siendo lo
más importante el parcelamiento La Blanca. La topografía es de plana a suavemente
ondulada. Entre las especies indicadoras se encuentran: Laurel (Cordia alliodora),
Castaño (Sterculia apetala).
La vegetación natural para esta zona en la cuenca del naranjo ha sido sustituida por
pastos, siembra de palma africana, banano y algunas partes con piña. Esta zona de vida
tiene un patrón de lluvias de 1,200 hasta 2,000 mm, promediando los 1,700 mm; la
biotemperatura es alrededor de los 27 oC y la evapotranspiración potencial en promedio
0.95. Esta zona de vida está localizada en la parte baja de la cuenca. En el extremo sur la
población más importante es Ocós. Abarca aproximadamente el 4% de superficie de la
misma y la topografía es plana, con suelos principalmente salinos.
Entre las principales especies indicadores están: Mangle colorado (Rhizophora mangle),
La precipitación varía de 500 a 1,000 mm, teniendo en promedio 855 mm. La
biotemperatura media anual oscila entre 19 oC y 24 oC, la evapotranspiración potencial
es alrededor de 1.5.
4.1.7 Biodiversidad
La cuenca del Río Naranjo posee la característica muy particular de estar compuesta por
diferentes ecosistemas, lo cual ofrece una diversidad de especies de flora y fauna
silvestres muy particular. Esta conformada desde bosques latifoliados mixto y de
coníferas especialmente en las partes altas de la cuenca la cual se encuentra entre
volcanes.
El área que comprende la cuenca del Río El Naranjo cuenta con especies de pinos y
encinos en la parte alta de la cuenca aunque no muy denso. En la parte media de la
cuenca se encuentran especies de latifoliadas sin embargo la zona ha sido muy alterada
encontrándose extensas áreas con plantaciones de café y de hule. Esta zona por las
características del bosque es rico en orquídeas y brómelas así como helechos gigantes.
Figura 16: Cuenca del Rio Naranjo
4.1.8 Identificación de actores claves a ser involucrados en el proceso de
planificación para identificación de escenario de riegos de desastres
Ente los actores claves identificados previamente a participar en futuros
proyectos de identificación de escenarios de riesgo a nivel de cuenca
hidrográfica y municipios se encuentran:
a. Actores en la parte alta de la cuenca:
- MARN
- Hogares Comunitarios
- ADIPO
- COMMIDA
- Iglesias
- Organismo Judicial
- INE
- Cámara de Comercio
- INTERVIDA
- FEDIMAM
- Municipalidad San Marcos
- Municipalidad Sibinal
- MAGA
- ACMIRHA Ixcamal
- MINEDUC/Escuelas
- INSIVUMEH
- SEGEPLAN
- CONAP
- ADIMAM
- Zona Militar
b. Actores en la cuenca media-baja
- Municipalidad Ocós
- Caserío Chamaque
- CONAP
- Parroquia Tumbador
- Finca Virginia
- Caserío Cabañas
- Cooperación Internacional
- Delegación Departamental del MARN
- CONRED
- Gobernación
- Fondos de Inversión Social
- ONG’s
- Municipalidad Tumbador
- Municipalidad Sibinal
- ANACAFE
- Escuela Urbana Ocós
- Área de Salud Tumbador
- Proyecto Cuencas Altas
- INAB
- MAGA
- Alcaldes Municipales
- PREAPAZ
- Organismo Judicial
- Pastoral Social San Marcos
- UICN
- CONRED
- SOSEP
- MSPAS
- Universidades
- Cafetaleros
- DIDE
- PARPA
- Municipalidad Pajapita
-Municipalidad El Rodeo
- MARN – Catarina
- Caserío Crucero
- Supervisión Educación
- Consultorías Específicas
- Comités Promejoramiento
- Diputados
- Prensa / Comunicación Social
- IGSS Enfermedad Común
4.1.9 Elementos identificados para el desarrollo de futuros escenarios de
riego en la cuenca del Rio Naranjo y su zonificación municipal
Las inundaciones y heladas, así como la presencia de períodos prolongados con exceso de
lluvias e inundaciones han causado pérdidas de cosechas de productos agrícolas,
especialmente en la parte baja de la cuenca.
El exceso de humedad provocado por las inundaciones, genera condiciones propicias para
los brotes, multiplicación y propagación de vectores de las enfermedades infecto
contagiosas y respiratorias. Asimismo, la presencia de períodos húmedos prolongados
facilita la diseminación y propagación de enfermedades fungosas, bacterianas y las plagas
de las raíces en los suelos saturados (nematodos y otros insectos que pueden hospedarse
en la zona radicular como el caso de la gallina ciega y el gusano alambre).
En la parte alta y media, los excesos de humedad y/o períodos prolongados de lluvia han
generado la pérdida de suelo y nutrientes (erosión hídrica). Adicionalmente a estas
amenazas naturales, la presión antropogénica constituye una amenaza importante sobre
los recursos naturales de la cuenca, que hace que sean vulnerables a los fenómenos
naturales y que los daños por ellos sean de una mayor incidencia.
Las causas de la vulnerabilidad ambiental, económica y social en la cuenca son los bajos
niveles de capacitación en medio ambiente, la débil capacidad municipal de planificación
del uso del territorio y de los recursos naturales, débil organización local y prácticas
inadecuadas de cultivos. A partir de la división de la cuenca en zonas homogéneas se hace
una síntesis de la vulnerabilidad de cada una de las tres partes de la cuenca, así como de
la problemática común:
a. La parte alta de la cuenca: se encuentra densamente poblada y formada
principalmente por fincas minifundistas que hacen un uso intensivo del suelo, sometiendo
al deterioro ese recurso y sus adyacentes como el bosque y el agua. La población ha
encontrado alivio a la presión del uso de los recursos mediante el establecimiento de
miniriegos, pero se avizoran dificultades de aprovisionamiento de agua superficial,
generando conflictos de uso. La ampliación de la frontera agrícola ha provocado la
desaparición acelerada del bosque, afectando la recarga hídrica y la pérdida de la
biodiversidad; aún así, se tienen zonas en buen estado de conservación en
las zonas de los volcanes Lacandón y Chicabal, dentro de los límites propuestos de las
áreas protegidas.
b. En la parte media se ubica el cinturón cafetalero: que es uno de los rubros de
exportación cruciales de la economía guatemalteca. Genera empleo permanente y
temporal para alrededor de 200,000 personas y permite un flujo anual en concepto de
salarios estimados en Q. 90 millones. Es, además, el abastecedor principal de leña para el
consumo doméstico para esta parte de la cuenca, así como de la parte baja y alta. El
patrón de cultivo bajo sombra, que prevalece en el área, es el uso más compatible con la
producción económica y el entorno ambiental, al grado que puede considerarse de ayuda
a la conservación de la naturaleza mediante la fijación de carbono, protección del suelo,
regulación del ciclo hidrológico y otros. No obstante, prevalecen algunas dificultades
como la contaminación temporal derivada del beneficiado húmedo del grano, la
contaminación del agua y suelo e intoxicación de personas por el uso de plaguicidas y
algunos niveles de erosión inevitables en suelos con altas pendientes y precipitaciones,
así como los vaivenes a que está sujeto el mercado internacional del café, por lo que
minimizar la vulnerabilidad para mantener y mejorar la capacidad productiva de la zona,
se constituye en un propósito nacional. Otro de los conflictos por el uso del agua se
deriva que algunas fincas limitan el acceso a la misma a poblaciones (el 55% de la
población de la parte media no cuenta con servicio de agua domiciliar).
La zona baja de la parte media de la cuenca comunica la actividad económica de
Guatemala y Centro América con México (Carretera CA-3), de ahí que la conservación y
protección de la infraestructura vial sea muy relevantes, siendo los desbordamientos de
los ríos lo que propicia el riesgo de provocar la interrupción comercial. Las microcuencas
de la parte media, por las altas precipitaciones, aportan grandes volúmenes de agua. Los
suelos erosionados son transportados y sedimentan en las zonas bajas del río Naranjo y
tributarios, provocando el asolvamiento de los cauces y por consecuencia el
desbordamiento de los mismos.
c. En la parte baja de la cuenca prevalecen cultivos de plantación como el hule:
banano, palma africana y la ganadería de carne en fincas grandes, coexistiendo con
cultivos básicos como maíz, arroz y por extensión el plátano, en fincas pequeñas y
medianas. Los conflictos de uso de los recursos naturales en la cuenca se derivan de la
demanda de agua en época seca, tanto por parte de productores grandes como de
medianos y pequeños; mientras que en la época de lluvias se derivan del "manejo" de las
inundaciones mediante obras estructurales realizadas por productores grandes que
contribuyen a afectar a pequeños y medianos productores Las principales amenazas
derivadas de la actividad humana a la biodiversidad de la cuenca, son:
Tala de bosques naturales para agricultura y ganadería: La dependencia
económica del sector agropecuario en la cuenca es una de las principales
amenazas para la biodiversidad. Anualmente son destruidas significativas
extensiones de bosques naturales por la expansión descontrolada de la frontera
agrícola y sobre pastoreo. Los bosques de la cuenca, como se mencionó
anteriormente, constituyen importantes ecosistemas en donde conviven muchas
especies, que se ven amenazadas por esta destrucción.
Aplicación de actividades agrícolas no sostenibles: La aplicación de métodos
de cultivo tradicionales en laderas, principalmente en la parte alta de la cuenca,
sin el uso de técnicas apropiadas de cultivos, en los que se utilizan agroquímicos
sobre dosificados para el control de plagas, enfermedades y malezas, constituye
una seria amenaza a la pérdida de la biodiversidad, siendo afectadas
principalmente las poblaciones de microflora del suelo, insectos benéficos,
pequeños mamíferos, fauna acuática y aves entre otros, que forman parte de la
riqueza biológica de la cuenca.
