Inteligencia emocional en el trabajo

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Inteligencia emocional

22-05-2008

La gerencia en el tiempo presente a fin de garantizar resultados positivos que favorezcan a la organización, además de contar con los conocimientos administrativos actualizados que las empresas exitosas utilizan, debe saber manejar adecuadamente su inteligencia emocional y optimizar estímulos motivaciónales que favorezcan el que los miembros de la empresa den paso a su creatividad, innovaciones, potencialidad que beneficie a todos.

Eduardo Amorós cita, que toda vez que una persona ingresa a una empresa, para que realmente pueda entregar todo su mejor esfuerzo con la finalidad de hacer bien su trabajo, no sólo basado en sus habilidades, sino que también lo haga con el debido compromiso y por supuesto con el entusiasmo necesario, se necesitan, para comenzar, los recursos materiales necesarios para realizar su trabajo. Luego es importante que realmente sepa como debe hacerlo y por último que se dé cuenta y sienta que lo que está haciendo beneficia a alguien, que se está contribuyendo efectivamente en el desarrollo de la organización y de la sociedad y a su vez se le reconozca en el plano afectivo por esta labor. Rosabeth Moss Kanter, profesora de la Universidad de Harvard, escritora y reconocida conferencista en Estados Unidos e Inglaterra. Esta investigadora asegura que se necesitan cinco poderes para enfrentar con éxito un mundo tan cambiante y clientes cada día más exigentes, que van desde la compra de un alfiler, pasando por cualquier tipo de bien, hasta el más exigente de los servicios que incluye la adquisición de información a un variado rango de niveles de importancia, y que realmente por el hecho que los proveedores ya no está tan distante como antes (Internet a hecho posible este acercamiento) hace que los compradores se pueden manejar dentro de una larga gama de opciones, inclusive sin importar distancias, ni razas, ni idiomas.

Estos cinco poderes, muchos investigadores y autores los han integrado en lo que llaman "La Mano del Poder Humano".

Por ejemplo: El pulgar, que es el dedo que nos sirve para pedir que nos lleven o para decir si una actividad fue realizada con éxito levantándolo hacia arriba, en conclusión nos sirve para comunicarnos, lo relacionan con el poder de la voz; en el caso del índice, que es el que levantamos para pedir la palabra en una cualquier tipo de reunión de trabajo o en clase para poder transmitir y compartir una forma de pensar, una posición sobre el tema de discusión en la reunión, representa el poder de la imaginación; el dedo mayor, que es el dedo que al extender el brazo y mano para servir a las personas esta más cerca de la gente, es el que se usa para dar a entender el poder de la retribución; el anular, por ser el dedo donde colocamos el anillo de matrimonio, el poder del compromiso; y para terminar el meñique que entrelazado al de otra persona para hacer un pacto o “chocarla”, nos da a entender el poder de la asociación.

Definitivamente como comenta Edanys Sacerio , el estudio de los sentimientos y las emociones ha tomado auge en la última década mediante el modelo de la inteligencia emocional. Los científicos afirman que la verdadera medida de la inteligencia no es el coeficiente intelectual sino las emociones, dependiendo de estos en un 80%. Las tensiones de la vida moderna, la hipercompetencia en el terreno individual y empresario, la presión del reloj, la exigencia de un constante perfeccionamiento profesional, etc., son situaciones que tienden a alterar el estado emocional de la mayoría de las personas consideradas normales, llevándolas al borde de sus propios límites físicos y psíquicos. El resultado, a menudo, es el desequilibrio emocional. Este desequilibrio no sólo afecta la vida más íntima de una persona, sino que afecta su trabajo y su desarrollo profesional, porque las emociones desempeñan un papel importante en el ámbito laboral. La clave está en utilizar las emociones de forma inteligente, para que trabajen en beneficio propio, de modo que nos ayuden a controlar nuestra conducta y nuestros pensamientos en pos de mejores resultados. Gracias a la plasticidad de nuestro sistema nervioso podemos aprender, apropiarnos de ciertas habilidades emocionales que brinden en el plano personal un rendimiento mas óptimo y mejores relaciones interpersonales y por consecuencia, mejores resultados organizacionales.

Eduardo Amorós nos agrega, que tomemos en cuenta que de acuerdo a Goleman la Inteligencia emocional es la capacidad de las personas para reconocer sentimientos en uno mismo y en los demás, teniendo la habilidad para gerenciarlos en el momento que se trabajo con otras personas.

Los principios de la Inteligencia Emocional son:
• Recepción: Todo lo que podamos incorporar a través de nuestros sentidos.
• Retención: Corresponde a la memoria, que incluye la retentiva y el recuerdo.
• Análisis: Incluye el reconocer las pautas y el hecho de procesar la información.
• Emisión: Cualquier tipo de comunicación o acto creativo, incluido el pensamiento.
• Control: Relacionada con el monitoreo total de las funciones tanto físicas como mentales.

Estos cinco principios se refuerzan entre sí.

Goleman nos indica, que los factores intelectuales no nos garantizan de éxito en el trabajo, sino que es sólo un factor, que por supuesto conjuntamente con la parte emocional de las personas que conforman el equipo de trabajo, no sólo a nivel individual sino como equipo, lograrán que mejoren el desempeño y a su vez el cumplimiento de los objetivos tanto del líder, como de los integrantes del equipo, a través de una motivación netamente emocional con el fin de elevar su índice de productividad en el tiempo.

En la medida que la gerencia se adentre en el alcance, repercusiones que genera saber manejar, controlar las emociones se obtendrán otros resultados en el comportamiento organizacional que darán paso a un buen clima organizacional, además de lo que muy bien indica Edanys Sacerio, que las personas emocionalmente inteligentes son realistas respecto a las metas que se trazan y logran un equilibrio interno, apoyándose fundamentalmente en las fortalezas para minimizar las debilidades y amenazas. Son personas constructivas, es decir, son capaces de aprovechar lo que se les ofrece, superando todos los obstáculos que se le presentan. Es oportuno destacar que no se trata reprimir el sentimiento o la emoción que no nos gusta, esto puede conducir a desajustes de la personalidad, sino de adecuar la expresión emocional al contexto. El objetivo es dotar de inteligencia a la vida emocional.

Las emociones le otorgan al trabajo un valor agregado determinando en gran medida su éxito o fracaso. No se trata de una moda pasajera, pues se ha demostrado el reto que representa para el ejercicio del liderazgo y como muchas de las teorías gerenciales clásicas se centran en el modo en que cada uno se conduce y se relaciona con quienes lo rodean. Es importante luchar por el logro de una organización emocionalmente inteligente, de modo que en cada uno de sus empleados resulte en beneficios que mejoren su calidad de vida.

Es preciso utilizar todos los métodos necesarios que contacten directamente con el interior de las personas, pues de lo contrario, difícilmente se podrá influir en estas. Por eso, cualquier programa que pretenda incidir sobre las actitudes y conseguir energía para el cambio y la mejora, debe contar con talleres de inteligencia emocional.

Los programas de postgrados en Administración de empresas deben compenetrarse más en la forma de colaborar con sus participantes en que éstos se identifiquen con las benevolencias, alcances positivos que se generan en pro de un buen unos de la inteligencia emocional y proporcionarle a sus participantes las herramientas, conocimientos que ayuden a ese logro, como lo está realizando el programa de postgrado de la especialidad de Gerencia de la calidad y productividad de Faces, de la Universidad de Carabobo, Valencia, Venezuela.

Ing. Carlos Mora Vanegas

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela)

cmoraarrobapostgrado.uc.edu.ve

camv12arrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.