Análisis didáctico sobre la práctica laboral o práctica preprofesional

Autor: Lic. Gustavo E. Rodríguez Montero

Otros conceptos de RR.HH.

05-10-2009

La creación de un Centro de Pedagogía Universitaria y Didáctica para la enseñanza del Derecho cuyo objeto sea la formación pedagógica y didáctica del claustro de profesores que imparten las distintas asignaturas de los planes de estudio que rigen hoy esta carrera (Plan “C” y “D”) constituye una necesidad, pues no bastan los conocimientos teóricos y prácticos del profesorado, sino es necesario un dominio cabal de las formas metodologícas y pedagógicas para transmitir el caudal de conocimientos necesarios.

Con la creación de este centro se da una respuesta científico-técnica ante la demanda nacional por el mejoramiento de la enseñanza y el perfeccionamiento de la Nueva Universidad Cubana (NUC), elevando considerablemente la calidad de la actividad didáctica del profesorado de Derecho.

La práctica pre-profesional a la vez que constituye un proceso educativo y un medio de enseñanza, es una disciplina que no se ha desarrollado paralelamente a los planes de estudio de la carrera de Derecho.

Independientemente de que en dichos planes aparecen los Ejercicios Jurídicos I, II, III y IV como asignaturas a cursar, éstas no se desenvuelven de la mejor manera. Los estudiantes, en muchos casos, concurren a las instituciones vinculadas al Derecho a realizar un acto formal de presencia, sin que su permanencia allí les aporte ningún conocimiento práctico o teórico.

Teniendo en cuenta que la orientación educativa está encaminada, fundamentalmente, a la formación integral del estudiante, dentro de la cual desempeña un rol importantísimo la Práctica Laboral, incluida también en la carrera de Derecho, analizamos diferentes criterios y aspectos sobre la formación de profesionales, la flexibilidad curricular e importancia de la Práctica Laboral para la formación integral del futuro profesional del Derecho.

Los retos que impone la sociedad del conocimiento, requieren que los futuros profesionales tengan una formación integral, que no se sustente solo sobre bases doctrinales, sino que se erija también en la práctica profesional, evitando que sean simples normatólogos o repetidores de la doctrina.

La formación integral puede definirse como un proceso de desarrollo individual con existencia real, definida por referentes psicológicos, sociológicos y la didáctica. El proceso educativo se constituye en la base de la formación, que a su vez contribuye al desarrollo de las capacidades del sujeto, a través del aprendizaje como mecanismo esencial.

La formación tiene tres principios fundamentales, ellos son:

1. La continuidad: constituyen la sucesión de experiencias profesionales que deben representar el desarrollo cognitivo, personal y moral del sujeto.

2. La interacción: se procura en las instituciones donde se vinculan los contenidos conceptuales y metodológicos con la práctica.

3. La reflexión: conoce sobre lo que se hace y por qué se hace, para tomar conciencia del trabajo profesional.

El proceso educativo es inherente al desarrollo humano, genera el aprendizaje y éste el desarrollo. Actualmente se comparte la idea de que más allá de propiciar procesos de aprendizaje de conocimientos, el desarrollo de habilidades y de formaciones afectivo motivacionales y valorativas aisladas, se debe contribuir al desarrollo de un sujeto integral, lo cual constituye uno de los pilares de la NUC.

En los diferentes planes de estudio por los que ha atravesado la carrera se han incluido contenidos, en las diferentes asignaturas y disciplinas, que responden a los requerimientos del país y de la sociedad. Con cada uno de estos planes se ha pretendido formar un profesional que responda a las necesidades de su tiempo, por ello se introdujo la práctica pre-profesional del estudiante de Derecho, que se convirtió en una disciplina integradora de la carrera, con el objetivo de dotar a los estudiantes de habilidades, conocimientos y valores profesionales, que unidos a una cultura general y de su profesión, contribuyan a su formación plena, facilitada con la flexibilidad del currículo de los citados planes por los que transita la carrera y sus modalidades de estudio.

Tal propuesta de currículo flexible se aprecia en las asignaturas optativas, constituyendo una clave de la formación integral del estudiante universitario.

Esta flexibilidad está dada en la adopción de los cambios necesarios para enfrentar las nuevas situaciones y la capacidad de cambiar disposiciones y patrones existentes; con énfasis en formas alternativas de producción del conocimiento, en la capacidad para producir nuevas ideas y modos de análisis, que parten no solo de los conocimientos adquiridos en las aulas, sino con las vivencias propias percibidas en la Práctica Laboral, de ahí su importancia.

La tendencia de establecer un currículo flexible está influida por condiciones inherentes al propio proceso formativo, teniendo como premisa la necesidad de la transición del estudiante a través de diferentes instituciones laborales para conformar un plan de estudio que responda a una nueva forma de relacionar la educación con la sociedad. Se considera la formación científico-profesional como una dimensión del proceso de formación del profesional, en tanto expresa cualidades importantes del proceso.

Un modelo de universidad que se vincule efectivamente a las instituciones, exige el desarrollo de la investigación científica y tecnológica, así como la articulación estrecha de estos proyectos con diversos agentes económicos y sociales. La Práctica Laboral es la vía principal para fomentar y estrechar las relaciones entre la universidad y las instituciones, pues contribuye a la formación de habilidades para el desarrollo de la investigación en cualquiera de las esferas de actuación del jurista, como requisito indispensable para lograr un graduado capaz de analizar, interpretar y dar solución a las distintas situaciones que se deriven de un problema resolver o una situación novedosa que requiera distintas alternativas.

