Los riesgos laborales. Riesgos eléctricos

Autor: Ing. Janys Alfredo Aguilera Vega

Clima laboral

18-08-2009

La seguridad y la salud hay que verla de forma integral, un ambiente seguro de trabajo proporciona un efecto psicológico marcadamente positivo, que se refleja en un aumento de la productividad.

Algunos riesgos laborales que a pesar de ser imposibles de eliminar pero que puedan ser controlados, como por ejemplo el riesgo eléctrico, se convierten en una muestra del compromiso de las organizaciones en el mejoramiento de las condiciones de trabajo y la adquisición de medios de protección para poder laborar de forma segura. La identificación y evaluación de los peligros y riesgos para la salud y seguridad de los trabajadores constituyen una etapa esencial en la gestión de la seguridad en la empresa. La información a través de la señalización en sus diferentes formas como uso complementario de la seguridad.

Introducción

Todos los sistemas de gestión, desde el ISO 9000 pasando por el Modelo Europeo de Excelencia de la Calidad Total, son cada vez más conscientes de la importancia del individuo en la consecución de metas. La ISO 9000: 2000 está basada en los 8 llamados Principios de la Gestión de Calidad y precisamente, el Principio nº 3 se refiere a las personas y enuncia "El personal, a todos los niveles, son la esencia de una organización y su total compromiso e Involucramiento permite que sus capacidades puedan ser utilizadas por el máximo beneficio de la Organización".

Las estadísticas de riesgos de trabajo en nuestro país, reflejan que aún falta mucho por hacer en el campo de la seguridad industrial, ya que la ausencia de medidas preventivas motiva la generación de un gran número de accidentes y enfermedades de trabajo. Estos factores propician una serie de consecuencias, en primera instancia para el trabajador y su familia, en segundo, costos para la empresa que provocan que los gastos de operación sean mayores, afectando directamente la productividad y la calidad de los productos, y por ende repercuten en el costo de la vida social. Las empresas contratan gente sana y deben evitar que sufran accidentes o enfermedades en el desarrollo del trabajo.

La gestión de riesgos laborales

La NC 18000: 2005 define la gestión del riesgo como: “aplicación sistemática de políticas, procedimientos y prácticas de gestión para analizar, valorar y evaluar los riesgos o un proceso mediante el cual se identifican, analizan, evalúan, controlan y financian los riesgos a que están expuestos los bienes, recursos humanos e intereses de la entidad, la comunidad y el medio ambiente que la rodea, optimizando los recursos disponibles para ello”.

Tipos de Riesgos Laborales y sus características

De forma global o general los riesgos pueden presentarse de dos formas:

• objetivamente: propio de la tarea que se realiza (electricidad, altura, etc.), no se puede eliminar, pero si minimizar o controlar (equipos de protección personal, etc.), y

• subjetivamente: es el que la gente siente y tiene que ver con los temores e inseguridades individuales y grupales, más allá de las medidas de seguridad adoptadas.

Centrando el análisis un poco más en los riesgos objetivos, pero sin olvidar la importancia de la confianza hacia la labor desempeñada, podemos clasificar los riesgos de dos formas:

• Riesgos comunes o de sentido común: son los obvios tanto en las tareas del trabajo como en vida cotidiana. (Ej. Caídas al mismo nivel)

• Riesgos tecnológicos: son aquellos riesgos de difícil identificación con el sentido común de los propios trabajadores. (Ej. Radiaciones ionizantes).

“Ambas clasificaciones presentan determinados tipos de riesgos, los cuales siendo comunes o tecnológicos pueden representar, si se materializan, significativos daños y pérdidas, tanto al hombre como a materiales y herramientas, incluyendo instalaciones”.

De forma general, los riesgos se pueden clasificar en cinco grandes grupos como se muestra a continuación:

1. Riesgos Físicos (ruido, vibraciones, ventilación, presión, temperatura, iluminación, radiaciones ionizantes y no ionizantes).

2. Riesgos Químicos (polvos, vapores, líquidos, gases, humos, nieblas, disolventes etc.)

3. Riesgos Biológicos (bacterias, hongos, insectos etc.)

4. Riesgos Ergonómicos (posiciones, mal diseño, operaciones inadecuadas, condiciones inadecuadas, relaciones laborales inadecuadas etc.)

