Orientación profesional de futuros profesores en educación técnica en Cuba

Autor: Jesús Ramón Hernández Rondón y Puracel Domínguez Romero

Otros conceptos de RR.HH.

10-03-2011

En el presente trabajo se dan los argumentos de la importancia de preparar a los docentes de los institutos politécnicos, para enfrentar la orientación profesional hacia la formación de los futuros profesores de la Educación Técnica. Los autores abordan este proceso partiendo del análisis de la situación actual en la elección de la carrera pedagógica, para proponer un Programa basado en el trabajo científico y metodológico a desarrollar en la actividad fundamental, que es la clase.

Abstract: Presently work the arguments of the importance are given of preparing to the educational of the polytechnic institutes, to face wing professional orientation toward the formation of the future professors of the technical teaching. The author approaches this process leaving of the analysis of the current situation in the election of the pedagogic career, to propose a Program based on the methodological motivation to develop in the fundamental activity that is the class.

La Educación Técnica y Profesional tiene el encargo social de formar trabajadores aptos para un mundo laboral en continuo cambio, donde se requiere tener garantizado el personal docente calificado y especializado, para dar continuidad al proceso docente y tecnológico.

De acuerdo a las modificaciones y planes de estudio por los que está transitando la Educación Técnica Profesional , vigentes desde el curso escolar 2009/2010 y cuyo objetivo es lograr que en este subsistema se preparen los técnicos y obreros que en cada territorio se requieren, en correspondencia con las necesidades del país, el municipio especial Isla de la Juventud forma actualmente este personal calificado con el nivel de noveno y duodécimo grados establecidos respectivamente.

Para los graduados en esta modalidad, la culminación de los estudios le equivale al de nivel preuniversitario, siempre que pretenda continuar estudios universitarios en la carrera afín a la especialidad estudiada. Constituye ésta una educación terminal, cuya finalidad es la preparación para el trabajo, con la incorporación inmediata al puesto de trabajo.

Está vigente el ingreso con el duodécimo grado aprobado, con dos años de duración, que es el menos común entre los aspirantes a las ramas técnicas.

En la actualidad el joven que egresa de la Secundaria Básica y se inclina por la preparación politécnica, se ve limitado a la opción de las especialidades que se ofertan en su localidad, al ser las necesarias en ese período y con visión de futuro, que no en todos los casos guarda relación con la inclinación, motivación e interés personal sobre su aspiración laboral o profesional.

Por lo general, todo aquel estudiante que aspire a otra especialidad y no vea logrado su deseo, ya sea por el bajo índice académico o no cumplir los requisitos adicionales, su principal opción es incorporarse a estas ofertas. Para estos casos se ha establecido la llamada reorientación, donde los jóvenes, una vez persuadidos, hacen dejación de su aspiración y se incorporan a la especialidad por la que no estuvo orientado y mucho menos motivado, pero que constituye una necesidad del momento en el territorio o en el país.

Se hace necesario entonces dirigir la orientación profesional, de acuerdo a las necesidades y condiciones del contexto social en que se desarrollan los estudiantes, de manera que sus profesores, a partir del diagnóstico de intereses profesionales, pueden incidir en la motivación por el estudio de carreras pedagógicas, acorde a las particularidades y necesidades por especialidades técnicas.

El estudiante de la educación politécnica, enmarcado entre los 15 y los 18 años de edad, período de inicio de la juventud, donde no todos adquieren su desarrollo de la misma manera y al mismo tiempo, está necesitado constantemente de orientación; es por ello que requiere gran importancia que sus profesores conozcan las características de esta etapa de la vida, sus intereses, gustos, aspiraciones y motivaciones para trabajar en la elevación de su calidad, a través del proceso docente educativo.

La orientación en el ámbito escolar funciona como un proceso que puede y necesita ser programado y dirigido. Se realiza a través de la autodeterminación del propio estudiante, quien asume y se responsabiliza con sus decisiones en un ambiente de libertad y total espontaneidad, con la conciencia y responsabilidad que la sociedad demanda.

Cuando se revisa la bibliografía, son diversos los especialistas que definen la orientación propiamente dicha, entendida como “un proceso de ayuda continuo a todas las personas, en todos sus aspectos, con una finalidad de prevención y desarrollo, mediante programas de intervención educativa y social, basados en principios científicos y filosóficos”.