En la formación del estudiante universitario de Derecho, en la medida en que se acerca a la vida profesional, esencialmente, a través de principios de carácter laboral, logra palpar con más fidelidad la formación académica que cada año de la carrera le ha aportado, al mismo tiempo en que se convierte en investigador de su ciencia, vinculado a los problemas de su profesión.

El carácter de la formación científico-profesional expresa no sólo el dominio de las habilidades y de los conocimientos necesarios para el desempeño competente en una profesión; connota, además, la formación investigativa básica para enriquecer la práctica profesional, desarrollar la ciencia y trascender el empirismo. Posibilita a los futuros profesionales desarrollar un conjunto de capacidades, que al corresponder a las demandadas por el progreso social, los prepara mejor para responder a las transformaciones culturales que se están sucediendo.

Como objeto y como fuente de contenido, la formación científico-profesional toma el conjunto de conocimientos que sintetizan la cultura científica lo que no sólo sitúa al estudiante ante la perspectiva de la asimilación de los adelantos de la ciencia, sino que lo forma como un conocedor crítico y reflexivo de esa propia práctica científica, que en general, lo hace trascender la mera preparación para el desempeño profesional.

Además de contribuir a formar al alumno como investigador, la Práctica Laboral contribuye a crear y consolidar en él valores éticos profesionales, que permitirán que una vez graduado, ponga en los más altos niveles su profesión y la calidad de la formación recibida en la institución de donde egresó.
Su organización.

La Resolución No.210, de fecha 31 de julio de 2007, del Ministro del MES, establece en su artículo 104, las formas organizativas fundamentales del proceso-docente educativo en la educación superior, entre las que se encuentra señalada en su ordinal tercero: La Práctica Laboral.

Llamada también actividad pre-profesional de los estudiantes es mucho más que una forma organizativa del proceso docente, dispuesta por las reglamentaciones ministeriales. Es en sentido general, el eje central de una concepción pedagógica de nuevo tipo que sirve de fundamento a los actuales planes de estudio y a su perfeccionamiento, concepción que descansa en la filosofía de aprender pensando, investigando y haciendo. En un ámbito más reducido, constituye el modo más idóneo de cumplir con lo que desde hace aproximadamente una década viene orientando nuestro Partido, la formación de un jurista de perfil amplio capaz de aplicar prontamente los conocimientos adquiridos en la universidad, apartándolo de todo normativismo y evitando que sea un practico de la jurisprudencia, siendo capaz de analizar cada situación dada y enfrentar la solución de la cuestión puesta a su competencia de una manera objetiva.

En su rotulado, desde el punto de vista metodológico, se han tenido muy en cuenta las habilidades que en forma de objetivos aparecen definidas en el “Modelo del profesional”, en las instancias y niveles en que tiene lugar su concreción, tanto vertical como horizontalmente (en la asignatura y en el año académico).

El logro de esta experiencia en la formación del jurista es de carácter fundamentalmente práctico y conlleva una ruptura con la enseñanza tradicional, normativista y positivista, solo adquirida en las aulas de la universidad. La Nueva Universidad Cubana (NUC), demanda de una decisiva contribución de las entidades del sector jurídico a través de una cuidadosa y rigurosa selección de las entidades laborales, como unidades docentes, para obtener los resultados esperados, lo que significa que éstas deben convertirse en una extensión de la universidad. Por la aludida participación en la formación de hábitos y habilidades profesionales en los educandos, a la vez, pueden ellas beneficiarse de la labor calificada que realizan éstos y sus profesores.

Este propósito no siempre es logrado porque estas entidades o unidades que debían convertirse en extensiones de la Universidad no están, por lo general, preparadas ni concientizadas de la importancia de esta forma organizativa del proceso docente-educativo. Por otra parte los profesionales ya instituidos en estos centros, a causa entre otras razones, de estar imbuidos en su trabajo no prestan la debida atención a los estudiantes ni facilitan, ni dan participación a estos, de asuntos de su competencia que estén tramitando en ese momento, convirtiéndose los estudiantes en meros observadores distantes de toda práctica judicial.

Todo este embrollo hace que no se cumpla cabalmente lo estipulado en los artículos 185 y siguientes de la mencionada Resolución No.201/2007, en cuanto a la calificación de la práctica laboral convirtiéndose a criterio del autor en un rito, en el que casi siempre se evalúa asistencia y participación en las actividades político-sociales de la entidad laboral, ante la imposibilidad del estudiante de poder demostrar independencia, iniciativa o dominio de la materia.

Asimismo, la práctica laboral o pre-profesional debe estar avalada por normas de carácter específico y convenios o contratos que gocen de toda la fuerza legal, para exigir que la permanencia de estudiantes en esos centros de extensionismo universitario no sea una formalidad y cumplan su verdadero objetivo de preparar a los futuros graduados para su ejercicio profesional y logren adquirir los hábitos, habilidades y las convicciones éticas, profesionales y políticas propias de un jurista, así como haber cumplido un adiestramiento adecuado, que le posibilite desempeñarse eficazmente en la detección y solución de los problemas inherentes a los diferentes campos de acción del Derecho.

Lic. Gustavo E. Rodríguez Montero

gustarm06arrobayahoo.es

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.