Grupos y emociones desde la psicodinámica

Autor: Javier Fidalgo Fernández

Trabajo en equipo

14-01-2008

Los resultados económicos de una empresa están íntimamente ligados a las dinámicas emocionales que se producen en ella. La psicodinámica grupal y el enfoque sistémico ofrecen una perspectiva para comprender esta relación.

“Toda organización es un lugar emocional porque es una invención humana, que sirve a objetivos humanos y depende de seres humanos para funcionar. Y los seres humanos son animales emocionales: sujetos a enfado, miedo, felicidad, alegría,..”(D.Armstrong. 2005)

Parece normal que esto se olvide cuando se está inmerso en la dinámica normal de una empresa, donde todas las actividades (gestión de personas, de estrategia, de recursos materiales, de marketing, etc.) gravitan siguiendo una orbita eficacia/eficiencia, alrededor de algo tan, aparentemente, opuesto a las emociones: el dinero. Y, sin embargo, es evidente que una organización solo existe mientras haya personas que irán acompañadas, se quiera o no, por emociones.

Hace cien años se comenzó a describir cómo se relacionaban nuestra parte consciente y las emociones. La psicodinámica (término derivado de la termodinámica, cuyos principios aplicados a la psicología sugirieron a S. Freud la existencia del inconsciente psicológico) utilizada en la comprensión del comportamiento grupal, aportó una base conceptual desde donde observar y entender esa relación.
Esto es típicamente ilustrado comparando un grupo con un iceberg, donde la parte visible es la consciente, fácilmente perceptible, mientras que la sumergida, es la inconsciente, con un enorme protagonismo en la dinámica del conjunto.

El término dinámica grupal se asocia a esta perspectiva caracterizándola. Si usted a asistido a algún curso de manejo de grupos, habrá oído algo sobre los distintos caracteres que siempre aparecen: el hablador; el pesimista; el callado, etc. El punto de vista psicodinámico explica porqué Fulanito es el hablador y observa el funcionamiento del grupo no como una situación estática e individua sino dinámica y grupal: ahora Fulanito hace, para el grupo, el papel de hablador.
La respuesta a las preguntas que se deducen de esta forma de mirar ¿Por qué Fulanito?¿Por qué ahora?¿Para qué necesita el grupo un hablador?, permiten conocer qué necesita emocionalmente el grupo para poder trabajar.

Observar de esta manera el funcionamiento de un grupo (organización, empresa, filial, departamento.), permite valorar su estado, sus necesidades y su posible evolución, de una manera más precisa que solo considerando la parte consciente-técnica. Es un extraordinario recurso para movilizar/ayudar a las personas a lograr sus objetivos.
Puede no parecerlo pero las emociones tienen mucho que ver con el beneficio de una empresa.

Artículo propiedad de ocelata consultores S.L., prohibida su reproducción total o parcial sin consentimiento expreso del propietario.
www.ocelata.com

Javier Fidalgo Fernández

Es socio-director de ocelata consultores S.L.., empresa dedicada a colaborar con los directivos y sus organizaciones para mejorar su eficiencia.

www.ocelata.com

ocelataarrobaocelata.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.