¿Estamos motivados o estimulados?

Autor: María Eugenia Hassan

Motivación e incentivación

31-08-2010

En esta oportunidad vamos a descifrar juntos lo qué es motivación y estímulo. Es que, muchas veces nos cansamos de escuchar se tiene que motivar a las personas para lograr metas, pero no diferenciamos cómo y que podemos hacer para lograr que esa motivación se active.

La motivación puede ser un objetivo, pero él por si sólo no será suficiente para que un individuo logre llegar hasta ella, así que hace falta algo desde afuera que se llama estímulo.

Los estímulos son los que nos hacen dirigirnos a un lugar o a una meta en específico, la cual debe ser nuestra motivación. Este estímulo puede ser positivo o negativo, así que esto es exactamente lo que debemos cuidar.

Aquí comparto contigo unas de mis charlas interactivas sobre Motivación al logro basado en realidades de cada participante. Es que primero debemos conocer que las motivaciones y estímulos son diferentes para cada individuo, pero todas tienen una base fundamental en común. La única diferencia es que cada persona las realiza de manera independiente. No en un orden estricto. Es decir, cada uno de nosotros las desarrollamos según nuestras necesidades, conocimientos, experiencias, estilo y la mayoría de las veces sin saber porque reaccionamos de alguna manera u otra. En fin, aquí las comparto par que puedas conocerte un poco más y así sacar lo mejor de ti cada día.

Pero... ¿Qué es la Motivación? y ¿Cómo encontrarla?

La motivación siempre nos llena de energía y entusiasmo. La motivación son una serie de pasos que nos mueven a actuar. Para que desees moverte, primero necesitas saber hacia donde moverte ¿verdad?

Lo que te mueve, se le conoce como motivador. Por ejemplo: Si estás enamorado(a), lo que te mueve a actuar…es la persona ¿no? La persona es tu motivador. Dependiendo de las circunstancias en las que te encuentres, tus motivadores son diferentes.

Por ejemplo: Si tienes apenas lo necesario para sobrevivir, tus motivadores principales… serán la comida y un techo donde dormir ¿verdad? Entonces, todos tus esfuerzos se enfocarán en obtenerlos. Pero estos son los motivadores básicos, los necesarios para tu existencia. Tú puedes elegir como llegar a esos motivadores, como obtener esa casa y comida. Como decidas llegar a ellos va a determinar tu carácter y tu vida.

Puedes elegir el camino honesto para alcanzar tus motivadores…o un camino negativo.

Ejemplo: Puedes elegir trabajar lavando automóviles o ayudar a alguna persona en su negocio como aprendiz, para obtener el dinero necesario para comer. Como ves, las elecciones que vas haciendo para satisfacer tus motivadores empiezan a determinar tu carácter y tu vida.

Cuando llegas a satisfacer estas necesidades básicas, tus motivadores cambian.

Ahora lo que te mueve a actuar, es la necesidad de pertenencia. De sentirte parte de un grupo de amigos. Es entonces cuando esta necesidad de ser apreciado te motiva. Si eliges satisfacer de forma positiva a este nuevo motivador, puedes llegar a ser una excelente amiga(o).

Después que este motivador lo has satisfecho, te motiva la sensación de seguridad. Esto se aplica especialmente a lo económico. Es cuando estás en un trabajo estable… pero deseas ganar más dinero. Es entonces cuando tienes nuevamente los dos caminos ante ti: el positivo y el negativo.

Si eliges actuar positivamente, trabajarás con empeño, te esforzarás por ser el mejor… para recibir de forma natural más dinero por tu trabajo. En su forma negativa, puedes elegir el conformismo y quejarte de la empresa o de la actividad que ejerces.

Cuando esta necesidad de seguridad está satisfecha… es cuando un nuevo motivador aparece en tu vida: la necesidad de trascender.

Esto es: quieres compartir tus experiencias con los demás para ayudarlos. Quieres hacer un libro científico, una estatua, buscas trascender a través de tus hijos.

