Cultivando la simpatía

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Otros conceptos y herramientas de RR.HH.

29-01-2008

La simpatía mueve dos cuerpos con una sola alma. Gaspar Melchor de Jovellanos.

En las interrelaciones humanas desempeña un rol determinante la simpatía, dado a que ella ayuda a ser aceptados, a mantenernos interrelacionados siempre que la sepamos manejar.

Muchos ya tienen ganados el don de la simpatía, un buen trato, respeto, comportamiento, felicidad, positivismo, alegría, compartir. Otros por el contrario se interesan en cultivar la simpatía a fin de agradar a los demás, sentirse aceptado y sobre todo evitarse conflictos en sus interrelaciones.

Se cuenta que Franklin, inventor del pararrayo, era un hombre feo, un día se miró al espejo y se asustó de sí mismo: "Con esta cara estoy seguro que ganaría un concurso de feos, pero me voy a hacer simpático." Allí empezó su batalla. Adquirió una amable sonrisa, puso brillo de alegría en sus ojos. Un real optimismo inundó su cara y así llegó a tener amigos verdaderos y maravillosos.

Celina Mendoza nos comenta sobre este aspecto, que Para la PNL, la simpatía es un proceso de creación y mantenimiento de una situación armoniosa.

Para ser “simpático” no es necesario ser el más chistoso y ni el más ocurrente, sino simplemente saber crear en nuestro entorno un ambiente de cordialidad y de confianza en el cual las relaciones humanas y profesionales se desarrollen de la mejor manera posible.

Algunos autores han llegado a afirmar que en el ámbito laboral, la mayoría de las decisiones se basan más en la simpatía que en los meros datos técnicos.

Que duda cabe que saber transmitir, saber venderse en una entrevista de trabajo es fundamental para ser contratado por una empresa, más allá de los fríos datos académicos o de un apabullante currículo profesional.

Una empresa no contrata a nadie para un cargo de una relativa responsabilidad simplemente con sus datos personales sobre la mesa, sin haber tenido la oportunidad de haberlo entrevistado personalmente.

Sin simpatía el estilo de dirección se vuelve inflexible, quebradizo, impersonal.

Cuando el ambiente de trabajo se vuelve menos simpático y más impersonal, los empleados se implican menos en la empresa. Por decirlo de alguna manera, el empleado hace únicamente lo imprescindible. El puesto de trabajo es únicamente para ganar el dinero suficiente para hacer lo que realmente quiere hacer.

Mediante la simpatía se comprenden los intereses y necesidades de los demás, se comprenden y respetan sus valores, se crea dentro de la empresa un clima de comunicación y de compromiso.

Mundobelleza.com. Comenta, que ser simpático, caer simpático, tener simpatía y ganarse la simpatía son modalidades distintas de una cualidad humana que a todo el mundo le gustaría poseer porque facilita la convivencia y pone en las relaciones humanas mucho de cordialidad.

Sin embargo, algunos creen que la simpatía es un don y otros piensan que la corriente de simpatía se establece con unas personas sí y con otras no y que, por lo tanto, no se puede lograr tener simpatía a todo el mundo o ser simpático a muchos.

Se agrega que una persona es simpática cuando inspira simpatía, es decir, cuando logra despertar en los demás un sentimiento de benevolencia porque ha hecho comprender a los otros lo que siente y ha logrado una respuesta de compenetración.

Hay cosas exteriores que influyen positivamente en la simpatía. Cada uno se siente inclinado a comprender mejor a aquellas personas que han compartido con él determinadas vivencias: haber ido al mismo colegio, haber vivido en el mismo barrio, frecuentado el mismo lugar de veraneo, etc., etc.

Hay también cosas interiores, que se reflejan en el comportamiento que favorecen la simpatía. Se nos proporciona . 1º trucos para caer simpáticos.

. Presentar un semblante alegre o, al menos, amable. La sonrisa es mejor carta de presentación.

• Manifestarse cordial en todo momento. La educación es la llave que abre todas las puertas.

• Interesarse por el trabajo de los demás. Si es un compañero para ayudarle.

• Compartir sus opiniones.

• Tener simpatías comunes. Conocidos, amigos, practicar el mismo deporte, gustar la misma música, el mismo hobbie, tc.

• Estar siempre dispuesto a prestar algún servicio. Hacer favores sin esperar nada a cambio.

• Saber escuchar. El hombre necesita solo 2 años para aprender a hablar y más de 60 para aprender a escuchar.

• Saber preguntar no con curiosidad sino con interés.

• Recordar lo que es importante para la otra persona: su fecha de cumpleaños, aniversario de boda, nombre de sus hijos, etc.

Cada detalle tenido en cuenta es una puerta abierta a la simpatía. Si uno es constante en ellos conseguirá no solo caer bien a los demás sino hacer grandes amigos.

Se nos agrega además que no olvidemos, que quien intente ganar en simpatía tiene que contar ante todo con el propio carácter. Las personas extrovertidas y primarias –que responden rápidamente a los estímulos- son mucho más abiertas y, por tanto, más fáciles a la cordialidad, a la comunicación de sus sentimientos, a dejarse aprehender y comprender. Tienen también a su favor el sentirse interesadas por todo lo nuevo y lo desconocido lo que les lleva a querer saber cosas de la gente haciendo posible así que los demás se manifiesten a ellos, algo que no consiguen otras personas tan fácilmente.

En cambio quienes son secundarios (de reacción lenta) e introvertidos son más difíciles para la simpatía, porque no expresan sus pensamientos –mucho menos sus sentimientos- y, al mismo tiempo, son tímidos para entablar comunicación con los demás.

No olvidemos lo que nos lega Santiago Ramón y Cajal, que la simpatía es muy frecuentemente un prejuicio sentimental basado en la idea de que la cara es el espejo del alma. Por desgracia, la cara es casi siempre una careta.

Ing. Carlos Mora Vanegas

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve

camv12arrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.