La apertura de los monopolios

Autor: Geovanny Leiton Villalobos

Microeconomía

07-2005

Descargar Original

INTRODUCCIÓN:

La apertura de los monopolios en poder del Estado ha sido por varios años un tema de discusión diaria, tanto en la clase política, como social de este país. Están por un lado los que aprueban y abogan por que dicha figura se lleve a cabo y por el otro los que la desaprueban. Cada sector expone las razones que justifiquen su punto de vista y los motivos por los cuales se aferran a sus ideales. Con el presente trabajo pretendemos dar una visión panorámica más amplia de lo que significaría una apertura en algunos servicios como telecomunicaciones y seguros y de las consecuencias positivas y negativas que de ello se derivarían. Más que el punto de vista de políticos o de la clase sindical de Costa Rica, que no hacen otra cosa que defender sus intereses, queremos que el lector tome como referencia ambos puntos de vista con sus correspondientes razonamientos y llegue a sus propias conclusiones. Al fin y al cabo creemos que es usted, amigo lector y ciudadano quien paga por un servicio, es el que debe valorar si el mismo se le está dando de la forma idónea de acuerdo a sus necesidades y quien debería, en circunstancias normales, ser tomado en cuenta a la hora de que se tomen las decisiones trascendentales que afectarán al país, como es el caso que desarrollamos a continuación.

CAPITULO I

1.1 RESEÑA HISTÓRICA
1.1.1Creación del ICE e INS

Los monopolios en Costa Rica tienen su origen a partir de la primera mitad del siglo 20 con la creación de instituciones como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y del Instituto Nacional de Seguros (INS), como fruto de un afán reformador de las personas que tuvieron a su cargo dicha tarea y que, en su oportunidad, consideraron que lo mas conveniente era que éstas entidades estuvieran en manos estatales. Lo anterior sumado a la necesidad de satisfacer las exigencias de un pueblo que requería un mejor servicio por el cual pagaban y del que no estaban satisfechos y que estaba en manos de compañías extranjeras, en el caso del servicio eléctrico.

Fue así como la creación del ICE en 1949, representó en su oportunidad la culminación de una larga lucha librada por varias generaciones de costarricenses en procura de una solución definitiva al grave problema de la escasez de energía eléctrica y pérdida de soberanía nacional en el campo de la explotación de los recursos hidroeléctricos del País. Desde 1928 la Electric Bond and Share, una compañía transnacional con sede en Nueva York, se había adueñado de las tres empresas que prestaban el servicio eléctrico en el valle Central. En ese momento se levanta un clamor popular acaudillado por destacados intelectuales que alertan a la población ante la apropiación de un recurso nacional estratégico por parte de una compañía extranjera. Estas fuerzas se aglutinaron en torno a la Liga Cívica Nacional. Uno de los principales líderes de este proceso fue el expresidente don Alfredo González Flores. Sin embargo no es sino hasta la creación del ICE, que se logran las condiciones para rescatar la soberanía nacional en el campo de la explotación de los servicios eléctricos.

Durante 20 años de control extranjero del recurso eléctrico, prácticamente no se construyeron nuevas plantas hidroeléctricas en el país para responder al crecimiento de la demanda. Como resultado de esta situación el país entero se ve sumido en una crisis de constantes apagones y congelamiento de servicios nuevos, lo que se convierte en motivo de descontento popular. El camino a seguir lo señala la comunidad de Heredia cuando en Cabildo Abierto el pueblo determina que la solución es no depender de la empresa extranjera y construir su propia planta hidroeléctrica, se decide así la construcción de la planta Carrillos de Poás. La construcción de esta planta, que estuvo a cargo del Ing. Jorge Manuel Dengo quien fuera más tarde fundador y principal ideólogo del ICE, demostró que los costarricenses estaban en capacidad de asumir la solución al problema eléctrico. En 1949 el Ing. Dengo junto con un grupo de profesionales proponen a la Junta Fundadora de la Segunda República la creación de un Instituto Costarricense de Electricidad para la recuperación de la soberanía nacional y la solución del problema eléctrico. Don José Figueres Ferrer (don Pepe) -Presidente de la Junta-apoya la idea y el 8 de abril de ese año se aprueba la creación de una entidad que se comprometería a resolver el problema eléctrico, a “hacer de sus procedimientos técnicos, administrativos y financieros, modelos de eficiencia que no solo garanticen el buen funcionamiento del Instituto, sino que puedan servir de norma a otras actividades costarricenses”. (Ley Constitutiva del ICE). A partir de este momento se echa a andar un plan nacional de 30 años en el campo de la electrificación, mismo que llega a cumplirse al pie de la letra. Desde entonces el país será testigo de un proceso ininterrumpido de construcción de plantas hidroeléctricas, La Garita en 1958, Río Macho en 1963, Cachí en 1966, Tapantí en 1972 y así sucesivamente. Es por medio de una gestión de trabajo sostenido y planificado como logró el ICE resolver el problema eléctrico y desterrar una larga noche de 20 años de oscuridad y pérdida de la soberanía nacional en el ámbito estratégico de la producción de energía eléctrica.

