Absentismo y salud. Diagnóstico y estrategia

Autor: Leire de Guevara

Otros conceptos de RR.HH.

16-10-2008

Tras el exitoso camino recorrido en PRL, debemos abordar la segunda transformación hacia a la competitividad, la reducción del absentismo que asegure una viabilidad empresarial, solo posible si se apoya en el cuidado de los trabajadores y su salud como el activo preciado y estratégico que son.

Empresa sana, empresa competitiva

En la coyuntura económica y empresarial actual ser competitivo es vital, tanto que puede determinar la viabilidad de las empresas. Esa competitividad puede abordarse desde diferentes prismas, si bien es cierto que cada vez más, todos somos conscientes de lo crucial de nuestro escaso capital humano cualificado; y es ahí, en las necesidades de nuestro cliente interno, el trabajador, un cliente conectado con ofertas diarias de cambio laboral, cualificado, abierto al mercado laboral, con derechos, con aspiraciones y con necesidades, donde podemos encontrar un área de mejora vastísima. En su día supimos dotarnos de la PRL con el doble objetivo de preservar la vida y la integridad psico-física de nuestros trabajadores en el ejercicio de su profesión y de poner freno a los enormes costes que la accidentalidad produce en este país. Si bien queda camino por recorrer, es cierto que en este aspecto se ha avanzado mucho. Ahora podemos centrarnos en la segunda transformación que hará que nuestros trabajadores estén sanos, motivados y fidelizados y nuestras cuentas de resultados saneadas, la gestión de la salud como recurso estratégico.

Los dos ejes básicos de la política de RRHH, capacitación y motivación, han hecho mucho bien a nuestra gestión de personas, centrando al individuo trabajador como colaborador indispensable del éxito empresarial. Sin embargo, encontramos que el absentismo emprende unas curvas que amenazan cualquier plan de viabilidad, alcanza tendencias alcistas en todos los sectores, verdaderamente alarmantes.

Nos preguntamos cómo puede ser si hemos trabajado con ahínco en políticas para evitarlo, para acabar sin respuestas contestándonos que la gente no quiere trabajar. Y ese el comienzo del fin.

Empecemos por reenfocar el problema

La única manera de atajar con solvencia el problema grave del absentismo en nuestra sociedad es replantearnos el escenario primigenio del problema, el error básico que ha dado lugar a toda esta situación, y este es, presuponer que contamos con un capital humano sano al que capacitar y motivar.

Esa suposición es cuando menos osada cuando vemos las elevadísimas cifras de enfermedad común que soportamos. Dar por supuesto que un trabajador permanece sano solo con abordar lo que pueda enfermarle en su trabajo es engañosamente insuficiente.

Así encontramos que el 68 % de los proceso de IT en Navarra se dan por Enfermedad Común y si bien podemos admitir que en ocasiones este subgrupo puede enmascarar problemas de clima laboral, es igualmente cierto que si podemos trabajar en reducir los procesos que sí tienen causas médicas, habremos logrado dos cosas, la primera trabajadores sanos capacitables y motivables y la segunda, frenar la gran cantidad de dinero que se nos escapa en absentismo, para ser, así más competitivos.

Y decimos bien porque reflexionemos, quién es más dueño de su salud que uno mismo quien tiene la potestad de decidir si está o no sano para el desempeño de su labor más que uno mismo. Cargamos las tintas contra el sistema sanitario publico que tiene que dar una IT sin conocer el puesto, con menos de diez minutos por paciente y con una masificación y unas listas de espera que no podemos esperar a que se resuelvan para afrontar el problema del absentismo. Cargamos también contra trabajadores y sindicatos enfermos o sanos, reposando en ellos una culpa dolosa cuando menos sorprendente, cuándo se consiguió algo acusando. Cargamos contra directores de RRHH y empresarios que no paran de hacer cuanto pueden para controlar su absentismo y además por si todo esto fuera poco, colapsamos a mutuas y servicios médicos de prevención con temas de enfermedad común que tampoco pueden solucionar. Entonces, cual es la solución?

En absentismo, una solución es posible

Mutuas, Servicios de prevención, trabajadores, sindicatos, servicios públicos y Empresarios trabajando con un plan común de gestión de la salud integral en la empresa. Un plan desde la empresa, que doten al empresario y los sindicatos de control sobre la situación con un CMA, cuadro de mando de Absentismo. Que así mismo doten al sistema sanitario publico, a las mutuas y a los sistemas de vigilancia de la salud de una coordinación medica y protocolo de abordaje medicopsicosocial curativo y preventivo para los temas de enfermedad común. Y situando al trabajador, y esto es esencial, en su lugar natural, el centro de un proceso, el suyo personal, que si bien afecta a muchos, es de su propiedad exclusiva, acompañándole, dándole cuanto necesite para que disfrute de su principal activo, su salud, no solo en las horas que pasa en nuestra empresa, sino las 24 H de toda su vida, porque los trabajadores son profesionales, pero también son padres, madres, campeonas de mus o entrenadores de fútbol y quieren estar sanos y felices para más cosas que para llevar un sueldo a casa.

Así pues, si hacemos el ejercicio de humildad y responsabilidad adecuado que supone no echar balones fuera y jugar nuestro propio partido y dotamos a nuestras empresas de un PLAN INTEGRAL PARA LA GESTIÓN DE LA SALUD COMO RECURSO ESTRATÉGICO, en el que pongamos en el centro a nuestro valioso cliente interno y hagamos un uso inteligente de las herramientas de que disponemos, siempre bajo premisas de rentabilidad y perdurabilidad del proyecto, lograremos atajar el grave problema del absentismo.

Leire de Guevara

Directora Comercial y Expansión.

Emysalud S.L.

abrilverdearrobawanadoo.es

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.