Las reformas financieras y de capitales en Colombia: su evolución y alcance a la luz del crecimiento económico

Autor: Andrea Restrepo Ramírez

Comercio internacional

12-2001

Descargar Original

1. Introducción

El cambio institucional en el sector financiero, y en general en la economía colombiana, se vio inspirado en la revolución que en el entorno mundial ha venido suscitándose con la tecnología, el acortamiento de distancias y el espacio, la mayor competencia debido a la globalización de los mercados y la necesidad de un cambio de modelo de desarrollo para introducirse en esa nueva dinámica de globalización e internacionalización.

Es así como desde finales de la década de los 80, Colombia enfrentó un cambio institucional, que desde los últimos meses de la administración del presidente Virgilio Barco se fue trabajando, con el proceso de internacionalización y modernización de la economía, y que finalmente en el gobierno del presidente César Gaviria pudo "concretarse" como oficial.

En las últimas décadas, varios países se han inclinado por la liberalización de sus sistemas financieros. Las medidas más comunes planteadas por Demirguc-Kunt y Detragiache (1998b) son: (i) la ampliación de los techos de las tasas de interés (al suprimir dispositivos de control de las tasas de interés de captación y colocación); (ii) la disminución de los requerimientos de reservas (al suprimir los dispositivos de control de cambio y de movimientos internacionales de capital), (iii) la disminución de las barreras de entrada al sector, la reducción de la interferencia del gobierno en las decisiones de asignación del crédito, y (iv) la privatización de cierto número de bancos y de compañías de seguros. También algunos países promueven activamente el desarrollo de los mercados bursátiles locales y la entrada de intermediarios financieros extranjeros. Estas medidas se materializaron en Colombia con la aprobación de la Ley 45 de 1990, y en especial con los arreglos institucionales que demandaron las medidas de apertura: la Ley 50 de 1990, la Ley 9 de 1991 (y su reglamentación con la Resolución 49 de 1990), la ley 35 de 1993, la ley 100 de 1993, entre otras.

El presente trabajo consta de seis puntos. El primero destaca los antecedentes de las reformas del sistema financiero y del mercado de capitales y su diagnostico antes de la adopción de las reformas. El segundo y tercer punto exponen los objetivos y las acciones de las reformas, diferenciados por medio de la legislación perteneciente a cada una. El cuarto punto expone los alcances de las reformas a la luz del crecimiento económico y el quinto menciona algunas consideraciones acerca de la crisis financiera colombiana vivenciada desde 1998. Finalmente se concluye.

2. Antecedentes de las reformas

Ante el agotamiento del modelo proteccionista a finales de la década de los 80, Colombia enfrentaba un débil crecimiento de las exportaciones y de la economía en general, y se señalaba la tendencia creciente al aislamiento de la economía colombiana frente al comercio internacional. Hechos como la escasez de materias primas debido a la baja competitividad y la excesiva protección, los altos niveles arancelarios, el crecimiento económico poco estimulante para la renovación tecnológica, y el bajo volumen de comercio internacional en un ambiente de concentración oligopólica, develaron la creciente necesidad por una transición hacia la transformación estructural del país, para remplazar el modelo económico intervencionista por un modelo abierto, sujeto a la competencia internacional, para alcanzar mayores niveles de crecimiento, sobre la base del desempeño de un sector externo dinámico y competitivo.

Como fue expuesto por el Departamento Nacional de Planeación (1991), "el objetivo de la modernización económica, en línea con el proceso de desarrollo institucional y político, incluye una serie de reformas profundas en la estructura económica, especialmente en los regímenes de capitales y laboral y en los campos tributarios, financieros y cambiarios"

La Apertura Económica

Se pensó en un proceso de apertura y modernización de la economía colombiana con las nuevas tendencias liberales basadas en el mercado como mecanismo de asignación. Dentro del nuevo modelo enmarcado en la lógica liberal (o neoliberal), el Estado también giró hacia la tendencia de la "libre iniciativa", que por medio de la reforma constitucional se vieron respaldados los principios de libertad económica y de sana competencia. A través de la reforma a la Constitución Política se buscó fortalecer el sistema democrático y adecuar el ordenamiento institucional a un proceso de cambio, jalonado desde la economía mundial.