5. Riesgos Psicosociales (carga mental, monotonía, responsabilidad, etc.)

Fuente: Pavón Nuñez, Heribio (2006) show ppt Gerencia de riesgos. Stgo de Cuba.

RIESGOS ELÉCTRICOS: Baja tensión y Alta tensión

El riesgo eléctrico se puede definir como la posibilidad de circulación de corriente eléctrica a través del cuerpo.

Riesgos más comunes

Tipos de contactos

Los choques eléctricos pueden ocurrir de dos formas que a los efectos preventivos se pueden clasificar en contactos directos e indirectos.

• Contacto directo: La persona entra en contacto con una parte activa de la instalación.

• Contacto indirecto: La persona entra en contacto con algún elemento que no forma parte del circuito eléctrico y que en condiciones normales no deberá tener tensión.

Técnicas de protección

1. Protección contra contactos directos

• Alejamiento de partes activas.
• Aislamiento o recubrimiento de las partes activas.
• Interposición de obstáculos.

Alejamiento de las partes activas: Consiste en alejar las partes activas de la instalación a una distancia tal de llegar donde las personas habitualmente se encuentran o circulan, que sea imposible un contacto fortuito con las manos, o por la manipulación de objetos conductores, cuando éstos se utilicen habitualmente cerca de la instalación.

Aislamiento o recubrimiento de las partes activas de la instalación: Consiste en recubrir las partes activas por medio de un aislamiento apropiado capaz de conservar sus propiedades con el tiempo, y que limite la corriente de contacto a un valor no superior a 1 m A. La resistencia del cuerpo humano será considerada como 2.500 ohmios.

Interposición de obstáculos: Consiste en la interposición de obstáculos, pantallas, barreras que impidan todo contacto accidental con las partes activas de la instalación. Los obstáculos de protección deben estar fijados de forma segura y resistir a los esfuerzos mecánicos usuales que pueden presentarse en su función.

2. Protección contra contactos indirectos

Los sistemas de protección se agrupan en dos clases: A y B. Los sistemas de protección de clase A, reducen el riesgo por si mismos impidiendo el contacto entre masas y elementos conductores y haciendo que los contactos no sean peligrosos.

Los sistemas de clase B, se consideran como sistemas activos y desconectan o cortan la alimentación cuando se detectan condiciones peligrosas, estos tipos de sistemas se basan en la puesta a tierra directa o la puesta a neutro de las masas de los receptores, asociando un dispositivo de corte automático que asegura la desconexión de la instalación en un tiempo lo más rápido posible.

Sistemas de protección contra contactos eléctricos indirectos: Clase A

• Separación de circuitos.
• Empleo de pequeñas tensiones de seguridad.
• Separación entre partes activas y masas accesibles por medio de aislamiento de protección.
• Inaccesibilidad de elementos conductores y masas.
• Recubrimiento de las masas con aislamiento de protección.
• Conexiones equipotenciales.

Sistemas de protección contra contactos eléctricos indirectos: Clase B

• Puesta a tierra de las masas y dispositivos de corte por intensidad de defecto.
• Puesta a tierra de las masas y dispositivos de corte por tensión de defecto.
• Puesta a tierra a neutro de las masas y dispositivos de corte por intensidad de defecto.

Riesgos en la manipulación de instalaciones de Alta Tensión

Lo primero que debemos definir es que una instalación de alta tensión es todo el conjunto de aparatos y circuitos asociados en previsión de un fin particular: producción, conversión, transformación, transmisión, distribución o utilización de la energía eléctrica, cuyas tensiones nominales sean superiores a 1.000 voltios para corriente alterna y 1.500 voltios para corriente continua.

Los riesgos que se derivan de la manipulación coinciden básicamente en los descritos para Baja Tensión y siempre refiriéndose a la corriente eléctrica, es decir, entrar en contacto con parte o partes de la instalación que tengan tensión, habitualmente o no, y formar parte del circuito por donde circula una determinada corriente eléctrica.

De forma general, podemos decir que estos riesgos se derivan del trabajo en dos grandes campos:

a) Subestaciones y centros de transformación.
b) Líneas aéreas / subterráneas de Alta Tensión.

Técnicas de protección

El riesgo del que tratamos es el contacto directo con una instalación eléctrica de alta tensión, a continuaciones indicaremos unas prescripciones generales:

• Cuando deban efectuarse trabajos en una instalación de alta tensión, o en su proximidad podrá ser considerada sin tensión, si no ha sido señalada como tal o realmente está en descarga y se ha verificado la ausencia de tensión.

