Reemplazando autoridad por liderazgo

La gerencia se ha movido durante muchos años bajo las funciones de mando y control, esta situación está siendo cada vez más revaluada en las empresas, dando paso a una mayor autonomía en todos los niveles organizacionales y apostando al desarrollo de líderes en la búsqueda por mejorar el desempeño corporativo

En muchas empresas, las decisiones son tomadas por muy pocos, estos pocos se sientan en sus “tronos” y deciden por los demás acerca del futuro, no sólo de ellos mismo, sino de la compañía y de todas las personas que laboran en ella. Afortunadamente esta tendencia está desapareciendo gradualmente ya que se ha evidenciado la necesidad de dar participación a las personas de todos los niveles en las organizaciones.

El mando y la autoridad están siendo reemplazados por los principios del liderazgo, entendiéndose el liderazgo no como el otorgarle poder a un único líder sino, más bien, generando en cada uno de los empleados líderes que compartan objetivos y trabajen juntos para alcanzarlos.

Pero ¿cuáles son las características que hacen a un líder? Básicamente un líder es una persona que se gana la confianza y el respeto de sus seguidores como consecuencia de sus actitudes y comportamientos. La confianza y el respeto abren canales de comunicación de doble vía, haciendo posible la realización de los objetivos comunes.

Hay ciertas cualidades y atributos que hacen de una persona un líder, las cualidades son características de la personalidad que difícilmente son aprendidas en la escuela o en la universidad; los atributos son capacidades que pueden ser aprendidas por quienes deseen ser líderes y en cierta medida son más necesarios que las cualidades.

“No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir” S. Carey

A continuación algunas características que siendo practicadas ayudan a desarrollar la capacidad de liderazgo:

Fidelidad

La fidelidad es la integridad en acción, es el boleto de entrada al liderazgo. Sólo quienes son honestos y viven con la verdad son respetados y pueden conseguir seguidores que permiten conseguir los objetivos trazados.

Juego limpio

La limpieza se refiere a la imparcialidad, la objetividad y la ecuanimidad. Los líderes son equitativos, no tiene preferidos, tratan a todos de la misma manera y trabajan sin apasionamientos (objetividad). La limpieza y la fidelidad van de la mano y si se logran incorporar en la empresa muy seguramente traerán grandes beneficios. (Ver: LA ÉTICA EMPRESARIAL COMO FUENTE DE VENTAJAS COMPETITIVAS). ¿Qué empleado no confiaría más en su jefe si sabe que él es mirado con los mismos ojos que sus compañeros, si tiene la certeza que su trabajo no está siendo recargado por capricho del jefe? En pocas palabras, juego limpio significa no ser de mala leche.

Sensibilidad a las personas y a las situaciones

Siempre es mejor persuadir que ordenar. Quien desarrolla intuición, sensibilidad, gentileza, comprensión y consideración por los demás, tiene mayores posibilidades de encontrar seguidores que quien los busca a través de la rigidez y la imposición. Los líderes deben ser analíticos con los datos y los hechos, pero sensibles con las personas.

Modestia

La arrogancia la altivez y el egoísmo son veneno para el liderazgo. Los buenos líderes no son pretenciosos, comparten el crédito y los beneficios y se guardan para sí la responsabilidad de los fallos. El líder comparte con sus subalternos (en caso de ser jefe), prefiere la informalidad, realiza visitas sorpresa a las demás oficinas y prefiere los encuentros casuales a las aburridas reuniones en su despacho porque sabe que así está generando el espacio para la cultura del liderazgo. El líder también es sirviente, siempre está en capacidad de ayudar y servir de guía, orientando al grupo a conseguir metas y salvar obstáculos.

El líder escucha

Los líderes positivos siempre tienen tiempo para escuchar porque saben que la información es útil, no importa de dónde o de quien provenga, nunca se sabe la importancia de lo que están por decirle. Escuchar motiva a los subordinados o compañeros, pero no se trata de oír, se trata de prestar atención y de comprender. Quien tiene capacidad de liderazgo se convierte en un adicto a escuchar.

¿Para qué consultores si no se está en disposición de atender sus sugerencias?

Esta pregunta tiene que ver con la mente abierta. Quienes tienen poder y capacidad de mando muchas veces se enceguecen, pierden la perspectiva y se creen omnipotentes, rechazan consejos y consideran sus decisiones como las únicas acertadas. Los líderes por el contrario, saben explotar su autoconfianza y seguridad en sí mismos, generando espacios para el cuestionamiento y las sugerencias. La mente abierta genera mejores relaciones y permite observar más adecuadamente el entorno y el interior de la organización.

Buen juicio

El buen juicio es la habilidad para analizar y combinar la información más la capacidad de sacar conclusiones de ella. Esta característica tiene que ver con lo que los expertos llaman “pensamiento estratégico“, es la capacidad para fijar objetivos, prioridades y estrategias de una manera racional.

Proactividad

La iniciativa es una de las mayores características de los líderes. Y es qué: ¿cómo ser líder sino se tienen iniciativas para que otros las sigan? El líder está atento a las oportunidades y emprende proyectos con facilidad sin temor al error.

Adaptabilidad

Es la capacidad para acoger los cambios de buena manera y la facultad para impulsarlos cuando reconoce que son necesarios.

Capacidad para motivar

Es la capacidad de mover a los demás a la acción, es comunicar persuasivamente y fortalecer la confianza de los seguidores. Esto se logra con ejemplo y actitud, siempre mirando adelante con la visión fija en los objetivos trazados.

Capacidad de tomar decisiones

El líder afronta los problemas no los rodea, ve las oportunidades y se lanza a aprovecharlas. Quien es líder tiene la capacidad de digerir la información y transformarla en decisión.

Sentido de urgencia

Hace que las cosas pasen, no espera a que las circunstancias lo lleven a la acción, está un paso adelante, trabaja rápido pero con cuidado.

Un líder es definido como aquella persona que fija objetivos atractivos para la organización y tiene la capacidad de conseguir seguidores que los comparten y trabajan juntos para alcanzarlos

Estas características son aprensibles y su desarrollo siempre será benéfico para las personas y las organizaciones.

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Administrador de Empresas, Universidad Nacional de Colombia. Especialista en internet.

Cita esta página
López Carlos. (2001, agosto 11). Reemplazando autoridad por liderazgo. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/reemplazando-autoridad-liderazgo/
López, Carlos. "Reemplazando autoridad por liderazgo". GestioPolis. 11 agosto 2001. Web. <http://www.gestiopolis.com/reemplazando-autoridad-liderazgo/>.
López, Carlos. "Reemplazando autoridad por liderazgo". GestioPolis. agosto 11, 2001. Consultado el 26 de Abril de 2015. http://www.gestiopolis.com/reemplazando-autoridad-liderazgo/.
López, Carlos. Reemplazando autoridad por liderazgo [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/reemplazando-autoridad-liderazgo/> [Citado el 26 de Abril de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de vic_206 en Flickr
Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

También en Administración