Patrones de Gentrificación en la ciudad de Bogotá tras la apertura económica

Resumen.
La gentrificación, un proceso de renovación urbana en el cual, los habitantes
de una zona son desplazados directa o indirectamente en razón de la llegada
de un nuevo grupo, con características económicas, políticas, culturales y
sociales diferentes, que contribuyen a la transformación de zonas
deterioradas, predomina en las ciudades latinoamericanas aproximadamente
crecimiento demográfico, la división socioespacial, el deterioro de zonas u
obsolescencia funcional, las catástrofes ambientales, la adopción de la
actividad comercial como motor económico, el incremento del precio del
suelo, y la alta inversión en infraestructura y urbanismo. En Bogotá, ciudad
de estudio, la gentrificación tiene sus raíces alrededor de los años 50 como
consecuencia de dos factores, primero por la gran depresión económica,
efecto de la segunda guerra mundial la cual fue un incentivo para la
implantación del modelo Industrialización por sustitución de importaciones
(ISI) y segundo por los daños materiales reversibles fundados en el
Bogotazo. Para esta década la ciudad se enfrentó a algunas
transformaciones en zonas determinadas que desplazaron un gran número
de familias del centro a la periferia. Sin embargo, fue en los años 70 que se
fortaleció con el modelo neoliberal principalmente en el centro de la ciudad, y
luego se impulsa en los 90 durante el gobierno de Cesar Gaviria, con la
reforma que instauro la apertura económica. El presente trabajo, define los
patrones de gentrificación en la ciudad de Bogotá tras la apertura económica,
posterior al estudio de los casos de las ciudades primadas de tres países
vecinos (Chile, México y Argentina) y de algunas ciudades de Colombia
(Cartagena, Cali, Medellín, Manizales, Pereira y Tunja) en las cuales también
se ha presentado el fenómeno.
Palabras claves. Gentrificación, segregación espacial, apertura económica,
renovación urbana, especulación, tercerización espuria y privatización.
PATRONES DE GENTRIFICACIÓN EN LA CIUDAD DE BOGOTÁ TRAS
LA APERTURA ECONÓMICA
desde inicios del siglo XX. Su origen remonta en variables que incluyen el
Abstract
Gentrification is an urban renovation process in which the population is
moved direct or indirectly depending on the arrival of a new group of people
with different economic, politic, cultural and social characteristics that
contributes to the transformation of deteriorated areas. It prevails in Latin-
American cities since the beginning of twenty century. Its origin is based in a
variable that includes the population growth, the socio spatial division, the
worsening of zones, the environmental catastrophe, the adoption of
commercial activities as the economic engine, the increase of the land’s price
and the high investment in infrastructure and the urban planning. In Bogota,
city of this study, gentrification was born in the 50’s as a consequence of two
factors: the first one the great economic depression as a result of the Second
World War. It motivated the implementation of Import substitution
industrialization model (ISI) and the second one, the damage caused in
Bogotazo. In that decade, the city deals with some transformations in specific
areas that moved a high number of families from the center to the peripheries.
However, in the 70’s the neoliberal movement was boosted mainly in the
center of the city and then it was promote during the Cesar Gaviria
Government with the reform that established the economic opening. The
present study defines the gentrification patterns in Bogotá city behind the
economic opening after the studies realized in three main cities in
neighboring countries (Chile, Mexico and Argentina) and some cities in
Colombia (Cartagena, Cali, Medellin, Pereira and Tunja) where this
phenomenon is seen today.
Key words: gentrification, spatial segregation, economic opening, urban
renovation, speculation, outsourcing, privatization.
Introducción.
La gentrificación se puede entender como un proceso de apropiación de
territorios que trae como consecuencia el desplazamiento de su población
nativa. La socióloga británica Ruth Glass quien uso el concepto por primera
vez en el año 1964 para describir un proceso de cambio social presentado en
un barrio de la ciudad de Londres, afirmo:
Uno a uno, muchos de los barrios obreros de Londres han sido
invadidos por las clases medias. Míseros, modestos pasajes y
cattages dos habitaciones en la planta alta y dos en la baja- han sido
adquiridos, una vez que sus contratos de arrendamientos han
expirado, y se han convertido en residencias elegantes y caras. Las
casas victorianas más amplias, degradadas en un periodo anterior o
reciente que fueron usadas como casas de huéspedes o bien en
régimen de ocupación múltiple - han sido mejoradas de nuevo. Una
vez que este proceso de “gentrification” comienza en un distrito,
continua rápidamente hasta que todos o la mayoría de los originales
inquilinos obreros son desalojados y el carácter social del distrito se
transforma totalmente(Lees, Slater y Wyly, 2008, p. 4; Smith, 1996,
p. 33) citado por (Salinas, 2013, pág. 3).
.
Sin embargo, la afirmación recibió os más tarde algunas críticas1, siendo
perfeccionada, por ejemplo (Slater, 2008) citado por (Salinas, 2013, pág. 5)
planteo, que la gentrificación es un problema social, en el cual, además del
desplazamiento directo o indirecto de grupos de ingresos menores también
se presentan factores como: reinversión de capital, mejoramiento de las
condiciones sociales por grupos de mayores ingresos y cambios en el
paisaje urbano.
Pacione (1990) afirmo que el proceso se realiza en tres etapas.
1. Abandono de clases medias y altas del sector.
2. Repoblación de clases populares.
3. Revitalización económica. (Revalorización, proceso de sustitución
social.)
Este proceso puede ser directo o indirecto:
Es directo cuando la población de bajos ingresos recibe una
remuneración en dinero a cambio de sus predios localizados en la
zona que será reestructurada. Es decir, el desplazamiento se realiza
en temporada previa a la transformación de la zona.
1 Al igual que (Salinas, 2013) y (Pacione, 1990) otros autores que define el concepto de
gentrificación en sus distintos escritos son:
(Acosta Guevara, 2014, pág. 12) en su texto La función social de los planes
parciales en Bogotá: ¿cómo combatir la gentrificación?
(Boldirini & Malizia, 2014, g. 6) en su texto Procesos de gentrificación y
contragentrificación.
(Checa, 2010) en su texto Gentrificación y cultura: algunas reflexiones.
(Diaz, 2009) en su texto Algunas caracteristicas del proceso de urbanizacion de
Bogota desde 1950 hasta finales del siglo XX.
(Díaz Parra, 2004, págs. 1:3) en su texto Gentrificación y clase social. La Producción
del gentrificador.
Es indirecto cuando el alto costo de los suelos y el alto costo de vida
(comercio) que surge posteriormente a la restructuración, se refleja en
el desplazamiento de la clase popular.
Las políticas neoliberales, que en realidad, han sido sucesos políticos,
económicos y sociales presentados en varias ciudades y en épocas
diferentes han tenido efectos en la configuración espacial de las ciudades,
especialmente de forma indirecta, estas se reflejan a mediano y largo plazo.
Gentrificación vs Derecho a la ciudad.
El sociólogo urbano Robert Park, expone como el valor de cambio prevalece
sobre el valor de uso a consecuencia de la escasez del suelo. El primero,
clasifica la vivienda como un bien especulativo, que no define su precio
tomando como base el costo de producción (materia prima e insumos, mano
de obra o tiempo de trabajo socialmente necesario), sino más bien, se basa
en acciones indirectas causadas por el hombre que al mismo tiempo
condicionan su forma de vida incurriendo en el derecho a la ciudad
El intento más coherente y en general más logrado del hombre por
rehacer el mundo en el que vive de acuerdo con sus deseos más
profundos. Pero si la ciudad es el mundo creado por el hombre,
también es el mundo en el que esta desde entonces condenado a
vivir. Así pues, indirectamente y sin ninguna conciencia clara de la
naturaleza de su tarea, al crear la ciudad el hombre se ha recreado a
sí mismo” Robert Park citado por (Harvey, 2012, pág. 19)
El concepto Derecho a la Ciudad propuesto por Lefebvre se formuló con la
imposición del neoliberalismo que a través de la urbanización provoco en la
población un cambio socioespacial, configurando el valor de un bien que
luego es considerado como mercancía, dando gran importancia al aumento
de capitales (paso de valor de uso a valor de cambio). El derecho a la ciudad
se puede observar como una política cuyo fundamento consiste en que los
habitantes sean los dueños de su ciudad, disminuyendo el interés por parte
de los capitalistas de aumentar sus ganancias por medio de la acumulación.