Orientar significa, entre sus acepciones: “Indicar a un individuo extraviado la dirección que tiene que tomar para que llegue a la meta de su viaje.” En una segunda acepción se define como: “Indicar a alguien, en particular a un niño o a un adolescente, los estudios y la profesión que más le conviene, teniendo en cuenta sus gustos y sus capacidades por una parte, y por otra la situación del mercado laboral.”

Del Pino, J. L. (1995) ha abordado en sus investigaciones la orientación como “la actividad científica de definir e implementar cómo ayudar con efectividad a alguien en un momento y un espacio dado para facilitarle el mayor nivel de crecimiento personal posible, según la etapa específica de desarrollo en que se encuentre y su situación social y personal concreta en la orientación educacional, y ese alguien es el alumno y el espacio es el ámbito escolar".

Para Ayala (1998), la orientación es un proceso de relación con el alumno, siendo la meta el esclarecimiento de la identidad vocacional, estimulando la capacidad de decisión y buscando la satisfacción de sus necesidades internas de orientación, al igual que las demandas que la realidad exterior le presenta.

En estas y otras definiciones se aprecian puntos de coincidencias, tales como:

• La necesidad de ayudar al individuo, con una finalidad programada.
• Basada en principios científicos.
• La necesidad de desarrollar en ellos la identidad vocacional, la satisfacción de necesidades propias, aprovechando sus potencialidades de desarrollo, acorde a las oportunidades sociales.
• La necesidad de orientación que tiene todo individuo.
• En el proceso de orientación intervienen diferentes agentes educativos, los cuales se interrelacionan y aportan una valiosa ayuda al estudiante; entre ellos podemos destacar la ayuda de la familia.

En el ámbito profesional se observa que con el desarrollo científico técnico alcanzado, el surgimiento de nuevas ramas y la formación del futuro egresado con un perfil amplio, el educando necesita más información, más preparación para realizar su elección profesional adecuadamente a tono con sus posibilidades y necesidades sociales.

El fin de toda orientación educacional, a juicio de Collazo Delgado, Basilia es formar una personalidad sana, eficiente y madura, con un desarrollo integral de todas sus potencialidades, capacidades y habilidades que los prepara para la vida y para realizar las tareas propias de su edad.

Es precisamente en esta etapa de la vida estudiantil, cuando al joven de la educación politécnica se le presenta la posibilidad de continuar elevando su preparación, en función de optar por una carrera de corte pedagógico, por lo que requiere de la más efectiva orientación profesional, que sin dudas garantizará su aceptación y materialización en dependencia de la calidad y sistematicidad con que se realice.

En las especialidades vigentes se forman en los centros de la Educación Técnica y Profesional del territorio pinero, los futuros técnicos altamente calificados, que constituye la fuente principal para el ingreso al estudio de la carrera pedagógica en su especialidad u otras en dependencia de las necesidades del territorio.

De acuerdo a las normativas actuales que prevé el ingreso al estudio y preparación en las especialidades priorizadas, Agropecuaria y Construcción, sus graduados constituirán la nueva fuente laboral en la rama técnica. De ahí todo el esfuerzo que desarrolla la Dirección Educacional en cuanto a la labor ideopolítica con los estudiantes en sus respectivos centros de procedencia, la comunidad, las organizaciones políticas y de masas y la familia, por garantizar su aceptación y formación futura, para poder llevar adelante las obras necesarias en la rama de la construcción y el desarrollo de los programas agropecuarios actuales y futuros, fundamentalmente.

Esto hace suponer que de cumplirse los pronósticos, la Educación Técnica podrá contar con una cifra considerable de estudiantes insertados al estudio de estas carreras, con las cuales el municipio tendría una primera vía de solución a la cobertura de docentes en sus centros politécnicos en un plazo breve, con la limitante de que solo tres especialidades tributarán al posible ingreso a la Universidad de Ciencias Pedagógicas
Sin embargo, ¿por dónde anda la cobertura docente en los politécnicos de la Isla de la Juventud?

Una realidad actual lo constituye el hecho de que a excepción del Instituto Politécnico de Informática, que cuenta con un claustro completo, tanto para las asignaturas de formación general y básica como para las técnicas, en el resto de los centros de la Educación Técnica y Profesional existe carencia de docentes de cada una de las especialidades.