La Modernización Económica y del Estado colombiano empezaron a ser temas de reflexión, cuando en el gobierno del presidente Gaviria, bajo el propósito del crecimiento económico, y según el Ministerio de Hacienda y Crédito Público (1994) se consideraban como ingredientes del nuevo modelo de crecimiento: (i) la estabilidad macroeconómica; (ii) la distribución de los efectos del progreso; (iii) la inversión en capital humano; (iv) la eliminación de las distorsiones de precios; (v) la apertura a la tecnología moderna y costos de capital competitivos; (vi) la orientación de la economía hacia el exterior y la apertura comercial; (vii) la flexibilización laboral y (viii) la liberalización Financiera.

Sobre estas intenciones se vieron inscritas una serie de reformas en los terrenos de la liberación del comercio exterior, la legislación laboral, el nuevo régimen cambiario, la política de inversión extranjera, el sistema financiero, los programas de inversión pública y la organización misma de todo el aparato estatal.

Diagnóstico del Sistema Financiero Colombiano

La reforma financiera, planteada mediante la Ley 45 de 1990, estuvo inspirada por los propósitos de fijar un conjunto de normas prudenciales que garantizara la sanidad del sistema en una forma en que fuera enteramente compatible con los desarrollos que en la materia se estaban presentando en Basilea y los países de la OCDE; propósitos "de liberar al mismo tiempo al sistema para hacerlo más competitivo y eficiente pero rentable; de limitar las regulaciones a unas que fueran fácilmente verificables por la Superintendencia Bancaria; y de establecer una autoridad monetaria independiente".

El diagnóstico giraba alrededor de la ineficiencia existente en el sector, atribuida en buena parte a la falta de competencia al interior del mismo, así como la necesidad de apoyar el proceso de internacionalización de la economía con un sector financiero más eficiente, más moderno, más pujante. Se observaba en Colombia:

Un elevado margen de intermediación financiera:

Durante los años 70 y 80 en Colombia, los márgenes de intermediación se consideraban altos en comparación con los niveles mundiales, incluso con los niveles latinoamericanos. El sistema financiero era altamente reprimido, ineficiente y no competitivo, debido a que los bancos estaban expuestos a altos impuestos financieros y exhibían altos costos operacionales. Entre ellos, "la Junta Monetaria había estimado que cerca de la mitad del margen de intermediación era explicado por los encajes y las inversiones forzosas"
Esto márgenes muestran un sistema financiero rentable, cuando son los intermediarios los que se apropian de la diferencia entre las tasas de interés de colocación y las de captación (y por la posibilidad de generar ingresos por la prestación de servicios diferentes a la actividad intermediadora), además de presentar una estructura oligopólica. El marco regulatorio del sistema antes de la reforma fue y ha sido uno de los factores que más ha contribuido a que éste adquiriera una estructura oligopolística.

Un sistema financiero subdesarrollado:

En general, cuando se habla de un sistema financiero subdesarrollado, se refiere a la incapacidad del mismo a ser flexible en sus operaciones, cuando es ineficiente y cuando su tamaño es tan pequeño que no puede soportar grandes flujos de capital y movilidad de inversión, en pro de la competencia y la oferta de variados servicios.

Dentro de la misma ineficiencia, los altos costos operacionales son un indicador clave. Entre 1985 y 1989, los costos operacionales como proporción de los activos totales se redujeron solamente de 5.0% a 4.4% respectivamente. Este nivel es el doble del estándar internacional comparable.

Un mercado financiero concentrado:

La concentración en el sector a partir de la cual se pretendían tomar medidas al respecto con la reforma financiera, se encontraba "fortalecida por las políticas públicas que imponen barreras de entrada y segmentan el mercado, haciendo posible la creación de nichos en los cuales pueden actuar sin competencia hasta las instituciones más pequeñas, inhibiendo de esta forma la inversión, el crecimiento institucional y la innovación".

Diagnóstico del Mercado de Capitales
Regulación antimercado de capitales

EL mercado de capitales había sido afectado por varias reformas que le restaron protagonismo como fueron: (i) La reforma al Banco de la República en 1951 que lo convertiría en un banco de fomento y en general los prestamos de fomento que predominaron en el sistema financiero colombiano desde 1951 y que fueron establecidos por sugerencia de las misiones internacionales (ii) la reforma tributaria de 1953 que le dio ventajas tributarias al endeudamiento sobre la emisión (iii) y hacia 1973 la creación del sistema UPAC, que le quitó más dinamismo al mercado de capitales.

El resultado fue que el mercado de capitales era "prácticamente inexistente", debido a que el crédito de fomento subsidiado desplazaba la financiación de la inversión a través de acciones y de bonos. De esta manera se encontraba estancado el mercado de capitales, con el desalojo de las formas alternativas de financiación de largo plazo, "dando lugar a una costosa dependencia del sistema productivo de recursos de crédito, dependencia que limita el crecimiento de los sectores reales, hace a las empresas muy vulnerables a los ciclos recesivos e inhibe el desarrollo del sistema financiero".