Harvey, dentro de su texto “Ciudades rebeldes” acogiendo las
investigaciones y conceptos de Karl Marx, plantea que un capitalista inicia
invirtiendo cierta cantidad de dinero, el cual es recuperado al cabo de un
tiempo con una proporción adicional o beneficio, y consecuentemente debe
decidir si lo reinvierte o lo gasta; la ley de competencia lo obliga a reinvertir al
menos una parte para obtener un excedente mayor (Harvey, 2012, pág. 21-
22) y en relación a este proceso, se impulsa la construcción especulativa,
una de las principales características de la gentrificación; donde la vivienda
sufre una transformación y es considerada como una mercancía. Sin
embargo, la excesiva acumulación, puede estimular una crisis de realización,
escenario en el que existe un capital excedente y no se encuentra dónde
invertirlo para obtener nuevas rentabilidades. Para salir de la crisis, se acude
a factores como la intensificación del uso de espacio en donde se invierte en
la privatización, el aumento del comercio el cual estimula el consumo,
creando nuevos deseos y necesidades sociales, y adicionalmente, la
sobreacumulación es dinamizada por medio de la expansión geográfica que
a través del comercio externo (exportación de mercancías) genera
nuevamente acumulación de capital. La crítica de Harvey en relación al
significado otorgado al Derecho a la Ciudad, es que no debe ser vista solo
como una sociedad que sea acogida por esta nueva ciudad urbanizada, sino
que sus habitantes deben ser partícipes de los cambios y transformaciones
presentados en ella.
Como lo afirma Samuel Jaramillo (2014), Profesor de la Universidad de los
Andes en su libro “Los fundamentos económicos de la participación en
Plusvalías” puede considerarse como incoherencia el hecho de que la tierra
tenga un valor siendo un don natural, ya que una mercancía es considerada
aquella que es fruto del producto del trabajo del hombre, para el intercambio
y no el consumo y para satisfacer una necesidad. No obstante, al suelo en
zona rural y urbana se le ha asignado un valor monetario, el precio de este
según Jaramillo se asigna a través de un proceso llamado “capitalización de
la renta” el cual se convierte en una renta periódica para el terrateniente:
PS= R/i
Donde:
PS= Precio del suelo R= Renta I= Tasa de interés.
La asignación del precio permite que el suelo sea considerado entonces
como una mercancía, y al igual que las demás su valor es determinado
principalmente por la oferta y demanda. Si la demanda es superior a la
oferta, el precio del suelo aumenta como respuesta a que los capitalistas
deben buscar nuevas zonas para iniciar sus proyectos de construcción, esta
es una de las principales variables que tiene influencia en los procesos de
gentrificación en Bogotá y otras ciudades. En el momento en que el centro se
ha transformado por completo en una zona comercial, es necesario partir en
busca de nuevas zonas en las cuales sea posible llevar a cabo una
transformación en infraestructura que no altere su patrón, acumulación por
acumulación.
La lógica del capitalismo es la generación de más dinero a partir del
dinero, de esta manera, el capital tiene que estar en circulación y no
puede detener su flujo o su ciclo porque de lo contrario aparecen las
crisis, cuando hay excedente es necesario (re)invertirlo para no
obstruir su camino; la idea de la absorción de capital en la
urbanización no es ponerlo simplemente en la construcción (en algo
material) para asegurar la inversión, su objetivo es que fluya a través
del mercado inmobiliario donde se consigue que produzca más capital
y la continuidad del ciclo”. (Contreras, 2014, pág. 9)
Un claro ejemplo, es la temporada previa a la crisis global del 2008. Harvey
afirma, que el mercado de la vivienda fue considerado un importante
estabilizador económico que absorbía gran parte del excedente del capital
destinándolo a nuevas construcciones, respaldado por la baja tasa de interés
impuesta por las entidades financieras para otorgar créditos hipotecarios,
impulso la inflación del precio de la vivienda, esto, seguido de la
especulación en el mercado inmobiliario. (Harvey, 2012, pág. 30)
“La enorme expansión del mercado inmobiliario en Gran Bretaña,
Irlanda y España, así como en muchos otros países, ayudo a
mantener la dinámica capitalista de forma muy parecida en general a
la de Estados Unidos… La calidad de la vida urbana se ha convertido
en una mercancía para los que tienen dinero, como lo ha hecho la
propia ciudad en un mundo en el que el consumismo, el turismo, las
actividades culturales y basadas en el conocimiento, a como el
continuo recurso a la economía del espectáculo, se han convertido en
aspectos primordiales de la economía política urbana hasta en la India
y China.” (Harvey, 2012, pág. 30-34)
Lo anterior permite observar como en la actualidad predomina el interés
particular sobre el bien común Después de todo, vivimos en un mundo en el
que la propiedad privada y la tasa de ganancia prevalecen sobre todos los
demás derechos en los que uno pueda pensar(Harvey, 2012, pág. 18) En el
capitalismo contemporáneo, el de la globalización neoliberal, el principal
criterio que guía el desarrollo de proyectos de construcción de viviendas es la
oportunidad de inversión, actualmente se construye para aquellas personas
que están en capacidad de amortizar los altos precios, dejando de lado el
grado de necesidad. El objetivo de los productores es obtener valores de
cambio, no valores de uso (Harvey, 2014, pág. 14)
Además, las transformaciones sociales, políticas y económicas impuestas
por el neoliberalismo están reflejadas en las transformaciones espaciales. .
Los nuevos planes de urbanización impuestos por este modelo, han
comprometido la estructuración y reconfiguración de diferentes territorios de
América Latina. Este proceso trae consigo varias consecuencias, entre las
cuales se destaca la segregación espacial, donde los conglomerados
invierten en los centros urbanos, y esto conlleva a la expulsión de la clase
popular.
La urbanización, podemos concluir, ha desempeñado un papel crucial
en la absorción de excedentes de capital, y lo ha hecho a una escala
geográfica cada vez mayor, pero a costa de impetuosos procesos de
destrucción creativa que implican la desposesión de las masas
urbanas de cualquier derecho a la ciudad.” (Harvey, 2012, pág. 45)
Gentrificación en América Latina.
Las ciudades latinoamericanas sufren grandes transformaciones espaciales
con la adopción del modelo neoliberal, que facilitan las dinámicas de
gentrificación. Al hablar de gentrificación en territorio latinoamericano,
encontramos tres casos paradigmáticos que a continuación serán expuestos.
Santiago de Chile.
Según el aporte de Hidalgo et al. Janoschka, en su libro La Ciudad
Neoliberal. Gentrificación y exclusión en Santiago de Chile, Buenos Aires,
Ciudad de México y Madrid Santiago de Chile caracteriza como aquella
ciudad en que predominan los hogares unipersonales, que incluyen familias
pequeñas, estudiantes universitarios y jóvenes profesionales de estratos
medios, quienes han contribuido a la transformación de la apariencia del
paisaje, ya que las edificaciones antiguas, aquello que se conoce como
patrimonio histórico han sido demolidas para la instalación de nuevos
negocios, universidades, centros comerciales y edificios residenciales,
cumpliendo el deseo de independizarse, los habitantes poco a poco se
transforman en personas con mayor capacidad de consumo que el de sus
padres, y convierten los barrios obreros en espacios comerciales. Un caso
concreto de esta situación se presentó en barrios como Italia y Bella Vista.
