La empresa Cubana del siglo XXI, ¿una institución docente?

Autor: Lic. Enrique Verdecia Carballo

Formación y capacitación

11-03-2010

Descargar Original

El presente trabajo propone acercarse a una nueva visión de la empresa cubana a partir de considerar la utilización de la educación a distancia como modalidad de formación que permitirá enriquecer el capital humano con que se cuenta. Además de ello se plantea la disyuntiva entre considerar al sistema empresarial como simple espació de producción o como una institución docente de producción.

INTRODUCCIÓN

Desde el comienzo del proceso revolucionario cubano la educación constituyó una prioridad de primer orden para iniciar la transformación radical de todo el país. Las escuelas serían los espacios principales de transmisión de una nueva y verdadera cultura, valores morales, normas de conducta, ética y estética plenas. No era difícil entender que preparar a todo un pueblo, instruirlo, educarlo y formarlo, garantizaría la continuidad de la propia Revolución.

Pero la labor aún no era completa. ¿Qué sucedería con aquellos trabajadores que ya habían sobrepasado su edad de escolaridad y continuaban analfabetos o ignorantes? ¿Estarían capacitados los mandos de dirección de las recientes nacionalizadas empresas cubanas para responder a los intereses de la Revolución? Muchas interrogantes surgieron por el camino y lejos de teorizar sobre ellas se creó, como iniciativa del Comandante Ernesto Che Guevara, la Primera Escuela de Administradores de Empresas, con el objetivo de formar, educar y capacitar al personal directivo y no directivo en las normas de trabajo socialista. De esa forma se fueron definiendo las modalidades de capacitación, entrenamiento y formación del personal empresarial; algunas más costosas que otras pero todas suficientemente efectivas y eficientes.

El auge alcanzado actualmente por las ciencias de la información le ha dado un matiz diferente al tema de la capacitación. No solo ha introducido nuevos conceptos en su marco teórico, sino que ha aportado nuevos medios y métodos de enseñanza aprovechando el desarrollo de la informática.

La educación a distancia se propaga cada vez con más fuerza en todo el mundo y Cuba también se hace eco de ello. Reconocida como una alternativa educacional de gran alcance y significación en la formación de los recursos humanos, aun se mantiene reducida al entorno áulico sin dejar espacio para ella en las empresas cubanas, quienes necesitan atender sistemáticamente a la mayor de sus inversiones: el capital humano.

A cómo posibilitar la formación del capital humano en la empresa cubana del siglo XXI mediante la educación a distancia, se dedica el presente trabajo.

DESARROLLO

1-. NECESIDAD DE UN NUEVO MODELO EDUCATIVO

El desarrollo tecnológico que alcanzó el mundo en la década de los años 50 marcó el inicio de la Tecnología Educativa. Nuevos medios y métodos de enseñanza bautizados por la teoría conductista se propagaban por los centros educativos mostrando las ventajas del aprendizaje por refuerzo mediante la enseñanza programada y las máquinas de enseñar.

Ya en los 80 el contexto socioeconómico era superior y las primeras microcomputadoras eran vistas como poderosos artefactos que podrían realizar grandes hazañas educativas. De ahí en adelante la carrera computacional ha ido en ascenso indetenible invadiendo cada esfera de la vida social hasta convertirse, en algunos casos, imprescindible para el desarrollo.

Los estudios en educación a cerca de las potencialidades educativas de este novedoso medio de enseñanza, no han cesado; producto de ellos son los software educativos quienes compiten desigualmente a nivel de mercado con los videos juegos. La confrontación se establece entre dos propuestas literalmente diferentes: por una parte un entorno educativo de enseñanza-aprendizaje basado en la realidad objetiva y por otro un entorno de ensueño y fantasía virtual cargado muchas veces de violencia física; estos últimos respaldados por una campaña publicitaria y comercial deslumbrante.

Sin lugar a dudas la computación le aporta una nueva dinámica al entorno educativo y en ello se invierten cada año importantes sumas de dinero; sin embargo aún no se resuelve el problema del acceso a la educación que golpea a todos en el mundo, la igualdad de derechos y posibilidades a pesar de la diversidad y la desigualdad social en que pueden vivir algunos.

Algunas personas, en su mayoría jóvenes, han encontrado una solución a sus necesidades educativas en desempeñarse como trabajadores y estudiantes al mismo tiempo, así pueden costearse los estudios y de alguna manera pueden aportar económicamente en sus hogares. Pero la actualidad se torna algo más compleja; el empleo se va haciendo cada vez más restringido e inestable. Según datos publicados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) a propósito de la reunión del Foro Global sobre el Empleo, realizado a principios de noviembre del 2001 en Ginebra, al menos 160 millones de personas están totalmente desempleadas, más de trescientos millones tienen un empleo, pero buscan un trabajo complementario porque el salario no les alcanza y más de mil millones viven con menos de un dólar al día (Martínez Puentes, S. 2003:336-337).

A la par de esta situación se venía renovando en los países capitalistas una conocidísima forma de educación pero que aprovechando el desarrollo tecnológico cambia sus estilos y su nombre: la educación a distancia. Según algunos teóricos, las razones iniciales y actuales que dieron lugar al surgimiento y desarrollo de esta siguen siendo las mismas: brindar una oportunidad educativa a las minorías que debido a diferentes causas se ven imposibilitadas de asistir a las escuelas ordinarias (Alfonso Sánchez, I. 2002:2).

Su recorrido histórico es impresionante:

Los antecedentes históricos de la educación a distancia se remontan, para algunos teóricos, a épocas tan remotas como la de la civilización sumeria, la egipcia y la hebrea; las llamadas cartas instructivas son un ejemplo de ello. Asimismo, una "segunda raíz" puede identificarse en la Grecia Antigua, donde la denominada epistolografía alcanzó un alto grado de desarrollo, su forma de expresión eran las cartas científicas. También en la civilización romana es posible hallar elementos relacionados con la concepción actual de la educación a distancia. Sus representantes más destacados fueron Cicerón, Horacio y, sobre todo, Séneca, autor de 124 cartas que constituyen en su conjunto una verdadera unidad didáctica de filosofía estoica (Alfonso Sánchez, I. 2002:2).

Según estudios realizados, la Educación a Distancia organizada se remonta al siglo XVIII, con un anuncio publicado en 1728 por la Gaceta de Boston, en donde se refería a un material auto-instructivo para ser enviado a los estudiantes con posibilidad de tutorías por correspondencia.

