Responsabilidad social empresarial y los principios éticos

Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Retomando principios éticos en las empresas

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), consiste en una práctica contemporánea que permite alinear los intereses de las empresas con los intereses de su entorno. Más que un esquema normativo es un proceso cultural que facilita el diseño, desarrollo e implementación de programas y estrategias de carácter preventivo, en relación a la administración de recursos compartidos con el medio, en el cual se incluyen a personas individuales, familias, clientes, proveedores, otras empresas, instituciones gubernamentales, otro tipo de instituciones y el medio ambiente.

Aunque la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), se ha desarrollado con más ímpetu en los últimos años, su aplicación responde a las condiciones mínimas, fundamentales y básicas de la administración de recursos, bajo principios éticos y de sentido común, que se han aplicado desde el origen de las empresas y cuyos cambios en su interpretación solamente difieren por la profundidad de los criterios que históricamente se han utilizado para el efecto.

Algunos de estos criterios de aplicación han involucionado a través del tiempo, paralelamente al proceso de debilitamiento moral y ético que existe por parte de muchos empresarios o administradores de empresas y/o negocios, cuyas acciones son cuestionables por las aplicaciones y efectos que tienen sus decisiones en el entorno cercano y aún más allá.

Por ejemplo; Teóricamente y bajo los supuestos económicos que rigen a cualquier organización, se supone que debe existir conciencia de que los recursos están divididos en renovables y no renovables, por lo que la gestión de quienes dirigen las organizaciones deben considerar cualquier impacto que las operaciones puedan tener en el medio ambiente.

Administrar los recursos bajo esta premisa, es parte del éxito del administrador y representa por simple lógica un reto importante para aplicar principios de optimización de recursos, evaluación de alternativas, gestión de costos, innovación, etc.

La sana convivencia con el entorno es por sí misma una estrategia implícita en cada oportunidad de negocio, cuyos beneficios o repercusiones deben ser considerados como parte del respectivo plan de negocios que se diseñe e implemente para el efecto; La razón es muy simple, en el entorno se encuentran los insumos, la mano de obra y los clientes. Como empresa, se necesita de todos ellos para subsistir en el tiempo, por lo que alinear intereses y compromisos no puede ser ajeno al concepto de sostenibilidad y rentabilidad que fundamente a cualquier empresa y de igual manera se interpretará en la comunidad o las comunidades que se interrelaciones con ella.

Todas las actividades que se realizan y las decisiones que se toman dentro de una empresa, llegan a tener relación e impacto con el entorno; Es por ello que más allá de una estrategia de Marketing con causa, se debe considerar genuinamente la opinión de las partes interesadas, para lograr con ello la convivencia sistemática y sostenible, a través del tiempo.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE), se trabaja con las partes interesadas (diferentes públicos) a través de programas o estrategias que faciliten la cooperación y garanticen la co-responsabilidad entre todos los involucrados, asumiendo roles que faciliten la convivencia y la armonía, con sistemas de control autónomos y sobretodo convencimiento y compromiso generalizado.

Esta convivencia es consecuencia de evaluaciones permanentes en el entorno (estudios de factibilidad, encuestas de opinión, actividades compartidas, socialización, etc.), así como un adecuado programa de comunicación (Relaciones Públicas), pero por sobre todo es importante la capacidad de negociación, bajo principios éticos y morales, al interactuar con las partes interesadas.

Los programas de RSE, deben alinear los intereses de la empresa con el entorno y del entorno con la empresa, bajo estrategias visionarias que garanticen la sana convivencia en el presente y en el futuro; Es común encontrar empresas y comunidades que alinean los intereses de manera cortoplacista y que no miden (o esconden) las implicaciones que esos intereses pueden llegar a tener en las próximas generaciones.

De acuerdo con la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (1987); “El desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad para que las futuras generaciones puedan satisfacer su propias necesidades”; Considerando esta definición es oportuno destacar que la aplicación de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), es cada vez más evaluada y con mucha más drasticidad, por las nuevas generaciones, en quienes existe mayor conciencia sobre la realidad del “Mundo Verde”

Adicionalmente al cuidado que las empresas deben tener con el medio ambiente, también la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), permite evaluar y diseñar programas y estrategias para facilitar la convivencia con los colaboradores, sus familias, los proveedores, los clientes y cualquier persona o comunidad con la que exista interrelación.

El planteamiento básico de estas relaciones, se justifica en el cumplimiento de las leyes y normas establecidas para garantizar esa convivencia, pero lo aspiracional dentro de un Programa de RSE, es llegar mucho más lejos que aquello a lo que las empresas están obligadas, sin caer en campañas o estrategias publicitarias o mercadológicas.

Sin necesidad de justificar la falta de políticas públicas, que las instituciones gubernamentales tienen en muchos países, la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) permite apoyar el desarrollo de las comunidades y de los países en general, por lo que su aplicación cada vez es más oportuna y necesaria.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) no constituye una práctica de carácter normativa e impositiva, se fundamenta en programas que surgen a lo interno de las organizaciones y que a través de estrategias y acciones de sensibilización, permiten hacer un llamado a la conciencia para retomar los principios éticos y morales de los fundamentos de la empresarialidad y las buenas prácticas para hacer negocios prósperos y sostenibles, garantizando la convivencia, sin daños a terceros ni en el presente, ni en el futuro.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Herrera Monterroso Haroldo Eduardo. (2014, abril 1). Responsabilidad social empresarial y los principios éticos. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/responsabilidad-social-empresarial-y-los-principios-eticos/
Herrera Monterroso, Haroldo Eduardo. "Responsabilidad social empresarial y los principios éticos". GestioPolis. 1 abril 2014. Web. <http://www.gestiopolis.com/responsabilidad-social-empresarial-y-los-principios-eticos/>.
Herrera Monterroso, Haroldo Eduardo. "Responsabilidad social empresarial y los principios éticos". GestioPolis. abril 1, 2014. Consultado el 2 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/responsabilidad-social-empresarial-y-los-principios-eticos/.
Herrera Monterroso, Haroldo Eduardo. Responsabilidad social empresarial y los principios éticos [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/responsabilidad-social-empresarial-y-los-principios-eticos/> [Citado el 2 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de lwr en Flickr