Degradación estructural de los bosques: Debido a los aprovechamientos ilícitos
que se realizan sin regulación técnica, existe alta degradación estructural de las
masas boscosas, ya que los mejores ejemplares son extraídos, eliminando las
posibilidades de la repoblación natural con árboles padres que aporten buenas
características genéticas.
Reducción de los mantos acuíferos subterráneos y superficiales: Muchas
especies de flora y fauna cuya supervivencia está ligada a cuerpos de agua
superficiales se ven amenazadas debido a la reducción de los caudales de base.
Este proceso se origina principalmente por la destrucción de la cobertura forestal
de las áreas de recarga de los acuíferos, que han reducido su capacidad debido a
una alteración del balance hídrico superficial, con aumento de la escorrentía en
detrimento de su capacidad de absorción e infiltración y con el consecuente
descenso de los mantos acuíferos subterráneos que alimentan a las corrientes
superficiales en época de estiaje. La oferta de agua superficial está casi agotada en
la cuenta alta, a pesar de ser el sector donde más precipita, ya que las
características de pendiente del territorio sumado a la mayor densidad
poblacional, predisponen que la oferta hídrica superficial se encuentra en su
límite, con lo cual se presentan problemas para realizar agricultura bajo riego y
satisfacer las demandas de los centros poblados respecto a agua potable.
Contaminación del recurso hídrico por aguas residuales, desechos sólidos,
químicos. Las causas del deterioro de la calidad del agua, además de la
contaminación por sedimentos, plaguicidas y aguas mieles, se debe a la falta de
tratamiento en la mayoría de poblados de las aguas residuales domésticas y de la
inadecuada recolección, tratamiento y disposición final de la basura, afectando la
salud de la población y contaminación del suelo y aguas.
Las causas estructurales que originan estas amenazas en la cuenca son las siguientes:
la economía está poco desarrollada, especialmente en la parte alta de la cuenca, a
raíz, entre otras causas, de las limitadas oportunidades empresariales; predominio
de la actividad agropecuaria como medio de susbsistencia en suelos poco
productivos y de vocación forestal; el bajo nivel tecnológico de producción; un
deficiente sistema de mercadeo para los productos tradicionales; la deficiente
infraestructura de servicios, y las limitaciones del sistema crediticio actual. Las
consecuencias de ello se traducen, entre otros inconvenientes, en baja producción,
bajos ingresos, poco intercambio comercial, baja inversión, y en fin, pobreza;
el ambiente se está deteriorando a consecuencia del inadecuado uso de los suelos;
mal manejo de los desechos sólidos de la agricultura, comercio, industria y
domésticos; de la sustitución de bosques naturales por cultivos permanentes y
ganadería;
las organizaciones de la sociedad civil y los gobiernos locales han tenido poca
participación e incidencia en la atención a la problemática ambiental que afecta
los recursos naturales de la cuenca.
4.2 Características generales de la cuenca del Rio Suchiate
La cuenca del Río Suchiate está conformada por los municipios de la franja oeste del
Departamento de San Marcos. Es una cuenca transfronteriza ya que el río sirve de límite
territorial entre México y Guatemala. Tiene una extensión de 1,287 Km2 de los cuales
1057.12 Km2 están dentro de territorio nacional
4.2.1 Perfil Socioeconómico del Departamento de San Marcos
Aspectos Generales
La cabecera departamental de San Marcos se localiza en las coordenadas geográficas
Latitud: 14º 57’40” N y Longitud 91º 47’ 44” W a una altura de 2,398 metros sobre el
nivel del mar y a una distancia de 252 kilómetros de la ciudad capital. Desde el período
prehispánico hasta la actualidad se han albergado dentro de su territorio varios grupos
étnicos siendo los principales: Mam, Sipakapense y K’iche’. Las lenguas mayas
principales son el Mam y Sipakapense, además del español que se habla de manera
general en la región. San Marcos tiene un clima generalmente templado, ya que su
fisiografía es variada: hacia el norte se encuentra la región de las montañas altas con un
clima frío, al centro en la zona de la pendiente volcánica reciente el clima es más
templado y en la región de las tierras bajas es más caluroso a medida que se va llegando
a la costa, en esta zona el drenaje en su mayor parte no se encuentra bien definido por lo
que es muy común el riesgo de inundaciones.
El 25% de las tierras del departamento son aptas para la producción agrícola si se les da
el manejo adecuado, un 5% son adecuadas para la siembra de arroz debido a las
limitaciones que presenta el drenaje. La cobertura forestal ocupa un área total de 515 Km2
que representa aproximadamente el 14% del territorio departamental. La hidrografía se
distribuye en cinco cuencas constituidas por los ríos: Coatán, Suchiate, Naranjo y Ocosito
que forman parte de la Vertiente del Pacífico, cubriendo aproximadamente el 85% de la
superficie sur del departamento. El Río Cuilco drena parcialmente la zona norte y forma
parte de la Vertiente del Golfo de México.
Ubicación Geográfica y Extensión
San Marcos se encuentra ubicado al sur-occidente de Guatemala en la Región VI. Al
norte colinda con el Departamento de Huehuetenango, al sur con el Océano Pacífico, al
este con Quetzaltenango y al Oeste con la República de México. Su extensión territorial
es de 3,791 Km2 que representa el 3.48% de todo el territorio de Guatemala. Está
dividido administrativamente en 29 municipios: San Marcos, San Pedro Sacatepéquez,
San Antonio Sacatepéquez, Comitancillo, San Miguel Ixtahuacán, Concepción Tutuapa,
Tacaná, Sibinal, Tajumulco, Tejuela, San Rafael Pie de la Cuesta, Nuevo Progreso, El
Tumbador, San José el Rodeo, Malacatán, Catarina, Ayutla, Ocós, San Pablo, El Quetzal,
La Reforma, Pajapita, Ixchiguán, San José Ojetenam, San Cristóbal Cucho, Sipacapa,
Esquipulas Palo Gordo, Río Blanco y San Lorenzo. La extensión territorial de cada
municipio se describe en la tabla 9.
Tabla 9: Extensión del Departamento de San Marcos y sus municipios.
Municipio Extensión (Km2) %
Ayutla 204 5.38
Catarina 76 2.00
Comitancillo 113 2.98
Concepción Tutuapa 176 4,64
El Quetzal 88 2.32
El Tumbador 84 2.22
Esquipulas Palo Gordo 21 0.56
Ixchiguán 183 4.83
La Reforma 100 2.64
Malacatán 204 5.38
Nuevo Progreso 140 3.69
Ocós 205 5.41
Pajapita 84 2.22
Río Blanco 21 0.55
San Antonio
Sacatepéquez
79 2.08
San Cristóbal Cucho 56 1.48
San José el Rodeo 81 2.14
San José Ojetenam 37 0.98
San Lorenzo 25 0.66
San Marcos 121 3.19
San Miguel Ixtahuacán 184 4,85
San Pablo 124 3.27
San Pedro Sacatepéquez 253 6.67
San Rafael Pie de la
Cuesta
60 1.58
Sibinal 176 4,64
Sipacapa 152 4.01
Tacaná 302 7,97
Tajumulco 300 7.91
Tejutla 142 3.75
Total Departamento 3,791 100
Fuente: INE, 2002.
En la figura 17 se observa que los municipios que poseen mayor extensión territorial son
Tacaná con 8% y Tajumulco con 7.9%, seguidos de San Pedro Sacatepéquez con 6.7%.
Ayutla, Malacatán y Ocós ocupan el mismo valor cada uno de 5.4%. Mientras que
Concepción Tutuapa, Ixchiguán, San Miguel Ixtahuacán y Sipacapa poseen 4.6, 4.8, 4.9,
4.6 y 4% respectivamente. Tejuela, Nuevo Progreso, San Pablo, San Marcos,
Comitancillo, La Reforma, El Quetzal, El Tumbador, Pajapita, San Antonio
Sacatepéquez, San José el Rodeo y Catarina ocupan entre 3.7 á 2%, seguidos de San
Rafael Pie de la Cuesta, San Cristóbal Cucho, y San José Ojetenam entre 1.6 y 1%. San
Lorenzo con 0.7%, Esquipulas Palo Gordo y Río Blanco con 0.6% son los municipios
más pequeños en extensión territorial del departamento.
Figura 17: Distribución porcentual de los municipios que conforman el
Departamento de San Marcos
Aspectos Demográficos
La población total del Departamento de San Marcos es de 794,951 habitantes. Tomando
en cuenta que son 29 municipios la población se encuentra distribuida entre 8 á 0.6%
siendo el municipio con mayor población Malacatán con 8.9% y con menor población
Río Blanco con 0.6%. El 78% de la población se encuentra ubicada en el área rural
mientras que el 22% se encuentra en el área urbana. En el tabla 10 se describe la
población del departamento y por ubicación en el área urbana y rural.
Tabla 10: Población del Departamento de San Marcos por municipio y sector
urbano y rural.
