Diseño y desarrollo curricular

Autor: Idana Beroska Rincón Soto

Otros conceptos de RR.HH.

07-12-2009

Los procesos que definen los modelos comunicativos de la sociedad de los noventa y aquellos otros procesos que estructuran el que hacer educativo, han de tender a un desarrollo global en la didáctica, semántica y axiología del entorno de aprendizaje.

No tienen por más que entenderse y complementarse en una realidad interactiva donde lo comunicativo y lo educativo cobran un nuevo sentido más cercano. La selección cultural de los contenidos curriculares, su organización y secuenciación, son las claves del futuro de una educación efectiva.

Por lo tanto, para el diseño y desarrollo de las curriculas o el curriculum, debe ser abordada la temática de los contenidos que son a su vez los que delinean y matizan el rumbo del curriculum como tal.

En este sentido, los contenidos no sólo reflejan lo que se va a enseñar, sino que supone planificar una plataforma de decisiones, que por su puesto tiene posturas previas para su diseño y elaboración.

Así, ya no basta con ver lo que se pide en cada materia, la cuestión considerando el rol de docente como un mediador, es que cada profesor debe dotarse de recursos conceptuales y operativos, que le permitan adoptar decisiones fundamentales y adecuadas en el contexto donde enseña o trabaja.

Obviamente, ante la complejidad y profundidad del tema de los contenidos, quizás debido a su extrema importancia en la concepción curricular, existen diversas posturas al respecto, generando diversas modalidades y conceptualizaciones de la acción educativa, por ende, existen varias decisiones con respecto a los contenidos.

En este orden de ideas, los enfoques de los contenidos y modelos curriculares, por ejemplo, M. Schiro citado por Zabala en el texto, identifica sus dimensiones bipolares que sirven de marco de referencia para distinguir cuatro enfoques de los contenidos y su enseñanza.

En la Figura No. 1, se describen las dimensiones y concepción de contenidos.

Figura no. 1

Modelos de Concepción de los Contenidos

Fuente: Shiro, M. 1978. (Citado por Miguel Zabala).

Aquí se hace alusión a diferentes puntos de vista, en relación a la forma o visión que debe o deben presentar los contenidos curriculares.

Así, en el cuadrante No. 1, por ejemplo, donde esta ubicado el Modelo Academicista, enfatiza en la escuela centrada en las disciplinas y aprendizajes formales, es decir, aquella educación cuyos contenidos imparten disciplinas de ciencias puras, basados en conocimientos epistemológicos, en enseñanza objetiva y científica.

Por su parte, el cuadrante No. 3, esta basado en aquella escuela que busca la eficacia, capaz de hacer y lograr aquello que se le exige, en esta concepción, el tema de los contenidos parte del cómo (que tipo de recursos, formas de presentación, de planteamiento, de organización) es mas funcional y productivo para la enseñanza y el aprendizaje.

Se describen primeramente estas dos áreas, por estar ubicadas en el eje del lado izquierdo, que corresponde a la estructura de aquellos contenidos –o educación- donde prevalecen las consideraciones sobre la realidad objetiva.

Así, esta dimensión, refleja aquella referencia de los contenidos compuestos en “endoestructuras” y “exoestructuras”, es decir, cuando se diseñan partiendo de la estructura interna de los contenidos de cada disciplina (su nivel científico).

En otro orden de ideas, el cuadrante No. 2, corresponde al Modelo Humanista-Esxpresivo, donde existe un desarrollo libre y creativo, sin contenidos ni programas prefijados o establecidos. Este modelo se centra en el aprendiz, tal cual como es, los temas se trabajan en la medida que vayan surgiendo las ideas en la clase.

Igualmente, en el eje del lado derecho, el cuadrante No. 4, corresponde al Modelo Critico, que corresponde al uso subjetivo del conocimiento, es decir, una modalidad de apercibimiento individual y grupal referido al cambio social.

Los contenidos así, se extraen de la propia situación, del entorno próximo sobre lo cual se trabaja y se construyen conocimientos críticos y juiciosos. En este sistema, los contenidos son de carácter instrumental.

En relación a estos dos modelos, el eje del lado derecho, esta regido por la prevalencia de las consideraciones sobre la realidad subjetiva, que corresponde a la incidencia que se le otorga al alumno en el proceso a seguir, siendo este, una característica básica que se toma en cuenta para organizar los contenidos.