Alrededor de 1840 se organizan intentos rudimentarios de educación por correspondencia, los cuales consistían en cursos variados de oficios y de diversas profesiones, los que estaban conformados por un conjunto de materiales impresos distribuidos por el correo, donde no se tomaba en cuenta ninguna forma de apoyo al estudiante más allá del material impreso.

En la década de los 50 es que se reconoce la primera generación de Educación a Distancia, correspondiendo fundamentalmente a la enseñanza por correspondencia, gracias al auge tecnológico alcanzado hasta el momento. En esta fecha la teledifusión comenzó a formar parte de la educación a distancia, continuando su desarrollo en la medida en que fueron surgiendo nuevas tecnologías de información y comunicación (NTIC), utilizándose además, para disminuir los costos de la enseñanza.

A partir de 1990 se hace cada vez más patente la emergencia de un nuevo modelo de educación, que muchos creen que va a hacer converger la educación presencial o tradicional y la educación a distancia, influido directamente por las NTIC basadas en la comunicación de doble vía e interactiva.

Entre otras instituciones, las Universidades se aventuraron en este reto y en ello se apreciaba la variabilidad de los soportes de la información, así como la propia utilización de la Informática en diferentes niveles tecnológicos. En estos niveles la Open University de Gran Bretaña sería pionera y de igual forma otras universidades seguirían el mismo camino, solo que en la actualidad los medios para brindar esa educación cambiaron obligatoriamente. El descubrimiento de la fibra óptica, las redes inalámbricas, el correo electrónico, los sistemas de Chat y la autopista de la información conocida como Internet, dejaron atrás las cartas, telegramas o teletipos. Las NTIC y las propias necesidades de la sociedad han propiciado una potenciación de este modelo para contribuir a dar solución a los problemas de la formación tanto individual como colectiva.

La educación a distancia hace posible una formación individualizada más ilustrativa de la realidad académica de cada estudiante; tributa directamente a lo autónomo y consciente; transita sistémicamente de la retroalimentación a la metacognición; crea espacios de interacción devenidos comunidades virtuales de aprendizaje donde los principales protagonistas en la adquisición y producción del nuevo conocimiento son los alumnos; el concepto competencia profesional se renueva considerablemente para los actores de este modelo; la utilización de la tecnología como medio de aprendizaje se explota a plenitud de sus potencialidades; no desecha estilos, medios y métodos de trabajo tradicionales sino que los incorpora al proceso modernizando su valor pedagógico.

1.1-. EL CONTEXTO CUBANO

En Cuba la educación a distancia se vinculó con la educación tradicional en un intento por combinar y utilizar racionalmente medios rápidos y efectivos para lograr el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje con el mayor grado de eficiencia posible como punto de partida de la utilización racional de los recursos propios del aula virtual (Alfonso Sánchez, I. 2002:2).

El año 1978 marcó al advenimiento de la computación como novedosa técnica de aprendizaje que irrumpió en la Universidad de La Habana con los sistemas de programación en los lenguajes SE-BASIC, COBOL y FOBOS (GES-300). Es a partir de ese momento que esta ciencia comienza a incluirse dentro de los programas de estudios de la educación superior y dos años más tarde en algunas de las especialidades de la enseñanza técnica y profesional.

A partir de 1985 los Institutos Superiores Pedagógicos y algunas escuelas de la enseñanza preuniversitaria entran a formar parte del proceso gradual de generalización del estudio de la computación, con la entrada al país de tableros electrónicos Thoshiba y Panasonic y su lenguaje de programación residente MSX-BASIC. Luego siguieron este proceso la enseñanza media y más recientemente, como parte de los programas que desarrolla la Revolución en función de la educación, las enseñanzas primaria, preescolar y círculos infantiles, así como la educación de adultos, abarcando de esta forma la totalidad del sistema educacional cubano de pregrado y postgrado.

Desde el punto de vista económico social este proceso representó un avance indudable para el desarrollo y la automatización de la producción en el país que poco a poco se ha ido incrementando en función de alcanzar elevados índices de intercambios comerciales. No obstante, la introducción de la computación produjo escepticismo para algunos y rechazo para otros. Paulatinamente las mentalidades fueron cambiando y se encaminaron en la formación humanista que se promulgó desde el triunfo de enero de 1959, lo que no significaría que pasado 20 años de experiencia pedagógica los maestros estuvieran preparados desde todo punto de vista para los cambios que se avecinaban.

El futuro de esta ciencia joven es incierto por su alta velocidad de desarrollo en materia de hardware y en menor medida de software, y sumado a eso están las personas resistentes a cambios radicales no solo de medios de trabajo sino también de pensamiento.

De forma inteligente se concibió la computación primeramente como una asignatura más del currículo y luego, estudiando experiencias foráneas en la utilización de este medio a otras asignaturas, fueron extendiéndolas en correspondencia con nuestro contexto. De todas formas fue necesaria e imprescindible no solo la preparación del personal docente calificado para emprender esta tarea, sino que también se desarrolló todo un programa de capacitación y adiestramiento en el trabajo con las computadoras con el resto de los profesores que por el momento no las utilizarían en clases pero de alguna forma le serviría para su vida profesional.

En la actualidad, como parte de la Batalla de Ideas y los Programas de la Revolución que se acometen en el país, la enseñanza de la computación ya ocupa la totalidad del sistema educacional, constituyendo incluso un posible rubro de exportación a partir de la creación de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI). Otro avance importante ha sido la creación de los Institutos Politécnicos de Informática a nivel nacional, la expansión de los Joven Club por todo el territorio nacional, y la creación de facultades de educación a distancia en algunas universidades, entre otros.

En el plano universitario la introducción de la educación a distancia en su modalidad semipresencial se ha visto motivada por diferentes razones. El desarrollo de programas emergentes de formación de maestros, personal de la salud, trabajadores sociales e instructores de arte, ha introducido brillantemente un nuevo concepto en la teoría educativa aunque muchos no concuerden en ello: la microuniversidad. Este llega como evidencia inminente de que las universidades no tenían capacidad física y material suficiente y necesaria para asumir tal aumento de matrícula, pero lo más importante, es que muestra fehacientemente de que no hay mejor entorno de aprendizaje que aquel en el que se desempeña el individuo en su práctica profesional.

A su vez se crearon las Sedes Universitarias Municipales (SUM) enclavadas en centros de enseñanza de los distintos niveles, dotadas de computadoras, videos y televisores que enriquecen el proceso de enseñanza-aprendizaje. Nuevos soportes de información se destinan para estos jóvenes que ingresan por primera vez en sus estudios universitarios. Son editados e impresos nuevos materiales bibliográficos y otros llegan a ser reeditados y reimpresos por su valor vigente. De alguna u otra manera la continuidad de estudios de los jóvenes y adultos está garantizada.