MUNICIPIO Población POBLAC
N%
Urbana % Rural %
Ayutla 10,570 6,10 16,865 2,71 27,435 3,45
Catarina 2,850 1,64 21,711 3,49 24,561 3,09
Comitancillo 11,679 6,74 34,692 5,58 46,371 5,83
Concepción Tutuapa 1,065 0,61 48,298 7,77 49,363 6,21
El Quetzal 7,885 4,55 11,094 1,78 18,979 2,39
El Rodeo 1,796 1,04 12,329 1,98 14,125 1,78
El Tumbador 6,372 3,68 29,135 4,69 35,507 4,47
Esquipulas Palo Gordo 1,424 0,82 7,189 1,16 8,613 1,08
Ixchiguán 2,031 1,17 18,293 2,94 20,324 2,56
La Reforma 3,986 2,30 10,637 1,71 14,623 1,84
Malacatán 12,891 7,44 57,943 9,32 70,834 8,91
Nuevo Progreso 5,904 3,41 20,236 3,26 26,140 3,29
Ocós 6,201 3,58 23,056 3,71 29,257 3,68
Pajapita 7,367 4,25 9,233 1,49 16,600 2,09
Río Blanco 843 0,49 4,029 0,65 4,872 0,61
San Antonio Sacatepéquez 1,470 0,85 13,188 2,12 14,658 1,84
San Cristóbal Cucho 6,379 3,68 7,549 1,21 13,928 1,75
San José Ojetenam 1,182 0,68 15,359 2,47 16,541 2,08
San Lorenzo 888 0,51 8,826 1,42 9,714 1,22
San Marcos 19,648 11,34 16,677 2,68 36,325 4,57
San Miguel Ixtahuacán 2,559 1,48 27,099 4,36 29,658 3,73
San Pablo 1,0216 5,89 26,319 4,23 36,535 4,60
San Pedro Sacatepéquez 31,781 18,34 26,224 4,22 58,005 7,30
San Rafael Pie de la 3,941 2,27 9,131 1,47 13,072 1,64
Cuesta
Sibinal 1,532 0,88 11,736 1,89 13,268 1,67
Sipacapa 623 0,36 13,420 2,16 14,043 1,77
Tacaná 4,896 2,82 57,724 9,29 62,620 7,88
Tajumulco 2,793 1,61 38,515 6,20 41,308 5,20
Tejutla 2,558 1,48 25,114 4,04 27,672 3,48
Total Departamento 173,330 21.8 621,621 78.2 794,951 100
Fuente: INE, 2002.
En la figura 18 se observa la distribución porcentual de la población ubicada en el área
urbana y rural.
Figura 18: Porcentaje de población urbana y rural
Los diferentes grupos étnicos asentados en San Marcos representan el 29% de la
población, como se muestra en la figura 19, mientras que la población no indígena ocupa
el 71% de la población total del departamento.
Figura 19: Distribución de población y no indígena en el Departamento de San
Marcos
Educación
San Marcos cuenta con una población mayoritariamente alfabeta que ocupa el 69% de la
población, mientras que el restante 31% es analfabeta, siendo este un porcentaje bastante
alto, ya que representa a la cuarta parte de la población total del departamento y se
encuentra mayormente ubicada en la zona rural. En la tabla 11 se muestran los datos
anteriores. En la Figura 1.5 se ilustra de manera porcentual la población del
departamento con respecto a su condición alfabeta o analfabeta.
Tabla 11: Población de San Marcos mayor a siete años, según su condición de
alfabetismo.
Condición Población
Urbana % Rural % Total %
Alfabeto 114597 81,00 314615 65,74 429212 69,22
Analfabeta 26886 19,00 163952 34,26 190838 30,78
Total 141483 22,82 478567 77,18 620050 100,00
Fuente: INE, 2002.
Figura 20: Porcentaje de población en el Departamento de San Marcos según su
condición de alfabetismo
En cuanto al nivel de escolaridad, la educación en San Marcos cubre los niveles de pre-
primaria, primaria, ciclo básico y diversificado tanto en el área urbana como en el área
rural.
San Marcos cuenta con extensiones universitarias, aunque la mayoría de estudiantes
prefiere viajar a la ciudad capital o a otros departamentos, de forma semanal o
permanente, ya que no existe diversidad de carreras en estas extensiones. La tabla 12
muestra el nivel de educación para el departamento, tanto para el área rural como urbana.
Tabla 12: Nivel de Escolaridad para el Departamento de San Marcos
Nivel
Educativ
o
Ningun
o
Pre-
Primari
a
Primari
a
Ciclo
Básic
o
Ciclo
Diversificad
o
Educació
n
Superior
Total
Urbano 26,420 899 73,563 16,210 18,521 5,870 14,1483
Rural 160,666 4,909 280,197 21,126 10,300 1,369 4,78567
Total 187,086 5,808 353,760 37,336 28,821 7,239 620,050
Fuente: INE, 2002.
La figura 21 describe de manera porcentual el nivel de escolaridad de la población de San
Marcos.
Figura 21: Porcentaje de población en el Departamento de San Marcos según su
escolaridad
Vivienda
En San Marcos hay 139,683 hogares de los cuales el 76% se encuentran ubicados dentro
del sector rural, mientras que el 24% está establecido en el área urbana, como se muestra
en tabla 13.
Tabla 13: Número de hogares en el Departamento de San Marcos
Sector No. de hogares %
Urbano 33,476 24,0
Rural 106,207 76,0
Total 139,683 100
Fuente: INE; 2002.
En la figura 22 se ilustra la distribución en porcentaje de los hogares según el área de
ubicación.
Figura 22: Porcentaje de hogares en el Departamento de San Marcos según su
ubicación
En cuanto al número de viviendas, en tabla 14, se muestra el tipo de local de habitación
para el área urbana y rural.
Tabla 14: Número de viviendas en San Marcos según el tipo de local.
Población Casa
formal Apartamento
Cuarto
en casa
de
vecindad
Rancho Casa
improvisada
Otro
tipo Total
Urbana 37,369 260 244 843 643 538 39,897
Rural 127,496 127 361 7,221 2,024 820 138,049
Total 164,865 387 605 8,064 2,667 1,358 177,946
Fuente: INE; 2002
El tipo de vivienda más utilizado por la población es una casa formal, ya que representa
el 92.6%. Las de tipo rancho representan el 4.5% y las casas improvisadas el 1.5%. El
0.8% son viviendas de otro tipo mientras que el 0.3% son cuartos en casa de vecindad y
el 0.2% está representado por viviendas tipo apartamento. En la figura 23 se ilustran los
datos anteriores.
Figura 23: Porcentaje de viviendas en el Departamento de San Marcos según el tipo
de habitación local
Salud
Las enfermedades principales que han puesto en vigilancia a los centros de salud en el
Departamento de San Marcos son el sarampión, tos ferina y poliomielitis causantes de
mortalidad infantil, hasta el momento se ha tenido éxito teniendo bajo control al 96% de
los municipios del departamento. Otras enfermedades comunes son las de origen
diarreico y respiratorio principalmente la neumonía, ambas enfermedades también
representan un alto índice de mortalidad dentro de la población.
La infraestructura para los servicios de salud está distribuida en puestos de salud y
hospitales como se describe en la tabla 15.
Todos los municipios cuentan con un centro de salud tipo “B” (sin camas) y con uno o
más puestos de salud. Los servicios principales de salud se encuentran ubicados en los
municipios de San Marcos y Malacatán, donde están instalados los dos únicos hospitales,
teniendo a disposición de la población 119 y 50 camas respectivamente, lo cual es
insuficiente para una población mayor de 700,000 habitantes
Tabla 15: Servicios de salud en el Departamento de San Marcos, según tipo y
número de camas
Municipio
Infraestructura Camas
Hospitales Centros
tipo “A”
Centros
tipo “B”
Puestos de
salud
Total
camas
Hospitales Centros
tipo “A”
Adultos Pediatría
Ayutla 1 2
Catarina 4
Comitancillo 1 2
Concepción
Tutuapa
1 5
El Quetzal 1 2
El Rodeo 1 1
El Tumbador 1 3
Esquipulas Palo
Gordo
1
Ixchiguán 5
La Reforma 1 2
Malacatán 1 1 2 50 40 10
Nuevo Progreso 2
Ocós 4
Pajapita 1
Río Blanco 1
San Antonio
Sacatepéquez
6
San Cristóbal
Cucho
San José Ojetenam
1 2
San Lorenzo 1 1
San Marcos 1 1 6 119 89 30
San Miguel
Ixtahuacán
1 3
San Pablo 1 1
San Pedro
Sacatepéquez
1 3
San Rafael Pie de
la Cuesta
1 1
Sibinal 1 2
Sipacapa 1 1
Tacaná 1 5
Tajumulco 1 5
Tejutla 1 7
Total
departamento
2 0 20 82 169 129 40 0
Fuente: Segeplan 2000.
Servicios Públicos
Agua
El abastecimiento del servicio de agua para los 139,683 hogares en el departamento de
San Marcos es variado, el 65% posee chorro propio o de uso exclusivo, el 22.5% utilizan
pozo, ya sea mecánico o manual. El 4.3% utiliza río, lago o manantial que se encuentre
más cercano a sus hogares mientras que el 3% utiliza otro tipo de abastecimiento. La
utilización de chorro para varios hogares representa el 2.2%, el chorro público por el
2.1% y la obtención de agua por camión o tonel solamente es ocupada por el 0.2% de los
hogares.
En la tabla 16 se indica el número de hogares de acuerdo al tipo de servicio que se utiliza
para abastecerse de agua. En la figura 24 se ilustra de manera porcentual la utilización de
estos servicios.
Tabla 16: Número de hogares según tipo de servicio que se utiliza en San Marcos
Población Chorro de
uso
exclusivo
Chorro
para
varios
Chorro
público
Pozo Camión
o tonel
Río, lago o
manantial
Otro
tipo
Total
hogares
Urbana 26831 1820 640 2778 79 477 851 33476
Rural 64985 1302 2313 28661 162 5463 3321 106207
Total 91816 3122 2953 31439 241 5940 4172 139683
Fuente: INE, 2002.
