Las relaciones utilitarias

Autor: Dr. Renny Yagosesky

Otros conceptos y herramientas de RR.HH.

17-11-2009

Todo ser humano necesita y disfruta de tener relaciones con otras personas. A veces, sin embargo, esas relaciones pueden alejarse del afecto y convertirse en vínculos interesados en los cuales unos desean aprovecharse de otros. ¿Qué hacer cuando nos tomarnos con estas llamadas “relaciones interesadas? Siga leyendo.

El mundo humano es un mundo de relaciones en el cual no existe la autonomía y la presencia y ayuda de otros resulta fundamental para la supervivencia y el buen vivir. Podemos, sin embargo relacionarnos de una manera humana y expresar afecto sincero y generar apoyo mutuo, o de una manera mercantilizada y actuar con base el interés egoísta.

Se entiende que no es posible ni realista que una persona ame a todos aquellos con quienes se tropieza o que llega a conocer. Es humano expresar preferencias por seres de nuestra familia y entorno, o por aquellos con quienes nos sentimos identificados o alineados y que comparten calores, objetivos o maneras de comportarse similares a las nuestras.

Sin embargo, hay quienes hacen de la manipulación egoísta una forma de vida y es nuestro derecho detectar a estas personas y evitar que seamos utilizados descaradamente y luego desechados como objetos sin valor.

Los aprovechadores muestran poco interés por las personas, a menos que busquen obtener algo de ellas. Su conversación suele dedicarse a lo que a ellos les interesa y si aparece otro tema, retoman lo suyo o se muestran irritados.

Los más sofisticados pueden no pedir directamente, pero saben cómo poner a otros a trabajar para ellos. Sugieren la necesidad de ayuda y dejan que usted haga el esfuerzo. Estos vivarachos se transforman en víctimas y le dicen que es usted es su única salvación para resolver alguna carencia. Y si no se satisfacen sus expectativas podrá notar un cambio negativo en el trato.

Los utilitarios buscan obtener información sobre sus bienes, relaciones y posibilidades. Preguntarán si su vivienda u oficina es propia o alquilada, hurgarán en precios y costos, e intentarán que usted les presente a sus amigos y contactos, especialmente los más poderosos o mejor relacionados.

Es costumbre para algunos emparejarse con personas de cierta posición social o estabilidad económica para asegurarse un futuro confortable y de bajo esfuerzo. Y aunque esto puede considerarse desde cierto ángulo como una decisión sensata o inteligente, sorprende que quienes proceden así, se sientan ofendidos cuando reciben una dosis de su propia medicina.

Otra estrategia de las personas interesadas, es el “baño de halagos”, que ofrecen cuando se está a punto de pedir algo generalmente inmerecido. Muchos incautos caen seducidos ante estos falsos reconocimientos y abren mente, corazón y bolsillo.

Si alguien quiere usar su tiempo, su dinero, sus relaciones o sus bienes sin ofrecer una contraprestación equivalente a lo que recibirá, está usted en el derecho de defenderse y evitar implicarse en este juego aprovechador. Puede, en ese caso, tomar algunas de las siguientes medidas que aquí se sugieren:

1- Clasifique a sus amigos por su conducta, más que por sus palabras, y tenga detectados a los aprovechadores.

2- Si se ve presionado por una petición “urgente”, posponga la decisión y diga algo como: “te respondo mañana”. Así ganará tiempo antes de decidir.

3- Ponga límites. Si nota que alguien desea aprovecharse de su tiempo, dígale lo haré por un rato, sólo por hoy, mejor otro día, etc.

4- No dé explicaciones. Cuando diga ¡No! No tiene por qué dar detalles explicativos. Diga que es “por razones personales” y evitará que lo presionen.

5- Apóyese en otros. Si le presionan demasiado, diga que su jefe, su pareja o un amigo, es quien decide y debe consultar.

6- Aléjese de los aprovechadores. Por simpáticos que sean deje distancia de por medio y estará mejor.

7- Aplique la asertividad. Dígale a quien pretende utilizarlo, que no puede ayudarle en este momento. (ni en otro).

8- Asigne responsabilidades: Es su derecho no llevar cargas ajenas si no es su decisión voluntaria y consciente. Diga amablemente, que esa situación no es responsabilidad suya.

Como vemos, hay personas de conducta utilitaria que debemos detectar para protegernos de su estilo inescrupuloso. Enfréntelos de manera inteligencia y sin promover conflictos. Ponga límites, pues la gente llega hasta donde usted lo permita. Gracias por leerme.

www.laexclencia.com

Dr. Renny Yagosesky

PHD en Psicología Cognitiva.

MSc. en Ciencias de la Conducta.

Lic. en Comunicación Social.

Conferencista.

Escritor.

www.laexcelencia.com

contactoarrobalaexcelencia.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.