La formación posgraduada transcurre, en parte, en las escuelas ramales adscritas a cada ministerio; ellas cuentan con un plan de cursos anual que abarcan cursos generales, postgrados y diplomados, así como maestrías ejecutivas y maestrías en ciencias, etc. La mayoría aun no cuentan con un sistema de educación a distancia pero esto no impide la calidad del proceso docente que desarrollan.

El plan de cursos se elabora atendiendo a la determinación de necesidades de capacitación de cada empresa y a una serie de necesidades manifiestas que conoce la escuela. Luego, se entiende, en teoría, que la formación posgraduada del individuo se ajusta a las exigencias de su puesto de trabajo, sin embargo la práctica es diferente.

El problema inicial radica en que el sistema de enseñanza pregraduada no forma al individuo en las aptitudes, habilidades y capacidades profesionales generales que debe poseer como futuro trabajador. En segundo lugar sobresale el enfoque de capacitación fuera del puesto de trabajo, lo que reduce a la empresa como simple espacio de producción. Por último, el retorno del trabajador, ya capacitado en un centro especializado, a su puesto de trabajo no significa necesariamente que se pongan en práctica los conocimientos adquiridos. Estas son tres barreras presentes en la realidad empresarial cubana que obligan a retomar la teoría del capital humano desde una posición histórico dialéctico materialista marxista leninista, como única vía para demostrar la importancia de la relación escuela-empresa y otorgarle valor pedagógico a esta última.

2-. EL CAPITAL HUMANO, UN PRODUCTO DE CALIDAD

La teoría del capital humano se desarrolló en la década de los 60 como resultado de la necesidad de reconstruir los estados naciones devastados por la Segunda Guerra Mundial y para lo cual era necesario reorganizar los sistemas educacionales enfocándolos hacia una perspectiva funcionalista (Feito Alonso, R. s/a:6). La educación considerada como una inversión necesaria encontró confianza en los sectores públicos y privados aunque atentó contra ella la masividad de personas tituladas y que finalmente no encontraban una colocación laboral. Esto trajo consigo la progresiva desaceleración del gasto público en educación y la pérdida de credibilidad en la teoría del capital humano (Bonal Sarró, X. 1998:172).

Veinte años después, esta teoría recobra la vitalidad y renueva su significación con un matiz más cualitativo, donde educación y formación serían factores fundamentales para el crecimiento económico y la competencia internacional. El entorno socioeducativo también había cambiado: acontecen las reformas educativas en los países capitalistas e irrumpen los cambios tecnológicos que repercuten en las relaciones económicas, sociales y culturales de la sociedad.

Los posteriores adelantos científicos y el desarrollo de las ciencias de la información aportan a la teoría del capital humano mayor validez; los contenidos educativos se colocan en el centro de las sociedades puesto que ven el desarrollo como fruto de la actividad transformadora del hombre que posee, domina y crea nuevos conocimientos.

Pero… ¿qué es capital humano?

P. Belly señala que el capital humano es el conocimiento que posee cada individuo (Belly, P. 2006:1).

Por otra parte J. Gleizes lo define como el conjunto de las capacidades productivas que un individuo adquiere por acumulación de conocimientos generales o específicos, de savoir-faire, etc. (Gleizes, J. 2000:1).

De igual forma A. Hernández se refiere a este concepto como la mano de obra dentro de una empresa y es el recurso más importante y básico ya que son los que desarrollan el trabajo de la productividad de bienes o servicios con la finalidad de satisfacer necesidades y venderlos en el mercado para obtener una utilidad (Hernández Salgado, A. 2006:3).

Por último es valido añadir algunas de las definiciones de capital humano que trabaja C. Lazcano:

• Capital Humano el stock de conocimientos y habilidades humanas más bien referidas a la educación, formación y escolaridad adquirida. El stock de Capital Humano de un país tiene que ver más con la calidad que con la cantidad de la mano de obra. Un mayor Capital Humano aumenta la productividad de la mano de obra. Cuanto más rápido y equitativo sea el proceso de acumulación de Capital Humano, se tenderá alcanzar procesos de crecimiento económico sostenido, resolver el problema de la cantidad y calidad de empleo, resolver el desequilibrio externo y disminuir el grado de la pobreza y la desigualdad en la distribución de ingresos (Lazcano Herrera, C. 2000:6)

• Es el aumento en la capacidad de la producción del trabajo alcanzada con mejoras en las capacidades de trabajadores. Estas capacidades realzadas se adquieren con el entrenamiento, la educación y la experiencia. Se refiere al conocimiento práctico, las habilidades adquiridas y las capacidades aprendidas de un individuo que lo hacen potencialmente útil. En sentido figurado se refiere al término capital en su conexión con lo que quizá sería mejor llamada la "calidad del trabajo" es algo confuso. En sentido más estricto del término, el Capital Humano no es realmente capital del todo (Lazcano Herrera, C. 2000:6-7).

• El capital humano se entiende como la inversión en dar conocimientos, formación e información a las personas; esta inversión permite a la gente dar un mayor rendimiento y productividad en la economía moderna y aprovecha el talento de las personas (Lazcano Herrera, C. 2000:7).

• Capital Humano es riqueza, valor, una acción, el bien principal o más importante de una persona, capaz de regenerarlo, con sus energías físicas y mentales. El es dinámico, surge, se desarrolla y proporciona valor por la actividad social o de producción del hombre (Lazcano Herrera, C. 2000:11).

A juicio del autor del presente trabajo, el análisis de los teóricos y especialistas dedicados al tema encuentra puntos de contacto desde algunas posiciones, como en otras se halla en total divorcio. Existen criterios dirigidos esencialmente a ver el problema desde una arista económica sin establecer conexión con la educación y su influencia sobre la formación del individuo. No es menos cierto que en el desarrollo de la personalidad del ser humano, este adquiere conocimientos y habilidades propios del saber popular a partir de la interacción con la familia y el medio que lo rodea; pero es la educación la encargada de guiar y orientar su formación en función de la acumulación de conocimientos específicos o generales que determinarán finalmente su vocación y por consiguiente su status laboral, aunque no siempre sea así.