Figura 24: Porcentaje de hogares según tipo de servicio de agua que se utiliza en el
Departamento de San Marcos
El servicio de agua entubada es prestado por la municipalidad o algunas comunidades se
han organizado o recibido ayuda de alguna organización para gozar de este tipo de
servicio. En la tabla 17 se observa que el 70% de hogares posee servicio de agua con
tubería mientras que el 29.9% no lo tiene.
La mayor parte de los hogares que poseen este servicio se encuentran concentrados en el
área rural siendo 68,600 en relación con los 29,291 hogares en el área urbana. Mientras
que en el sector urbano 4,185 hogares se encuentran sin este servicio, siendo el área rural
más afectada con 37,607 hogares que representan aproximadamente la tercera parte del
total de hogares distribuidos dentro de esta área.
Tabla 17: Número de hogares con servicio de agua entubada en San Marcos
Servicio Urbano Rural Total %
Agua
Con Chorro (tubería) 29291 68600 97891 70,1
Sin chorro 4185 37607 41792 29,9
Total 33476 106207 139683 100,0
Fuente: INE; 2002
En la figura 25 se puede observar de manera porcentual la disponibilidad del servicio de
agua por medio de tubería para los hogares del departamento.
Figura 25: Porcentaje de hogares según disponibilidad del servicio de agua en San
Marcos
Alumbrado eléctrico
El 75% de la población dispone de alumbrado eléctrico mientras que el 24% aún no
posee este tipo de servicio. En la tabla 18 muestra el número de hogares que poseen este
servicio.
Tabla 18: Hogares del departamento de San Marcos que disponen de
servicio de alumbrado eléctrico.
Servicio Urbano Rural Total %
Alumbrado eléctrico
Dispone de alumbrado 31012 74648 105660 75,6
No dispone de alumbrado 2464 31559 34023 24,4
Total 33476 106207 139683 100,0
Fuente: INE, 2002.
En el sector urbano 31,012 hogares disponen alumbrado eléctrico y en el sector rural se
registran 74,648 hogares. En la figura 25 se gráfica la disponibilidad en porcentaje del
servicio de alumbrado eléctrico.
Figura 25: Porcentaje de hogares según disponibilidad del servicio eléctrico en San
Marcos
Drenaje
Aproximadamente el 17% de los hogares de San Marcos cuenta con servicio de drenaje y
el 85% lo hace a través de fosas sépticas, letrinas o pozos ciegos colocados en cada una
de las viviendas.
El 91% de los hogares en San Marcos disponen de servicio sanitario, como se describe en
la tabla 19 En el sector urbano se registran 32,137 hogares que cuentan con sanitario y en
el área rural 95,995 que representa casi el 90% de la población de ese sector.
Tabla 19: Hogares que disponen de servicio sanitario en el Departamento de San
Marcos.
Población Dispone de servicio
sanitario No dispone de servicio sanitario Total
Urbana 32137 1339 33476
Rural 95995 10212 106207
Total 128132 11551 139683
Fuente: INE, 2002.
En la figura 26 se grafica la disponibilidad de servicio sanitario dentro de los hogares de
San Marcos.
Figura 26: Porcentaje de hogares según disponibilidad de servicios sanitarios en San
Marcos
Recolección de Basura
El servicio municipal de recolección de basura solamente es utilizado por el 5.2% del
total de hogares del departamento y se concentra en el área urbana, mientras que el
servicio privado sólo cubre el 3.9%. El 37% la tiran en cualquier lugar siendo en mayor
proporción en el área rural y el 28.6% la quema. Estos datos se describen en la tabla 20 y
de manera gráfica en cuanto a porcentaje en la figura 27.
Tabla 20: Número de hogares según la forma de eliminar la basura.
Población Servicio
Municipal
Servicio
privado
La
queman
La tiran en
cualquier
lugar
La
entierran
Otra
forma
Total
Urbana 6945 3705 9913 7740 3532 1641 33476
Rural 306 1711 30024 44318 22482 7366 106207
Total 7251 5416 39937 52058 26014 9007 139683
Fuente: INE, 2002.
Figura 27: Porcentaje de hogares según la forma de eliminar la basura en San
Marcos
Análisis sobre la Población Económicamente Activa (PEA)
De acuerdo al VI Censo de Habitación 2002, la PEA para San Marcos se encuentra en el
área rural con el 74% y en el área urbana solamente se encuentra el 25%, como se ilustra
en la figura 28.
.
Figura 28: PEA porcentual, para el departamento de San Marcos en el área urbana
y rural
En la tabla 21 se describe la población económicamente activa de acuerdo al tipo de
actividad en que se desempeña.
Tabla 21: PEA por tipo de actividad económica en San Marcos.
Población 1* 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 Total
Urbana 17132 66 5287 590 3463 9347 2550 1603 2326 3409 4002 27 419 50221
Rural 114648 126 5544 313 5586 7738 2371 975 969 1353 4759 6 873 145261
Total 131780 194 10834 907 9054 17091 4928 2586 3304 4772 8772 45 1305 195482
*1. Agricultura, caza, silvicultura y pesca
2. Exploración de minas y canteras
3. Industria manufacturera textil y alimenticia
4. Electricidad, gas y agua
5. Construcción
6. Comercio por mayor y menor, restaurantes y hoteles
7. Transporte, almacenamiento y comunicaciones
8. Establecimientos financieros, seguros, bienes inmuebles y
servicios prestados a empresas
9. Administración pública y defensa
10. Enseñanza
11. Servicios comunales, sociales y personales
12. Organizaciones extraterritoriales
13. Rama de actividad no especificada
Fuente: INE, 2002.
En la figura 29 se grafica el porcentaje de población según la condición de ocupación que
tenga. El 68% está representado por personas inactivas y el 31.5% por personas activas.
La población que está en busca de un empleo o tuvo uno representa el 0.3%.
Figura 29: Población económicamente activa del Departamento de San Marcos,
según la condición de ocupación
Indicadores Socioeconómicos
Nivel de Pobreza
En general la pobreza en el Departamento de San Marcos afecta al 86.66% de su
población, no tienen los ingresos suficientes para poder satisfacer sus necesidades
alimenticias, de vivienda y educación. El 61% se encuentra en pobreza extrema, es decir
no tienen los ingresos mínimos para satisfacer las necesidades básicas de alimentación.
En la tabla 22 se indican los porcentajes de pobreza en el departamento.
Tabla 22: Niveles de pobreza general y extrema dentro del departamento de San
Marcos
Departamento %
Pobreza general
%
Pobreza Extrema
San Marcos 86.66 61.07
Fuente: Estrategia de Reducción de la Pobreza, Gobierno de la
República de Guatemala, 2001.
Nivel de Desarrollo
En la tabla 23 se presentan los índices de desarrollo humano, salud, educación y de
ingresos para los años 1994 y 2002 a manera de comparación.
Tabla 23: Índice de Desarrollo Humano para el departamento de San Marcos
Departamento Índice de
desarrollo
humano
Índice de
salud
Índice de
educación
Índice de
ingresos
Año 1994 2002 1994 2002 1994 2002 1994 2002
San Marcos 0.509 0.583 0.531 0.630 0.496 0.571 0.500 0.548
Fuente: PNUD 2005.
El Índice de Desarrollo Humano (IDH) para San Marcos tuvo un leve aumento para el
año 2002 comparado con el que se registraba en el año 1994 El índice de salud es el que
presenta una mejora. En menor escala la educación y el ingreso han presentado un leve
aumento, esto puede estar influenciado por la falta de oportunidad laboral y políticas que
mejoren el presupuesto para el sistema educativo.
Figura 30: Contexto geográfico de la cuenca hidrográfica Rio Suchiate
4.2.2 Geomorfología
Geología
La cuenca se caracteriza por ser principalmente de origen volcánico. Hacia el norte o la
parte alta se observan unidades de rocas volcánicas como andesitas, basaltos, riolitas y
tobas, se han localizado unidades de rocas graníticas de Edad Cretácica y se han definido
unidades de detritos laharicos y fluviales, principalmente en las faldas de los volcanes
Tacaná y Tajumulco que luego por efectos del sistema hidrológico son transportados
hacia las partes más bajas y a la planicie costera. Aproximadamente hacia el sur del
Volcán Tacana se localiza una unidad de rocas metamórficas sin dividir en las que se
incluyen filitas y esquistos.
Hacia la parte media se observan unidades de detritos laharicos y fluviales que han
migrado de la parte alta de la cuenca, además ya es evidente la presencia de la unidad de
aluvión que continúa cubriendo toda la superficie hasta la planicie costera que está
cubierta en toda su superficie por esta unidad.
Pendientes y Elevaciones de la Cuenca
Cordillera preparó un mapa de pendientes que se observa en la Figura 2 y un mapa de
elevación digital (DEM) en la Figura 3 para tener un mejor conocimiento de la topografía
dentro de la Cuenca del Río Suchiate
Hacia los márgenes norte y oriental de la cuenca se caracterizan por poseer pendientes
muy pronunciadas entre 80º y 45º, principalmente en las zonas donde se ubican los
volcanes de Tacaná y Tajumulco y la zona montañosa hacia el margen sur oriental de la
cuenca. De manera muy puntual se observa hacia el norte inclinaciones que varían de 17º
á 5º. Hacia la parte media de la cuenca las pendientes son menos abruptas oscilando
entre 35º á 17º y hacia la planicie costera las pendientes son un poco más suaves con 17º
hasta llevar a la línea de costa con menos de 3º.