Estrechez del mercado

La regulacion anteriomente mencionada entonces provoco un desestimulo a la oferta y demanda de papeles y que resulto en la poca participacion de este mercado dentro de las alternativas de financiacion del sector real.

Adicionalmente surgio una espiral contraccionista en donde debido a la poca oferta de papeles los inversionistas no considereban este mercado como un mecanismo para la colocacion de recursos, o más bien, la poca oferta de recursos desestimulaba la oferta de papeles.

Las primeras reformas

A finales de los años 80, como resultado de la existencia de los fondos de fomento y de la prohibición que regía para los bancos para prestar a largo plazo, el crédito voluntario se orientaba hacia préstamos de menos de un año, sin posibilidad de inversión productiva competitiva. Adicionalmente, A este respecto, se plantea la necesidad de reformar las normas sobre entrada y salida de capitales, en pro de una mayor flexibilidad y ampliación del mercado de capitales.

Los primeros intentos para comenzar a cambiar la historia del mercado de capitales colombianos datan de 1986, cuando se presenta la Ley 75, la cual buscaba incentivar la financiación por emisión de aciones a través de la eliminación gradual de la deducibilidad del componente inflacionario de los intereses, la nivelación gradual de la tarifa de renta aplicable a las sociedades anónimas y limitadas, y la eliminación de la doble tributación. Esta ley se complementó con el Decreto 1321 de 1989 con el cual se eliminó el impuesto al patrimonio sobre las acciones y la Ley 49 de 1990, de la cual ya se habló en el apartado anterior y que también involucro aspectos del mercado de capitales.

Las reformas de finales de 1980 le dieron un impulso inicial al mercado de capitales y luego fue complementado con la Ley 50 de 1990 que creó los Fondos de Pensiones y Cesantías y la Ley 100 de 1993 que introdujo los fondos privados de pensiones. Estas dos reformas favorecieron el aumento de la demanda por parte de este tipo de inversionistas institucionales al permitírseles invertir parte de los recursos recaudados del público en el mercado de renta variable y en el mercado de renta fija.

3. Objetivos de las reformas

Dentro de las aspiraciones de la reforma, se evidencia cómo los objetivos se soportan en el diagnóstico del sistema financiero a finales de los 80.

Objetivos de la Reforma Financiera

A juicio del gobierno del presidente Gaviria, los objetivos fundamentales de la política de reforma estructural en las áreas financiera y monetaria debían ser:

a. Promover un sistema financiero eficiente y competitivo, que afronte la estrategia de modernización, y como parte de ella, la apertura de los mercados.
b. Mejorar el diseño, los instrumentos y el manejo de la política monetaria para que ésta pueda contribuir eficazmente en el futuro al logro de una mayor estabilidad en los precios y la balanza de pagos.
c. Estimular el ahorro total de la economía y una mayor profundización financiera que movilice adecuada y eficientemente los recursos del sistema.
d. Adecuar el marco normativo existente hacia una mayor funcionalidad de las entidades crediticias. Esto significa adelantar la reducción de cargas cuasifiscales en las instituciones financieras, proteger a los usuarios del sector, y racionalizar el control para permitir una operación más ágil y eficaz de la Superintendencia Bancaria.

Objetivos de la Reforma del Mercado de Capitales

Los objetivos de la reforma del mercado de capitales se diferencian de acuerdo con las distintas disposiciones legales como la reforma cambiaria, la reforma al estatuto de inversiones.

La reforma al régimen cambiario tiene como objetivos (i) propiciar la internacionalización de la economía, (ii) fomentar el comercio exterior de bienes y servicios, (iii) facilitar el desarrollo de las transacciones con el exterior, (iv) estimular la inversión de capitales del exterior en el país, (v) aplicar los controles adecuados a los movimientos de capital, (vi) propender por un nivel de reservas internacionales suficiente y (vii) la coordinación de las políticas.