En cuanto al Instituto Nacional de Seguros, éste se creó según la Ley No.12, del 30 de octubre de 1924. En su creación tomaron parte algunos de los estadistas más connotados de nuestro país: el Lic. Ricardo Jiménez Oreamuno, Presidente de la República en tres ocasiones y el Lic. Tomás Soley Güell, Secretario de Hacienda y Comercio, en su tercera administración.

Don Tomás Soley redactó la Ley de Seguros, que el Presidente Jiménez Oreamuno envió al Congreso Constitucional. Primero comenzó sus operaciones como Banco de Seguros y, en 1948, se convirtió en el INSTITUTO NACIONAL DE SEGUROS. El INS se fundó con el propósito de responder a las necesidades de protección de la sociedad costarricense. El 05 de noviembre de 1925 se puso a la venta nuestra primera póliza: el Seguro de Vida. El 17 de febrero de 1926, se autoriza al Banco a manejar el Seguro de Incendio y en junio de ese mismo año, por medio de Decreto Ejecutivo No.16, asumimos la administración del Seguro sobre Accidente del Trabajo. Estos fueron los tres primeros productos que el INS puso a disposición de los costarricenses.

1.2 JUSTIFICACIÓN DEL PROBLEMA:

El espíritu innovador y la visión fue lo que animó a algunos insignes ciudadanos a introducir tempranamente en nuestro país aspectos como la educación pública universal y gratuita, la creación del Banco Nacional, la fundación de la Caja Costarricense de Seguro Social y, como forma de ejemplo para otras naciones, a la abolición del ejército. Han existido en Costa Rica a lo largo de encomio y de emulación por su espíritu patriótico. 

Los monopolios del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) y del Instituto Nacional de Seguros (INS) fueron frutos de ese afán reformador. Durante décadas, ambas instituciones esparcieron progreso por el país y cumplieron con gran eficiencia las funciones que les fueron atribuidas por sus fundadores. 

Las grandes realizaciones de un país son motivo de satisfacción y orgullo para los ciudadanos que lo conforman. No obstante es hora de reconocer que los tiempos han cambiado y que hoy son otras las necesidades y las posibilidades del país. La revolución informática y la globalización económica avanzan cada día más. Ya no basta con instalar teléfonos públicos en las zonas rurales. Si se quiere competir en el ámbito internacional, si se pretende atraer inversiones extranjeras capaces de potenciar nuestro desarrollo, si se desea que la economía crezca en forma sostenida y se reduzca la pobreza, es preciso contar con servicios de calidad mundial, con teléfonos celulares que no enmudezcan, con conexiones de Internet confiables y a bajo costo, y con seguros cuyo cobro no sea una pesadilla kafkiana. No debería existir mérito alguno en negarse, por apego emocional o prejuicio ideológico, a que la competencia y la inversión privada coadyuven a mejorar servicios que evidentemente resultan inadecuados para satisfacer las aspiraciones de desarrollo que tenga un país determinado. Lo anterior ha originado que en el país se entre a debatir desde hace algunos años sobre la conveniencia o no de que haya competencia en los servicios de telecomunicaciones y de seguros en Costa Rica y que tan conveniente, sana y beneficiosa para los consumidores sería la misma.

1.3 OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN:

1.3.1 Objetivo general:

Presentar, en forma detallada, la conveniencia para el país de la apertura de sus monopolios, las razones que justifican el cambio así como sus consecuencias, tanto positivas para los impulsan la apertura como las negativas para los que se oponen a esta posibilidad.

1.3.2 Objetivos específicos:

· Establecer qué es un Monopolio y cómo opera el mismo.
· Determinar las ventajas y desventajas de la apertura de acuerdo a los diferentes líneas de pensamiento.
· Indicar porqué las empresas en poder del Estado presentan problemas de funcionamiento.  

CAPITULO II
 
2.1 CONCEPTOS DE MONOPOLIO:

• Un monopolio existe cuando la ley impone un único proveedor de algo. Pero si alguien controla todo el mercado, el consumidor está a su merced y puede imponerle altos precios y mala calidad.
• Situación de un sector del mercado económico en la que un único vendedor o productor oferta el bien o servicio que la demanda requiere para cubrir sus necesidades en dicho sector. Para que un monopolio sea eficaz no tiene que existir ningún tipo de producto sustituto o alternativo para el bien o servicio que oferta el monopolista, y no debe existir la más mínima amenaza de entrada de otro competidor en ese mercado. Esto permite al monopolista el control de los precios.
• Monopolio se puede definir cuando en un mercado económico en la que hay un único vendedor o productor que oferta un producto para cubrir las necesidades de dicho sector. Para tener éxito se debe tomar en cuenta de que no debe de existir la amenaza de entrada de otro competidor en el mercado.