La Cuenca del Río Suchiate hacia el norte se encuentra delimitada por la Sierra Madre,
siendo esta la parte más elevada de toda la cuenca, en los picos de los Volcanes
Tajumulco y Tacaná hacia el este y oeste respectivamente la elevación es de
aproximadamente 4200 msnm. De manera general en esta zona las elevaciones se
encuentran entre 400 a 1400 msnm.
Hacia la parte media de la cuenca el cambio de elevación es bastante evidente en las
laderas de la zona montañosa haciéndose menores 1400 á 500 msnm, donde se inicia la
planicie costeras hasta llegar a elevaciones menores de 50 msnm hasta llegar a la línea de
costa.
Estimación del Tiempo de Concentración
385.0
3
9.11
=
h
L
t
c
Para la estimación del tiempo de concentración en una cuenca hay varias fórmulas, entre
ellas se encuentran: Kerby-Hathaway que relaciona la longitud del canal y la pendiente
media del canal, George Rivero que involucra los factores de área de cubierta vegetal y el
área de la cuenca con la pendiente media del canal, y Kirpich que relaciona la longitud
del canal con la diferencia de elevación en la cuenca.
Para fines de este estudio, la fórmula utilizada para el cálculo del tiempo de
concentración de la cuenca es la de Kirpich, siendo:
En donde: tc = tiempo de concentración (horas)
L = longitud del cauce (millas)
h = diferencia de elevación (pies)
entre los límites superior e inferior del
área de drenaje
Para la Cuenca del Río Suchiate se tiene un tiempo de concentración de 10.6 horas, el
cual puede tener cierta variabilidad tomando en cuenta si hay o no un comportamiento
torrencial en la cuenca.
4.2.3 Hidrología
Subcuencas y Red Fluvial
La Cuenca del Río Suchiate está conformada por ocho subcuencas de los ríos: Cabúz,
Cutzulchimá, Mopá, Negro, Nicá, Petacalpa, Sibinal y Suchiate. Todas las corrientes
permanentes, intermitentes y efímeras que forman parte de toda la red hidrológica, drenan
de Norte a Sur desembocando todas las aguas al Río Suchiate en la planicie costera y de
allí hacia el Océano Pacífico. La extensión superficial de la cuenca es de 1057.1 Km2, un
perímetro de 242.5 Km. A continuación se describe cada una de estas subcuencas, en la
Figura 4 se muestra de manera gráfica la ubicación de cada subcuenca y en la Figura 5 la
disposición de la red de drenaje.
Río Cabuz
Ocupa 265.7 Km2 con un perímetro de 160.9 Km. Está conformado por varias corrientes
permanentes, intermitentes y efímeras. Hacia el margen Norte se observa un patrón
subrectangular influenciado por el Volcán Tajumulco, Al descender de la zona montañosa
el drenaje adquiere el patrón en abanico y subparalelo hasta unirse con el Río Suchiate en
la planicie costera.
Río Cutzulchimá
Tiene una extensión superficial de 221.1 Km2, un perímetro de 72 Km. Las corrientes
que lo conforman muestran un patrón subrectangular por lo que sugieren que en esa área
hay control estructural. En la parte baja de la subcuenca se une con uno de los afluentes
del Río Cabúz.
Río Mopá
Tiene una extensión de 35.8 Km2, un perímetro de 38.6 Km. Está conformado solamente
por una corriente que evidencia un ligero patrón subrectangular, que se une a la corriente
del Río Cabúz.
Río Negro
Su extensión es de 51.4 Km2, con un perímetro de 41.3 Km. Se encuentra influenciado
por el cono volcánico del Tajumulco por lo que sus corrientes forman un patrón
ligeramente radial que desembocan en el Río Cabúz.
Río Nicá
Ocupa un área de XXX Km2 dentro de la cuenca y está conformado por varias corrientes
que tienen un patrón subrectangular que se unen con la parte media baja del Río Suchiate.
Río Petacalpa
La extensión que ocupa es de 127.3 Km2 y un perímetro de 57.5 Km. El patrón de
drenaje que forman las corrientes permanentes, intermitentes y efímeras de esta
subcuenca es en abanico y se une al Río Suchiate.
Río Sibinal
Se ubica en el margen norte de la cuenca y tiene una extensión de 59.7 Km2, con un
perímetro de 32.3 Km. Las corrientes que lo forman tienen un patrón rectangular y
desembocan en la parte alta de la subcuenca del Río Suchiate.
Río Suchiate
Hacia el norte en la parte alta de la cuenca, tiene una extensión de 168.5 Km2 y con un
perímetro de 121.2 Km. Está representado por un patrón rectangular. Al iniciar el
descenso de la corriente por el límite fronterizo con México hacia la planicie costera es
meándrico hasta desembocar en el Océano Pacífico. En la planicie la subcuenca tiene
una extensión de 47.7 Km2 y un perímetro de 64 Km.
4.2.4 Factores línea base a considerar en el desarrollo de escenarios de
riesgo de la cuenca del Rio Suchiate
Los estudios que se han sobre amenazas de inundaciones en la Cuenca del Río Suchiate
son muy pocos. Fue a partir de la Tormenta Stan cuando se tomó mayor interés por parte
de autoridades gubernamentales para identificar las zonas que puedan estar vulnerables a
este tipo de problemas.
En octubre del 2006 como parte de las actividades de los procesos de Planificación
Estratégica Territorial –PET- en San Marcos, se realizó un taller de capacitación en
Gestión para la Reducción de Riesgo a Desastres, con el objetivo de incluir esta variable
dentro de los procesos de planificación territorial. La capacitación se dirigió a miembros
de las Oficinas Municipales de Planificación de Ayutla y Malacatán, que por su
ubicación y características topográficas, son vulnerables a sufrir daños por el
desbordamiento de ríos, principalmente en la época de invierno cuando es más frecuente
este tipo de acontecimientos.
En los municipios de Malacatán y Ayutla, la principal amenaza son las inundaciones,
afectando áreas pobladas, principalmente las áreas de cultivo. Estas inundaciones tienen
una recurrencia anual, por lo que afecta la economía de ambos municipios. La Tormenta
Stan evidenció la vulnerabilidad a la cual están expuestos estos municipios. En la Figura
XX se muestra el mapa de riesgos de Malacatán y el la Figura XX del municipio de
Ayutla.
Hay que recordar que la Cuenca del Río Suchiate es transfronteriza por lo que ha sido
mayormente estudiada por parte de México, Estado de Chiapas, principalmente la Región
del Soconusco, ya que es allí donde se identifican más problemas. El municipio con
mayores riesgos es Suchiate donde se ubica el afluente que marca la frontera entre
México y Guatemala.
El desbordamiento del río creó especulación acerca del desplazamiento de la frontera
mexicana, debido a que su cauce normal se vio ampliado por las grandes avenidas de
agua que, al perder su capacidad de conducción, comenzó a inundar y erosionar en ambos
lados de la frontera, causando conflictos entre la población mexicana, ya que afirman que
el río arrasó con sus tierras ocasionando pérdidas económicas y afirmando que el cauce
quedó ubicado en territorio mexicano. Sin embargo, ante esta situación los funcionarios
públicos de los municipios afectados tanto de México como de Guatemala mantienen la
postura de que el río no modificó las fronteras naturales entre ambos países.
4.2.5 Actores locales a ser involucrados en el futuro proceso de planificación de
escenarios de riesgo de desastres y zonificación municipal
Entre los actores claves a involucrar en los futuros procesos de planificación de
escenarios de riesgo de desastres y zonificación municipal se encuentran:
-INAB
-CONAP
-CARE
-UICN
-CANCILLERIA DE GUAGTEMALA Y MEXICO
-USAC
-CALAS
-PASTORAL DELA TIERRA
-CARITAS
-HELVETAS
-UE
-MAGA
-FUNDACIONSOLAR
-SEPRONA
-MARN
-ALCALDES MUNICIPALES
-COMUDE`S
-COCODE`S
4.2.6 Controversia por los límites territoriales entre México y Guatemala a raíz del
Huracán Stan: el caso del río Suchiate.
El desastre ocasionado por el huracán Stan en la región del Soconusco, en particular en el
municipio de Suchiate donde se ubica el afluente que marca la frontera entre México y
Guatemala. Este fenómeno hidrometeorológico originó fuertes precipitaciones pluviales
que incidieron en el crecimiento del caudal del río Suchiate y como consecuencia, éste se
desbordó en diferentes puntos de la frontera afectando: viviendas, comercios, oficinas y
erosionando terrenos de comunidades establecidas al margen del río.
El desbordamiento del río Suchiate creó especulación acerca del desplazamiento de la
frontera debido a que su cauce normal se vio ampliado por las grandes avenidas de
agua que, al perder su capacidad de conducción, comenzó a inundar y erosionar en ambos
lados de la frontera.
Para comprender la problemática surgida a raíz de este fenómeno, se describe el contexto
histórico que llevó a la delimitación de la división política entre ambos países desde el
siglo XIX. Posteriormente se presentan testimonios de ejidatarios mexicanos que fueron
afectadas en sus tierras por el desbordamiento del río, así como el punto de vista de
algunos funcionarios federales mexicanos y, finalmente, la opinión del síndico de Ayutla,
Guatemala.
Ubicación y características del río Suchiate
El río Suchiate es una corriente internacional que sirve de límite entre México y
Guatemala. Nace en este último país en el municipio de Sibinal en las faldas de los
volcanes Tacaná y Tajumulco, y su curso fluye hacia el Océano Pacífico. Este río es de
corriente rápida y profundidad variable.