Así, el proceso de gentrificación en Santiago se ha presentado mediante
dos aspectos: el primero, por medio de la expulsión directa por parte de los
arrendatarios o propietarios del suelo a una población que no tiene tenencia
segura de vivienda, y el segundo, mediante desplazamiento indirecto a
medida que llega población de mayores ingresos a la zona haciendo que
disminuya la oferta de suelo para las personas pobres expulsándolas hacia
una periferia cada vez más lejana por los aumentos de la renta. (Hidalgo et
al. Janoschka, 2014, pág. 79)
Como consecuencia de lo anterior, en los barrios, se observa la elevación de
las expectativas de renta en respuesta a la llegada de mayores pagadores lo
cual da origen a la valorización del suelo y contribuye al deterioro de las
viviendas existentes, y al mismo tiempo, la construcción masiva de torres
afecta la privacidad y tranquilidad de las viviendas cercanas lo que reduce la
calidad de vida y dificulta su compraventa o el arriendo, obligando finalmente
a los propietarios a vender a agentes oligopólicos para la construcción de
nuevas torres a los precios que estos establezcan estando a la espera de la
mejor oferta.
Por otra parte, en Chile es común que algunos territorios sean abandonados
quedando en manos del sector público, los cuales podrían ser utilizados en
beneficio de las personas pobres (clases populares) pero no es así; el caso
presentado en Peñalolén en 1999 es un claro ejemplo, allí el Estado tuvo
poca participación en la construcción de vivienda social subsidiada, y
finalmente esto se transformó entonces en una lucha por el derecho a la
ciudad por medio de una reorganización de los usos del suelo.
Por último, Hidalgo y Janoschka afirman: En este sentido, el Santiago
Neoliberal ha sido potente en construir nuevas viviendas para las ganancias,
pero no para la gente”. (Hidalgo et al. Janoschka, 2014, pág. 60) Lo que
permite concluir para el caso que las inversiones en vivienda en esta ciudad
arrojaron grandes rentabilidades, y la transformaron físicamente,
desapareciendo por completo construcciones patrimoniales para dar paso a
las grandes edificaciones, como sucedió en el barrio Yungay, donde se
construyen altos edificios con departamentos de 35mt^2 o menos, pasando
desapercibida la calidad de vida. (Hidalgo et al. Janoschka, 2014, pág. 67)
Ciudad de México.
Según Hidalgo y Janoschka, Ciudad de México en el siglo XX incremento la
población y se expandió el sector urbano; sin embargo, en la década de los
70 no contaba con gran población y a efecto del terremoto en 1985 muchas
de las infraestructuras se degeneraron o se cayeron. (Hidalgo et al.
Janoschka, 2014, pág. 168) Este altercado trajo grandes transformaciones
urbanísticas, ya que se involucraron proyectos que crearon nuevas ciudades
en las que se reconocen tres formas de gentrificación; la primera la
rehabilitación de inmuebles históricos prehispánicos y virreinales del siglo
XX, la segunda la nueva edificación en un entorno pauperizado y finalmente
restructuración económica y relocalización industrial.
Dos grandes ejemplos de gentrificación en esta ciudad son, por un lado; el
proyecto Alameda en donde se registra el cambio de la Avenida Juárez, de
un territorio de edificaciones arrendadas a la clase popular a una nueva
Avenida en donde se activó el comercio y el mercado inmobiliario, atrayendo
segmentos de la población con ingresos altos y como es lógico el beneficio
de este proyecto quedo en manos de los inversores, ya que con estas
transformaciones la venta del suelo se revaluó; mientras la clase popular fue
desplazada a la periferia. (Hidalgo et al. Janoschka, 2014, pág. 170). Por otra
parte, el caso de La Colonia Condesa, su transformación se da por el
abandono de su población a causa de que sus alrededores estaban
devastados por el terremoto y a consecuencia, el precio de las propiedades y
del suelo se devalúa, creando oportunidad para los capitalistas quienes a
principios de los noventa comienzan a invertir, en oficinas y establecimientos
comerciales que logran la reinserción de la población. Por último, existen dos
elementos que caracterizan la actividad comercial en la colonia: la primera
tiene que ver con el cambio de uso de suelo, de uso habitacional a
establecimientos comerciales como oficinas, comercio al por menor y
restaurantes, y la segunda es el giro mercantil, el cual implica que aquellos
establecimientos de bajo impacto sean remplazados por los de alto impacto.
(Hidalgo et al. Janoschka, 2014, pág. 179:186)
Buenos Aires.
Según Hidalgo y Janoschka, en Buenos Aires ciudad Argentina, ha
predominado un tipo de gentrificación indirecta inducida básicamente por dos
factores: una alta inversión en infraestructura y movilidad, y la privatización
del sector público. (Hidalgo et al. Janoschka, 2014, pág. 104)
Durante las últimas décadas, Argentina se ha caracterizado por una amplia
dispersión territorial de su población, tomando como ventaja las grandes
autopistas que facilitan el desplazamiento de toda la ciudadanía a las
diferentes zonas e instituciones que hacen parte de las actividades
cotidianas, (trabajo, educación, comercio, diversión y ocio etc.) dicha
expansión urbana está acompañada por fenómenos como fragmentación,
desigualdad social y segregación espacial. (Hidalgo et al. Janoschka, 2014,
pág. 121:123)
Lo anterior que describe la alta inversión en infraestructura, es un acto
seguido por la privatización. Buenos Aires se diferencia de otras ciudades
porque los procesos de privatización tienen relación con los procesos de
infraestructura y estuvieron siempre apoyados por el sector público. Por
ejemplo: el transporte público presento un gran descenso ya que se impulsó
la venta de automóviles y motocicletas, y la mayoría de los habitantes de
Buenos Aires cuentan con su propio medio de transporte para poder recorrer
las grandes distancias que los separan de sus lugares de destino, siendo
entonces muy pocos los que utilizan los vehículos de servicio público,
aquellos que hacen un análisis previo antes de aceptar una oferta de empleo
las personas prefieren un empleo cerca de su residencia por salarios más
bajos antes que tener que desplazarse largas distancias a diario-
asegurándose de que cuentan con vehículos para su desplazamiento a
determinadas horas, sin verse obligados a utilizar servicios privados que
implican una movilidad más costosa. (Hidalgo et al. Janoschka, 2014, pág.
120)
Una de las construcciones más grandes de la ciudad es Villa de Retiro donde
viven más de 150.000 personas de manera informal en relación a sus 3
millones de habitantes, este tipo de urbanización presenta ascensos en los
precios de sus suelos, por encontrarse rodeado de grandes infraestructuras
de transporte (autopistas y ferrocarril). Es esta, una de las construcciones
más antiguas, ya que existe aproximadamente desde 1930. (Hidalgo et al.
Janoschka, 2014, pág. 130). La creación de las urbanizaciones informales
muchas veces es efecto del crecimiento demográfico y la aglomeración en un
espacio determinado, este tipo de actividad relaciona temas económicos,
sociales y espaciales que están sujetos a la privatización. El espacio
urbanístico creado por unos pocos inversionistas, quienes con su poder
adquisitivo dan un cambio al uso del suelo, impiden el acceso a la clase
popular. Una zona privatizada nunca presentara una integración social y
territorial, más bien desplaza a la población de bajos ingresos hacia zonas
informales muchas veces no aptas para la construcción. (Hidalgo et al.
Janoschka, 2014, pág. 134)
Otro punto a resaltar en la ciudad neoliberal para el caso de Buenos Aires, es
el proceso de privatización de las empresas públicas, entre ellas
PETROBRAS, empresa productora de petróleo y de gas2 (PETROBRAS,
2016) y YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales), aquella que había
contribuido al desarrollo de varios pueblos generando empleo e invirtiendo en
infraestructura, la cual trajo consigo estafas y despidos cuando el Estado la
perdió. Según Hidalgo y Janoschka, esto se complementó con la llegada de
otras empresas como Telecom y Telefónica que se instalaron en Argentina
como empresas privadas siendo públicas en su ciudad de origen. Al
privatirsarse estas empresas un gran número de familias perdieron el acceso
a servicios básicos como el agua potable y a los empleos subiendo entonces
la desnutrición en menores, acompañada de un bajo rendimiento escolar.
Gentrificación en Colombia.