Asimismo, se refieren al saber acumulado pero no se hace alusión a la posición creativa y reflexiva que debe asumir el hombre cuando se enfrenta al contenido o información. El autor concuerda en que lo más importante no es la cantidad sino la calidad de la educación (Lazcano Herrera, C. 2000:6), pero considera que la verdadera calidad se evidencia cuando el nivel de asimilación y procesamiento es autónomo, independiente, sin mediaciones y culmina con dos momentos importantes para la formación del capital humano:

• Toma de posición crítica y consciente ante el hecho en si del aprendizaje.

• Alcanzar la capacidad y habilidad de producir nuevos contenidos extraídos de la práctica cotidiana y la experiencia y conocimientos adquiridos, sin dejar de reconocer que estos no son absolutos e inamovibles.

Otros autores asocian directamente la teoría del capital humano con los niveles de información alcanzados por el desarrollo de las Nuevas Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (NTIC), y el talento de las personas (Lazcano Herrera, C. 2000:7). Esto deja ver entre líneas otro concepto muy asociado al de capital humano y de vital estudio también para los teóricos: el capital intelectual. En sus inicios este término se abordó como fruto de la buena relación vendedor-cliente, mientras que en la actualidad se ve como activos intangibles que proporcionan valores económicos importantes (Osorio Núñez, M. 2003:3). Desde el punto de vista personal de este autor se reconoce como categoría primaria en la formación del individuo a la familia, quien aporta los primeros conocimientos, habilidades, valores, normas y costumbres, siendo estos su primer capital; luego la escuela en todas sus etapas le incorpora saberes que cultivan su intelecto a la par que la sociedad le ayuda a moldearlos de acuerdo a sus intereses personales y colectivos; por tanto se considera que debe valorarse responsablemente la contribución que hacen al desarrollo y la formación plena del individuo, el capital intelectual y el capital humano, sin ver en sus esencias puntos de divergencias.

Otro análisis interesante lo es sin duda el determinismo económico que se le otorga a esta teoría cuando se establece una relación directamente proporcional entre acumulación de capital humano y productividad, o se refieren al poder casi sobrenatural de resolver el problema de la cantidad del empleo, el desequilibrio externo y la disminución del grado de pobreza, y la desigualdad en la distribución de ingresos (Lazcano Herrera, C. 2000:6). La realidad mundial ha demostrado todo lo contrario, puesto que sobre la formación de capital humano pesan también las condiciones y relaciones económicas, políticas y sociales de un país; los medios y recursos mínimos que necesita para desarrollarse; la manera en que se optimiza la utilización de dicho capital; el grado de independencia con relación al crecimiento del Producto Interno Bruto, el equilibrio entre los niveles de importaciones y exportaciones que se ejecutan, entre otros aspectos.

2.1-. EL MARCO EMPRESARIAL CUBANO, ¿REALIDAD DIFERENTE?

Es criterio de este autor que en el marco empresarial cubano convergen factores internos y externos que propician el insuficiente aprovechamiento del capital humano, lo que a su vez tiene implicaciones sociales significativas.

v Factores internos y externos existentes en el marco empresarial cubano que propician el insuficiente aprovechamiento del capital humano:

o Deficiente gestión de los recursos humanos de la empresa.
o Inexistencia de la categorización periódica y sistemática del capital humano.
o Deficiencias en la DNC.
o Deficiencia en la definición de los calificadores de cargo de cada puesto de trabajo y el contenido de los mismos.
o Los mandos de dirección mediatos e inmediatos tienen dominio en la administración del capital financiero y tecnológico, pero no están debidamente preparados en la gestión de los Recursos Humanos.
o El Plan de Capacitación de la empresa presenta problemas en su elaboración, planificación, concepción y divulgación.
o Los trabajadores no se sienten tratados como si en realidad fuesen el capital más importante dentro de la empresa.
o Los conocimientos que poseen los trabajadores ni se comprenden ni se emplean.
o Los trabajadores sienten que no se toman en cuenta sus criterios en cuanto los modos de producción o estilos de dirección.
o El historial escolar grafica ascensos, estabilidad e inestabilidad en los resultados académicos y valoraciones psicopedagógicas.
o Deben intensificarse las relaciones entre las empresas y las escuelas ramales.
o No hay evaluación (diagnóstico) sistemática del capital humano.

v Implicaciones sociales que tiene el insuficiente aprovechamiento del capital humano:

o La mayoría de las aspiraciones de los trabajadores se mueven en el orden económico-laboral sin manifestar relación con el capital humano que se posee, aunque en el caso de los mandos de dirección se refieren algunas de índole personal y familiar.
o Los trabajadores comienzan a subvalorar la superación y capacitación. No ven el conocimiento como nueva fuente de generación de riquezas materiales.
o Las perspectivas generacionales se dividen en dos grandes grupos: el primero donde reconocen el capital humano alcanzado por sus familiares e impulsa la reproducción de clase y el otro donde el medio familiar propone e induce hacia un nuevo status social porque no ven provecho económico en el capital humano alcanzado.
o El entorno comunitario se muestra insatisfecho con el capital humano que genera y desarrolla la empresa.
o La influencia en la familia a partir del capital humano que se posee se comporta adecuada o insignificante.
o El reconocimiento e influencia social debido al capital humano que poseen los trabajadores es desigual en sentido general.
o La movilidad social de los trabajadores partiendo de su capital humano se comporta de forma ascendente, estable o inestable.

La connotación sociológica que adquiere la teoría del capital humano vista desde el prisma cubano, conlleva al análisis holístico de la misma. El aprovechamiento óptimo del capital humano, es visto por este autor desde tres dimensiones importantes, cada una con determinados indicadores de imprescindible consideración.


 

 

DIMENSIONES

 

INDICADORES

EMPRESARIAL

·   Gestión de los Recursos Humanos.

·   Categorización de los trabajadores según su capital humano.

·   Determinación de necesidades de capacitación (DNC).

·   Puestos de trabajos.

·   Mandos de dirección.

·   Plan de Capacitación.

PERSONAL

·   Aspiraciones personales, familiares y laborales.

·   Perspectivas generacionales.

·   Influencia en la familia a partir del capital humano que posee.

·   Historial escolar.

SOCIAL

·   Entorno comunitario aledaño a la empresa.

·   Reconocimiento e influencia social por el capital humano que posee.

·   Centro de Capacitación.

·   Movilidad.

La gestión adecuada de los recursos humanos, la continua preparación y formación de los mismos, la explotación al máximo de las potencialidades intelectuales, técnicas y laborales del personal, el seguimiento sistemático del desarrollo de habilidades propias o no de la labor que se desempeña y la posibilidad de fomentar una personalidad versátil con relación a ellas, son cuestiones vitales en la vida productiva y social de cualquier empresa.