Según la CONAGUA (2005) el área de la cuenca transfronteriza tiene una extensión de
1,287 km2. Su escurrimiento natural medio superficial en Guatemala es de 2,553 hm3 y
en México de 184 hm3, tiene una longitud de 81 Km que sirven de límite entre ambos
países, de los cuales 75 Km. pertenecen a México y 6 km a Guatemala.
Las aguas del río Suchiate sirven de límite entre México y Guatemala a partir del Tratado
de Límites, celebrado el 27 de septiembre de 1882, donde se instituyó que los límites
entre las dos naciones serán a perpetuidad, además de establecer que: “la línea del río
Suchiate, desde el punto situado en el mar a tres leguas de su desembocadura, río arriba,
por su canal más profundo hasta el punto en que el mismo río corte el plano vertical que
pase por el punto más alto del volcán de Tacaná”. El trazo de la línea divisoria en la
frontera fluvial entre ambos países se rige bajo el método Thalweg que sigue el canal más
profundo de la corriente principal o el canal de navegación principal. La figura 31
muestra los límites de los Estados en la frontera fluvial de acuerdo al principio del
Thalweg.
Figura 31: Limites de los Estados en la frontera fluvial
MAN
-ACOM
UNIDADES
%&'() *+, -../
Mientras esta problemática continúa, por parte de autoridades mexicanas se inició la
construcción de obras de protección a lo largo del río, con las que se pretende evitar que
la erosión continúe en el territorio mexicano. Además de planificar la rehabilitación de
28 kilómetros con bam y otras especies arbóreas para estabilizar los márgenes y
conservar los bordes del río.
El desbordamiento del Río Suchiate creó especulación acerca del desplazamiento de la
frontera debido a que su cauce normal se vio ampliado por las grandes avenidas de agua
que, al perder su capacidad de conducción, comenzó a inundar y erosionar en ambos
lados de la frontera.
Con el fin de fortalecer la cooperación fronteriza, a partir de 1961, se establec la
Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) para México y Guatemala. Esta
Comisión es un organismo internacional integrado por dos secciones, una de México y
otra de Guatemala.
Dentro de las funciones de la CILA se encuentra la asesoría a los gobiernos de ambos
países en asuntos limítrofes y de aguas de los ríos internacionales, con facultades de
investigación, estudio y ejecución de obras. Los asuntos de la Comisión deben ser
presentados a la consideración de los gobiernos y son de la competencia de la Secretaría
de Relaciones Exteriores de México y del Ministerio de Relaciones Exteriores de
Guatemala.
En lo que se refiere al área de la cuenca del río Suchiate, de acuerdo al Grupo Asesor de
CILA DIGESA-DIRYA del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, unidad
de protección de las cuencas de los ríos internacionales (1984) su geología está
constituida por tres regiones y cada una de ella nuestras características diferentes. La
zona alta se ubica entre los 470 mts a 4,220 mts sobre el nivel del mar. Diferentes eventos
geológicos han modelado el paisaje actual, destacándose la actividad volcánica. Esta
conformado por rocas volcánicas sin dividir; rocas plutónicas; rocas metamórficas y
rocas volcánicas. La fisiografía está representada por un relieve complejo.
La zona media, por su parte, se extiende entre 27 mts a 470 mts sobre el nivel del mar.
Está conformada por materiales cuaternarios y aluviones. Fisiográficamente son terrenos
que van desde ligeramente inclinado a planos. En lo que respecta a la zona baja, parte de
los 0 mts a los 27 mts sobre el nivel del mar. Es un área formada por aluviones del
cuaternario. La fisiografía del área se clasifica como terrenos ligeramente inclinados a
planos. La figura 32 enseña el corte longitunidanal de la cuenca del río Suchiate.
Figura 2. Corte longitudinal de la cuenca del río Suchiate Ecología
Fuente: Grupo Asesor de CILA DIGESA-DIRYA. Ministerio de Agricultura Ganadería y
Alimentación. Unidad de Protección de las Cuencas de los Ríos Internacionales, 1984.
Obras de encauzamiento en el río internacional Suchiate
El río se caracteriza por tener un cauce inestable que tiende a modificarse al escurrir
violentamente grandes volúmenes de agua en cierta época del año impactando el suelo
arenoso que compone sus márgenes sobre todo en la planicie costera. Para fijar el cauce
definitivo del río Suchiate y evitar divagaciones en ambos países, se han construido en
sus márgenes dos tipos de obras de protección. La primera se refiere a los
espigones, estructuras transversales que se construyen a partir de la orilla del río
avanzando hacia el centro, para desviar la corriente y evitar que el margen se erosione, lo
que favorece que la orilla gane terreno. La segunda se refiere a la protección marginal,
estructura longitudinal que se sobrepone a la orilla del río impidiendo su erosión, por lo
que es necesario construir obras de encauzamiento en el río Suchiate.
Estas obras de protección se pueden construir hasta donde están las líneas teóricas en
ambos márgenes del río, acordado por los gobiernos de México y Guatemala. (Alejandro
Reyes Huerta, 2005). La figura 32 muestra las obras de encauzamiento en el río Suchiate.
Figura 32: Obras de encauzamiento en el río Suchiate
Problemática a raíz de las inundaciones en el río internacional Suchiate
La situación de alta pluviosidad producida por el huracán Stan ocasionó una fuerte
erosión en la parte alta y montañosa debido al deterioro del bosque, produciendo el
acarreo de arena, arbustos y lodo, que originaron la inundación y el azolvamiento en la
parte baja del río Suchiate, ocasionando el desbordamiento en varios lugares de la
frontera. Del lado mexicano, sus fuertes corrientes afectaron al puente internacional
Rodolfo Robles, a comercios, oficinas federales y estatales, como también al ejido
Ignacio Zaragoza, municipio de Frontera Hidalgo, la cabecera municipal del Suchiate,
Rancho San Antonio y los ejidos de Ignacio López Rayón, Jesús Carranza, La Libertad y
Miguel Alemán. En estos ejidos el río arrasó con terrenos cultivados con plátano de
exportación. Ante esta situación generada a raíz del zigzagueo del río y la especulación
del desplazamiento de la frontera, indagamos las posturas con algunos actores interesados
en este asunto.
El residente de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) del distrito de riego 046
Cacahoatan-Suchiate, el ingeniero Anacleto González refirió su punto de vista: “yo digo
que no se perdió territorio, CILA maneja dos líneas teóricas, una línea teórica
guatemalteca y una línea teórica mexicana, entonces estas líneas teóricas tienen una
posición definida en el paisaje, vamos a decirlo así, si nos damos a la tarea de ubicar la
posición de medidas teóricas enmarcados en campo vamos haber que el terreno allí está,
que se fue la capa superficial es otra cosa, la capa arable, pero geográficamente el
territorio existe. México no perdió territorio, lo que perdió fue la capa arable que estaba
al comienzo de su territorio, es algo completamente diferente. Ahora hay que esperar
que con las posiciones de espigones que estamos llevando a cabo, esa capa arable la
vaya recuperando el río con sus acarreos, es un proceso lento, pero que esperemos que
la gente de aquí para el real lo entienda porque es un área que no debe dedicarse a la
agricultura, son suelos muy arenosos. Lo que debe buscar es reforestarlos con especies
que hagan que el suelo se conglomere y que presente cierta dificultad a la erosión por
los ríos, entonces estamos pensando en especies como bambú que es una de las especies
más resistente a la erosión han dado mejor resultado, solo esperamos que la gente lo
entienda y le eche ganas”.
Esta explicación contrasta con la versión de los habitantes de los ejidos Ignacio López
Rayón y La Libertad, quienes afirmaron que sus tierras quedaron en territorio
guatemalteco como resultado de estas grandes avenidas de agua y que afectaron
aproximadamente 45 mil hectáreas de tierra. Hecho que se corrobora con la opinión del
profesor Santana Morales Aguirre, comisariado ejidal de La Libertad, municipio del
Suchiate, al indicar “con el problema que acabamos de pasar del mes de octubre del año
pasado, la línea sí, tal vez considero, como dice CILA, ha ratificado una y muchas veces
que no se ha movido la línea, su parámetro de la línea divisoria a lo mejor no, pero lo
que es cierto sí, el río se ha movido en ambas partes y creo que se ha hecho más al lado
mexicano que al lado guatemalteco. Entonces no estamos de acuerdo con CILA, porque
CILA dice que no se ha movido para nada y nosotros físicamente lo hemos visto que si.
Es más hemos llevado dependencias de gobierno que verifiquen las cuestiones, y la
realidad es una cosa y lo que dice CILA es otra.
Asimismo estimó que: “son aproximadamente 73 hectáreas, los terrenos parcelarios que
se han perdido a causa del Stan, incluyendo a mis compañeros que perdieron una
parcela en el 98. En el mes de octubre de 2005 son aproximadamente 45 hectáreas que
fueron desvastadas en su totalidad de algunos compañeros ejidatarios que se quedaron
en cero, es decir, cero hectáreas de terreno, algunos están sobre el lado guatemalteco y
algunos están sobre donde pasa la corriente del río”.
Por su parte, a orillas del río Suchiate, Alfredo de la Torre del ejido Ignacio López,
manifestó que a consecuencia del Stan “aproximadamente se perdieron 45 hectáreas, 31
de ellas con certificados definidos y el resto son terrenos federales que pertenecían al
país, estaban en concesión pero todos quedaron del otro lado”.