Colombia como país emergente se encuentra en búsqueda del crecimiento
económico, y para alcanzarlo, ha destinado parte de la inversión a la
construcción e infraestructura3. Sus transformaciones urbanísticas en las
distintas ciudades se encuentran ligadas a la globalización, ya que los
proyectos, normalmente son ejecutados por conglomerados o grandes
grupos económicos, que han transformado varios de sus espacios en zonas
comerciales, donde la concentración poblacional es evidente, y finalmente
2 Compañía Argentina productora y comercializadora de petróleo y gas. Recuperado de:
http://www.petrobras.com/es/paises/argentina/compromiso/
3 Para tener claridad en relación al sector de la construcción y la participación de Colombia
se pueden dirigir a: Linares, L. et al. Romero, F. (2016) Patrones de gentrificación en la
ciudad de Bogotá tras la apertura económica. Evolución de los costos de la construcción.
Págs. (172:175). Véase también; DANE (2015) Índices de costos de la construcción.
una de las consecuencias de los planes de renovación y desarrollo urbano
ejecutados, es la gentrificación.
Según Nates, en Colombia, se identifican dos tendencias generales: aquella
conocida como gentrificación marginal, que es la sustitución de los locales y
viviendas, la cual es dada por una población que no tiene grandes entradas
económicas, pero que puede y desea adquirir esas propiedades, lo que poco
a poco va atrayendo a s habitantes de la misma clase. Y la gentrificación
normal, producida por poblaciones de mayor poder adquisitivo que se
instalan en esas zonas, sustituyendo la población nativa con cambios más
radicales que el anterior proceso. (Nates Cruz, 2008, pág. 71)
Los lugares objetivo para el caso colombiano, son aquellos que ofrecen
oportunidad de turismo y se les considera patrimonio histórico o cultural. Es
importante resaltar que el proceso en su mayoría es marginal indirecto, dado
que los barrios presentan condiciones de vida difíciles y la población empieza
a ser desplazada por nuevos pobladores que vienen atraídos por las
oportunidades económicas y los circuitos culturales.
Las ciudades en las que se ha presentado el fenómeno con mayor intensidad
a partir de los años 90 son Cartagena, Medellín, Cali, Pereira, Manizales y
Tunja, las cuales pertenecen en su mayoría a la región Andina.
En otro orden de cosas, a partir de la segunda guerra mundial, con la
depresión económica que afectaba los países latinoamericanos la alternativa
para Colombia fue implementar la industrialización por sustitución de
importaciones con el fin de incentivar el consumo de bienes nacionales. Este
proceso impulso la conformación de centros urbanos, a consecuencia de la
alta migración asistida de la violencia, lo anterior, acelero el crecimiento
demográfico de la ciudad, fortaleciendo la era de la urbanización. La amplia
oferta de empleo en algunas ciudades del país en el sector industrial, fue el
escenario que dio paso a este modelo con la concentración de la clase
media, a tal punto que la oferta habitacional no satisfacía la demanda. El
déficit que presentaba en ese momento el país, disminuiría con la política
neoliberal “el libre comercio”, que fue aplicado para que el gobierno tuviera
nuevos préstamos por parte del Banco Mundial, al liberar importaciones que
abrieran su economía. Este hecho provoco el paso del modelo ISI a la
apertura económica implantada a inicios de la década de los 90, con la
intervención del presidente Cesar Gaviria Trujillo (1990-1994), exponente del
modelo neoliberal, a fin de llevar al país a la internacionalización reduciendo
la participación de la industria bogotana en el crecimiento económico. A esto
se sumó la revaluación del peso que contribuyo al debilitamiento de la
economía con el contagio de la enfermedad holandesa.
Influencia de la apertura en Bogotá.
Con este nuevo modelo, las ciudades metropolitanas se desindustrializan y
adoptan la tercerización, reubicándose la zona industrial en los alrededores
de la ciudad considerados como zona franca. Para el caso concreto de
Bogotá, el sector terciario toma una gran importancia ya que es la principal
fuente de empleo en diferentes ramas, siendo las de mayor influencia las
actividades inmobiliarias, establecimientos financieros y servicios a las
empresas, representando la tercera parte de la economía bogotana. (Anuario
de Estadisticas económicas y fiscales de Bogotá, 2015) Sin embargo, al
hablar de tercerización en Bogotá, como resultado del aumento demográfico
generado principalmente por la alta tasa de migración proveniente de
diferentes regiones donde aumenta la violencia, se hace referencia a una
tercerización espuria caracterizada por una baja remuneración, proveniente
de empleos informales o de las actividades terciarias que aceleran su nivel
de participación en el PIB, los cuales aportan al deterioro de las condiciones
de vida. De esta manera, enfrenta diversas consecuencias que incluyen la
práctica de actividades delincuenciales en determinadas zonas de la capital
que aportan a su abandono y deterioro. (DINERO, 2015)
Gentrificación en Bogotá. (Ver. IMAGEN 1)
Para el caso concreto de Bogotá, predomina el traslado de las clases altas
hacia zonas periféricas como los costados norte y occidente de la ciudad. Así
mismo, la urbanización ha llegado a todos los municipios cercanos a la
capital creando la necesidad de mejorar la interconexión entre ellos por la
reubicación y desplazamiento de los habitantes, pues los que deciden vivir
alejados de la ciudad deben estar dispuestos a tolerar un mayor tiempo de
viaje al desplazarse a sus lugares de estudio y trabajo.
A lo largo de las últimas décadas Bogotá ha experimentado cambios físicos,
demográficos y socioeconómicos que han aportado al crecimiento de esta
ciudad y al mismo tiempo de las ciudades vecinas. Municipios como Chía,
Facatativá, Mosquera, Funza, Madrid, Cajicá, Soacha, Zipaquirá, Tocancipa,
La Calera, Sopo, Tabio, Tenjo, Gachancipa y Bojacá rodean la capital y
conforman una misma área urbana según el censo realizado por el Dane en
el año 2005, dato que se puede comprobar en la actualidad al observar el
crecimiento urbanístico que han presentado estos municipios acompañado
del crecimiento demográfico, el cual es provocado por el desplazamiento de
habitantes de la capital y otras ciudades, quienes consideran la Sabana un
adecuado lugar de residencia y descanso.
Durante las décadas de los 70 y 80 se puede indicar que Bogotá presentaba
cambios cuantitativos, ya que se observaba un crecimiento urbano y
poblacional. Pero en estas últimas décadas sus cambios se relacionan a los
aspectos cualitativos. Por ejemplo; el centro ha adoptado un término más
amplio, y los espacios públicos han alcanzado reconocimiento por las
diferentes construcciones arquitectónicas. No obstante, las continuas
transformaciones de la ciudad, no presentan el diseño más eficiente en
cuanto a su configuración4; el crecimiento desbordado, el caos urbano y la
imagen de una ciudad insegura, son algunas de las características que
predominan en la actualidad, un claro ejemplo es el de Freddy Carreño Mejía
(2007) quien en su libro Historia del desarrollo urbano del Centro del
Bogotá” en varias de sus apartados afirma que el centro urbano, conformado
por localidades como La Candelaria, Los Mártires y Santa Fe, ha sido
4 Propuestas arquitectónicas en la ciudad de Bogotá;
Jojoa, J., et al Marmolejo, C. (2013). Arquitectura ciudad y territorio.
Beuf, A. (Mayo de 2012). Concepción de centralidades urbanas y planeación del
crecimiento urbano en la Bogotá de siglo XX.
catalogado como un espacio gentrificable por el deterioro físico que sufren
algunas de sus construcciones.
Casos Concretos de Gentrificación en Bogotá
A partir del análisis de las diferentes investigaciones en relación al proceso
de gentrificación, fueron rescatadas aquellas características que identifican
cada escenario, y hacen del área un espacio gentrificable. Al realizar una
comparación entre los diferentes casos, se han identificado ciertas
particularidades presentes en Bogotá ciudad de estudio, y en otras ciudades
latinoamericanas.
Para iniciar serán expuestos tres rasgos de los cuales los dos primeros
sobresalen en la mayoría de las ciudades incluida la capital colombiana, y el
tercero pero no menos importante, se puede considerar como un caso
especial.
El primer rasgo hace referencia al sector privado conformado por
conglomerados y segmentos de la población con ingresos altos, donde
prevalece el interés particular sobre el colectivo y como consecuencia ha
establecido un prototipo de ciudad neoliberal alterando la planeación de la
ciudad. La instalación de empresas multinacionales, es una oportunidad de
inversión extranjera que promueve el comercio, el empleo y la inversión de
capital privado con mayor intensidad en las ciudades primadas, lo cual,
conlleva a que sean las principales gentrificadoras. Esto como resultado de
la globalización.
