La dimensión cognitiva de la crisis contable y la estrategia holística para la recuperación de la confianza

Autor: CPC. Jesús Capcha Carbajal

Contabilidad

11-2005

Descargar Original

INTRODUCCIÓN

La mayoría de los estudios sobre la temática consideran que la causa de las irregularidades y de la crisis profesional se encuentra en las conductas antiéticas e inmorales y sólo algunos hacen referencia a la ambigüedad y no pertinencia de las normas contables. Ocurre que las irregularidades y la crisis profesional contable se manifiestan en dimensiones académicas, sociales y éticas. Todas ellas han merecido algún nivel de atención por parte de los estudiosos. Pero todavía no se ha analizado con profundidad su dimensión cognitiva, dimensión que es el fundamento último de las anteriores. La dimensión cognitiva hace referencia a los esquemas mentales que poseen cada grupo profesional en general y cada profesional en particular. Los esquemas mentales son consecuencia de la adopción de determinados principios y conceptos básicos de la doctrina o teoría de la profesión. Con la teoría o fundamento teórico de la profesión se construyen marcos conceptuales que vienen a ser el reflejo de los esquemas mentales conceptuales; con la doctrina o sistema de normas o reglas de la profesión se construyen los marcos normativos que vienen a ser el reflejo de los esquemas mentales normativos. Teniendo en cuenta esto, consideramos que tanto los marcos conceptuales como los marcos normativos sirven de base para comprender en profundidad las falencias teóricas o normativas de la profesión y así atacar de raíz la crisis profesional.

1. LA DIMENSIÓN COGNITIVA EN EL ANÁLISIS DE LA CRISIS PROFESIONAL

Las irregularidades contables[1] han producido una crisis profesional contable[2] de dimensiones insospechadas. Tanto gobiernos como gremios profesionales y usuarios de la información contable han tenido que reaccionar de manera inmediata. En la comunidad profesional contable se han iniciado estudios para explicar estos procesos. La mayoría de estos se han centrado al estudio del proceso contable o a la ética de quienes han participado en los hechos delictuosos. Creemos que falta un nivel más profundo de investigación de la dimensión cognitiva en el análisis de la crisis profesional contable. Es decir, ocuparnos qué es lo que está faltando en nuestra teoría, en nuestra normativa y en nuestros instrumentos para estar evitar crisis como esta denominada “de perdida de confianza publica”. Pero, Cómo es que han ocurrido las irregularidades contables, que causas y efectos han tenido en la profesión contable.

1.1 Las irregularidades contables

Todos conocemos los más sonados “escándalos financieros” como Enron, Waste Management, WorldCom, Tyco, Parmalat, etc. Y muchos otros en casi todos los países del mundo. A raíz de estos escándalos, hemos visto la reacción de los gobiernos y los organismos profesionales. La reacción mas famosa fue la “Ley Sarbanes-Oxley” de los EEUU. que estableció una nueva Junta de Normatividad Contable oficial remplazando la función tradicional de normatividad contable del Instituto Norteamericano de Contadores Públicos (AICPA). Otros países y la Comunidad Europea han tomado acciones similares. No obstante dichas acciones, estamos perdiendo la guerra contra la corrupción, tanto en el sector público, como en el sector privado…y en todo el mundo[3].

Veamos antecedentes[4]. En 1992 Se estimó que el costo anual del “crimen de cuello blanco” en los EEUU llegaba a 250 mil millones de dólares. A la vez, se estimó que el costo de todos los “crímenes de la calle” (robo, asalto, secuestro, etc.) llegaba a 18 mil millones de dólares, es decir, apenas 6% del costo de los crímenes sofisticados en los negocios. Según el FBI en 1992 el monto total perdido por robos violentos de bancos en el país fue 35 millones de dólares. Pero el monto perdido en un solo desfalco de una institución de ahorros en California aquel mismo año fue 3.4 mil millones de dólares. El 2002 un estudio de la Asociación de Examinadores de Fraude (ACFE) sugería que el fraude puede resultar en la perdida de aproximadamente 6% de los ingresos anuales de una empresa. Aplicando esto al producto bruto interno de los EEUU, las pérdidas por fraude llegan a cerca de $600 miles de millones de dólares o $4,500 por cada empleado[5].

Según una Encuesta de Crimen Económico del 2003 elaborado por Price WaterhouseCoopers en base de entrevistas de 3.623 empresarios de 1,000 compañías más grandes en 50 países[6]: 37% informaron crímenes económicos significativos durante los dos años anteriores, Las empresas más grandes tienen más crímenes económicos que las medianas y pequeñas, el robo de activos es el crimen mas frecuente y también es el más fácil de detectar (60% de los crímenes informados fueron de ese tipo), La perdida promedio entre las empresas fue más de dos millones de dólares, 3/4 de los crímenes informados no recuperaron más del 20% de las pérdidas, solamente la mitad de los entrevistados tuvieron seguros contra crímenes económicos, en Latinoamérica el 38% de los negocios entrevistados informaron de crímenes económicos y en Norteamérica 41%, toda industria y comercio está sujeto a tales crímenes y los mas riesgosos son: la banca, seguros, telecomunicaciones/medios, y servicios, Las dos áreas de mayor preocupación para el futuro son: robo de activos y cybercrimen. Hay muchas más estadísticas e informes similares.

1.1.1 Causas de las irregularidades contables

Para determinar las causas de las irregularidades contables hemos considerado analizar datos empíricos de 06 compañías y sobre todo lo sucedido con los casos emblemáticos de fraude: Enron y Parmalat[7],
En base a los anteriores Doménec Melé[8] en su trabajo ¿Cómo se originan los escándalos financieros? propone cuatro posibles causas. Este marco de comprensión creemos que es suficiente para generalizarlo en mayores análisis(ver Anexo del trabajo).

Captación de recursos

Las empresas en general necesitaron captar recursos de su entorno para afrontar sus planes, a veces por la imperiosa necesidad de alcanzar  determinadas metas, y otras por aprovechar la oportunidad de obtener mayores crecimientos. En el caso de Enron, había una presión enorme para no perder la calificación crediticia. Apostaron por endeudarse cada vez más, entrando en nuevos negocios y poniendo más agresividad en conseguir nuevos contratos. Pero esos negocios no tuvieron el éxito esperado. También en Parmalat, las turbulencias financieras, una expansión muy fuerte y, como consecuencia, un fuerte endeudamiento, fueron sin duda una tentación para iniciar una interminable maraña de falsificaciones y fraudes[9].

Toma de decisiones

En la toma de decisiones empresariales concurren diversos factores entre los que no son despreciables los objetivos impuestos por la dirección, acompañados de determinados incentivos para conseguirlos y el proceso establecido para la toma de decisiones. Si se incentivan conductas exclusivamente encaminadas a maximizar beneficios no es raro que ocurran actuaciones fraudulentas cuando se extrema la presión por los resultados. En los últimos años, Enron, junto a objetivos muy ambiciosos, ofrecía unos incentivos desmesurados a los vendedores que conseguían nuevos contratos[10].

Regulación y control

Cuando las leyes y regulaciones sectoriales son deficientes o poco exigentes se favorecen actuaciones fraudulentas. Pero aun con leyes mediocres, o con falta de exigencia en su cumplimiento, pueden crearse normas internas y un control efectivo, incluyendo la acción de los comités de auditoria dentro del gobierno corporativo de las empresas. En EEUU suele estar muy mal visto actuar fuera de la ley y, con frecuencia, se recurre a abogados para que demuestren que la actuación ha sido legal. Eso es justamente lo que hizo Enron, cumpliendo o aparentando cumplir con la ley; aunque, en realidad, sólo se ajustó a la letra de la ley. Las deficiencias de determinadas leyes estadounidenses se pusieron en evidencia. En Parmalat, junto a falsificaciones de lo más burdo, se realizaron también desvíos de fondos, buscando, sin duda, recovecos a la ley, incluyendo la creación de compañías interpuestas y acudiendo a la situación peculiar de las Islas Caimán[11].