También se refirió que hubo pérdidas considerables todas las superficies estaban
cultivadas con plátanos, principalmente en todas sus variedades, se perdieron
instalaciones, se perdieron las tierras, las tierras ahora no son de buena calidad, hoy son
malas, hoy son suelos arenosos por completo, completamente calzados. Todos los
sistemas de riego que eran tecnificados quedaron enterrados, el sistema de cable vía y
parte de todas las tierras que se perdieron que estaban cultivados con lo mismo”.
En ese mismo lugar (al margen del río), señalo: el cauce de este río era donde se
encuentra los árboles de aquel lado, ósea es el lado de Guatemala, el río se encontraba
donde están los sauces, prácticamente todo eso, todo lo que esta allá eran suelo que eran
cultivados por nosotros”.
En relación con esta misma controversia surgida, el presidente municipal del Suchiate
Oscar Salinas Morga opinó: “como presidente municipal nosotros hemos hecho la
denuncia de la forma como quedó el caudal del río Suchiate, si perdimos territorio o no,
eso lo tiene delimitar la Secretaría de Relaciones Exteriores, a través de la Comisión
Internacional de Límites y Agua, porque son ellos que hacen ese trabajo. La función mía
como presidente municipal es ver los problemas en que está mi comunidad y algunos de
ellos es que hay, el malestar con ejidatarios que prácticamente se quedaron con el título
en la mano y sus tierras ya no las tienen, porque de alguna manera el río Suchiate pasa
encima de ellos”.
Dentro del marco de la celebración en Tapachula de la décima Reunión Binacional sobre
puertos y servicios fronterizo México-Guatemala, el Ingeniero Carlos Santibáñez de la
CILA expresó categóricamente en una entrevista a través de la televisión de canal 10 de
Chiapas: “no hay nada que temer, la frontera entre México y Guatemala sigue siendo la
misma de siempre, no hubo desplazamiento ni a favor ni en contra. Lo que se dio fue lo
siguiente: la cantidad de agua que escurrió por el río Suchiate, la extraordinaria que no
se había presentando en 100 años. La cantidad de agua que vino en esta ocasión no se
ha presentado y rompió todos los pronósticos que se tenía, esta gran cantidad
evidentemente tuvo efectos muy importantes tanto en México como en Guatemala, en
ambos lados. Estimada entre 400 a 600 metros cúbicos por segundo cada año como
máximas, se nos fue alrededor de 3000 metros cúbicos, entonces vino una cantidad
mucho mayor, esta cantidad evidentemente no cupo en la caja que normal ocupaba y
se expandió”.
En mismo sentido el ingeniero dijo: “a la conclusión a que llegó la Comisión Mexicana
fue exactamente la misma a que llegó el gobierno de Guatemala, a través de la Sección
Guatemalteca; que el cause del río se ha desplazado de igual manera hacia ambos lados
pero siempre dentro de sus cause de inundación, nunca fue más de lo que tenemos”. Por
su parte, el ingeniero José Luis Arellano de la CONAGUA en una reunión realizada el 7
de abril de 2006, en la sede de la Maestría de Chapingo, en San Cristóbal de Las Casas,
dijo al respecto: “tuvimos la pérdida de suelo por erosión pluvial a diferencia de la
erosión hídrica. En este caso las fuertes corrientes fueron las que degradaron los
márgenes del río, entonces lo que vimos allí fue la capa fértil, la que estamos hablando,
de 2 o 4 metros lo que se llevó el río, pero allí quedó el Tepetate en la misma la línea de
México. En el río Suchiate hay alrededor de 2 o 5 metros de sedimento sobre su cauce y
abrió, aproximadamente entre 400 o 500 metros, dañándose 105 espigones”. La figura 33
enseña la ubicación del límite fronterizo entre ambos países.
Figura 33: Limite fronterizo México-Guatemala
Fuente: José Luis Arellano. CONAGUA. 2005
Durante el Seminario sobre Riesgos, Desastres y Migración, realizado en Tapachula los
días 1 y 2 de agosto de 2006, escuchamos la opinión de los guatemaltecos al respecto. El
señor Rigoberto Genaro Coutiño Barrio, sindico de la alcaldía del municipio de Ayutla
(ciudad Tecún Umán) San Marcos, indicó que: “el día primero empezaron las primeras
lluvias, nos inundaron varias comunidades, pero la tormenta en se vino el día cuatro
cuando el río Suchiate desbor arrasando cuatro comunidades, en una se la llevó en
100%, se llevo más de 300 casas, escuelas, centro de salud, auxiliatura y en otras aldeas
sólo arrasó con viviendas”. Además mencionó: “Igualmente el gobierno municipal ha
gestionado ante el congreso de la República de Guatemala el dragado del río y hoy nos
han manifestado que por acuerdos entre los dos gobiernos el río no lo pueden dragar, es
la respuesta que ellos no han dado. Sin embargo, tengo conocimiento que hace
aproximadamente dos meses el director de la reconstrucción nacional informó que el
gobierno mexicano iba a dragar 40 kilómetros del río Suchiate, partiendo de la barra de
Ocos hacia el norte, cuarenta metros de largo por 30 metros de ancho con 10 metros de
profundidad pero hasta aquí estamos a la espera de lo que va ha pasar”.
De la misma manera, se le cuestionó sobre el desbordamiento del río Suchiate y la
perdida de terreno en México. Refirió que en Guatemala: “estamos en igualdad, porque
el río en partes se metió al terreno mexicano y en otras partes se metió al terreno
guatemalteco, ósea que el río afectó a los dos países. ¿Pero qué va a pasar?, está
pendiente, que esto lo van a manejar las instituciones gubernamentales de Relaciones
Exteriores, estamos en la espera, porque los dos países estamos afectados en este caso”.
Para contrarrestar estas divagaciones del río Suchiate en el lado mexicano a partir de
febrero de 2006, la CONAGUA inició la construcción de obras de protección a lo largo
del río, mediante la edificación de espigones, con los cuales pretende evitar que el
afluente continúe erosionando al territorio mexicano. Asimismo se planea, a través del
Instituto de Historia Natural y Ecología (IHNE), rehabilitar 28 kilómetros con bambú y
otras especies arbóreas, para estabilizar los márgenes y conservar los bordes del río. Las
acciones antes mencionadas considero que tienen como objetivo volver el afluente a su
antiguo cauce, proteger a la población, evitar que el afluente siga erosionando el margen
del lado mexicano e impedir el avance de la degradación de terrenos ejidales.
Las posturas de los funcionarios públicos antes mencionadas, nos indican que el río
Suchiate no modificó las fronteras naturales entre ambos países; sin embargo, a nivel
práctico dichos enfoques entran en conflicto con el punto de vista de los ejidatarios
mexicanos, quienes afirman que el río arrasó con sus tierras ocasionando perdidas
económicas y aduciendo que el cauce quedó ubicado adentro del territorio mexicano.
Considero que, durante esa época los escurrimientos del río ampliaron su área de
inundación modificando los márgenes y el sitio donde se encuentra el canal s
profundo, inclinándose hacia el lado mexicano y no al centro como dicta el tratado entre
ambos países.
Figura 34: Mapa de pendientes de la Cuenca del Rio Suchiate
Figura 35: Mapa de elevación digital (DEM) de la Cuenca del Rio Suchiate
5. Metodología general propuesta para la identificación de escenarios de
riesgo de desastres y su zonificación en los municipios de las cuencas del
Rio Naranjo y Suchiate
La empresa “LA CEIBA” al evaluar en forma integral la viabilidad y factibilidad de
desarrollo de un modelo, método o sistema que permita en el tiempo y espacio
referido en los “Términos de Referencia” identificar los escenarios de riesgo de
desastres y su zonificación en los municipios de las cuencas del Rio Naranjo y
Suchiate. A identificado la utilización de un modelo mixto que permita la
recolección de información primaria y secundaria en forma rápida, como además
establecer en forma inicial la “Arquitectura Institucional” que pudiera viabilizar su
operatividad y sobre la utilidad a CONRED, la metodología se describe a
continuación:
5.1 Mapeo de riesgos y amenazas territoriales
Debido a que el país es esencialmente propenso a los desastres naturales tales
como terremotos y erupciones volcánicas, la definición de áreas de amenaza y
promoción de medidas de evacuación y uso de la tierra segura a través de la
creación de mapas de escenarios de riesgos y amenaza, es extremadamente
importante para minimizar las pérdidas resultantes de los desastres, en
particular si estos se dirigen a la unidad básica de planificación bioregional la
“cuenca hidrográfica”.
Figura 36: Flujo global del estudio
Planificación básica y preparación
Recolección y arreglo de datos Investigación de campo Foto-interpretación
Investigación
Clasificación de relieve classification
interpretation investigation
Clasificación de pendientes
Investigación de historia de
desastres
Estudio de condición natural
Estudio de condición social
Evaluación de amenazas
(método empírico y simulación)
Mapa geomorfológico
Análisis de Desastres
Mapa de Amenaza SIG
Aplicación de mapa de amenaza para prevención de desastres
Definiciones de Mapas de Amenaza y de Riesgo
Durante la ejecución de estudios se presentó un problema acerca de la
terminología en español. Para facilitar la implementación de estudios posteriores
se aclara la terminología utilizada en este Estudio a continuación.
Definición para la presente propuesta técnica
En el presente propuesta el concepto y significado de los términos hazard map
y risk map. La descripción dice; el hazard map es un plano que contiene la
predicción y clasificación de la contingencia, es decir la probabilidad de
incidencia, o intensidad de fenómenos naturales que pueden provocar
desastres. Por otro lado el risk map es un plano que trata el tema de la
predicción de desastres desde distintos aspectos, tanto de los pronósticos de
fenómenos naturales como de la población y bienes objeto de la protección y la
distribución de instalaciones de mitigación de daños.