Al mismo tiempo, la poca relación que existe entre riesgo y urbanización le
permite a esta última, sobresalir entre las oportunidades de inversión
transformando la vivienda en una mercancía, donde predomina el valor de
cambio, y así mismo, promueve la construcción especulativa que agota los
suelos con determinadas características, lo que conlleva a sus cambios de
uso. Lo anterior, se refleja en primera instancia con la segregación,
ostentada con la división espacial de la población, en consecuencia del
incremento de variables que incluyen: el costo de vida, el precio del suelo, el
impuesto predial y el estrato social.
Finalmente, la especulación en algunas ocasiones está acompañada del
impacto ambiental, recordemos caso de Ciudad de México, donde a partir del
terremoto de 1985 algunas zonas presentaron sequias o inundaciones que
deterioraron edificaciones en áreas determinadas incentivando la inyección
de capital por medio de la construcción. Y en el caso de Bogotá, algunas
zonas que se encuentran deterioradas a efecto de la contaminación, están
incluidas en los proyectos de renovación urbana, los cuales traen consigo
nuevos habitantes con características que definen un estilo de vida diferente.
Ahora bien, en diferentes zonas de la ciudad, la población nativa ha sido
desplazada por nuevos pobladores que vienen atraídos por las
oportunidades económicas y los circuitos culturales. Su principal
consecuencia es la pérdida de identidad barrial (tradiciones del barrio). Esto
se presenta de manera directa bajo la supervisión del gobierno, o indirecta
por la llegada voluntaria de la clase media y alta, lo que se convierte en una
presión para el desplazamiento de la clase baja hacia áreas periféricas,
donde normalmente se encuentran los programas masivos de vivienda
social. Esto revalida que en Bogotá está presente la segregación espacial,
intensificada durante las últimas décadas con el fin de crear nuevos paisajes
urbanos.
Adicional a esto, la ciudad ha presentado falencias manifestadas en el
deterioro de algunas zonas, el cual es alimentado por el inadecuado diseño
del Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Es el caso del centro histórico,
este lugar presenta grandes oportunidades por ser atractivo turístico, político,
comercial y cultural, y es destinado a nuevos inversores que renuevan el
espacio, con el fin de inyectar capital que promueva el crecimiento
económico, reservando las zonas periféricas a la construcción de Vivienda
de interés prioritario (VIP) y Vivienda de interés social (VIS). Luego, la
instalación de segmentos de población con ingresos altos en estos lugares,
que presentan mejoras en calles y espacio público, incrementa el costo de
vida a tal punto que los antiguos habitantes no lo alcanzan a cubrir. La
transformación y reestructuración de las ciudades, planteada dentro del POT
contribuye a la segregación, ya que los espacios degradados y abandonados
muchos de ellos ubicados en la periferia o fuera del parámetro urbano,
conocidos como “zonas de riesgo”, son el refugio de la población marginal.
Con lo anterior, se pone en evidencia que Bogotá no da prioridad al derecho
a la ciudad, y el sector urbanístico que contribuye a la economía luego del
desplome del crudo y la revaluación del dólar5, desplaza la industria a zonas
periféricas obligando a la clase trabajadora a desplazarse con ella para
permanecer a los alrededores de sus fuentes de empleo.
Para ser un poco más precisos, observemos los siguientes casos.
Localidad Santa Fe. (Ver IMAGEN 2)
(1976 1982)
Santa fe, una de las localidades que compone el centro de la capital ha
experimentado uno de los casos más concretos de gentrificación en Bogotá,
la transformación urbanística del antiguo barrio Santa Bárbara que hoy se
conoce como Nueva Santa Fe. A continuación se expone el proyecto de
renovación urbanística que promovió el fenómeno en la localidad.
Antiguo barrio santa bárbara, hoy: nueva santa fe.
El barrio Santa Bárbara junto con gran parte de la localidad era de tipo
residencial, sus viviendas eran coloniales, un factor que contribuía a que el
barrio luciera un aspecto más rural y con una baja densidad poblacional. El
estado de deterioro que presento en la década de los 70 motivó a la
administración y a otras entidades a llevar a cabo un plan de renovación
urbana conservando el uso principal del suelo.
El barrio, y la localidad en general en los años 70 enfrento el abandono o
desplazamiento voluntario por parte de algunos de sus habitantes, el
5 Para obtener mayor información en relación al desplome del crudo y revaluación del dólar
se puede indagar en la Revista DINERO. (2015). Crecimiento del segundo trimestre fue
superior a las expectativas. Dinero.
deterioro de la mayoría de sus edificaciones por falta de mantenimiento, el
aumento de la inseguridad, entre otros sucesos; fueron algunas de las
variables que hicieron de esta zona, una oportunidad de renovación urbana
para el Estado en conjunto con algunos organismos privados.
El Banco Central Hipotecario (BCH) fue el principal encargado de llevar a
cabo el proyecto, el cual fue nombrado como proyecto de conjunto y
renovación “semilla”, que se define como:
La transformación de ciertas áreas de la ciudad, a escala pequeña,
que permitan una revitalización parcial, mediante proyectos-modelo
que estimulen la valorización y cambios de usos en zonas de mayor
extensión, buscando un efecto multiplicador (BCH 1988. Revivir la
ciudad, citado por Hurtado, 2011, pág. 17)
El proyecto semilla tenía como principal objetivo renovar aquellas zonas en
las que habitaban los estratos más bajos a los cuales se les dificultaba
costear el mantenimiento de las viviendas, y al mismo tiempo aumentar la
oferta de vivienda para la población que crecía a nivel exponencial, en una
zona que por sus precios beneficiaria tan solo a la clase alta.
La transformación del barrio tuvo consecuencias físicas y sociales. Algunos
críticos afirman: renovación urbana un carácter devastador no sólo en
términos físicos, sino humanos (Hurtado, 2011, pág. 15).
El proyecto Nueva Santa Fe, fue formulado durante la administración de
Alfonso López Michelsen (1974-1978), su principal objetivo era la
reconstrucción del Palacio de Nariño con el fin de que fuera la sede de la
presidencia. El principal argumento, era la reestructuración de la zona en
general con el fin de mejorar su aspecto, ya que rodeaba el palacio y al
mismo tiempo satisfacer la demanda de vivienda de la época. Su
consecuencia, fue el cambio de uso del suelo de tipo residencial a mixto con
el fin de que los habitantes resolvieran sus necesidades básicas cerca a sus
residencias, la cual vino acompañada de su alta valorización a cambio de la
revitalización del sector. En esta época, el BCH daba inicio a su primer
proyecto de renovación urbana.
San Victorino. Localidad Santa fe (Ver IMAGEN 3)
(1998-2000)
En el periodo administrativo de Enrique Peñalosa (1998-2000) se planteó
transformar urbanísticamente San Victorino y sus alrededores. Con las
nuevas urbanizaciones se buscaba reformar la ciudad; las construcciones de
mayor relevancia dentro de este proyecto fueron la Plazoleta Antonio Nariño
y el Parque Tercer Milenio. El principal objetivo era recuperar el espacio
donde hoy en día se encuentra la Plazoleta, que antes de su colocación
estaba invadida por el mercado informal. Es en el año 2000 cuando el
proceso culmina con la construcción del espacio mencionado.
El sector donde se construyó el Parque Tercer Milenio fue demolido y
transformado urbanísticamente por una entidad distrital denominada
“Renovación Urbana”, para llevar a cabo esta construcción era necesario
adquirir varios terrenos. Con este proyecto se buscaba acabar con la
economía informal o la denominada “Tercerización Espuria”, que en ese
momento se ubicaba en una de las zonas más deterioradas y peligrosas de
la ciudad: “el cartucho”. La transformación del Parque consolidaba un
proceso de gentrificación, puesto que la recuperación de dicha zona traía
consigo el desplazamiento de la población hacia otras áreas. A futuro se
esperaba la construcción de centros comerciales dirigidos a la clase alta.