Cada trabajador debe ser capaz de enriquecer su capital humano a partir de la práctica cotidiana o mediante cursos de capacitación o superación dentro o fuera del puesto de trabajo, lo que debe ser organizado, controlado y dirigido por los mandos de dirección mediatos e inmediatos.

Desde el punto de vista económico al contar con el personal cualificado se pueden explotar a fondo las potencialidades tecnológicas de las más modernas técnicas que se utilizan en el sistema empresarial cubano; esto redunda en una mayor productividad, desarrollo, eficiencia y por ende, mayor desarrollo social; las empresas alcanzan mayor competitividad y la enseñanza postgraduada se hace considerablemente rentable para ellas.

En la reflexión social, las personas pueden aspirar a trabajos de escala superior; adquieren más cultura a la par de aumentar su reconocimiento e influencia social; existen más posibilidades de reproducción de clases cuya movilidad social depende del capital humano alcanzado, y se toma confianza en el sistema de capacitación y superación dentro o fuera del puesto de trabajo.

En el caso concreto de Cuba el capital humano representa un por ciento importante en el mantenimiento de las conquistas de la Revolución y el desarrollo de una economía basada en los servicios (Santos Rodríguez, E. 2006:1). La isla no cuenta con considerables recursos naturales, financieros o energéticos por lo que toda su riqueza está depositada en el valor realzado que cada día adquiere la educación y la cultura como medios claves de transmisión y creación de conocimientos.

Los espacios de enseñanzas formales y no formales a todos los niveles persiguen una misma política educacional enmarcada en la formación de un hombre con profunda concepción humanista y un alto grado de preparación cultural, laboral y científica. Muestra de ellos son las Escuelas, Universidades, Centros de Investigaciones, la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores, los Forum de Ciencia y Técnica y los de Ciencias Pedagógicas, las Brigadas Técnicas Juveniles, las Casas de Cultura, los Proyectos Comunitarios, los Joven Club de Computación, los Video Clubes Juveniles, y a los que este autor le añadiría sin duda alguna las Escuelas de Cuadros adscritas a cada ministerio y los sistemas empresariales del país. Esta última idea adquiere su fundamento a partir de concebir la formación postgraduada del trabajador cubano como una esfera constante de actualización, preparación, renovación, superación y capacitación tanto dentro como fuera del puesto de trabajo pero en estrecha relación con él.

Recientemente fueron aprobadas las Normas Cubanas de la familia NC-300, sobre el Sistema de Gestión Integrada del Capital Humano con el propósito de alcanzar resultados eficientes y racionales en este sentido. Estas normas permiten a cada entidad diseñar su propio sistema de acuerdo con sus realidades y necesidades, cual si fuera un traje a la medida. El sistema diseñado en cada entidad coloca en su centro la efectiva participación de los trabajadores para incrementar la productividad, mediante la idoneidad y las competencias laborales, la organización del trabajo, la disciplina, la capacitación, la estimulación moral y material, las condiciones de trabajo seguras, la evaluación del desempeño, la comunicación y el autocontrol de la actividad (Camacho Casado, L. 2007:2).

Dentro de las empresas persisten y conviven diversos problemas relacionados con el manejo del capital humano, a lo que el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Alfredo Morales Cartaya se refiere en una entrevista:

Es necesario lograr en cada entidad un empleo de manera óptima del capital humano y para ello es ineludible la necesidad de sustituir y dejar atrás las formas tradicionales vigentes de gestión de recursos humanos (Camacho Casado, L. 2007:2).

Luchar por preservar al máximo la integridad del capital humano, su eficiencia y abogar por incrementarlo constantemente, es tarea prioritaria que debe proponerse cada colectivo laboral de una empresa.

3. ¿EMPRESA O INSTITUCIÓN DOCENTE DE PRODUCCIÓN?

La interrogante que identifica el presente epígrafe merece comenzar el análisis del concepto empresa desde contextos diversos y posiciones ideológicas variadas, con el ánimo de clarificar el camino hacia criterios muy personales del autor.

Tras una búsqueda minuciosa de autores o instituciones que abordaran el concepto empresa, se lograron recopilar un total de 30 definiciones.

• Es una organización social que utiliza una gran variedad de recursos para alcanzar determinados objetivos. (…) es una organización social por ser una asociación de personas para la explotación de un negocio y que tiene por fin un determinado objetivo, que puede ser el lucro o la atención de una necesidad social (Thompson, I. 2007:1).

• Un sistema dentro del cual una persona o grupo de personas desarrollan un conjunto de actividades encaminadas a la producción y/o distribución de bienes y/o servicios, enmarcados en un objeto social determinado (Thompson, I. 2007:1).

• Solo una conversación, un diálogo que existe y se perpetúa a través del lenguaje usado por quienes la componen (Thompson, I. 2007:1).

• Unidades construidas a partir de conversaciones específicas que están basadas en la capacidad de los seres humanos para efectuar compromisos mutuos cuando se comunican entre sí. Una empresa es una red estable de conversaciones. Si se quiere comprender una empresa, se debe examinar las conversaciones que la constituyeron en el pasado y las que la constituyen en la actualidad (Thompson, I. 2007:1-2).

• La empresa es una organización social que realiza un conjunto de actividades y utiliza una gran variedad de recursos (financieros, materiales, tecnológicos y humanos) para lograr determinados objetivos, como la satisfacción de una necesidad o deseo de su mercado meta con la finalidad de lucrar o no; y que es construida a partir de conversaciones específicas basadas en compromisos mutuos entre las personas que la conforman (Thompson, I. 2007:2).

• Instituciones para el empleo eficaz de los recursos mediante un gobierno (junta directiva), para mantener y aumentar la riqueza de los accionistas y proporcionarle seguridad y prosperidad a los empleados (Felipe Reyes, T. s/a).

• La entidad integrada por el capital y el trabajo, como factores de la producción y dedicada a las actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios, con fines lucrativos y la consiguiente responsabilidad (Felipe Reyes, T. s/a).

• Es la unidad económico-social en la que el capital, el trabajo y la dirección se coordinan para lograr una producción que responda a los requerimientos del medio humano en el que la propia empresa actúa (Felipe Reyes, T. s/a).

• Es la unidad productiva o de servicio que, constituida según aspectos prácticos o legales, se integra por recursos y se vale de la administración para lograr sus objetivos (Felipe Reyes, T. s/a).

• Actividad en la cual varias personas cambian algo de valor, bien se trate de mercancías o de servicios, para obtener una ganancia o utilidad mutua (Felipe Reyes, T. s/a).