2.2 ¿PORQUÉ DEBE DARSE LA APERTURA DE MONOPOLIOS?:

A continuación se detallan una serie de razones por los cuales se hace necesaria la apertura de los Monopolios en Costa Rica, de acuerdo al punto de vista de los sectores que apoyan dicha propuesta:

a-Los Monopolios afectan el precio de los productos o servicios:

Cuando en un mercado, hay solo una empresa, es muy probable que la empresa pueda fijar libremente sus precios. Podemos imaginar que el monopolista elige el precio y deja que los consumidores decidan la cantidad que desean comprar de ese bien. Esto representa una composición poco óptima e ineficiente, ya que los consumidores pueden perder recursos gracias a las utilidades extraordinarias que le pueden representar a la firma. Por esto, en economía, la estructura monopólica de mercado no es eficiente y existe el concepto de que es indeseable.

El monopolio establece un precio mayor y ofrece una cantidad menor que la competencia perfecta. El costo social del monopolio en relación a la competencia perfecta, es la diferencia de cantidades y la diferencia de precios.

En un mercado perfectamente competitivo, a cada comprador se le cobra el mismo precio por cada unidad del bien particular (corregido por las diferencias de calidad y de los costos del transporte). Puesto que el producto es homogéneo y como, además suponemos perfecta información por parte de los compradores, no pueden existir diferencias en el precio de unidades de calidad constante. Cualquier vendedor que tratara de cobrar un precio mayor que el precio corriente, se encontrará con que nadie le compra el producto. Sin embargo, un monopolista puede estar en la capacidad de cobrarle a diferentes personas diferentes precios y/o de cobrar diferentes precios unitarios por unidades sucesivas adquiridas por un comprador determinado.

Una fuente del monopolio se encuentra en el costo de establecer una planta de producción eficiente, sobre todo en relación con el tamaño del mercado. Esta situación surge cuando el costo promedio mínimo de producción ocurre a una tasa de producción más que suficiente para abastecer a todo el mercado a un precio que cubra el costo total.

El precio de monopolio, que no es constante como en la competencia perfecta, es superior al ingreso marginal a diferencia de lo que ocurría en aquella. De otro lado, el monopolista maximizador de beneficios siempre se situará en el tramo elástico, colocando en el mercado un volumen de producción inferior a la abcisa para la que se anula el ingreso marginal.

En el monopolio no existe curva de oferta en el sentido de que desaparece la relación biunívoca entre cantidad y precio (dos o más precios para un mismo volumen de producción, o dos o más outputs para un mismo precio).

A largo plazo el monopolista no necesariamente alcanza la escala óptima, ni utiliza la planta de que dispone en su óptimo; pero lo lógico es que con entrada bloqueada puede obtener beneficios extraordinarios también a largo plazo.

El monopolista con dos plantas establece los volúmenes producidos a través de la condición ingreso marginal igual a coste marginal en cada una de las plantas; el precio se estable sobre la función de demanda y oficina central computa los beneficios.

Se denomina discriminación de precios a cualquier práctica que permita vender unidades iguales de un mismo bien a dos o más precios distintos. Se dice que se da discriminación de precio de primer grado, cuando se vende cada unidad del bien o servicio en cuestión a un precio distinto.

La curva de demanda de mercado se convierte para el monopolio discriminante de primer grado también en la curva de ingreso marginal. El monopolista discriminador obtiene para si el excedente del consumidor. El monopolista discriminador lanza al mercado una cantidad mayor que el monopolista puro.

Generalmente un monopolista puede obtener una ganancia mayor practicando la discriminación de precios, sin embargo para hacer esto se requiere que olas clases de consumidores sean identificables y separables y que aquellos que compran el producto un menor precio no lo puedan revender a aquellos que lo tendrían que comprar, de otra forma, a un precio mayor.

El ingreso marginal del monopolio es mayor en el largo plazo que en el corto plazo, puesto que a los compradores les toma tiempo responder a cambios de los precios.

La combinación de precio y producción que maximiza las ganancias se encuentra hallando la tasa de producción a la cual el ingreso marginal es igual al costo marginal y determinando entonces el precio máximo al cual puede venderse dicha cantidad, el cual a su vez, se obtiene a partir de la curva de demanda.

El monopolista no posee una curva de oferta, esta ultima se define como el lugar geométrico de los puntos que muestran los precios mínimos a los cuales se ofrecerán para la venta determinadas cantidades. Cualquier precio particular de monopolio puede resultar en una amplia variedad de tasas de producción y el producto generado dependerá de la forma y la posición de la curva de demanda.

En general, podemos predecir que un monopolio generará una menor tasa de producción y venderá a un mayor precio que una industria competitiva, ceteris paribus. Además, el monopolista generalmente no operará a una tasa de producción a la cual los costos medios de largo plazo sean mínimos.

b-La apertura de los Monopolios facilita la libre competencia:

En todos los mercados, la competencia es el mejor acicate para que los que en él participan, mejoren sus servicios. Una empresa monopólica, propietaria de un mercado cautivo, no gana nada al aumentar su eficiencia de cara al público. Por el contrario, una empresa en competencia, tiene que superarse día a día, para evitar que sus clientes emigren hacia sus competidores. Tal sucedió con la banca estatal costarricense y en el proceso no sólo ganaron los clientes de los bancos privados, sino que más ganaron los sufridos clientes de los hasta entonces monopolios estatales quienes experimentaron de la noche a la mañana una gran mejora en la atención al público. Se espera que una situación similar se produzca cuando servicios como las telecomunicaciones y seguros se abran a la competencia. Claro está que no se ganaría mucho si se pasara de un monopolio estatal a uno privado o a un oligopolio mixto, o peor aún a un oligopolio estatal. La actual competencia de RACSA con él ICE, por ejemplo, no beneficia en nada al cliente ya que cobran idénticas tarifas por idénticos servicios, sin opción alguna. Por lo mismo tampoco se ganaría nada, si se autorizaran más empresas estatales, municipales o de capital mixto -pero con control estatal- a participar en el mercado en áreas geográficas definidas Nos encontraríamos en la peor de las hipocresías: diciendo que tenemos un mercado abierto, cuando en realidad lo que tendríamos sería la segmentación territorial del monopolio.

c-La corrupción en el Sector Público y el mal manejo de los recursos propiedad del Estado:

Una razón poderosa para privatizar lo constituye el abuso que muchos jerarcas y políticos han cometido con las empresas estatales. Los saqueos han estado a la orden del día en los últimos años. Los dineros públicos que se han esfumado son de pertenencia de todos los ciudadanos. 

Los gobernantes de turno obligan a empresas estatales a comprarle bonos cuyos intereses pagan también con bonos. El propósito del Gobierno Central es obtener dinero inmediato para cubrir parte del déficit fiscal. Obviamente, esos bonos jamás se traducen en dinero constante y sonante. Quedan en papeles que aumentan cada vez más la obligación de pagar la deuda interna, cuya cancelación de intereses y principal supera los mil millones de colones (más de un billón de colones). 

A las empresas estatales -por el mismo hecho de ser del Estado- no les importa burocratizarse y hacer gastos superfluos, construir enormes edificios -a veces innecesarios-, acondicionar lujosas oficinas, y comprar autos de último modelo. Todo eso son costos que pagará, al final de cuentas, el consumidor o usuario de los servicios. Si se tratase de empresas privadas, se cuidarían mucho de incurrir en esos gastos, pues podrían quedar fuera de mercado al tener rendimientos más costosos en su producción o funciones.  

d-Lo avances tecnológicos:Otro aspecto oportuno de señalar es lo relacionado con la agilidad o la actualización de cara a los avances tecnológicos. Las empresas estatales han demostrado haberse quedado rezagadas en un mundo donde la globalización exige telecomunicaciones con tecnología de punta, y donde la energía es clave en la producción de bienes y servicios, y por eso debe haber una apertura más amplia -por no decir total- en la generación de electricidad.

El precio del petróleo se sufre en estos momentos, sube en forma constante, lo cual encarece la producción y los servicios. Costa Rica, que no cuenta con yacimientos de crudo, está obligada a acelerar su producción eléctrica, pues de lo contrario se quedará atrás. Para lograr eso se requiere la participación de la empresa privada en ese campo.

e-Los privilegios de que se goza en algunas instituciones del Estado:

Los vicios enquistados en las empresas estatales también golpean los bolsillos de los ciudadanos. Las convenciones colectivas, los privilegios que se arrogan los grupos sindicales, las prerrogativas que se recetan camarillas de profesionales dentro de esas empresas públicas, ocasiona que se eleven las tarifas. Muy diferente sería si estuvieran en manos privadas, donde no es posible que se otorguen sumas de dinero a los empleados solo por el hecho de contraer matrimonio, así como sobre otras obligaciones o decisiones personales cuyo costo se le traslada a todos los costarricenses. Ese conjunto de limitaciones y vicios, tiene además una consecuencia muy grave: el alejamiento de compañías internacionales que han venido a ver si se pueden instalar en Costa Rica, pero como los servicios claves están atrasados o son ineficientes, y como se colocan a costos muy elevados -muy por encima al de otras naciones-, pues prefieren no establecerse aquí, perdiendo así el país la oportunidad de obtener mayor riqueza y empleo. Una razón más: mientras otras naciones ajustan sus economías, para hacerlas más dinámicas y eficientes, la de Costa Rica permanece con la distorsión de las empresas estatales -la distorsión de los monopolios-, lo cual significa que cada día nos habremos de quedar más atrás -con mayor pobreza-, en tanto que otros países, que contarán con más ventajas para colocar sus productos y ofrecer sus servicios, nos sacarían del mercado internacional, o al menos nos reducirán las oportunidades para vender nuestros artículos.

f-La apertura mejora y abarata productos y servicios:

Es necesaria la libre competencia en sectores actualmente monopolizados, tales como hidrocarburos, seguros y telecomunicaciones, a fin de mejorar la calidad y abaratar los productos y servicios. Es un imperativo moral para respetar derechos fundamentales como la libertad de elegir y la libertad de empresa. Es un imperativo económico si pretendemos el mejoramiento del sistema productivo nacional y el beneficio de los cuatro millones de costarricenses. No se debe seguir condenando a Costa Rica al subdesarrollo. 

En hidrocarburos, el país se ha quedado rezagado hasta el punto de que los precios plantel de RECOPE en gasolina superan a los de la mayoría de países centroamericanos, a la vez que los cuestionamientos sobre la calidad del producto y su impacto sobre el ambiente siguen aumentando.