Cultura empresarial

Los valores corporativos presentados y expuestos por Enron eran: Respeto, Integridad, Comunicación y Excelencia. Los había establecido el CEO de Enron, Ken Lay. Sin embargo, los valores reales en la cultura de Enron eran bien distintos. Según antiguos empleados de esta empresa, el único interés de Lay era exclusivamente el desempeño en todo aquello que incrementara los beneficios y, en consecuencia, la cotización de las acciones. Este ‘valor’ se puso por delante de la integridad y de la excelencia, de la transparencia en la comunicación con el mercado y quizá también del respeto a las personas — convertidas en meros instrumentos por una presión inhumana—. Los valores declarados de Parmalat estaban orientados a sus consumidores, no obstante, en el área financiera, había ‘valores’ muy distintos que finalmente predominaron en la empresa. Dicho de otro modo, las acciones fraudulentas no sólo están influidas por la cultura empresarial, sino que, a su vez, crean cultura y esa cultura tiende a extenderse[12].

De estas causas sólo la tercera tiene que ver con la profesión contable de manera directa, los otros obedecen a políticas y formas de gobierno corporativo de los principales líderes de las empresas u organizaciones. Pero, dichas causas tampoco se manifestarían sin alguna participación directa o indirecta del contador. Eso no inválida a la profesión, sino a la persona, porque tiene que ver con su moral y su ética profesional. Ahora veamos cómo se manifiestan las irregularidades contables.

1.1.2 Formas básicas de las irregularidades contables

Las formas básicas como se presentan las irregularidades contables se manifiestan por alguna acción o inacción del contador.

Maquillaje de la situación financiera

El objetivo del maquillaje del balance es mostrar una situación financiera más favorable de la empresa. Las irregularidades a los registros o informes contables para algún fin fraudulento pueden ser “fraude de empleados” o “fraude de gerencia”. El fraude de empleados se refiere a actos deshonestos realizados en contra de la compañía por sus empleados. El fraude de gerencia se refiere a una falsedad deliberada hecha por la alta gerencia de un negocio a personas externas a la organización del mismo, tendiente a desorientar a inversionistas o acreedores, ocultando la verdad. Todo Esto comporta naturalmente, el tener que efectuar falsos asientos durante el curso del ejercicio comercial, los cuales alterarán a su hora, el estado del balance al proceder a su formulación[13].

Evasión fiscal contable

La mayor parte ocurre por la inmensa presión tributaria. A causa de ello hay que señalar una sensible caída de la moral fiscal. Estas influencias estatales han obrado perniciosamente sobre la vida económica y han asediado a muchos propietarios que en muchos de ellos ha llegado a crecer el sentimiento de hallarse, en cierta manera, en el caso de legítima defensa al proceder a la ocultación de la verdad de sus bienes. Este estado de cosas ha ejercido una presión desmoralizadora. De ello al falseamiento del balance no hay más que un paso[14].

Manipulación de utilidades

Este fraude presupone una reducción de la capacidad comercial tributaria o de los ingresos sujetos a fiscalización. Son de difícil realización por los empleados, pero están totalmente al alcance de un patrón cualquiera. Sirven a los intereses particulares, en detrimento de los del negocio[15].

Violación de normas contables

El que anota un asiento contable debe necesariamente elegir el sentido del mismo y dominar la forma; pues, a su traslado a la práctica, la exigencia teórica de la Verdad y de la Claridad no significa otra cosa que toda operación ha de encontrar su contabilización conforme a su sentido y correcta en su forma. Los caminos ilícitos sólo se adoptan por desconocimiento del sentido o por no ser confesable el mismo, y también por ignorancia o inexactitud de la forma[16].

PwC ha identificado más de 150 esquemas genéricos de fraude que recaen dentro de seis categorías básicas[17]: Informes financieros fraudulentos, mal apropiación de los activos, desembolsos y pasivos con un propósito indebido, ingresos y activos obtenidos por fraude, costos y gastos evitados por medio del fraude, mala conducta por parte de la alta gerencia.

Las manifestaciones de las irregularidades contables tienen efectos catastróficos para la profesión contable. Dichos efectos cuestionan la pertinencia misma de la profesión para brindar sus servicios en las organizaciones teniendo una adecuada imagen que brinde seguridad y confianza en lo que hacen y dicen.

1.1.3 Efectos de las irregularidades contables

Las irregularidades contables producen una serie de efectos, por razones de nuestra investigación nos ocuparemos de aquellos que hacen referencia directa a la profesión contable. Las irregularidades contables permiten[18]: Ataques a la VERDAD (asientos contrarios al buen sentido), Ataques a la CLARIDAD (asientos deformados).

El que maquilla un balance no va a obtener una información ÚTIL y no será pertinente ni confiable. No es pertinente porque no posee valor de retroalimentación, ni valor de predicción, ni es oportuna. No es confiable porque no es neutral, ni verificable, ya que no representa fielmente los hechos económicos[19].

Al analizar los casos empíricos seleccionados en nuestra investigación identificamos los Principios Contables relacionados con los efectos de la manipulación contable: Ente Económico,  Continuidad, Valuación o Medición, Esencia sobre forma, Realización, Mantenimiento de Patrimonio, Revelación Suficiente, Importancia Relativa o Materialidad.

Pero ante todo el principio de Prudencia ya que se viola porque se registran hechos no confiables ni verificables, sobreestimando los activos y los ingresos o subestimando los pasivos y los gastos o viceversa[20].

Los anteriores son consecuencia de una normativa insuficiente y una actividad profesional antiética e inmoral. Por eso produce, al final, una crisis en la profesión, una crisis no sólo relacionada con las normas o con la ética, sino de manera especial con la pertinencia de la profesión en una sociedad necesitada de transparencia.

1.2 La crisis profesional contable y la mal llamada Contabilidad Creativa.

El efecto más directo de las irregularidades contables en la profesión contable es la crisis de falta de confianza. La crisis profesional contable se ha manifestado de distintas formas, en este trabajo los clasificaremos en tres dimensiones que están íntimamente interrelacionados. Académica, Social y Ética.

Previamente, es imprescindible analizar una conducta técnica profesional mal llamada “contabilidad creativa”, debiendo a nuestro criterio denominarse pseudo contabilidad. Que ha sido el resultado de la flexibilidad de ciertas normas contables la cual facilita la manipulación, engaño y tergiversación de la información. Esta consiste fundamentalmente en aprovechar los vacíos de la normativa legal en cuanto a las diferentes posibilidades de elección con el propósito de transformar la información contable que se presentan en los estados financieros de las empresas. Los contadores y asesores que utilizan esta conducta profesional, aplican sus conocimientos sobre las normas contables para "maquillar" las cifras reflejadas en la contabilidad de la empresa, sin dejar de cumplir los principios de contabilidad. En los últimos tiempos y como consecuencia de la crisis financiera que ha afectado a grandes compañías de ámbito internacional, la pseudocontabilidad creativa ha cobrado especial relevancia, poniendo en duda los datos que se presentan, así como la credibilidad de los auditores y asesores. Las discusiones sobre las razones que han llevado a algunas empresas a poner en práctica dicha contabilidad se han centrado fundamentalmente en el impacto que pueden tener sobre las decisiones de los inversionistas en la Bolsa de Valores ya que han utilizado "trucos contables" para engañar a los inversionistas. Entre las razones que tienen los directivos de las empresas que cotizan sus acciones, para intentar manipular las cuentas destacan las siguientes[21]: prefieren reflejar una tendencia estable en el crecimiento del beneficio empresarial, mantener o "incrementar" el precio de las acciones haciendo que la empresa parezca expuesta a un riesgo menor (reduciendo el endeudamiento o creando la apariencia de una tendencia de beneficio creciente),  retrasar la llegada de la información al contable al mercado bursátil y aprovechando la oportunidad para beneficiarse de su información privilegiada.

La contabilidad, tal y como está regulada actualmente, no refleja ni informa sobre la realidad, sino que "sólo sigue las normas", dando lugar a unas cuentas anuales transformadas en las compañías. Esto se debe al predominio de una visión legalista a la hora de elaborar la contabilidad de las empresas, es decir, se prepara aplicando las normas, independientemente de cuál sea la realidad[22].

1.2.1 Crisis académica

La crisis académica se manifiesta en la falta de sustento riguroso y técnico de las normas contables que guían la actividad profesional. Por eso no hay duda de que la credibilidad actual de la normativa contable a nivel internacional está en cuestión. Como muestra, se puede mencionar un estudio reciente de PricewaterhouseCoopers que pone de manifiesto que sólo el 20% de analistas, inversores y ejecutivos considera que la información preparada de acuerdo con las normas contables actuales es muy útil para conocer la imagen fiel de las empresas. Entre las deficiencias de la normativa contable cabe destacar[23]: Diferencias contables internacionales que dificultan la comparación, primacía del precio de adquisición que aleja el valor contable de la realidad, ausencia en las cuentas anuales de la mayor parte de activos intangibles, pseudo contabilidad creativa.

