Entrevista laboral

Autor: Nelson Astegher

Reclutamiento y selección

07-11-2007

Si nos pidieran que hiciéramos una lista de las cosas que nos resultan más desagradables, la mayoría de nosotros ubicaría la entrevista laboral cerca de cosas como tener que hacer extraerse la muela del juicio. El tener que discutir nuestros méritos con un posible jefe no es muy divertido, especialmente porque siempre el temor de que nos vaya mal. Sin embargo, si seguimos ciertas reglas básicas podremos evitar gran parte de la ansiedad que acompaña a la búsqueda de un trabajo.

Aquí encontrará algunas pautas que lo ayudarán a obtener esa posición desafiante, recuerde: lo dicho”... Atesorad sabiduría en vuestro seno,.... .más si estáis preparados, no temeréis.”

Escriba un buen curriculum

No existe ningún misterio acerca de los curriculum, los expertos han escrito mucho acerca de este tema, por lo tanto vaya a una biblioteca y lea algunos libros que lo pueden orientar. Escriba una o dos páginas y haga que su curriculum vitae luzca limpio y prolijo mediante el uso de amplios márgenes y mucho espacio en blanco. En nuestro Folleto PAUTAS DE ORIENTACIÓN LABORAL, encontrará algunas pautas sobre el tema.

No sea exagerado

No te des prisa con tu boca ni tu corazón se apresure. Evite sobresalir del montón adoptando una actitud demasiado individualista, las tácticas excéntricas para llamar la atención por lo general no surten afecto. Por ejemplo: un aspirante mal aconsejado mandó a una agencia publicitaria su curriculum junto con una foto suya vestido de superman: por supuesto no pudo Volar. Otro aspirante ansioso por conseguir el puesto envió su curriculum al presidente de la empresa y luego lo arrinconó en la puerta de su residencia particular para saber si lo había recibido. El presidente no solo lo había recibido sino que, además, estaba furioso con ella por molestarlo en su casa. Existe una sola manera de destacarse entre los demás: SER SISTEMÁTICO Y PROFESIONAL.

Siempre mande copias originales

Nada irrita más a las personas que hacen una entrevista que recibir una carta tipo con su nombre escrito arriba; piensan que Ud. se debe haber postulado en todas las empresas de la ciudad. Por supuesto no existe ninguna razón por la cual Ud. no lo pueda hacer. Varios años atrás cuando los trabajos de maestras escaseaban cerca de mediados de marzo (para esa época la mayoría de las vacantes para enseñar se encuen¬tran ocupadas) una maestra ambiciosa tipeó cien veces una carta y su curriculum y los envió a casi todas las escuelas privadas de la ciudad. Como ella envió solo cartas originales, cada una de esas escuelas pensó que había interesado en ellos en especial. El resultado: mientras que diez no contestaron ochenta y una respondieron que NO tenían vacantes, las otras nueve la llamaron para entrevistarla. La maestra consiguió tres ofertas para trabajar mientras otras maestras mucho más expe¬rimentadas estaban haciendo cola en las filas de desempleados.

Investigue

La investigación debe estar orientada de acuerdo con la posición bus¬cada, el tipo de máquinas o Herramientas, sistemas de computación, tipo de central telefónica, conocimiento de los productos elaborados, etc. son datos muy importantes en el momento de tomar persona. Busque y lea todo lo que se haya publicado acerca de la empresa en diarios y revis¬tas
Si es posible pida al departamento de publicidad o relaciones públicas que le facilite los últimos folletos que se hayan editado Entonces cuando la persona que le hace la entrevista mencione un tema, Ud. podrá decir rápidamente por Ej.: “Sí, he leído acerca de esto en... NO SE OLVIDE DE ESTA REGLA ES UNA DE LAS MÁS IMPORTANTES.

Vístase como lo haría en el trabajo

La elección de la vestimenta dependerá de si Ud. se va a postular para un trabajo en un restaurante, un banco, un comercio, o una fábrica. Pero cuando uno se postula para un trabajo en una empresa lo mejor es usar traje o saco y corbata, pollera y blazer o un vestido simple. También es conveniente llevar un pequeño portafolio que evitará el estar hurgando en nuestros bolsillos o en la cartera por diez minutos para poder encontrar un dato, nuestro curriculum o cualquier otra cosa. AUNQUE YA HAYA MANDADO SU CURRICULUM SIEMPRE ES BUENO LLEVAR AL¬GUNAS COPIAS MÁS.