Localidad La candelaria. (Ver IMÁGENES 4)
La Candelaria hasta mediados del siglo XX era reconocida en la ciudad como
el Distrito Central de Negocios. El hecho de que dentro de esta localidad se
encuentren centros de ocio como museos, teatros y espacios culturales,
además de su fácil acceso, son características que lo hacen un espacio
competitivo que presenta un alto número de visitas diarias de quienes están
en la búsqueda continua de escenarios laborales, académicos y de ocio.
Barrio Las Aguas. (Ver IMAGEN 5)
El barrio está situado en el límite nor-oriental de la localidad y lo identifica la
conservación de edificaciones coloniales y de universidades reconocidas,
como es el caso de Los Andes, fundada en la época en la cual el plan de
reconstrucción de Corbusier fracasó. En la actualidad, la universidad propone
renovar una parte del Centro Histórico de Bogotá a través del proyecto
Progresa Fenicia, que pretende rehacer Las Aguas en el centro de la ciudad.
Las principales obras de emprendimiento -con altura entre 15 y 30 niveles-,
son el desarrollo de vivienda, hoteles, oficinas empresariales, comercio local,
zonal, metropolitano (shopping center) y la ampliación de la Universidad.
El proyecto según la información expuesta en la revista Arcadia en el artículo
¿Progresa Fenicia? se desarrollará en cinco fases en un periodo de ocho
años (2014-2022), dichas fases corresponden a las Unidades de Actuación
Urbanística -UAU-, en las cuales se agruparán los inmuebles para efectos de
la gestión del proyecto. De esta forma, cada metro cuadrado aportado por los
propietarios para la constitución del patrimonio autónomo, será remunerado
dentro del nuevo proyecto de la misma manera y con la misma finalidad al
cedido inicialmente (vivienda o comercio).
El proyecto ofrece unas ventajas a los habitantes de la zona, y es que de
cierta forma se generaría tranquilidad en ella, la propuesta resalta, que no se
trata de una compra de las propiedades que expulsaría de allí a la población,
por esto ofrece el beneficio de congelación del estrato o del remplazo de
vivienda, sin embargo, se considera que esto no da una total seguridad a los
habitantes, ya que existe desconfianza puesto que el artículo publicado en
Arcadia expone: que el crecimiento del campus de Los Andes genera
preocupación, ya que la universidad ha pasado de tener 2,5 hectáreas en
1960 a 9,9 en la actualidad. (Correa, J. 2015)
Barrió la concordia: La Concordia es el barrio más llamativo de la
Candelaria, ya que en él aún se encuentra patrimonio histórico de la ciudad,
como “el Chorro de Quevedo” zona concurrida por los turistas debido a su
arquitectura colonial y “La Calle del Embudo” pasaje empedrado y estrecho
con alto reconocimiento.
Este barrio ha transformado el uso de sus inmuebles encontrándose por una
parte las residencias para estudiantes, papelerías, restaurantes; y lugares de
ocio y esparcimiento como bares, cafetería, etc. Los propietarios de aquellas
viviendas observando la oportunidad de obtener altos ingresos, llegan al
punto de modificar las estructuras de sus inmuebles, para de esta forma
aprovecharla. (Manrique, 2013, pág. 107)
Barrió centro administrativo: El centro administrativo reúne los espacios de
alto reconocimiento y más dinámicos a nivel económico. Por su ubicación es
ideal para las actividades terciarias, es decir se encuentran un comercio
prestador de servicios, no obstante a su alrededor aún se perciben
construcciones patrimoniales reconocidas como monumentos nacionales.
Las pocas estructuras patrimoniales, al estar ubicadas en el centro de
servicios, acogieron y se vincularon a la actividad terciaria, como se ha dicho
anteriormente su uso cambió, de residencial a comercial (prestadoras de
servicios). Como ejemplo se encuentra la adquisición por parte de la
Universidad de los Andes de varios inmuebles coloniales que han sido
restructurados y ahora son espacios educativos (bibliotecas, facultades,
centros de investigación, etc.).
En otro orden de cosas, a las particularidades anteriormente descritas se
suma la amplia brecha de desigualdad en las oportunidades de educación y
formación de capital humano. Esto contribuye al aumento de empleo informal
como resultado de la amplia tasa de analfabetismo, que hace necesario el
rebusque por falta de oportunidad laboral y se concentra en zonas
específicas. Este suceso, es conocido como tercerización espuria, el cual
está acompañado del crecimiento de la población a nivel exponencial. Una
consecuencia es la sustitución de locales y viviendas, la cual es dada por
una población que no tiene grandes entradas económicas, pero que atrae
nuevas clases sociales.
Análogamente, en la ciudad predomina la construcción en altura y propiedad
horizontal, ya que las construcciones antiguas son remplazadas por nuevas
edificaciones residenciales, comerciales y educativas, que influyen
espacialmente en la calidad de vida, a lo que aporta el desuso de algunas
como resultado de las transformaciones de hábitos en los ciudadanos y de la
alta demanda de hogares unipersonales y familias pequeñas de estrato
medio y alto (universitarios y profesionales jóvenes) que impulsan la
renovación en el centro de la ciudad.
La dinámica de este proceso urbanístico construido por un mundo
globalizado se puede observar en los casos ya descritos como el de las
localidades Santa Fe y La Candelaria y en otras como:
Localidad Chapinero. (Ver IMAGEN 6)
(1992 1995)
Chapinero es una de las localidades tradicionales de Bogotá que registró un
cambio de uso pasando de residencial a comercial y vario su densidad
demográfica en la segunda mitad del siglo XX. A partir de 1948 (el Bogotazo)
esta localidad remplazo a Teusaquillo el albergue de las clases altas,
quienes se desplazaban más hacia el norte como resultado del amplio
crecimiento de la construcción convirtiéndose en una localidad s de la
capital. Posteriormente, a inicios del siglo XXI el barrio presento un cambio
en movilidad con el sistema de transporte masivo Transmilenio6.
Las quintas y haciendas que conformaban la zona años atrás, se fueron
desplazando por la conformación de barrios en la localidad.
Fue en la década de los 50 cuando el barrio inicio su desarrollo urbanístico
dando origen a la gentrificación por medio del desplazamiento de sus
antiguos residentes hacia áreas periféricas en su mayoría al norte.
A partir de la cada de los 70, la localidad se convirtió en un centro activo
de comercio, financiero y de comunicación pero que aún posee 991 bienes
que la UPZ ha calificado como bienes de interés cultural.
Posteriormente, a finales de siglo, (en los años 90) Bogotá ya había
presentado un amplio crecimiento hacia el norte pero contaba con algunas
falencias en el transporte, una razón de peso para motivar nuevamente el
traslado de familias en su mayoría de ingresos medios hacia áreas más
centrales, estando dispuestos a ocupar apartamentos en altura, lo cual
incentivo este tipo de construcción en Chapinero Alto.
Localidad de Suba
(2008 2013)
6 Otros artículos que puede interesarle al lector en relación a la dinámica y transformación de la
ciudad a causa de la imposición de Transmilenio son:
Alcaldia Mayor de Bogotá. (16 de Diciembre de 2015). Transmilenio S.A.
Mendieta, J. C. (2007). Especificación y estimación de un modelo de precios hedónico espacial
para evaluar el impacto de Transmilenio sobre el valor de la propiedad en Bogotá. Bogotá:
Universidad de los Andes.
En esta localidad, predominan los proyectos inmobiliarios destinados a
familias del estrato 3 en adelante, las ofertas son de apartamentos y casas
de 37,75 hasta 232 mts2 siendo su precio promedio $4.179.800 por mt2
según el informe del Departamento Nacional de Planeación. (Departamento
Nacional de Planeación, 2015, pág. 3)
Adicional a esto, como es natural, los precios tienden a disminuir cuando la
distancia al portal y a los centros comerciales aumenta, esto significa que el
problema de segregación en Suba se hace notar en el centro de la localidad,
por esta razón, con el paso del tiempo las familias de ingresos más bajos se
han trasladado cada vez más lejos de la zona de comercio y de desarrollo
económico en busca de viviendas que se encuentren al alcance de su poder
adquisitivo, hasta transformar zonas de la localidad que no estaban
destinadas a uso residencial en áreas rurales. Dicho de otro modo, proyectos
como estos en las zonas residenciales de los estratos más bajos, dan origen
a los cambios de uso y cambios de precio de los terrenos que promueven la
gentrificación.