La crisis académica deberá superarse con el establecimiento de normas más rigurosas y con controles mucho más severos y vinculantes, en lugar de la emisión de sólo opiniones. Las normas que se adecuan a las nuevas realidades estarán sustentadas en investigaciones más profundas, realizadas con las metodologías más exigentes desde la perspectiva epistemológica. Es por ello, que consideramos que la salida de la crisis académica está directamente relacionada con la actividad intelectual de fundamentación de los profesionales contables más competentes.

1.2.2 Crisis social

La sociedad, ante los numerosos escándalos empresariales acontecidos en los últimos años, demanda a las organizaciones que los directivos y sus técnicos, entre ellos los contadores, lleven a cabo una gestión ética y que asuman las responsabilidades que se deriven de sus actuaciones. La internacionalización intensifica los cambios que han de afrontar las empresas, se producen cambios, no sólo en el ámbito externo de las mismas sino también en el interno. Así, la diversidad de profesionales con que cuentan las organizaciones puede dar lugar a la generación de conflictos que requieren de unos valores adecuados para su resolución, las personas tienen que ser más universales, los contagios morales son más rápidos, la competitividad es creciente. Las empresas, ante las circunstancias descritas, suelen buscar la forma de regular e incluso controlar comportamientos a través de principios y códigos éticos[24]. “En este contexto las organizaciones tienen que preocuparse por crear valor, atraer y retener personas valiosas y ofrecer un ambiente transparente a nivel interno y externo” (Octava conferencia anual de ética, 2000). Esto significa que la sociedad exige de sus profesionales mayor transparencia en el cumplimiento de sus funciones, o al menos, la explicitud de sus tareas en forma de normas y reglas sujetas a control La salida a la crisis social de la profesión contable es única: cumplir una labor profesional técnicamente impecable y una ética intachable.

1.2.3 Crisis ética

En la actualidad, cada vez es más compartida la creencia de que el comportamiento ético y la actuación eficiente son dos componentes inseparables de la excelencia profesional. En esta línea de pensamiento consideramos que el profesional contable deberá tener presente la dimensión ética en el desempeño de su actividad profesional. Pues en la actualidad observamos que los fraudes más emblemáticos como Enron o Parmalat han sido ejecutados por auténticos delincuentes. La salida a esta crisis ética, que es central en la profesión contable, deberá buscarse creativamente y por medio de la autorregulación. Pero, es bueno remarcar que la autorregulación, aunque puede ser un instrumento eficaz para el fomento de la profesionalidad y la excelencia ética, suele ser insuficiente para mejorar la calidad ética en las organizaciones, si no va acompañada del ejercicio de un conjunto de virtudes, de la integridad personal y la profesionalidad de los dirigentes de la empresa a todos los niveles[25].

1.3 La dimensión cognitiva de la crisis profesional contable

La crisis profesional contable se manifiesta en las dimensiones académicas, sociales y éticas. Todas ellas han merecido algún nivel de atención por parte de los estudiosos. Pero lo que todavía no se ha analizado con profundidad es la dimensión cognitiva de la crisis profesional contable. Pues al final esta dimensión es el fundamento último de las anteriores. La dimensión cognitiva hace referencia a los esquemas mentales que poseen cada grupo profesional en general y cada profesional en particular. Ahora analicemos.

1.3.1 El problema del marco conceptual

El marco teórico-conceptual[26] es un sistema de proposiciones unidas por la relación de deducibilidad y un tópico común. Ya esté bien organizado o sea desprolija, se supone que un marco teórico-conceptual contiene sólo conceptos razonablemente precisos, no confusos o ambiguos.

El marco teórico-conceptual en Contabilidad juega un papel de fundamentación, en primer término. El segundo papel que le cabe al marco teórico-conceptual en Contabilidad es una función totalizadora. Es decir, dado que la ciencia avanza en el sentido de una especialización creciente, lo que supone una fragmentación creciente del saber, esa línea analítica se compensa tratando de recomponer los fragmentos; tratando de hacer síntesis del estado en que se encuentran los conocimientos, o bien, del conjunto del saber. Entonces, esta labor es estar permanentemente totalizando, incorporando nuevas hipótesis, nuevas teorías, y desde ahí revisando una visión del mundo, revisando los mismos presupuestos del conocimiento humano en la medida que abarca el conocimiento intuitivo, el conocimiento de algunas áreas, etc.

Dado la actual crisis profesional contable se requiere un nuevo marco teórico-conceptual. Pues obedece a la lógica natural del desarrollo de la doctrina, de la ciencia y la profesión contable. Ya que si tenemos problemas en brindar una adecuada explicación sobre las razones que causaron las irregularidades contables y por qué la profesión no estuvo preparada para detectar y corregir esos actos anómalos es porque también el marco teórico-conceptual vigente no estaba preparado para tales hechos. Es decir, el marco teórico vigente ha implicado esos actos porque la ha posibilitado, aunque dicho fenómeno fuera exclusivamente de carácter ético. Lo anterior significa que el marco teórico-conceptual en Contabilidad vigente está en problemas y deberá modificarse significativamente en base a estudios de revisión profundos patrocinadas por toda la colectividad profesional contable.

1.3.2 El problema del marco normativo

Una norma tecnológica[27], como en el caso de la Contabilidad, es una prescripción para la acción. Típicamente, su forma es ‘para alcanzar el objetivo de tipo 0 en circunstancias de tipo C, realice la acción (o acciones) de tipo A’. Aun una norma que nunca se respeta realmente puede impulsar a la gente a actuar. Las normas son reglas de comportamiento convencionales inventadas o adoptadas en la creencia de que son conducentes a ciertas metas.

Las siguientes son algunas de las características de las normas o convenciones sociales: 1º. Por ser construidas, las normas pueden modificarse o abandonarse por completo. 2º. Se supone (justificada o injustificadamente) que toda norma beneficia a alguien. 3º. aun las normas más necias deben ser compatibles con ciertas leyes, si no lo fueran, no podrían imponerse. 4º. aunque todas las normas deben ser compatibles con las leyes pertinentes, algunas son más eficientes que otras, en particular las más eficientes se basan explícitamente en enunciados de leyes científicas sociales.

Y el marco normativo es el fundamento explícito, necesario, del sistema normativo de la profesión en cuestión. Por eso la profesión contable también tiene normas contables que les sirven para la acción y estas tienen marcos normativos. Los marcos normativos se fundamentan en los marcos teórico-conceptuales.

Ahora anotemos las razones por las que el marco normativo en Contabilidad está en problemas. Con el fin de no defraudar las expectativas de los usuarios, se requieren cambios profundos en la normativa contable a nivel internacional y en su supervisión. Analicemos algunos aspectos de las NIC (ahora NIIF), que en general lo llamaremos normas contables, con el fin de determinar los problemas más esenciales[28]: Las normas contables, como anotan algunos estudios, tienen 122 tipos de transacciones susceptibles de aplicar prácticas de pseudocontabilidad creativa. Así en relación con la problemática de las diferencias contables internacionales las normas contables pueden contribuir de forma determinante a que desaparezcan las diferencias contables entre países. Sin embargo, el problema de las diferencias contables está dentro de las propias normas contables dada la gran variedad de tratamientos contables. Aquí la razón por qué necesitamos un nuevo marco normativo. Por tanto, aunque se consiga que todos los países apliquen las mismas normas contables, si éstas no reducen la gran variedad de tratamientos alternativos admitidos seguirán habiendo diferencias contables entre las empresas. Es necesario que los organismos involucrados minimicen estas alternativas para que todas las empresas que apliquen las NIC (o NIIF) hablen el mismo lenguaje contable[29].

Lo dicho hasta aquí es muestra de que el marco normativo está en problemas y requiere de una reforma sustantiva para posibilitar la emisión de normas contables concordantes con las nuevas realidades. La reforma del marco normativo contable deberá estar sustentada en un nuevo marco teórico-conceptual para tener coherencia, univocidad y eficiencia en su aplicación práctica.