La reglamentación de la ley 9 de 1990 se hizo por medio de la Resolución 49 de 1991, y sus objetivos fueron:

Adoptar medidas internas sobre inversiones del exterior de acuerdo con las disposiciones del acuerdo de Cartagena
Propiciar la internacionalización de la economía
Estimular la inversión de capitales del exterior en el país
Establecer regímenes especiales en materia de inversiones de capital de exterior para los sectores financiero, de hidrocarburos y minería
Facilitar la tramitación de las solicitudes para sobreinversion de capitales colombianos en el exterior
Ejercer un mayor control posterior sobre las inversiones de capital colombiano en el exterior para hacer más útiles dichas inversiones, minimizar los riesgos de la operación y garantizar el reintegro al país de las utilidades
Acciones de las reformas

LEY 45 DE 1990: REFORMA FINANCIERA

Permitió nuevas operaciones a los intermediarios

Modificó las reglas que afectan la libertad de entrada y salida del mercado y la composición de la propiedad de los diferentes agentes financieros, así como la conversión, fusión, absorción de entidades financieras.

Cambió las normas relacionadas con los servicios que presta el sistema financiero (Cambio esquema banca especializada a matriz-filiales).
Reguló los flujos de información a los distintos agentes que participan en el mercado

Apertura del sector tanto a capital privado nacional (conversión, escisión, adquisición, fusión y cesión de activos, pasivos y contratos) como extranjero.
Se establecieron definiciones en torno de las tasas de interés, límites legales y de certificación, tendientes a proporcionar un mayor grado de transparencia al mercado.

Se establecieron prohibiciones a los acuerdos o convenios que restringían la competencia y los que propiciaran la competencia desleal y el uso de información privilegiada.

Expedición del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero.

La Superintendencia Bancaria, se destinó a la vigilancia sobre el cumplimiento de las normas en cuanto a los capitales mínimos, la solvencia patrimonial, profesional y moral de los inversionistas extranjeros, la garantía de la publicidad de los estados e indicadores financieros del sector, y la competencia desleal.

LEY 50 DE 1990: REFORMA LABORAL

Creación de los fondos de cesantías como nuevos intermediarios para fomentar la demanda de papeles en el mercado publico y privado de valores

LEY 27 DE 1990: REFORMA AL MERCADO BURSATIL

Introducción de acciones preferencias sin derecho a voto para eliminar la aversión de los grandes accionistas a diluir el control de la empresa.
Se introduce el marco regulatorio para las operaciones de titularizacion de activos, como nuevo instrumento para dinamizar el mercado de activos.

LEY 9 DE 1991: REFORMA CAMBIARIA

Eliminó el monopolio del Banco Central para hacer transacciones en el mercado cambiario.
Derogó las restricciones a la inversión extranjera en el sistema financiero.
Liberalizó la inversión extranjera y en portafolio, permitiendo la operación de fondos extranjeros individuales y de carácter institucional

RESOLUCION 49 DE 1991: ESTATUTO DE INVERSIONES

Introdujo nuevas modalidades de inversión internacional como fueron los fondos de inversión de capital extranjero, la reinversión de utilidades, la capitalización de utilidades y se amplió la posibilidad de compra de inmuebles con fines turísticos y de representación.

El llamado Estatuto de Inversiones Internacionales pretendía centralizar toda la normatividad en cuenta a las inversiones internacionales para facilitar el papel de los reguladores y del sector público y privado.

Estableció todas las disposiciones en materia de inversión de capital del exterior en el país, bajo los principios de igualdad, automaticidad y universalidad.

LEY 100 DE 1993: NUEVA REFORMA LABORAL

Introdujo los Fondo de Pensiones privados como nuevos intermediarios para fomentar la demanda de papeles en el mercado publico y privado de valores, para fomentar el ahorro privado y disminuir las cargas sobre las finanzas publicas.

LEY 35 DE 1993: NUEVA REFORMA FINANCIERA

La observancia de los niveles de patrimonio, la solvencia y la calidad de la información de los intermediarios financieros
La promoción de la democratización del crédito
La intervención sobre la orientación de los recursos del sistema hacia distintos sectores o actividades económicas
El establecimiento de instrumentos de sanción por infracción, por parte del ente regulador.
La autorización de conversión de las compañías de leasing en compañías de financiamiento comercial, quienes podrán hacer tanto operaciones de créditos como operaciones de leasing.
La autorización a las Corporaciones de Ahorro y Vivienda para otorgar créditos de consumo sin hipoteca, preservando su especialización en el financiamiento de vivienda, además de otorgar préstamos para inversión garantizados con hipoteca sobre inmuebles distintos de vivienda.
La posibilidad de tanto para las CAV como para las CFC de efectuar operaciones de compra y venta de divisas, como intermediarios del mercado cambiario.
Reglamentación de la enajenación de las acciones y bonos del Estado (la Nación , sus entidades descentralizadas o el Fondo de Garantía de Instituciones Financieras –FOGAFIN-.