• El manipular directamente los puntos de alta tensión en tensión quedará totalmente prohibido, aún utilizando guantes aislantes, así como el efectuar trabajos sobre los mismos, incluso si se utilizan herramientas aisladas.

• En los trabajos y maniobras en seccionalizadores e interruptores se seguirán las normas siguientes:

a) Para el aislamiento eléctrico del personal que maniobre en alta tensión, aparatos de corte incluidos los interruptores, se emplearán al menos, y a la vez, dos de los siguientes elementos de protección:

Pértiga aislante
Guantes aislantes
Banqueta o alfombra aislante
Conexión equipotencial del mando manual del aporte de corte y plataforma de maniobras.

b) Si los aportes de corte se accionan mecánicamente, se adoptarán precauciones para evitar su funcionamiento intempestivo (enclavamiento).

c) En los mandos de los aparatos de corte se colocarán letreros que indiquen, cuando proceda que no pueden maniobrarse.

Protección personal para la prevención de riesgos eléctricos

Como ya es conocido por todo el mundo el material de protección, individual o personal deberá ser la última barrera entre el riesgo y el operario. A continuación se hace referencia a las principales protecciones de este tipo de riesgo.

• Uso de gafas y pantallas faciales para proteger al trabajador de los riesgos del calor intenso, las radiaciones y los impactos de partículas.

• Uso de guantes aislantes para la protección de manos y brazos.

• Uso de cascos dieléctricos para la protección de la cabeza.

• Uso de calzado aislante para proteger al trabajador de los efectos del paso de la corriente por el cuerpo.

SEÑALIZACIÓN

La señalización se ha convertido en la fuente de información más necesaria en la vida urbana y de su interpretación se producirá una respuesta correcta o provocará caos y accidentes, como por ejemplo el semáforo en la vía pública. En el ámbito laboral se dan situaciones de peligro en las que conviene que el trabajador reciba una determinada información relativa a la seguridad y que denominamos señalización de seguridad. Dentro de los riesgos eléctricos, los encargados de la operación de los sistemas eléctricos tienen gran responsabilidad con la actuación segura del personal bajo su mando y se apoyan en el uso de la señalización para informar que determinado equipo o instalación se encuentra energizada y por tanto existe un peligro potencial.

Concepto de señalización de seguridad

Por señalización se entiende el conjunto de estímulos que condicionan la actuación de aquel que los recibe frente a unas circunstancias que se pretenden resaltar. Más concretamente, señalización de seguridad es aquella que suministra una indicación relativa a la seguridad de personas y/o bienes.

Requisitos que debe cumplir

Para que toda señalización sea eficaz y cumpla su finalidad en la prevención de accidentes, debe:

• Atraer la atención de quienes son los destinatarios de la información.
• Dar a conocer la información con suficiente antelación para poder ser cumplida, además ha de ser clara y con una única interpretación.
• Informar sobre la forma de actuar en cada caso concreto.
• Posibilidad real de su cumplimiento.

Utilización de la señalización

Su empleo es complementario de las medidas de seguridad adoptadas, tales como el uso de resguardos o dispositivos de seguridad: protecciones personales, salidas de emergencia, etc., y su puesta en práctica no dispensará, en ningún caso, la adopción de las medidas de prevención que correspondan.

La correcta señalización resulta eficaz como técnica de seguridad complementaria, pero no debe olvidarse que, por si misma, nunca elimina el riesgo.

Clases de señalización

La señalización, empleada como técnica de seguridad puede clasificarse en función del sentido por el que se percibe en:

Óptica

• Señales de seguridad
• Avisos de seguridad
• Colores de señalización
• Balizamiento
• Alumbrado de emergencia

Acústica
Olfativa
Táctil

Las señales de seguridad

Son aquellas que resultan de la combinación de una forma geométrica, un color (color de seguridad) y un símbolo o pictograma, atribuyéndoseles un significado determinado en relación con la información relativa a la seguridad que se quiere comunicar de una forma simple y rápida, y cuya compresión ha de ser universal.

Además de las señales descritas existe la señal adicional o auxiliar, que contiene exclusivamente un texto y que se utiliza conjuntamente con las señales de seguridad mencionadas, y la señal complementaria de riesgo permanente, que se empleará en aquellos casos en que no se utilicen formas geométricas normalizadas para la señalización de lugares que suponen riesgo permanente de choque, caídas, etc. (tales como pilares, protección de huecos, puntos salientes de equipos móviles, muelles de carga, escalones, etc.).