2. LA CRISIS DE PARADIGMAS EN CONTABILIDAD

Es innegable que analistas de inversiones, entidades de crédito y demás usuarios especializados cada vez solicitan información contable en mayor cantidad y con mayor frecuencia para sus procesos de toma de decisiones. Esto es debido a la globalización de los mercados y las nuevas tecnologías y han surgido nuevos conceptos y operaciones, como por ejemplo los derivados financieros, las stock options o los intangibles, que se salen de las categorías establecidas por los sistemas contables tradicionales. Asimismo, la proliferación de fondos de inversión y la remuneración a los trabajadores mediante la entrega de acciones contribuyen a que el público en general tenga un interés creciente en conocer la rentabilidad de las compañías que emiten títulos negociables en bolsa[30].

La consecuencia de todo esto es que podemos hablar de una conciencia emergente de que la contabilidad es un bien social, cuyo impacto en la comunidad es mucho mayor que el sugerido por el análisis financiero tradicional. La contabilidad no es solamente un modo de representar las relaciones de interdependencia económica y social, sino que también sirve para adjudicar esas relaciones. Como expresaba Tinker (1985) " ... cada uno de nosotros significa costos e ingresos para los otros; cada uno es un potencial benefactor y una potencial víctima en el nexo contable de la decisión social"[31].

Dijimos que en la actualidad se exige mayor cantidad de información contable, pero ¿están capacitados los demandantes para procesar correctamente todo ese caudal de datos, cada vez más voluminoso y complejo? Nos inclinamos a pensar que no, por las razones que indicamos a continuación. En primer lugar, el volumen creciente de datos a que se enfrentan los usuarios, la sobrecarga informativa convierte los datos contables en una masa informe de árboles en la cual no es posible ver con claridad los contornos del complejo bosque que es la situación y perspectivas de la empresa. En segundo lugar, la complejidad creciente de las normas contables está convirtiendo los estados financieros en una jerga arcana que es inteligible solamente para los propios contables. Si esta tendencia continúa, y a ello se le une el pernicioso efecto de los escándalos contables que en los últimos tiempos están sacudiendo al mundo económico, corremos el riesgo de que la contabilidad y la auditoria dejen de ser percibidas como actividades socialmente útiles y de alto nivel de profesionalismo, con el riesgo de que la función de suministrar información para la toma de decisiones sea usurpada por disciplinas adyacentes[32].

La Contabilidad está en crisis, más propiamente, el paradigma predominante está en crisis. La crisis implica una lucha entre paradigmas alternativos, es así que en Contabilidad tenemos el paradigma de la prudencia y el paradigma del valor razonable (los nombres de estos paradigmas obedecen a los principios a los que le dan mayor importancia). Si estos paradigmas no contradicen los fundamentos últimos de la ciencia o técnica en cuestión no hay necesidad de desechar alguna de ellas sino proceder a una síntesis paradigmática que significa conjuntar ambos paradigmas en base a nuevos fundamentos más globales. Consideramos que esto sucede o debiera suceder con los paradigmas contables alternativos antes mencionados. Antes anotemos algunas ideas sobre los paradigmas en cuestión.

2.1 El paradigma de la “prudencia”

Llamamos paradigma de la prudencia[33] aquella forma de hacer contabilidad de las organizaciones teniendo como principio fundamental al principio de Prudencia. En la contabilidad actual se parte de un sistema de supuestos, doctrinas, axiomas y convenciones englobados en lo que se denomina "principios". Muchos de estos principios han tenido una lenta evolución a lo largo de la historia y tan sólo los últimos avances contables realizados en décadas recientes están reflejados en las leyes. Algunos principios son: El principio de empresa en marcha, el principio de prudencia, el principio de registro, el principio de precio de adquisición, el principio del devengo, el principio de realización, el principio de uniformidad, el principio de importancia relativa. Pero tenemos además, un metaprincipio que es: la imagen fiel que consiste en que, en caso de conflicto entre principios contables obligatorios, deberá prevalecer el que mejor conduzca a que las cuentas anuales expresen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados de la empresa. No obstante, el principio de prudencia tendrá un carácter preferencial sobre los demás.

El principio de prudencia afirma que sólo deberán contabilizarse los beneficios realizados a la fecha de cierre del ejercicio; sin embargo, las pérdidas posibles, aún sin ser ciertas, se contabilizarán desde que se considere que se pueden producir.

Consideramos que esta forma de organizar información ha producido todos los escándalos y fraudes contables del que hemos hecho referencia arriba. Este paradigma por eso está en una crisis profunda y necesita ser re-contextualizada y/o reformulada por otras normas o principios.

2.2 El paradigma del “valor razonable”

Llamamos paradigma del valor razonable a aquella que tiene en cuenta el principio del valor razonable. Surgen voces que cuestionan la utilidad social de la contabilidad ¿será verdad que no está cargada de futuro?[34] Sin embargo, también aparecen respuestas, algunas de aplicación sencilla, como las herramientas que nos proporcionan las nuevas tecnologías, y otras cuya implementación es más arriesgada y por tanto requiere de más cautelas, como el tránsito al valor razonable. En este sentido, hacemos nuestra la opinión de Gonzalo Angulo (2002), Presidente de la Comisión de Expertos para la Reforma de la Contabilidad en España, cuando advierte de que al ser la contabilidad un fenómeno social cualquier cambio, aún siendo intrínsecamente positivo, corre el riesgo de ser rechazado si supone quebrar bruscamente las costumbres de empresas y profesionales[35].

Uno de los principales cambios es el de la sustitución de costo histórico por el de valor razonable o de mercado (fair value), lo cual hará que los usuarios de la información financiera tengan una mejor percepción de la compañía, para la toma de decisiones. El FASB ha definido este concepto como: “La cantidad a la que un activo (obligación) puede ser comprado (o incurrido) o vendido (o convenido) en una transacción corriente entre partes interesadas, mas que en una venta forzada o liquidación”. Esto es fácil cuando hay un mercado establecido, pero se hace difícil cuando no existe un mercado adecuado. Por esto último se debe tener en cuenta varios elementos o presunciones, para determinar el precio, usando algunas técnicas de información como tomar activos y pasivos similares, o usar técnicas de valuación como el valor presente del flujo de caja esperado, o el análisis fundamental[36].

2.3 Hacia una síntesis paradigmática: el sistemismo (Holismo del siglo XXI)

Consideramos que tanto el paradigma de la prudencia como el del valor razonable, en última instancia son complementarios y posibilitaría una síntesis paradigmática. Para que ocurra una síntesis paradigmática podemos utilizar el enfoque sistémico o sistemismo. El enfoque sistémico es una manera de concebir las cosas, así como de abordar y formular problemas. Se caracteriza por concebir todo objeto como una totalidad compleja o un componente de tal. Por consiguiente, quien adopta este enfoque intenta descubrir los diversos aspectos de una cuestión, así como los problemas relacionados con ella. Evita así las visiones unilaterales o sectoriales, y las correspondientes soluciones simplistas. “El enfoque sistémico admite la necesidad de estudiar los componentes de un sistema pero no se limita a ellos. Y reconoce que los sistemas poseen características de las que carecen sus partes, pero aspira a entender esas propiedades sistémicas, así como en función de circunstancias ambientales.

Una síntesis paradigmática[37] se presenta como una continuidad y como una superación. Los paradigmas en disputa muchas veces asumen posturas ontológicas o metodológicas muy radicales frente al otro, pero esto es una asunción, no siempre refleja la realidad del desarrollo teórico o científico en cuestión, entonces cuando se analiza con cuidado ambas posturas resultan siendo complementarios, enriquecen la comprensión teórico-conceptual. Sintetizarlos implica continuidad en el desarrollo. Pero una síntesis paradigmática también es una superación pues si bien actualiza los elementos esenciales de los paradigmas en disputa también los supera en cuanto a su capacidad de comprensión teórica, lo eleva a un nivel superior.

Entre el paradigma de la prudencia y el paradigma del valor razonable existe esta posibilidad, la de la síntesis paradigmática, y creemos que es realizable en base al enfoque sistémico. Aunque debemos precisar, el enfoque sistémico es necesario pero no suficiente. Para una auténtica síntesis paradigmática requerimos nuevos marcos teórico-conceptuales y nuevos marcos normativos (y no excluyen las existentes, sino las complementa, las perfecciona). Tenemos una gran tarea por adelante: la reforma sustantiva de la profesión acorde a la era de la información y del conocimiento.

