Retos de los gerentes para los mercados contemporáneos

¡Si cree que todavía tiene tiempo, olvídese, ya no está de su lado!

“Escuchar expresiones como “No pasa nada” o “Todavía hay tiempo” me erizan, porque lo que menos se tiene consigo es precisamente el tiempo, sobre todo una vez que ya metimos la pata con el Cliente!. Créalo o no, o se anticipa a los demás para alcanzar un posicionamiento importante en el mercado, o alguien lo hizo ya por Usted!

Competir en el mercado en éstos tiempos, exige no sólo aprender a diferenciarse, sino a hacerlo posible antes de los demás. ¡O se anticipa o le quitan su porción en el mercado de sus narices!

No cabe duda que el mundo de los negocios y la vida misma cambian a cada instante. He estado insistiendo prácticamente todo el año de la gran necesidad que tenemos como personas y como empresas de continuar cambiando y diferenciándonos fuerte para tener una sólida posición en el mercado.

Meditando sobre el concepto de la diferenciación me surgió la pregunta:

¿Y qué caso tiene o con qué objeto nos diferenciamos si lo hacemos más tarde que los demás?. Esto es precisamente lo que quiero comentar con ustedes en éste artículo. La importancia del tiempo.

Para tener una posición competitiva en el mercado, ya no basta con tener parámetros de calidad por encima de los competidores, no basta incluso con alcanzar indicadores de productividad por encima de lo inicialmente presupuestado, no basta tampoco con tener un departamento de innovación o desarrollo de nuevos productos intentando hacer lo que nadie hace. Si no agregamos la variable del tiempo a nuestros procesos de acción, ¡no llegamos a ningún lado!

Ciertamente la diferenciación es crucial e importante y seguiré insistiendo que pensar lo impensable, y hacer lo que pocos o nadie se atreve nos da la gran oportunidad de ser únicos para nuestros Clientes, pero alcanzar éste cambio fuera de tiempo finalmente ya no tiene importancia. Es necesario Anticiparnos a los demás para poder ganar la carrera por el mercado en un palmo de narices o nos quedaremos viendo como otros nos ganan la carrera porque lo han hecho antes que nosotros.

El tiempo es lo que menos tenemos de nuestro lado, por el contrario tenemos una carrera contra él siempre. Nuestros clientes no esperarán por nosotros, están listos para cambiar y revisar las mejores opciones para ellos si ésto les representa ir por delante de los demás.

Un titubeo o un parpadeo y usted se ha quedado atrás, ¡así de simple!.

Pasó el momento de Gloria frente a Usted y se le escapó de entre las manos. Siempre habrá otros que estarán atentos a dar más que Usted si se los permite. De ahí la gran necesidad de desplegar todo el liderazgo de su empresa en aras de alcanzar su más alto propósito como negocio en el mercado. Tiene que aprender a desencadenar el potencial de sus líderes o de otra forma usted y su negocio estarán fuera del camino.

“Si llega tarde ofreciendo lo mejor que usted tiene, no será bien valorado precisamente porque lo mejor de usted es llegar después que los demás”. ¿Está claro?

Para poder pisar terrenos seguros en el mercado, usted debe disponerse a entregarlo todo por aquellos a quienes sirve, de lo contrario no será bien valorado. Debe estar consciente de que si llega después que los demás usted está ofreciendo únicamente lo que le alcanzan sus posibilidades y en éste sentido se ha quedado muy corto al intentar mostrar lo mejor de usted mismo.

El tiempo ya no es suyo, es del cliente y es ahí donde debe enfocarse para alcanzar una posición competitiva. Pero tiene que alinear la organización entera para poder lograrlo. ¿Cómo?:

1. Clarificando su visión respecto de lo que piensa del Cliente en cada rincón de su negocio.

2. Desencadenando toda la fuerza y potencial de sus trabajadores para que puedan alcanzar su visión en términos de servicio diferenciado.

3. Entrenando a toda su gente (todos los niveles) en liderazgo para que puedan brindarse al más alto nivel a los demás y puedan convertir a su empresa, en una organización de aprendizaje continuo.

4. Eliminando las posiciones de poder para convertirlas en verdaderas transformadoras del cambio a través de dirigir mejor a las personas.

5. Cohesionando las fuerzas de la organización para convertirlas en una sola unidad de acción que solvente todas las necesidades de sus clientes.

6. Aprendiendo de los errores para traducirlos en verdaderos componentes de experiencia frente al trabajo diario y sirvan de base para un modelo de experimentación verdaderamente innovador.

7. Aprendiendo de los que llevan la delantera, que son también una fuente de inspiración y un soporte muy grande para la innovación.

8. Resolviendo en el acto las necesidades del cliente, lo que exige una gran disposición de servicio.

9. Escuchar, escuchar y escuchar al Cliente todos los días y accionar en toda la organización a su favor.

10. Reconocer el esfuerzo de su Equipo siempre y cuando esté alineado al Cliente. Ya no se trata de trabajar horas y horas, sino ser muy eficaz con el resultado.