• Conjunto de actividades humanas colectivas, organizadas con el fin de producir bienes o rendir beneficios (Felipe Reyes, T. s/a).

• Grupo social en el que, a través de la administración del capital y el trabajo, se producen bienes y/o servicios tendientes a la satisfacción de las necesidades de la comunidad (Felipe Reyes, T. s/a).

• Es una entidad social con capacidad jurídica para realizar fines específicos, estable y estructurada formalmente de tal manera que permita la eficiencia del trabajo grupal en la consecución de sus objetivos como institución, empresa y organización (Felipe Reyes, T. s/a).

• Unidades sociales deliberadamente construidas o reconstruidas para alcanzar fines específicos (Felipe Reyes, T. s/a).

• Colectividades con límites relativamente identificables, con un orden normativo, con escala de autoridad, con sistemas de comunicación, que existen sobre una base relativamente continua en un medio ambiente, se relacionan con una meta o conjunto de fines (Felipe Reyes, T. s/a).

• Un organismo social con vida jurídica propia, que opera conforme a las leyes vigentes, organiza de acuerdo a conocimientos de propiedad pública y con una tecnología propia o legalmente autorizada para elaborar productos o servicios con el fin de cubrir necesidades del mercado, mediante una retribución que le permita recuperar sus costos, obtener una utilidad por el riesgo que corre su inversión y, en algunos casos, para pagar la explotación de una marca, una patente y/o una tecnología, y para canalizar los recursos en el mejoramiento continuo de sus procesos, sus productos y de su personal (capacitación) (Felipe Reyes, T. s/a).

• Una entidad conformada por personas, aspiraciones, realizaciones, bienes materiales, capacidades técnicas y capacidad financiera. Todo ello le permite dedicarse a la producción, transformación y/o prestación de servicios para satisfacer con sus productos y/o servicios, las necesidades o deseos existentes en la sociedad (López, J. 2007:1).

• En síntesis, la definición de empresa describe a ésta última como una entidad conformada básicamente por personas, aspiraciones, realizaciones, bienes materiales, capacidades técnicas y capacidad financiera; todo lo cual, le permite dedicarse a la producción, transformación y/o prestación de servicios para satisfacer con sus productos y/o servicios, las necesidades o deseos existentes en la sociedad (Paredes Panclarte, G. 2006:1).

• Una unidad económica que reúne una serie de factores de producción: recursos naturales, humanos, tecnológicos (o de capital) y financieros (que posibilitan la adquisición de los anteriores), y los utiliza para producir bienes y/o servicios, que vende –negocio- a otras empresas, a las familias o a las Administraciones públicas (González Domínguez, F. 2000:1).

• Es la institución o agente económico que toma las decisiones sobre la utilización de factores de la producción para obtener los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado. La actividad productiva consiste en la transformación de bienes intermedios (materias primas y productos semielaborados) en bienes finales, mediante el empleo de factores productivos (básicamente trabajo y capital) (Sofía Bustamante, E. s/a:1).

• Es el instrumento universalmente empleado para producir y poner en manos del publico la mayor parte de los bienes y servicios existentes en la economía (Sofía Bustamante, E. s/a:1).

• Es la unidad económica de producción encargada de combinar los factores o recursos productivos, trabajo, capital y recursos naturales, para producir bienes y servicios que después se venden en el mercado (Sofía Bustamante, E. s/a:1).

• El organismo formado por personas, bienes materiales, aspiraciones y realizaciones comunes para dar satisfacciones a su clientela (Thompson, I. 2006:1).

• Entidad que mediante la organización de elementos humanos, materiales, técnicos y financieros proporciona bienes o servicios a cambio de un precio que le permite la reposición de los recursos empleados y la consecución de unos objetivos determinados (Thompson, I. 2006:1).

• Aquella entidad formada con un capital social, y que aparte del propio trabajo de su promotor puede contratar a un cierto número de trabajadores. Su propósito lucrativo se traduce en actividades industriales y mercantiles, o la prestación de servicios (Thompson, I. 2006:1).

• Unidad económica de producción, transformación o prestación de servicios, cuya razón de ser es satisfacer una necesidad existente en la sociedad (Thompson, I. 2006:1).

• La empresa es una entidad conformada básicamente por personas, aspiraciones, realizaciones, bienes materiales y capacidades técnicas y financieras; todo lo cual, le permite dedicarse a la producción y transformación de productos y/o la prestación de servicios para satisfacer necesidades y deseos existentes en la sociedad, con la finalidad de obtener una utilidad o beneficio (Thompson, I. 2006:2).

• Unidad económica que combina un conjunto de elementos humanos, técnicos y financieros, localizados en una o varias unidades técnicas y físico-espaciales, ordenados según determinada estructura de organización y dirigidos en base a cierta relación de propiedad y control, con el ánimo de alcanzar unos objetivos determinados (UAM. 2001:3).

• Es un conjunto de unidades de producción más o menos similares que trabajan con un presupuesto establecido y que, de acuerdo con ese presupuesto, establecen sus metas de producción y firman contratos para realizarlas, celebran los contratos y convenios colectivos de trabajo, nombran, promueven y separan personal no directivo de las unidades, de acuerdo con el Ministerio del Trabajo y celebran contratos para la construcción de edificaciones y maquinarias, etcétera (Che Guevara, E. 1970:2).

• Es la acción concertada de un conjunto relativamente estable de personas naturales y/o jurídicas, legal y moralmente comprometidas por vínculos de finalidad, que, con personalidad jurídica independiente, interactúan coordinadamente sobre un sistema de relaciones económicas esenciales y de bienes patrimoniales propios cuya específica organización y gestión tiene por objeto alcanzar metas de interés social y personal en un ambiente dinámico (del Monte Navarro, A. 2000:3).

La lectura acuciosa y crítica de este amplio grupo (aunque no completo de seguro) de definiciones del concepto empresa, convidan a determinadas reflexiones que no pretenden esgrimir desacuerdo alguno ni nuevas definiciones sino interrogantes que servirán de guía en el análisis.