3. NUEVOS MARCOS TEÓRICO-CONCEPTUALES PARA LA AUTORREGULACIÓN Y EL DESARROLLO DE LA PROFESIÓN CONTABLE

En épocas de crisis surgen propuestas teóricas, conceptuales y categoriales que pretender ser alternativa a la crisis. En la crisis profesional contable también ocurre esto. Han emergido alternativas que consideran que la solución está en la ética y de allí surgirá una propuesta viable, otros consideran que la crisis es consecuencia de un inadecuado proceso de marketing profesional y así hasta llegar a la postura de que la solución está en la teoría, en la norma, en los procedimientos, etc. Estas alternativas todas son necesarias para salir de la crisis, pero ninguno tiene la exclusividad. Por ello, debemos tenerlos en cuenta.

Frente a la emergencia de estos nuevos marcos teórico-conceptuales debemos asumir una postura sistemista, holista, el que nos posibilita unificar todas las alternativas emergentes en una gran propuesta de cambio para salir de la crisis profesional teniéndolos como categorías básicas de la profesión contable. De las propuestas existentes podemos clasificarlas en las siguientes categorías: la actitud científica como categoría epistemológica, la racionalidad instrumental como categoría técnica, la confianza como categoría social y la transparencia como categoría ética. De todas ellas nos ocupamos ahora.

3.1 La actitud científica como categoría epistemológica de la profesión contable

Sobre esta categoría Mario Bunge[38] nos dice que: “La adopción universal de una actitud científica puede hacernos más sabios: nos haría más cautos, sin duda, en la recepción de información, en la admisión de creencias y en la formulación de previsiones; nos haría más exigentes en la contrastación de nuestras opiniones, y más tolerantes con las de otros; nos haría más dispuestos a inquirir libremente acerca de nuevas posibilidades, y a eliminar mitos consagrados que sólo son mitos; robustecería nuestra confianza en la experiencia, guiada por la razón, y nuestra confianza en la razón contrastada por la experiencia; nos estimularía a planear y controlar mejor la acción, a seleccionar nuestros fines y a buscar normas de conducta coherentes con esos fines y con el conocimiento disponible, en vez de dominadas por el hábito y por la autoridad; daría más vida al amor a la verdad, a la disposición a reconocer el propio error, a buscar la perfección y a comprender la imperfección inevitable; nos daría una visión del mundo eternamente joven, basada en teorías contrastadas, en vez de estarlo en la tradición, que rehuye tenazmente todo contraste con los hechos; y nos animaría a sostener una visión realista de la vida humana, una visión equilibrada, ni optimista ni pesimista”[39].

Esto supone que debemos perfeccionar nuestras herramientas intelectuales, desenterrar supuestos tácitos y criticar conceptos confusos; localizar, arreglar o desechar razonamientos inválidos; examinar marcos y cuestionar viejas respuestas; hacer preguntas inquietantes. Esto es una tarea necesaria y sustantiva, divertida pero ingrata que debe llevarse acabo en interés de la claridad, la eficacia y un sólido (esto es, constructivo) escepticismo, así como para proteger la búsqueda honesta de la verdad objetiva y su justa utilización.

Por eso, la categoría actitud científica, representando este estilo de pensamiento debe ser el fundamento último de toda acción, de toda normativa, de toda recomendación, de toda decisión en la profesión contable. Pues sólo un marco teórico-conceptual basado en la actitud científica podrá protegernos de las incoherencias, las ineficacias y las inmoralidades.

3.2 La racionalidad instrumental como categoría técnica de la profesión contable

La racionalidad es el ejercicio de la razón. La racionalidad es una categoría que permite identificar cómo los hombres reconocen y llevan a cabo sus fines. Permite la identificación precisa de los medios y los fines. Dicho en otras palabras, la facultad de razonar es propia de todos los seres humanos. Sin embargo, todos los seres humanos y sus quehaceres no tienen el mismo grado de racionalidad[40].

Autores como León Olivé y Nicholas Rescher[41], identifican a la racionalidad como: un mecanismo metodológico que los seres humanos aplican en el momento de tomar decisiones o hacer elecciones; Dicho de otra manera, la racionalidad tiene entre sus funciones la de brindar un instrumento que les permita evaluar ciertos conceptos, teorías o hechos presentes. Por eso la racionalidad permite la “evaluación” y la “reflexión” sobre los comportamientos individuales y grupales de una sociedad; al igual que sobre las elecciones de razones y argumentos para la construcción de conocimiento, tomar decisiones y guiar acciones[42].

Tenemos varios tipos de racionalidad: La racionalidad cognoscitiva, la racionalidad práctica, la racionalidad con arreglo a valores, la racionalidad tradicional y la racionalidad con arreglo a fines o instrumental. De todas las anteriores la más importante para la construcción de un nuevo marco teórico-conceptual en contabilidad es la última: La racionalidad con arreglo a fines o instrumental. Bajo la racionalidad instrumental, lo racional es lo útil, cabe entonces preguntarse ¿útil para quién o para qué? La preocupación de la racionalidad instrumental se da en términos de la elección de medios adecuados y no en la elección de fines. En este sentido, los objetos son vistos teniendo en cuenta su función, relacionada con el logro de un fin específico y no como un fin en sí mismo, es decir, se mediatizan las cosas de acuerdo a los fines establecidos, es así como se intenta controlar el comportamiento y las acciones en función a un fin establecido como productivo, donde los medios son calculados y definidos por una relación de costo-beneficio que determina la eficiencia y eficacia de los medios. Según Weber, quien actúa racionalmente con arreglo a fines debe orientar su acción por el fin, y elegir los medios, teniendo presente las consecuencias que se derivan de ella y, para lo cual se debe sopesar racionalmente los medios con los fines, los fines con las consecuencias implicadas y los diferentes fines posibles entre sí[43].

Si la racionalidad instrumental permite la determinación de la relación costo-beneficio de los medios con respecto a los fines, entonces, toda técnica como conjuntos de normas y reglas tiene esta lógica. Los contadores utilizan normas para cumplir sus funciones, por tanto, establecen la relación de medios y fines. Esta es la razón para considerar que la racionalidad instrumental es una categoría técnica de los nuevos marcos teórico-conceptuales de la profesión contable.

3.3 La confianza como categoría social de la profesión contable

Sobre la confianza como categoría social ha sido estudiada con bastante acierto, por Rafael Franco[44] en su conocido Réquiem por la Confianza[45]. Lo que a continuación resumimos muy apretadamente. “La confianza —nos dice Franco— es un estado de seguridad en el individuo, que le permite integrarse con otros porque existe la esperanza, en camino a la certeza, en su lealtad e integridad. Puede abordarse su estudio desde un plano axiológico por ser un valor o desde la perspectiva social por constituir, junto con los valores, redes y actitudes, un capital social determinante para el desarrollo. La confianza crece en condiciones de claridad comunicacional, de certeza y pertinencia de la información y la claridad en gran medida se determina por la simplicidad que posibilita la comprensión. Por eso la contabilidad realiza una función social en la creación de confianza, al simplificar la complejidad a través de la construcción de representaciones claras de procesos complejos, cuyos contenidos alcanzan mayor credibilidad, efecto de la confianza, por los dictámenes profesionales sobre la certeza de sus contenidos al disminuir los riesgos. Confianza y riesgo tienen una relación antinómica. Además, la confianza constituye el elemento central de la asociación voluntaria, solo cuando se cree en el otro existe la posibilidad de unirse para la búsqueda de un logro común a partir de la provisión conjunta de recursos. La confianza desarrolla la asociación espontánea, permite la formación de capitales entre desconocidos que confían en un gestor, despersonaliza el capital empresarial y por esa vía eterniza a las organizaciones. En fin, la confianza deviene de los altos valores y sólida formación”[46].

Por tanto sólo por medio de la confianza como categoría social del nuevo marco teórico conceptual se podrá establecer nuevas relaciones con los usuarios y colectividad en general en que exista un nivel de recíproca valoración. La confianza como categoría permite estudiar las implicaciones sociales de la labor profesional contable.