Ahora quieres seguir el camino positivo ¿verdad? Quizás me digas: Maru, no tengo nada que me motive:

¿Cómo puedo encontrar lo que me motive?

¿Cómo puedo encontrar mis motivadores?

Primero, pregúntate…

¿Qué te entusiasma más? Y deja que tu corazón te responda. Sin la intromisión del intelecto, solo déjate sentir.

Es posible que ahí encuentres varios motivadores.

¿Cuáles son tus mayores talentos?

¿Qué te haces sentir más feliz?

También, busca información en temas que te atraen.

¿Qué libros te llaman más la atención? Los temas que más te gusten dicen mucho de ti.

Cuando estás hablando...

¿De que hablas? Cuando estás reflexionando…

¿De que temas estás pensando? Eso dice mucho de lo que verdaderamente te gusta.

¿Qué cosas sientes que debes hacer o conocer?

Con todas estas preguntas, date un plazo, de una semana por ejemplo, en que las ideas gradualmente hagan ¡clik! en tu cabeza.

Son preguntas que, una vez sembradas, van a madurar respuestas en los momentos que menos esperes. Simplemente ponte alerta.

Ya que tengas tus motivadores (pareja, casa, más dinero, viajar, auto, etc.) es muy importante que los mezcles con alguno de los estimulantes de la mente.

Cuando tus motivaciones no las mezclas con ningún estimulante, es por eso que nunca actúas.

El estimulante más poderoso es el amor.

¿Recuerdas cuando has estado enamorada(o)?

Haces mil y un locuras por la persona ¿verdad? Pero cuando el estimulo del amor desaparece te dices ¡que tonterías he hecho! El amor fue el estímulo que te movió a actuar.

La pasión por hacer lo que más te gusta, te impulsará a hacer las mismas locuras por alcanzar tus sueños, como hiciste con aquella persona. Por eso, entrégate a hacer lo que más le haga feliz a tu corazón.

La autosugestión es otro estimulante de la mente muy poderoso.

Las personas llegan a ser, lo que son sus pensamientos dominantes. Si cuando despiertas lo primero que haces es pensar en tus motivaciones, cuando hablas, lo haces de tus motivaciones, y antes de dormirte, estás pensando en tus sueños…

Tus ideas cobrarán vida propia y te impulsarán a actuar. La imaginación es otro estimulante de la mente. “Cuando la voluntad y la imaginación están en conflicto, la que triunfa siempre es la imaginación”.

Imagina con todo detalle tus sueños y cárgalos emocionalmente. Los pensamientos negativos, lo único que consiguen, es obstruir el paso a la acción. Una vez que los pensamientos negativos no obstruyen tus sueños… caminas para hacerlos realidad.

¿Cómo mantener la motivación?

Dice Zig Ziglar: “La gente muchas veces dice que la motivación no dura. Bien, tampoco nos dura el baño que tomamos en la mañana; por eso la recomendamos diariamente”.

Los mejores atletas no hacen ejercicio una vez a la semana ¿verdad? Lo hacen casi diario y por muchas horas. ¿Qué te hace pensar que la motivación es diferente?

Ejercita diariamente tu motivación. Las satisfacciones y resultados de tu esfuerzo se verán reflejados en una mayor felicidad y control de tu vida.

Recuerda lo importante que es rodearte de personas positivas y con elevados ideales. Yo misma he comprobado la increíble energía y motivación que da reunirse y compartir con personas triunfadoras y con visión.

¡Adelante! La experiencia es hija de la acción, y lo que te queda después de haber leído todo esto…es actuar.

Espero que este artículo forme parte de tu vida.

María Eugenia Hassan

Administradora de Empresas.

Consultora Empresarial.

Periodista-Asesora Comunicacional.

conductasexito@gmail.com

http://conductasexito.blogspot.com

http://twitter.com/Maruhassan

http://FriendFeed.com/Maruhassan

http://www.facebook.com/conductasexito

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.