Casi por consenso general queda refrendado que la empresa es una entidad de producción de bienes o servicios que en algunos casos, dada su posición ideológica, generan beneficios materiales importantes para los dueños o accionistas de la misma. De manera muy breve se alude al encargo social pero a la vez se obvia la posición del hombre dentro de la empresa, sus relaciones con los compañeros de trabajo, con los medios de producción, sus aspiraciones personales, intereses y motivaciones. Se establece además una clara diferencia entre trabajadores y accionistas o dueños a partir de los tipos de beneficios que reciben; los dueños: riquezas, los trabajadores: salarios. El sentido utilitario o pragmático juega un papel fundamental a la hora de entender el concepto para algunos especialistas, al igual que otros no dejan de manifestar sus instintos neoliberales cuando se pronuncian a favor de apartarse de lo legal por cuanto no constituye un elemento necesario para la propia construcción de una empresa. En ocasiones las necesidades del mercado se van por encima de las necesidades sociales aunque se trata de mostrar como semejantes cuando en realidad no es así. Entiéndase como necesidad social el mínimo de condiciones materiales para vivir, lo que no se corresponde en su totalidad con las necesidades del mercado; por ejemplo la industria de purificación y potabilización del agua es vital en una sociedad, mientras que la industria de cosméticos no y sin embargo es palpable la superioridad productiva, publicitaria y comercial de la segunda sobre la primera. Por otra parte se valora en primer orden la ganancia económica que genera la empresa cuando en realidad aporta mucho más que ello. Esto no quiere decir que todo sea positivo. Detrás de utilidades sustancias pueden encontrarse mal gestión de los recursos humanos, arbitrariedades, ilegalidades, corrupción, mercado sumergido, entre otros. Pero ciertamente junto al progreso económico de la entidad debe estar la satisfacción de los trabajadores, el cumplimiento de sus expectativas, la adquisición de mayores motivaciones y movilidad social, estímulos morales y salariales, y la formación de su capital humano.

No existe desarrollo, avance, ganancias económicas y progreso sin la educación de los trabajadores en función de adquirir hábitos, habilidades, destrezas y capacidades desde el mismo centro de trabajo, lugar donde se producen una serie de fenómenos multifactoriales que son ingredientes permanentes del proceso de producción en una fábrica. Por ello debe valorarse con seriedad el hecho de convertir cada empresa en una institución docente de producción, a partir de renovar su función social como lo exige el contexto actual, y es que no solo se necesitan bienes o servicios, sino también nuevos conocimientos, nuevas tecnologías, nuevas formas de aportar soluciones a los problemas cotidianos, nuevas formas de comunicación, interacción y retroalimentación, nuevos métodos y estilos de dirección, en fin, una nueva concepción de empresa que tenga en el punto de mira al capital humano.

3.1-. Condiciones objetivas y subjetivas que deben existir para desarrollar la educación a distancia en una empresa.

Como ya se ha explicado en este trabajo, una de las modalidades de capacitación más utilizada en la actualidad es aquella que se realiza fuera del puesto de trabajo. Esta variante incluye necesariamente gastos de todo tipo que en ocasiones se pueden ahorrar si se valorara con mayor énfasis por parte de los directivos de empresas la importancia de convertir el centro de trabajo en un espacio de continua enseñanza y aprendizaje.

Partiendo de la arista del perfeccionamiento empresarial aprobado en Cuba desde el V Congreso del Partido Comunista, se debería concebir a la empresa cubana como aquel eslabón de la sociedad donde interactúen sistémicamente experiencia, juventud, aprendizaje, producción, calidad y eficiencia.

Modelo sistemático de la empresa cubana.

Pero el aprendizaje debe concebirse dentro de la empresa, en el puesto de trabajo, apoyado por el personal más capacitado, con mayor experiencia, para que no haya déficit en la productividad, la calidad y la eficiencia, sino todo lo contrario.

La educación a distancia ya demostró desde el siglo XIX que esto era posible de realizar cuando surgió el curso por correspondencia sobre "Minería y prevención de accidentes mineros", de Tomas Foster en respuesta a la falta de los conocimientos técnicos fundamentales entre los obreros, que condicionaban "terribles y frecuentes accidentes" en las minas de una de las más ricas regiones carboníferas de Pennsylvania; su objetivo esencial era capacitar a los obreros sin que estos abandonasen sus labores habituales (Alfonso Sánchez, I. 2002:2).

Por ende, no hay mejor laboratorio experimental que el verdadero puesto de trabajo del hombre que necesita ser adiestrado; solo que hoy demanda de condiciones objetivas y subjetivas de ambas partes (empresa y escuela) para que se haga posible tamaño empeño, sin olvidar que en el centro de todo el proceso se encuentra el hombre que interacciona directamente con los medios de producción.

En una empresa:

Ø Condiciones objetivas:

• Local destinado para aula con equipamiento de computadoras, pizarra acrílica, plumones, borrador, data show, retroproyector, televisor, video, redes y conexión a Internet.
• Contar con los planes de carrera de cada trabajador según las habilidades que posee y el puesto de trabajo en que se desempeña.
• Necesidades de capacitación de la empresa.
• Horario coordinado de superación que no interfiera con la producción.
• Materiales necesarios para desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje.
• Contar con personal calificado y de experiencia que sirva como profesores o mediadores.

Ø Condiciones subjetivas:

• Voluntad, optimismo, confianza, ganas de avanzar y hacer, convicción de que no hay mayor riqueza en una empresa que el capital humano con que se cuenta.

En la escuela:

Ø Condiciones objetivas:

• Conocer las necesidades de capacitación de las empresas.
• Mantener estrechas relaciones de colaboración con las empresas.
• Conocer el capital humano del personal a capacitar.
• Poseer equipamiento de computadoras, televisor, video, redes y conexión a Internet.
• Contar con un Departamento de Educación a Distancia.
• Contar con profesores preparados en el uso de las NTIC para la educación a distancia.
• Contar con programas de educación a distancia que tengan en cuenta las necesidades de capacitación de las empresas.
• Contar con tutores o mediadores en cada empresa que sirvan de apoyo a la docencia.
• Contar con cursos de preparación pedagógica básica para el personal de experiencia de las empresas que fungirá como profesores, así como a los mediadores o tutores.
• Contar con un cronograma de visitas periódicas a las empresas para supervisar la marcha de los programas de estudio a distancia.

Ø Condiciones subjetivas:

• Voluntad, optimismo, confianza, profesionalidad, ganas de hacer, creatividad, empeño.

El hombre:

Ø Condiciones objetivas:

• Mantener la asistencia al centro.
• Poseer los materiales necesarios para enfrentar el proceso de enseñanza-aprendizaje.
• Poseer conocimientos básicos relacionados con el trabajo de la computadora, Internet y correo electrónico.
• Conocer los calificadores de cargo del puesto de trabajo que ocupa.

Ø Condiciones subjetivas:

• Voluntad, optimismo, confianza, empeño, ganas de saber y saber hacer, perspectivas de desarrollo cultural.