3.4 La transparencia como categoría ética de la profesión contable

La transparencia[47] como categoría ética significa que todo lo que hacemos y todo lo que decimos se ajusta a las normas y a nuestras funciones. Cuando realizamos nuestra labor somos respetuosos a la normativa que nos faculta y podemos dar cuenta de todo sin temor a ser juzgados por incompetencia o deslealtad, es decir, somos auténticos. Cuando informamos nos esforzamos decir la verdad en base a la normativa correspondiente. Esta forma de proceder deberá ser parte de nuestra labor profesional y en base a ello a habremos integrado a la actitud científica, a la racionalidad instrumental, a la confianza en una ética global y multidimensional. Por ello, necesitamos un compromiso con principios elevados y una autodisciplina en su práctica para poder resistir la tendencia de servir exclusivamente a nuestros intereses personales y para dirigir nuestras acciones, con intenciones hacia el bien común. La capacidad de preocuparnos activamente por el bienestar y la tranquilidad de otros es parte sustantiva de la transparencia. Si estamos conscientemente emprendidos en el proceso de desarrollar nuestra capacidad de ser transparentes automáticamente nos volveremos una fuente de inspiración para los demás. De esta manera, mediante nuestro propio proceso de transformación personal, mientras interactuamos con la sociedad, influimos en la transformación de los que nos rodean. La categoría transparencia es insustituible, pero se complementa, crea unidad con las otras categorías en estos tiempos de propuestas y nos servirá para el diseño de una estrategia holística para recuperar la normalidad en nuestro desarrollo profesional contable.

4. ESTRATEGIA HOLÍSTICA PARA LA RECUPERACIÓN DE LA CONFIANZA EN LA PROFESIÓN CONTABLE – HACIA NUEVOS PROGRAMAS DE INVESTIGACIÓN.

Frente a las irregularidades contables una reforma sustantiva en la teoría, en la normativa y en la práctica contable. Una reforma multidimensional[48], nuestros análisis así lo prueban y exigen; una reforma sistémica y holística. Para ello necesitamos de unas estrategias que deberán complementarse y todas deben merecer igual atención. Tales estrategias son: estrategias cognitivas y metacognitivas, estrategias académico-profesionales, estrategias sociales y jurídicas y estrategias ético-axiológicas.

4.1 Estrategias cognitivas y metacognitivas

Las estrategias cognitivas y metacognitivas permiten el cambio o la reestructuración de nuestros esquemas mentales profesionales. Necesitamos ese cambio para reformar nuestros marcos teórico-conceptuales y nuestros marcos normativos para adecuarnos a las exigencias técnicas y éticas que los usuarios y la sociedad exigen a la profesión contable. Aquí nuestra estrategia: Empecemos por la incesante búsqueda de la verdad, la necesidad de una explicación causal deductiva o de una generalización inductiva, la falsabilidad, la crítica y la discusión racional de las ideas y teorías, el carácter público y la objetividad de nuestra ciencia y nuestra práctica. Y es precisamente esta actitud la que lleva a mantener las ideas abiertas a posibles rectificaciones. Se trata de una actitud que, al basarse en razones teóricas y morales, implica toda una serie de supuestos éticos. Esto es la razonabilidad, la de dar importancia a la discusión racional en la cual mantener la apertura mental con respecto a cualquier tipo de objeciones y calificaciones, pues nos sitúa en disposición de abandonar opiniones que apreciamos cuando hay razones para abandonarlas, por oponer un ejemplo. Y esto nos conduce a lo que podría llamarse “calidad de verdad”. En efecto, la búsqueda de verdades resistentes a la refutación, porque estamos aperturados a ella, aumenta la calidad de las verdades que se obtienen con genuino contenido empírico. Podemos sintetizar esto en cuatro conceptos-valores: la verdad, la búsqueda de la verdad, la aproximación a la verdad a través de la eliminación crítica del error y la claridad. El fin de esta estrategia es cambiar nuestros referentes conceptuales y teóricas si no se hace esto las demás estrategias son insuficientes o meras declaraciones[49].

4.2 Estrategias académico-profesionales

Existen muchas propuestas para disminuir las irregularidades contables para la dimensión académico-profesional. De ellas extraemos lo que creemos sean los más significativos y tenemos las siguientes[50]:

• El campo de elección de métodos contables puede reducirse mediante la disminución de los principios contables permitidos o especificando circunstancias en que se aplicara cada uno. Exigir consistencia en la utilización de los mismos también ayuda ya que una empresa que elige un método por que con este logre la imagen deseada ese año, deberá utilizar el mismo método en circunstancias futuras donde el resultado puede ser menos favorable o quizás el menos deseado.
• El abuso de la posibilidad de que los directivos utilicen sus opiniones puede controlarse diseñando normas que minimicen la utilización de opiniones.
• Las transacciones artificiales pueden tratarse invocando el concepto de que la sustancia esta por encima de la forma, donde la sustancia económica y no la forma legal de las transacciones, la que determina su contabilización. Por lo tanto las transacciones ligadas se contabilizarán como un conjunto.

Además del anterior existe otra propuesta, que nos parece perfectamente viable, Planteado PwC[51] que presenta un “Plan de Acción Anti-Fraude” de 10 pasos, con los cuales compartimos como partes de esta microestrategia y que son fundamentales para la recuperación de la confianza profesional y ponerlas en práctica es responsabilidad de todos los contadores y gremios profesionales.

4.3 Estrategias sociales y jurídicas

Las estrategias sociales se refieren a cómo desarrollamos los contadores nuestra labor en conjunción con nuestros coetáneos, con los usuarios y la colectividad en general. Para esto debemos desarrollar las siguientes capacidades[52]: de contribuir al establecimiento de la justicia, de contribuir a las relaciones basadas en la interconexión reciproca y el servicio, de comprometerse en potenciar las actividades de orientación y servicio a la colectividad, de formular una visión de un futuro basado en valores y principios compartidos, de servir en las instituciones de la sociedad de manera que ayude a sus miembros a desarrollar y utilizar sus talentos y capacidades en el servicio a la humanidad, de percibir e interpretar el significado de eventos y procesos sociales de la actualidad a la luz de una perspectiva histórica adecuada.

Así vista las estrategias sociales debieran complementarse con estrategias jurídicas que consiste principalmente en apoyar todo tipo de iniciativas legales en todos los países o foros internacionales que buscan disminuir la corrupción, el fraude, la inmoralidad, la incompetencia y todo aquello que daña la imagen de la profesión contable. Este tipo de actos y de estrategia muestra a la colectividad y a los usuarios un afán de legalidad y seriedad en el trabajo de la profesión y por tanto, se recupera la pertinencia del servicio desde el punto de vista social. Pero no sólo debemos apoyar las iniciativas legales, debemos promoverlas como comunidad profesional en base a nuestras propias investigaciones.

4.4 Estrategias ético-axiológicas

La reacción social ante los recientes escándalos financieros ha extendido la adopción de una autorregulación, que es llevada a la práctica mediante la implantación de códigos éticos de conducta en distintas organizaciones y asociaciones de profesionales contables, y ha puesto a la ética de moda. Sin embargo, en una sociedad basada cada vez más en la información y el conocimiento, no parece que sea ésta una moda pasajera. En la actualidad, cada vez es más compartida la creencia de que comportamiento ético y actuación eficiente son las dos componentes inseparables de la excelencia profesional[53].

Nuestra estrategia ético-axiológica[54] es sencilla. Promovemos medir los comportamientos éticos y axiológicos elevados a través de un modelo. Aquí lo enunciamos teóricamente pues los detalles técnicos no es objeto de la presente. La idea fundamental es la siguiente[55]: los resultados de la empresa a largo plazo (RE) —que es la variable dependiente del modelo y que podríamos medir utilizando el ROI— es función de los comportamientos éticos empresariales (CEE) —variable independiente. En definitiva, la ecuación sería la siguiente: RE= f (CEE). Este constructo multidimensional podría medirse a través de las siguientes variables: Responsabilidad Social Empresarial (RSE), Códigos de Conducta (CC), Comités de Ética (CE), Ombudsman (O), Clima Ético (CLE) y Cultura Empresarial (C). Por tanto, los resultados de la empresa a largo plazo se verán influidos por las siguientes variables: RE = f (RSE, CC, CE, O, CLE, C)[56]. Esto es funcional porque los comportamientos éticos empresariales dependen de la responsabilidad social de la empresa, por ser ésta una manifestación de los mismos, de la implantación de códigos de conducta, de la existencia de comités de ética, de la existencia en la organización de la figura del ombudsman, del clima ético y de los valores de directivos y empleados que conforman la cultura empresarial. Esta información podríamos obtenerla a través de cuestionarios[57].

Con la estrategia anterior nadie podría dudar de que efectivamente estemos buscando la excelencia en nuestra conducta, en nuestra ética y en nuestros valores. Es un reto apasionante pues nos posibilita nuevos y mejores escenarios.