En seguros, las encuestas han confirmado continuamente la aceptación de la apertura entre la población en general, pero aún más en el sector empresarial, ya que el costo de los seguros es muy alto, lo que perjudica a agricultores, industriales y demás sectores productivos. 

La apertura en telecomunicaciones es necesaria cuando se demuestra que el monopolio no tiene fundamento legal alguno sino que existe de facto, como han demostrado recientemente varios juristas. Mantener un monopolio no autorizado por ley violenta la libertad de elegir de los consumidores, la libertad de empresa de los costarricenses y, aún más, el derecho a la información y la libertad de expresión a través de cualquier medio que prometimos defender al firmar la Convención Americana sobre Derechos Humanos. 

La apertura en telecomunicaciones es necesaria para que Costa Rica tenga competitividad en una economía globalizada que gira en torno al conocimiento y a la información. Todas las empresas y todos los ciudadanos necesitan y merecen telecomunicaciones de excelente calidad. Esta es una de las razones por las que se ha suscitado un apoyo masivo del pueblo a la apertura, confirmado por las encuestas y por los pronunciamientos diarios de más y más sectores en este sentido. 

La apertura fortalecerá al ICE y lo volverá eficiente, como ocurrió con la banca estatal cuando se realizó su apertura. El ICE posee una gigantesca capacidad instalada que le da ventajas competitivas sobre las empresas que vengan posteriormente. Aún más, el ICE podrá cobrar "peaje" a las demás empresas que deseen interconectarse con su red, lo que traerá recursos frescos al ICE. Todo esto sin quitar ni un clavo ni un tornillo de la institución. El ICE se verá obligado a eliminar la corrupción interna para ser competitivo, de modo que deberá eliminar el multimillonario gasto superfluo denunciado por el Presidente de la República en febrero del 2003, tendrá que revisar contratos obscuros con las SALES, etc.

2.3 ¿PORQUÉ LOS MONOPOLIOS DEL ICE E INS NO SON CONVENIENTES PARA EL PAÍS?:

ICE:

• Es una institución monopólica. El ICE funciona bajo un régimen de monopolio. No hay nadie más que brinde servicios telefónicos en Costa Rica, solo el ICE. Ante la ausencia de otros proveedores de servicio, el ICE no se ve obligado a mejorar continuamente, porque no hay nadie que le quite clientes. Las mejoras que realiza no responden a una amenaza de competencia, sino simplemente a pura necesidad. Lo peor es que el monopolio del ICE es legalmente respaldado: no es que el ICE sea el mejor competidor del mercado, es simplemente que la ley no permite que nadie más brinde servicios telefónicos. Puede haber una compañía privada que brinde más servicios, más rápido y a menor costo, y la ley no la deja venir a Costa Rica a servir a los costarricenses porque hay que proteger el poder absoluto del ICE.

• Responde a las leyes del sector público. Como institución pública que es, el ICE debe regirse por la filosofía del sector público. Mientras que en el sector privado la regla general es "la ley dice que no se puede hacer y el resto es permitido" en el sector privado la regla es "la ley dice que se puede hacer y el resto es prohibido". Esto significa que para poder realizar compras de equipo y nueva tecnología debe recurrir a licitaciones complicadísimas, lidiar con las quejas de los perdedores de la licitación, y sobre todo someterse a la todapoderosa Contraloría General de la República. No es nada raro que el ICE tenga ya lista la compra de un nuevo equipo telefónico, y que de repente venga la Contraloría y eche todo abajo... como el ICE es institución pública, no puede hacer nada al respecto.

• Es fuente de financiamiento para los políticos. Cuando se dice que el ICE es la "caja chica del Estado", no se está exagerando. El ICE en estos momentos financia muchos proyectos gubernamentales que no tienen que ver con telecomunicaciones ni electricidad, no porque quiera sino porque al ser estatal está obligado a hacerlo. El gobierno le quita al ICE continuamente fondos que deberían ser reinvertidos en expansión de capacidad y atención para usarlos en otro lado... y el ICE no puede decir nada, porque es público.

• Se encuentra plagado por sindicatos. Montones de ellos... ANTTEC, FIT, ASDEICE, la lista es interminable. Estos sindicatos tienen un solo objetivo en mente: defender los "derechos" de los trabajadores afiliados. Entre estos "derechos" resulta estar el derecho a no trabajar como se debe, el derecho a que no puedan ser despedidos si no sirven, el derecho a declararse en huelga cuando les dé la regalada gana, y una serie de derechos y privilegios que simplemente no deben existir en ninguna institución, pública o privada. Los sindicatos se dedican a meter ruido y distorsiones a los diferentes procesos de transformación del ICE, y terminan haciéndolas imposibles o extremadamente difíciles de realizar.