De esta forma se estaría considerando a la empresa cubana del siglo XXI como una institución docente de producción capaz de asumir con responsabilidad la formación del personal que labora en ellas, en función de enriquecer, fortalecer y afianzar el capital humano de los mismos.

Trabajar para crear las condiciones relacionadas anteriormente es el primer paso que debe acometer la dirección de una empresa de manera tal que pueda ser protagonista principal en la transformación personal y social de sus trabajadores, además de atemperarse a los tiempos que la informatización demanda imperiosamente.

El perfeccionamiento empresarial cubano no solo debe abogar por la eficiencia y calidad de su producción aplicando formulas de racionalidad, sino también porque se tome como bandera la permanente superación de directivos, cuadros y trabajadores en general.

CONCLUSIONES

• El estudio de la teoría del capital humano, abordada desde una concepción histórico dialéctico materialista marxista leninista, contribuye al desarrollo competitivo de la empresa cubana.

• La empresa cubana del siglo XXI no es considerada por sus directivos y mandos superiores como centro docente de formación y capacitación permanente en el puesto de trabajo.

• La inversión en capital humano produce menos gastos y mayores ganancias cuando se trabaja en función de fortalecer el capital humano del trabajador desde el mismo puesto trabajo.

• La inversión en capital humano y su óptimo aprovechamiento genera en el trabajador un estado de satisfacción laboral, familiar y social.

• Establecer una interrelación estrecha entre las escuelas ramales y las empresas propicia una mejor estrategia de preparación del personal y la determinación de sus necesidades de capacitación.

• La educación a distancia en las empresas genera un ahorro en gastos y produce efectos positivos en la formación del personal que necesita de capacitación.

• El ser humano, sus conocimientos, habilidades, destrezas, normas de conducta, valores morales, éticos y estéticos, capacidades y competencias, son el único y principal capital con el que cuenta la empresa socialista y en que la Revolución ha depositado toda su confianza para avanzar hacia un futuro más promisorio.

BIBLIOGRAFÍA

Alfonso Sánchez, I. (2002). La educación a distancia. Tomado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1024-94352003000100002&lng=es&nrm=iso&tlng=es.

Bancaja. (2001). Características sociodemográficas de los jóvenes graduados de enseñanza superior. Revista Capital Humano. No. 14. Disponible en www.bancaja.es/obrasocial/.

Belly, P. (2006). El capital humano. Tomado de http://www.gestiopolis.com/canales/gerencial/articulos/59/caphumano.htm.
Bonal Sarró, X. (1998). Sociología de la educación. Una aproximación crítica a las corrientes contemporáneas. Material escaneado.

Camacho Casado, L. (2007). En el camino del óptimo y racional empleo del capital humano. Artículo periodístico tomado de http://www.opciones.cubaweb.cu/leer.asp?idnuevo=2778.

Castellanos Cruz, R. (2006). Retener el Capital Humano: gestión esencial en la empresa del siglo XXI. Tomado de http://www.monografias.com/trabajos40/retener-capital-humano/retener-capital-humano.shtml.

Che Guevara, E. (1970). Obras 1957-1967. Casa de las Américas. Ciudad de La Habana.

Cruz, P. (2006). El capital humano y la gestión por competencias. Tomado de http://www.monografias.com/trabajos6/gepo/gepo.shtml.

del Monte Navarro, A. (2000). La modernización empresarial en Cuba. Revista Economía y Desarrollo. No. 2. Vol. 127. Julio-Diciembre.

Feito Alonso, R. (s/a). Teorías sociológicas de la educación. Tomado de http://www.ucm.es/BUCM/cps/lecturas/4.htm.

Felipe Reyes, T. (s/a). Concepto de empresa. Tomado de http://www.elprisma.com/apuntes/apuntes.asp?categoria=101.

Gleizes, J. (2000). El capital humano. Tomado de http://sindominio.net/arkitzean/multitudes/multitudes2/gleizes3.htm.

González Domínguez, F. (2000). La empresa. Concepto y situación. Tomado de http://claweb.cla.unipd.it/spagnolo/gen/traduccion_macola/modelos/la-empresa.htm

Hernández Salgado, A. (2006). Capital humano y su relación con las empresas. Tomado de http://www.monografias.com/trabajos15/capital-humano/capital-humano.shtml.

Hernández Silva, F. y Martí Lahera, Y. (2001). Conocimiento organizacional: la gestión de los recursos y el capital humano. Tomado de http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol14_1_06/aci03106.htm.

Lazcano Herrera, C. (2000). Capital humano, en busca de un contexto. Tomado de http://www.uh.cu/facultades/economia/Contenido/IIgestionempresarial/
ponenciascentrales/II1Carlos%20Lazcano.doc.

López, J. (2007). Concepto empresa. Tomado de http://www.apuntesgestion.com/2007/01/13/concepto-empresa-2/

Martínez Puentes, S. (2003). Cuba más allá de los sueños. Editorial José Martí. Ciudad de La Habana.

Osorio Núñez, M. (2003). El capital intelectual en la gestión del conocimiento. Tomado de http://bvs.sld.cu/revistas/aci/vol11_6_03/aci07603.htm.

Paredes Panclarte, G. (2006). ¿Es correcto que la empresa forme a su gente? Tomado de http://www.promonegocios.net/empresa/formar-gente-empresa.html

Rico Gallegos, P. (2005). Teorías pedagógicas. Tomado de http://www.monografias.com/trabajos35/teorias-pedagogicas/teorias-pedagogicas.shtml.

Sales, M. (2000). Capital humano y conciencia de calidad. Tomado de http://www.sld.cu/galerias/doc/sitios/infodir/capital_humano_y_conciencia..._1.doc.

Santos Rodríguez, E. (2006). El capital humano, no es dinero ni mercancía. Artículo periodístico tomado de http://www.radioangulo.cu/diario/2006/junio/190606/capital.htm.

Sofía Bustamante, E. (s/a). La empresa. Tomado de www.monografias.com.

Thompson, I. (2006). Definición de empresa. Tomado de http://www.promonegocios.net/empresa/definición-empresa.html.

______________ (2007). Concepto de Empresa. Tomado de http://www.promonegocios.net/empresa/concepto-empresa.html.

UAM. (2001). Administración de empresas y organización de la producción. Presentación electrónica.

Nota: Es probable que en esta página web no aparezcan todos los elementos del presente documento.  Para tenerlo completo y en su formato original recomendamos descargarlo desde el menú en la parte superior

Lic. Enrique Verdecia Carballo - enriquearrobaesib.minbas.cu

Aspirante a Doctor en Ciencias Pedagógicas. Cuba.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.