Este déficit de docentes trae consigo la correspondiente afectación al cumplimiento de los planes de estudios y de la estrategia de orientación profesional establecida por los centros, con vista a garantizar la realización de acciones para potenciar la motivación pedagógica con los estudiantes que muestran inclinación por la labor docente.
Con vista a garantizar la formación del más joven relevo en la docencia, durante los últimos cursos escolares la Universidad de Ciencias Pedagógicas ha asumido la apertura y preparación de los estudiantes, que desde el politécnico se incorporan al Curso de Habilitación, donde las cifras de ingreso superan o, al menos cumplen las expectativas para cada una de las carreras que tradicionalmente se ofertan, en correspondencia con la cuota mínima convenida con la Dirección Nacional de Educación.
De hecho, se logra con la incorporación numérica de estudiantes a las carreras, pero ¿Qué sucede con la formación vocacional y la orientación profesional?

Ambos términos en el aspecto motivacional del estudiantado, como cuestión esencial, adquieren una singular importancia en la formación profesional pedagógica.

Ha sido interés del Programa del Partido Comunista de Cuba, al pronunciarse sobre los requisitos básicos que deben tenerse en cuenta para perfeccionar la selección del personal docente, por lo que en la Tesis y Resolución sobre Política Educacional se expresa: "Por la naturaleza de su función, por el continuo contacto con los educandos, por el prestigio que le da su saber y su experiencia viene a ser el maestro como la imagen de la sociedad... por ello, su preparación científica y técnica pedagógica, su actitud política ideológica y sus hábitos personales, deben estar a la altura de la alta misión que la sociedad le ha asignado".

De acuerdo al trabajo organizativo y de seguimiento en todos los centros del subsistema, es de esperar que esta masa de jóvenes haya transitado por un trabajo sistemático y de profundización en la orientación hacia la futura carrera, donde juega un papel decisivo el profesor de la especialidad en cada uno de los centros de que proceden, así como los demás miembros de la comisión creada al efecto.

Fruto de investigaciones recientes, en que se ha abordado la temática relacionada con la efectividad de la estrategia de orientación profesional pedagógica que se diseña para cada uno de los centros educacionales, donde también se incluye la educación politécnica, es apreciable su concepción en correspondencia con las particularidades de cada centro y las necesidades de formar docentes tomando como fuente sus estudiantes.

Es reconocido el dominio alcanzado por los educadores acerca del significado de la tarea orientadora y la necesidad de incidir directamente en los educandos en función de lo vocacional, no obstante falta claridad en cuanto a la variedad de actividades a desarrollar, a la responsabilidad de todo el claustro y no solamente de los profesores de asignaturas técnicas y miembros de la Comisión orientación profesional pedagógica del centro, así como su vinculación con los contenidos de las clases.

La aplicación de instrumentos en las investigaciones aporta datos que guardan estrecha relación con los motivos por los cuales, una vez transcurrido algún tiempo del curso escolar, se producen las deserciones, relacionadas con aquellos estudiantes que arribaron a la especialidad y que en algún momento fueron reorientados hacia otra en que se necesitaba de un completamiento en cifras.

Los que no formaron parte alguna vez del movimiento de monitores, tuvieron limitada participación en actividades que los motivaran por la docencia, así como aquellos con los que no se procedió de manera sistemática a formar en ellos una vocación docente a partir del Aula Pedagógica creada, como fase preliminar en la incorporación de los jóvenes de la enseñanza a la carrera pedagógica, con un enfoque personológico.

Ese enfoque personológico de la orientación profesional, concebido por Viviana González, se expresa en su totalidad en la comprensión del papel activo del estudiante en el proceso de elección, formación y actuación profesional para lograr que alcance un alto nivel de autodeterminación en la elección profesional; Esto se logra a partir de la educación profesional de la personalidad dirigiendo el trabajo de orientación hacia el desarrollo de la esfera motivacional y de la personalidad del sujeto, es decir, de sus conocimientos, habilidades y capacidades, motivos e intereses profesionales y el desarrollo de la autoevaluación del sujeto y de cualidades de la personalidad tales como: independencia, perseverancia, flexibilidad para poder seleccionar su profesión a partir de su autodeterminación.