• No tiene propietarios. El hecho de que el ICE sea público no significa que sea del pueblo, significa que no es de nadie, salvo los que estén en su dirigencia. Al no ser de nadie, nadie puede reclamarle nada ni puede tomar acciones contra él. En una empresa privada hay propietarios que en caso de que la empresa comienze a fallar pueden tomar su dinero e irse de ahí. En el ICE no. Ningún costarricense, por más impuestos que pague y por más patriota que sea puede llegar, tomar su parte del ICE y cambiarla por otro bien que le sea más beneficioso. Por supuesto, como nadie puede decir "esto no sirve, me voy", el ICE no siente ninguna presión por dar un mejor servicio a los costarricenses.

• Tiene que satisfacer a todo el mundo, todo el tiempo. Lo cual resulta completamente ilógico en una empresa, especialmente de telecomunicaciones. Si tengo una cubeta de pintura, puedo pintar una pared con ella. Si empiezo a hacer la capa de pintura más delgada, puedo pintar más. Si pongo una capa micrométrica de pintura sobre la pared, puedo pintar toda una casa. Claro, mi capa micrométrica va a verse horrible, pero pinté toda la casa. Lo mismo ocurre con el servicio telefónico. El ICE, como es una institución pública, tiene que aguantarse las necesidades de los 4 millones de costarricenses que viven en el territorio nacional. Eso significa que si hay cuatro gatos hermitaños en la montaña más alejada del área metropolitana que quieren un teléfono, el ICE tiene que darles un teléfono, y pasarle la factura al resto de los costarricenses. El ICE debe repartir sus limitados recursos entre todos los costarricenses, lo cual significa que a cada uno nos toca menos de todo, para que todos, incluso los que no necesitan para nada un servicio pero de todos modos lo quieren, puedan tener. Entonces al final los que realmente necesitan un servicio del ICE tienen que aguantarse un servicio a medias, para que aquellos que no lo necesitan para nada pero quieren tenerlo también puedan tenerlo.

INS:

• Juega con el futuro de las personas. Todos estamos suceptibles en algún momento a sufrir las consecuencias del juego del destino.
• En algún momento dado, se inventaron las aseguradoras, que compran el riesgo de las personas y lo distribuyen entre un grupo, el cual en dado caso que un riesgo tenga efectos sobre alguien se encarga de pagarle un cierto monto preestablecido.
• Desafortunadamente en Costa Rica el Estado decidió que iba a sacar del mercado a todas las aseguradoras privadas, y que a partir de un cierto momento solo el Instituto Nacional de Seguros estaba autorizado para emitir pólizas y aseguramientos.
• El resultado? Pólizas carísimas, que pierden su valor ante la inflación descontrolada del país en muy pocos años, un servicio lento e ineficiente y miles de millones de nuestro dinero quemándose en los infiernos de las cuentas bancarias del INS.
• Los seguros es un mercado que debe abrirse lo antes posible. No puede ser que una sola institución tenga el poder absoluto sobre el riesgo de los costarricenses. Existe gran cantidad de aseguradoras en el planeta que pueden brindar un mejor servicio, mejores beneficios y a menor costo que como lo hace el INS, y todos los costarricenses deben tener derecho a venderles su riesgo. El Estado no tiene por qué andar metido vendiéndole seguros a las personas, y mucho menos haciéndolo a la fuerza mediante monopolios creados.

CAPITULO III
 
3.1 ¿PORQUÉ NO DEBE DARSE LA APERTURA DE MONOPOLIOS?:

Al igual que en el punto anterior, se detallan una serie de razones por los cuales se considera que no es conveniente para el país la apertura de los Monopolios, de acuerdo al punto de vista de los sectores que no apoyan dicha propuesta.

3.2 CONSECUENCIAS DE LA APERTURA DE LOS MONOPOLIOS PÚBLICOS:

Los procesos de privatización tienen su punto de partida desde hace ya muchos años en el marco de las políticas de Ajuste Estructural y bajo las cuales se vendió la idea del desarrollo con equidad.

Los primeros servicios públicos en ser privatizados fueron el sector eléctrico y de telecomunicaciones. Principalmente por su alta rentabilidad ya que es un mercado que se caracteriza por presentar una demanda cautiva. Con la privatización de los servicios públicos se nos ofrecieron beneficios; tarifas accesibles (con tendencia a la baja por la competencia de mercado), incremento en la cobertura (principalmente en las zonas rurales) y mejoras en la calidad del servicio por la inversión en alta tecnología. Por lo que era necesario la apertura a la inversión de capitales transnacionales asegurando que no existieran restricciones de ningún tipo (ejemplo Marco Regulatorio efectivo y transparente).

Lo que realmente ha sucedido es otro escenario muy diferente del propuesto en un inicio...

Siendo la transferencia de monopolios públicos a monopolios y/u oligopolios privados, generando una concentración de capitales empresariales dominantes.

Incrementos inmediatos de las tarifas de energía eléctrica hasta de 80% en el sector residencial. Además de la venta de activos para la generación; utilizando procedimientos oscuros y poco transparentes que posibilitan manoseos y componendas políticas y económicas.

Privatización de servicios claves dentro del sector a empresas privadas.
El establecimiento de un marco regulatorio débil y con poco o nulo poder, así como una autoridad reguladora sin autonomía y bajo condiciones de dominio empresarial.  

