Trabajo en equipo y empresa en el mundo de hoy

Autor: Josemari Cardona

Trabajo en equipo

25-10-2011

1.- El ejemplo

En un quirófano, en una operación complicada de oncología, como el cáncer de estómago que se refleja en la foto, está el cirujano, que es el jefe y el líder.

Además están el anestesista, el anatomopatólogo, los instrumentistas, y las enfermeras especializadas. Veamos por qué la forma de trabajar de este equipo es un buen ejemplo para la empresa en el mundo de hoy.

2.- Cada uno se dirige a sí mismo

El anestesista comienza tomando la decisión con respecto a la anestesia y ponerla. La tiene que tomar solo porque nadie, ni su jefe, saben lo que tiene que hacer. La primera conclusión es que en una empresa con una Cultura de Alto Rendimiento el director tiene que tener colaboradores que se autodirijan, se organicen, planifiquen, establezcan sus objetivos, tomen sus decisiones, se responsabilicen y logren buenos resultados. Si usted tiene colaboradores que no saben más que usted de muchas cosas, no le son útiles.

Como corolario, nótese que no es que sólo se tenga que dirigir cada uno a sí mismo, sino que además resultaría muy difícil que alguien externo pudiera dirigirlo eficazmente.

3.- La información es responsabilidad

Inmediatamente el anestesista tiene que informar “personalmente” al cirujano y a todo el equipo de la situación de la anestesia y también tiene que recibir información “personal” de los instrumentistas, que suelen ser ingenieros que manejan equipos complicados. Toda esta información crítica es “ascendente”, del anestesista al cirujano; y luego en todos los sentidos. Aquí es evidente que si la información no fluye bien, el paciente se puede morir.

En una empresa nadie se muere, pero el mal funcionamiento de la información dispara los costos de coordinación interna, de los que nadie es consciente porque suelen quedar ocultos, y la competitividad cae. El flujo de la información crítica en el quirófano tiene lugar “cara a cara” de forma muy precisa, con inusitada rapidez y gran volumen de matices enriquecedores. En la empresa parecen creer que la información crítica para el éxito está en el ordenador o en los informes comerciales y financieros. Es un error. La información vital está en la línea de contacto directo con el cliente, con el producto y con el servicio y de acuerdo con los acontecimientos inmediatos. Lo normal es tener una avalancha tremenda de información, pero la información clave para poder hacer bien el trabajo brilla por su ausencia.

4.- La estrategia

En el quirófano existe un claro objetivo común que comparten todos. Salvarle la vida al paciente, quitándole el cáncer de estómago. A nadie se le ocurriría preguntar ¿No le tendríamos que operar de cataratas? O bien ¿No será cosa de los juanetes? Cosa que sí pasa en la empresa. Muy raramente la empresa tiene una misión tan clara, aunque la necesita igualmente para que la comunicación, innovación y trabajo en equipo funcionen y sean tan buenos como en el quirófano.

5.- La concentración en la tarea

En el quirófano a nadie se le ocurre marcharse diciendo “Señores, tengo que ir con el Comité de Empresa para ver lo de las vacaciones” o bien “tengo una reunión con el departamento de costes para reducir el gasto de energía del servicio”. En la empresa comenzamos con tres prioridades adecuadas; pero a los tres días tenemos 40 más. Y al ver lo colgados y fuera de sí que estamos todos, nos dan un curso sobre “aprovechamiento del tiempo”, lo “importante” y “urgente”, con lo cual nos aclaramos todavía menos, al explicarte como tienes que resolver lo que no tiene solución.

6.- Trabajo en equipo

El espíritu del trabajo en equipo exige “indivisibilidad” y no deben existir fisuras. Este grupo del quirófano, como en cualquier empresa, está formado por un conjunto de especialistas, cada uno de los cuales hace una tarea muy distinta, e inútil por sí sola. Nótese que ninguno puede hacer bien su trabajo por sí solo si no tiene en cuenta el trabajo que tienen que hacer los demás. Ninguno, por separado, puede lograr resultados. El objetivo, sólo lo puede lograr el equipo; y se logra brillantemente en la medida que sea indivisible. El trabajo en equipo no es simplemente cuestión de consenso, tolerancia y buen ambiente sino, sobre todo, de responsabilidad, humildad y compromiso con los resultados.

7.- Nadie puede fallar

Un trabajo en equipo es bueno primero cuando todos y cada uno de sus integrantes hace genialmente bien él solo su propio trabajo. Nadie puede fallar. El quirófano, lo mismo que el equipo directivo de una empresa, son tipos de equipos que trabajan en serie (no en paralelo) y si uno de sus miembros falla, todo falla.

Josemari Cardona - josemariarrobacardonalabarga.com

http://www.cardonalabarga.com

Madrid.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.