Sarmiento, (2013) en su tesis de maestría en planeación urbana y regional
de la Pontificia Universidad Javeriana, estudia a profundidad el caso de la
localidad de suba y se concentra en exactamente 21 proyectos de vivienda,
los cuales le permiten concluir que su ubicación no está concentrada en una
área en específico, sino que por el contrario se encuentran dispersos por
toda la localidad, un factor que aumenta la confianza de las constructoras a
calificar la zona como un área perfecta para llevar a cabo sus construcciones,
ya que el entorno atrae nuevos proyectos no solo de uso residencial, sino
también de uso comercial y de oficinas, generando fuentes de trabajo. (pág.
88)
La razón de peso de sucesos como este, es la escasez de terrenos baldíos
disponibles en zonas de estrato 4 en adelante, en consecuencia, al no
encontrar terrenos en la localidad con estas características la alternativa para
las constructoras es adquirir predios en cualquier zona para la edificación,
dejando sin alternativa a las personas de estos estratos quienes se ven
obligados a adquirir una vivienda acorde a su presupuesto en zonas
tradicionales y no exclusivas. Así, los anteriores propietarios de los terrenos
se ven beneficiados en algunos casos, cuando observan que sus tierras
pueden ser usadas para vivienda de todos los estratos y no específicamente
para los más bajos, recibiendo una mayor rentabilidad al venderlos. Cabe
aclarar que esta situación, no se presenta constantemente.
Barrio Germania. Localidad Santa fe. (Ver IMÁGENES 7)
El perfil actual del barrio Germania, lo describe como un barrio gentrificable.
La cercanía con la Universidad de los Andes ha contribuido a su expansión,
ya que esta ha comprado algunos predios para ampliar la sede de la
universidad y para incentivar la construcción de vivienda en la altura. Su
cambio inicio con la construcción de las torres de Fenicia, el aumento del
comercio relacionado con la actividad estudiantil, la disponibilidad de
parqueaderos y la oferta de vivienda para universitarios. (Contreras, 2014,
págs. 14-15)
Finalmente, a partir de la apertura económica las ciudades han sido objeto
de una redefinición espacial que se expresa en la mejora de sus vías con
grandes inversiones en interconexión, infraestructura, desarrollo urbano,
telecomunicación y medios de transporte, lo que contribuye al crecimiento y
expansión de las ciudades mediante procesos de policentralización que
aportan mejoras de movilidad y fácil acceso a transporte, haciendo posible la
unificación entre las zonas laborales, de estudio y esparcimiento, y al mismo
tiempo dan nuevo uso al suelo. Este rasgo se presenta en Bogotá pero las
ciudades vecinas han sentido el incremento de los precios. Como ejemplo,
se hace referencia al actual proyecto aprobado por el consejo de ministros, el
cual busca ampliar la autopista Norte y la carrera séptima entre Bogotá y La
Caro y la variante de Cajicá con el fin de descongestionar el tráfico. (El
Tiempo, 2016) En los casos de Chapinero y Suba anteriormente descritos
también se puede hablar de movilidad e interconexión.
Para terminar se da a conocer el caso del proyecto Ministerios en la localidad
Santa Fe, que de ser llevado a cabo traerá consecuencias en términos de
gentrificación, acto seguido, de la descripción de la localidad de Bosa en la
que está presente la segregación, ya que es la principal acogedora de
familias afectadas por el fenómeno.
El Proyecto Ministerios. (Ver IMAGEN 8)
Para el año 2012 fue creada la empresa nacional de renovación y desarrollo
urbano Virgilio Barco Vargas, que tiene como función dirigir los proyectos de
renovación, conservación y desarrollo urbano a nivel nacional, a la cual, el
presidente Juan Manuel Santos asigno la tarea de renovar las manzanas
cercanas a la plaza de Nariño casi dos décadas después de la construcción
de Nueva Santa Fe. Siendo uno de sus principales objetivos el
mantenimiento de los ministerios, la alcaldía, el congreso, entre otros; este
proyecto de renovación urbanística fue denominado “Ministerios”.
Con la ejecución del proyecto se buscaba alcanzar y promover la inversión
pública y privada en la zona, es por esto que se examinó nuevamente la
propuesta hecha por Le Corbusier, a fin de unir las entidades del gobierno
nacional en una zona específica, para que posteriormente fuera considerada
como administrativa, reduciendo el deterioro de los inmuebles,
reasignándoles una función.
No obstante, para el año 2013 el alcalde Mayor Gustavo Petro declaro a
favor del derecho a la ciudad y en contra de la gentrificación, y sugirió la
renovación del centro urbano de la capital, definiendo sectores estratégicos
para el desarrollo de viviendas de interés prioritario a fin de que los
habitantes de clases bajas no se vieran obligados a desplazarse de su zona
residencial. (Ver (Cruz Hernandez, 2014, pág. 5)). Este escenario fue un
obstáculo que detuvo condicionalmente la realización de “Ministerios”.
Localidad de Bosa.
Bosa una de las localidades más segregadas de Bogotá, está ubicada al
suroccidente de la ciudad. Sus condiciones urbanas muestran un entorno de
inseguridad, problemas ambientales, y malos olores por el manejo
inadecuado de basura y residuos. Es una localidad que presenta una alta
densidad de población, gran parte de ella infantil, con un bajo nivel educativo.
Algunas de sus viviendas se encuentran en estado físico desfavorable y sus
zonas públicas como hospitales, CAI, instituciones educativas, parques y
vías no están muy dotadas por falta de mantenimiento. (Secretaria de
Planeación , 2013). Esto como resultado de su ubicación en la periferia de la
ciudad, que la cataloga como una localidad acogedora de la población
marginal. Las familias que allí habitan obtienen bajos ingresos, un factor que
condiciona su capacidad de consumo y calidad de vida, gran parte de la
población reside en arriendo y la mayoría de sus viviendas son tipo social. Es
uno de los lugares de acilo para aquella población expulsada por el proceso
de gentrificación.
Conclusiones.
La transformación de Bogotá en el transcurso de su historia, adopto
diferentes modelos arquitectónicos, que presentan en la actualidad las
características representativas de una ciudad moderna con principios
de un sistema capitalista. Localidades que en su infraestructura
guardaban un patrimonio histórico, fueron sustituidas por la
implantación de nuevas estructuras que brindarían a la ciudad
competitividad y modernismo en relación a otros lugares del mundo.
Con el acelerado ritmo del desarrollo urbano que se creaba en la
ciudad, poblaciones aledañas se situaron en esta área considerándola
beneficiosa para mejorar su calidad de vida; aumentando a la
demografía. Consecuentemente la distribución del suelo hace que
este adopte las características de una mercancía, ingresando en la
configuración de su precio la especulación. Esta característica es la
causa de que los precios del suelo sean altos, además de estar
ligados al aumento poblacional que ha incrementado la demanda por
el espacio urbano, es decir en la ciudad ya se concibe “escasez de
suelos”. Al observar la evolución del precio en arrendamientos,
compra de vivienda usada y precios inmobiliarios, en la última cada
se está presentando un aumento del precio, que se debe a
características geográficas, de estratificación y las que se han
mencionaron anteriormente (especulación y escasez).
El crecimiento urbanístico de Bogotá, ha provocado la adhesión de
pueblos aledaños conformando una sola entidad territorial. No
obstante la demografía es tan excesiva que muchos de los habitantes
de la ciudad se han traslado hacia la periferia, encontrando en pueblos
de la sabana centro, un adecuado lugar para ubicar sus residencias.