Y por supuesto, los conocidos abusos e irregularidades cometidos por el sector eléctrico y de telecomunicaciones, debido a vacíos legales y regulaciones inadecuados que favorecen los intereses empresariales sobre los intereses de los consumidores.

Ante el incremento excesivo de las tarifas y la presión ciudadana los gobiernos se han visto obligados hasta de aprobar acuerdos ejecutivos con el propósito de subsidiar la tarifa eléctrica para el sector residencial, estableciendo precios máximos por rango de consumo; sin embargo la tarifa eléctrica continua mostrando alzas crecientes. Un ejemplo claro de esto es nuestro vecino centroamericano El Salvador.

El proceso de privatización es un movimiento que va contra la continuidad histórica y es parte de un esfuerzo general para subvertir el orden social existente vinculado a la seguridad social, la economía mixta y los movimientos sociales.

La privatización de empresas públicas y recursos ha alcanzado proporciones de epidemia en América Latina. Las políticas privatizadoras no sólo impactan sobre la economía sino en toda la sociedad: el sistema político, la estructura de clases, el mercado interno y comunicaciones.

Una razón básica para privatizar es poner fin a los monopolios públicos, con el fin de estimular la competencia y con ello reducir precios y ganar en eficiencia. Sin embargo, lo cierto es que hay un trecho muy grande entre dicho y hecho. Los compradores de los monopolios públicos son dueños de monopolios privados, inversionistas a gran escala que simplemente suman más a su imperio. Junto con la desregulación de los precios que acompaña a la privatización, los nuevos monopolios incrementan los precios y recortan los servicios para aquellos que no pueden pagarlos, con lo que se crea ineficiencias en términos de no cubrir la demanda real. Por otro lado la competencia no ha sido un resultado de la privatización: simplemente ha concretado la propiedad en manos privadas.

El precio al que se venden las empresas públicas por lo general es un “precio político”, nunca alcanza su posible valor en el mercado. 

Justo antes de la venta de las empresas públicas, el Estado deja de invertir, lo que provoca el deterioro en el servicio que proporcionan, lo que trae consigo la insatisfacción del público usuario con el sector público y el apoyo hacia la privatización. El estado sume el costo de los insumos y proporciona subsidios, lo que hace que los compradores adquieran empresas con costos de producción y laborales bajos. Una vez que la privatización se lleva a cabo, de inmediato aparece el repunte en la actividad, lo que parece resultado de la privatización y no producto de una política deliberada del Estado que trabaja en concertación con la ética privatizadora.

El sector privado no tenía la capacidad o no estaba dispuesto a financiar e invertir lo suficiente (y producir a nivel de costo) para satisfacer las necesidades crecientes de las nuevas clases productivas.  

El incremento en los precios de los servicios, energía eléctrica, transporte, etc. que acompañan a la privatización, ha causado una caída en los niveles de vida para los trabajadores asalariados, mientras que ha incrementado los beneficios para los monopolios privados que se han apropiado de los públicos.

El segundo impacto más importante de la privatización es el que se da en el sistema político. El vínculo estrecho entre monopolios privados y beneficios de la privatización con el poder ejecutivo de un gobierno ha sido la principal razón de que los poderes legislativo y judicial hay han sido los grandes perdedores en el cambio a la economía de libre mercado. Las instituciones representativas han sido rebasadas en el proceso de transferencia de la propiedad pública a la privada. Las decisiones importantes se toman en otro lado: en las habitaciones amplias de los bancos extranjeros, mientras que los parlamentos o congresos simplemente reaccionan a medidas ya tomadas.  

El resultado final de la privatización es el debilitamiento de la democracia y pérdida del poder de vigilancia que tiene el legislativo sobre el funcionamiento esencial de los sectores económicos. La primera responsabilidad de las empresas privadas es hacia su consejo directivo que la mayoría de los casos ni siquiera está en el país.

En términos de impacto económico en primer lugar, la privatización le quita a la economía nacional una fuente lucrativa de acumulación. Segundo el Estado pierde una palanca estratégica, al desviar las ganancias hacia sectores de la economía que posiblemente no resulten lucrativos de manera inmediata.

El impacto de las privatizaciones en los servicios públicos a nivel mundial ha sido unos de los problemas que diversos sindicatos algunos partidos políticos y por supuesto que la población desean solucionar, esto debido a que las experiencias vividas con monopolios u/o oligopolios privados las han considerado como negativas al no haber provocado un bienestar palpable a los consumidores finales, esto al reducirse el empleo, elevarse el costo de la vida y profundizarse la crisis fiscal, entre otros.

3.2.1 LA PRIVATIZACIÓN DE MONOPOLIOS

La privatización de monopolios, con su poder para fijar precios no restringido por la competencia, está llena de problemas especiales y pone de relieve la necesidad de esquemas normativos confiables.

Cuando los gobiernos transfieren empresas estatales al sector privado, generalmente tienen una serie de objetivos: mejorar la eficiencia, reducir las obligaciones fiscales del estado, suministrar mejor servicio a los clientes, obtener beneficios de las ventas y sentar las bases para una economía de mercado competitivo.

