El directivo supertécnico

Autor: Javier Fidalgo Fernández

Trabajo en equipo

14-01-2008

Un buen directivo debe gestionar adecuadamente un equipo y unos recursos para obtener unos resultados. Aunque el tener conocimientos técnicos sobre el área gestionada puede ser de gran ayuda, solo mediante esos conocimientos no es posible llevar a cabo una dirección eficaz y calidad.

El líder

Quiero ser el líder
Quiero ser el líder
¿Puedo ser el líder?
¿Puedo?¿Puedo?
¿Prometido?¿Prometido?
Hurra soy el líder
Soy el líder

Ok ¿qué debemos hacer?

Roger McGough

Dirigir bien es, quizás, la tarea más difícil en una organización; dirigir mal, probablemente, la más fácil.
En una conferencia sobre la generación “gamer” (jóvenes jugadores de videojuegos) escuché una idea según la cual los “gamers”, con su alto conocimiento de las posibilidades tecnológicas, iban a saber más que sus jefes, lo que podrían sentir estos como una amenaza. La idea fue recibida con alborozo entusiasta por los asistentes. Inmediatamente me pregunté ¿sobre qué área van a saber más los “gamers” que sus jefes? o, más allá, ¿en qué se supone que deben ser expertos los jefes?

Resulta sorprendente la confusión que existe sobre cuál debe ser el papel desempeñado por un directivo con relación a su equipo. Cabría preguntarse si esta confusión está basada en la ignorancia o en un aprendizaje empírico.

Aunque el conocimiento técnico sobre el trabajo que se lleve a cabo, supone para un directivo una de las fuentes de autoridad y le proporciona recursos para evaluar las necesidades de su equipo, ¿ser un supertécnico es suficiente para dirigir bien?

Dirigir bien implica, al menos:

1.-Definir, aclarar y defender la tarea asignada a su equipo como grupo y como individuos. Es decir, dejar claro a qué se deben dedicar y a qué no.
2.- Proporcionar al equipo los recursos necesarios para llevar a cabo la tarea: los evidentes: materiales; de formación; información; etc. y los menos evidentes: ¡emocionales también!
3.-Atender al entorno para ajustar su propio departamento a los cambios que se produzcan y que puedan influirle. (entorno externo a la organización: sociedad, clientes; y entorno interno: los otros departamentos; sus clientes internos, jefes, etc.).
4.-Devolver a ese entorno los recursos utilizados y transformados por su equipo en valor añadido susceptible de ser utilizado por otros.

Todo lo anterior tiene poco que ver con un conocimiento técnico y mucho con uno de gestión.
Como todo buen técnico ascendido a un puesto de gestión sabe, saber dirigir raramente es algo innato. Salvo unos pocos agraciados, el resto, la mayoría, debemos aceptar que es una tarea que debe ser aprendida y desarrollada.

El directivo que esté ejerciendo su papel solo como técnico podría sentirse amenazado por una nueva generación técnicamente muy cualificada. Sin embargo a lo único que debería temer ese directivo es a sí mismo: su desarrollo depende únicamente de él.

Artículo propiedad de ocelata consultores S.L., prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento expreso del propietario.
www.ocelata.com

Javier Fidalgo Fernández

Es socio-director de ocelata consultores S.L.., empresa dedicada a colaborar con los directivos y sus organizaciones para mejorar su eficiencia.

www.ocelata.com

ocelataarrobaocelata.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.