La vinculación de Sala General de la Superintendencia de Valores como organismo reglamentario de las operaciones en el mercado de valores.
La creación del Viceministerio Técnico del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, quien entraría a asesorar al Ministro de Hacienda y también a formular política económica y normas regulatorias e intervencionistas sobre las actividades financiera, bursátil y aseguradora.

4. Alcance de las reformas

La reformas impulsaron el crecimiento del mercado hacia nuevos horizontes, flexibilizando operaciones y a la vez estableciendo normas de intervención, que estarían respaldadas en la Superintendencia Bancaria en lo que a establecimientos de crédito y actividad aseguradora se refiere, y por la Superintendencia de Valores en cuanto a los intermediarios del mercado de capitales.

Alcance de la reforma del Sistema Financiero

En aras de recoger los resultados de las reformas referidas, se necesita evaluar el comportamiento de las variables que influyen sobre el desempeño del sector financiero, como se plantea en el siguiente cuadro, para establecer unos criterios de comparación en cuanto a la evolución institucional a partir de la reforma financiera y las subsecuentes reformas al sistema financiero durante la década de los 90, en el cuadro No. 1 se expresan algunas cifras reveladoras del cambio en el sistema financiero en cuanto al número de entidades, el grado de participación de los tipos de establecimientos en el PIB (Activos/PIB) y la relación de solvencia de las entidades.

Cuadro No 1 Variables Indicadoras del Cambio en el Sector Financiero Colombiano 1991-1999

Tipo de Entidad No. entidades Número de Oficinas Activos/PIB Relación de Solvencia**
  1991 1995 1999 1991 1995 1999 1991 1995 1999 1991 1995 1999
BANCOS 26 32 26 3064 3430 3934 24.1 28.5 35.8 13.3 13.4 10.9
CAV 10 10 5 912 1138 954 9.7 13.3 10.3 10.2 10.2 9.1
CF 22 24 10 152 168 85 4.4 6.9 6.3 18.1 15.6 13.4
CFC 73 74 40 n.a. n.a. n.a. 3.3 5.9 2.6 n.a. n.a. n.a.
Generales 30 31 21 173 253 218 2.8 3.3 1.4 15.4 12.4 17.6
Leasing 43 43 19 n.a. 104 122 0.5 2.7 1.2 n.a. 17.4 20.7
OTRAS ENTIDAD. 240 296 266 n.a n.a n.a 10.5 15 16.7 n.a. n.a. n.a.


n.a. No aplica
* Incluye Aseguradoras y corredores, Almacenes de Depósito, Cooperativas financieras y demás vigiladas por la Superintendencia Bancaria excluyendo al Banco de la República, las Casas de Cambio y Oficinas de Representación
** (Patrimonio Técnico/Activos Ponderados por Riesgo)

Fuente: Clavijo, 2000, pág 14, Superintendecia Bancaria y cálculos propios
Frente al cuadro anterior, pueden saltar a la vista varias conclusiones. En primer lugar, y como aspecto más evidente, se observa el crecimiento de los activos de todos los tipos de establecimientos de crédito, donde la proporción de activos sobre PIB se vio incrementada entre 1991 y 1995. En segundo lugar, se observa también el incremento de la apertura de oficinas por cada tipo de entidad entre 1991 y 1995. Sin embargo, el índice de solvencia por entidades no se vio fortalecido, al contrario, se mantuvo estable para los bancos y para las CAV pero se vio deteriorado para las Compañías de Financiamiento Comercial y las Corporaciones Financieras.

Adicionalmente, la tendencia del sector en materia de profundización financiera, como lo pronunciaban los objetivos de la reforma mostró una tendencia creciente.

Gráfico No. 1
Profundización Financiera

Fuente: Asobancaria
Gráfico No. 2

Número Total de Instituciones Financieras
Fuente: Asobancaria

Como se observa en los siguientes gráficos, el boom crediticio propiciado por la reforma financiera y la reforma del mercado de capitales con incidencia en los establecimientos de crédito es la siguiente:

Gráfico No. 3

Tanto las captaciones como las colocaciones crecieron en la primera mitad de la década.