Color de seguridad

Es aquel al cual se le atribuye un significado concreto en relación con la seguridad.

Color de seguridad

Significado

Aplicaciones

Rojo

 

 

Parada

Prohibición

Señales de parada

Señales de prohibición

Dispositivo de desconexión de urgencia.

Amarillo

Atención

Zona de peligro

Señalización de riesgos

Señalización de umbrales, pasillos de poca altura, obstáculos, etc.

 

 

Verde

Situación de seguridad

Primeros auxilios

Señalización de pasillos y salidas de socorro

Rociadores de socorro

Puesto de primeros auxilios y salvamento.

Azul

Obligación

Indicaciones

Obligación de usar protección personal

Emplazamiento de teléfonos, talleres, etc.

Formas geométricas de las señales

Todos sabemos que algunas personas tienen anomalías que les impiden percibir ciertos colores. Para paliar tales inconvenientes se emplean las señales con unas formas prefijadas a las que al igual que a los colores de seguridad se le asignan unos significados.

Símbolos o pictogramas

La forma geométrica y el color de seguridad de las señales se complementan con unos dibujos esquemáticos que se disponen en el interior de los mismos para describir una situación determinada y que sirven para concretar su significado.

Los símbolos deben ser lo más simple posible, debiendo eliminarse los detalles que no sean esenciales para la comprensión de la señal.

Conclusiones

Después de abordar los tipos de riesgos y sus características, nos centramos en uno de ellos denominado riesgo eléctrico de baja o alta tensión, sus tipos de contactos y las técnicas de protección abordando las de protección personal. El uso de la señalización como forma preventiva de seguridad, así como sus formas geométricas y sus colores para que la información llegue a todos de forma clara y precisa, simplificándose lo más posible como portador de información adecuada e ideal para cada situación o lugar donde sea usada.

Bibliografía

1. Evaluación de los riesgos laborales [htm]. [Abril del 2008]. Disponible en: http://www.mtas.es/insht/practice/evaluacion.htm
2. Guerra García Alexei. 2009 Aplicación de un procedimiento para Gestionar la Prevención de los Riesgos Laborales, de forma Integrada y con un Enfoque de Procesos, en la Empresa de Construcciones de la Industria Eléctrica de Holguín (ECIE) Trabajo de diploma. Universidad de Holguín.
3. Hernández Cruz, A. (2005). Procedimiento para la Gestión de la Prevención de Riesgos en Actividades de Alta Peligrosidad en la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, S.A. ETECSA. Holguín. Trabajo de diploma. Universidad de Holguín.
4. MAPFRE (1992). Seguridad en el trabajo. Gestión de la Prevención en la Empresa. Ed. MAPFRE. España. 123 p.
5. Montero Martínez, Ricardo (1993). Reducción de los accidentes del trabajo mediante el cambio de la conducta hacia la seguridad. Revista Mapfre Seguridad. España. Año.13. Nr.52. p 31-38.
6. NC 18 000: 2005. Seguridad y salud en el trabajo-Sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo-Vocabulario.
7. Oficina Nacional de Normalización, Norma Cubana 76:2000. Prevención de los Riesgos Laborales. Vocabulario. 2000
8. Peligros y Riesgos [html]. [Marzo 2008]. Disponible en: http://www.eduardooyarzun.prevencion.20m.com/custom3.html
9. Sotolongo Sánchez, M. Monografías sobre Seguridad del Trabajo [doc]. Universidad Central de Las Villas “Martha Abreu”. [Marzo del 2008].
10. Viñas, Silvio et al. (1987). Seguridad y Calidad. Buscando la sinergia. Revista MAPFRE Seguridad. España. Año 18, Nr. 65. Segundo trimestre. pp. 23-29.

Ing. Janys Alfredo Aguilera Vega

Graduado de Ingeniería Industrial en la Universidad de Holguín, Cuba, año 2002. Optante del título de Master en Ingeniería Industrial, Mención Gestión de los Recursos Humanos, Profesor Auxiliar del Departamento de Transmisión en Seguridad y Salud del Trabajo en la Empresa Constructora de la Industria Eléctrica.

diagnosticoarrobauebhol.ecie.minbas.cu

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.