Su autodeterminación, a propuesta de la mencionada autora, es el fruto de un complejo proceso de reflexión por parte del sujeto, en el que la decisión final con relación a su futuro profesional es el resultado del análisis, no solo de sus intereses y aspiraciones profesionales, sino también y muy relacionado con ellos de su motivación, de sus conocimientos y habilidades y las posibilidades reales que la sociedad le brinda de estudiar una u otra profesión en dependencia de las necesidades de formar profesionales en una u otra ramas.

Es importante que desarrolle su conciencia, y que el profesor, entendiendo el papel tan importante del trabajo político ideológico en la orientación del alumno y su familia, lo tenga concebido en las actividades de la estrategia a desarrollar en las clases, fundamentalmente; en los círculos de interés pedagógico, las aulas pedagógicas y directamente en las actividades que deben cumplir los monitores en todas las asignaturas.

De ahí, la importancia que los autores le conceden a la preparación de los docentes de los institutos politécnicos, para asumir la orientación profesional pedagógica de sus estudiantes, desde el primer año de estudio. Debe mediar un Programa de orientación en que se establezcan las acciones a desarrollar por los docentes, teniendo como marco fundamental de aplicación las clases que desarrollan todas las asignaturas, en busca de potenciar la motivación y el ingreso a las carreras pedagógicas que suplen las necesidades actuales del territorio.

Dicho programa será funcional como complemento de la estrategia establecida en cada centro, con la diferencia de que se diseña con la intención de ser aplicado por todos los docentes y que todos influyan de manera directa en la formación vocacional de sus educandos hacia las carreras pedagógicas, a partir de las ideas siguientes:

• Fortalecer el trabajo de los monitores en todas las asignaturas.
• Desarrollar la Sociedad Científica Pedagógica, en el segundo año de estudio.
• Fomentar el Aula Pedagógica, durante todo el tercer año.
• Adiestrar a los más motivados (curso de habilitación), en su cuarto año.
• Entrenar a los docentes de los Institutos Politécnicos para su materialización, desde las clases.
• Comprometer a la Biblioteca Escolar y Computación con determinadas acciones para la búsqueda de informaciones y el desarrollo de eventos.
• Orientar y adiestrar a los directivos de los centros politécnicos en sus funciones de evaluación y control.
• Establecer un sistema de reconocimiento a los centros y estudiantes, según los resultados alcanzados.
• Del dominio y aplicación por los miembros de la comisión de orientación profesional pedagógica de cada centro.
• Chequear permanentemente sus resultados a nivel de centro.
• Dirigido por el Director de la institución, ejecutado por todos los docentes, controlado por el Profesor Coordinador Educativo (PCE), divulgado y asegurado por la Biblioteca Escolar.
• Reconocer los resultados en la evaluación periódica de los docentes, desde los controles a clases.
• Propiciar la realización de eventos, concursos y presentaciones, con empleo de las Nuevas Tecnologías de la Informática y las Comunicaciones.
• Llevar los resultados hasta la comunidad y la familia de los estudiantes insertados en cada modalidad.

Bibliografía

1.- Resolución Ministerial Nº___
Planes de estudios para el ingreso con noveno grado…
Planes de estudios para el ingreso con duodécimo grado…
2.- Qué entendemos por orientación. Revista CEAPA. Madrid. Soporte digital. 2010.
3.- Concepto de Orientación Educativa: Diversidad y Aproximación. Revista
Iberoamericana de Educación (ISSN: 1681-5653). Venezuela.
4.-La orientación en la actividad pedagógica. Basilia Collazo Delgado. María puentes Albá. Editorial Pueblo y Educación, 1992.
5.- Orientaciones psicológicas. G. Torroella (en proceso de impresión).
6.- Tesis y Resolución sobre Política Educacional. Partido Comunista de Cuba.
7.- COLLAZO DELGADO, B. La Orientación en la actividad pedagógica.__ Ciudad de La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1992.__ 248 p.
8.- GONZÁLEZ MAURA, V. Motivación profesional y personalidad. Universidad de Chacas, Sucre. Bolivia, 1994.
9.- _________. Fundamentos psicológicos del proceso de formación profesional. Módulo de maestría. La Habana, 1996.

Lic. Jesús Ramón Hernández Rondón - jrhernandezrarrobaucp.ij.rimed.cu

Ing. Puracel Domínguez Romero

Universidad de Ciencias Pedagógicas “Carlos M. de Céspedes”. Isla de la Juventud.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.