Retener talento o retener personas talentosas en la organización

Autor: Lic. María Carmen Buelga Otero

Gestión del talento

25-08-2009

La cultura oriental con su sabiduría milenaria explica que una crisis es una oportunidad. Adhiero a esa concepción y espero que la crisis mundial que nos afecta, sirva de oportunidad para pensar los paradigmas, teorías y exigencias que se tienen sobre las personas que trabajan en las organizaciones.

En la mitad del siglo pasado surgen una gran cantidad de estudios sobre la formación, las capacidades y competencias que una persona debe tener para obtener empleabilidad, a la que se le debe sumar el “talento” para mantener su permanencia en la organización.

Es así, que al concurrir a varias jornadas empresariales donde expertos explicaban como realizar la retención de los “talentos” de la organización ante la crisis económica-financiera global, me llevó a reflexionar sobre; que es y a que se llama talento.

Dada la situación de inestabilidad e incertidumbre que enfrentan las empresas, es el campo propicio para que se establezcan los temores de perder presencia en el mercado y a los mejores de su capital humano. Es ahí, que surgen discursos organizacionales en los que se establece: “retener a los talentos”, “es imprescindible conservar los mejores talentos”, etc.. Ahora, de que hablamos cuando hablamos de “talento”, cómo se define, que es o a que se llama talento y quien determina el talento.

Al consultar el Diccionario de la Real Academia Española este dice: del latín talentum y este del griego τάλαντον, plato de la balanza, peso.

1) inteligencia; capacidad de entender.

2) aptitud; capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación.

3) persona inteligente o apta para determinada ocupación.

4) moneda de cuenta de los griegos y de los romanos.

Si nos ajustamos a la definición, podemos decir que el talento humano está formado por una variedad de características, vivencias personales y sociales, las que están insertas en la diversidad cultural.

Me interesa marcar la importancia de las culturas en relación a la significación del talento. A modo de ejemplo: una organización que desarrolla sus actividades de producción, comercial o de servicios en la capital y en ciudades del interior de un país, no va a tener la misma definición de talento para las personas que viven en la gran urbe y trabajan en las oficinas centrales, a las otras que lo hacen en una pequeña población y prestan sus servicios en una sucursal de esa misma empresa. También podemos ampliar el ejemplo a empresas globales o transnacionales donde la diversidad cultural entre la matriz y las sucursales tienen condicionantes como el idiomático, al que se le suman las diferentes concepciones sobre las relaciones laborales, legales, sociales, etc.

Siguiendo con esta línea de pensamiento, considero que no se puede hablar de talento, sino, de “personas talentosas”. Las que van a ser consideradas de esta manera de acuerdo a la cultura, al contexto y en este caso según las necesidades de la organización. A las empresas las formamos y las conformamos personas y está en cada una de ellas el conocimiento, la creatividad, la innovación, el compromiso, la defensa de los valores humanísticos y el respeto por las leyes como por la diversidad cultural.

Sólo los hombres y las mujeres pueden crear y trasmitir el conocimiento de generación en generación, canalizar las emociones personales y respetar las de otras personas, integrarse socialmente e interactuar con otros ciudadanos, adquirir capacidades técnicas, desarrollar la inteligencia lingüística y numérica, como la resolución de problemas, asumir y gestionar riesgos y tener actitudes colaborativas.

Al hablar de talento y no de personas talentosas, se realiza una ponderación de la palabra misma, resultando difícil visualizar “que es” aquello que se denomina talento. Este, se vuelve una abstracción de la que todos hablamos, opinamos y consideramos imprescindible tener para retener en la organización y especialmente en momentos de crisis.

Por ello, desde nuestro punto de vista, entendemos que sólo en la naturaleza de las personas esta el talento. Tanto es así que todos los seres humanos tienen algún tipo de talento. Este no es absoluto, ni general, tampoco específico o momentáneo, se puede cultivar como ayudar a su manifestación. Un buen ejemplo es la británica Susan Boyle de 47 años, quien se presenta al Britains Got Talent, los evaluadores de “talento” en primera instancia y por su aspecto no consideraban que pudiera cantar y menos la canción elegida Dreamed a Dream (Soñé un Sueño) pero la sorpresa fue que lo hizo excepcionalmente.

Reflexionando sobre el ejemplo, muchas veces, por no decir todas, a las personas se las clasifica y categoriza de acuerdo a parámetros teóricos o tomados de las definiciones del diccionario. Estas definiciones de por si, son arbitrarias y excluyentes, por que sugieren que hay personas que tienen talento y otras no, lo que lleva a preguntarnos; quien y como se valoriza el talento. Los encargados de retener el talento, tienen talento. Los talentos eligen talentos.

Son muchos cuestionamientos y puede que sea un tanto “dura” en los criterios de análisis que estoy realizando, pero el objetivo es aportar un pensamiento más inclusivo, buscando una ponderación integral de la persona.

Sabemos que el momento actual que atraviesan las organizaciones es difícil, deben asimilar una nueva realidad, caracterizada por cambios permanentes y un dinamismo creciente. Están exigidas a construir un valor diferencial para ser competitivas en el mercado y el valor va a estar en relación directa con la capacidad, creatividad e innovación que desarrolle su capital humano, o sea, las personas talentosas que desde el compromiso gestionen la complejidad e incertidumbre en el mundo global de las empresas.

Si aceptamos que todas las personas son talentosas pero de manera diferente, las estimularemos a dar valor a la organización desde su entorno de trabajo, a desarrollar todo su potencial, formar e integrar equipos donde cada uno aporte sus conocimientos, creatividad y experiencia.

Lic. María Carmen Buelga Otero

Lic. Psicología Social. Capacitadora RRHH – Personal Management.

buelgaoteroarrobaarnet.com.ar

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.