Por otra parte, en el diseño y desarrollo de los contenidos, se debe tener en cuenta la disfuncionalidad en este tema, puesto que existen hipertrofias de carácter material e hipertrofias de carácter funcional. La primera de ellas (hipertrofia material), esta referida a la multiplicación cada vez mayor de los contenidos sobre un área, es por esta razón, que la revisión en la programación de los contenidos a impartir debe ser actualizada y constante considerando los cambios acelerados que trae consigo las innovaciones, la información y la ciencia como tal. No obstante, la segunda de ellas, (hipertrofia funcional), se refiere a la funcionalidad que en si mismos deben tener los contenidos, es decir, se debe tener en cuenta los componentes del proceso didáctico en torno a los objetivos y el producto del proceso, ya que los contenidos juegan un papel instrumental, están en función de los objetivos.

Por ultimo, dentro del tema de los contenidos, es importante también la preparación de los mismos, y para ello se señalan algunas características interesantes que deben manejarse al momento de elaborarlos. Así, debe haber previamente una revisión de la literatura, muy especializada, para establecer una documentación relacionada al tema. Igualmente, se deben identificar los contenidos axiales a nudos de esa área, profundizando con un experto en la endoestructura de la disciplina, y establecer así lo fundamental y lo accesorio, y las relaciones existentes entre el cuerpo general del área.

En este sentido, para su efectividad, deben considerarse además, algunos criterios generales en relación al diseño de los contenidos. Entre ellos cabe mencionar:

Criterio de Representatividad: se le da igualdad de condiciones a los temas de los contenidos, es decir, se recurren a los casos representativos que son puntos de cruce donde se despliegan los trabajos de los contenidos en avance progresivo, en profundidad y coordinación entre los elementos.

Criterio de Ejemplaridad: se abordan los contenidos desde una enseñanza de lo típico, lo representativo, lo elemental. Debe haber una significación epistemológica, transferibilidad, durabilidad, convencionalidad y consenso, especificidad y secuenciación.

Por otra parte, la secuencia de los contenidos es otra característica muy importante en su abordaje, así, existen secuencias simples o lineales, donde por ejemplo, la homogénea, le da a los contenidos la misma importancia, pero, la secuencia heterogénea, diferencia en cuanto a la relevancia de algunos contenidos; las secuencias equidistantes, otorga un mismo espacio-duración a los contenidos, pero la secuencia no equidistante, otorga tiempo especial a ciertos contenidos, dependiendo de su rigidez o importancia.

Igualmente, se puede establecer otro tipo de secuencias en los contenidos, pero las complejas ofrecen alternativas y pueden establecerse variaciones en cuanto a equidistancia y homogeneidad. Así, por ejemplo, la secuencia compleja con alternativas, tiende a hacer alternativas de salidas a temas fuera de la secuencia. La secuencia compleja con retroactividad, se ordenan los contenidos previendo saltos hacia atrás o hacia delante, en el sentido de ir aclarando aspectos importantes. Los contenidos con secuencia en espiral, corresponde a distintos contenidos, se van profundizando en ellos, y se analizan con procedimientos iguales. La secuencia convergente, un mismo contenido es trabajado desde varios puntos de vistas o análisis.

Finalmente, los contenidos se deben articular adecuadamente en su dimensión estructural y operativa, y en base a los modelos previamente señalados, se puede definir la forma que nuestro contenido puede tener, adaptándolo a sus necesidades; y con la debida precaución de las consideraciones básicas también señaladas en cuanto al diseño que ellos deben presentar, para así garantizar un curriculum basado en contenidos de enseñanzas donde el aprendizaje sea afectivo para el alumno.

Idana Beroska Rincón Soto

Economista egresada de La Universidad del Zulia (2004). Especialista en Investigación Universidad Rafael Urdaneta (2007). Maestrante del programa en Gerencia Publica de La Universidad del Zulia. Diplomado en Docencia para la Educación Superior (2005). Diplomado en Educación Holística (2006). Jefe del departamento de Investigación y Post-Grado del IUPSM. Docente –dedicación exclusiva- del Instituto Universitario Politécnico “Santiago Mariño” (IUPSM). Jefe de Cátedra de Metodología, Proyecto de Investigación y Trabajo Especial de Grado. Asesora de proyectos de investigación.

beroskarsarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.