Educación superior venezolana en crisis

Autor: Ing. Carlos Mora Vanegas

Formación y capacitación

22-04-2010

"Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida."Pitágoras.

Desafortunadamente en los últimos años hemos percibido, cómo la educación superior del país ha venido decayendo en su excelencia académica, hasta el extremos que se cuestiona seriamente, si realmente se están capacitando, formando los profesionales de las distintas disciplinas que se ofrecen con todos aquellos conocimientos que el país requiere y de acuerdo a la realidad del avance de algunas ciencias han logrado, así como las nuevas tecnologías educacionales.

Es un hecho cierto, de acuerdo a nuestras investigaciones, no solo a nivel de pre y postgrado, que hemos percibido el que muchas universidades, incluyendo la que nos corresponde, la de Carabobo, algunas de sus carreras como la de economía, administración, relaciones industriales, ingeniería y aun sus postgrado, se quedaron anclados en los viejos paradigmas y que no se ha tomado muy en serio por algunas autoridades responsables de ellas, la necesidad de generar los cambios que conlleven a definir el nuevo perfil que se requiere, dar paso a programas de estudios que involucren asignaturas que proporcionen los conocimientos, herramientas que el presente demanda, más, en un país con un escenario turbulento, inestable, riesgoso, lleno de incertidumbre como el que se afronta, ante el conflicto de querer la denominada revolución bolivariana establecer un socialismo que presenta muchos vacíos, especialmente, en un país en donde la gran mayoría de sus habitante no cuentan con una sólida cultura política y desconoce realmente, cuál es el alcance, beneficios, logros que puede generar lo que se ha denominado Socialismo del siglo XXI.

No se puede descuidar el hecho, que en las universidades públicas lo académico debe ser determinante, en donde su comunidad integrada por todo su recurso humano, desde autoridades, docentes, investigadores, alumnos, personal administrativo, obreros, deben estar bien integrados a fin de garantizar academicismo, capacitación, formación de profesionales idóneos, se requiere de una auditoria, revisión seria a fin de determinar cómo se están dando su desempeño, de que forma están colaborando con la responsabilidad social educacional de garantizar al país profesionales capaces, no solo de afrontar los hechos, sino de propiciar los cambios necesarios que garanticen al país, equilibrio en lo económico, social, cultural, comercial , democracia especialmente en la creatividad de nuevas ideas, propuestas que conlleven al país a garantizar una excelente calidad de vida, estabilidad y logros.

Urge ante la realidad de una decadencia en la educación superior cierta del deterioramiento de la excelencia académica, buscar las medidas, acciones que rescaten esa operatividad ideal que deben tener las universidades y en donde el Estado está comprometida en ayudarles, proporcionarles los aportes necesarios que motiven a sus integrantes a proporcionar sus habilidades, destrezas, conocimientos, de tal forma que siempre este garantizado el academicismo y que el estado se favorezca de ellas.

No debe el Estado acosar a las universidades, asfixiarlas y abandonarlas en sus presupuestos, les debe garantizar y proporcionar el salario justo, digno de quienes ayudan en la capacitación y formación de sus profesionales, de los que forman parte de la universidad, debe apoyarlas en su gestión, cumplir con sus obligaciones y evitar que se manifieste la desmotivación que mucho daño le ha originado a las universidades, hasta el extremo, de afectar su operatividad eficientemente, y deteriorar la excelencia académica.

En un interesante análisis sobre la educación superior del país, José Albornoz nos recuerda que consideremos los conceptos del nuevo paradigma de la educación Superior:

• Educación superior es una unidad de producción intensiva de saber, la nueva ética del saber abandona su estética liberal y se asocia a una nueva noción, la institución como un apéndice de las necesidades del mercado.

• La educación superior acepta como patrón tecnológico la virtualización en el proceso de comunicación y producción del saber.

• No es solo menester hablar de la sociedad del conocimiento, sino que este concepto es obsoleto ya que es indispensable hablar del capital intelectual como un sector y factor de la economía y del aparato productivo.

• La productividad signa la función de la profesión académica, como ocurre en los casos del PPI.

• La selección del talento se impone como el patrón en cuanto al ingreso y egreso de los estudiantes.

• Se hace más complejo el entrenamiento de los estudiantes, que deben poder acceder a idiomas universales, como el inglés y la informática, en este último caso para poder adaptarse a la virtualización de las universidades y de la educación superior en general.

• Se incrementa el costo del saber y su adquisición y producción.

• Surge como esencial el problema de la gestión (regestión/reingeniería) de la educación superior y se plantea el problema de la gerencia desde un nuevo punto de vista, ya que no se trata de gerenciar personal y una nómina, estudiantes y un curriculum, sino que en ambos casos se trata de manejar la gerencia del saber, del conocimiento, ya que la gerencia es de intangibles y de externalidades.

• Se abandona la noción de la existencia de las unidades independientes y autónomas, sino que se va a la noción de sistemas, de multicampus, de la universidad global sobre la base de los network como el grupo de los 21, el primer grupo de excelencia en el ámbito internacional.

• En términos de calidad académica puedo hablar del manejo de dos conceptos antagónicos que he aplicado a la sociedad venezolana y a su educación superior: hyperlearning e hypolearning, contrastando realidades de diferencias cualitativas abismales, como son las que ocurren por ejemplo, entre universidades tales como la Universidad Simón Bolívar y la Universidad Simón Rodríguez o en el caso único y espectacular de San Fernando de Apure, en donde hallo operativo el concepto del hypolearning.

• En general la aplicación a todas las instituciones de la educación superior de los conceptos ya mencionados de los principios doctrinarios del neoliberalismo, especialmente la competitividad intra y extra nacional, habida cuenta que el poder como tal escapa del entorno del campus, de su autonomía, de su indispensable ivory tower, para trasladarse a las necesidades del mercado, para cerrar así un circulo iniciado en este esquema, el predominio del mercado por encima de los objetivos del Estado.

• Aceptar nuevas formas de la gerencia académica (Balance Score Card) y sobre todo, la universal inclusión del concepto de evaluación (accountability) para medir como funcionan los diversos actores de la educación superior, en busca de afirmar los diversos conceptos mencionados de la doctrina neoliberal y desarrollar nuevos mecanismos de gestión, aplicados del mismo modo a los mismos citados diversos actores, internos y externos a la educación superior, que por fuerza de necesidad debe operar como un sistema, tanto al interno en si como hacia el resto de los otros niveles de la escolaridad y con la sociedad abierta en general.

• En esencia, la nueva educación superior se aborda como un problema de KM (Knowledge Management), gerencia del saber y no en la forma tradicional de gerencia de la institución; es decir, es menester pasar de gerenciar lo tangible y concreto a manejar lo intangible y abstracto, de alto riesgo y de incertidumbre cada vez mayor en la medida en que el criterio de ocio disciplinado cabe solamente en esta poderosa institución que el hombre ha ideado para generar y reproducir el conocimiento humano, la universidad.

Ing. Carlos Mora Vanegas - camova45arrobahotmail.com

El Dr. Mora es Ingeniero - Administrador, Profesor Titular en el Área de estudios de Postgrado de la Universidad de Carabobo (Venezuela).

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.