Proceso de formación actitudinal, el caso de los controladores españoles

Autor: Dr. Íñigo Babot

Formación y capacitación

07-02-2011

A nuestros clientes siempre les explicamos que, para determinar la modalidad formativa (virtual, semi – presencial o presencial) más apropiada para una acción determinada hace falta, en primer lugar, identificar de manera clara cuáles son los objetivos y los contenidos de aprendizaje del curso. Los objetivos deben describir las competencias profesionales que se pretende sean logradas por la vía de la realización de los cursos. Son, pues, objetivos redactados en clave de competencias y estas están conformadas por componentes factuales y conceptuales (aquello que hace falta saber: los conocimientos), procedimentales (aquello que hace falta saber hacer: técnicas, métodos, estrategias, habilidades...) y actitudinales (cómo se debe ser: valores, normas y actitudes).

Dado que cada uno de los componentes de las competencias se aprende de manera diferente, el proceso formativo dependerá de la importancia relativa de cada uno de los contenidos en las mismas. Es así como la conveniencia de una u otra modalidad formativa irá en función del peso de los componentes de las competencias, definidas con los objetivos y concretadas en los contenidos de aprendizaje. Todo esto es labor de diseño pedagógico de cada curso y debe ser realizado por profesionales expertos, para que resulte eficaz.

Se entiende por contenidos factuales la recopilación de hechos, acontecimientos, situaciones, datos y fenómenos concretos y singulares. La singularidad y su carácter, descriptivo y concreto, son sus rasgos definitorios. Consideramos que se produce aprendizaje cuando el participante es capaz de recordar el contenido factual y expresarlo igual que el original.

Se entiende por contenidos conceptuales, aquellos hechos y principios cuyo significado requiere ser comprendido, yendo más allá de la reproducción de enunciados más o menos literales. No podemos decir que se ha aprendido un concepto o principio si no se ha entendido su significado. Por tanto, forman parte del conocimiento del alumno no sólo cuando es capaz de repetir la definición sino cuando sabe utilizarla para interpretarla, comprenderla o exponerla.

Así, los contenidos factuales y conceptuales implican lo que se debe saber: conocimientos.

Un contenido procedimental es un conjunto de acciones ordenadas y finalizadas, es decir, dirigidas a la consecución de un objetivo. Por tanto, implican un ‘saber hacer’ a partir de modelos expertos. La realización repetitiva de las acciones que componen el procedimiento o estrategia es el punto de partida.

Así, los contenidos procedimentales implican lo que se debe saber hacer: habilidades.

Por último, los contenidos actitudinales se pueden clasificar según sean valores, actitudes y normas. El aprendizaje de los contenidos actitudinales implica siempre una vinculación afectiva pero tienen unas connotaciones diferentes según si se trata de valores, actitudes o normas.

Se habrá adquirido un valor cuando este se haya interiorizado y se hayan elaborado criterios para tomar posición ante lo que se ha considerado positivo o negativo. En esta interiorización, el componente cognitivo es la pieza clave. Se adquirirá una actitud cuando la persona piense, sienta y actúe de una forma más o menos constante ante el objeto concreto al que dirige la actitud. Se interiorizará una norma cuando haya una aceptación de las reglas básicas del colectivo al que rige.

Así, los contenidos actitudinales implican cómo se debe ser: ‘oficio’, actitud y código de valores.

Controladores aéreos y componentes actitudinales

Pues bien, muchos ciudadanos españoles acabamos de vivir una huelga salvaje y descontrolada por parte de los controladores aéreos. Fueron 2.400 profesionales, aparentemente capacitados y muy bien pagados, los que perjudicaron los intereses de muchos millones de personas con el único argumento, débil y egoísta, de intentar defender sus intereses laborales particulares.

Independientemente de la opinión que cada uno tenga sobre la actuación del Gobierno en este asunto, al margen de lo que se piense de las reivindicaciones de este colectivo, excesivas o no, resulta obvio que estas personas no demostraron tener valores adecuados, no adoptaron una actitud profesional ni respetaron ninguna norma ética elemental. Actuaron como individuos caprichosos, revolucionando todo un país y produciendo un caos muy peligroso (me temo que bastante más peligroso de lo que ha parecido).

Por tanto, su componente actitudinal estuvo bajo mínimos, algo inaudito en gente con tanta responsabilidad. Es posible que tengan muy presentes los contenidos factuales, conceptuales y procedimentales de su oficio pero los actitudinales, que tan críticos son en este y otros empleos, brillaron por su ausencia.

Sabiendo esto, ¿cómo podremos dejar nuestras vidas en manos de estas personas, cada vez que volemos? ¿Puede un enfermo ser operado por un médico que, si no le pagan lo que cree justo, deje al paciente abierto en canal sobre la mesa del quirófano y diga que el tema no es cosa suya? ¿Sería lógico pensar que el conductor de un autocar escolar dejase el vehículo tirado en medio de cualquier carretera secundaria, con los niños dentro, sólo porque quiere reivindicar su salario?

Palabras como ética y honradez, expresiones como prurito profesional o no hacer pagar a justos por pecadores (si es que los hay en este tema, aparte de ellos) y ser mínimamente racional, ¿les sonarán de algo? No entiendo con qué criterios pueden controlar nada importante estos individuos. ¿No han recibido ninguna formación actitudinal o es que se la han dejado en la caja fuerte de su casa, junto a todo el dinero que ganan al mes? ¿Quién les ha dado ejemplo, quién les ha transmitido valores o en qué mundo viven?

Sinceramente, espero que se pongan en marcha mecanismos para capacitar a nuevos controladores aéreos, personas serias y consecuentes, que escuchen a sus mentores cuando les transmitan actitudes positivas, que sepan trasladar sus peticiones de forma adecuada y sin perjudicar a inocentes.

Al final, los buenos componentes actitudinales son los que nos explicaron nuestros abuelos, al menos a aquellos que tuvimos la suerte de contar con excelentes abuelos como un servidor, y creo sinceramente que es esencial no olvidarlos jamás, por muy maltratado que uno se sienta laboralmente.

Opino que los controladores aéreos de AENA hubiesen necesitado varios cientos de horas de formación actitudinal antes del 3 de diciembre y espero que alguien piense en ello, y no sólo en los hechos, conceptos y procedimientos, antes de capacitar a los que vengan detrás.

Dr. Íñigo Babot - Inigo.Babotarrobaiese.net

Socio Director de IBBM Consultores, profesor de la URL y USAL.

Ingeniero Industrial Superior (URL, 1994), Ingeniero Químico Superior del IQS (IQS, 1991), Licenciado en Ciencias Químicas (URL, 1993), PDG por el IESE (UNAV, 1998) y Doctor en Economía y Dirección de Empresas (URL, 2006).

http://babot.info/

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.