GUÍA DE DISCUSIÓN

1. ¿Por qué es necesaria y fundamental la consideración de la dimensión cognitiva en el análisis de la crisis profesional contable?
2. ¿Cuáles son los mecanismos esenciales de las irregularidades contables?
3. ¿Cómo se manifiesta la crisis profesional contable en los aspectos académico, social y ético? Y ¿cuáles son sus causas?
4. ¿Qué aspectos o esferas comprende la dimensión cognitiva de la crisis profesional contable? Y ¿qué interrelaciones se establecen entre dichas esferas?
5. ¿Cuáles son las peculiaridades de la crisis de paradigmas en contabilidad?, ¿la confrontación de paradigmas se debe a anomalías internas o a exigencias sociales?, ¿es posible una síntesis paradigmática en contabilidad?
6. ¿La emergencia de nuevos marcos teórico-conceptuales permitirá un cambio sustantivo en los procesos de autorregulación y en el desarrollo de la profesión contable? Y ¿qué función desempeñan las categorías de la actitud científica, la racionalidad instrumental, la confianza y la transparencia en los nuevos marcos teórico-conceptuales?
7. ¿Qué estrategias cognitivas y meta cognitivas, académico-profesionales, sociales y jurídicas y ético-axiológicas deberá diseñarse y ejecutarse para la recuperación de la confianza en la profesión contable? Y ¿podrá una estrategia holística posibilitar a la profesión contable enfrentar con éxito las nuevas exigencias de la sociedad en general, y los usuarios en particular?

CONCLUSIONES

1. Las irregularidades contables han sido causadas por los vacíos y ambigüedades de la normativa contable vigente y por los comportamientos antiéticos e inmorales de muchos funcionarios y profesionales contables. Una de las formas de cometer irregularidades contables es la mal llamada contabilidad creativa. En este trabajo lo denominamos "pseudo contabilidad".
2. Las irregularidades contables han producido una crisis profesional contable profunda, las que al final han posibilitado la crisis del paradigma “prudencial” vigente en contabilidad y la emergencia de nuevas propuestas, entre ellas, el paradigma del “valor razonable”.
3. La alternativa más viable es la síntesis paradigmática y no la asunción de alguna de los paradigmas en conflicto. Para esta síntesis se utilizarán los aportes más significativos de los paradigmas anteriores y de las investigaciones contemporáneas sobre el respecto. Entre sus categorías iniciales, para su construcción teórica y normativa son las siguientes: la actitud científica como categoría epistemológica, la racionalidad instrumental como categoría técnica, la confianza como categoría social y la transparencia como categoría ética.
4. Para la recuperación de la confianza en la profesión contable y permitir su desarrollo y cualificación correspondiente es necesario ejecutar una macro estrategia holística que busque una reforma sustantiva en la teoría, en la normativa, en la instrumentación y en la práctica contable. Una reforma multidimensional, es decir; una reforma sistémica y holística. Para ello necesitamos de microestrategias que deberán complementarse. Tales micros estrategias son: estrategias cognitivas y metacognitivas, estrategias académico-profesionales, estrategias sociales y jurídicas y estrategias ético-axiológicas.

BIBLIOGRAFÍA

AICPA, http://www.aicpa.org/pubs/jofa/may1999/boggs.htm.Argandoña, A. (2003). “Ética de los Empresarios y Directivos”. En Economía Étic y Bienestar Social. Pirámide. Madrid.Azcuy, E.A. (1994): “Juicio ético a la revolución tecnológica”, Acción Cultural Cristiana, Madrid, 126 pp.Business Wire "Arthur Andersen's Virtual Learning Network Establishes Training Intelligence Portal with VerticalNet; Arthur Andersen Personnel Gain Access to Instructor-led Courses." http://www.findarticles.com/m0EIN/2000_Sept_19/65295535/p1/article.jhtml 
Business Wire "Universities Implement Electronic Statement and Billing Solutions to Reduce Cost and Increase Effeciency." 
Datamining, http://www.datamining.com.
Dávila Galván, Sergio. La Auditoria Interna ante los fraudes. México, Ediciones Contables y Administrativas, S.A. 1980.FASB, http://accounting.rutgers.edu/raw/fasb/fauxcom/Default.htm
Fontela, E.; Guzmán, J. (2003): Economía Ética y Bienestar Social. Pirámide. Madrid.García Ginés, B. La contabilidad creativa. Partida Doble, Numero 21. Marzo 1992.Gelinas. Student Resources, http://www.swcollege.com/acct/gelinas/gelinas_5e/gelinas.html 
http://www.findarticles.com/m0EIN/2000_May_23/62257897/p1/article.jhtml 
http://www.findarticles.com/m3337/3_19/86650228/p1/article.jhtml
IFAC, http://www.ifac.org/.
Jenny, Ernst G. Los fraudes en contabilidad. Editorial Iberia, S.A 5ta. Edición 1993.Kawamoto, Wayne "web-based accounting.(Buyers Guide)" http://www.findarticles.com/m1563/11_18/66888774/p1/article.jhtml 
Nonaka, I. et al (2000): Gestión del Conocimiento, Bilbao: Ediciones Deusto.Olivé, León. (1995) Racionalidad epistémica. Trotta. Madrid. Pérez López, J.A.: (1998) Liderazgo y ética en la dirección de empresas. El liderazgo del siglo XXI (Deusto, Bilbao).Pitrat, Jim "Low-Tech Accounting Can Keep Companies in the Red." http://www.findarticles.com/m5072/14_22/62217639/p1/article.jhtml 
Rescher, Nicholas. (1993) La Racionalidad. Una indagación filosófica sobre la naturaleza y justificación de la razón. Tecnos, Madrid. Rojo, L.A. Tendencias de contabilidad y contabilidad creativa. Boletín AECA. Número 36. 1993.Sichar, G; García-Marzá, D; González, E; Ballesteros, C; Navarro, F. (2003). La Empresa Socialmente Responsable, Ética y Empresa. Cideal. Madrid.Tua, Pereda Jorge. (1982). Principios y Normas de Contabilidad. Ministerio de economía y hacienda. Instituto de contabilidad y auditoria de cuentas. Madrid. Catacora Carpio, Fernando. Sistemas y procedimientos contables. Caracas, MC Graw-Hill. Interamericana de Venezuela, S.A. 1996. Wilkins, David E. "A Call for Knowledge-Based Planning." http://www.findarticles.com/m2483/1_22/73393426/p1/article.jhtml