Utilice gestos

De un estudio reciente, la persona que entrevista decide por lo general si el postulante tendrá o no el trabajo, EN LOS PRIMEROS CUATRO MINUTOS DE LA ENTREVISTA. Por lo tanto utilice gestos para crear una buena impresión inicial
Actúe en forma positiva, alegre y confidente. Entre y estreche la mano cálidamente. Siéntese cerca de la persona que lo va a entrevistar. Evite hábitos nerviosos tales como comerse las uñas o jugar con el pelo. Siéntese derecho e interésese por lo que están hablando. Hable mirando a los ojos de su interlocutor.

No sea inseguro

Sea cortés, pero no apocado, tampoco se quede mirando, o parado hasta que la persona que lo entreviste se siente primero. Tampoco hable en un susurro o tenga miedo de hacer una pregunta. SIÉNTASE SEGURO Y TRANSMÍTALO.

Pero tampoco sea demasiado jovial

Existe una línea muy es¬trecha entre ser demasiado correcto y ser demasiado familiar, El humor y los chistes pueden ser la mejor manera de perder una excelente oportunidad de trabajo.

Tenga un repertorio de conversación

Mientras algunas personas que hacen las entrevistas son estrictamente profesionales a otros les gusta charlar. Esté preparado para hablar de temas actuales, tales como las crisis económicas o el estado actual del mercado, y también fundamente sus opiniones en hechos reales.
Tampoco deje que preguntas casuales como “¿Cuáles son sus pasa¬tiempos?” lo tomen desprevenido. Un ávido lector se aturdió tanto cuando su entrevistador le preguntó qué libros había leído últimamente, que no fue capaz de recordar ni un solo título. Esté atento y dispuesto a con¬testar, es su oportunidad de “Brillar”.

Esté preparado para res¬ponder estas preguntas

¿Podría decirme algo sobre sí mismo? “Esta es SU OPORTUNIDAD. Puede comenzar relatándole a su interlocutor sus antecedentes profesio¬nales y culturales, luego mencione sus habilidades y cualidades especiales.
Para destacar cuales sor esos talentos que Ud. posee pregúntese a sí mismo cuales son las cosas que los demás alaban de Ud. ¿es su equilibrio en los momentos de tensión? ¿Sus brillantes deducciones?, ¿Está acaso su lugar de trabajo impecablemente organizado?, si estas cualidades lo hacen destacarse de los demás hable de ellas.
La forma en que Ud. conteste a las preguntas que comienzan con “¿Por qué?”, le indican a su interlocutor como Ud. piensa y comunica sus ideas. ¿Por que eligió este trabajo? ¿Por qué quiere trabajar para nuestra empre¬sa. ¿Por qué dejó la escuela o Universidad? ¿Por qué dejó su trabajo después de haber estado en el sólo seis meses? Esté preparado para funda¬mentar las decisiones que tomó.
“Cuáles son sus peores defectos” Nunca diga “No tengo ninguno”.
“Tengo tantos que no sabría por dónde empezar.” Esta pregunta difícil merece una respuesta hábil; relate una experiencia con una equivocación que haya tenido recientemente y cuente como salió adelante y en que manera eso no afectará su trabajo en esta Empresa, como salió adelante, es lo que más interesa, por ejemplo; “Solía tener tanto trabajo que tenía que quedarme en la oficina hasta las diez de la noche, pero estoy ha¬ciendo un curso sobre administración de tiempo y ahora puedo plani¬ficar mi tiempo más eficazmente”, o también, “Detesto tener que tipear largas listas de números. Eso fue mi problema en un anterior trabajo (en el que tenía que tipear estadísticas) esa es la razón por la que estoy solicitando un puesto en Venta al público.

Esté alerta para detectar pausas intencionales

Tenga cuidado de las preguntas que en realidad no parecen preguntas, tales como “La pausa Intencional”. Algunos interlocutores pueden simple¬mente mirado en silencio después de que Ud. haya respondido a una pregunta, esperando que se les cuente algo más. Si Ud. no quiere seguir hablando desvíe la atención hacia otro tema preguntando cosas tales como: ¿Qué pasó cor la última persona que ocupó este puesto?

Sea prudente

No importa todo lo comprensivo que pueda parecerle su entrevistador: no le cuente todos sus problemas personales, sus fracasos anteriores, o los problemas en otros empleos. Comentarios como: “Todos tenernos pro¬blemas alguna vez”, pueden muy bien ser una técnica para tratar de des¬cubrir sus puntos débiles. SEA DISCRETO.
Nunca hable mal de su empleador anterior

Aunque a Ud. no le guste para nada su actual empleo, trate de hablar positivamente acerca de él. Diga por ejemplo: “Quiero encontrar un tra¬bajo en el que pueda tener una mayor responsabilidad. Pero no diga: Renuncié porque el viejo Fernández me trataba como un esclavo.

