Se puede trabajar en equipo?

Autor: Ps. Gustavo Giorgi

Trabajo en equipo

15-12-2008

Lo que se intenta aquí es demostrar que trabajar en equipo no es algo espontáneo, sino que es necesario construirlo mediante convicciones y una firme decisión de la estructura de liderazgo de las compañías. El hombre no es alguien configurado para desarrollar tareas junto a los demás sin reservas; y de ello se deriva la necesidad de pensar esto como un objetivo a alcanzar, y no como una moda a la que es necesario sumarse sin reparos.

Si bien desde hace algunos años empezaron a ponderarse los beneficios que el trabajo en equipo conlleva, esta manera de realizar las actividades diarias es más una declamación que una realidad.

Son muchas las organizaciones que, intentando sumarse al tren del management actual apuestan (la más de las veces con buenas intenciones) a que sus colaboradores desarrollen sus tareas en forma cooperativa y solidaria.

Sin embargo, se enfrentan a una realidad diferente a la que sus deseos perfilan: a mucha gente le resulta difícil compartir sus labores junto a los demás, concluyendo de esta forma en que el trabajo en equipo es una utopía.

Partamos desde el comienzo, derribando el primer míto lírico: Trabajar en equipo es una actividad que no tiende a surgir de forma espontánea, sino que es necesario construirla.

La dificultad con la que las empresas se encuentran es que las mismas suponen casi con ingenuidad, que el hombre es un ser proclive a contar con el otro al momento de sus tareas, cuando la experiencia enseña otra cosa. Aquí se hace indispensable aclarar que no estamos hablando de universales, y que lógicamente existen innumerables personas que escapan a esta regla, revelando una disposición real al trabajo conjunto. Pero sin mengua de estas excepciones, lo importante a tener en cuenta es el axioma que proponemos: “El trabajo en equipo siempre es a construir y nunca viene dado de manera apriorística”.

Y la causa de ello debemos anclarla en la incidencia de un proceso contradictorio, presente en cada una de las personas que componen una organización. Dicho proceso se manifiesta en sentimientos divergentes respecto de “mi lugar dentro de la empresa”. Concretamente, cada uno de los colaboradores se suma y participa de una compañía más allá de un puro interés económico: lo hace porque supone que con ello alcanzará objetivos superiores a los cuales podría acceder en solitario. Pero esa tensión entre individualidad-colectividad es el principal motivo por el cual el trabajo en equipo se convierte en un camino difícil de transitar.

Si la mayoría de los hombres considera al trabajo como un medio para satisfacer sus necesidades, y en cuya cima encontramos a la propia satisfacción, debemos reconocer que no se llega a eso de una manera franca, es decir, sin los demás. Cuando las personas que integran una empresa caen en el malestar que genera una potencial alienación o en una posible pérdida de la propia subjetividad en las redes de la cultura organizacional, se produce un debilitamiento en los lazos sociales, dando por resultado y como principal manifestación, serias dificultades para trabajar en equipo.

De esta forma puede verse con total claridad, dando respuesta a la pregunta inicial de porqué cuesta la aplicación en la empresa de una real lógica colectiva. Digámoslo una vez más: por la incidencia de fuerzas opuestas de cohesión (disposición a estar con otros, y lograr objetivos comunes) y de dispersión (temor a confundirse con el otro, perdiendo las cualidades propias, y siendo absorbido por el propio encuadre y maneras de ser de la compañía).

El hecho es estar advertido de esta relación dialéctica entre los deseos individuales y los límites que impone el grupo mismo, permite a los empresarios ávidos de lograr resultados por medio del esfuerzo conjunto, pensar que deberán avanzar en un terreno arduo y escarpado, pero con la enorme capacidad de brindar enormes satisfacciones al arribar a su punto término.

Ps. Gustavo Giorgi

Psicólogo, graduado en la Universidad Nacional de Rosario, Argentina. Posgrado en "Capacitación por Competencias" acreditado U.N.R. Socio de Human Touch Consultora y Director del Área Recursos Humanos. Reconocida experiencia en el diseño y ejecución de Planes de Gestión de RR.HH en empresas nacionales y extranjeras. Disertante en Cámaras de Industria y Comercio de las ciudades más importantes de la Provincia de Santa Fe: San Lorenzo, Villa Constitución y Santa Fe capital. Disertante en la Universidad Tecnológica Nacional; Universidad Católica de Santa Fe; Universidad Nacional del Litoral. Capacitador y Entrenador en organizaciones industriales, comerciales e intermedias de hasta 600 empleados. Co Creador del sistema de capacitación “All Sense” que permite transmitir ideas y conceptos de una forma sencilla, práctica y aplicable.

psgiorgiarrobahotmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.