El centro urbano de la ciudad de Bogotá es considerado por muchos
investigadores como un espacio que trae consigo el proceso de
gentrificación, muchas de sus zonas están deterioradas físicamente,
siendo una oportunidad para grandes inversores. Como se sabe
Bogotá, se ha convertido en aquella ciudad de servicios o comercial,
donde existe una alta oferta educativa, laboral y cultural. La inversión
realizada por aquella sociedad con mayor capacidad económica ha
implementado un nuevo modelo de ciudad en la zona que sufre este
proceso; consecuentemente en las afueras de Bogotá se está
reubicando aquella población de ingresos bajos desplazada directa o
indirectamente por las consecuencias de la gentrificación, quienes
presentan altos índices de pobreza pues sus condiciones laborales y
educativas son todo lo contrario a las percibidas en el centro.
La adopción del modelo neoliberal inevitablemente adoptara el
fenómeno de la gentrificación ya que dentro de los planes de
construcción y desarrollo urbano los cuales son la principal
herramienta de crecimiento económico se presenta una expulsión
directa o indirecta de gran parte de la población vulnerable.
BIBLIOGRAFÍA
1. ACOSTA GUEVARA, D. A. (Junio de 2014). La función social de los
planes parciales en Bogotá: ¿cómo combatir la gentrificación? Recuperado
Octubre de 2014, de Universidad de los Andes.
2. ALCALDÍA MAYOR DE BOGOTÁ. (16 de Diciembre de 2015).
Transmilenio S.A. Obtenido de http://www.transmilenio.gov.co/
3. ANUARIO DE ESTADÍSTICAS ECONÓMICAS Y FISCALES DE
BOGOTÁ. (2015). Bogotá.
4. BEUF, A. (Mayo de 2012). Concepción de centralidades urbanas y
planeación del crecimiento urbano en la Bogotá de siglo XX. Recuperado
Agosto de 2015
5. BOLDIRINI, P. L. et al. MALIZIA, M. (2014). Scielo. Revista INVI.
Recuperado el Octubre de 2014, de Procesos de gentrificación y
contragentrificación. Los mercados de Abasto y del Norte en el Gran San
Miguel de Tucumán (noroeste argentino).
6. CONTRERAS, N. E. (2014). Renovación urbana del centro de Bogotá.
Bogotá.
7. CRUZ HERNANDEZ, J. (2014). Gentrificación vs. Derecho a la ciudad en
el centro histórico de Bogotá del proyecto Ministerios al POT 2013. Bogotá:
Universidad del Tolima.
8. CHECA, M. M. (Junio de 2010). Gentrificación y cultura: algunas
reflexiones. Recuperado Octubre de 2014, de Revista bibliográfica de
Geografía y Ciencias Sociales (Universidad de Barcelona)
9. DANE (2015) Índices de costos de la construcción. Recuperado Febrero
de 2015. Dane.
10. DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN. (2015). Informe valor
metro cuadrado en Bogotá (Mayo - Julio) de 2015. Bogotá D.C: Schibsted
Media Group.
11. DIAZ, C. A. (Abril de 2009). Algunas características del proceso de
urbanización de Bogotá desde 1950 hasta finales del siglo XX. Recuperado
Octubre de 2014, de Blog: Proceso de Urbanización.
12. DÍAZ PARRA, I. (2004). Gentrificación y clase social. La Producción del
gentrificador. Recuperado Octubre de 2014, de Departamento de Geografía
Humana. Universidad de Sevilla
13. DINERO (2015). Crecimiento del segundo trimestre fue superior a las
expectativas. Revista Dinero.
14. EL TIEMPO. (19 de Abril de 2016). Asi quedara la ampliación de la
autopista norte. El Tiempo. Obtenido de
http://www.eltiempo.com/bogota/autopista-norte-ampliacion/16567170
15. HARVEY, D. (2012). Ciudades rebeldes del derecho a la ciudad a la
revolución urbana. Madrid España: Ediciones Akal.
16. HARVEY, D. (2014). Diecisiete contradicciones y el fin del capitalismo.
Traficante de sueños. Recuperado el Noviembre de 2014, de
http:www.cpalsocial.org/documentos/73.pdf
17. HIDALGO, R., et al JANOSCHKA, M. (2014). La Ciudad Neoliberal.
Gentrificación y exclusion en Santiago de Chile, Buenos Aires, Ciudad de
Mexico y Madrid. Madrid: Universidad Autonoma de Madrid. Recuperado el
01 de octubre de 2014, de
https://books.google.es/books?id=pTRRBAAAQBAJ&pg=PA167&dq=Gentrifi
caci%C3%B3n+en+AL&hl=es&sa=X&ei=zsY5VKTGOMLCggS-
gYGQDQ#v=onepage&q&f=false
18. HURTADO, M. V. (2011). Análisis de la renovación urbana como
estrategia de recuperación del centro histórico de Bogotá: Estudio de caso
barrio Santa Barbara colonial (Nueva Santa Fe) en el periodo 1976-2000.
Bogotá D.C: Universidad Colegio Mayor Nuestra Señora del Rosario.
19. JARAMILLO, S. (2003). Los fundamentos económicos de la participación
en plusvalias. Bogotá: Universidad de Los Andes.
20. JOJOA, J., et al MARMOLEJO, C. (2013). Arquitectura ciudad y territorio.
Recuperado el 21 de Septiembre de 2015, de Evaluación del impacto de la
estratificación socioecónomica en la formación del valor del suelo en Bogotá.:
http://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2099/13962/2598-9-2-
PB.pdf?sequence=1
21. MANRIQUE, A. S. (2013). Gentrificación de la Candelaria:
reconfiguraciones de lugar de residencia y consumo de grupos de altos
ingresos. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.
22. MENDIETA, J. C. (2007). Especificación y estimación de un modelo de
precios hedónico espacial para evaluar el impacto de Transmilenio sobre el
valor de la propiedad en Bogotá. Bogotá: Universidad de los Andes.
23. NATES CRUZ, B. (2008). Procesos de gentrificación en lugares
rururbanos: Presupuestos conceptuales para su estudio en Colombia.
Recuperado Octubre de 2014, de Scielo. Universidad de Caldas:
http://virajes.ucaldas.edu.co/downloads/virajes10_10.pdf
24. SECRETARIA DE PLANEACIÓN. (2013). Bosa es la localidad más
segregada de Bogotá y Teusaquillo tiene las mejores condiciones urbanas.
Bogotá D.C: Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.
IMÁGENES
Fuente: Elaboración propia (01/12/2016). “Escenarios del proceso de
gentrificación en la ciudad de Bogotá”.
Fuente: Elaboración propia (01/12/2016). Línea de tiempo casos de
gentrificación en la ciudad de Bogotá.
PATRONES DE GENTRIFICACIÓN EN LA CIUDAD DE BOGOTÁ TRAS
LA APERTURA ECONÓMICA
GENTRIFICATION PATTERNS IN BOGOTÁ CITY BEHIND THE
ECONOMIC OPENING.
AUTORES:
LEIDY LILIANA LINARES GÓMEZ.
FANNY XIOMARA ROMERO HERNÁNDEZ.
PROFESIONALES EN ECONOMÍA.
E-mail:
[email protected]
[email protected]
TUTOR
OSCAR ANDRÉS ESPITIA LOMBO
BOGOTÁ D.C
2016
(Visited 1 times, 1 visits today)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Romero Hernández Fanny Xiomara. (2016, septiembre 21). Patrones de Gentrificación en la ciudad de Bogotá tras la apertura económica. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/patrones-gentrificacion-la-ciudad-bogota-tras-la-apertura-economica/
Romero Hernández, Fanny Xiomara. "Patrones de Gentrificación en la ciudad de Bogotá tras la apertura económica". GestioPolis. 21 septiembre 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/patrones-gentrificacion-la-ciudad-bogota-tras-la-apertura-economica/>.
Romero Hernández, Fanny Xiomara. "Patrones de Gentrificación en la ciudad de Bogotá tras la apertura económica". GestioPolis. septiembre 21, 2016. Consultado el 1 de Octubre de 2016. http://www.gestiopolis.com/patrones-gentrificacion-la-ciudad-bogota-tras-la-apertura-economica/.
Romero Hernández, Fanny Xiomara. Patrones de Gentrificación en la ciudad de Bogotá tras la apertura económica [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/patrones-gentrificacion-la-ciudad-bogota-tras-la-apertura-economica/> [Citado el 1 de Octubre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de [email protected] en Flickr