Pasos sencillos y seguros para mantener el empleo

Autor: Alba Alamillo

Autoayuda

15-08-2007  

Enorgullécete de tu trabajo y hazlo con alegría, si eres de los que se pasan echando pestes de su trabajo cuando el jefe no está presente no vas por muy buen camino. Mucha gente se desquita de alguna manera por algo que les parece injusto haciendo un mal trabajo. El trabajo debes hacerlo bien, a menos que esté dentro de tus planes salir en el primer recorte.

Busca formas creativas de hacer el trabajo ya sea más rápido o con mejor calidad, no te dejes enrutinar ya que la misma rutina hace que perdamos la creatividad.

No seas celoso de tu trabajo ni de tus conocimientos, comparte lo que sabes con tus subordinados, dale a las áreas que te lo piden la información que necesitan de un modo oportuno para que la operación de la empresa no sufra retrasos y tú seas el responsable. Sé generoso con las personas de nuevo ingreso, recuerda que lo que se enseña se aprende 2 veces.

Mantén tu vida privada. Antiguamente se acostumbaba dar todo a la empresa dejando a la familia como segunda prioridad. No importaba que tus hijos no te conocieran, siempre y cuando quedaras bien con tu jefe. Esto ya no funciona así por una razón. Las empresas ya tampoco cuidan a sus empleados del modo en que lo hacían antes de tal forma que si alguien se contrataba en algún lugar, podía contar con que estaría eternamente trabajando para esa empresa. Es muy importante cuidar el trabajo pero no al grado de hacer todo lo demás a un lado. Por tu propio respeto personal y para darle el buen ejemplo a tus subordinados. Nunca subestimes el valor de la familia.

Mantente sano. Fumar, beber, comer a las carreras, brincarnos horas de sueño, sobrefatigarnos, hacer lo que sea para tener el trabajo hecho puede deteriorarnos nuestra salud. Claro que el seguro de gastos médicos que te da la empresa puede pagar la hospitalización por úlcera o por infarto. Hay un dicho que dice: Cuando era joven trabajé por encima de mi salud para ganar mucho dinero, ahora que tengo mucho dinero sólo lo uso para recuperar la salud que perdí. No dejes que tu salud se deteriore, nada vale tanto como tú mismo.

Mantente de buen humor y con buen semblante. Dado que eres parte del paisaje de los demás que vean algo agradable. A nadie le gusta ver caras como la de la señora Roz de la película de “Monters”

Siempre va a haber algo en nuestro trabajo que nos moleste, no todo puede ser perfecto, ni debe ser así. Ni siquiera la vida es así. Cualquier cosa que te moleste trata tú mismo de arreglarla, o por lo menos de hacerla más tolerable. A nadie le gusta convivir con el eterno quejumbroso. Ni en la vida, ni en la familia, ni en el trabajo. Si no estás dispuesto a mejorar una situación que te molesta la siguiente reacción obvia es quejarte.

Busca el cambio. Mantenernos eternamente en el mismo lugar también nos puede anquilosar cerebralmente. Tal vez no todos seamos el tipo de persona que le gustan los retos, los ascensos, los nuevos trabajos, los cambios, sino más bien disfrutas de la monotonía. Simplemente mantén los ojos abiertos para nuevas oportunidades aunque no tomes todas las nuevas oportunidades que se presentan en tu vida, con que tomes alguna de vez en cuando –muy de vez en cuando está mejor que si no tomas nunca ninguna.

Sé respetuoso con tus compañeros de trabajo. El ser igualado o muy bromista al principio puede ser muy gracioso, pero tiene a cansar. Por otro lado el ser muy hostil con tus compañeros o subordinados puede volvernos desagradables ante los ojos de los demás y crearnos enemistades en el corto plazo. No hagas que los demás estén fantaseando con el momento de tu salida de la empresa. Así mismo, haz las paces con aquellos compañeros de trabajo con quién no te lleves bien. A veces algunas personas se odian y ni siquiera se acuerda ya porqué. Mantén la paz mental haciendo que los demás se sientan a gusto contigo y viceversa.

Alba Alamillo - Infoarrobaalbaalamillo.com 

www.albaalamillo.com

Fundadora del programa HMP High Management Potential - Conferencista en Universidades y empresas internacionales Americanas y Mexicanas - Más de 16 años de experiencia en desarrollo de ejecutivos.

Publicación autorizada por su autora. 

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.