Sin embargo, pueden haber conflictos entre los objetivos. Por ejemplo, puede aumentar el beneficio de la venta para el gobierno si éste vende una empresa grande como una entidad única, mientras que si se reestructura la empresa en unidades más pequeñas aumenta la competitividad del sector y la economía, pero se reduce el beneficio de la venta. Los dilemas inherentes a la privatización de los monopolios son aún más complejos. Dado que el abuso del poder del monopolio lleva a precios más elevados para los consumidores y a la subutilización de un bien o servicio, los gobiernos a menudo intervienen mediante la reglamentación de los mercados de los monopolios o, lo que es más común en muchas partes del mundo, suministran el servicio directamente por medio de una empresa estatal autoreglamentada. La privatización de tales empresas se critica con frecuencia por convertir un monopolio público en un monopolio del sector privado, donde hay riesgo de posibles abusos adicionales.

En algunos casos se puede reestructurar los monopolios en unidades más pequeñas con lo que se erosiona su poder en el mercado. Los gobiernos también pueden crear un mercado más competitivo aplicando leyes antimonopolio y revocando la capacidad legal que sirvió para crear y apoyar el monopolio.

Para determinada clase de monopolios, sin embargo, la reestructuración no tiene los mismos efectos saludables. Estos son los llamados "monopolios naturales", que existen cuando las economías de escala son tan importantes que el tamaño óptimo de una empresa es mayor que el mercado mismo. De hecho, con los "monopolios naturales" sólo hay cabida en el mercado para una firma; la competencia no es factible o eficiente.  

Ejemplos tradicionales de monopolios naturales son las "industrias de redes", como las de los servicios públicos de energía, telecomunicaciones y transporte. La privatización de los monopolios naturales requiere que los gobiernos se aseguren cuidadosamente de restringir el poder de monopolio de la firma para que no pueda ser abusado por el sector privado.

3.2.2 RAZONES PARA NO PRIVATIZAR

La privatización en América Latina no es una idea económica aislada, por el contrario, está vinculada con fuerzas políticas más amplias que actúan a través de aparatos coercitivos locales, que no son producto de la “racionalidad” del mercado.

El crecimiento de las empresas públicas fue una respuesta al fracaso y crisis de regímenes de libre mercado anteriores. Es decir, el desarrollo de la empresa pública fue principalmente una respuesta pragmática ante la crisis y la necesidad, más que producto de consignas ideológicas.

La crisis de la empresa pública es, en gran medida, un producto del fracaso de las corporaciones del sector público al no satisfacer la demanda, y del estilo político capitalista.

La privatización se basa en dos cambios: el ideológico y la estructura de clase. Su impacto ha minado los gobiernos representativos locales y ha disparado el autoritarismo.

La privatización en lugar de “corregir” los males causados por la intervención del Estado (monopolios y costos del servicio elevados) los ha profundizado al crear una estructura económica ajena a las necesidades de los usuarios nacionales y los grupos menos favorecidos de la “sociedad civil”.

3.2.3 ORÍGENES DE LA PRIVATIZACIÓN

La privatización no es un fenómeno resultante de las circunstancias locales en un marco de tiempo limitado (como fue el caso durante las décadas de 1960 y 1970).  

En este momento hay que entender la privatización como parte de una estrategia mundial que tiene sus raíces en el ataque a la sociedad civil y las políticas democráticas. Hoy día, la privatización se desarrolla con la égida de los bancos “internacionales” que están bajo el control imperial, de sus asesores y agencias gubernamentales, que son quienes idean los programas, deciden los precios e identifican a los compradores potenciales. El marco temporal y alcance de la privatización está dictado por los superpoderes económicos imperiales cuya prioridad es culminarlos a toda costa, para que, en el menor tiempo posible, se transfiera toda propiedad; de tal manera que la transición hacia el capitalismo neoliberal sea irreversible. La privatización es ante todo una acción política, que tiene poco o muy poco “valor intrínseco” como estrategia económica nacional, por lo que, en efecto, no hace nada para generar nuevos empleos ni incrementar el nivel de ahorro e inversión, y no crea nuevas fuerza productivas. La estrategia privatizadora del centro imperial tiene como primer objetivo homogeneizar cada región de la economía mundial sujeta a su penetración, a la vez que diferencia el acceso al mercado mundial de acuerdo con la capacidad productiva de cada región. Entonces, el proceso de privatización no es principalmente o inicialmente un medio para apoderarse de las empresas y penetrar en los mercados, sino eliminar estructuras de producción alternas que pudiesen competir o incluso desafiar al imperio en su dominio mundial. Esta es la razón por la cual el comportamiento tan desastroso de las economías privatizadas no resulta molesto para los que tienen a su cargo, en el imperio, no sólo el diseño de políticas, sino el tiempo y alcance de la privatización. Una vez que se tiene una economía privatizada, se puede cosechar el fruto de esa política, esto es, las cerezas, que no son otra cosa que empresas lucrativas o la captura de mercados, sin temor a los “nacionalistas” o a la “resaca socialista”.

Página Siguiente

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento.  Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

Geovanny Leiton Villalobos

Departamento Administrativo Aduana Central

Leitonvgarrobahacienda.go.cr

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.