Sea realista con respecto al salario

Nunca pregunte cuál es el Salario o los beneficios adicionales apenas comienza la entrevista. Eventualmente la persona que lo entrevista le dirá cuanto le van a pagar o cual es el sueldo que Ud. pretende. Trate de valorizarse dentro de las cifras del mercado. Muchos de los aspectos de un determinado trabajo (oportunidad de ganar experiencia, distancia de su domicilio, promoción, capacitación, etc.) pueden ser tan importantes como el sueldo que le paguen. Un caso para tener en cuenta:
Una joven diseñadora fue contratada para trabajar como empleada administrativa. Seis meses después su Jefe la puso a cargo de un equipo de seis personas y le pidió que diseñara un guardarropa deportivo comple¬to para la temporada de otoño. La joven estaba furiosa, le habían dado toda esa, responsabilidad extra y le estaban pagando lo mismo. “Le voy a pedir que me duplique el sueldo o renunciaré.”, Vociferó un día a otra di¬señadora más experimentada. Por suerte esta compañera la convenció para que se quedara algunos meses y adquiriera la preciada experiencia. Luego de esto podría ganar un sueldo mucho mayor.

No mienta

Si lo despidieron de un empleo en el cual solo trabajó durante uno o dos meses, Ud. puede no ponerlo en su curriculum. Pero si lo despidieron de un Empleo que le interesaba mencionar. SEA HONESTO. Las personas que entrevistan consultarán por lo general con los empleadores anteriores. Si descubren que Ud. mintió lo considerarán poco digno de confianza y podrían despedirlo aun después de haberlo tomado.

Entreviste al entrevistador

Una entrevista no debe ser unilateral. Para saber si realmente desea el trabajo haga preguntas. Pregunte que pasó con la persona que ocupó ese puesto anteriormente, si se la ascendió a un puesto mejor, o si es un puesto nuevo, quiere decir que existen posibilidades de progreso. Si la persona anterior dejó el empleo, puede preguntar ¿Por qué?. Asegúrese de que sus preguntas trasmitan sus deseos e intereses.

Finalice la entrevista en forma grata

No se demore en la puerta, tratando de encontrar una última razón por la cual Ud. debería obtener ese trabajo. Tampoco se asome en la oficina después de haber salido para decir, “Ah, me olvidé hay algo más que...”, si se acuerda de algo que debería haber mencionado escríbalo y déjele la nota al día siguiente a la persona que fue su entrevistador.

Envíe una nota de agradecimiento

La mayoría de las personas no lo hacen, por lo tanto eso haría que Ud. se destacara entre los demás. Agradezca a la persona que lo entrevistó por su tiempo y vuelva a comentar cuánto le interesa obtener ese trabajo.

Siga buscando permanentemente

No camine por toda su casa esperando que suene el teléfono. La ansie¬dad acumulada consumirá toda su energía para la búsqueda. Aun después de haber recibido una conformidad verbal, si tiene oportunidad siga bus¬cando, vaya a otras entrevistas.
Una señorita pensó que por fin había sido contratada para un trabajo de secretaria júnior en una empresa mediana. Cuando fue para hacer (según ella entendió) los papeles de incorporación, se enteró que sería nuevamen¬te entrevistada, esta vez por el Director general.

Si no consigue el trabajo, no se culpe

Puede que no sea culpa suya. Un estudio serio realizado por una Empre¬sa dedicada a Sicología Ocupacional descubrió que conseguir o no un trabajo depende en gran medida de como “le cayó” a la persona que lo entrevistó. Quizá Ud. le haga recordar a su peor enemigo, o a una vieja novia. O también puede ocurrir que ese puesto era para el nieto del Director de la Empresa.
Por lo tanto si Ud. no pudo obtener el puesto que quería, tome nueva¬-
mente los avisos clasificados y comience de nuevo otra vez. SIEMPRE EXISTIRÁ OTRA OPORTUNIDAD para obtener un trabajo digno, quizá mejor que la última oportunidad que perdió.
Y con la experiencia que usted tiene en entrevistas, SEGURAMENTE LO OBTENDRÁ la desesperación lógica por falta de empleo no es buena consejera.

Nelson Astegher

Pedagogo. Licenciado en Matemáticas, Master en Pedagogía. Actual director del Instituto Icep de Enseñanza y de Investigaciones de Rosario, Santa Fe, Argentina. Ex director del la Sociedad Cultural Mexicana en México DF, actual Miembro de la Red Universitaria del Banco Interamericano de Ética y Desarrollo para Ibero América, Es conferencista sobre la temática de sociología y ética conductual del individuo, sus artículos constan en la biblioteca virtual BID, en la OEI, y n el Ministerio de Cultura de España.

Web: ar.geocities.com/insticep

institutoiceparrobaargentina.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.