Hoy las organizaciones, no sólo buscan estar entre los mejores en términos de calidad de producto y precio, sino llegar antes que los demás, pues los niveles de exigencia de los clientes es mayor ahora que en pasado. Es muy rápido quedarse atrás de los competidores, basta con bajar la mirada para darse cuenta que sus esfuerzos no generaron resultados. De ahí la gran necesidad de insistir en que la inversión en la gente es el mejor camino para continuar exitosamente en el mercado.

¡Es tiempo de no perder el tiempo!. Déjese de resolver problemas relacionados con la falta de comunicación, de cohesión, laborales y de cualquier otra índole. Aprenda junto con su Equipo a focalizar debidamente sus prioridades y corra tras ellas, porque de no hacerlo usted, seguramente otros lo harán por su negocio. Se trata ahora de ser eficaz y eficiente, lo demás poco le importa a sus Clientes, lo crea o no., pero usted deberá aprender a correr con rumbo claro junto a quienes le siguen al tiempo que desborda pasión por satisfacer las necesidades más apremiantes de quienes le compran.

“En el largo y complejo camino hacia la cima si Usted no se decide aprender, simplemente no llegará muy lejos”

Es claro en el mundo de los negocios que si no corre más rápido que sus competidores no podrá lograr el éxito. Pero no llegará muy lejos si su equipo de trabajo no tiene la condición física suficiente para caminar largos tramos.

Imagine a un agricultor conversando con la cosecha para negociar mayores nutrientes en la tierra de tal manera que puedan dar mejores frutos, o a las vacas de un establo negociando con su dueño la posibilidad de mejor alimentación para poder producir la carne y leche de la calidad que éste quiere. Así están los clientes ahora, solicitando de usted lo mejor para satisfacer sus necesidades pero no lo podrá hacer a menos que cambie hacia adentro y también les dé lo mejor a las personas que trabajan en su empresa.

Tiene que entrenarse junto con ellos para responder rápidamente a los cambios del entorno, y tiene que buscar que su filosofía con relación al Cliente quede claro en todas las áreas y departamentos de la empresa. ¡No debe haber lugar alguno en el negocio, donde la voz del Cliente no se escuche.

Y no es un tema que tenga que dejar para después, es un asunto de extrema urgencia porque ahora el tiempo de respuesta lo es todo. Puede significar su éxito o su fracaso.

Su gente es ésta la única ventaja competitiva en el futuro de su negocio y no puede darse el lujo de mantenerla quieta, inerte, sin movimiento, sin pasión, sin movimiento, sin un despliegue al más alto nivel de su liderazgo e influencia. Son tiempos de cambios rápidos y consistentes, son tiempos de aventura, de toma de riesgos, son momentos de grandes decisiones, aún cuando ésto signifiquen salirse de su área de confort y le exijan más de usted.

Regresando al ejemplo del agricultor o el ganadero. Imagine que una planta de maíz le diga a la otra.

“Córrete más allá que no me da el sol” y ésta le responda, mándale un WhatsApp al dueño para que te llegue.

No, no, la eficiencia y eficacia es una tarea de los líderes y depende de su actuación que ambas se alcancen para el bien del negocio y su mercado. No hay más tiempo que perder, o se pone a tomar las grandes decisiones ahora mismo, o laméntese por lo que viene, que seguramente vendrá en forma de tempestad en su estadístico de ventas.

“El verdadero liderazgo siempre está justo a tiempo para lograr que las personas (clientes), reciban el servicio que no podrán encontrar en otro lado” A ésto se le llama ¡Diferenciación!.

“Es tiempo de dejar de perder el tiempo”. Necesita concentrarse en alcanzar sus resultados siendo muy eficiente en el proceso de servicio al Cliente y ser muy eficaz en alcanzar la más alta rentabilidad por ello. ¡No tiene opción!

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Arias Romero Jorge Arturo. (2013, octubre 4). Retos de los gerentes para los mercados contemporáneos. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/retos-de-los-gerentes-para-los-mercados-contemporaneos/
Arias Romero, Jorge Arturo. "Retos de los gerentes para los mercados contemporáneos". GestioPolis. 4 octubre 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/retos-de-los-gerentes-para-los-mercados-contemporaneos/>.
Arias Romero, Jorge Arturo. "Retos de los gerentes para los mercados contemporáneos". GestioPolis. octubre 4, 2013. Consultado el 3 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/retos-de-los-gerentes-para-los-mercados-contemporaneos/.
Arias Romero, Jorge Arturo. Retos de los gerentes para los mercados contemporáneos [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/retos-de-los-gerentes-para-los-mercados-contemporaneos/> [Citado el 3 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de marine_corps en Flickr