Gráfico No. 4

Gráfico No. 5

Las utilidades también se observaron crecientes, hasta 1994, cuando la tendencia fue a la baja, debido al boom de crédito que fue mostrando su punto máximo, donde se empezó a ver incrementada la proporción de cartera vencida en los establecimientos de crédito analizados.
Gráfico No. 6

Se hace evidente el comportamiento del crédito al momento de la liberalización, cuando se flexibilizan las operaciones de las entidades financieras, y en mayor medida la de los bancos comerciales, la Corporaciones de Ahorro y vivienda (CAVS), las Corporaciones Financiera (CF) y las Compañías de Financiamiento Comerial (CFC), quienes a raíz de la reforma financiero tuvieron mayores oportunidades de ampliar su negocio, incluso en operaciones en divisas.

Gráfico No. 7

Gráfico No. 8

En los establecimientos de crédito analizados, la cartera vencida se veía en asenso desde 1994.
Gráfico No.9

Grafico No.10

El movimiento de las cuentas en el sistema financiero, en este caso, en los establecimientos de crédito a partir de la reforma financiera corresponde con el movimiento del PIB real, que entre 1991 y 1994 tuvo una tendencia creciente.

Como lo habían pronunciado los impulsadores de las reformas, se había impulsado un crecimiento económico a raíz de la liberalización del sistema. Sin embargo, los objetivos de eficiencia y profundización financiera, a largo plazo no fueron sostenibles. Tras un creciente endeudamiento y el aumento del riesgo por parte de los agentes intermediarios en el sistema, en general, la vulnerabilidad de los países tiene a incrementar, cuando se tienen más incentivos para incurrir en riesgos, donde se suscita aún más el riesgo moral y los acreedores se enfrentan a la selección adversa, todos estos problemas de información, en un mercado imperfecto como lo es el sistema financiero.

A pesar de los logros obtenidos en profundización financiera durante los años 90, Colombia registra todavía niveles relativamente bajos en el contexto internacional. Medida como la relación entre activos financieros y PIB, la profundización financiera en países como Taiwán, Alemania, Portugal y Japón es cuatro o cinco veces superior a la de Colombia

Gráfico No. 11
Profundización Financiera Internacional (1997)

En cuanto a la eficiencia del sector financiero colombiano, se pude observar que tendió a incrementarse inmediatamente después de la reforma. Sin embargo, esta eficiencia no es una constante durante toda la década. Se esperaría que una vez hubiera un impulso inicial propiciado por la reforma, este se mantendría creciendo o por lo menos constante durante los subsecuentes años, a raíz de la introducción de innovaciones financieras, objetivo que pretendía la reforma financiera. Como se observa en el siguiente gráfico, la relación entre gastos administrativos e ingresos financieros en Colombia repuntó, explicándose por el incremento en los ingresos mas no por la disminución en los gastos administrativos.

Fuente: Superintendencia Bancaria

La evolución de las reformas se ve plasmada sobre el comportamiento del crecimiento económico a partir de la liberalización financiera. El canal de transmisión de la liberalización financiera hacia el sector real, observado por Miotti y Plihon (1999) se ejemplifica así: la liberalización financiera hace que (i) aumente la competencia, disminuyan las tasas de interés lo que conduce a que los clientes de las instituciones tengan una propensión a tomar mayores riesgos en su portafolio, incitando a operaciones especulativas; (ii) crezcan rápidamente los créditos bancarios y la masa monetaria, además de su vulnerabilidad frente a la inflación y la especulación.

En el proceso de liberalización financiera, la libertad en el otorgamiento del crédito lleva implícita la posibilidad de generar una mayor concentración de riesgo. También, la mayor exposición al mercado trae consigo exigencias especiales en materia de su administración y la información hacia el público en general, lo cual hace que el sistema financiero esté más expuesto a una crisis financiera vía choques externos o recalentamiento de la economía.

La literatura sobre el tema de la liberalización financiera y las crisis bancarias ha estado sustentada en varios estudios empíricos y citado en Miotti y Plihon (1999), por Kaminsky y Reinhart (1996), Demirgurc_Kunt y Detragiache (1998), con una metodología en común: los modelos probit en los que se utiliza un indicador de crisis bancaria como variable a explicar en función de indicadores de liberalización. Adicionalmente, el estudio de Miotti y Plihon, (1999) realiza un análisis factorial de correspondencias múltiples con el objeto de diferenciar patrones de los individuos (en este caso los bancos) con respecto a las variables (indicadores del sector bancario) cuando se trata de diferenciar a los bancos sanos de los bancos en quiebra.

Página Siguiente

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento.  Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

Andrea Restrepo Ramírez - Jaime Hernán Ríos Molina - Nicolás Acevedo Vélez - andreararrobaeafit.edu.co

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.