[1] La categoría de irregularidades contables es de uso técnico, mientras que el de escándalos financieros es una categoría política y el de fraude contable es un término que está ligado a lo jurídico.
[2] El concepto de crisis profesional contable debe hacer referencia principalmente a las crisis de fundamentos, a la pertinencia y a la capacidad o no de resolverlo con los medios que dispone ahora.
[3] Cf. ¿Cómo se originan los escándalos financieros? Domènec Melé Profesor Ordinario de Ética Empresarial IESE Business School Barcelona-Madrid Universidad de Navarra.
[4] Algunos de los trabajos interesantes al respecto tenemos a “El papel de la contabilidad ante la responsabilidad social corporativa”. Autor: Mª Isabel de Lara Bueno. Prácticas corporativas para minimizar el fraude por CPA Jim Wesberry Director del Proyecto ATLATL. Reflexiones sobre el desarrollo económico latinoamericano desde el componente ético, la responsabilidad social corporativa y las finanzas Ramón Casilda Béjar.
[5] Esta síntesis muestra cómo las irregularidades es parte de un ejercicio profesional problemático.
[6] Cf. Prácticas corporativas para minimizar el fraude por CPA Jim Wesberry Director del Proyecto ATLATL
[7] Este es un apretado resumen del trabajo ¿Cómo se originan los escándalos financieros? Domènec Melé Profesor Ordinario de Ética Empresarial IESE Business School Barcelona-Madrid Universidad de Navarra.
[8] Los planteamientos de nuestro autor están sintetizados en varios trabajos, anotemos algunos de ellos: Melé, D. (1991): «Ética y empresa». Información Comercial Española, Marzo, n.691, pp. 122-134. (1997). “Veracidad en las comunicaciones empresariales,”, Nota Técnica de la División de Investigación del IESE, nº TDN-90, 11 p. (2001a). "Principios básicos de un código de buena conducta", La Vanguardia-Suplemento Economía y Negocios, 27 de enero, p. 5. (2001b). "Aspectos éticos de los mercados de valores", en J. L. SÁNCHEZ FERNÁNDEZ DE VALDERRAMA (ed.), Curso de Bolsa y mercados financieros, 3ª edición, Barcelona: Ed. Ariel, pp. 485-512. (1998). Ética en la actividad financiera, Pamplona: Ed. Eunsa, 255 p.  (2000). "Políticas de ética empresarial en las 500 mayores empresas españolas, IESE Working Paper Nº 00/4.
[9]  Cf. ¿Cómo se originan los escándalos financieros? Domènec Melé Profesor Ordinario de Ética Empresarial IESE Business School Barcelona-Madrid Universidad de Navarra.
[10] Cf. ¿Cómo se originan los escándalos financieros? Domènec Melé Profesor Ordinario de Ética Empresarial IESE Business School Barcelona-Madrid Universidad de Navarra.
[11] Ibidem.
[12] Ibidem.
[13] Cf. Responsabilidad del gobierno corporativo en el caso parmalat* Miguel A. Cano** René M. Castro; Manipulación contable y fraude corporativo Miguel Cano CPT. Rene M Castro CPT. Rodrigo Estupiñán CPT. http://www.interamericanusa.com/; Prácticas corporativas para minimizar el fraude por CPA Jim Wesberry Director del Proyecto ATLATL. Winstanley, D; Clark, J; Leeson, H. (2002). “Approaches to Child Labour in the Supply Chain”. Business Ethics: A European Review. Oxford.
[14] Ibidem.
[15] Ibidem.
[16] Op. Cit.
[17]. Cf. Consideraciones éticas en la asesoría financiera Jordi Melé-Carné Profesor Titular del Departamento Teoría Económica (Universidad de Barcelona) Colaborador académico del Institut d’Estudis Financers
[18] Cf. Schuetze, W.P. (1993): "What is an asset?", Accounting Horizons, September.; Putnam, R.D. (1995): "Bowling alone: America's declining social capital", Journal of Democracy, vol. 6, págs. 65-78
[19]  Comparar los planteamientos de Stigliz Joseph, Los felices 90 La Semilla de la Destrucción, Editorial Taurus 2003.
[20] Cf. Problemas de la Información Financiera ¿son las NIC la Solución? Oriol Amat - Catedrático de la Universidad Pompeu Fabra.
[21] Cf. La Aceptación Social de la Creatividad Contable del Beneficio. El Ejemplo de la Realización de las Plusvalías José Ignacio Martínez - Catedrático de la Universidad del País Vasco.
[22] Op. Cit.
[23] Cf. Sáiz Álvarez, J.M. (2004a): “A Proposal for a Theoretical Outsourcing Dynamic and DC Learning Curves Model. Some Considerations for EU and non-EU countries”, I Jornada Internacional Unión Europea-América Latina, Universidad Antonio de Nebrija, Campus de la Berzosa, 13 de enero, CDRom, pp. 18. Sakaiya, T. 1995. Historia del futuro. La sociedad del conocimiento. Editorial Andrés Bello. Chile.
[24] Cf. Porter, M.E.; Kramer, M.R. (2003). “La Filantropía Empresarial como Ventaja Competitiva”. Harvard Deusto Business Review. O'Sullivan, M. (2000b): Contests for corporate control: corporate governance and economic performance in the United States and Germany, Oxford University Press, Oxford.
[25] Cf. Melé, D. (1991): «Ética y empresa». Información Comercial Española, Marzo, n.691, pp. 122-134.
[26] Este concepto es una mixtura del marco teórico y el marco conceptual.
[27] Estos conceptos son recensiones del pensamiento de Mario Bunge desarrollada en sus Tratados.
[28] Cf. Problemas de la Información Financiera ¿son las NIC la Solución? Oriol Amat - Catedrático de la Universidad Pompeu Fabra..
[29] Ibidem.
[30] Cf. ¿Reformar la contabilidad colombiana? Artículo aportado por: Luis Eduardo Olaya Arboleda Contador Público - Universidad Javeriana, Especialista en Finanzas Corporativas - CESA
[31] Tinker, A.M. (1985): Paper prophets: a social critique of Accounting, Praeger , New York , USA .
[32] Cf. Sichar, G; García-Marzá, D; González, E; Ballesteros, C; Navarro, F. (2003). La Empresa Socialmente Responsable, Ética y Empresa. Cideal. Madrid.
[33] Cf. El cambio de paradigmas organizacionales: adaptando la empresa a las megatendencias Por: Lic. Eugenio Ramírez
[34] Cf. El cambio de paradigmas organizacionales: adaptando la empresa a las megatendencias Por: Lic. Eugenio Ramírez.
[35] Cf. Responsabilidad social empresarial: revisión teórica. Rosa María Vaca Acosta Dr. Alfonso Vargas Sánchez Elena García de Soto Camacho Facultad de Ciencias Empresariales Departamento de Dirección de Empresas y Marketing Universidad de Huelva.
[36] Cf. La responsabilidad social de la empresa: algunos fundamentos económicos José Miguel Rodríguez Fernández Departamento de Economía Financiera y Contabilidad Universidad de Valladolid.
[37] La síntesis paradigmática es una realidad epistemológica gracias a la emergencia de ciencias puramente interdisciplinarias y multidimensionales como son las ciencias socionaturales y las sociotecnologías.
[38] BUNGE, Mario [1999] Buscar la filosofía en las ciencias sociales, siglo xxi editores, México D.F.
[39] Ibidem.
[40] BUNGE, Mario [1995] Sistemas sociales y filosofía, Buenos Aires, Edit. Sudamericana.
[41] OLIVÉ, León (edic.) [1995] Racionalidad epistémica, Madrid, Edit. Trotta S.A.
[42] Ibidem.
[43] BUNGE, Mario [1995] Sistemas sociales y filosofía, Buenos Aires, Edit. Sudamericana. [1994] Las ciencias sociales en discusión, una perspectiva filosófica, Buenos Aires, Edit. Sudamericana. [1972] Teoría y realidad, Barcelona, Ariel.
[44] Rafael Franco ha hecho significativos aportes al estudio de la confianza por ello consideramos que la visión que tiene sobre el tema es definitivo y fundamenta dicha categoría desde múltiples puntos de vista.
[45] Cf. Franco Ruiz Rafael, Réquiem por la Confianza, Investigar editores, Pereira, 2002. También se puede consultar sus Reflexiones Contables, Teoría Educación y Moral, segunda edición, Investigar Editores, Pereira 1999.
[46] Ibidem.
[47] La transparencia esta relacionada con la verdad y la autenticidad por eso es una categoría ética.
[48] Cuando decimos reforma multidimensional estamos llamando la atención sobre la metodología que deberá aplicarse en cualquier reforma es el método o enfoque sistémico.
[49] Leer más sobre el asunto en BALZER, Wolfgang [1997] Teorías empíricas: modelos, estructuras y ejemplos. Los elementos fundamentales de la Teoría contemporánea de la ciencia, Madrid, Alianza Editorial.
[50] Cf. El Auditor Interno: Soldado en la Guerra Contra la Corrupción Por Jim Wesberry, Director Proyecto Sí Se Puede! - Ecuador
[51] Esta institución busca con su propuesta una lucha frontal y mundial contra el fraude. Por eso consideramos importante su aporte y asumimos su propuesta.
[52] Cf, NUDLER, Oscar (comp.) [1996] La racionalidad: Su poder y sus límites, Buenos Aires, Piados.
[53] Cf. Hirigoyen, G. y Pichard -Stamford, J.P. (1998): "La confiance, un outil de la finance organisationnelle: une synthése de la littérature récente", Économies et Sociétés (Sciences de Gestion), vol. 32, págs. 219-234.
[54] Cf. Jones, A. (2001): «Social Responsibility and the Utilities». Journal of Business Ethics, December, vol. 34, 3 -4, pp. 219-229.
[55] Cf. La Responsabilidad Social Empresarial una alternativa para mejorar los niveles de vida de una sociedad y sus limitaciones. Marbella Araceli Gómez Lemus Profesora Titular Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. México Estudiante del Doctorado en Dirección y Administración de Empresas de la UPC bajo la dirección del Profesor Titular. José María Armengou Marsans.
[56] Esta fórmula puede incluso ser axiomatizada y convertirse en una de las primeras leyes en el campo de los intangibles.
[57] La elaboración de los cuestionarios para la aplicación efectiva de esta estrategia debe ser parte de un programa de investigación o una sección de ella.

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento.  Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

CPC. Jesús Capcha Carbajal

Presidente de Icode - Instituto Contabilidad y Desarrollo de Perú Ganador del Premio Roberto Casa Alatriste Otorgado por AIC. Autores: "AUTENTICO" Y "EFICIENTE" jcapchaarrobacontacom.net

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.