Predisposición o destino?

Autor: Lucía Blanco

Autoayuda y superación personal

16-04-2009

Es importante tener claro que personalidad y temperamento no es lo mismo, ya que es común el pensar que una persona no es capaz de desempeñar su trabajo porque es de tal o cual personalidad, cuando en realidad es la predisposición emocional lo que está interfiriendo con el desempeño.

“Cuida tus pensamientos, se vuelven palabras
Cuida tus palabras, se vuelven acciones
Cuida tus acciones, se vuelven hábitos
Cuida tus hábitos, se vuelven carácter
Cuida tu carácter, se vuelve tu destino”.
Frank Outlaw

Si bien es cierto que no creo en el destino, también lo es que creo en que uno es resultado de sus acciones, experiencia e historia. Desde hace un tiempo sostengo la creencia de que para ser grande hay que cuidar las cosas pequeñas y que eso marcará una diferencia.

Como gerente o director de cualquier organización, uno tendrá gente a cargo y una de esas “pequeñas cosas” que hay que atender es el darnos tiempo de conocer a nuestro personal. Ciertamente, el entendimiento de la naturaleza humana no es fácil, pero no se trata de hacer todo un diagnóstico o de dedicarle horas a este asunto, ¡NO!, mucho más sencillo será conocer la predisposición, tanto propia como de nuestro personal, hacia ciertos aspectos del trabajo y de la vida. Esta predisposición, que se puede ver como la forma común en que una persona responde de manera emocional se conoce como temperamento.

En muchas ocasiones se confunde personalidad con temperamento. Siendo la primera la suma de todas las características personales o de comportamiento por las que se reconoce a un individuo, a diferencia del temperamento que es, como se mencionó en el párrafo anterior una respuesta emocional, una predisposición.

Es importante tener claro que personalidad y temperamento no es lo mismo, ya que es común el pensar que una persona no es capaz de desempeñar su trabajo porque es de tal o cual personalidad, cuando en realidad es la predisposición emocional lo que está interfiriendo con el desempeño. En un momento dado el temperamento, desde el punto de vista gerencial, puede ser considerado como un indicador del potencial de éxito en los negocios, tomando en cuenta que en la medida que conocemos nuestro temperamento y el del personal a nuestro cargo, es la medida en que quizá podamos entender las diferencias entre cada uno de nosotros y ese entendimiento nos repercuta en la facilidad de hacer una mejor distribución de actividades, acorde a las capacidades de cada uno.

Por tal motivo y tomando como base la teoría de temperamentos de Keirsey antes de colocar a alguien en cualquier puesto debemos tener en cuenta qué actividades se van a desempeñar y considerar el temperamento de la persona que ocupará ese puesto para que el desempeño se pueda pronosticar exitoso. Pero ¿Qué temperamento debe ir en qué puesto? He aquí algunos ejemplos:

Temperamento SJ o Guardianes: Como tienden a seguir reglas, y son precisos, dirán: “Si no está roto, no lo arregles” Por lo que puestos en donde este tipo de temperamento se ajusta a la perfección son aquellos de precisión o que requieren seguir procedimientos como: Operaciones, Seguridad, Finanzas, Contabilidad, Producción.

Temperamento SP o Artistas: Tienen una alta necesidad de libertad y de espacio, son flexibles. Disfrutan el momento y son espontáneos. Aplican la frase: “Las ideas generales y abstractas son la fuente de los más grandes errores de la humanidad”. Este temperamento se desempeñará muy bien en áreas o disciplinas como: Arte, Arquitectura, Cultura, Música, Danza así como actividades de recreación o al aire libre.

Temperamento NT o Racionales: Es gente que logra sus metas, son personas independientes, curiosos intelectualmente, es gente basada en principios, son arquitectos de cambio y se preguntan constantemente: “Qué pasaría si....” Este temperamento tendrá éxito al desempeñarse en: Áreas de innovación, cualquier trabajo de manera independiente, creación de nuevos departamentos, en la organización, investigación y desarrollo, mercadotecnia y ventas.

Temperamento NF o Idealistas: Es gente que es un apoyo para otros, son simpáticos y cuentan con una imaginación vívida. Son hipersensitivos al conflicto, están en una constante búsqueda de sí mismos y son personas que quieren “Llegar a ser”. Se desempeñarán bien en áreas o disciplinas como: Filosofía, Relaciones Públicas, Servicio al Cliente, Comunicación y en general áreas que tengan contacto directo con personas.

Ahora que ya conoce los diferentes temperamentos y los puestos en donde se puede desempeñar, lo invito a que a través de reconocer algunas de sus características, identifique su propio temperamento y eso quizá le permita saber si usted está en el trabajo indicado o tal vez, bajo la creencia de que nada es casualidad, le surja la pregunta: “¿Estoy en donde debo de estar?” ó simplemente se debe preguntar: “¿Predisposición o Destino?, ¿Será el temperamento lo que me puede determinar?”

Basado en la teoría de Myers- Briggs , Keirsey , dice que la gente es de determinada forma debido a su temperamento y explica que éstos están dados en base a cómo la gente recopila información del medio ambiente (que puede ser con los sentidos (S) o a través de la intuición (N) ) y cómo la procesa (que puede ser o de manera Racional (T), a través de los sentimientos (F), emitiendo juicios (J) o a través de la percepción (P)). La combinación de la recopilación y el proceso que se tiene de la información da 4 tipos de temperamentos básicos, que se mencionan a continuación:

SJ o Guardianes: Son personas leales al sistema, se rigen por el deber, son muy confiables, tienen resistencia al cambio ya que conservan tradiciones.

SP o Artistas: Se considera gente de espíritu libre, son buenos en situaciones de crisis, son impulsivos, tienen una alta necesidad de libertad y de espacio.

NT o Racionales: Es gente que logra sus metas, son personas independientes, curiosos intelectualmente, no son conformistas, es gente basada en principios, y son arquitectos de cambio.

NF o Idealistas: Es gente que cuenta con habilidades interpersonales tienen gran capacidad para convencer, cuentan con una imaginación vívida, necesitan de motivación y reconocimiento.

Referencias

http://www.keirsey.com
Keirsey, D. , Please understand me II,: Temperament, Character, Intelligence, 1998
Blanco, L. , Sobre las Habilidades Gerenciales, Dirección Estratégica, La Revista de Negocios del ITAM, No. 2 Año 1, Junio-Agosto, 2002. Pgs.25-27.

Lucía Blanco

Ha publicado artículos sobre habilidades gerenciales en revistas tanto nacionales como internacionales e impartido conferencias y cursos en el ámbito nacional. Es articulista en la revista Expansión y colaboró 2 años en el programa de Televisión “Todo en Casa”, que se transmitía por el canal TVC en televisión por cable. Egresada de la Licenciatura en Psicología por la Universidad Autónoma Metropolitana, cuenta con dos maestrías, una en Administración con especialidad en Finanzas y Mercadotecnia y otra en Dirección Internacional, ambas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México. Cuenta con 4 diplomados, el primero en desarrollo gerencial por la Universidad Iberoamericana, el segundo en Selección y Crecimiento de personal por Psicología y Desarrollo y el tercero en Grafología, por la Asociación Mexicana de Grafología, de donde también es egresada de la especialidad en Grafología en Recursos Humanos y el cuarto como consultor interno. Está certificada como consultora por el CONOCER. www.lublan.com

francosalzilloarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.