Interpretación por CONRED
Definición de hazard y risk
(del MANUAL PARA LA ORGANIZACIÓN DE LAS COORDINADORAS
DEPARTAMENTALES, MUNICIPALES Y LOCALES PARA LA REDUCCIÓN DE
DESASTRES)
Hazard (amenaza)
Factor externo de riesgo, representado por la potencial ocurrencia de un suceso
de origen natural o generado por el ser humano, que puede manifestarse en un
lugar específico, con una intensidad y duración determinada. Riesgo inmediato
de ocurrencia de un desastre. Evento amenazante o probabilidad de que ocurra
un fenómeno potencialmente dañino dentro de un área y período de tiempo
dado.
Risk (riesgo)
Contingencia, probabilidad, proximidad de un daño, peligro. Probabilidad de que
un suceso exceda un valor específico de daños sociales, ambientales y
económicos, de un lugar definido y durante un tiempo de exposición
determinado. Factores establecidos que involucran una probabilidad significativa
de ocurrencia de un accidente o desastre. Cálculo matemático de pérdidas (de
vidas, personas heridas, propiedad dañada y actividad económica detenida)
durante un período de referencia en una región dada para un peligro en
particular. Riesgo es el producto de la amenaza y la vulnerabilidad.
Definición de risk (riesgo)
(de “EXPERIENCIAS Y CONTRIBUCIONES PARA LA PREPARACION ANTE
LOS DESASTRES NATURALES EN AMERICA CENTRAL”)
Se define el riesgo como la combinación de una amenaza natural que se puede
materializar en un futuro asociada a la vulnerabilidad, que representa la serie de
condiciones o factores de carácter social, que hacen propensa a una sociedad a
los desastres.
Conceptualmente el riesgo, la amenaza y la vulnerabilidad se pueden asociar de
la siguiente manera:
Riesgo = Amenaza x Vulnerabilidad
La amenaza se asocia a los eventos o fenómenos naturales, tales como los
terremotos, inundaciones, mientras que la vulnerabilidad se asocia a
infraestructura, líneas vitales, y factores similares de índole social.
La gestión del riesgo es entonces vista como el conjunto de actividades que se
llevan a cabo antes del evento natural catastrófico, que tienen como objetivo
reducir los impactos, en esencia reducir la amenaza y la vulnerabilidad.
Algunos autores han definido la mitigación de desastres como el conjunto de
actividades que tienen como objetivo reducir la vulnerabilidad. Por ejemplo, el
uso de normas o códigos de construcción en la construcción de una vivienda es
una medida de mitigación, ya que tiene como objetivo reforzar la vivienda para
que resista en mejor forma el impacto de un sismo.
Interpretación de UNESCO (1972)
Risk (riesgo)
Riesgo : Como la posibilidad de una pérdida de vidas, propiedad y capacidad
productiva, etc. dentro de un área altamente sujeta a las amenazas. Los factores
que establecen la evaluación o estimación cuantitativa de “risk” podrán ser
definidos por la siguiente relación (Fournier d’Albe, 1979)
Riesgo = Valor * Vulnerabilidad * Amenaza
Hazard (amenaza)
La amenaza es una función compleja de la probabilidad de fenómenos naturales
que poseen una amenaza potencial a personas o propiedades en una
determinada área en un determinado período de tiempo. Si se dan suficientes
datos de episodios pasados, una probabilidad deberá ser indicada como la
“hazard” potencial.
Definición de este Estudio
En el informe en inglés de este Estudio solamente se confeccionarán los
productos finales denominados como “hazard maps”. Al mismo tiempo se define
el término “hazard map” tal como aparece a continuación, y en la versión
española de este informe se traducirá en “mapa de amenaza (traducción
tentativa)”.
Mapas de amenaza (hazard maps)
Los mapas de amenaza son definidos como mapas de distribución de área de
fenómenos naturales que producen un impacto sobre el área donde el pueblo
desarrolla diversas actividades. Los mapas de amenaza representan los grados
de impacto de los fenómenos naturales. De vez en cuando los grados son
analizados por métodos cualitativos utilizando simulaciones numéricas, en estos
casos los grados se basan en los elementos físicos como el tiempo, volumen,
profundidad, espesor, velocidad, etc. Sin embargo, algunos fenómenos como
deslizamientos de tierra son difíciles de analizar por simulaciones numéricas. En
este caso los analizamos con métodos empíricos, por ejemplo las evaluaciones
de condiciones geológicas y geomorfológicas, y los registros de desastres
pasados.
Mapas de riesgo (risk maps)
Los mapas de riesgo son definidos como mapas de distribución de supuestos
daños o influencia sobre las actividades económicas en caso de futuros
desastres. Para crear mapas de riesgo, es necesario no sólo la información de
peligros sino también la información social.
Riesgo = f (amenaza, valor, vulnerabilidad)
El valor significa el número de población, suma de propiedades, por ejemplo las
viviendas, edificios, cultivos, fábricas, carreteras, etc.
La vulnerabilidad implica que es de difícil evaluación, como por ejemplo, la
resistencia antisísmica estructurada, nivel social, para la prevención de
desastres, etc.
5.2 Materiales Utilizados y Metodología
5.2. 1 Análisis y elaboración escenarios de riesgos
Al hablar de deslizamientos de tierra nos referimos a los movimientos de masas de suelo
o rocas que se desplazan en dirección de la pendiente a consecuencias, en la mayoría de
los casos, de un aumento en la presión de los poros en el talud, lo que debilita la
resistencia de la materia del suelo. Además, la ocurrencia de deslizamientos temporales
están relacionados a períodos con alta acumulación de agua como consecuencia de
períodos prolongados de lluvia o torrenciales aguaceros (Th. W. J. Van Asch).
Los factores que favorecen la ocurrencia de deslizamientos son: las condiciones previas
del material y el terreno, la resistencia del material a los movimientos, la fuerza de
gravedad, la presión hidrostática, los terremotos y la intervención humana (Cordero,
2000).
También están relacionados esencialmente a las lluvias de alta intensidad, al tipo de
cobertura, geología y la pendiente del terreno. Los terrenos deforestados, con fuertes
pendientes son los más susceptibles a deslizamientos o erosión (Cordero, 2000).
Dicho lo anterior, se puede inferir que las zonas de fuertes pendientes son las más
proclives a los deslizamientos por topografía y gravedad; si con ello coincide una zona de
alta pluviometría, las posibilidades de que ocurra un desprendimiento del suelo son
mayores, y si a lo anterior se le agrega una cobertura insuficiente, además de un uso
intensivo, sobre presionando su vocación natural, las probabilidades de ocurrencia de
deslizamientos, son sin lugar a dudas muy altas (Reynoso et. al, 2000).
Otros factores importantes en la generación de deslizamientos son (RAPCACBNDR,
2000):
- Tipo de material
- Atributos geomorfológicos
- Geometría del deslizamiento
- Tipos de movimientos
- Velocidad del movimiento, etc.
5.2.2 Metodologías propuestas a utilizar
Para este análisis se aplicaron dos métodos:
Método Determinístico o Físico-Estadístico
Con este método se aplica un modelo que realiza un análisis dinámico - estadístico que
calcula la frecuencia espacial y temporal de los riesgos. El procedimiento utilizado es
como sigue:
Trabajo de campo que consiste en la realización de una serie de observaciones en
toda la cuenca hidrográfica, en donde además de la comprobación del material
geológico presente, se identificaron zonas de riesgos activos y potenciales, así
como el tipo de cobertura presente en los puntos identificados.
Se delimitara dentro de la cuenca un áreas de modelación de 25 kilómetros, en
vista de que el recorrido de campo abarcara toda esta zona y esto permitiría la
aplicación del modelo.
Tomando como premisa de condición de escaso desarrollo de los suelos de estas
laderas y la vegetación predominante, se asumirá que los riesgos observados son
el resultado de las precipitaciones que ocurren en la zona.
Para simular condiciones de inestabilidad de la pendiente para la ocurrencia de
deslizamientos se aplicara el modelo combinado Hidrológico-Estabilidad de
Taludes (Van Asch, 2000), que a través de la creación de diferentes escenarios
realiza un análisis físico-estadístico, calculando el Factor de Seguridad (Amenaza
Absoluta) de la pendiente.
El modelo es generado a través del programa PCRaster, versión 2.0, desarrollado
por la Universidad de Utrech, Holanda en mayo del 2001, que trabaja con datos
espaciales rasterizados y considera que los deslizamientos en la mayoría de los
casos se inician por un aumento de la presión de los poros del talud, provocando
la disminución de la resistencia de los suelos. En consecuencia, la ocurrencia
temporal de los deslizamientos está relacionada con períodos de alta intensidad de
lluvias y /o sismos (PARCA-CBNDR, 2000).
Los parámetros que utiliza el modelo son los siguientes:
Precipitación
Evapotranspiración
Modelo de Elevación Digital del Terreno (DEM)
Pendiente
Dirección de flujo Subterráneo
Espesor de la capa del suelo
Porosidad
Capacidad de campo (PF>2)
Conductividad hidráulica
Angulo de fricción interna del suelo
Cohesión
Pérdida de aguas subterráneas en la roca
Descripción del Modelo, principios básicos
Este modelo requiere como dato de entrada la precipitación neta (ver figura 37, diagrama
de flujo), que no es más que la cantidad de lluvia caída menos la pérdida de
agua por evapotranspiración y por interceptación de la vegetación. Este proceso se
desarrolla en cinco fases o módulos dentro del modelo. Cuando el suel