La formación de conceptos en el proceso de enseñanza – aprendizaje

Autor: Maikel Gómez Fernández y Susana Crespo Garriga

Otros conceptos de RR.HH.

13-06-2011

“Enseñar a trabajar es la tarea del maestro. A trabajar con las manos, con los oídos, con los ojos y después y sobre todo, con la inteligencia.” (Enrique José Varona, 1901)

Introducción

Unas de las tareas más importantes en la etapa actual del perfeccionamiento continuo del sistema educacional cubano, es lograr que los estudiantes desempeñen un papel activo en el proceso docente-educativo, a fin de desarrollar las habilidades y capacidades intelectuales que les permita orientarse correctamente en la literatura científica-técnica, así como aplicar los conocimientos adquiridos de una forma activa y creadora.

Los conocimientos tienen una importancia fundamental en el contenido de la enseñanza. De esta manera son entendidos, en él, como un sistema general de conceptos, principios, leyes, hechos y teorías que constituyen la base de las ciencias sobre la naturaleza, la sociedad y el pensamiento.

Se debe destacar el hecho de que en la escuela no se puede proporcionar toda la información científica, ni todo el volumen de conocimientos que posteriormente utilizarán las personas en su actividad laboral. Esto significa que incluso después de terminada la escuela el individuo debe continuar completando sus conocimientos, o sea, debe continuar estudiando y aprendiendo, por lo que resulta necesario durante el proceso de enseñanza- aprendizaje, dotar a los alumnos de procedimientos generales y técnicas que les permitan apropiarse de ellos de forma lógica e independiente.

En la proyección pedagógica del pensamiento martiano se constata una gran preocupación por la enseñanza que active las facultades inteligentes, lo que se aprecia en el planteamiento siguiente: “...no hay mejor sistema de educación que aquel que prepara al niño a aprender por sí.”(Martí. J, p.421)

Con el perfeccionamiento del Sistema Nacional de Educación en Cuba se ha abogado por ubicar en el centro del proceso docente- educativo al alumno, asignándole a él un papel activo en la apropiación de sus conocimientos, y propiciando que en este proceso tenga la necesidad de ejercitar las operaciones del pensamiento, de manera que se evite el mecanicismo en el aprendizaje; aspecto este que fue criticado por nuestros grandes pedagogos como Félix Varela y José de la Luz y Caballero, en este sentido este último planteó: “Yo ni aún siquiera comprendo cómo pueden enseñarse de memoria ciertas ciencias sin que el mismo que las enseña se horrorice de los resultados que alcanza, y muy pobre idea debe tener de la naturaleza humana quien encadene tan cruelmente la razón que por sí sola es capaz de tantas maravillas.”(Luz y Caballero. J, p.566)

Los conceptos en Física, al igual que en las restantes asignaturas, constituyen la base gnoseológica de ella y mediante su conocimiento y aplicación es que se puede adentrar en el dominio de su campo de estudio. Estos conceptos comienzan a estudiarse en la secundaria básica, aunque tienen sus antecedentes en la primaria, y se amplían y profundizan en el preuniversitario, de esta manera permiten establecer relaciones entre los objetos, fenómenos y procesos que se estudian y, a partir de estas, arribar a juicios y razonamientos, posibilitando así el entrenamiento sistemático de las operaciones lógicas del pensamiento y potenciando el desarrollo intelectual del alumno, de aquí la importancia que tiene su adecuado tratamiento didáctico.

Al estudio del proceso de formación de los conceptos se han dedicado numerosos investigadores, entre los que se encuentran: Vigotsky, L. S (1982); Talízina, N (1988); López, M (1990); García, L (1982); Concepción, R (1989), por solo mencionar algunos. Los que han realizado aportes a la enseñanza aprendizaje de los conceptos, tales como: la formación por etapas de las acciones mentales, el desarrollo de las habilidades, el empleo de sistemas de ejercicios y tareas para su formación, entre otros.

En la asimilación de los conceptos un papel muy importante los desempeñan los problemas, ya que activan la atención y el pensamiento de los estudiantes y su actividad cognoscitiva. Durante la resolución de un problema se analizan las características fundamentales de los conceptos, su precisión, su comparación y la confrontación de las características durante la formación del concepto con las que poseían anteriormente, el establecimiento de las relaciones del concepto dado con otros, la clasificación de los conceptos y su aplicación. (Sierra. C. J, p.41)

El proceso de enseñanza de la Física debe tener en cuenta la enseñanza problémica como vía para activar la actuación cognoscitiva de los estudiantes, pues a través de ella es posible lograr una apropiación de los conocimientos con un adecuado nivel científico, así como garantizar un alto interés y motivación por el estudio de nuestra asignatura. De esta manera, se produce un desarrollo de hábitos y habilidades y una mayor independencia en la actividad cognoscitiva, de igual manera las capacidades creadoras alcanzan un mayor nivel de desarrollo.

Sin embargo, existe un consenso entre profesores que los problemas en la enseñanza de la Física presentan grandes dificultades en los estudiantes en la hora de su solución, algunos opinan que esto se debe a que no comprenden los temas abordados, sus conocimientos matemáticos son insuficientes, no realizan una lectura compresiva del problema o no poseen las habilidades necesarias para ello. (Gil. D, p.38). En nuestra opinión los criterios de este tipo, que reflejan una concepción de la enseñanza como un proceso de transmisión y recepción, entran en franca contradicción con los objetivos de la resolución de problemas y contribuyen a la toma de una posición poco fértil para el proceso de enseñanza y aprendizaje de la Física.

En este sentido, el autor considera que una de las vías más idóneas para alcanzar un pleno domino del aparato conceptual de la Física y de los elementos metodológicos para la aplicación creadora de estos conocimientos, lo constituye la resolución de problemas, ya que todo esto conduce en los educandos un espíritu investigador.

Descargar Original

Descargar Original

MSc. Maikel Gómez Fernández - mgomezarroba@filialfcm.ssp.sld.cu

MSc. Susana Crespo Garriga

Filial de Ciencias Médicas Manuel Piti Fajardo de Sancti Spíritus. Cuba.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.